Siglo XVIII Guerra de la Independencia de los EE UU (1) 1775-77 Asedio de Boston (1.775-56). Batalla de Bunker Hill

Inicio del asedio de Boston

Inmediatamente después de las batallas del 19 de abril, los milicianos de Massachusetts dirigidos por William Heath, que había sustituido al general Artemas Ward el día 20 de abril, formaron la línea de asedio, desde Chelsea, alrededor de las penínsulas de Boston y Charlestown, hasta Roxbury, rodeando efectivamente a Boston por tres lados. Particularmente bloquearon el istmo de Charlestown y el istmo de Boston, dejando solo el acceso británico a la ciudad por mar. En los días posteriores, la línea de asedio creció con hombres procedentes de Rhode Island, Connecticut y Nuevo Hampshire alcanzando los 20.000 efectivos. El general Gage escribió con sorpresa sobre el número de rebeldes que rodeaban la ciudad: “Los rebeldes no son la muchedumbre despreciable que muchos suponían… Después de todo, en su guerra contra los franceses nunca mostraron tal conducta, atención y perseverancia como lo hacen ahora“.

El general Gage puso su atención en fortificar las posiciones defendibles. En Roxbury, al sur, dispuso líneas defensivas fortificadas. En Boston, cuatro colinas fueron rápidamente fortificadas; iban a ser la mayor defensa de la ciudad. Asimismo, Gage decidió abandonar la península de Charlestown, llevando las atribuladas fuerzas (habían sido las que habían huido de Concord) a Boston, las obras defensivas de Montresor cerrando el istmo quedaron sin terminar. La ciudad de Charlestown quedó vacía, al igual que las colinas de Rochester, al lado contrario, y desde ambos lugares se podía divisar la ciudad.

Los británicos, al principio, restringieron los movimientos de salida de la ciudad, temiendo infiltraciones de armas. Pero, poco después, asediados y asediadores llegaron a un acuerdo informal que permitía el tráfico por el istmo de Boston, siempre que en este comercio no hubiera armas. Los patriotas que vivían en Boston salieron de la ciudad, y los lealistas (colonos que eran partidarios de Gran Bretaña) que vivían en los alrededores, fueron a vivir a la ciudad.

Como el asedio no bloqueaba el mar, la ciudad permaneció abierta a la Royal Navy, bajo el mando de Samuel Graves, que llevaba provisiones desde Nueva Escocia y otros lugares. Los coloniales no pudieron impedir estos envíos, debido a la supremacía de la armada británica. Lo que sí hicieron los rebeldes fue dificultar el viaje de estos barcos, de forma que los precios de los suministros subieron rápidamente. Pronto, las fuerzas británicas se encontraron en escasez de alimentos. Y muchos de los civiles de Boston, hartos de la escasez, decidieron escapar y unirse a los patriotas.

El congreso provincial de Massachusetts intentó formar un ejército de observación a partir de sus propias tropas y las de los otros tres contingentes de Nueva Inglaterra que habían respondido a su petición de ayuda. El MG (mayor-general) Artemas Ward recibió el mando, y estableció su cuartel general en Cambridge, alrededor del cual basó dos tercios de los regimientos de Massachusetts y Connecticut, y el contingente de New Hampshire (que protegía su flanco izquierdo alrededor de Medford).

El MG John Thomas fue enviado a comandar el ala sur alrededor de Roxbury, que incluía el resto de las unidades de Massachusetts y de Connecticut y toda la fuerza de Rhode Island, cuando llegó. A pesar de ordenar a las dos alas más expuestas, Thomas se negó a construir obras defensivas u ocupar Dorchester Neck cuando Ward lo recomendó.

Abril y mayo estuvieron llenos de falsas alarmas, enfatizando la falta de liderazgo en ambos lados; El comité de seguridad puso a la milicia de la provincia en alerta total y ordenó reunir las unidades locales para reforzar Ward. El MG Israel Putnam tuvo una respuesta al aburrimiento que inspiró muchas de estas alertas: hizo que sus hombres de Connecticut construyeran tres fuertes, dos protegiendo el puente muy desmantelado sobre el río Charles, y el otro bloqueando las carreteras hacia Cambridge de Charlestown Neck y Lechmere Point.

El 13 de mayo, marchó a casi 3.000 hombres hacia Breed Hill, donde se instruyeron antes de marchar a Charlestown para burlarse de la tripulación del buque Somerset (64), anclado en el ferry entre Charlestown y Boston con sus cañones cargados, esperando que los rebeldes dispararan. No pasó nada, pero poco después, los habitantes restantes de Charlestown se escaparon sin que nadie lo notara.

En el mes de mayo de 1.775, el Segundo Congreso Continental se reunió en Filadelfia. Reconociendo la necesidad de un ejército unido, nombraron a George Washington comandante en jefe de las fuerzas armadas estadounidenses. Pero sabían que las colonias de ninguna manera estaban listas para una guerra total, por lo que decidieron intentar un acuerdo pacífico con Gran Bretaña. Prepararon un mensaje para el rey Jorge, conocido como la Petición de la Rama de Olivo, explicando que aunque las colonias se mantuvieron leales, tenían muchas quejas contra el Parlamento. Le rogaron al Rey que cesara la acción militar para que ambas partes tuvieran tiempo de negociar un acuerdo pacífico.

Asedio de Boston (1775-76). Plano de la ciudad y sus alrededores

El parlamento inglés tomo esta petición como un signo de debilidad y decidió dar un escarmiento a los rebeldes, envió refuerzos a Cage, unos 2.000 efectivos y un trío de generales que jugarían un papel vital en la guerra: William Howe, John Burgoyne y Henry Clinton.

El 17 de mayo, un incendio, posiblemente iniciado deliberadamente, destruyó una de las zonas del muelle donde se encuentran las armas y la ropa de algunas compañías de los RI47 y RI65. Mientras tanto, los oficiales de Ward, después de haber reconocido las colinas alrededor de Boston, recomendaron la construcción de obras para defender los acercamientos a Cambridge y un fuerte reducto, con cañones, en Bunker Hill. Ni el Comité de Seguridad, ni el propio Ward, se sintieron capaces de tomar una decisión sobre cualquiera de las sugerencias, y no se hizo nada más, pero el doctor Church mantuvo a Gage completamente informado y su posterior inacción puede haber sido alentada por esta indecisión.

El 18 de mayo, el ayudante recién llegado de Gage, el Tcol James Abercrombie, subió el río Charles en un barco de remos, siendo rechazado por el fuego de mosquete desde las orillas. Fue el primero de los reconocimientos británicos desde el 19 de abril hasta finales de julio.

En enero, Gage había puesto a la guarnición en raciones saladas durante cuatro días a la semana, y aunque todavía llegaban suministros de Inglaterra, la comida fresca era escasa. Sin embargo, por alguna razón, posiblemente sus sentimientos por la propiedad privada, más de 1.000 cabezas de ganado habían quedado pastando en las islas del puerto.

Finalmente, el 20 de mayo, envió a 30 hombres en una goleta desarmada para asegurar el heno de la isla Grape a unos 15 km al sureste de Boston. Un intento de Thomas de interceptarlos con 300 hombres en botes fracasó, pero se encargaron de quemar el resto del heno en la isla.

Cuatro días después, el comité de seguridad decidió retirar todo el ganado de las islas Noddle y Hog, al norte de Boston. Gage fue informado y se le dijo al almirante Graves, que mantenía sus tiendas navales en un edificio alquilado en la isla de Noddle. Graves aumentó las patrullas en barco, pero recomendó que se llevara a tierra la guarnición del ejército; Gage se negó a considerarlo. El 28 de mayo, un destacamento rebelde comenzó a incendiar graneros y pastos en la isla y a matar cualquier ganado que no pudieran eliminar. Graves envió al Diana (bajo el mando de su sobrino, el teniente Thomas Graves) para cortar su retirada y desembarcar marines en la isla.

Gage, creyendo que era una trampa, no pudo apoyar el movimiento naval, y los rebeldes escaparon a la isla Hog, apoyados por Putnam, que había llevado más hombres y dos pequeños cañones al otro lado del río Mystic.

La lucha continuó hasta el atardecer, cuando los británicos se retiraron; desafortunadamente, el Diana había quedado varado en un banco de arena y, a pesar de los intentos de sacarlo remando, fue incendiado hasta la línea de flotación (pero no hasta que los rebeldes le quitaron cuatro de sus cañones). Las bajas totales ascendieron a uno o dos muertos y algunos heridos en cada lado. Graves finalmente rescató sus tiendas, pero los rebeldes, sin embargo, terminaron de destruir los edificios en las dos islas y también limpiaron el ganado restante de las islas Deer y Peddock en el extremo sur del puerto.

A medida que los dos ejércitos luchaban entre sí, los regulares se frustraban cada vez más y los rebeldes se mostraban más seguros (algunos oficiales estimaron que 300 británicos habían muerto por la lucha en la isla de Noddle).

El 8 de junio, Gage finalmente accedió a las peticiones de Graves y ordenó 200 de infantería ligera fueran a la isla Noddle para asegurar el heno y los suministros restantes, pero los rebeldes habían quemado la isla y se recuperó poco de valor.

Gage comenzó a planear con los generales salir de la península, finalizando un plan el 12 de junio. El plan comenzó con la toma del istmo de Dorchester, fortificando las alturas de Dorchester, y luego marchar sobre las fuerzas coloniales estacionadas en Roxbury. Una vez asegurado el flanco sur, se tomarían las alturas de Charlestown y las fuerzas en Cambridge se irían. El ataque se fijó para el 18 de junio.

El 13 de junio, el congreso provincial de Massachusetts fue notificado, por mensajero del comité de seguridad en Exeter, New Hampshire, que un caballero de indudable veracidad había escuchado a los comandantes británicos haciendo planes para capturar a Dorchester durante su visita a Boston y Charlestown. El 15 de junio, el Comité decidió que debían erigirse defensas adicionales. El general Ward ordenó al general Israel Putnam que estableciera defensas en la península de Charlestown, específicamente en la colina Bunker (Bunker Hill).

Preparación de la batalla de Bunker Hill

En la noche del 16 de junio, el coronel rebelde William Prescott condujo a unos 1.200 hombres a la península para establecer posiciones desde las cuales el fuego de artillería podría dirigirse a Boston. Esta fuerza estaba compuesta por hombres de los regimientos de Prescott, Putnam (la unidad estaba mandada por Thomas Knowlton), James Frye y el Puente Ebenezer.

Al principio, Putnam, Prescott y su ingeniero, el capitán Richard Gridley, no estuvieron de acuerdo sobre dónde deberían ubicar su defensa. Se realizó algún trabajo en Bunker Hill, pero Breed Hill estaba más cerca de Boston y se consideraba más defendible. Posiblemente en contra de las órdenes, decidieron construir el reducto principal allí. Prescott y sus hombres, usando el contorno de Gridley, comenzaron a cavar una fortificación cuadrada de unos 40 metros de lado con zanjas y paredes de tierra. Las paredes del reducto tenían unos 1,8 metros de altura, con una plataforma de madera en el interior donde los hombres podían pararse y disparar desde las paredes.

Los trabajos en Breed Hill no pasaron desapercibidos para los británicos. El general Clinton, en reconocimiento esa noche, los conocía y trató de convencer a Gage y Howe de que necesitaban prepararse para atacar la posición a la luz del día. Los centinelas británicos también estaban al tanto de la actividad, pero la mayoría aparentemente no creían que causara alarma. Luego, a principios de la madrugada, alrededor de las 4 de la mañana, un centinela a bordo del buque Lively (20) vio la nueva fortificación y notificó a su capitán. El Lively (20) abrió fuego, deteniendo temporalmente el trabajo de los rebeldes. A bordo de su buque insignia Somerset (64), el almirante Samuel Graves se despertó, irritado por los disparos que no había ordenado. Lo detuvo, solo para que el general Gage rechazara su decisión cuando se dio cuenta de la situación por la mañana. Ordenó que los 128 cañones en el puerto, así como las baterías en la cima de Copp Hill en Boston, dispararan contra la posición rebelde, lo que tuvo relativamente poco efecto. La salida del sol también alertó a Prescott sobre un problema significativo con la ubicación del reducto: podría flanquearse fácilmente a ambos lados. Rápidamente ordenó a sus hombres que comenzaran a construir un trabajo de mampostería que bajaba la colina hacia el este, decidiendo que no tenía la mano de obra para construir defensas adicionales al oeste del reducto.

Cuando los generales británicos se reunieron para discutir sus opciones, el general Clinton, que había instado a un ataque lo antes posible, prefirió un ataque que comenzara desde el cuello de Charlestown que cortaría la retirada de los colonos. Sin embargo, fue votado por los otros tres generales. Howe, quien era el oficial de mayor graduación presente y lideraría el asalto, opinó que la colina era “abierta y fácil de ascender y, en resumen, sería fácil de transportar“. El general Burgoyne estuvo de acuerdo, argumentando que la “chusma sin instrucción no sería rival para sus “tropas instruidas“. Luego se emitieron órdenes para preparar la expedición.

A los británicos les llevó 6 horas organizar una fuerza de infantería y reunir e inspeccionar a los hombres en el desfile. El general Howe debía liderar el asalto principal, conducir alrededor del flanco izquierdo rebelde y tomarlos desde la retaguardia. El GB Robert Pigot en el flanco izquierdo británico lideraría el asalto directo al reducto, y el mayor John Pitcairn lideró el flanco o la fuerza de reserva. Hizo varios viajes en lanchas para transportar las fuerzas iniciales de Howe (que constaban de unos 1.500 hombres) a la esquina oriental de la península, conocida como Moulton Point.

A las 2 de la tarde, la primera oleada había desembarcado. Sin embargo, mientras cruzaba el río, Howe observó la gran cantidad de tropas coloniales en la cima de Bunker Hill. Creyendo que se trataba de refuerzos, envió de inmediato un mensaje a Gage, solicitando tropas adicionales. Luego ordenó que parte de la infantería ligera tomara una posición de avance a lo largo del lado este de la península, alertando a los rebeldes sobre su linea de acción prevista. Las tropas se sentaron a comer mientras esperaban los refuerzos.

Prescott, al ver los preparativos británicos, pidió refuerzos. Entre los refuerzos estaban Joseph Warren, el popular líder joven del comité de seguridad de Massachusetts, y Seth Pomeroy, un antiguo líder de la milicia de Massachusetts. Ambos hombres optaron por servir como infantería. Prescott mandó a los hombres de Connecticut al mando del capitán Knowlton que defendieran el flanco izquierdo, donde utilizaron un muro de tierra en bruto como una protección, y lo remataron con rieles y heno. También construyeron tres pequeñas trincheras en forma de angulo “V” entre este muro de tierra y la posición fortificda de Prescott. Las tropas que llegaron para reforzar esta posición en el flanco incluyeron alrededor de 200 hombres de los RI1 y RI3 de New Hampshire, bajo los coroneles John Stark y James Reed. Los hombres de Stark, que no llegaron hasta después de que Howe desembarcó con sus fuerzas, tomaron posiciones a lo largo de los trabajos defensivos en el extremo norte de la posición colonial. Cuando la marea bajaba se abría una brecha a lo largo del río Mystic hacia el norte, rápidamente extendieron la cerca con un pequeño muro de piedra hasta el borde del agua. El coronel Stark colocó una estaca a unos 30 metros frente a la cerca y ordenó que nadie disparara hasta que los regulares la pasaran. Justo antes de la acción, llegaron más refuerzos, incluidas porciones de los RIs de los coronel Brewer, Nixon, Woodbridge, Mosses Little y el mayor Moore de Massachusetts , así como la compañía de artillería de Callender.

Detrás de las líneas rebeldes, reinaba la confusión. Muchas unidades enviadas a la acción se detuvieron antes de cruzar el istmo de Charlestown desde Cambridge, que estaba bajo fuego constante por las baterías de cañones hacia el sur. Otros llegaron a Bunker Hill, más tarde sin saber a dónde ir desde allí, dieron vueltas. Un testigo dijo “me parece que nunca hubo más confusión y menos orden“. Mientras que el general Putnam estaba en la escena intentando dirigir asuntos, los comandantes de unidades a menudo malinterpretaban o desobedecían las órdenes.

Batalla de Bunker Hill (17 de junio de 1775). Vista de la península de Charlestown y despliegue de fuerzas.

Batalla de Bunker Hill (17 de junio de 1.775)

Primer asalto británico contra Breed Hill

Para la operación, los británicos contaba con la flota del almirante Samuel Graves con los buques de línea Boyne (70), Somerset (64), Preston (50) Tartar (28), Glasgow (20) Lively (20), Falcon (14), Spitfire (6) de apoyo, Symmetry (18) y 2 góndolas (2).

Howe y Graves abordaron el Somerset (64), pero el agua era demasiado poco profunda y Graves tuvo que transferir hombres de los tres buques de guerra más grandes a las balandras y las 2 góndolas del Tcol James. El Falcon (14) se dirigió a Breed Hill. La batería de Copp Hill mantuvo un fuego constante, alcanzó el reducto varias veces, pero causó poco daño, debido al alcance y al grosor de las obras.

En Breed Hill, la sed, el hambre (pocos hombres habían llevado raciones) y la falta de sueño estaban creando problemas. Cuando la primera salva del Lively (20) mató a un hombre, los demás dejaron de trabajar para enterrarlo y algunos aprovecharon la oportunidad para desaparecer. Otros compararon la actividad en Boston con la pendiente vacía de Bunker Hill detrás, y se preguntaron si habían sido traicionados.

Putnam cabalgó desde Cambridge cuando comenzaron los disparos y regresó para informar a Ward. Consciente de que Gage podía atacar en cualquier lugar, Ward no podía comprometer sus fuerzas, pero se dio cuenta de que Prescott estaba aislado y ordenó a Cías destacadas de tres RIs de Massachusetts que ocuparan Charlestown.

A la una de la tarde, los hombres de Prescott, y una gran audiencia subida en los tejados de Boston y en las colinas que rodeaban el puerto, vieron vieron una columna doble de botes aparecer lentamente y remar hacia la península de Charlestown. Mientras el Lively (20), Falcon (20) y Spitfire (6) recorrían Moulton Point, el Symmetry (8) y las 2 góndolas (2) barrían el istmo, el Glasgow (20) disparaba contra Charlestown y los cañones de 24 lbs en Copp Hill atacaban el reducto, las naves no tenían ni el alcance ni la elevación para golpearlo, unas pocas salvas de las dos cañones pequeños en el reducto fueron la única respuesta de los rebeldes.

Batalla de Bunker Hill (17 de junio de 1775). Primer asalto, se puede apreciar la cerca, las defensas en ángulo y el reducto

Ward, presionado por el Comité de Seguridad, que envió dos RIs de New Hampshire y 9 RIs de Massachusetts, con dos Cías más de artillería, para ayudar a Prescott, mientras que más regimientos formaron una línea defensiva al este de Cambridge. El coronel John Stark, al frente del contingente de New Hampshire, encontró a sus hombres escasos municiones y tuvo que repartir bolas y pólvora a granel, luego esperar mientras se llenaban los cartuchos antes de comenzar la marcha de una hora hacia el istmo. Prescott, consciente de una brecha de 200 metros entre los trabajos defensivos y el río Mystick, envió a Knowlton, con dos cañones, para retrasar el desembarco, pero los artilleros se retiraron a Bunker Hill (regresaron cuando Putnam amenazó con matar al oficial, pero luego desertó de nuevo, abandonando sus cañones). Knowlton, consciente de que su fuerza entonces era demasiado pequeña para actuar de manera ofensiva, ocupó una cerca ferroviaria, reforzándola con materiales de otra cerca y cortando heno de los campos cercanos. Posteriormente, Prescott envió dos grupos más (de los cuales no se volvió a oír), y luego perdió a más hombres, que aprovecharon una orden para salvar las herramientas de atrincheramiento (supuestamente dadas por Putnam) para desertar.

A las tres de la tarde, los 5 RIs de Massachusetts habían llegado a la península, pero se habían detenido. Stark los encontró bloqueando el camino y, desafiando el bombardeo del istmo (con toda probabilidad solo unos pocos disparos cada pocos minutos a larga distancia), condujo a él y a los regimientos de Reed a través sin pérdida.

Una hora antes sobre las 2 de la tarde desembarcó la primera oleada con 1.250 efectivos compuesta por:

  • Infantería ligera bajo el Tcol Clark del RI23 con unos 350 efectivos de las Cías ligeras de los RI 23, RI4, RI10, RI43; RI52, RI65, RI59, RI47, RI38 y RI5.
  • Granaderos bajo el Tcol James Abercrombie con 350 efectivos de las Cías de granaderos del los RI4, RI10, RI23, RI43, RI52, RI59, RI47, RI38, RI18/65, RI5.
  • Artillería estaba mandada por el Tcol Samuel Cleveland con unos 350 efectivos con 4×6, 4×12, y 4 obuses, 2 Cías de granaderos del RI35 y RI3.
  • Reserva unos 500 del RI5 y RI52.

Las fuerzas ligeras fueron los primeros en llegar y ocuparon Moulton Hill para facilitar el resto de las fuerzas, que desembarcaron sin problemas, y asentaron las baterías en la colina.

Sobre las 3 de la tarde, Howe desembarcó con la segunda oleada, que estaba bajo el mando del GB Robert Pigott, con su brigada de unos 750 efectivos de los Cías ligeras de los RI23 y RI43, y los RI35, RI63 y BI2 de marines.

Batalla de Bunker Hill (17 de junio de 1775). Primer asalto los rebeldes detrás de la cerca de piedra. Los británicos se acercan

Howe había organizado su fuerza en dos divisiones, con los 4×12 y 4 obuses en la colina y los 4×6 más ligeros avanzando con la infantería. A pesar de la creciente sospecha de que estaba superado en número, Howe sabía que debía despejar la península al anochecer y el tiempo era escaso, sin dejar otra alternativa que montar un asalto frontal. Dirigiría la división derecha contra la cerca de la orilla del mar, mientras que Pigott, a la izquierda, atacaría a Charlestown y al reducto para fijar sus guarniciones.

Mientras desplegaba la división de Pigott comenzó a recibir fuego de tiradores de las 3 Cías rebeldes asentadas en Charlestown, produciendo algunas bajas, y Howe le pidió ayuda al almirante Graves para limpiar a los francotiradores. Graves, que había planeado tal posibilidad, a las 4 de la tarde ordenó disparos incendiarios contra la aldea, y luego envió un grupo de desembarco para incendiar el pueblo. El humo que se elevaba desde Charlestown fue alejado por los vientos del campo de batalla.

Batalla de Bunker Hill (17 de junio 1775). Los rebeldes disparando. Autor Leslie Arthur Wilcox

Howe entonces ordenó el avance, los granaderos de Abercrombie (350) realizaron un ataque de distracción contra la cerca del camino mientras la infantería ligera avanzaría en una columna de a 4 para envolver Breed Hill por retaguardia. Los 4×6 cañones protegidos por los granaderos dela RI35, se adelantaron para destruir la cerca ferroviaria y proporcionar una abertura para el batallón de granaderos (liderado por Howe en persona), El asalto de los granaderos a la cerca fue rechazado, y las tropas ligeras de Clark, incapaces de desplegarse, lucharon por abrirse camino, pero también fueron rechazado y el BIL se retiró, dejando 96 bajas en la playa.

Mientras la brigada de Pigott, al mando RI35, RI63 y BI2 de marines realizaron un asalto fingido al reducto desde tres lados. Sin embargo, continuaron siendo acosados ​por francotiradores en Charlestown, que causaron bajas RI35 y Pigot, cuando vio lo que sucedió con el avance de Howe, ordenó una retirada.

Batalla de Bunker Hill (17 de junio de 1775). Carga de los granaderos. Autor Aiden Lassell Ripley

Segundo ataque británico contra Breed Hill

Los regulares se reagruparon a retaguardia y marcharon nuevamente. Esta vez, Pigot no iba a fintar; debía asaltar directamente el reducto, posiblemente sin el apoyo de la fuerza de Howe. Howe, en lugar de marchar contra la posición de Stark a lo largo de la playa, marchó contra la posición de Knowlton a lo largo de la valla. Después de un breve descanso, avanzaron nuevamente, pero el ataque fue un desastre, recibiendo una corriente continua de fuego durante casi 30 minutos.

Muchos oficiales fueron abatidos y algunas Cías ligeras se redujeron a cifras únicas. El apoyo de artillería nunca se materializó ya que los 4×6 cañones tenían municiones de 12 lbs, por alguna razón desconocida. Los británicos intentaron devolver el fuego, pero hicieron poco daño y se retiraron nuevamente, seguidos por Howe, cuyo personal de 12 hombres estaban muertos o heridos.

Una vez más, Howe tuvo que reevaluar la posición general. Más rebeldes se estaban concentrando en Bunker Hill, algunos avanzaban, otros estaban construyendo obras defensivas, y no solo no sería capaz de desalojarlos, sino que estaban acumulando fuerzas suficientes para contraatacar y expulsarlos. Le ordenó a Clinton que acudiera con la tercera oleada.

Batalla de Bunker Hill (17 de junio de 1775). Vista del asalto. Autor Alonzo Chappel

En el ala la izquierda, la fuerza de Pigott realizó un ataque simulado contra el reducto, abriendo fuego a una gran distancia, haciendo poco daño pero alentando a los hombres de Prescott a gastar sus municiones. Mientras el RI47 y el BI1 de marines movían alrededor del flanco sur, Pigott avanzó contra el reducto y los defensas fortificas con el resto de su división.

Prescott ordenó a sus hombres que contuvieran el fuego hasta que los británicos estuvieran a menos de 30 metros; esta acción supuestamente dio lugar a la orden, “No disparen hasta que vean el blanco de sus ojos”.

El resultado del segundo ataque fue muy similar al primero. Un observador británico escribió: “La mayoría de nuestros granaderos e infantería ligera, en el momento de presentarse, perdieron tres cuartos y muchos nueve décimas de sus hombres. A algunos les quedaban solo ocho o nueve hombres …” A Pigott no le fue mejor en su ataque al reducto, y nuevamente ordenó una retirada. La partida de flanqueo también se retiró, después de encontrarse con algunos destacamentos de Massachusetts expulsados de Charlestown por los incendios, y que habían fortificado un granero de piedra y una granja circundante. Mientras tanto, en la retaguardia de las fuerzas coloniales, la confusión continuó reinando. El general Putnam intentó, con un éxito limitado, enviar tropas adicionales desde Bunker Hill a Breed Hill para apoyar a los hombres en el reducto y a lo largo de las líneas defensivas.

Batalla de Bunker Hill (17 de junio de 1775). Defensa del reducto de Breed Hill. Autor Donato Spedaliere
Batalla de Bunker Hill (17 de junio de 1775). Los rebeldes defendiendo el reducto.

El tercer y último ataque británico contra Bunker Hill

La retaguardia británica también estaba en desorden. Los soldados heridos que podían moverse se dirigieron a las zonas de desembarco y fueron transportados de regreso a Boston, y los heridos que yacían en el campo de batalla fueron la fuente de gemidos y gritos de dolor.

Batalla de Bunker Hill (17 de junio de 1775). Embarque de los heridos británicos. Autor José Perez

Los espectadores en Boston (incluidos Clinton y Burgoyne) vieron retroceder a las dos divisiones británicas y a la multitud de heridos que se retiraban a Moulton Point.

Clinton, respondiendo a la solicitud de Howe, reunió la reserva de 400 efectivos del RI63 y el BI2 de marines y, pidiéndole a Burgoyne que lo perdonara ante Gage por dejar su puesto.

Mientras tanto, Howe no había estado inactivo, enviando compañías de los RI47 y RI1 y marines para limpiar de los tiradores las afueras de Charlestown y capturar el granero de piedra.

Cuando los regulares formaron una vez más, los defensores de la cerca descubrieron que les quedaban pocas rondas y comenzaron a rebuscar en los bolsillos y las cajas de cartuchos de los muertos. En el reducto, Prescott abrió los cartuchos de los dos cañones abandonados y repartió la pólvora gruesa. No se habían llevado alimentos, agua ni municiones desde que habían llegado la noche anterior. En Cambridge, Ward estaba tratando desesperadamente de llevar suministros, pero no pudo encontrar a nadie dispuesto a llevar los carros por el istmo, y mucho menos a Breed Hill, los suministros que consiguieron ir hacia adelante fueron consumidos por las tropas en Bunker Hill.

Batalla de Bunker Hill (17 de junio de 1775). Último asalto de los granaderos. Autor Howard Pyle

Para entonces, Ward había comprometido cada hombre y cada arma. Si Gage atacaba a través del istmo de Boston, no le quedaba nada para apoyar a Thomas, cuyos hombres erigían febrilmente barricadas en Roxbury. De hecho, era improbable que Gage hiciera algo así, ya que aparte de los dragones ligeros, que todavía se estaban recuperando de su viaje por mar, sus únicas reservas eran la brigada de Percy (que había reemplazado sus pérdidas del 19 de abril con reclutas el día anterior), bombardearon a Roxbury desde las defensas en el istmo de Boston durante toda la tarde.

Los hombres que Ward había enviado aún no habían llegado y, como resultado, varios coroneles se enfrentarían a tribunales marciales acusados de conductas que iban desde la simple dilatación hasta la cobardía directa (en su defensa, Ward no tenía personal capacitado y no había mapas de la zona: aquellos que nunca antes habían estado en Charlestown pueden haberse perdido literalmente). En Bunker Hill, los disparos perdidos habían cobrado víctimas ocasionales durante toda la tarde, desmoralizando aún más a las tropas que ya estaban allí. Putnam, incapaz de controlar a los hombres que lo rodeaban con órdenes, recurrió a las maldiciones y al plano de su espada, pero sin ningún efecto; solo unos pocos de los mejores oficiales subalternos lograron llevar a pequeños grupos hacia adelante, principalmente a las defensas más cercanas a Bunker Hill. John Chester, un capitán de Connecticut, al ver una compañía entera en retirada, ordenó a su compañía apuntar con mosquetes a esa compañía para detener su retirada; dieron media vuelta y regresaron al campo de batalla.

Howe tenía un nuevo plan: la infantería ligera superviviente (unos 150 hombres) atacaría a los defensores de la valla, mientras que los 4×6 avanzarían protegidos por la infantería ligera, y enfilar las defensas. Al mismo tiempo, el RI5 atacaría los ángulos defensivos y los granaderos y el RI52 a la mitad norte de los trabajos defensivos, mientras que la derecha de Pigott (RI38 y RI43) atacó la mitad sur y el frente del reducto. El RI47 y BI1 de marines avanzarían entre Charlestown y el reducto para atacar sus caras sur y oeste. Una vez en posesión de Breed Hill, Howe podría hacer frente a cualquier contraataque o avanzar a Bunker Hill, según la evolución de los acontecimientos.

Batalla de Bunker Hill (17 de junio de 1775). Marines y RIs asaltando el reducto. Autor Don Troiani

Los 4×6 cañones tenían la munición correcta y abrieron fuego que barrió ellas posiciones defensivas, los defensores huyeron o se retiraron al reducto. Lo mismo sucedió en las defensas en ángulo, y muchos oficiales rebeldes fueron abatidos cuando trataban de inspirar a sus hombres. En la cerca, Stark sabía que tenía que cubrir la retirada de Prescott, pero también que podía ser cortado fácilmente. Consideró un contraataque contra las debilitadas Cías ligeras, pero tendría que cruzar el mismo terreno abierto y sus hombres no eran rivales contra los regulares en maniobras al aire libre.

Mientras tanto, los hombres de Prescott mantuvieron el fuego hasta que los regulares estuvieron a 20 metros de distancia, y luego descargaron una volea devastadora. Pero los regulares irrumpieron en las zanjas, y durante un breve período ninguno de ambos bandos se atrevió a asomarse sobre el parapeto. Al mismo tiempo, los trabajos defensivos cayeron, sus captores inmediatamente se vieron sometidos a un breve pero punzante fuego cruzado desde los ángulos y la cara norte del reducto. Luego, 3 capitanes del RI52 escalaron el parapeto pero fueron abatidos a tiros, pero sus hombres irrumpieron detrás de ellos, cargado a la bayoneta contra los defensores.

Al sur, los marines se habían desordenado, cruzando setos y cercas, y habían perdido a varios oficiales, incluido el mayor Pitcairn (herido por tercera vez). El ayudante, el teniente Waller, reagrupó dos compañías y contuvo el fuego de sus hombres, mientras el RI47 se formaba a su izquierda. Juntos, los dos batallones se apiñaron sobre la zanja y entraron en el reducto, probablemente fueron las primeras tropas en entrar.

Prescott ordenó a sus hombres que se retiraran a través del desfiladero en la parte posterior (algunos de ellos tuvieron que encontrarlo con las manos, el humo era muy espeso), ya que los regulares los abrumaron y lanzaron voleas contra sus espaldas, matando al doctor Warren. Al ver a Prescott caer, Stark también se retiró, tomando el cañón restante de Trevett, después de una lucha con hombres del RI5.

Batalla de Bunker Hill (17 de junio de 1775). Muerte del doctor Joseph Warren. Autor John Trumbull, museo de Boston

Aunque las reservas en Bunker Hill superaban a Howe por su cuenta, el pánico se hizo cargo cuando la batalla que se había evitado toda la tarde se acercaba inexorablemente. Clinton llegó al reducto y se hizo cargo del cansado Howe. Deteniéndose para dejar 100 hombres de su unidad en el reducto, proporcionando así un punto de apoyo si algo salía mal, se preparó para atacar Bunker Hill.

Delante de él, en medio de las masas que huían, había pequeños grupos heroicamente tratando de cubrir la retirada. Uno de esos grupos consistía en los RIs de Gardner y Little, con 3 Cías de Connecticut; se formaron detrás de un muro de piedra bajo e intercambiaron voleas durante varios minutos con las 3 Cías ligeras de Pigott, antes de retirarse, cerca de en cerca, hacia el istmo, causando grandes pérdidas a los regulares (la Cía ligera del RI35 quedó reducida a 5 hombres).

Durante todo este tiempo, todavía seguían llegando nuevos RIs rebeldes, pero incluso aquellos ansiosos por avanzar difícilmente podían pasar a través de las masas que huían en la dirección opuesta, mientras los buques Glasgow (20) y Symmetry (18) seguían disparando al istmo.

Putnam finalmente aceptó la derrota y se alejó, llevando las valiosas herramientas de atrincheramiento (probablemente las únicas salvadas ese día). Cuando los regulares llegaron al istmo, Howe ordenó a Clinton que se detuviera, ya que su fuerza estaba demasiado agotada, especialmente los oficiales, para continuar, y los refuerzos (el BI2 de marines y el RI63) aún no se habían puesto al día. Se establecieron puestos fortificados para cubrir la carretera y el extremo norte de la represa Mill, y asegurar la península, eran las 5 de la tarde.

Sin inmutarse por el caos que lo rodeaba, Ward hizo que las unidades restantes de Connecticut cubrieran la retirada y más tarde, Putnam hizo que construyeran otro fuerte en Winter Hill, al oeste del istmo.

Mantuvieron un fuego esporádico desde algunas casas durante toda la noche, hasta que Howe llevó un cañón de 12 lbs y el Glasgow (20) bombardearon a los grupos de rebeldes bombardeados cerca del istmo.
El avance de Clinton también había atrapado a varios grupos rebeldes escondidos en bosquecillos y casas vacías en toda la península, y la limpieza continuó durante varios días.

Mientras tanto, de regreso al este, Somerset había desembarcado agua para las tropas, mientras los barcos transportaban a los heridos de regreso a Boston, entre ellos Pitcairn y Abercrombie, ambos heridos de muerte, y el capitán Harris de la Cía de granaderos del RI5, que observaba, con la ayuda de espejos, mientras el cirujano operaba su cerebro expuesto. Muchos hombres tenían heridas graves en las piernas que provocarían la amputación o la muerte por gangrena, luego del uso de chatarra y clavos por parte de los rebeldes, en vez de municiones de bolas.

Secuelas

Los británicos habían tomado el terreno pero con una gran pérdida; habían sufrido 1.054 bajas (226 muertos y 828 heridos), con un número desproporcionado de estos oficiales (1 Tcol muerto, 2 mayores muertos y 3 heridos, 7 capitanes muertos y 27 heridos, 9 tenientes muertos y 32 heridos, 15 sargentos muertos y 42 heridos).

Las pérdidas rebeldes fueron de unos 450, de los cuales 140 fueron muertos. La mayoría de las pérdidas rebeldes se produjeron durante la retirada. El mayor Andrew McClary fue el oficial de mayor rango en morir en la batalla; fue alcanzado por fuego de cañón en el istmo de Charlestown. Fue la última persona muerta en la batalla.

Massachusetts perdió 115 muertos, 305 heridos y 30 capturados (en su mayoría heridos), mientras que Stark informó de 19 muertos y 74 heridos, mientras Stark reportó 19 muertos y 74 heridos de sus regimientos y los de Reed (las pérdidas de Knowlton no se registraron, pero probablemente fueron escasas). Sin embargo, en una categoría, sus pérdidas superaron en gran medida a las de los regulares, cientos de hombres simplemente se fueron a casa durante y después de la batalla. Los diversos gobiernos provinciales tomaron medidas rápidas para devolver muchos de ellos, pero por el momento, su ausencia se sumó a la ya peligrosa debilidad de Ward.

El 18 de junio, Howe quemó las casas al oeste del cuello para proteger sus grupos de trabajo en Bunker Hill de los disparos. Mientras tanto, Clinton instó a Gage a seguir adelante con el plan para ocupar las alturas de Dorchester, mientras que la oposición aún era débil (de hecho, Ward acababa de sacar a 1.000 hombres de Thomas para fortalecer su propia izquierda). Pero Gage no hizo nada hasta el 24 de junio, cuando se destacaron 3 góndolas (2) y las Cías ligeras de los RI63 y RI64 y el BI2 de marina, para asaltar las alturas, en concierto con un ataque de distracción desde la península de Charlestown y un bombardeo de artillería de Roxbury desde istmo de Boston.

Como siempre, se corrió la voz y Gage suspendió el ataque en el último momento (el bombardeo de Roxbury siguió adelante, pero no causó daños). Ward se enteró de la operación y reforzó a Thomas, pero este aún no había fortalecido las alturas y habría tenido que luchar contra los regulares a la intemperie para oponerse al desembarco.

En cambio, Howe estableció un campamento permanente en la península de Charlestown, ya que tanto Gage como el Congreso Provincial enviaron despachos a Londres dando sus propias versiones de una batalla librada entre dos ejércitos.

Cuando la noticia de la batalla se extendió por las colonias, se informó como una pérdida colonial, ya que el terreno había sido tomado por el enemigo, y se produjeron bajas significativas. George Washington, que en esos momentos se dirigía a Boston como el nuevo comandante en jefe del ejército Continental, recibió noticias de la batalla mientras se encontraba en la ciudad de Nueva York. El informe, que incluía cifras de bajas que eran algo inexactas, le dio a Washington la esperanza de que su ejército pudiera prevalecer en el conflicto.

El comité de seguridad de Massachusetts, tratando de repetir el tipo de victoria propagandística que obtuvo después de las batallas en Lexington y Concord, encargó un informe de la batalla para enviar a Inglaterra. Sin embargo, su informe no llegó a Inglaterra antes de que llegara el informe oficial de Gage el 20 de julio. Su informe, como era de esperar, causó fricciones y discusiones entre los conservadores y los whigs, pero los conteos de víctimas alarmaron al establecimiento militar y obligaron a muchos a repensar sus puntos de vista sobre la capacidad militar de la colonia. La actitud del rey Jorge hacia las colonias se endureció, y las noticias pudieron haber contribuido a su rechazo de la Petición de la Rama de Olivo del Congreso Continental, el último intento político sustantivo de reconciliación.

James Adolphus Oughton, parte de la mayoría de los tory, escribió a lord Dartmouth sobre las colonias, “cuanto antes se les haga probar el sabor de la aflicción, antes se producirá el control, y se pondrá fin al derramamiento de sangre“.

El informe de Gage tuvo un efecto más directo en su propia carrera. Su despido se decidió solo tres días después de que se recibió su informe, aunque el general Howe no lo reemplazó hasta octubre de 1.775. Gage escribió otro informe al gabinete británico, en el que repetía advertencias anteriores de que “un gran ejército debe por fin ser empleado para reducir a esas personas“, eso requeriría la contratación de tropas extranjeras.

Continuación del asedio de Boston

Whashington toma el mando

El general George Washington llegó a Cambridge el 3 de julio. Estableció su cuartel general en el instituto Harvard y tomó el mando del recién formado ejército Continental al día siguiente. En este tiempo, refuerzos y armas llegaban desde lugares tan lejanos como Maryland y Virginia. Washington comenzó a entrenar a las milicias para convertirlas en un ejército más profesional.

Washington también ordenó que las defensas fueran mejoradas. Se cavaron trincheras en el istmo de Boston y desde donde fueron ganando terreno hacia la ciudad. El 30 de julio, en represalia por el ataque rebelde, los británicos expulsaron la avanzadilla americana y quemaron varias casas en Roxbury. Cuatro días más tarde, un fusilero americano fue apresado y muerto, y los británicos colgaron su cuerpo del cuello. En represalia, los fusileros rebeldes estuvieron todo el día disparando, y mataron o hirieron muchos británicos. El 30 de agosto los británicos hicieron un ataque sorpresa en el istmo de Boston, quemando una taberna. La misma noche 300 americanos llegaron a la isla del faro quemándolo, y matando o capturando soldados.

A principios de septiembre, Washington comenzó a planear dos nuevos movimientos: el primero, enviar a 1.000 hombres a invadir Quebec, y segundo, lanzar un ataque a Boston. Washington pensó que era el momento de enviar hombres a Quebec, porque por informes de sus espías en Boston, los británicos no iban a atacar hasta que recibiesen refuerzos. El 11 de septiembre, 1.100 hombres bajo las órdenes de Benedict Arnold partieron para Quebec.

También en septiembre, Washington autorizó la apropiación de los navíos locales de pesca, para evitar que los británicos que recibieran provisiones. Esta actividad fue precursora de la creación de una armada Continental, que fue establecida en la actual ciudad de Portland (Maine).

A principios de noviembre, 400 soldados británicos fueron a la plaza Lechmere, en Cambridge, en busca de víveres; los consiguieron pero perdieron dos hombres en una escaramuza que se originó allí. El 29 de noviembre el capitán rebelde John Manley, comandando la goleta Lee, capturó uno de los más valiosos premios del asedio: el velero británico Nancy.

El invierno se aproximaba. Ambos bandos tenían problemas: los rebeldes estaban escasos de pólvora, tanto que en algunos ataques tuvieron que luchar con lanzas, y también de dinero para pagar a los soldados. Los británicos al mando de Howe, que había sustituido a Gage en octubre, tenían escasez de madera, y además, aprovisionar a la ciudad era cada vez más difícil debido a las tormentas invernales y a los molestos botes americanos. Para más inri, epidemias de escorbuto y viruela estaban surgiendo en la ciudad. Entre los rebeldes, también había enfermos de viruela que eran llevados a hospitales.

En febrero, cuando el agua del puerto estaba helada, Washington pensó que, debido a su escasez de pólvora, ponían realizar un ataque directo avanzando sobre el hielo; pero sus oficiales no lo permitieron. Así que el nuevo plan era fortificar las alturas de Dorchester usando los cañones provenientes del fuerte de Ticonderoga.

A mediados de enero, bajo órdenes de Londres, el general británico Henry Clinton y una pequeña flota con 1.500 hombres, partieron para las Carolinas, con la idea de reunirse con nuevas tropas llegadas de Europa, y tomar un puerto en las colonias sureñas.

Asedio de Boston (19 de abril de 1775 – 17 de marzo de 1776). Despliegue de fuerzas a principios de 1776

Final del asedio

Entre noviembre de 1.775 y enero de 1.776, el coronel Henry Knox y un equipo de ingenieros, usaron trineos para transportar 60 toneladas de artillería pesada que había sido capturada en el fuerte Ticonderoga. Viajaron a través del helado río Hudson, y los ríos de Connecticut, en una operación muy compleja, llegando a Cambridge el 24 de enero.

Algunos de los cañones de el fuerte Ticonderoga, que eran de gran tamaño y alcance que los que poseían anteriormente, fueron emplazados rodeando la ciudad, y la noche del 2 de marzo comenzaron los bombardeos a la ciudad. Los fusileros coloniales, bajo el mando del coronel Knox, continuaron la batalla hasta el día 4 de marzo. El 5 de marzo, Washington movió los cañones hacia las alturas de Dorchester, desde donde podían disparar sobre Boston. Como era invierno, el suelo estaba helado, haciendo las trincheras impracticables, por lo que los hombres de Washington, para atrincherarse, usaron troncos, ramas y todo lo que encontraron disponible. Se dice que el general Howe exclamó: “Dios mío, estos chicos han trabajado más en una noche que lo que mis hombres podrían conseguir en tres meses“. La flota británica no tenía angulo de visión para atacar a los rebeldes en las alturas de Dorchester, lo que hacia que Boston estuviera en grave peligro.

La inmediata respuesta de los británicos fue una cortina de fuego contra las alturas Dorchester, que no dio resultado porque los proyectiles británicos se quedaron costos. Después de este ataque fallido, Howe se percató de que tenían que desalojar a los coloniales de la colina Dorchester, si querían seguir siendo dueños de Boston, sin embargo, una tormenta de nieve impidió ese ataque, y los británicos tuvieron finalmente que aceptar rendirse.

El 8 de marzo, algunos importantes bostonianos enviaron una carta a Washington, manifestando que los británicos no destruirían la ciudad si se les era permitido evacuarse sin ser molestados. La carta surtió efecto: cuando la evacuación comenzó, no hubo fuego rebelde que lo dificultase. El día 9 de marzo, después de ver movimiento en la colina Dorchester, los británicos abrieron un fuego masivo que duró toda la noche y provocó cuatro bajas con una bala de cañón. Al día siguiente, los coloniales recogieron las 700 balas de cañón que habían lanzado los británicos.


Evacuación de Boston

El 10 de marzo el general Howe emitió una orden obligando a los bostonianos a dejar toda la ropa blanca y de lana que pudiera ser usada por los coloniales para continuar la guerra. los lealistas (partidarios de los británicos), Crean Brush, fue autorizado para recibir estos bienes, a cambio de recibir certificados de que eran efectivamente no valiosos. Durante la semana siguiente, la flota británica estuvo atracada en el puerto esperando vientos favorables, y cuando se dieron estas condiciones, el 17 de marzo, lealistas y soldados británicos subieron a los barcos que partieron del puerto a las 9 de la mañana. Esta flota consistía en 120 barcos que transportaban más de 11.000 personas.

Una vez que la flota británica se había marchado, los americanos fueron a recuperar Boston y Charlestown. Al principio pensaron que los británicos se encontraban todavía en Bunker Hill, pero resultó que lo que encontraron fueron unos maniquíes. Debido al riesgo de viruela, inicialmente solo unos pocos hombres liderados por Artemas Ward entraron en la ciudad, y alrededor del 20 de marzo, cuando el riesgo de contagio era menor, entraron el resto.

El general británico Howe, no fiándose del tratado de no agresión de los rebeldes, dejó unos cuantos navíos en la retaguardia de la flota, con la misión de protegerlos en caso de ataque, pero no fueron atacados y llegaron éxitosamente a Halifax.

Asedio de Boston 1776. Evacuación británica de Boston el 17 de marzo. Autor Michael Angelo Wageman

La partida de la flota británica fue la mayor actividad militar en las colonias de Nueva Inglaterra. Washington, temiendo que los británicos fueran a atacar la ciudad de Nueva York, partió el 4 de abril con su armada hacia Manhattan, comenzando la campaña de Nueva York y Nueva Jersey.

Muchos lealistas de Massachusetts partieron con los británicos cuando dejaron Boston. Algunos emigraron a Inglaterra para empezar una nueva vida allí, y otros regresaron a América. Muchos se asentaron en Nueva Escocia, en lugares como Saint John y jugaron un papel importante en el desarrollo Nueva Escocia y Nuevo Brunswick.

Después del asedio Boston dejó de ser un objetivo militar, pero continuó siendo un punto importante para las actividades revolucionarias, sobre todo su valioso puerto. Los líderes bostonianos tuvieron un importante rol en el desarrollo de los Estados Unidos. Boston y las comunidades vecinas celebran el 17 de marzo como el “día de la evacuación“.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-05-27. Última modificacion 2020-05-27.
Valora esta entrada