Siglo XVIII Guerra de la Independencia de los EE UU (1) 1775-77 Operaciones en Nueva York 1.776

Declaración de independencia de los EEUU 4 de julio de 1.776

El 2 de julio de 1.776, el Congreso finalmente resolvió que: “estas Colonias Unidas son, y por derecho deben ser, estados libres y soberanos”. El 4 de julio de 1.776 se reunieron 56 congresistas americanos para aprobar la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, que Thomas Jefferson redactó con la ayuda de otros ciudadanos de Virginia. Se imprimió papel moneda y se iniciaron relaciones diplomáticas con potencias extranjeras. En el Congreso se encontraban cuatro de las principales figuras de la independencia: George Washington, Thomas Jefferson, Benjamin Franklin y John Adams. De los 56 congresistas, 14 morirían durante la guerra. Benjamin Franklin se convirtió en el primer embajador y jefe de los servicios secretos.

Declaración de la independencia de los EEUU 4 de julio de 1776. Momento de la presentación del texto. De izquierda a derecha en primer plano se observa a John Adams, Roger Sherman, Robert Livingston, Thomas Jefferson y Benjamin Franklin. Frente a ellos el presidente del congreso el día de la declaración, John Hancock. Autor John Trumbull

La unidad se extendió entonces por las Trece Colonias para luchar contra los británicos. La declaración presentó una defensa pública de la guerra de Independencia, incluida una larga lista de quejas contra el soberano inglés Jorge III. Pero sobre todo, explicó la filosofía que sustentaba la independencia, proclamando que todos los hombres nacen iguales y poseen ciertos derechos inalienables, entre ellos la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que los gobiernos pueden gobernar solo con el consentimiento de los gobernados; que cualquier gobierno puede ser disuelto cuando deja de proteger los derechos del pueblo. Esta teoría política tuvo su origen en el filósofo inglés John Locke, y ocupa un lugar prominente en la tradición política anglosajona.

Estos hechos convencieron al gobierno británico de que no se enfrentaba simplemente a una revuelta local de Nueva Inglaterra. Pronto se asumió que el Reino Unido estaba envuelto en una guerra, y no en una simple rebelión, por lo que se adoptaron decisiones de política militar dieciochesca convencional, consistente en maniobras y batallas entre ejércitos organizados.

Presentación de la bandera de los EEUU a George Washington. Betsy Ross con nombre de soltera Elizabeth Phoebe Griscom, fue una mujer a quien se atribuye popularmente el diseño de la bandera de Estados Unidos, en la que tanto las trece bandas blancas y rojas como las trece estrellas blancas representan las Trece Colonias

Preparativos para la defensa de Nueva York

El teatro de la guerra era una larga franja costera que se extendía mas de 2.000 km entre el río San Lorenzo y Florida, con una anchura media de 235 km. El país carecía de carreteras y estaba en su mayor parte sin civilizar, estrátegicamente favorecía la defensiva y era difícil de someter. Estaba dividido en tres sectores:

  • Sector norte que comprendía New Hampshire, Masachusset, Rhode Island, Connecticut y Nueva York.
  • Sector central con Nueva Jersey, Pensilvania y Rode Island, Delaware, Maryland y Virginia.
  • Sector sur las dos Carolinas y Georgia.

El reducir simultáneamente los tres sectores era imposible para Gran Bretaña, y en consecuencia exigía la vencerlos uno por uno por separado. Como el sector norte era el mas fácil de invadir por poder utilizarse Canadá como base de operaciones, si la la rebelión quedaba aplastada en Nueva Inglaterra y Nueva York, y el ejército inglés era dotado de fuerzas suficientes, las posibilidades de finalizar el conflicto eran altas, aunque los sectores centro y sur continuaran resistiendo, que podían ser sometidos posteriormente paulatinamente.

Después de derrotar a los británicos en el asedio de Boston el 17 de marzo de 1.776, el comandante en jefe George Washington reubicó al ejército Continental para defender la ciudad portuaria de Nueva York, ubicada en el extremo sur de la isla de Manhattan. Washington entendió que el puerto de la ciudad proporcionaría una base excelente para la Royal Navy, por lo que estableció defensas allí y esperó a que los británicos atacaran.

Washington salió de Boston el 4 de abril, llegó a Nueva York el 13 de abril y estableció su sede en la antigua casa de Archibald Kennedy en Broadway frente a Bowling Green. Washington había enviado a su segundo al mando, Charles Lee, a Nueva York en febrero para establecer las defensas de la ciudad.

Lee permaneció en la ciudad de Nueva York hasta marzo, cuando el Congreso Continental lo envió a Carolina del Sur. La construcción de las defensas de la ciudad quedó en manos del general William Alexander. Las tropas tenían un suministro limitado, por lo que Washington encontró las defensas incompletas, pero Lee había concluido que, en cualquier caso, sería imposible mantener la ciudad con los británicos dominando el mar. Él razonó que las defensas deberían ubicarse con la capacidad de infligir grandes bajas a los británicos si hacían algún movimiento para tomar y mantener el terreno. Se establecieron barricadas y reductos en la ciudad y sus alrededores, y el bastión del fuerte Stirling fue construido al otro lado del East River en las alturas de Brooklyn, frente a la ciudad. Posteriormente construyó dos fuertes más Defiance y Cobble Hill para completar las defensas de Brooklyn. Lee también se aseguró que la zona inmediata estaba libre de lealistas.

Una serie de elevaciones en Long Island, las alturas de Gowanus, más tarde fue adoptado como una línea defensiva avanzada. Inicialmente, solo una zona adicional de resistencia, pero Washington llegó a ver eso como la mejor oportunidad de detener a los británicos. La pendiente era suave por el lado defensor, y empinada y muy boscosa por el otro lado, y las zonas transitables solo eran un pequeño número de lugares. Se colocaron tropas en cada paso detrás de los árboles talados y se esperaba que los británicos no llegaran más lejos.

Washington basaba su estrategia en la esperanza de que los británicos fueran poco imaginativos en su asalto.

Bajo la dirección de Israel Putnam, los americanos también se apoderaron y fortificaron la isla del Gobernador y hundieron barcos entre ella y la batería en la punta de Manhattan para impedir el paso de buques británicos. No realizaron más trabajos defensivos para proteger el estrecho entre las islas Staten Island y Long Island, pero pero al parecer tenían recursos y mano de obra limitados. Habían hecho lo que podían, pero Washington, con toda razón, tenía un presentimiento. “Esperamos un verano muy sangriento …”, le escribió a su hermano el 31 de mayo, “y lamento decir que no estamos preparados, ni en hombres ni en armas”.

En julio, los británicos, bajo el mando del general William Howe, desembarcaron a pocos kilómetros a través del puerto en la isla de Staten, escasamente poblada, donde fueron reforzados por una flota de barcos en la bahía de Nueva York durante el siguiente mes y medio, llevando su fuerza total a 32.000 soldados. Washington conocía la dificultad de mantener la ciudad con la flota británica en control de la entrada al puerto en Narrows, y en consecuencia movió la mayor parte de sus fuerzas a Manhattan, creyendo que sería el primer objetivo.

El ejército americano tenía unos 28.500 hombres se reunieron alrededor de Nueva York para oponerse a los británicos. La indignidad se apoderó de los hombres a medida que la enfermedad se extendió por Nueva York y más de una cuarta parte del ejército de Washington quedó incapacitado, lo que le daba algo menos de 20.000 hombres aptos para el servicio.

Menos de la mitad de esta fuerza eran del ejército continental, y el resto eran tropas estatales o milicias.

Los soldados provenían de 8 de las 13 colonias:

  • Connecticut era el grupo más grande con 6 BIs continentales, 7 BIs nuevos en respuesta a la llamado del Congreso para más tropas, y 12 RIs de milicias.
  • Massachusetts envió 11 RIs continentales y un artillería regimiento bajo el coronel Henry Knox, y 3 RIs de milicias que se unieron a Washington en agosto, en total unos 7.300 hombres.
  • Nueva York suministró alrededor de 4.500 hombres, con 2 RIs continentales y 9 BIs de la milicia. La ciudad de Nueva York también entregó 2 batallones, con nombres tan coloridos de compañías como “Prussian Blues”, “Hearts of Oak”, “Sportsmen”, “Hussars” y “Scotsmen”.
  • Pensilvania envió 3 BIs s continentales y 5 BIs de milicianos, lo que da un total de más de 3.000 hombres.
  • Nueva Jersey tenía 1.500 hombres con 5 BIs recién reclutados.
  • Maryland envió unos de 900 hombres: 1 RI el “Dandy Quinto” y cuatro Cías independientes.
  • Rhode Island estaba representada por 2 BIs continentales, totalizando unos 800 hombres (posteriormente levantó un nuevo RI que llegó en septiembre).
  • Delaware contribuyó con un solo RI de continental, pero, con unos 750 efectivos, era el RI más grande del ejército de Washington.

Los americanos también tenían que lidiar con una división de fuerzas. La campaña de Quebec exigía parte de sus tropas, incluidos 2 RIs continentales de Nueva York, 3 RIs de Nueva Jersey y 4 RIs de Pensilvania.

Washington también estaba casi totalmente desprovisto de caballería; de hecho, había rechazado la oferta de 3 RCs de Connecticut en junio, que ascendía a unos 400, podría haber realizado un trabajo muy valioso para patrullar las defensas americanas periféricas, pero Washington creía que la dificultad para alimentar a los caballos superaría su utilidad (una creencia curiosa dada la época del año y la abundancia de forraje adecuado en Long Island). Pidió a los hombres que sirvieran como soldados de a pie, con sus caballos enviados a Westchester para servir como remontados por oficiales o como animales de trabajo. Los jinetes de Connecticut rechazaron esa oferta. El desarrollo de las operaciones en Long Island, mostraría la carencia ya que el único cuerpo de tropas montadas era la milicia de Long Island, bajo Nathaniel Woodhull, y estaban empleadas exclusivamente para rondar y conducir ganado para evitar que cayera en manos británicas.

Washington no estaba seguro dónde atacarían los británicos. Tanto Greene como Reed pensaban que los británicos atacarían a Long Island, pero Washington pensaba que un ataque británico en Long Island podría ser una distracción para el ataque principal que se dirigiría a Manhattan. Dividió su ejército un dos partes, la mitad estacionada en Manhattan y la otra mitad en Long Island. Greene mandaría al ejército en Long Island. El 20 de agosto, Greene enfermó y se vio obligado a mudarse a una casa en Manhattan donde descansó para recuperarse. John Sullivan se hizo cargo del mando hasta que Greene se recuperase.

El cuerpo de ejército de Manhattan bajo George Washington se componía de 15.769 efectivos encuadrados en 3 divisiones:

División de Putnam bajo el MG (mayor-general) Israel Putnam con 5.615 efectivos, estaba estacionada en Manhattan:

  • BRI de Read bajo el coronel Joseph Read con 1.997 efectivos con los regimientos continentales RI3, RI13, RI23, y RI26.
  • BRI de Scott bajo el GB (general de brigada) John Morin Scott con 1.527 efectivos de 4 RIs de la milicia de Nueva York.
  • BRI de Fellows bajo el GB John Fellows con 2.091 efectivos con 3 RIs la milicia de Massachusetts y el RI14 continental.

División de Heath bajo el MG William Heath con 4.265 efectivos estacionada al norte de Manhattan para defender el norte:

  • BRI de Mifflin bajo el GB Thomas Mifflin con 2.453 efectivos de los RI27 y RI16 continentales, BI5 y BI3 de Pensilvania y 1 RI de Connecticut.
  • BRI de Clinton bajo el GB George Clinton con 5 RIs de la milicia de Nueva York.

División de Spencer bajo el mando del MG Joseph Spencer con 5.889 efectivos situada en el bajo Manhattan:

  • BRI de Parson bajo el GB Samuel Holden Parsons con 2.469 efectivos de los RI10, RI17, RI20, RI21 y RI22 continentales.
  • BRI de Wadsworth bajo el GB James Wadsworth con 3.420 efectivos en 7 BIs de Connecticut.

El cuerpo de ejército de Long Island bajo el MG Nathanael Greene, tenía 14.200 efectivos 3 divisiones:

División de Sullivan bajo el MG John Sullivan que contaba con 5.688 efectivos en:

  • BRI de Stirling bajo el GB William Alexander con 3.700 efectivos de RI1 y RI2 de Delawere, y 5 RIs de la milicia de Pensilvania.
  • BRI de McDougall bajo el GB Alexander McDougall con 1.988 efectivos de los RI1 RI2 de Nueva York y el RI19 continental.

División de Greene bajo el mayor-general Nathanael Greene con 3.912 efectivos en:

  • BRI de Nixon bajo el GB John Nixon con 2.318 efectivos de los RI1 de Pensilvania, RI9, RI11, RI4, RI7 y RI 12 continentales.
  • BRI de Heard bajo el GB Nathaniel Heard con 1.594 efectivos de 5 BIs de la milicia de Nueva Jersey.

Brigada de Connecticut bajo el GB Oliver Wolcott con 4.200 efectivos en los RI2, RI13, RI18, RI16, RI23, RI22, RI10, RI9, RI4, RI19, RI15, y RI1 de la milicia de Connecticut.

Milicia de Long Island bajo el general de brigada Nathaniel Woodhull con 450 efectivos de la milicia

Batalla de Long Island (27 de agosto de 1776). Despliegue de fuerzas antes de la batalla. Fuente Osprey

Llegada de los británicos a Nueva York

El general Howe había zarpado de Halifax, Nueva Escocia, llegando a Sandy Hook el 9 de junio, 25 llegó a la bahía de Nueva York con 9.000 soldados en 45 barcos. El 29 de junio llegó una flota de con 130 barcos y más de 9.000 soldados procedente de Inglaterra bajo el mando del almirante Richard Howe, hermano del general. La flota combinada ancló frente a la isla Staten, cuyos habitantes eran conocidos por ser lealistas. La guarnición y los habitantes de Nueva York se apiñaron en los muelles para ver el espectáculo. Howe envió a varios oficiales para invitar a Washington a parlamentar, pero él se negó ya que no reconocían su título como general del ejército del Congreso.

El 2 de julio, las tropas británicas comenzaron a desembarcar en la isla Staten. Los soldados continentales en la isla les dispararon antes de huir, y la milicia se pasó al lado británico.

El 6 de julio, llegaron noticias a Nueva York de que el Congreso había votado por la independencia cuatro días antes. El martes 9 de julio, a las 6 de la tarde, Washington hizo que varias brigadas marcharan hacia los bienes comunes de la ciudad para escuchar la lectura de la Declaración de Independencia. Después de la lectura, una multitud corrió hacia Bowling Green con cuerdas y barras, donde derribaron la estatua ecuestre de bronce dorado de George III de Gran Bretaña. En su furia, la multitud cortó la cabeza de la estatua, le cortó la nariz y montó lo que quedaba de la cabeza en una punta fuera de una taberna, y el resto de la estatua fue arrastrada a Connecticut y fundida en bolas de mosquete.

El 12 de julio, los barcos británicos Phoenix y Rose navegaron por el puerto hacia la desembocadura del Hudson. Las baterías americanas abrieron fuego desde el fuerte George, Red Hook y Governors Island , y los británicos devolvieron el fuego a la ciudad. Los barcos navegaron a lo largo de la costa de Nueva Jersey y continuaron por el río Hudson, pasando por el fuerte Washington y llegando al anochecer a Tarrytown, en la parte más ancha del Hudson. Los objetivos de los barcos británicos eran cortar los suministros americanos con Nueva Inglaterra y el norte, y alentar el apoyo lealista. Las únicas bajas del día fueron seis americanos que fueron muertos cuando explotó su propio cañón.

Al día siguiente, 13 de julio, Howe intentó abrir negociaciones con los americans. Envió una carta a Washington entregada por el teniente Philip Brown, quien llegó bajo bandera de tregua. La carta fue dirigida “George Washington, Esq”. Brown fue recibido por Joseph Reed, quien se había apresurado a la costa por órdenes de Washington, acompañado por Henry Knox y Samuel Webb. Washington preguntó a sus oficiales si debería recibirle o no, ya que no reconocía su rango como general, y ellos dijeron que no por unanimidad. Reed le dijo a Brown que no había nadie en el ejército con esa dirección. El 16 de julio, Howe intentó nuevamente, esta vez con la dirección “George Washington, Esq., Etc., etc.”, pero nuevamente fue rechazada. Al día siguiente, Howe envió al capitán Nisbet Balfour para preguntar si Washington se reuniría con el ayudante del general Howe cara a cara, y se programó una reunión para el 20 de julio. El ayudante de Howe era el coronel James Patterson. Patterson le dijo a Washington que Howe había venido con poderes para otorgar indultos, pero Washington dijo: “Aquellos que no han cometido ninguna falta no quieren perdón”. Patterson partió poco después.

Mientras tanto, el 1 de agosto, la flota de 30 barcos de Peter Parker, con los generales Clinton y Cornwallis, regresó del asalto abortado en Charleston, con otros 3.000 soldados. A medida que se difundió la noticia de la derrota de la expedición, pareció animar a la guarnición de Nueva York, pero Washington calificó este desarrollo como alarmante.

Más tarde, el 12 de agosto, llegaron 8.000 mercenarios de Hesse-Cassel procedentes de Portsmouth, llevando la fuerza de Howe a 32.000 soldados, 10.000 marineros y 2.000 marines, En este punto, la flota británica contaba con más de 400 barcos, de los cuales 73 eran barcos de guerra, la mayor expedición de su tipo jamás montada por Gran Bretaña y ciertamente la mayor flota jamás vista en América.

Las opciones de Howe para el asalto con dominio completo de las aguas estrechas eran varias. Podría haber desembarcado en la isla de Manhattan, al norte de la ciudad y atrapar a las tropas que lo defendían. Por otro lado, existía la posibilidad de desembarcar más arriba del Hudson, donde la isla de Manhattan está conectada con el condado de Westchester en Kingsbridge, lo que habría aislado a todo Manhattan. Sin embargo, los americanos habían construido un boom sumergido más abajo del Hudson que resultaría difícil de cruzar y desmantelar. En el caso de que Howe eligiera la tercera opción sugerida por Clinton, cruzar en el punto más corto y desembarcar en la bahía de Gravesend en Long Island.

Ciertamente es posible reprocharle a Howe su precaución al seleccionar Long Island. La posibilidad de atrapar al único ejército impostante que tenían los colonos debió haber parecido tentador, pero es importante recordar que las alturas Brooklyn podían ser ocupadas por artillería que habría hecho que la ciudad fuera insegura para los británicos y les impediría usar el puerto para reabastecer la expedición, todo el objetivo de la operación. Del mismo modo, las fuerzas rebeldes derrotadas podrían escaparse a través del East River hacia Long Island a menos que las tropas británicas y leales también mantuvieran su fuerza. Howe también se dio cuenta de que la isla podía proporcionar valiosa comida y forraje para el ejército y madera para los barcos. Además, muchos de los isleños eran de origen holandés y no estaban particularmente bien dispuestos hacia el Congreso rebelde o la rebelión, y probablemente cooperarían con los comisarios militares británicos.

Los británicos organizaron sus fuerzas en 3 divisiones y una reserva:

División de Clinton bajo el TG (teniente-general) Henry Clinton con 4 BRIs:

  • BRI1 bajo el MG Robert Pigot con los RI4, RI15, RI27, y RI45.
  • BRI2 bajo el GB James Agnew con los RI5, RI28, RI34, y RI49.
  • BRI5 bajo el GB Francis Smith con los RI14, RI23, RI43, y RI63.
  • BRI6 bajo el GB James Robertson con los RI23, RI44, RI57, y RI64

División de Percy bajo el TG Hugh, conde Percy con 3 BRIs:

  • BRI3 bajo el MG Daniel Jones con los RI10, RI37, RI38, y RI52.
  • BRI4 bajo el MG James Grant con los RI17, RI40, RI46, y RI55.
  • BRI7 bajo el GB William Erskine con 3 BIs del RI71 highlander

División Hesiana bajo el TG Leopold Philip von Heister con 4 BRIs:

  • BRI de Mirbach bajo el MG Werner von Mirbach con 3 Rgtos (Knyphausen, Rall, y Lossberg).
  • BRI de Stirn bajo el MG J. D. von Stirn con 3 Rgtos (Donop, Mirbach, y Erbprinz o Príncipe Hereditario).
  • BRI de Donop bajo el coronel Carl von Donop con 4 Bons (BG Bloch, BG Minnigerode, BG Linsing y el Jäger Corps).
  • BRI de Lossberg bajo el coronel A. H. von Lossberg con 2 Rgtos (Ditfurth y Trumbach). No participaron en combates y se quedaron para vigilar los campamentos en Staten Island

Cuerpo de reserva bajo el TG Charles, conde de Cornwallis con:

  • BRI granaderos (BI1, BI2, BI3 y BI4).
  • BRI con RI33 y RI42 Royal highlander o Guardia Negra.
  • BRIL bajo el general de brigada Alexander Leslie con 4 BIs (BI1, BI2, BI3 y BI4) lideró la división de Clinton para envolver la izquierda americana.
  • BRD con los RDL16 dragones ligeros de la Reina, y RDL17 ligeros, encabezaron la división de Clinton.
  • Brigada de marines con unos 2.000 marines empleados en el primer desembarco

Invasión de Long Island

A las 05,10 de la mañana del 22 de agosto, una vanguardia de 4.000 tropas británicas abandonó Staten Island bajo el mando de Clinton y Cornwallis para desembarcar en Long Island. A las 08,00, las 4.000 tropas desembarcaron sin oposición en la costa de Gravesend Bay. Los fusileros de Pensilvania del coronel Edward Hand habían sido estacionados en la orilla, pero no se opusieron a los desembarcos y retrocedieron, matando ganado y quemando granjas en el camino. Al mediodía, 15.000 tropas habían desembarcado en la costa junto con 40 piezas de artillería, cuando cientos de lealistas llegaron a saludar a las tropas británicas. Cornwallis avanzó con la vanguardia, avanzó seis millas hacia la isla y estableció un campamento en el pueblo de Flatbush. Le dieron órdenes de no avanzar más.

Washington recibió noticias de los desembarcos el mismo día, pero se le informó que el número era de unos 9.000 efectivos. Esto lo convenció de que era la finta que había previsto y, por lo tanto, solo envió 1.500 tropas más a Brooklyn, elevando el número total de tropas en Long Island a 6,000. El 24 de agosto, Washington reemplazó a Sullivan por Israel Putnam, quien mandaba las tropas en Long Island. Putnam llegó a Long Island al día siguiente junto con 6 batallones. También ese día, las tropas británicas en Long Island recibieron 5.000 refuerzos de Hesse, con un total de 20.000.

Hubo poca lucha en los días inmediatamente posteriores al aterrizaje, aunque algunas pequeñas escaramuzas tuvieron lugar con los tiradores americanos armados con rifles haciendo salir las tropas británicas de vez en cuando.

El plan americano era que Putnam dirigiera las defensas desde las alturas de Brooklyn, mientras que Sullivan y Stirling y sus tropas estarían estacionadas en las alturas de Guan. Las alturas de Guan tenían hasta 150 m de altura y bloqueaban la ruta más directa a las alturas de Brooklyn.

Washington creía que, al estacionar hombres en las alturas, se podían infligir grandes bajas a los británicos antes de que las tropas volvieran a las defensas principales en las alturas de Brooklyn. Había tres pasos principales a través de las alturas; el camino de Gowanus más al oeste, el camino de Flatbush un poco más al este en el centro, donde se esperaba el ataque principal británico, y el camino de Bedford más al este. Stirling fue responsable de defender el camino de Gowanus con 500 hombres, y Sullivan debía defender los caminos de Flatbush y Bedford, donde había 1.000 y 800 hombres respectivamente. 6.000 soldados permanecerían en las alturas de Brooklyn. Hubo un paso menos conocido a través de las alturas más al este llamado el paso de Jamaica, que estaba defendido por solo 5 oficiales de la milicia a caballo.

En el lado británico, el general Clinton se enteró de que el paso de Jamaica estaba casi indefenso, y elaboró un plan y se lo dio a William Erskine para que se lo propusiera a Howe. El plan de Clinton hacía que el ejército principal realizara una marcha nocturna y atravesara el paso de Jamaica para girar el flanco americano, mientras que otras tropas mantendrían ocupados a los americanos en el frente. El 26 de agosto, Clinton recibió la noticia de Howe de que el plan era aprobado, y que Clinton con su división reforzada (unos 10.000 efectivos) realizaría la marcha a través del paso de Jamaica en una marcha nocturna, mientras que una fuerza bajo el mayor-general James Grant con su BRI4 y 2.000 marines (unos 5.000 efectivos) atacaría el paso de izquierda , y el teniente-general Leopold Philip von Heister con los hessianos reforzados con el RI42 (5.000 efectivos) atacarían los dos pasos del centro para distraer a los americanos. Howe le dijo a Clinton que estuviera listo para mudarse esa noche, 26 de agosto.

Batalla de Long Island (27 de agosto de 1776). Movimientos de fuerzas

Batalla de Long Island o de Brooklyn (27 de agosto de 1.776)

Marcha nocturna de Clinton

A las 9 de la noche del 26 de agosto, los británicos se iniciaron el movimiento. Nadie, excepto los comandantes, conocían del plan. Clinton lideró su división con los RDL16 y RDL17 seguidos la BRIL de Leslie. La columna constaba de 10.000 hombres que se extendían más de 3 km. Tres agricultores leales encabezaron la columna hacia el paso de Jamaica. Los británicos habían dejado sus fogatas encendidas para engañar a los americanos y hacerles creer que no había cambiado nada. La columna se dirigió hacia el noreste hasta llegar a lo que más tarde se convirtió en el pueblo de New Lots, cuando se dirigió directamente al norte hacia las alturas.

La columna aún no se había topado con ninguna tropa americana cuando llegaron a la taberna de Howard, a solo unos cientos de metros del paso de Jamaica. El tabernero William Howard y su hijo William Jr. se vieron obligados a actuar como guías para mostrarles a los británicos el camino hacia Rockaway, un antiguo sendero indio que bordeaba el paso de Jamaica hacia el oeste. Cinco minutos después de salir de la taberna, los cinco oficiales de la milicia montada estacionados en el paso fueron capturados sin disparar, ya que pensaban que los británicos eran estadounidenses. Clinton interrogó a los hombres y le informaron que eran las únicas tropas que vigilaban el paso. Al amanecer, los británicos cruzaron el paso y se detuvieron para que las tropas pudieran descansar. A las 09,00 de la mañana, dispararon dos cañones para indicar a las tropas de Hesse que comenzaran su asalto frontal contra los hombres de Sullivan desplegados en las dos colinas que flanquean el paso, mientras que las tropas de Clinton flanquearon simultáneamente las posiciones americanas desde el este.

Batalla de Long Island (27 de agosto de 1776). El regimiento de Delaware en la batalla. Autor Domenick D’Andrea

Ataque de distracción de Grant

Aproximadamente a las 11,00 de la noche del 26 de agosto, se dispararon los primeros disparos en la batalla de Long Island, cerca de la taberna Red Lion (cerca de la actual calle 39 y 4ª avenida). Los piquetes americanos del RI de Samuel John Atlee de Pensilvania dispararon contra dos soldados británicos que se encontraban en un huerto de sandías cerca de la taberna.

Alrededor de la 01,00 de la mañana, los británicos se acercaron a la taberna Red Lion con unas 300 tropas. Las milicias americanas dispararon contra los británicos. Después de dos descargas, huyeron por el camino de Gowanus hacia la casa Vechte-Cortelyou. El mayor Edward Burd que estaba al mando, pero fue capturado junto con un teniente y 15 soldados. Este primer enfrentamiento se libró en las cercanías de las calles 38 y 39 entre las avenidas 2ª y 3ª cerca de un pantano ubicado junto a la carretera de Gowanus.

El general de brigada Samuel Holden Parsons y el coronel Atlee estaban estacionados más al norte en el camino de Gowanus. Parsons era un abogado de Connecticut que recientemente había obtenido una comisión en el ejército Continental; Atlee era un veterano de la guerra Franco-India al mando del RI1 de Pensilvania. Putnam había sido despertado por un guardia a las 03,00 de la mañana y dijo que los británicos estaban atacando a través del paso Gowanus. Encendió señales a Washington, que estaba en Manhattan, y luego cabalgó hacia el sur para advertir a Stirling del ataque.

Stirling dirigió dos unidades del RI1 de Delaware del coronel John Haslet bajo el mando del mayor Thomas Macdonough, y del RI1 de Maryland del coronel William Smallwood bajo el mando del mayor Mordecai Gist; tanto Haslet como Smallwood estaban en servicio de corte marcial en Manhattan. Siguiendo de cerca estaba el RI de Parson de Connecticut con 251 hombres. Stirling lideró esta fuerza combinada para reforzar Parsons y Atlee y detener el avance británico. Stirling tenía un total de 1.600 soldados a su mando.

Stirling colocó a los hombres de Atlee en un huerto de manzanas en el lado sur de Gowanus Road, cerca de la actual 3ª avenida y la calle 18.

Stirling tomó posiciones con los RIs de Delaware y Maryland justo al norte de los hombres de Atlee en las laderas de una elevación entre las calles 18 y 20. Algunas de las tropas de Maryland se colocaron en una pequeña colina cerca de la calle 23, que los holandeses locales llamaron “Blokje Berg” (en holandés colina de bloques). En la base de esta colina, el camino de Gowanus cruzaba un pequeño puente sobre una zanja que drenaba una zona pantanosa. Cuando los británicos avanzaron por el camino de Gowanus, las tropas estadounidenses dispararon contra ellos desde posiciones en el lado norte de la zanja. A la izquierda estaba el regimiento del coronel Peter Kachline de Pensilvania.

Justo al sureste de Blokje Berg había unas pocas elevaciones; entre ellos había una colina que es el punto más alto en el condado de King a 210 m que se conoció como “Battle Hill”, en lo que hoy es el cementerio de Greenwood por el límite del cementerio de la calle 23 y la avenida 7. Los británicos intentaron flanquear las posiciones estadounidenses tomando esa colina. Los estadounidenses trataron de evitar el movimiento británico, enviando tropas bajo Parsons y Atlee para tomar la colina. Los británicos llegaron primero, pero los estadounidenses pudieron desalojarlos en una lucha feroz. Battle Hill fue el lugar de una lucha especialmente brutal, con los estadounidenses infligiendo el mayor número de bajas contra las tropas británicas durante toda la batalla de Long Island. Entre los muertos estaba el coronel británico James Grant, que llevó a los estadounidenses a creer que habían matado al general James Grant. Al parecer, un fusilero de Pensilvania le disparó desde un árbol. Entre los estadounidenses muertos estaba el coronel de Pennsylvania Caleb Parry.

Los estadounidenses aún no sabían que este no era el principal ataque británico, en parte debido a la ferocidad de los combates y al número de tropas británicas involucradas.

A las 11,30 de la mañana, las tropas del mayor-general William Alexander (lord Stirling) estaban abrumadas por los números superiores de Grant. Grant había avanzado en un ataque decisivo que rompió la línea y amenazaba cortar la retirada.

Batalla de Long Island (27 de agosto de 1776). Stirling liderando un contraataque para permitir la retirada de otras tropas que cruzan el arroyo pantanoso de Gowanus. Autor Alonzo Chappel
Batalla de Long Island (27 de agosto de 1776). La carga de los marylanders de Stirling y Gist junto la casa de Piedra. Se enfrentan a los highlanders del RI71 de Freiser. Autor Graham Turner

Stirling ordenó a todas sus tropas cruzar el arroyo, excepto un contingente de tropas de Maryland bajo el mando del mayor Mordeca Gist. Este grupo se hizo conocido en la historia como el “Maryland 400“, aunque contaban con alrededor de 260-270 hombres. Stirling y Gist lideraron a las tropas en una acción de retaguardia contra la abrumadora superioridad de tropas británicas, que superaba los 2.000 apoyados por dos cañones. Stirling y Gist lideraron a los marylanders en dos ataques contra los británicos, quienes estaban en posiciones fijas dentro y frente a la Casa Vechte-Cortelyou (conocida hoy como la casa de Piedra Vieja).) Después del último asalto, las tropas restantes se retiraron a través del arroyo Gowanus. Algunos de los hombres que intentaron cruzar el pantano quedaron atrapados en el barro y bajo fuego de mosquete, y otros que no podían nadar fueron capturados.

Stirling fue rodeado y, no dispuesto a rendirse, rompió las líneas británicas a las Hesse de von Heister y se rindió a ellas. 256 soldados de Maryland murieron en los asaltos frente a la Old Stone House, y menos de una docena regresaron a las líneas estadounidenses. Washington observó desde un reducto en la cercana colina Cobble (intersección de la actual Court Street y Atlantic Avenue) y, según los informes, dijo: “Dios mío, qué tipos valientes debo perder este día”.

Batalla de Long Island (27 de agosto de 1776). La carga de los marylanders de Stirling y Gist en la casa de Piedra de Gowanus. Formaron en 2 filas y cargaron contra los británicos que se refugiaron en la casa. Autor Graham Turnes
Batalla de Long Island (27 de agosto de 1776). El capitán Samuel Smith liderando lo que queda de su compañía de marylanders en el pantano de Gowanus a lo largo del lado sur del estanque para escapar de la abrumadora embestida británica.

Ataque de distracción de los hessianos

Los hessianos, en el centro bajo el teniente-general von Heister, comenzaron a bombardear las líneas estadounidenses estacionadas en el paso Battle bajo el mando del general John Sullivan. Las brigadas de Hesse no atacaron, ya que esperaban la señal preestablecida de Grant, que estaban en el proceso de flanquear las líneas estadounidenses en ese momento. Los estadounidenses aún asumían que el ataque de Grant por la carretera de Gowanus era el esfuerzo principal, y Sullivan envió a 400 de sus hombres para reforzar a Stirling.

Grant disparó sus cañones para la señal convenida a las 09,00 de la mañana y los hessianos comenzaron a atacar el paso Battle, mientras que el ejército principal llega a Sullivan desde la retaguardia. Sullivan dejó a su vanguardia para fijar a los hessianos mientras giraba el resto de su fuerza para atacar de flanco a los británicos. Se produjeron fuertes bajas entre los estadounidenses y los británicos, y los hombres de ambos lados huyeron por miedo. Sullivan intentó calmar a sus hombres y trató de dirigir una retirada. En este punto, los hessianos habían sobrepasado a la vanguardia en las alturas y la izquierda estadounidense se había derrumbado por completo. Siguieron las luchas cuerpo a cuerpo, con los estadounidenses balanceando sus mosquetes y rifles como palos para salvar sus propias vidas. Más tarde se afirmó que los estadounidenses que se rindieron fueron bayonetados por los hessianos. Sullivan, a pesar del caos, logró evacuar a la mayoría de sus hombres a las alturas de Brooklyn, aunque él mismo fue capturado.

Evacuación de alturas de Brooklyn

Las tropas estadounidenses que no fueron muertas o capturadas escaparon detrás de las posiciones estadounidenses fortificadas centradas en las alturas de Brooklyn. Howe luego ordenó a todas sus tropas que detuvieran el ataque, a pesar de las protestas de muchos oficiales a su mando que creían que deberían avanzar hacia las alturas de Brooklyn, en una medida denunciada por los analistas como un grave error. Howe había decidido en contra de un asalto frontal directo a las posiciones estadounidenses arraigadas, eligiendo en cambio comenzar un asedio y establecer líneas de circunvalación alrededor de las posiciones estadounidenses. Creía que los estadounidenses estaban esencialmente atrapados, con sus tropas bloqueando su salida por tierra y la Royal Navy en control del East River, que tendrían que cruzar para llegar a la isla de Manhattan.

El fracaso de Howe para presionar el ataque y las razones del mismo han sido discutidas. Es posible que haya deseado evitar las bajas que sufrió su ejército al atacar a los continentales en circunstancias similares en la batalla de Bunker Hill. También pudo haberle dado a Washington la oportunidad de concluir que su posición era desesperada y rendirse, en la tradición europea de caballeros y oficiales. Howe le dijo al Parlamento en 1.779 que su deber esencial era evitar las bajas británicas excesivas por un propósito insuficiente, y capturar las alturas de Brooklyn probablemente no hubiera significado capturar a todo el ejército estadounidense. “El deber más esencial que tenía que observar era no comprometer sin motivo las tropas de su majestad, donde el objeto era inadecuado. Sabía muy bien que cualquier pérdida considerable sufrida por el ejército no podía ser repararda ni rápida ni fácilmente … la pérdida de 1.000, o quizás 1.500 tropas británicas, al atacar esas líneas, habría sido mal pagado por el doble de ese número de enemigos, si se hubiera supuesto que habrían sufrido en esa proporción“.

Washington y el ejército fueron rodeados en Brooklyn Heights con el East River a sus espaldas. A medida que avanzaba el día, los británicos comenzaron a cavar trincheras, acercándose lentamente a las defensas estadounidenses. Al hacer esto, los británicos no tendrían que cruzar campo abierto para atacar las defensas estadounidenses como lo hicieron en Boston el año anterior. A pesar de esta peligrosa situación, Washington ordenó a 1.200 hombres más desde Manhattan a Brooklyn el 28 de agosto.

Los hombres que partieron eran dos RIs de Pensilvania y el RI del coronel John Glover de Marblehead, Massachusetts. Al mando de las tropas de Pensilvania estaba Thomas Mifflin, quien después de llegar, se ofreció para inspeccionar las defensas exteriores e informar a Washington. En estas defensas exteriores, se estaban produciendo pequeñas escaramuzas. En la tarde del 28 de agosto, comenzó a llover y Washington hizo que sus cañones bombardearan a los británicos hasta bien entrada la noche.

Mientras continuaba la lluvia, George Washington envió una carta en la que le ordenaba al general William Heath, que estaba en Kings Bridge entre Manhattan y lo que ahora es el Bronx, que enviara sin demora todos los botes y balandras de fondo plano, en caso de que fueran BIs de infantería de Nueva Jersey para reforzar su posición. A las 4 de la tarde del 29 de agosto, Washington mantuvo una reunión con sus generales. Mifflin aconsejó a Washington que se retirara a Manhattan mientras Mifflin y sus regimientos de Pensilvania formaban la retaguardia, manteniendo la línea hasta que el resto del ejército se retirara. Los generales acordaron por unanimidad con Mifflin que la retirada era la mejor opción y que Washington tenía órdenes de salir por la noche.

Se les dijo a las tropas que debían recoger todas sus municiones y equipaje y prepararse para un ataque nocturno. A las 9 de la noche, los enfermos y heridos comenzaron a trasladarse al ferry de Brooklyn en preparación para la evacuación. A las 11 de la noche, Glover y sus hombres de Massachusetts, que eran marineros y pescadores, comenzaron a evacuar a las tropas.

A medida que se evacuaban más tropas, se ordenaba retirarse de las líneas y marchar hacia el embarcadero. Las ruedas de los carros estaban amortiguadas y los hombres tenían prohibido hablar. La retaguardia de Mifflin estaba tendiendo fogatas para engañar a los británicos. A las 4 de la mañana del 30 de agosto, Mifflin fue informado de que era el turno de su unidad para evacuar. Mifflin le dijo al hombre que había sido enviado para ordenarle que se fuera, el mayor Alexander Scammell, que debía estar equivocado, pero Scammell insistió en que no era así y Mifflin ordenó a sus tropas que se mudaran. Cuando las tropas de Mifflin estaban a menos de media milla del desembarque del ferry, Washington se acercó y exigió saber por qué no estaban en sus defensas. Edward Hand, quien dirigía las tropas, trató de explicar lo que había sucedido, pero Mifflin llegó en breve.

Washington exclamó “Dios mío. General Mifflin, me temo que nos ha arruinado“. Mifflin explicó que Scammell le había dicho que era su turno de evacuar; Washington le dijo que había sido un error. Mifflin luego condujo a sus tropas de regreso a las defensas exteriores.

La artillería, los suministros y las tropas estaban siendo evacuados a través del río en este momento, pero no iba tan rápido como Washington había previsto y pronto llegó el amanecer. Una niebla se instaló y ocultó la evacuación de la vista de los británicos. Las patrullas británicas notaron que no parecía haber ningún piquete estadounidense y, por lo tanto, comenzaron a reconocer. Mientras hacían esto, Washington, el último hombre que se fue, subió al último bote. A las 7 de la mañana, las últimas tropas estadounidenses desembarcaron en Manhattan. Todos los 9.000 soldados habían sido evacuados sin pérdida de vidas.

Evacuación norteamericana de Long Island (29 de agosto de 1776). El general Washington evacuando la artillería

Secuelas

En ese momento, fue de lejos la batalla más grande que se libró en América del Norte. Si se incluye la Royal Navy, más de 40.000 hombres participaron en la batalla. Howe reportó sus pérdidas de 59 muertos, 268 heridos y 31 desaparecidos. Las bajas de Hesse fueron 5 muertos y 26 heridos. Los estadounidenses sufrieron pérdidas mucho mayores. Alrededor de 300 fueron muertos y más de 1.000 capturados. Tan solo la mitad de los prisioneros sobrevivieron. Mantenidos en barcos carcelarios, luego transferidos a lugares como la Iglesia Holandesa de Media, sufrieron hambre y se les negó atención médica. En su condición debilitada, muchos sucumbieron a la viruela.

Los británicos quedaron atónitos al descubrir que Washington y el ejército habían escapado. Más tarde en el día, 30 de agosto, las tropas británicas ocuparon las fortificaciones estadounidenses. Cuando las noticias de la batalla llegaron a Londres, causaron muchas festividades. Se tocaron campanas en toda la ciudad, se encendieron velas en las ventanas y el rey Jorge III le dio a Howe la Orden del Baño.

La derrota de Washington reveló sus deficiencias como estratega que dividió sus fuerzas, sus generales sin experiencia que entendieron mal la situación y sus tropas que huyeron en desorden en los primeros disparos. Sin embargo, su audaz retirada nocturna ha sido visto por algunos historiadores como una de sus mayores hazañas militares. Otros historiadores se concentran en el fracaso de las fuerzas navales británicas para evitar la retirada.

Batalla de la bahía Kip (15 de septiembre de 1.776)

Antecedentes

El 10 de septiembre , las tropas británicas se mudaron de Long Island para ocupar la isla de Montresor, una pequeña isla en la desembocadura del río Harlem.

El 11 de septiembre, la delegación del Congreso llegó a Staten Island y se reunió con el almirante lord Howe durante varias horas. La reunión quedó en nada, ya que Howe no estaba autorizado a otorgar términos en los que insistía la delegación del Congreso. Sin embargo, pospuso el inminente ataque británico, permitiendo a Washington más tiempo para decidir si enfrentar a la fuerza británica y dónde enfrentarla.

El 12 de septiembre, en un consejo de guerra, Washington y sus generales tomaron la decisión de abandonar la ciudad de Nueva York. 4.000 continentales bajo el mando del mayor general Israel Putnam permanecieron para defender la ciudad y el bajo Manhattan, mientras que el ejército principal se trasladó al norte hacia Harlem y el puente del Rey (King’s Bridge).

El 13 de septiembre, el principal movimiento británico comenzó cuando los buques de línea Roebuck y Phoenix, junto con las fragatas Orpheus y Carysfort, avanzaron por el East River y anclaron en Bushwick Creek, transportando 148 cañones en total y acompañados por 6 barcos de transporte de tropas.

Para el 14 de septiembre, los estadounidenses estaban trasladando urgentemente tiendas de municiones y otros materiales, junto con los estadounidenses enfermos, a Orangetown, Nueva York. Todos los caballos y carretas disponibles se emplearon en lo que Joseph Reed describió como un “gran esfuerzo militar”. Los exploradores informaron movimiento en los campamentos del ejército británico, pero Washington aún no estaba seguro desde dónde atacarían los británicos. A última hora de la tarde, la mayor parte del ejército estadounidense se había trasladado al norte hacia puente del Rey y las alturas de Harlem, y Washington lo siguió esa noche.

Howe había planeado originalmente un desembarco para el 13 de septiembre. Él y el general Henry Clinton no estuvieron de acuerdo sobre el punto de ataque, y Clinton argumentó que un desembarco en el puente del Rey (King’s Bridge) cortaría a Washington de una vez por todas. Howe originalmente quería hacer dos desembarcos, uno en la bahía Kip y otro en Horn Hook, más al norte en la costa este. Tomó la última opción cuando los pilotos del barco advirtieron sobre las peligrosas aguas de la Puerta del Infierno, donde el río Harlem y las aguas de Long Island Sound se encuentran con el East River.

Después de retrasos debido a vientos desfavorables, el desembarco, dirigido a la bahía de Kip, comenzó en la mañana del 15 de septiembre de 1.776.

Desarrollo de la batalla

En la mañana del 15 de septiembre , el almirante Richard Howe envió una ruidosa demostración de barcos por el río Hudson, pero Washington y sus ayudantes determinaron que era una diversión y mantuvieron sus fuerzas en el extremo norte de la isla. 500 milicianos de Connecticut, mandados por el coronel William Douglas, habían erigido un tosco trabajo defensivo en la línea estadounidense en la bahía Kip, pero muchos de estos milicianos no tenían experiencia y no tenían armas.

Después de haber estado despierto toda la noche y de haber comido poco o nada en las veinticuatro horas anteriores, al amanecer, la milicia miró por encima de su reducto para ver cinco buques de guerra británicos en el East River cerca de su posición. Mientras la milicia en la bahía Kip estaban escondidos en sus trincheras, los barcos británicos, anclados a 200 metros de la costa, también permanecieron en silencio.

Alrededor de las 10 de la mañana, Clinton, a quien Howe le había encomendado la tarea de realizar el desembarco, ordenó que comenzara el cruce. Una primera oleada de más de 80 botes planos llevó a 4.000 soldados de infantería ligera, jägers hessianos y granaderos de Donop, y entró en el East River, en dirección a la bahía de Kip.

Batalla de la bahía Kip (15 de septiembre de 1776). Desembarco británico. Autor Robert Clevely

Sobre las 11 de la mañana, los cinco buques de guerra comenzaron a disparar contra los trabajos defensivos estadounidenses abrumándolos. Esto aterró a la milicia de Connecticut. Casi 80 cañones dispararon a la orilla durante una hora completa. Los estadounidenses estaban medio enterrados bajo tierra y arena, y no pudieron devolver el fuego debido al humo y al polvo. Después de que cesaron los cañones, los botes planos británicos aparecieron fuera del humo y se dirigieron a la orilla. Para entonces, los estadounidenses estaban en una retirada de pánico, y los británicos comenzaron su desembarco anfibio.

Aunque Washington y sus ayudantes llegaron del puesto de mando a las alturas de Harlem poco después de que comenzara el desembarco, no pudieron reunir la milicia en retirada. Cerca de un km tierra adentro de la bahía de Kip, Washington montó su caballo entre los hombres, tratando de darles la vuelta e imponerles algo de orden, maldiciendo furiosa y violentamente.

Cuando algunos estadounidenses que huían se negaron a volverse y enfrentarse a una partida de hesiana que avanzaban, según los informes, Washington golpeó a algunos de sus oficiales con su fusta. Los hessianos dispararon o bayonetaron a varias tropas estadounidenses que intentaban rendirse. 2.000 efectivos del ejército Continental bajo el mando de los generales de brigada Samuel Parsons y John Fellows llegaron desde el norte, pero al ver la retirada caótica de la milicia, también se dieron la vuelta y huyeron.

Batalla de la bahía Kip (15 de septiembre de 1776). Movimientos de fuerzas

Washington, todavía furioso, cabalgó a menos de 100 metros de los británicos antes de que sus ayudantes lograran sacarlo del campo. Cada vez más soldados británicos llegaban a tierra, incluidos infantería ligera, granaderos y hessianos. Se extendieron, avanzando en varias direcciones. Al caer la tarde, otras 9000 tropas británicas habían desembarcado en la bahía Kip, y Howe había enviado una brigada hacia la ciudad de Nueva York, oficialmente tomando posesión.

Si bien la mayoría de los estadounidenses lograron escapar hacia el norte, no todos escaparon. El avance del sur británico empujó por media milla hasta la granja de Watts antes de encontrar una dura resistencia estadounidense.

El avance británico del norte se detuvo en Inclenberg, bajo las órdenes de Howe de esperar al resto de su fuerza. Esto fue extremadamente afortunado para las tropas estadounidenses al sur del punto de invasión. Si Clinton hubiera continuado hacia el oeste hasta el río Hudson, habría cortado las tropas de Putnam, casi un tercio de las fuerzas de Washington, del ejército principal, atrapándolas en el bajo Manhattan.

Secuelas

Los británicos fueron recibidos por la población restante de la ciudad de Nueva York. El general Howe, que había querido capturar Nueva York rápidamente y con poco derramamiento de sangre, consideró la invasión como un éxito total. Como no quería seguir luchando con los norteamericanos ese día, Howe detuvo a sus tropas cerca de Harlem.

La batalla de la bahía Kip situó a la ciudad de Nueva York firmemente en manos británicas, donde permanecería durante el curso de la guerra. La población lealista ya grande de la ciudad creció, los estadounidenses huyeron de allí para protegerse.

Washington estaba extremadamente enojado con la conducta de sus tropas, calificando sus acciones de “vergonzosas” y “escandalosas”. La milicia de Connecticut fue etiquetada como cobarde y se la culpó por la derrota. Sin embargo, otros fueron más cautelosos, pensando que si la milicia de Connecticut se hubiera quedado para defender la isla de York bajo el fuego de los cañones británicos y, ante una fuerza abrumadora, habrían sido aniquilados.

Batalla de las alturas de Harlem (16 de septiembre de 1.776)

El 16 de septiembre, Washington estaba muy preocupado por la incapacidad de sus tropas para enfrentarse a los británicos y hessianos del ejército de Howe. Paso a paso, los estadounidenses fueron expulsados de la isla de Nueva York. Washington solo tenía la meseta norte de la isla, alrededor de la fortificación del fuerte Washington en la costa del río Hudson.

Washington envió un grupo de rangers de Nueva Inglaterra, bajo el mando del capitán Thomas Knowlton, para vigilar los movimientos británicos al sur de su posición. Descendió de la meseta norteña a una zona de tierra baja conocida como el Camino Hueco y luego a la siguiente meseta. Allí, su grupo de alrededor de 120 hombres se encontró con los piquetes de infantería ligera británica y se intercambiaron disparos. Surgieron más tropas británicas de los BIL2 y BIL3 de la infantería ligera y del RI42 highlander Guardia Negra o Black Watch y el pequeño grupo de rangers se vieron obligados a retirarse con cierta prisa, perseguidos por los británicos que tocaron cuernos de caza de zorro mientras los perseguían.

Batalla de las alturas de Harlem (16 de septiembre de 1776). Despliegue de fuerzas y movimientos

Se dice que los estadounidenses en la meseta del norte se enfurecieron especialmente al escuchar a los británicos usando llamadas burlonas de caza de zorros. Washington ordenó una fuerza hacia adelante para atraer al grupo de británicos hacia la meseta, mientras que una segunda fuerza se movió alrededor del flanco derecho británico y los separó de la meseta sur y reforzó aún más.

Los británicos mordieron el anzuelo y avanzaron hacia la meseta norte mientras los estadounidenses retrocedían ante ellos. A medida que avanzaban hacia el sur, el grupo de flanco estadounidense se encontró con algunas tropas británicas y estallaron disparos, advirtiendo a la infantería ligera que estaban en una posición peligrosa.

La lucha se extendió hacia el norte antes de que Washington decidiera enviar tropas en dos maniobras de flanqueo, una bajo el mayor Andrew Leitch y la otra bajo el Tcol Thomas Knowlton. Una tercera fuerza de estadounidenses de 150 voluntarios bajo el Tcol Archibald Crary realizó el ataque fingido contra los británicos en su frente para atraerlos.

Batalla de las alturas de Harlem (16 de septiembre de 1776). Vista de la batalla

Aunque los estadounidenses atacaron antes de que los británicos fueran rodeados y Leitch y Knowlton fueron heridos de muerte, los británicos se vieron atacados por tres lados y comenzaron su retirada. Bajo un ataque persistente, los británicos se retiraron a un campo en Hollow Way.

La lucha continuó durante una hora hasta la inminente llegada de más fuerzas británicas. Esto hizo que Washington volviera a llamar a sus tropas.
El número de tropas creció a casi 5.000 en cada lado a medida que los británicos fueron rechazados. Washington suspendió el ataque después de 6 horas porque los estadounidenses no estaban listos para un enfrentamiento general con todo el ejército británico.

Batalla de las alturas de Harlem (16 de septiembre de 1776). Los highlanders del RI42 Guardia Negra (Black Watch) huyendo de los estadounidenses los que aumentó su autoestima.

Las bajas fueron británicas fueron 14 muertos y unos 70 heridos, mientras que los norteamericanos tuvieron 25 muertos y unos 50 heridos. La pérdida del Tcol Knowlton fue un duro golpe para las incipientes operaciones de inteligencia estadounidenses, ya que había creado y dirigido la primera unidad de ese tipo del ejército Continental, en dirección a Washington.

La importancia de esta acción para los estadounidenses fue que fue la milicia de Virginia, que había huido el día anterior, luchó de manera constante y efectiva junto a los rangers del Norte, lo que contribuyó en gran medida a restaurar la confianza del ejército estadounidense.

Durante el avance británico por la isla de Nueva York, uno de los oficiales estadounidenses de Knowlton, el capitán Nathan Hale, de Coventry, Connecticut, fue atrapado por los británicos con ropa de civil que actuaba como espía. Hale fue ahorcado y dijo en sus últimas palabras “Solo lamento, que solo tengo una vida que perder para mi país“.

Campamento británico a las afueras de Nueva York 1776–83, en la zona de Dunmore Farm al noroeste de Manhattan. Autor R. P. Bolton

Batalla de las Llanuras blancas (28 de octubre de 1.776)

Desembarco en Throgs Neck (12 de octubre de 1.776)

Después de la batalla de las alturas de Harlem el 16 de septiembre, los estadounidenses creían que Howe atacaría el fuerte Washington o intentaría flanquear a los estadounidenses con un desembarco en algún momento en Long Island Sound. Un consejo de guerra decidió protegerse contra ambas posibilidades; Washington mantuvo a 10.000 hombres para defender las alturas de Harlem y el fuerte de Washington, mientras que el mayor-general William Heath con 10.000 tropas defendía el Puente del Rey (Kingsbridge) y el mayor-general Nathanael Greene con 5.000 tropas para defender el otro lado del río Hudson, cerca del fuerte Constitution.

Después de 26 días de contemplarse mutuamente sin hacer nada, Howe decidió no realizar un ataque frontal en las alturas de Harlem y el fuerte Washington, y decidió en cambio intentar una maniobra de flanqueo. El 12 de octubre, dejando atrás tres brigadas bajo el mando de Hugh Percy en la isla de Manhattan, Howe embarcó a su ejército principal en 80 embarcaciones y avanzó por el East River, a través de Hell Gate, y desembarcó en Throgs Neck. Throgs Neck, originalmente conocido como Throckmortons, Frogs Neck o Frogs Point, era un estrecho de tierra que se encuentra entre el East River y Long Island Sound. Convenientemente para Howe, había un camino que iba de Throgs Neck a Kingsbridge, directamente detrás de las fuerzas estadounidenses. Howe esperaba utilizar ese camino para flanquear a los estadounidenses y fijarlos contra el río Hudson.

Al amparo de la niebla, una fuerza avanzada de 4.000 efectivos bajo el mando del TG Henry Clinton desembarcó en Throgs Neck. Para su consternación, descubrieron que no estaban en una península, sino en una isla, separada del continente por un arroyo y un pantano. Había dos formas de llegar al continente: una calzada y un puente en el extremo inferior, y un vado en el otro. Los estadounidenses vigilaban a ambos. El coronel Edward Hand y un destacamento de 25 hombres del RI1 de Pensilvania se colocaron detrás de troncos a lo largo de la calzada, después de haber quitado las tablas de madera del puente. Sorprendieron a las tropas británicas, que retrocedieron e intentaron cruzar el vado, que estaba custodiado por otro destacamento. Los estadounidenses que custodiaban ambas posiciones fueron rápidamente reforzados, y los defensores pronto sumaban más de 1.800 hombres. Howe decidió que sería mejor retirarse y desembarcar en otro lugar. Acampó en Throgs Neck y permaneció allí durante 6 días mientras los suministros y refuerzos, incluidos 7.000 soldados de hessianos bajo el mando del general Wilhelm von Knyphausen, eran llevados de Nueva York.

Después de enterarse del desembarco en Throgs Neck, Washington supo que se arriesgaba a quedar atrapado en Manhattan. Tomó la decisión de trasladar su ejército a las una larga línea defensiva en el condado de Westchester, en las Llanuras Blancas (White Plains), que se encontraban a unos 33 km al noreste de la ciudad de Nueva York. Era una comunidad agrícola rural y escasamente poblada. El terreno consistía en suaves colinas a través de las cuales corría el valle del río Bronx. Su objetivo era escapar del alcance de los británicos mientras evacuaba toneladas de suministros antes de que pudieran ser capturados por la fuerza superior británica.

A instancias del Congreso Continental, Washington tuvo que abandonar unas 2.800 tropas, mandadas por el coronel Robert Magaw, para defender el fuerte Washington en la isla de Manhattan y otras 3.500 tropas al mando del MG Nathanael Greene para defender la orilla opuesta en el fuerte Lee. Su misión era interrumpir y evitar que la flota británica se moviera río arriba sobre los fuertes y hacia el valle del río Hudson.

Batalla de las Llanuras Blancas (28 de octubre de 1776). Movimientos anteriores y posteriores

Desembarco británico en Pells Point (18 de octubre de 1.776)

Justo después de la medianoche del 18 de octubre, Howe embarcó nuevamente a su ejército y decidió desembarcar en Pell’s Point, cerca de la ciudad de Pelham, a unas pocas km al norte.

Al amanecer del 18, los británicos comenzaron a desembarcar en la costa, la vanguardia de Clinton de 4.000 de infantería ligera británica y los jägers hessianos desembarcaron primero, que iniciaron el avance para asegurar el desembarco. Tierra adentro, oponiéndose a ellos, era una brigada de unos 750 hombres bajo el mando de John Glover.

Glover estaba en lo alto de una colina con un telescopio cuando vio los barcos británicos. Inmediatamente envió a un oficial, para informar al general Charles Lee. Sin embargo, Lee no dio ninguna orden y, en ausencia de órdenes, Glover decidió atacar. Su brigada consistía de los RI14, RI13, RI3 y RI26 continentales. Dejando 150 hombres del RI14 como reserva, se dirigió contra los británicos. No había cerrado la mitad de la distancia cuando se topó con aproximadamente 30 escaramuzadores. Glover ordenó que un capitán y su compañía de 40 hombres se adelantaran como vanguardia para mantener a los británicos bajo control, mientras que Glover preparaba una emboscada colocando el cuerpo principal en posiciones escalonadas detrás de los muros de piedra que se alineaban a ambos lados del camino que conduce desde la cabeza de la playa hacia el interior. Glover ordenó a cada uno de los regimientos que mantuvieran su posición el mayor tiempo posible y luego que volvieran a una posición en la retaguardia, mientras que la siguiente unidad retomaba la lucha. Glover luego cabalgó para tomar el mando de la vanguardia. La vanguardia y los británicos comenzaron a enfrentarse, ambas partes sufrieron bajas.

Después de un rato, los británicos fueron reforzados, y Glover ordenó una retirada, que se hizo sin confusión. Las tropas británicas comenzaron a avanzar tras la retirada de los estadounidenses. Sin embargo, las 200 tropas del RI13 que Glover había estacionado detrás del muro de piedra se pusieron de pie y dispararon contra los británicos cuando solo estaban a 30 metros de distancia. La emboscada funcionó, y la columna de tropas británicas sufrió grandes pérdidas y retrocedió de nuevo al cuerpo principal del ejército invasor.

Batalla de Pell’s Point o de Pelham (18 de octubre de 1776). Soldados británicos retirandose un soldado estadounidense coge el sombrero y cantimplora de un capitán británico herido. Autor Graham Turner

Los británicos esperaron media hora antes de atacar nuevamente. Esta vez atacaron con los 4.000 hombres y siete cañones. Los británicos bombardearon la posición estadounidense detrás del muro de piedra a medida que avanzaba su infantería. El cañoneo fue ineficaz, y cuando los británicos estaban a 50 metros de distancia, los estadounidenses dispararon una descarga que detuvo a la infantería británica. Los británicos respondieron al fuego, y se produjeron disparos de fusiles durante 20 minutos, los británicos apoyados por cañones, momento en el cual el RI estadounidense líder retrocedió al amparo del siguiente RI en posición en lo que se llama una acción retardadora. El RI estaba estacionado detrás del muro de piedra en el lado opuesto de la carretera.

Los británicos atacaron la posición de los terceros continentales, y se produjo un enfrentamiento. Ambas partes mantuvieron fuego constante, los estadounidenses rompieron el contacto con los británicos varias veces. Sin embargo, después de 17 descargas, los números británicos comenzaron a abrumar a los estadounidenses, y Glover ordenó retirarse a otro muro de piedra en la cresta de una colina mientras el RI26, se enfrentaba a los británicos.

Se envió un grupo de reconocimiento de 30 hombres desde detrás del tercer muro de piedra para ver si los británicos tratarían de flanquear la posición estadounidense. El grupo se topó con los británicos, que habían seguido avanzando, y cayeron al muro de piedra. Los estadounidenses detrás del muro dispararon una descarga antes de que Glover diera la orden de retirarse. Los estadounidenses se retiraron a través de un puente sobre el arroyo Hutchinson, cubierto por los 150 hombres del RI14, que participaron en un duelo de artillería con los británicos. Howe acampó en una colina en el lado opuesto de la corriente pero no hizo ningún intento de cruzarla.

Curiosamente, los británicos no hicieron ningún esfuerzo por usar sus números superiores para flanquear a sus oponentes, aparentemente pensando que la batalla terminaba cada vez que un grupo de estadounidenses se retiraba.

Al día siguiente, Glover y su fuerza se retiraron a la ciudad de Yonkers. Las bajas estadounidenses fueron 8 muertos y 13 heridos. No se conocen víctimas británicas y hesianas pero se estiman en 200 muertos.

Con el avance británico retrasado, el ejército principal estadounidense bajo Washington pudo evacuar con seguridad desde las alturas de Harlem a las Llanuras Blancas.

El ejército del general Howe avanzó lentamente, con tropas desde su centro y derecha moviéndose a lo largo del camino de New Rochelle a las Llanuras Blancas, mientras una unidad de lealistas ocupó Mamaroneck. El último fue atacado esa noche por un destacamento de las tropas de Stirling bajo John Haslet, quien tomó más de 30 prisioneros y suministros, pero sufrió varios muertos y 15 heridos. Como resultado, Howe movió elementos de su ala derecha para ocupar Mamaroneck. El 22 de octubre, Howe se vio reforzado por el desembarco en New Rochelle de 8.000 hessianos bajo el mando de Wilhelm von Knyphausen, y reforzaron al ejército británico. Howe decidió dejar a unos 4.000 hessianos en la guarnición de New Rochelle.

El 22 de octubre, Washington y su ejército llegaron a las Llanuras Blancas Washington estableció su cuartel general en la casa Elijah de Miller al norte. Se unieron a su unidad de avanzada, que había llegado el día anterior, y comenzaron a fortificar las tres colinas circundantes. En las Llanuras Blancas, Washington desplegó su ejército en un ancho de unos 5 km, incluido el paso por la ciudad. El flanco izquierdo estaba mandado por el GB William Heath, el centro-izquierda fue comandado por el general Charles Lee, el centro-derecha estaba mandado por el MG Israel Putnam y el flanco derecho bajo el general Joseph Spencer. Howe estaba en New Rochelle, donde no tenía ninguna prisa por moverse contra Washington.

Esto les dio a los estadounidenses tiempo para llegar de manera segura a su nueva posición.

La colina de Chatterson se elevaba 180 metros sobre la llanura y la cima estaba suavemente redondeada con las laderas boscosas y empinadas. La cima de la colina estaba dividida en campos cultivados por muros de piedra. Estaba ubicado a la derecha de la línea estadounidense, cruzando el río Bronx a unos aproximadamente a unos 2 km al otro lado del río. En ese momento, Washington no había fortalecido esta posición ya que no la consideraba lo suficientemente importante como para ocuparla.

El 24 y 25 de octubre, el ejército de Howe se mudó de New Rochelle a Scarsdale, donde establecieron un campamento que cubría la orilla oriental del río Bronx. Aparentemente, este movimiento se hizo con la esperanza de atrapar la columna de Charles Lee, que tuvo que alterar su ruta hacia las Llanuras Blancas y ejecutar una marcha forzada por la noche para evitarlos. Howe permaneció en Scarsdale hasta la mañana del 28 de octubre, cuando sus fuerzas marcharon hacia las Llanuras Blancas, con las tropas británicas a la derecha bajo el mando del general Henry Clinton, y principalmente las tropas de Hesse a la izquierda bajo el mando del general Wilhelm von Heister.

Batalla de las Llanuras Blancas o White Plains (28 de octubre de 1.776)

El 28 de octubre, por la mañana, los británicos entraron en Scarsdale y avanzaron hacia White Plains. Howe recibió información de que Washington había concentrado su ejército y lo desplegó en una gran media luna poco profunda debajo de la aldea, con el estrecho e hinchado río Bronx protegiendo el flanco derecho estadounidense. El avance de Howe se formó en dos columnas, una británica y otra hessiana. El teniente-general Henry Clinton mandaba la columna derecha británica con unos 7.000 efectivos y el mayor-general Wilhelm von Heister mandaba la columna izquierda de hessianos y británicos con unos 6.000 efectivos (4.000 hessianos y 2.000 británicos bajo Alexander Leslie.

Batalla de las Llanuras Blancas (28 de octubre de 1776). Despliegue y movimiento de fuerzas. Fuente Osprey

Washington ordenó al general Joseph Spencer que mandaba enviara un destacamento de 1.000 efectivos para frenar el avance de los británicos en las llanuras entre la colina de Chatterson y Scarsdale. Spencer envió al coronel Douglas que tomó posición en la Casa Griffin la primera línea guarnecida por la milicia de Massachusetts y la segunda línea por los continentales de Delaware.

Alas 8 de la mañana, la fuerza de Douglas detectó e intercambió fuego con los hessianos liderados por el coronel Johann Rall que marchaban a la cabeza de la columna izquierda.

A las 9,30 de la mañana, una vez en las Llanuras Blancas, Howe desplegó su ejército en un zona abierta aproximadamente a unos 2 km frente a la línea estadounidense. Howe vio la colina de Chatterson y reconoció que era un punto crítico. Planeó el ataque principal contra la colina de Chatterson, mientras que el resto de su ejército mantuvo ocupado al resto de la línea estadounidense.


Mientras Howe y sus mandos deliberaban, la artillería hessiana (12 piezas) a la izquierda abrió fuego contra la posición Spencer.

Rall amenazó el flanco izquierdo de Douglas. La milicia entró en pánico y pronto fue expulsada, pero los continentales opusieron una fuerte resistencia antes de verse obligados a hacer una retirada ordenada. Los estadounidenses fueron conducidos de regreso a través del río hacia la colina de Chatterson. Con los británicos muy cerca, Washington de repente se dio cuenta de la naturaleza crítica de Chatterson y decidió reforzarla. Ordenó a Spencer que enviase 1.600 soldados con 2 cañones bajo el coronel Alexander McDougall, compuestos por los continentales de Delaware y la milicia de Maryland ocupar la colina. Alexander McDougall asumió el mando de la fuerza de la colina reuniendo a las fuerzas de Douglas que huían, con lo que sus tropas alcanzaron los 2.500 efectivos.

Batalla de las Llanuras Blancas (28 de octubre de 1776). Fuerzas norteamericanas del coronel Alexander McDougall subiendo la colina de Chaterstton

Después de que el destacamento de Douglas fuera expulsado, Howe trasladó su ejército a la tierra llana debajo del terreno elevado y frente a la ciudad a la vista de Washington. También colocó 20 cañones debajo de la colina de Chatterson y abrió fuego contra las posiciones estadounidenses. McDougall solo pudo disparar un par de disparos antes de verse obligado a abandonar sus cañones.

Mientras continuaba el bombardeo de artillería británica, las tropas británicas y de Hesse se abrieron paso bajo fuego hacia el río Bronx. Luego cruzaron el río y se desplegaron para atacar la colina.

Después del bombardeo de artillería, Heister con 3.000 hessianos se situó a la derecha, Heis con 2.000 británicos a la izquierda para atacar la colina de Chatterson. Primero, Heister envió 3 RIs hessianos (1.000 efectivos), mandados por el coronel Johann Rall, al otro lado del río, donde tomaron posiciones en algunas crestas a un km a la izquierda de la colina de Chatterson. Luego, el resto de la fuerza de ataque cruzó un vado río abajo, y subieron la colina. Finalmente, los dragones del RDL17 fueron enviados para hacer una carga de caballería, la primera carga de la guerra.

Batalla de las Llanuras Blancas (28 de octubre de 1776). Granaderos hessianos del regimiento de Lossberg cruzando el río Bronx para asaltar la colina Chatterson. Autor Graham Turner.

Aunque muchas compañías formaron y rechazaron varios ataques hessianos, la presión contra su frente continuó. La carga de Rall y los dragones hicieron huir a la milicia, dejando el flanco de los regimientos de Maryland y Nueva York expuestos mientras lanzaban fuego de mosquete sobre los atacantes británicos, lo que detuvo temporalmente el avance británico. Incapaces de sostener una defensa, el resto de las tropas de Delaware se vieron obligados a retirarse del campo de manera ordenada.

Después de la pérdida de la colina de Chatterson, Washington no tuvo más remedio que retirarse más al norte, más allá del río Croton, a la colina del Castillo. A las 5 de la tarde la batalla terminó. Howe se contentó con aferrarse a la colina de Chatterson.

El 30 de octubre , Howe hizo planes para un asalto general contra el ejército de Washington. Fuertes lluvias y vientos obstaculizaron más maniobras para ambos comandantes.

Secuelas

Las bajas británicas fueron 233 (47 muertos, 182 heridos y 4 desaparecidos las bajas norteamericanas fueron 217 (50 muertos, 150 heridos, 16 capturados y 1 desaparecido).

Los dos ejércitos permanecieron donde estuvieron durante dos días, mientras Howe reforzó la posición en la colina de Chatterton, y Washington organizó su ejército para retirarse a las colinas al norte de las Llanuras Blancas. Con la llegada de tropas adicionales de Hesse y Waldeck bajo Lord Percy el 30 de octubre, Howe planeó actuar contra los estadounidenses al día siguiente. Sin embargo, cayó una fuerte lluvia todo el día siguiente, y cuando Howe finalmente se preparó para actuar, se despertó y descubrió que Washington había escapado nuevamente de su alcance.

El 31 de octubre, Washington había retirado a su ejército a las colinas al norte durante la noche, estableciendo un campamento cerca del Castillo del Norte. Howe decidió no seguir.

El 1 de noviembre, los británicos avanzaron pero descubrieron que Washington y su ejército se habían ido, ya que se habían retirado a las colinas al norte de las Llanuras Blancas. Howe decidió no seguir a los estadounidenses y les permitió retirarse de manera segura a Nueva Jersey.

La historia de Washington Irving “The Legend of Sleepy Hollow” y la película “Sleepy Hollow” se centraron en un jinete sin cabeza de Hesse. Se cree que la historia se basó en un incidente en la batalla de las Llanuras Blancas cuando un soldado de hessiano fue decapitado por un disparo de cañón.

Batalla del fuerte Washington (16 de noviembre de 1776)

Construcción y defensas del fuerte

Durante la guerra de la Independencia de EEUU, el fuerte Washington se encontraba en el punto más alto de la isla de Manhattan , a lo largo de un gran elevación cerca de su extremo más al norte. En frente y al otro lado del río Hudson se encontraba el fuerte Lee, en una elevación de Nueva Jersey, las fortalezas eran gemelas estaban destinadas impedir el paso del bajo Hudson a los buques de guerra británicos.

En junio de 1.776, los oficiales patriotas estadounidenses Henry Knox, Nathanael Greene, William Heath e Israel Putnam examinaron el terreno en el que se ubicaría el fuerte Washington; acordaron que si el fuerte se fortificaba adecuadamente, sería prácticamente imposible tomarlo. Más tarde en junio, el comandante en jefe del ejército Continental, George Washington, inspeccionó la ubicación y determinó que la zona era la clave para la defensa del bajo Hudson. Tras la aprobación de Washington, las tropas de Pensilvania comenzaron la construcción del fuerte bajo la supervisión de Rufus Putnam.

Primero prepararon un caballo de frisa para evitar que los barcos británicos navegasen por el río Hudson y flanqueasen la posición de los Estados Unidos. Durante más de un mes, las tropas transportaron rocas desde las alturas de Manhattan hasta el borde del río, donde las cargaron en una colección de cascos y cunas de madera y la estiraron a través del río.

Cuando terminó el caballo de frisa, comenzaron a trabajar en el fuerte. Poco de tierra cubría la superficie rocosa, por lo que no pudieron cavar las zanjas o trincheras habituales alrededor del fuerte. El fuerte fue construido en forma de pentágono con cinco bastiones. Las paredes principales estaban hechas de tierra, construidas con revellines con aberturas para los cañones desde todos los ángulos. El fuerte incluía un total de 3 a 4 acres (12.000 m2). Las tropas construyeron abatís alrededor del fuerte. Después de que se terminaron los cuarteles en septiembre, todas las tropas en la zona se colocaron bajo el mando del MG William Heath. Washington estableció su cuartel general cerca del fuerte.

Fuerte de Washington en 1776. Pintura basada en una litografía de Jonathan Heart en 1790

Apoyando el fuerte había numerosas defensas. Se asentaron baterías en el actual faro de Jeffreys Hook, que se extendía hasta el Hudson, en la colina Cox, mirando sobre Spuyten Duyvil Creek, la parte más estrecha en el extremo norte de Manhattan, controlando el puente del Rey y el puente de Dyckman sobre el río Harlem y a lo largo de la colina Laurel, que estaba al al este del fuerte y se fue a lo largo del río Harlem. Al sur del fuerte había tres líneas de defensa. Las líneas atravesaban las colinas y estaban hechas de trincheras. La primera línea estaba apoyada por una segunda línea a 0,5 km al norte, y se planeó construir una tercera línea a 0,4 km. al norte de la segunda

Movimientos previos a la batalla

Después de un intento fallido de desembarco en Throgs Neck el 12 de octubre, Washington, consciente del peligro de quedar envuelto, retiró la mayoría de sus tropas al norte a Llanuras Blancas. Considerado abandonar el fuerte Washington, pero Greene le convenciá, ya que creía que el fuerte podía ser retenido y que era vital hacerlo. Greene argumentó que mantener el fuerte mantendría las comunicaciones abiertas al otro lado del río y podría disuadir a los británicos de atacar Nueva Jersey. Magaw y Putnam coincidieron con Greene. Washington aceptó el razonamiento de Greene y no abandonó el fuerte.

Dejó una guarnición de 2.000 hombres en el fuerte Washington bajo el mando del coronel Robert Magaw. Esta fuerza era inadecuada para defender completamente los trabajos extensos. Para supervisar la guarnición estadounidense en el fuerte, Howe dejó al general Hugh Percy y una pequeña fuerza en las alturas de Harlem para fijar las fuerzas del fuerte.

En la mañana del 27 de octubre, los centinelas informaron a Magaw que las tropas de Percy estaban lanzando un ataque apoyado por 2 las fragatas británicas. Magaw ordenó abrir fuego contra las fragatas británicas que fueron gravemente dañadas por los cañones de los fuertes Lee y Washington. Los cañones de las fragatas no tenían ángulo de elevación suficiente para batir las posiciones estadounidenses. Los británicos alejaron las fragatas, pero un duelo de artillería continuó durante algún tiempo entre artilleros británicos y estadounidenses.

Buques británicos forzando el paso entre los fuertes Washington y Lee el 9 de octubre de 1776. Se trata Phoenix, Roebuck y Tartar, acompañados por 3 buques pequeños. Autor Thomas basado en otro cuadro Dominic Serres el Viejo.

El 2 de noviembre, durante la noche, un desertor llamado William Demont, ingresó en el campamento de Hugh Percy en el paso McGowan, al sur del fuerte Washington. Demont había sido ayudante del coronel Magaw. El desertor entrgó los planos del fuerte a Percy. Aunque Howe probablemente ya había comenzado a organizar operaciones contra fuerte Washington, el conocimiento exacto de la fortificación y sus defensas ayudaría a su ataque.

El 4 de noviembre, Howe ordenó a su ejército dirigirse hacia el sur al ferry de Dobbs, en lugar de perseguir a las fuerzas estadounidenses en las tierras altas, y posiblemente motivado por la inteligencia adquirida por la deserción de Demont, Howe había decidido atacar el fuerte Washington.
Washington respondió dividiendo su ejército. 7.000 soldados permanecerían al este del río Hudson bajo el mando del MG Charles Lee para evitar una invasión británica de Nueva Inglaterra; el general William Heath, con 3.000 hombres, debía proteger las tierras altas de Hudson para evitar cualquier avance británico hacia el norte; y Washington, con 2,000 hombres, iría al fuerte Lee.

Ese mismo día, Howe envió varias brigadas para marchar rápidamente hacia el sur y reforzar a Brig. Wilhelm von Knyphausen con su división había cruzado el río en Kingsbridge el 2 de noviembre y comenzó a hostigar a los rebeldes en el puesto avanzado norte del fuerte Tyron.

El 5 de noviembre, 3 fragatas británicas Phoenix (44), Roebuck (44) y Tartar (28), acompañados por 3 buques pequeños pasaron sobre las barricadas del río en el Hudson entre los fuertes de Washington y Lee medio del fuego de artillería y anclaron, sin daños, en el extremo norte de la isla, Washington, en el proceso de despliegue de la mayoría de sus tropas en el condado de Westchester. Cuando recibió la noticia y le escribió a Greene el 8 de noviembre: “Me inclino a pensar que no será prudente poner en peligro a los hombres y las tiendas“, pero “como estás en el lugar, te dejo dar las órdenes para evacuar el monte Washington como mejor juzgues“.

El 8 de noviembre, alrededor de dos docenas de soldados estadounidenses expulsaron de un reducto avanzado de una compañía hessiana. Los hessianos tenían un terreno más alto con una mejor cobertura y tenían la ventaja del apoyo de artillería a lo largo de esta pequeña escaramuza. Un solo hombre colonial resultó herido en el encuentro, mientras que al menos 2 hessianos resultaron muertos y un número desconocido de heridos.

Después de quemar y saquear el puesto avanzado, los vencedores lo ocuparon hasta el anochecer cuando regresaron a sus líneas. Al día siguiente, los hessianos habían vuelto a ocupar el lugar, pero una fuerza más grande norteamericana volvió a atacar. Esta vez, los hessianos dejaron 10 muertos con, un solo herido estadounidense.

Debido a estos éxitos menores, Magaw se volvió demasiado confiado; se jactaba de poder mantener el fuerte hasta finales de diciembre.

Con unas 2.000 de sus tropas, Washington se trasladó por el lado oeste del Hudson y llegó a Fort Lee el 13 de noviembre. Mientras tanto, Greene había reforzado la guarnición original de Magaw de unos 2.000 hombres con 900 más. Greene continuó favoreciendo la defensa de la fortaleza y Washington finalmente confió en el juicio de su subordinado. Washington luego escribiría que el deseo del Congreso era retener la defensa de la zona y su propio deseo de mantener un impedimento en el camino de los británicos.

El 13 de noviembre, se realizó el plan de ataque de Howe que era asaltar el fuerte desde tres direcciones mientras una cuarta fuerza fintaba:

  • Desde el norte atacaría las tropas de Hesse bajo el mando del TG Wilhelm von Knyphausen con unos 4.000 efectivos (BRI con los RIs Knyphausen, Rall, y Lossberg; BRI con los RIs Donop, Mirbach, y Erbprinz; y BRI con los RIs Landgraf y Waldeck).
  • Desde el sur Percy con 3.000 efectivos encabezaría una BRI hessiana (RI Huyn, RI Bunau y BG Koehler) y las británicas BRI3 con los RI10, RI38, y RI52; BRI1 con los RI4, RI15, y RI27 , y la BRI7 con 3 BIs del RI71 highlanders de Fraser.
  • Desde el este la BRI de Cornwallis (BIL1 ligero, BG1 de Guardias, BI1 de Guardias, y RI33); y la BRI de Mathew (BI2 ligero, BG2 de Guardias, y BI12 de Guardias), y una finta por el RI42 highlanders de la Guardia Negra bajo Stirling, que desembarcarían en el lado este de Manhattan, al sur del fuerte.

El 14 de noviembre, durante la noche, 30 botes planos británicos navegaron río arriba pasando el fuerte de Washington sin ser detectados por los estadounidenses. Al día siguiente, el enemigo se acercó al fuerte en fuerza.

El 15 de noviembre por la mañana, Howe envió al teniente-coronel James Patterson bajo una bandera de tregua para entregar un mensaje de que si el fuerte no se rendía, no habría cuartel. Magaw contesto que los “patriotas defenderían el fuerte hasta el final”.

Tras la negativa, todas las baterías británicas ubicadas en el extremo opuesto del río Harlem y la fragata Pearl (32) comenzaron un bombardeo contra las posiciones estadounidenses.

Batalla del fuerte de Washington en Manhattan (16 de noviembre de 1776). Despliegue de fuerzas y movimientos

Desarrollo de la batalla

El 16 de noviembre, antes del amanecer, las tropas británicas y hesianas se dirigieron a las posiciones de ataque. El general Knyphausen y sus tropas fueron transportados a través del río Harlem en lanchas planas y desembarcaron en Manhattan. Los balseros luego bajaron el río para transportar a las tropas de Mathew a través del río. Sin embargo, debido a la marea, no pudieron acercarse lo suficiente a la costa para cruzar a las tropas británicas, por lo que las tropas de Knyphausen se vieron obligadas a detener su avance y esperar hasta que Mathew pudiera cruzar.

Sobre las 7 de la mañana, los cañones hessianos abrieron fuego contra la batería estadounidense en la colina Laurel, y la fragata británica Pearl (32) comenzó a disparar contra los atrincheramientos estadounidenses. Además, al sur del fuerte, Percy hizo que su artillería abriera fuego contra el fuerte. La artillería de Percy apuntó a cañones de Magaw.

Al mediodía, Knyphausen y sus hessianos reanudaron su avance. Tan pronto como la marea fue lo suficientemente alta, Mathew y sus tropas, acompañados por Howe, fueron transportados a través del río Harlem. Desembarcaron bajo fuego pesado de la artillería estadounidense en la costa de Manhattan. Las tropas británicas subieron por la ladera y dispersaron a los estadounidenses hasta que llegaron a un reducto defendido por algunas compañías de voluntarios de Pensilvania. Después de una breve lucha, los estadounidenses se volvieron y corrieron hacia el fuerte.

Batalla del fuerte de Washington en Manhattan (16 de noviembre de 1776). Vista de la batalla desde el norte. Las brigadas británicas y hessianas atacando los reductos norteamericanos y los barcos se dirigen a su lugar de desembarco. Autor Thomas Davies

Al norte del fuerte, la derecha de Hesse, mandada por el coronel Johann Rall, avanzó por la empinada ladera al sur de Spuyten Duyvil Creek encontrando muy poca resistencia estadounidense. Los hessianos comenzaron a adelantar su artillería. En este momento, el cuerpo principal hessiano comenzó a avanzar por la Post Road, que corría entre las colinas de Laurel y la colina donde estaba Rall.

Los hessianos cruzaron tierras pantanosas y cuando se acercaron a la ladera boscosa cerca del fuerte, siendo disparados por 250 fusileros del los RIs de Maryland y de Virginia, bajo el mando del Tcol Moses Rawlings. Los hombres de Rawlings se escondieron detrás de las rocas y los árboles y se movían de un lugar a otro para disparar mientras intentaban avanzar a través de las árboles y rocas.

John Corbin estaba a cargo de disparar un pequeño cañón en la cima de una cresta en lo que es actualmente el parque Tryon. Durante un asalto de los hessianos, Corbin fue muerto, dejando su cañón sin tripulación. Margaret Corbin que era enfermera, había estado con su esposo en el campo de batalla todo el tiempo y, después de presenciar su muerte, ella inmediatamente tomó su lugar en el cañón, continuando disparando hasta que su brazo, pecho y mandíbula fueron alcanzado por el fuego enemigo, convirtiéndose así en la primera mujer combatiente conocida de la guerra.

Batalla del fuerte de Washington en Manhattan (16 de noviembre de 1776). Margaret Corbin disparando un cañón tras la muerte de su marido.

Casi al mismo tiempo, hacia el sur, Percy avanzó con unos 3.000 hombres. Percy avanzó en dos columnas con su brigada de hessianos a la izquierda y el propio Percy liderando a la derecha. A unos 200 metros de las líneas americanas, Percy detuvo el avance, esperando que se realizara la finta de Stirling. Frente a Percy estaba Alexander Graydon y su compañía. El superior de Graydon era Lambert Cadwalader, el segundo al mando de Magaw, quien estaba a cargo de mantener las tres líneas defensivas al sur del fuerte Washington. Después de escuchar que había un desembarco en la orilla en su retaguardia, Cadwalader envió a 50 hombres para hacerles frente. Los 50 hombres se encontraron con el ataque de distracción del RI42 del coronel Stirling con 700 hombres.

Stirling había desembarcado en la zona menos defendida de las defensas estadounidenses, y cuando Cadwalader escuchó cuántos hombres había allí, envió otros 100 hombres para reforzar los 50 que había enviado antes. Los grupos de desembarco británicos se extendieron, buscando un camino a través del terreno accidentado en el punto de desembarco. Los estadounidenses tomaron posición en la cima de una colina y comenzaron a disparar contra las tropas británicas que todavía estaban cruzando el río, matando o hiriendo a 80 hombres. Las tropas británicas cargaron contra la posición estadounidense, dispersándolos.

Batalla del fuerte de Washington en Manhattan (16 de noviembre de 1776). Tropas hessianas asaltando los reductos norteamericanos, se ve a Margaret Corbin herida. Autor Don Troiani

Al escuchar el tiroteo, Percy ordenó a sus tropas que continuaran su avance. El fuego de artillería británica obligó a Graydon en la primera línea defensiva a retroceder a la segunda línea, donde estaban ubicados Washington, Greene, Putnam y Hugh Mercer. Los cuatro fueron alentados a abandonar Manhattan, lo cual hicieron inmediatamente, navegando a través del río hacia el fuerte Lee.

Magaw se dio cuenta de que Cadwalader estaba en peligro de ser rodeado y le ordenó que se retirara hacia el fuerte. La fuerza de Cadwalader fue perseguida por las tropas de Percy al mismo tiempo que las tropas que se oponían al desembarco de Stirling también fueron perseguidas de regreso al fuerte. Las tropas de Stirling, desembarcadas en la retaguardia de Cadwalader, se detuvieron, creyendo que había tropas en los atrincheramientos. Algunos de los estadounidenses en retirada se enfrentaron a Stirling, dando a la mayoría del resto de las tropas estadounidenses suficiente tiempo para escapar.

Con el colapso de las líneas exteriores de Magaw hacia el sur y el este del fuerte, tuvo lugar la retirada general hacia la supuesta seguridad. Al sur, la tercera línea defensiva nunca se había sido completada, por lo que Cadwalader no tenía a dónde retirarse, excepto el fuerte. Al norte, los fusileros bajo Rawlings todavía se mantenían, pero apenas, ya que había menos fusileros que antes y debido a la gran cantidad de disparos, se habían atascado algunas de las armas de los hombres, algunos de los hombres se vieron obligados a arrojar rocas por la colina para atacar a los hessianos.

La batería estadounidense en el fuerte Washington fue silenciada por la fragata Pearl. Para entonces, el fuego de los fusileros casi había cesado, y los hessianos avanzaron lentamente colina arriba y se enfrentaron a los estadounidenses en una lucha cuerpo a cuerpo. Abrumando a los estadounidenses, los hessianos llegaron a la cima de la colina y entraron en el reducto con una carga de bayoneta, capturando rápidamente.

Washington, que estaba viendo la batalla desde el otro lado del río, envió una nota a Magaw pidiéndole que aguantara hasta el anochecer, pensando que las tropas podrían ser evacuadas durante la noche. Para entonces, los hessianos habían tomado el terreno entre el fuerte y el río Hudson. Rall recibió el honor de solicitar la rendición estadounidense de Knyphausen. Rall envió al capitán Hohenstein, que hablaba inglés y francés, bajo una bandera de tregua para pedir la rendición del fuerte.

Hohenstein se reunió con Cadwalader, y Cadwalader solicitó que Magaw tuviera cuatro horas para consultar con sus oficiales. Hohenstein negó la solicitud y les dio a los estadounidenses media hora para decidir. Mientras Magaw consultaba con sus oficiales, el mensajero de Washington, el capitán John Gooch llegó, justo antes de que el fuerte estuviera completamente rodeado, con la solicitud de Washington de esperar hasta el anochecer. Magaw intentó obtener términos más fáciles para sus hombres, a quienes solo se les permitiría conservar sus pertenencias, pero eso también fue descartado.

A las 3 de la tarde, los alemanes habían llegado a Fort Washington desde el norte, y los británicos estaban a la vista por el este y el sur. Al darse cuenta de que pararse crearía un baño de sangre dentro del abarrotado fuerte, Magaw anunció su decisión de capitular el fuerte.

A las 4 de la tarde, la bandera estadounidense fue arriada en el fuerte, reemplazada por la bandera británica. La pérdida de todas sus armas y equipo fue especialmente perjudicial. El fuerte Lee era insostenible y Washington comenzó a transportar la munición fuera del fuerte.

Secuelas

Después de que los hessianos entraran en el fuerte, los oficiales estadounidenses intentaron aplacar al comandante de Hesse, el capitán von Malmburg, quien estaba a cargo de la rendición. Cuando salieron del fuerte, los hessianos despojaron a las tropas estadounidenses de su equipaje y golpearon a algunos de ellos. Sus oficiales intervinieron para evitar más lesiones o muertes. Los británicos capturaron 34 cañones, 2 obuses, junto con muchas carpas, mantas, herramientas y muchas municiones.

El ataque costó a los británicos y alemanes 67 muertos, 335 heridos y 6 desaparecidos. Los estadounidenses sufrieron 54 muertos y 2.858 capturados, entre los cuales había más de 1.000 heridos. Bajo el tratamiento habitual a los prisioneros por parte de los británicos, solo 800 sobrevivieron a su cautiverio para ser liberados 18 meses después en un intercambio de prisioneros; murieron casi las tres cuartas partes de los prisioneros. Entre los intercambiados se encontraba Margaret Corbin, que continuó sirviendo en el ejército Continental y se le otorgó una pensión después de la guerra.

El 20 de noviembre, Howe ordenó a Cornwallis capturar el fuerte Lee. El plan era atrapar al ejército estadounidense entre el río Hackensack y el río Hudson. Con una fuerza de 4,000-6,000 soldados británicos, Cornwallis cruzó el río Hudson en una tormenta y desembarcó a unos 9 km al norte del fuerte y marchó hacia el sur.

Captura británica del fuerte de Lee (20 de noviembre de 1776). Desembarco de Cornwallis en Nueva Jersey a 9 km del fuerte

Washington envió noticias del avance británico al Congreso Continental y sugirió que Filadelfia probablemente se convertiría en el próximo objetivo. La noticia sorprendió a muchos de los delegados, que no habían comprendido lo mal que iba la guerra.

Cuando las fuerzas de Cornwallis llegaron al fuerte Lee, no encontraron oposición. Greene había dirigido una evacuación apresurada de la guarnición de 2.000 hombres del fuerte y los condujo hacia Hackensack, donde Washington los estaba esperando.

Al decidir dejar todo lo demás en el fuerte, Greene pudo llevar a sus hombres a un lugar seguro antes de que los británicos pudieran tomar el único puente que cruza el río Hackensack. Greene regresó al fuerte unas dos horas después de que el cuerpo principal se fuera y reunió a varios cientos de rezagados.

Los británicos estaban quedaron encantados con lo que encontraron en el fuerte abandonado, 50 cañones, 1.000 barriles de harina, depósitos de municiones y grandes cantidades de otros suministros dejados por los estadounidenses que huían apresuradamente. Capturaron a 12 soldados estadounidenses borrachos en el fuerte y otros 150 prisioneros fueron tomados en las cercanías. Creyendo que tenía la oportunidad de dar un golpe decisivo contra los estadounidenses, Cornwallis persiguió al ejército de Washington.

Luego, los soldados estadounidenses comenzaron una retirada apresurada hacia el oeste, cruzando el río Hackensack en el puente Nuevo y el río Passaic en el puente Acquackanonk. Fue durante la retiro de Washington Thomas Paine compuso su folleto “La crisis estadounidense“, que comenzó con la frase reconocida, “Estos son los tiempos que prueban las almas de los hombres”.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-05-28. Última modificacion 2020-05-28.
Valora esta entrada