Edad Media La guerra de las Rosas (1455-87) Batalla del Páramo Edgecote o de Edgecote Moor 1469

Tuvo lugar a unos 10 km al noreste de Banbury (Oxfordshire) en Inglaterra el 26 de julio 1.469, en el marco de la guerra de las Rosas. La batalla enfrentó a las fuerzas de Ricardo Neville, conde de Warwick, contra las fuerzas del rey Eduardo IV. La batalla se considera un punto de inflexión importante en el curso de la guerra.

Antecedentes

El período que comprenden los años 1.467 y 1.470 estuvo marcado por el rápido deterioro de la relación entre el rey Eduardo IV y su antiguo mentor, Ricardo Neville, conde de Warwick conocido como “el hacedor de reyes”. Aunque fueron varios los motivos que llevaron al enfrentamiento, la primera y principal razón fue la decisión de Eduardo de casarse en secreto con Isabel Woodville en 1.464. El rey anunció este hecho como un hecho consumado, desbaratando los planes de Warwick de casarlo con una princesa francesa, con el fin de mejorar las relaciones con esa nación. Este desaguisado se convirtió en frustración, una vez que los Woodville desplazaron a los Neville como favoritos de la corte. De la misma forma, la decisión de apoyarse en Borgoña en vez de Francia, y la reticencia en aprobar el matrimonio de sus hermanos Jorge, duque de Clarence, y Ricardo, duque de Gloucester, con las hijas de Warwick contribuyeron al distanciamiento. A parte de esto, la popularidad de Eduardo se encontraba en franco retroceso, ya que los aumentos en los impuestos y los desórdenes y violaciones a la ley continuaban siendo el pan de cada día.

El conde de Warwick el hacedor de reyes en la corte 1465. Ricardo Neville, conde de Warwick, conspira con amigos, mientras que su supuesto amigo el rey Eduardo IV esta con sus cuñados los Woodvilles. Autor Graham Turner

Warwick ya no ejercía ningún tipo de control o incluso influencia sobre su primo, el rey, en materia política. Los pensamientos de la rebelión empezaron a acudir a la mente de Warwick, una rebelión en la que ya tenía un aliado: el duque de Clarence, heredero al trono inglés, mientras que el rey no tuviera descendencia masculina.

En la rebelión participaba toda la casa de Naville, con la excepción de Montagu que se desconoce si lo estaba o no.

Pequeñas rebeliones comenzaron a aparecer en el norte el rey marchó lentamente en esa dirección. Los agentes de Warwick aprovecharon la ausencia del rey para propagar rumores que indican que el Rey era un bastardo nacido y que Clarence era el verdadero heredero de York.

En la primavera de 1.469 de dos revueltas estallaron en Yorkshire. Una estaba dirigida por “Robin de Holderness”, y reclamaba la restauración de la familia Percy, que había sido influyente en la zona de Holderness al este de Yorkshire. Esta revuelta fue rápidamente reprimida por Juan Neville, conde de Northumbria (más conocido como Montagu), y Robin de Holderness fue ejecutado.

La segunda revuelta fue liderada por una figura anónima que se hacía llamar “Robin de Redesdale”. En conde de Northumbria también acabó con la revuelta de Redesdale, pero el líder escapó. Con ambas revueltas reprimidas Eduardo decidió visitar los santuarios de Anglia del este, partiendo en junio.

Ese mismo mes “Robin de Redesdale” (probablemente un capitán de confianza de Neville, Guillermo Conyers) apareció de nuevo, esta vez en Lancashire, comenzando una nueva rebelión. Esta vez llamaba a la reforma, alegando que el rey estaba excluyendo los “señores de su sangre” de la cámara del consejo (presumiblemente significaba Warwick) y se basaba en favoritos codiciosos como Woodvilles, Guillermo Herbert conde de Pembroke, o Humphrey Stafford conde de Devon.

Las noticias de la revuelta llegaron a Eduardo el 18 de junio cuando estaba Norwich, ordenando que se equiparan 1.000 hombres. El 20 de junio movilizó la artillería y dio la orden al conde de Pembroke y de Devon de reclutar tropas. Eduard había decidido asumir el mando en persona para hacer frente a esta persistente revuelta.

Después de ese estallido inicial la actividad disminuyó. Enrique fue al santuario de Walsingham, y luego a su castillo de Fotheringhay, donde pasó una semana en compañía de la reina Isabel. Para el 5 de julio se había llegado a Stamford, desde donde escribió a Coventry pidiendo a la ciudad que proporcionase 100 arqueros.

El 9 de julio los primeros rumores comenzaron a llegar de que Warwick y Clarence estaban involucrados en algún tipo de trama. Esta no era la primera vez que había oído rumores semejantes, y la respuesta de Eduardo fue escribirles para que negasen los rumores.

Desafortunadamente para Eduardo los rumores eran ciertos. Warwick y Clarence se habían reunido en Sandwich para finalizar sus planes.

El 28 de Warwick envió sus propias cartas a Coventry, anunciando la próxima boda y pidiendo tropas. A principios de julio la boda se celebró en Calais, y el 11 de julio el hermano de Warwick el arzobispo de York casó a Clarence con su hija Isabel Neville, desobedeciendo las órdenes del rey. El 12 de julio de Warwick y Clarence finalmente salieron a la luz pública, emitiendo su propio manifiesto, que se parecía mucho al de Redesdale de, y ordenando a sus seguidores a reunirse con ellos en Canterbury el 16 de julio.

El 10 de julio Eduardo finalmente se dio cuenta de que estaba realmente en peligro. En Newark le llegaron noticias de que Robin de Redesdale se dirigía al sur con un ejército mucho más grande que sus propias fuerzas (quizás tres veces más grande), y lo más preocupante ese ejército contenía un gran número de soldados experimentados. Los rebeldes incluían Enrique Fitzhugh, sobrino de Warwick; Enrique Neville, uno de sus primos; y una gran parte de gentes del norte.

Batalla de Edgecote o de Edgecote Moor 1469. Movimientos previos

Frente a este gran ejército Eduardo decidió retirarse hacia el sur a Nottingham y esperar los refuerzos. Al mismo tiempo Warwick se dirigía a Kent, donde recibió una buena acogida. El 20 de julio de Warwick dejó Canterbury, en dirección a Londres. En este momento, Eduardo estaba en Nottingham, y sus refuerzos, bajo el mando de Pembroke y de Devon, se dirigían al norte a su encuentro.

Londres a regañadientes concedió a Warwick, un préstamo de 1.000 £. Después se trasladó al norte hacia Coventry, donde esperaba para unirse con Robin de Redesdale, que había conseguido eludir a Eduardo en Nottingham y se dirigía hacia el sur. Warwick envió un destacamento de caballería por delante de su ejército para unirse a los rebeldes.

La batalla

Esperanzas de Eduardo IV descansaban ahora en el ejército que estaban reuniendo para él Guillermo Herbert, conde de Pembroke, con la gente de Gales y March; y Humphrey Stafford, conde de Devon, con gente de Wiltshire y Gloucestershire. Pembroke había levantado una fuerza de caballería en gran medida, mientras que Devon tenía la infantería y arqueros. Ambas fuerzas se reunieron en Banbury el 23 de Julio.

Batalla de Edgecote o de Edgecote Moor, 26 de julio de 1.469. Despliegue de fuerzas

No hubo buena sintonía entre ambos jefes y el 25 de julio se separaron. La causa de esta división, sería ser fatal. Al día siguiente Devon se negó a seguir con Pembroke.

La fuerza de Pembroke se encontró con el enemigo en Edgecote, cerca de Banbury. Esa noche los dos ejércitos acamparon cerca uno del otro, con un pequeño río entre ellos.

Por la mañana, el enemigo presentó batalla, pero Pembroke, se negó ya que tenía pocos arqueros, ya que sus fuerzas galesas eran todos lanceros, esperando al otro lado del río.

La batalla comenzó en la mañana del 26 de julio con una lucha por el control de los pasos del río. La lucha fue feroz e indecisa a lo largo de la mañana, con muchas bajas en ambos bandos.

Por la tarde los rebeldes renovaron el ataque, y esta vez reforzados por el ejército de Warwick desde Londres, dirigidos por Tomas Clapham, y que tenía hombres de su condado y de la guarnición de Calais. Su llegada cambió las tornas y los realistas fueron derrotados con fuertes bajas. Pembroke y su hermano, Ricardo Herbert, fueron cogidos prisioneros, se dice que 168 escuderos y caballeros perecieron, junto con 2.000 soldados comunes. Los rebeldes habían perdido Enrique Neville, heredero de Latimer; James Conyers, hijo de su general; Oliver Dudley, de la familia Neville, y muchos más. El conde de Devon, que llegó demasiado tarde a la batalla, y se encontró con los fugitivos que huían, así que huyó de nuevo en el sur.

Guerra de las Rosas. Lucha entre hombres de armas. Autor Marek Szyszko

Secuelas

Pembroke y su hermano Ricardo Herbert fueron decapitados en Northampton al día siguiente de la batalla, posiblemente con la aprobación de Warwick. Devon escapó por el momento, pero fue capturado y ejecutado en Somerset unas pocas semanas después de la batalla. Ninguno de los partidarios de Eduardo estaban a salvo, el suegro del rey Ricardo Woodville, conde de River y su hijo Juan Woodville fueron capturados y ejecutados en Coventry en agosto.

Mientras tanto el rey Eduardo, que se apresuraba desde el sur de Nottingham, se encontró rodeado de enemigos, mientras que sus propias fuerzas comenzaron a dispersarse al recibir las noticias de la derrota de Edgcote. Sólo le quedaban unos pocos fieles seguidores, cuando el 28 fue rodeado completamente en Olney, por fuerzas de Warwick, encabezadas por Jorge Neville, arzobispo de York. Le capturaron y le llevaron al castillo de Warwick. Warwick le trató bien, y al parecer le reconoció como rey, pero a mediados de agosto, fue enviado a Middleham.

Warwick convocó al parlamento, que iba a reunirse en York, en el que planeaba lograr la declaración de ilegitimidad de Eduardo, de manera que la corona pasara a su hermano Jorge como heredero aparente.

Con el Rey y sus “malvados asesores” puestos a buen recaudo, la mayor parte de los rebeldes de Redesdale simplemente se fueron a casa. Una serie de feudos locales estalló en una guerra abierta en la ausencia de un gobierno legítimo, y en el norte Humphrey Neville de Brancepeth comenzó una revuelta de los Lancaster. Warwick intentó reunir un ejército para hacer frente a esta revuelta, pero descubrió que casi nadie respondió a su llamada.

Sin embargo el reino era un caos. Warwick, entonces, liberó al rey Eduardo creyendo volver a tener influencia sobre él.

Una vez que el rey estuvo libre, rápidamente se reunió un ejército que acabó con la revuelta de Neville. Humphrey fue ejecutado en York el 29 de septiembre, frente al rey. Eduardo era ahora capaz de convocar a sus seguidores a la casa de York, y el poder de Warwick se derrumbó.

Para sorpresa de la mayoría de la gente, Eduardo decidió no castigar a Warwick y Clarence. En lugar de ello volvieron a tener su favor, y participaron en una larga reunión del Gran Consejo durante el invierno de 1469 a 1470. Eduardo hizo dos cambios entregó a su hermano menor, Ricardo de Gloucester (el futuro Ricardo III).

Más significativamente Eduardo decidió que necesitaba para restaurar los Percies, dado que gran parte del norte se mantuvieron leales gracia a ellos, y proporcionarían un contrapeso a los Nevilles. El problema era que el hermano de Warwick Juan Neville había sido nombrado conde de Northumbria, y había permanecido leal a Eduardo (como lo haría en 1.470).

Aprovechando una rebelión en Empinghan de los de Lancaster dirigidos por Roberto Welles, barón de Willoughby en Eresby para levantarse en armas, el rey levantó un importante ejército, derrotando a los rebeldes en la batalla de Losecote, Los documentos encontrados incriminaban la complicidad de Warwick en dicha rebelión. Warwick huyó con Clarence de nuevo a Francia.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-08-24. Última modificacion 2017-08-24.