Edad Media La guerra de las Rosas (1455-87) Batallas de Hedgey Moor y de Hexam 1464

Cargando anuncio...

Antecedentes

Después de la batalla de Towton del 29 de marzo 1.461 el centro más eficaz de oposición a Eduardo IV era en Northumbría. La reina Margarita y Enrique VI habían escapado de Towton a la seguridad relativa en Escocia, y los de Lancaster fueron capaces de utilizar su base de Escocia para hacer reiterados ataques contra los castillos de Alnwick, Bamburgh y Dunstanburgh. Eduardo IV intentó encontrar tanto una solución política como militar a este problema, el envío de ejércitos para recapturar los castillos y tratar de llegar a un acuerdo con algunos de los líderes de Lancaster restantes. Durante 1.463 parecía haber hecho las paces con Enrique III Beaufort, duque de Somerset. Somerset había pasado algún tiempo en el exilio, y había regresado con una fuerza mercenaria francesa que se apoderó de los castillos en octubre de 1.462.

Cuando la reina Margarita se retiró de nuevo a Escocia y Somerset se quedó para defender Bamburgh, y en diciembre se entregó a Eduardo IV.

Guerra de las Rosas. Tropas escocesas

Somerset había sido un enemigo acérrimo de los yorkistas, pero Eduardo estaba decidido a ganar su apoyo. Sus propiedades fueron restauradas, su hermano salió de la cárcel y Somerset pasó mucho tiempo con el rey. Este dramático perdón no hizo popular a Somerset, y después de casi un disturbio fue enviado a sus propiedades en Gales para su propia seguridad. Su cambio de actitud resultaría ser de corta duración, ya que a finales de 1.463 se fue al norte de Gales y trató de abrirse camino a Enrique VI, que estaba en el castillo de Bamburgh. En el camino realizó un intento fallido de tomar el Newcastle, pero el complot fue descubierto y frustrado.

Movimientos de Lancaster y York después de la batalla de Towton

A pesar de este revés Somerset fue capaz de llegar a Bamburgh, que era ahora el centro de la resistencia de Lancaster. Escocia ahora estaba cerrada para ellos y las negociaciones de paz estaban en curso entre Eduardo IV y los escoceses. Cierto número de otros de Lancaster indultados se unieron Somerset, entre ellos Enrique Bellingham, Humphrey Neville y Ralph Percy. Los de Lancaster fueron capaces de capturar Norham, Langley, Hexham, Bywell y Prudhoe, y a finales de marzo habían creado un pequeño enclave de Lancaster, en el extremo noreste.

Esto creó a Eduardo una serie de problemas, incluyendo la interrupción en las conversaciones anglo-escocés, que habían sido previstas en el Newcastle, para 6 de marzo. Las conversaciones se reorganizan para finales de abril y se iban a celebrar en York. Un ejército mandado por Juan Neville, conde de Montagu, fue enviado a Northumbria para recoger a los embajadores de Escocia, y el 27 de marzo Eduardo anunció que tenía la intención de reunir un gran ejército en el norte y mandarlo en persona para hacer frente a los rebeldes.

La presencia de Eduardo no sería necesaria, Montagu ganaría dos batallas que pusieron fin a la amenaza de los Lancaster antes de que el rey hubiera podido alcanzar el norte.

Guerra de las Rosas. Infantes 1460-70: 1 billman; 2 arquero; 3 alabardero. Autor Gerry Embleton

Batalla del páramo Hedgeley o Hedgeley Moor ( 25 abril 1.464)

Montagu se dirigía a territorio peligroso. Los de Lancaster intentaron tenderle una emboscada mientras se dirigía al norte de Newcastle, con una fuerza de arqueros y 80 hombres de armas. Montagu fue capaz de eludir a esta fuerza y ​​llegó a Newcastle, donde recogió refuerzos. De Newcastle se trasladó al norte de Alnwick, luego hacia el noroeste hacia Wooler. Los de Lancaster decidieron hacer un gran esfuerzo para interceptarlo y Somerset condujo el ejército principal al suroeste de Bamburgh. Los dos ejércitos se enfrentaron en Hedgeley Moor (ahora cerca de la A697 justo al sureste de Wooler), el 25 de abril de 1.464. Los de Lancaster ocupaban una posición más elevada y les cerraban el paso.

Los acontecimientos de la batalla son bastante oscuros, los yorkistas dispondrían de una fuerza de 6.000 efectivos, mientras que los de Lancaster pudieron haber reunido unos 5.000 hombres, y estaban liderados por Somerset, Percy, Roberto Hungerford, señor de Hungerford, Tomas Roos, lord Roos, lord Grey y Guillermo Tailboys. Antes de que las dos partes entraran en combate, el ala izquierda de Lancaster mandada por lord Roos y lord Hungerford huyó del campo de batalla, dejando a Somerset en inferioridad numérica.

Batalla del páramo Hedgeley o Hedgeley Moor 1463. Despliegue de fuerzas

A continuación Sommerset reorganizó las fuerzas, dejo en vanguardia a Ralph Percy para proteger la retirada y se retiró con buen orden en Tynedale. Perry luchó hasta el final, la leyenda dice que el caballo de Percy saltó unos 12 metros en cuyo lugar se levanta un pequeño recinto conocido como “Salto de Percy”.

Somerset se dirigió a Alnwick, mientras Montagu fue capaz de continuar hacia la frontera escocesa, se reunió con los embajadores y les escoltó a York.

Hedgeley Moor había sido un golpe significativo para los de Lancaster, y eran conscientes de que Eduardo IV estaba preparando un gran ejército en Leicester. Somerset y los líderes de Lancaster decidieron que necesitaban una victoria rápida sobre los yorkistas locales antes de la llegada del rey. Marcharon hacia el valle Tyne, pero Montagu estaba preparado.

Guerra de las Rosas. Mercenarios 1460-70: 1 arcabucero borgoñón; 2 artillero alemán; 3 alabardero borgoñón. Autor Gerry Embleton

Batalla de Hexham (15 mayo 1464)

Después de la batalla del páramo Hedgeley o Hedgeley Moor, los de Lancaster no pudieron evitar que los yorkistas concluyesen las negociaciones de paz con Escocia, y pronto descubrieron que su base de operaciones del norte estaba amenazada. Se decidió montar una campaña en el norte de Inglaterra para reunir el apoyo de los Lancaster antes de Eduardo IV pudiera reunir un gran ejército en Leicester y moverse hacia el norte para aplastar la rebelión.

El ejército de Lancaster se movió a través de Northumbria a finales de abril 1.464 al mando del duque de Somerset, y reunió el apoyo de guarniciones de Lancaster hasta que acampó cerca de Hexham a principios de mayo Somerset, se vio obligado a acampar ya que sus soldados se negaron a ir más lejos por falta de pago. Una fuerza yorkina bajo Juan Neville, conde de Montagu se dirigió hacia el norte como vanguardia de la fuerza principal de Eduardo y las dos partes se reunieron fuera de Hexham el 14 de mayo 1.464.

Los detalles del lugar de la batalla, la composición y el número de combatientes y los eventos son vagos, pero se cree que la batalla fue relativamente cruenta. Los yorkistas se supone que eran unos 5.000 efectivos y los de Lancaster unos 4.000.

El campamento de los Lancaster estaba cerca del puente Linnels sobre el Agua del Diablo que se encuentra ligeramente al sur de Hexham.

Los yorkistas cruzaron a la orilla sur del Tyne en la noche del 12 al 13 de mayo y formaron en la mañana del 14 en una posición para atacar Hexham. Es de suponer que el avance de yorkino fue muy rápido, ya que a pesar de las advertencias de sus propios exploradores los de Lancaster tuvieron poco tiempo para prepararse para la batalla. Desplegaron en tres batallas o divisiones: la izquierda mandada por Greysotke, la del centro por Motagu y la derecha por Villoughly.

Se cree que Somerset movió rápidamente sus fuerzas un prado conocido como el Agua del Diablo (Devil’s Water), lugar cerca del puente Linnels con el río a su espalda. Desplegó sus tropas en 3 divisiones o batallas: Roos mandaba la de la derecha, Somerst el centro y Grey la izquierda.

Batalla de Hexham 1463. Despliegue de fuerzas

Tan pronto como los de Lancaster hubieran terminado de desplegar, los yorkistas lanzaron un ataque con sus arqueros desde sus posiciones algo más elevadas. Los yorkistas de la derecha del ejército de Lancaster, al mando de lord Roos, dieron media vuelta y huyeron por el Agua del Diablo a Hexham. Los restos de la fuerza de Somerset se encontraban ahora en una situación desesperada, cercados e incapaces de maniobrar; las tropas yorkinas cargaron contra los desconcertados soldados de Lancaster.

La moral de los Lancaster se derrumbó, y después de alguna pequeña resistencia, los restos del ejército de Somerset fueron empujados al río por la infantería de York. Siguió una completa derrota, muchos se ahogaron al intentar cruzar el río o fueron aplastados empujados en las escarpadas orillas. La mayoría, sin embargo, quedaron atrapados en en el bosque West Dipton en la orilla norte del río y se vieron obligados a rendirse cuando las yorkistas los cercaron.

Somerset junto con unos pocos seguidores leales, trató de luchar para salir de la carnicería, desmontado y gravemente herido, se refugió en una casa de campo, pero fue descubierto y llevado a Hexham donde fue encarcelado en Hexham Gaol. No se sabe si el rey Enrique VI estaba acampado con las tropas de Lancaster o cerca, o si huyó de la zona antes de o durante la batalla, pero se las arregló para escapar y evitar la captura.

Batalla de Hexham. Lugares turísticos: la copa de la reina y la cruz de Percy

Guillermo Tailboys fue capturado y ejecutado poco después cuando trataba de huir al norte con 2.000 libras del tesoro real. Esta segunda victoria puso fin a la sublevación de Lancaster en Northumbría. Montagu fue recompensado con el título de conde de Newcastle. La captura de Enrique VI en Bolton por Bowland Clitheroe, Lancashire significó que la rebelión efectivamente había terminado. Siguió un período de relativa paz hasta la deserción del conde de Warwick a la causa de Lancaster en 1.469 y las guerras comenzaron de nuevo.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-08-24. Última modificacion 2017-08-24.