Edad Media La guerra de las Rosas (1455-87) Segunda batalla de San Albano o de Saint Albans 1461

La Segunda batalla de San Albano se libró el 17 de febrero de 1461 en el contexto de la guerra de las Rosas, entre las casas de York y Lancaster. Se enfrentaron el conde de Warwick y la reina Margarita de Anjou. Margarita derrotó a su oponente.

Despliegue inicial

Tras la batalla de la Cruz de Mortimer que impidió la reunión de las fuerzas de Lancaster, Warwick había reunido un ejército con fuerzas de Londres, Kent y Anglia Este, en total unos 10.000 efectivos, y partió desde Londres hacia el norte para bloquear el avance de las fuerzas de la reina Margarita y Eduardo duque de March que se dirigían a la capital. No dispuesto a dejar a solo al rey Enrique en Londres, Warwick se lo llevó con su ejército que inició la marcha hacia San Albano (St. Albans).

Warwick eligió el campo de batalla de San Albano (St Albans). Se acercó a la ciudad a través de Ware y el duque de Norfolk llevó a su fuerza a través de Barnet. Un pequeño destacamento de yorkistas se estableció en Dunstable y el resto del ejército de York, que estaba bien equipado con artillería, tomaron posiciones atrincheradas lo largo de un tramo oriental de la ciudad que les permitiría interceptar de los de Lancaster que vendrían ya fuera desde Luton o desde Wheathamstead.

Comenzó la construcción de una serie elaborada de las defensas. Estas fortificaciones incluían, fortificaciones, abrojos para frenar la caballería, paveses, y terraplenes. Ocupando estas líneas, Warwick asumió el mando personal del centro, mientras que el duque de Norfolk y John Neville, marqués de Montagu mandaban el ala derecha e izquierda respectivamente. Un contingente de arqueros fue enviado para mantener la ciudad estableciéndose en la Torre del Reloj. Al carecer de inteligencia específica sobre los movimientos del enemigo, Warwick intentó cubrir tanto terreno como sea posible y su línea se extendió más de 5 km. A falta de hombres suficientes para un frente de esta longitud, tenía la intención de cada parte de su ejército pudiera contener cualquier ataque hasta que las otras dos pudieran unirse a la lucha. Montagu instaló su campamento en Bernardos Heath dominando Bottom Beech con sus cañones y tiradores. Warwick estaba acampado cerca Sandridge. Los yorkistas preveían que el ataque del ejército de Lancaster, que vendría desde el norte, se dirigiría al sur de St Albans través de Hitchin y Sandridge.

Segunda Batalla de San albano o de Saint Alban 1.461. Movimiento de fuerzas

Según avanzaba hacia el sur, la reina Margarita, ayudado por Andrés Trollope, tenían una visión cada vez más clara de las posiciones yorkistas. Mucha de la información había sido proporcionada por el yorkista Enrique Lovelace. Capturado en Wakefield, que fue liberado en el entendimiento de que proporcionaría la inteligencia y cambiaría la lealtad en el momento apropiado. Al tanto de las defensas de York, los de Lancaster se desviaron oeste y avanzaron a Dunstable, donde abrumaron a la escasa defensa montada por la gente del pueblo, y ocuparon la ciudad el 16 de febrero. A partir de esta posición, Trollope abogó por marchar sureste esa noche para capturar St. Albans y hacer girar la posición de Warwick. Este plan recibió la bendición de la reina Margarita y los de Lancaster reanudaron su avance. Se dirigirían desde Dunstable hacia Watling Street.

La batalla

Los de Lancaster con unos 17.000 efectivos avanzaron la noche del 16 a 17 febrero, e hicieron un ataque sorpresa de la mañana de San Miguel, en el oeste hasta Fishpool calle a la Cruz Eleanor en el extremo sur de la Plaza del Mercado, donde fueron emboscados y rechazados por los arqueros yorkistas situados la Torre del Reloj y casas circundantes. Esto dio a Warwick un valioso tiempo para tratar de cambiar el despliegue, siendo una maniobra complicada y la comunicación era difícil. Los de Lancaster decidieron atacar a los arqueros por sorpresa siguiendo Folly Lane y Catherine Street y alcanzaron la Iglesia de San Pedro, rodeando así la guarnición de la Torre del Reloj, que tuvo que retirarse.

Después de luchar en St Peter Street, avanzaron a través de Bernard Heath para atacar a las fuerzas de York bajo el mando de lord Montagu, donde se dice que la tienda del rey había sido montada bajo un roble.
Alrededor del mediodía, Trollope y el duque de Somerset comenzaron los ataques a la posición de Montagu en Bernardos Heath.

Montagu estaba en ese momento reposicionando sus fuerzas que tuvieron que abandonar sus posiciones fortificadas para hacer frente a la amenaza, y moviendo sus cañones que apuntaban hacia el norte para contrarrestar este ataque desde retaguardia.

La intención de los yorkistas era una batalla de artillería, se convirtió en una lucha cuerpo a cuerpo feroz y mortal, con un alto número de bajas en ambos lados. Las condiciones de humedad y viento probablemente también obstaculizaron el uso de la pólvora y también de los arqueros.

Montagu envió mensajes frenéticos a Warwick pidiendo ayuda, éste convencido de que el ataque principal llegaría desde el norte, se mantuvo en su posición.

Segunda Batalla de San albano o de Saint Alban 1.461. Arqueros yorkistas

Los de Lancaster mientras atacaron con otro contingente desde el norte, cogiendo a Montagu por el frente y por el flanco, estaba en una situación crítica, y entonces el comandante del contingente de Kent, Enrique Lovelace, cambió de bando según lo pactado. Montagu fue capturado y su flanco se derrumbó y cuyos restos se retiraron hacia el centro recién reposicionado de Warwick, que ahora se enfrentaba con las fuerzas de Trollope y Somerset. Gran parte de la artillería de Warwick era innovadora, como las armas de fuego portátiles de Borgoña, que resultaron inútiles ya que no podía prenderse fuego por el efecto del viento y la nieve.

Segunda Batalla de San albano o de Saint Alban 1.461.

Guerra de las Rosas. Jinete contra arquero. El jinete pertenece al conde de Warwick. Autor Autor Giuseppe Rava

Warwick finalmente cedió y dirigió a por el camino Sandridge para ayudar a Montagu, pero se encontró con los que huían, así que decidió mantener su posición todo el tiempo que pudiera, pero algunos de sus reclutas comenzaron a huir y como avanzaba la tarde Warwick decidió retirarse hacia norte para a reagrupar los restos de su ejército en la zona Sandridge, donde siguió luchando hasta el anochecer, cuando por fin admitió la derrota y se retiró hacia el norte-oeste a Chipping Norton con la esperanza de unirse a su primo, Eduardo de York. El rey, que había acompañado a Warwick, fue encontrado en la tienda custodiado por lord Bonville y Thomas Kyriell, que fueron ejecutados dos días más tarde.

Agotados por la marcha de noche y un día de lucha, los de Lancaster elegieron no perseguir a los yorkistas.

Secuelas

Las bajas de los yorkistas se estiman en unos 4.000 y las de Lancaster unos 2.000. Después de la batalla, los de Lancaster escoltaron al rey para reunirse con su esposa Margarita y el príncipe de Gales y que fueron llevados a dar gracias en la capilla de la abadía de San Albano. Los de Lancaster ignoraron la proclamación del Rey prohibiéndoles el saqueo y saquearon San Albano.

La reputación del ejército de Lancaster a causa del pillaje provocó que los londinenses les cerrasen las puertas. Los de Lancaster retrocedieron a través Dunstable, perdiendo muchos escoceses y seguidores limítrofes que desertaron y regresando a casa con el botín que habían conseguido. Eduardo de March y Warwick entraron en Londres el 2 de marzo, y Eduardo de York se proclamó rápidamente rey con el nombre de Eduardo IV de Inglaterra.

Después de esta segunda victoria de los de Lancaster parecía ser triunfante. Dominaron el norte, que habían recuperado el control del rey y estaban cerca de Londres. Edward de marzo se acercaba desde el oeste, y se había unido a Warwick, pero aún estaban de alguna manera distante. Una marcha determinada en Londres ahora podría haber asegurado la victoria de Lancaster. En su lugar se encontraron involucrados en las negociaciones lentas con el alcalde y regidor de la ciudad, que estaban preocupados por los informes de que el ejército de Lancaster había saqueado las ciudades en su marcha hacia el sur. Los londinenses se negaron a concederles acceso, y el 26 de febrero Edward hizo su entrada en la ciudad.

Al comienzo de marzo de Eduardo hizo un movimiento mucho más éxito para el trono. Fue aclamado como el rey Eduardo IV, y después de asegurarse el control de la ciudad dispuesto a moverse hacia el norte para enfrentarse al ejército de Lancaster.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-08-24. Última modificacion 2017-08-24.