Edad Media La guerra de las Rosas (1455-87) Batalla de Blore Heath 1459

Cargando anuncio...

Antecedentes

Después de la Primera Batalla de San Albano, el compromiso adquirido por las partes en 1.455 llegó a alcanzar cierto éxito, con York a la cabeza del Consejo hasta la recuperación de Enrique. Dio lugar a corto período de supremacía yorkista, pero entre 1.456 y 1.458, los de Lancaster encabezados por la reina Margarita, fueron retirando a los hombres de York de sus puestos y reemplazándoles con hombres de Lancaster. Sólo Ricardo Neville, conde de Warwick, retuvo el cargo que había sido concedido en 1.455, como capitán de Calais. Esto dio a Warwick el mando de la guarnición de Calais, que era casi la única fuerza militar profesional permanente a disposición del gobierno inglés en este periodo.

Pese a esto, los problemas generados por el conflicto emergieron de nuevo, en especial el asunto de si correspondía a Ricardo o a Eduardo de Westminster (hijo de Enrique VI y Margarita) la sucesión de la corona. La primera alternativa era inaceptable para Margarita, quien rechazó cualquier otra solución que significara el desheredamiento de su hijo, dejando en claro que toleraría esa situación tanto como durara la supremacía militar del duque de York. Enrique se recuperó en el interior del país en 1.456, pero la reina no le permitió regresar a Londres. Por lo menos en el interior del reino contaban con alta popularidad, no así en la capital, donde los mercaderes estaban descontentos por la caída en los mercados y el amplio desorden. Por estas razones, la corte del rey se estableció en la ciudad de Coventry, donde el nuevo duque de Somerset, Enrique Beaufort, ascendía en popularidad llenando cubriendo la vacante de su padre.

La reina consiguió convencer a su esposo de la importancia de revocar los nombramientos y arreglos hechos con los York, y le ordenó regresar a su posición en Irlanda. Los disturbios aumentaron y se sucedieron en la capital y por toda la costa sur, donde la escuadra franco-castellana estaba asolando el sur. El rey se mantuvo en sus cuarteles reforzando sus posiciones. La reina estableció la conscripción obligatoria por primera vez en Inglaterra, realizando levas para sus ejércitos. Mientras tanto, la popularidad de Ricardo Neville, conde de Warwick y aliado de York crecía sin pausa, emergiendo como el campeón de las clases mercantiles.

Batallas de la guerra de las Rosas. En rojo las ganadas por Lancaster, en blanco las ganadas por York y en gris las ganadas por los Tudor. Fuente www.WaroftheRoses.com

Las acciones de Warwick en el mar dio la Reina la oportunidad que necesitaba para eliminar Warwick de Calais. En octubre 1.458 fue llamado a la corte para dar cuenta de sus acciones. Esta reunión terminó en un desastre. Uno de los hombres de Warwick se decía que había pisado el pie de un sirviente real. Esto se convirtió en una pelea entre sus siervos y los siervos del rey, la guardia real unió a la pelea. Warwick tuvo que luchar para abrirse su camino a la seguridad de su barcaza y se retiró a Calais, donde se negó a obedecer las demandas reales de renunciar al puesto y retornar a Londres.

Este fue efectivamente un acto de rebelión abierta. El partido de la corte había aprendido de sus errores en 1.455 cuando se intentó utilizar métodos legales para atacar a Ricardo de York sólo para descubrir que había levantado un ejército. A principios de 1.459 el tribunal comenzó a comprar armas y prepararse para la guerra, antes de que en junio de 1459 se convocase un consejo en Coventry. York, Warwick y Salisbury no fueron convocados a este consejo y cuando comenzó fueron acusados ​​de traición. Ambas partes ahora comenzaron a prepararse para una renovación de la guerra, y esta vez el partido de la corte no sería tomado por sorpresa.

Movimientos previos

Los yorkistas respondieron al consejo retirándose a sus fortalezas y aumentando sus tropas. Ricardo Neville, quinto conde de Salisbury se trasladó al norte y reunió una fuerza en Middleham en Yorkshire. El duque de York se trasladó a Marches en Gales donde reunió una fuerza en Ludlow. Finalmente, en septiembre de Warwick zarpó de Calais llevando consigo parte de la guarnición de Calais, al mando de Andrés Trollope.

La fuerza yorkina estacionada en el castillo de Middleham, mandada por Salisbury, tenía que unirse con el grueso del ejército de York en el castillo de Ludlow en Shropshire. Como Salisbury marchaba hacia el sur-oeste a través de las Midlands, la reina ordenó a James Touchet, lord Audley reunir una fuerza para interceptarlos.

Los de Lancaster trataron de impedir que Salisbury se moviera al sur para unirse a York. Reunieron varios ejércitos y los distribuyen en Midlands. En el este el rey Enrique se situó en Nottingham. El duque de Somerset mandó un segundo ejército, en las Midlands Occidentales. La reina Margarita con el príncipe Eduardo se movieron a Chester. Finalmente James Touchet, Lord Audley, dirigió un cuarto ejército de Lancaster que se situó en Cheshire.

Batalla de Blore Heath 1.459. Movimientos previos

Cuando Salisbury avanzaba hacia al sur los distintos ejércitos de Lancaster intentaron interceptarlo. Cuando llegó a Newcastle Lyme (noroeste Staffordshire), la reina Margarita estaba justo al sur en Eccleshall. La reina había perdido la oportunidad de interceptarlo mientras esperaba que llegase Lord Stanley, y Salisbury fue capaz de moverse hacia el oeste más allá de su posición en dirección a Market Drayton en Shropshire.

La reina envió órdenes a Lord Audley que se encontraba en Market Drayton, de interceptar a Salisbury.

Despliegue de fuerzas

Audley eligió el brezal estéril de Blore Heath para tender una emboscada. En la mañana del 23 de septiembre 1.459 (día de San Tecla), una fuerza de unos 10.000 efectivos tomó una posición defensiva detrás de un gran seto en el borde suroccidental de Blore Heath frente a la dirección de Newcastle under Lyme hacia el nordeste, la dirección por la que Salisbury avanzaba. Audley se situó justo al oeste del arroyo Hemphill que cruzaba la carretera de Market Drayton-Newcastle under Lyme, y los hombres de Salisbury se situaron unos 150 metros al este de la actual cruz de Audley, que marca el lugar donde cayó Lord Audley.

Exploradores yorkistas vieron las banderas de los Lancaster visibles en la parte superior de un seto y de inmediato advirtieron Salisbury. Al salir del bosque, la fuerza yorkista de algunos 5.000 efectivos se dieron cuenta de la fuerza enemiga era mucho más numerosa de la que se esperaba. Salisbury inmediatamente organizó a sus hombres en orden de batalla, justo fuera del alcance de los arqueros de Lancaster. Para asegurar su flanco derecho que estaba al descubierto, montó un laager defensivo en forma circular para proteger el flanco. Su flanco izquierdo estaba apoyado con el borde de un bosque pantanoso. Temiendo una derrota, se informó a los soldados yorkistas que había besado el suelo debajo de ellos, suponiendo que ésta sería la base sobre la que se encontrarían con la muerte

Los dos ejércitos estaban separados por unos 300 metros sobre un brezal estéril. El arroyo de Emphill, que separaba ambos ejércitos era empinado, ancho y caudaloso, haciendo que la posición de Audley pareciese impenetrable.

Batalla de Blore Heath 1459. Despliegue de fuerzas. Fuente www.battlefieldstrust.com/

 

La batalla

Inicialmente, ambos líderes intentaron parlamentar en un vano intento de evitar el derramamiento de sangre.

Como con muchas batallas medievales tardías, la batalla se inició con un duelo entre los arqueros de ambos ejércitos. En Blore Heath, no resultando concluyente debido a la distancia que separaba ambas fuerzas.

Salisbury, consciente de que cualquier ataque a través del arroyo sería suicida, empleó un ardid para alentar al enemigo para que atacase.

Retiró su centro solo lo suficiente para que los de Lancaster creyesen que se estaban retirando.

Los de Lancaster lanzaron una carga de caballería. Después de que se hubiesen comprometido, Salisbury ordenó a sus hombres que dieran media vuelta para coger los de Lancaster justo en el momento en que estaban cruzando el arroyo. Es posible que la orden de esta carga no fuera dada por Audley pero tuvo el efecto de invertir la balanza a favor de Salisbury. La carga acabó en fuertes bajas para los de Lancaster.

Batalla de Blore Heath 1459. Carga de la caballería de los Lancaster

Los de Lancaster se retiraron, y después realizaron una segunda carga, posiblemente tratando de rescatar a las víctimas. Esta segunda ataque tuvo más éxito con muchos efectivos cruzando el arroyo. Esto llevó a una fase de intensa lucha en la que el propio Audley fue muerto, posiblemente por sir Roger Kynaston.

Batalla de Blore Heath 1459. Sello conmemorativo. Fuente Royal Mail stamps

La muerte de Audley significó que el mando de los Lancaster recayese en el segundo al mando de John Sutton, primer barón Dudley, quien ordenó un ataque de infantería con unos 4.000 hombres. Este ataque también fracasó, y unos 500 hombres de Lancaster se pasaron al enemigo y comenzaron a atacar su propio bando. Ante esto, cualquier resistencia de Lancaster quedó colapsada y los yorkistas sólo tuvieron que avanzar para completar la victoria.

Batalla de Blore Heath 1459. Ataque de la infantería de los Lancaster. Autor Richard Scollins

La derrota continuó durante toda la noche, con los yorkistas persiguiendo al enemigo que huía campo a través.

A los yorkistas les preocupaba los refuerzos de Lancaster que se encontraban en las inmediaciones y tenía muchas ganas de seguir adelante hacia Ludlow. Montó su campamento en una colina en Market Drayton, que más tarde tomó su nombre. Los yorkistas emplearon un fraile local para que permaneciese en Blore Heath durante toda la noche y disparase periódicamente un cañón con el fin de engañar a los de Lancaster que se encontraban próximos de que la lucha continuaba.

Las fuerzas reales con unos 15.000 efectivos avanzaron a Blore Heath y fueron recibidos a la mañana siguiente por el solitario fraile. El fraile respondió a las preguntas de por qué se quedó en el campo de batalla durante toda la noche diciendo que tenía “miedo de salir.”

Secuelas

Se cree que al menos 3.000 hombres murieron en la batalla, con al menos 2.000 de ellos desde el lado de Lancaster y 1.000 yorkistas. La leyenda local dice que el arroyo de Hemphill fluyó sangre durante 3 días después de la batalla.

La leyenda dice que Margarita de Anjou observó la batalla desde la torre de la iglesia en las cercanías Mucklestone, antes de huir cuando se dio cuenta Audley estaba siendo derrotado. Se dice que empleó un herrero, William Skelhorn, para envolver los cascos de su caballo para que no haciesen ruido durante su fuga. El yunque de la herrería se encuentra en el cementerio de Mucklestone para conmemorar este acontecimiento.

Una cruz fue erigida en Blore Heath después de la batalla para marcar el lugar donde fue muerto Audley. Siendo reemplazada por una cruz de piedra en 1.765. Audley está enterrado en la abadía de Darley en Derbyshire.

Salisbury había derrotado a uno de los ejércitos de Lancaster que habían intentado atraparle, pero el ejército de la reina Margarita seguía estando peligrosamente cerca en sur, con Enrique VI, probablemente también acercándose. Inmediatamente después de la batalla lord Stanley felicitó Salisbury en su éxito y estuvo a punto de comprometerse, pero pronto se retiró de nuevo en Cheshire. A pesar de esta falta de apoyo Salisbury fue capaz de superar a los ejércitos de Lancaster y se dirigió al sur de Ludlow. Los de Lancaster tuvieron algunos éxitos durante este período y en una emboscada capturaron los dos hijos de Salisbury y Sir Thomas Harrington.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-08-23. Última modificacion 2017-08-23.