Siglo XVIII Guerra de la Independencia de los EE UU (1) 1775-77 Asedio de Quebec

Organización del ataque

Siguiendo la captura del fuerte de Ticonderoga, Arnold y Allen se percataron de que era necesario retener Ticonderoga como defensa en contra de los intentos del ejército británico de dividir las colonias, así como también notaron que Quebec se hallaba pobremente defendida. Estos propusieron, de forma separada, expediciones en contra de Quebec, sugiriendo que una pequeña fuerza de entre 1.200 y 1.500 hombres sería suficiente para llevar al ejército británico fuera de la provincia. El Congreso primero ordenó que los fuertes fueran abandonados, urgiendo que Nueva York y Connecticut proveyeran tropas y material para fines de naturaleza meramente defensiva. Llamados públicos alrededor de Nueva Inglaterra y Nueva York amenazaron al Congreso a cambiar su posición. Cuando se hizo evidente que Guy Carleton, el gobernador de Quebec, se encontraba fortificando el fuerte Saint John, e intentaba involucrar a los iroqueses para atacar a Nueva York, el Congreso decidió que era necesario adquirir una posición más activa. El 27 de junio de 1.775, el Congreso autorizó al general Philip Schuyler investigar y, de ser apropiado, comenzar la invasión. Benedict Arnold, dejando de lado a su jefe, se dirigió a Boston y convenció al general George Washington de enviar una fuerza a la ciudad de Quebec bajo su mando.

Mientras tanto los británicos, después del asalto al fuerte Saint Johns, el general Carleton era consciente del peligro de invasión desde el sur, por lo que pidió refuerzos del general Thomas Gage en Boston. Mientras tanto levantó a las milicias locales para colaborar con la defensa de Montreal y de la ciudad de Quebec, las cuales se encontraron con un logro limitado. En respuesta a la captura de Ticonderoga y el asalto del fuerte Saint John, éste envió 700 tropas para retener el fuerte en el río Richelieu, al sur de Montreal; ordenó la construcción de navíos para su uso en el lago Champlain, y reclutó cerca de 100 mohawks para ayudar en su defensa. Él mismo vigiló la defensa de Montreal, guiando a sólo 150 regulares, debido a que le confiaba al fuerte Saint. Johns a la defensa principal. La defensa de la ciudad de Quebec la dejó en manos del gobernador Hector Theophilus de Cramahé.

El plan aprobado por el Congreso implicaba un ataque en dos frentes para hacer que Carleton dividiera sus fuerzas.

  • Ala izquierda, 3.000 hombres bajo Philip Schuyler, se dirigiría a Montreal, a través del lago Champlain y el río Richelieu, y después a Quebec.
  • Ala derecha, 1.050 hombres liderados por Benedict Arnold, subiría el río Kennebec, sobre la altura de la tierra, y bajaría el río Chaudiere hasta Quebec.
El ataque americano a Quebec 1775: rutas de las expediciones de Arnold y Montgomery

Negociaciones para la obtención del apoyo indio

Guy Johnson, un conservador y agente británico indio viviendo en el valle Mohawk en Nueva York, se encontraba en buenos términos con los iroqueses de Nueva York, y se encontraba preocupado por su seguridad y la de su familia, después de que se hizo claro que el sentimiento patriótico se había adueñado de Nueva York. Convencido, aparentemente, de que no podría seguir conduciendo de forma segura los negocios de la Corona, dejó su estado en Nueva York con cerca de 200 conservadores y simpatizantes mohawks. Éste fue, en primer lugar, al fuerte Ontario, donde, el 17 de junio, extrajo de líderes tribales indios promesas para colaborar en el mantenimiento de provisiones y de líneas de comunicación abiertas en la zona, así como el apoyo a los británicos en el caso de “agresión del enemigo“. Desde allí, marchó a Montreal, donde, en una reunión con el general Carleton y más de 1.500 indios, negoció acuerdos similares, y les aconsejó “estar preparados para el servicio”. Sin embargo, la mayoría de los involucrados en estos acuerdos fueron los mohawks; las otras tribus en la Confederación Iroquesa evitaron esas conferencias, buscando permanecer neutrales. Muchos de los mohawks permanecieron en la zona de Montreal después de la conferencia; sin embargo, cuando parecía incierto si los americanos lanzarían una invasión en 1.775, la mayoría de ellos regresó a su casa para mediados de agosto.

El Congreso Continental buscó mantener a las Seis Naciones fuera de la guerra. En julio de 1.775, Samuel Kirkland, un misionero influyente con los oneidas, les llevó una declaración del Congreso: “deseamos que permanezcan en sus hogares, y que no se unan a ningún bando, pero que mantengan bien enterradas las hachas.” Mientras que los oneidas y los turcarora permanecieron formalmente neutrales, muchos oneidas pronunciaron su simpatía con los rebeldes. Noticial de la junta de Johnson en Montreal hicieron que el General Schuyler, quien también tenía influencia entre los oneidas, llamara a una conferencia en Albany para mediados de agosto. Atendida por cerca de 400 indios (principalmente oneidas y tuscaroras, y algunos mohawks), Schuyler y otros comisionados indios explicaron los problemas que dividían a las colonias de la Gran Bretaña, enfatizando que las colonias se encontraban en guerra para preservar sus derechos, y que no buscaban la conquista. Los jefes aceptaron permanecer neutrales, con uno de los líderes mohawk diciendo, “es un asunto de familia” y que ellos “permanecerían en su sitio viéndolos pelear… desde afuera“. Sin embargo, estos sí lograron extraer concesiones de los americanos, incluyendo promesas para resolver problemas como el establecimiento de colonizadores sobre sus tierras.

La expedición de Schuyler-Montgomery

El esfuerzo principal de la invasión fue dirigido por el general Schuyler, subiendo por el lago Champlain para asaltar Montreal y, posteriormente, la ciudad de Quebec. La expedición estaba compuesta por fuerzas de Nueva York, Connecticut y Nueva Hampshire, así como también por hombres de las Green Mountains (Montañas Verdes), bajo el liderazgo de Seth Warner, con provisiones abastecidas por Nueva York. Sin embargo, Schuyler fue en extremo cauteloso, y para mediados de agosto los colonos recibieron informes acerca de que el general Carleton se encontraba fortificando las posiciones defensivas fuera de Montreal, y que algunas tribus nativas se habían unido a los británicos.

El 25 de agosto, mientras Schuyler se encontraba en la conferencia india, Richard Montgomery recibió información de que las embarcaciones que se estaban construyendo en el fuerte Saint John estaban a punto de ser terminadas. Montgomery, tomando ventaja de la ausencia de Schuyler (y en la ausencia de órdenes autorizando el movimiento), dirigió a 1.200 tropas, congregadas en Ticonderoga, hacia una posición en la Île-aux-Noix en el Río Richelieu, llegando el 2 de septiembre.

Dos días después Schuyler se unió a él, a pesar de la mala salud, Schuyler estaba decidido a llevar a sus hombres a Canadá, y el 5 de septiembre partió para el fuerte de Saint John. dio a los iroqueses en julio fue tergiversado por los comisionados indios en diciembre de 1.775.)

Siguiendo el primer enfrentamiento, el general Schuyler se encontraba demasiado enfermo como para continuar, por lo que le otorgó el mando a Montgomery. Schuyler dejó el fuerte Ticonderoga varios días después. Después de otro falso comienzo y de la llegada de otros 900 hombres desde Connecticut, Nueva Hampshire y Nueva York, así como de hombres de la Green Moutain, Montgomery finalmente se dirigieron a asediar el fuerte Saint John. Envió una carta a James Livingston, un canadiense para preparar el levantamiento a las fuerzas militares locales en apoyo del esfuerzo americano, para actuar en la zona sur de Montreal.

Asedio del fuerte de Saint John

Anticipándose a una posible incursión estadounidense, Guy Carleton, gobernador de Canadá, había encargado al mayor Charles Preston, del RI26, que construyeran fortificaciones en fuerte Saint-John. Preston, que sabía que debía hacerse rápidamente, decidió erigir dos reductos fuertes conectados por una “trinchera de comunicación” de unos 210 metros de largo. Estas obras fueron construidas por 300 hombres de julio a septiembre y armadas con 30 piezas de artillería, entre ellos 2 obuses de 8 pulgadas, 8 morteros Coehorn, 2×24 y 6×9 cañones otros de menor calibre. Tenía una guarnición de 567 efectivos en su mayoría de los RI7 y RI26 con algunos milicianos canadienses,también había unas 700 mujeres y niños que habían buscado refugio, por lo que unas 1.300 personas se refugiaban en esos dos pequeños reductos pequeños.

Fuerte de Saint John 1775. Estaba formado por dos reductos unidos

El 5 de septiembre Schuyler, quien estaba enfermo, partió con los botes por el río Richilieu, cuando se acercaron al fuerte, los británicos abrieron fuego de cañón que hizo poco daño, y las tropas rebeldes desembarcaron en un pantano a unos 1,5 km del fuerte para reconocer. A medida que avanzaban en fueron emboscados por 100 indios bajo Lorimier, el encuentro en el bosque cerrado llevó a dos grupos a dispararse mutuamente. Superado en enfrentamiento inicial, los hombres de Schuyler se defendieron, con Lorimier perdiendo 4 muertos y 5 heridos. Disgustado por la falta de apoyo de la guarnición del fuerte, los indios se retiraron. Al anochecer, los americanos habían construido un trabajo defensivo al lado del río, pero luego tuvieron que retirarse île-aux-Noix cuando los artilleros británicos encontraron el ángulo de tiro adecuado.

Schuyler tenía unos 1.900 efectivos, pero solo 1.000 aptos para la acción. Con ellos volvió a embarcarse y regresó al fuerte de Saint John, esta vez bajo el mando de Montgomery. Temprano el 10 de septiembre volvieron a ocupar las obras construidas durante el anterior ataque y un grupo del RI1 de Nueva York entró en el bosque al oeste del fuerte, con el objetivo de cortar la línea de suministro a Chambly. Los hombres de Ritzema se enfrentaron a un emboscada real y al fuego de la artillería británica y volvieron a huir. Mientras Montgomery los reunía personalmente, comenzó un rumor de que el buque Royal Savage estaba a punto de bombardearlos y se vieron obligado a llevarlos de vuelta a los botes y regresar a la Île-aux-Noix.

Asedio del fuerte de Saint John 1775. Batería británica en rojo regulares británicos, en azul artilleros británicos de un cañón de 12 lbs y mujeres canadienses. Autor Adam Hook

Montgomery regresó a Saint John el 16 de septiembre con 2.000 hombres a bordo de una goleta, una balandra, 2 galeras armadas y 10 barcos, suficientes para bloquear tanto el fuerte como el río. También tenía 40 canadienses bajo el mayor John Brown reclutados cerca de Chambly por Livingston y Jeremy Duggan, un barbero de Quebec. Los estadounidenses desembarcaron bajo fuego de artillería esporádico y rodearon el fuerte.

Al día siguiente 17 de septiembre, Al día siguiente, Montgomery envió patrullas para impedir cualquier intento de ayuda de Montreal. Brown fue a Laprairie y el fuerte Chambly, mientras que Allen se dirigió al norte con Livingston y Duggan para reclutar más canadienses, y luego ocuparon Longueuil, pocos habitantes se unieron, ya que los líderes locales, especialmente el clero, hizo todo lo posible para disuadir a sus vecinos de unirse a los rebeldes, incluso un grupo escribió a Carleton, pidiéndole perdón por no acudir con la milicia. Estos lealistas esperan de inmediato ayuda de Carleton, pero éste eligió quedarse en Montreal.

Brown capturó una columna de suministros de Laprairie y luego ocupó un viejo reducto a horcajadas en el camino. El comandante del fuerte, mayor Charles Preston, envió una patrulla, que capturó a Hazen y forzó a Brown a abandonar los trabajos. Montgomery luego llegó con 500 tropas frescas y obligaron a los británicos a regresar al fuerte con alguna pérdida pero en buen estado orden. En la tarde del 18 de septiembre, los rebeldes tenían el fuerte rodeado y el mayor Preston envió a Lorimier para informar a Carleton de su estado.

Del 21 de septiembre al 12 de octubre, se instalan las 2 batería de asedio, la primera al sur del fuerte, la segunda batería al otro lado del río que comenzaron a bombardear al fuerte. Inicialmente, la artillería en los reductos era muy superior a los pocos cañones que tenían los rebeldes y los británicos y canadienses podían disparar diez disparos a cada ronda estadounidense.

Los intentos de destruir la nueva batería con una galera de armada de con un cañón 24 lbs fallaron. La nueva batería del nordeste hundió el Royal Savage y otras naves con disparos al rojo vivo, y luego demuele los edificios en el centro de ambos reductos.

El coronel Ethan Allen con unos 200 efectivos, tenía como misión ocupar la orilla del río San Lorenzo para impedir la llegada de suministros y refuerzos desde Montreal. Actuando con escasa inteligencia, decidió atacar Montreal. El 24 de septiembre, durante la noche, Allen con 110 hombres cruzó el río San Lorenzo, al norte de la ciudad, pero tuvo que valerse por sí mismo ya que el mayor Brown no lo encontró. Carleton, el comandante británico, marchó contra él con una fuerza de unos 35 regulares, 200 voluntarios y algunos indios. Allen fue rechazado, incapaz de cruzar el río, tomó una posición defensiva en Longue-Pointe a pocos kilómetros de la ciudad. La mayoría de los reclutas canadienses huyeron cuando sonaron los primeros disparos, pero Allen, constantemente flanqueado por los indios, condujo a su ejército en constante disminución a una retirada de combate durante más de 1,5 km. Finalmente reducido a 31 efectivos y con el oficial británico “presionando audazmente en la retaguardia”, Allen se rindió. Los británicos capturaron a Ethan Allen, otros 17 americanos y 16 canadienses. 10 de los prisioneros estaban heridos (2 mortales, 8 levemente). Allen también perdió 5 hombres muertos. El resto escapó. Del lado británico, 3 fueron heridos de muerte.

Batalla de Longue-Pointe (24 de septiembre de 1775). El coronel américano Ethan Allen es capturado por las tropas británicas. Autor H.Charles McBarron

Este abortivo ataque a Montreal condujo a la movilización total de la milicia local, que pronto contó con 2.000 hombres. Pero Carleton todavía se negó a organizar el alivio del fuerte de Saint John.

Montgomery envió 300 hombres y dos cañoneras para reforzar a Brown, que estaba bloqueando el fuerte Chambly, y el 18 de octubre tomó el fuerte que estaba defendido por unos 400 efectivos, la mitad milicianos canadienses. Allí encontraron amplios almacenes de municiones y suministros.

La artillería y los suministros capturados permiten a Montgomery intensificar el bombardeo y se inició una tercera batería hacia el noroeste. El mayor Preston escuchó rumores de que la columna de alivio de Carleton había sido rechazada a Longueuil.

Asedio del fuerte de Saint John 1775. Plano del asedio indicando las baterías y campamentos

El bombardeo de la tercera batería, destruyó los edificios de los reductos, y la guarnición de Saint John fue forzada a dormir en sótanos abarrotados, los prisioneros del fuerte de Charnbly pasaron por delante el fuerte para desmoralizarlos aún más.

El 1 de noviembre, con la batería del noreste totalmente operativa, el fuerte de Saint John recibió el mayor bombardeo hasta la fecha. Las bajas fueron leves, pero se destruyeron provisiones y materiales valiosos. Los oficiales de Preston le informaron que solo había comida para ocho días.

El 2 de noviembre, creyendo que el alivio aún podría llegar, el mayor Preston pidió una tregua de ocho días, después de los cuales se rendiría si no se lo aliviaba. Con la llegada del invierno, Montgomery rechazó su propuesta. Consciente de lo desesperado de su situación, Preston se rindió y sus hombres salieron con los honores de la guerra, después de haber retrasado el avance del enemigo en Montreal durante casi dos meses.

Ocupación de Montreal

Carleton se enteró de la caída de Saint John el 4 de noviembre, momento en el que también sabía que más rebeldes se acercaban a Quebec a través de Maine. Tampoco recibiría los dos RIs ordenados desde Boston en el verano. El jefe de la flota en Nortemérica, el vicealmirante Samuel Graves, se había negado a navegar hacia el norte tan tarde en el año, a pesar de que los buques atracaban de forma segura en Quebec tan tarde como noviembre.

Con Montgomery indudablemente acercándose, Carleton puso la guarnición y las tiendas que podía salvar a bordo de una pequeña flotilla, pero, posiblemente por un sentido de honor, no zarpó hacia Quebec hasta que el ejército rebelde cruzase el río.

El 8 de noviembre, Montgomery dirigió a sus tropas hacia el norte y ocupó la isla de Saint Paul en el río San Lorenzo, cruzando a Pointe-Saint-Charles al día siguiente, donde fue recibido como un libertador. Montreal cayó sin ninguna lucha significativa el 13 de noviembre.

Cuando la flotilla británica se acercaba a Sorel el 12 de noviembre, un barco encalló. Para cuando volvió a navegar, el viento había bajado y los barcos tuvieron que anclar durante tres días. El 15 de noviembre, se acercó un bote rebelde que llevaba una bandera de tregua. El barco llevaba una demanda de rendición, alegando que las baterías de cañones río abajo destruirían el convoy. Para convencerlos, Brown remaba a las naves y se ofreció a mostrarles una batería de 32 lbs. Un oficial fue enviado a tierra para confirmar eso, pero eludió su trabajo o fue engañado por Brown (que apenas tenía cañones).

La flotilla de Carleton montaba 30 piezas, pero nuevamente la amenaza de la pérdida de vidas lo hizo dudar. Convovó a un consejo de guerra: un capitán ofreció atacar las baterías mientras el resto se dirigía a Quebec; otro, un notable piloto, familiarizado con las peligrosas aguas alrededor de Sorel, se ofreció a remarlo río abajo. Carleton aceptó la última propuesta.

Carleton vestido como un paisano, dejó el barco y se alejó intentando pasar por las posiciones enemigas para llegar a Quebec. Dejando a Prescott con instrucciones de arrojar por la borda tiendas y cañones al río en caso de tener que rendirse.

Prescott intentó negociar con Easton, pero este último lo convenció de que su posición era desesperada y el 19 de noviembre, el día que Carleton llegaba a Quebec, se rindió junto con 120 tropas y casi 200 marineros. A bordo de la flota capturada, Easton encontró los cañones que Prescott no había podido arrojar al agua, así como 200 pares de zapatos. Los barcos capturados llevaban prisioneros que los británicos habían tomado. Entre ellos se encontraba Moses Hazen, un expatriado de Massachusetts con propiedades cerca del fuerte Saint John, cuyo mal trato por los británicos lo volvió en su contra. Hazen, quien había adquirido experiencia de combate en la guerra Franco-India, se unió al ejército de Montgomery.

Antes de partir de Montreal hacia la ciudad de Quebec, Montgomery publicó mensajes a los habitantes de que el Congreso quería que Quebec se uniera a ellos, y entabló conversaciones con simpatizantes con el objetivo de celebrar una convención provincial con el fin de elegir delegados al Congreso. También le escribió a Schuyler, solicitando que se envíe una delegación del Congreso para realizar actividades diplomáticas.

Gran parte del ejército de Montgomery partió debido a los alistamientos de los vencidos después de la caída de Montreal. Luego usó algunos de los barcos capturados para moverse hacia la ciudad de Quebec con unos 300 soldados el 28 de noviembre, dejando unos 200 en Montreal bajo el mando del general de brigada David Wooster. En el camino, recogió el recién creado primer regimiento canadiense de James Livingston de unos 200 hombres.

Montgomery es dirigió a Quebec a través de Trois Rivieres. Desafortunadamente, los hombres cuyos los alistamientos vencía el 10 de diciembre regresaron a sus casa. Con solo 800 hombres, Montgomery se preguntó si tenía la cantidad y calidad de tropas para mantener Montreal y tomar Quebec. A casi 322 km de distancia, Carleton tenía las mismas preocupaciones sobre mantener Quebec o retomar Montreal.

Expedición de Arnold

Benedict Arnold, quien había sido rechazado para el liderazgo de la expedición del Valle Champlain, regresó a Cambridge, Massachusetts, acercándose a George Washington con la idea de apoyar la fuerza de invasión del este, dirigida hacia la ciudad de Quebec. Washington aprobó la idea, dándole a Arnold 1.100 hombres, incluyendo a los fusileros de Daniel Morgan para el esfuerzo. La fuerza de Arnold partió de Newburyport hacia la boca del río Kennebec y, después, río arriba hacia el fuerte Oeste (actualmente Augusta, Maine). Arnold había estimado que la distancia a Quebec era de 290 km, cuando realmente eran 480 km.

La expedición de Arnold fue un éxito debido a que éste fue capaz de llevar un cuerpo de tropas hacia las puertas de la ciudad de Quebec. Sin embargo, la expedición se encontró con problemas tan pronto dejó los rastros de civilización más significativos del actual Maine. Había múltiples dificultades mientras que las tropas se movían hacia el río Kennebec, y los botes que utilizaban presentaban filtraciones frecuentemente, echando a perder la pólvora y los víveres. La altitud de la tierra entre Kennebec y el río Chaudière era un tramado de lagos y arroyos, donde el paso era complicado debido al mal clima, resultando en el regreso de un cuarto de las tropas. El descenso por el Chaudière resultó en la destrucción de más botes y provisiones, mientras que las tropas no experimentadas se hallaban incapaces de controlar los botes en las aguas rápidas.

Para el momento en el que Arnold alcanzó las afueras de la civilización a través del río San Lorenzo en noviembre, sus fuerzas se habían reducido a 600 hombres hambrientos. Estos habían viajado casi 600 km a través de la naturaleza salvaje. Cuando Arnold y sus tropas finalmente alcanzaron las llanuras de Abraham el 14 de noviembre, Arnold envió un negociador con la bandera blanca para pedir su rendición, pero fue inútil. Los americanos, sin cañones y en pobres condiciones para la acción, se encontraron ante una ciudad fortificada. Arnold, después de escuchar acerca de una posible salida de la ciudad, decidió, el 9 de noviembre, retirarse hacia Pointe-auz-Trembles para esperar a Montgomery, quien había capturado recientemente Montreal.

El 2 de diciembre, Montgomery finalmente llegó desde Montreal con 500 tropas, llevando consigo las provisiones británicas capturadas y ropa de invierno. Las dos fuerzas se unieron, y se rralizaron los planes para un ataque en la ciudad. Tres días después, el ejército combinado acampó en las llanuras de Abraham, comenzando un asedio a la ciudad de Quebec.

Batalla de Quebec (31 de diciembre de 1.775)

Mientras planificaba el ataque a la ciudad, Christophe Pélissier, un francés que vivía cerca de Trois-Rivières, se reunió a Montgomery. Pélissier, que apoyaba políticamente la causa rebelde, operaba una ferretería en Saint-Maurice. Montgomery discutió la idea de celebrar la convención provincial con él.

Pélissier recomendó no celebrar una convención hasta después de la toma de la ciudad de Quebec, ya que los habitantes no se sentirían libres de actuar de esa manera hasta que su seguridad estuviera mejor asegurada. Los dos acordaron que las ferreterías de Pélissier proporcionaran municiones para el asedio, lo que hizo hasta que los rebeldes se retiraron en mayo de 1.776.

El 30 de diciembre, Montgomery se unió a Arnold y James Livingston en un asalto a la ciudad de Quebec durante una tormenta de nieve. Sus movimientos pasaron desapercibidos para los británicos hasta que un desertor fue a Quebec y alertó a Carleton del ataque.

En la tarde del 30 de diciembre, estalló otra tormenta. Al caer la noche se había convertido en el pesado “noreste” que Montgomery deseaba y alrededor de las 4 de la mañana ordenó a las tropas que formaran. Conduciría a 300 neoyorquinos más allá de Cape Diamond y hacia la Down Town (Ciudad Baja) desde el sur. Arnold, con 600 hombres, incluidos 50 artilleros, abandonaría Saint Roche y atacaría desde el norte a través de Sault au Matelot. Al mismo tiempo, Livingston fingiría un ataque contra la puerta de Saint Jean con sus canadienses, y Brown atacaría al bastión de Cape Diamond con 100 hombres. Montgomery y Arnold unirían fuerzas y se dirigirían a la Upper Town, (ciudad Alta) esperando que los comerciantes entraran en pánico y obliguen a Carleton a rendirse. De hecho, Carleton había emitido órdenes para quemar los muelles y almacenes en tal evento.

Batalla de Quebec (31 de diciembre de 1775). Plano de la batalla. Autor John Fawkes

Cuando Brown lanzó los cohetes de señal para comenzar la operación, Montgomery condujo su columna hacia Wolfe Cove, donde se dirigieron hacia el este, evitando grandes bloques de hielo y escalando el precipicio rocoso en el lado de tierra donde la orilla del río estaba bloqueada. Al acercarse a Prés de Ville oyeron la campana de Notre Dame des Victoires alarmando a la ciudad. Los centinelas habían visto linternas en la nieve y los ciudadanos se estaban armando.

Debajo de la punta de Cape Diamond, la columna fue detenida por una línea de postes que se extendían desde la orilla del río hasta el acantilado. Cuatro postes fueron cortados al lado del acantilado (para evitar las líneas de fuego enemigas) y se deslizó, acompañado por una docena de oficiales y hombres. Después de una breve conferencia con sus ayudantes, Montgomery desenvainó su espada, la sostuvo en alto y condujo el avance a través del espacio abierto entre la barricada y un blocao de dos pisos. El edificio albergaba cuatro pequeños cañones tripulados por 9 marineros y unos 30 milicianos franceses y 9 británicos. Cuando los rebeldes que avanzaban estaban a unos 50 metros de distancia, abrieron fuego. Montgomery fue alcanzado en la cabeza y muerto al instante. También sus ayudantes, los capitanes Jacob Cheesemen y John Macpherson, un sargento, y la mayoría de los hombres con él.

Batalla de Quebec (31 de diciembre de 1775). Muerte del general Richard Montgomery. Autor John Trumbull

El subsecretario adjunto de Montgomery, el coronel Donald Campbell, era ahora el oficial superior. Avanzando encontró a unos 50 hombres en la segunda barricada, con sus mosquetes inútiles en la tormenta de nieve. Los oficiales supervivientes recomendaron retirarse y Campbell estuvo de acuerdo, tomando el mando de la retaguardia cuando la columna retrocedió a lo largo de la orilla del río. Dentro del blocao, los ocupantes aparentemente entraron en pánico, sin tener idea de lo que estaba sucediendo afuera. Más tarde, cuando llegaron las noticias del ataque de Arnold, un leal de Boston, John Coffin, usó su bayoneta para evitar que los hombres abandonaran el puesto.

Al otro lado de la ciudad, la columna de Arnold estaba encabezada por 30 fusileros y artilleros de Lamb con un cañon de 6 lbs de latón en un trineo. Detrás de ellos estaban los fusileros restantes, bajo el mando de Morgan, Steele y Hendricks. Detrás marchaban los contingentes de Greene y Meigs, y finalmente los indios y canadienses. Se había enviado un mensaje a Dearborn en la orilla norte del Saint Charles, pero él no había aparecido. Arnold solo podía esperar que se uniese en el camino.

Cuando los cohetes se dispararon, atravesaron Saint Roche. Frente a la Porte Palais, el cuerpo principal fue visto por centinelas y toda la columna fue golpeada por mosquetería y granadas desde las murallas. El cañón de 6 lbs de Lamb fue abandonado después de quedar atrapado en un ventisquero y los artilleros se convirtieron en soldados de infantería. A medida que la columna pasaba por los muelles fueron alcanzados por la primera barrera a través de Sault au Matelot, defendido por 30 milicianos y 3 cañones. Sin el cañón de Lamb, Arnold no tenía más opción que lanzar un asalto frontal.

A medida que la columna avanzaba, Arnold fue alcanzado en el tobillo izquierdo por una bala rebotada. Un fusilero y el capellán Spring lo llevaron de regreso al doctor Senter.

Batalla de Quebec (31 de diciembre de 1775). Benedict Arnold es herido en la calle Sault au Matelot. Autor Adam Hook

Casi instintivamente, los hombres se volvieron hacia Morgan, quien respondió guiándolos hacia adelante y siendo el primero en escalar una escalera. El fuego de un mosquete le quemó la cara y lo tiró de la escalera, pero subió de nuevo con dos fusileros, saltó a la plataforma de armas y rodó debajo de uno de los cañones para evitar las bayonetas de los defensores. Sus hombres siguieron la escalera y en cuestión de minutos capturó a los 30 defensores por la pérdida de un muerto y seis heridos.

Morgan luego corrió hacia Sault au Matelot hasta la siguiente barricada. Al encontrar la puerta abierta y sin vigilancia, examinó el trabajo y regresó. Sin embargo, sus oficiales se negaron a seguir adelante hasta que el cuerpo principal llegase, temiendo que su creciente carga de prisioneros (tres veces su fuerza) dominarían a cualquier guardia. Pasaron otros 30 minutos antes de que el cuerpo principal los alcanzara y la demora resultaría fatal. Aún más atrás, la compañía de Dearborn, retrasada por una marea alta, y estaban entrando en Saint Roche.

Mientras tanto, Caldwell, con un destacamento de la milicia británica, estaba investigando la actividad en Cape Diamond. Al descubrir que la acción de Brown era una finta, informó a Carleton cuando se acababa de enterar del ataque de Arnold contra Sault au Matelot. Recogiendo 30 emigrantes de las tierras altas reales bajo el capitán John Nairne del regimiento de MacLean y 50 marineros dirigidos por un ex-oficial naval llamado Anderson, se dirigió a la segunda barricada. Allí encontró 200 milicias francesas bajo el mando de Voyer y el capitán Alexandre Dumas, y una Cía del RI7, todos estaban en un estado de confusión sin saber cómo defender la barricada. Dispersando a la milicia y los emigrantes en las casas circundantes, formó a los regulares en una doble línea detrás de la barricada de 3,6 metros de altura, con un cañón montado en una plataforma inmediatamente detrás de ellos apuntando hacia Sault au Matelot.

Batalla de Quebcec (31 de diciembre de 1775). Fuerzas regulares y canadienses contraatacando a la columna de Arnold en la calle Sault-au-Matelot. Autor C. W. Jefferys

Reforzado por los fusileros de Pensilvania y los destacamentos de Greene y Meigs, Morgan condujo a sus hombres hacia la segunda barricada. Algunos marineros, liderados por Anderson, salieron por la puerta y bloquearon su camino.

Anderson le pidió a Morgan que se rindiera, y Morgan lo mató a tiros y los marineros se retiraron por la puerta. Gritando “¡Quebec es nuestro!” Los hombres de Morgan se adelantaron, pero quedaron atrapados en una lluvia de mosquetería desde las ventanas superiores de las casas. Con hombres cayendo por todos lados, los rebeldes colocaron sus escaleras contra la barricada, pero fueron alcanzados. Algunos fusileros intentaron flanquear la barricada a través de una casa, pero fueron retirados al punto de bayoneta por Nairne.

En este momento, los estadounidenses aún podrían haber escapado, pero cuando Steele, Topham, Hendrick y Lamb cayeron heridos, Morgan ordenó a sus hombres que entraran en las casas. Una vez dentro, se negaron a aventurarse a salir bajo una lluvia de plomo.

Batalla de Quebec (31 de diciembre de 1775). Lucha en las calles de la Ciudad Baja.

Informado de los eventos en Sault au Matelot, Carleton ordenó al capitán George Laws retomar la primera barricada con 500 emigrantes y marineros.

Laws emergió de la Porte Palais solo para encontrarse con Dearborn todavía dando vueltas alrededor de Saint Roche. Con su pólvora húmeda, los hombres de Dearborn no pudieron defenderse y su grupo entero fue capturado y llevado a la Ciudad Alta. Laws luego continuó hacia la primera barricada, pero se encontró completamente solo entre los hombres de Morgan. Trató de farolear pidiendo su rendición, pero una vez que sus hombres volvieron a ocupar la barricada, el destino de los rebeldes quedó sellado. Después de resistir hasta las 10 de la mañana, un grupo tras otro se rindió porque se quedaron sin municiones. Finalmente, solo quedó Morgan. Al negarse a rendirse ante un oficial británico, le entregó su espada a un sacerdote.

Batalla de Quebcec (31 de diciembre de 1775). Rendición de los rebeldes. Autor C. W. Jefferys

Carleton ordenó una pequeña fuerza para lidiar con la batería de Wool en Saint Roche. Wool había sido reforzado por los hombres del RI de Nueva York y los canadienses de Livingston, pero los británicos lograron capturar los cañones y retirarse exitosamente. Sin embargo, Carleton no arriesgaría a sus hombres fuera de los muros de la ciudad, una decisión que no fue apoyada por unanimidad. Esperaría los refuerzos que podrían llegar cuando el río se descongele en primavera.

Caldwell, en particular, sugirió que un ataque acabaría con los rebeldes. No obstante, el momento de la crisis había pasado.

De vuelta en el campamento, Arnold le escribió a David Wooster confirmando la derrota y la muerte de Montgomery y rogándole a Wooster que lo relevara. En un momento, temiendo una salida de la guarnición, entregó mosquetes a los pacientes en el hospital. De su fuerza, al menos 30 estaban muertos (se encontraron 20 cuerpos más después del deshielo de primavera y, según los informes, varios cayeron a través del hielo mientras huían a través de los ríos congelados) y 42 heridos, y 426 prisioneros quedaron bajo guardia en Quebec. Otra docena había sido muertos junto a Montgomery. Carleton había perdido 6muertos (Anderson y cinco soldados de la milicia) y un miliciano herido.

El cuerpo de Montgomery fue encontrado al día siguiente y recibió un entierro silencioso el 5 de enero, junto con Macpherson y Cheeseman. Dos días después del ataque, a Meigs se le permitió salir en libertad condicional para recoger las pertenencias personales de los capturados y llevarlos a la ciudad. Con 100 hombres que se marcharon cuando expiraban sus alistamientos, Arnold tenía apenas 600 hombres en forma. Sin embargo, Wooster no se iría de Montreal, ya que, con solo 600 hombres, temía que la derrota inspirara un levantamiento. Envió a Antill y Hazen a Albany para contarle a Schuyler, quien, aunque sorprendido, no pudo enviar refuerzos ya que los alistamientos de sus propios hombres estaban a punto de expirar, y necesitaba el resto para oponerse a Johnson, estaba reuniendo a indios leales en el valle Mohawk. El general Washington era igualmente impotente para ayudar, ya que la negativa del Congreso a autorizar alistamientos a largo plazo (o incluso a ofrecer recompensas por el reenganche) había dejado a su propio ejército sin hombres. Se pidió a New Hampshire, Massachusetts y Connecticut que formaran un regimiento cada uno específicamente para el servicio en Canadá.

Sin embargo, incluso estas colonias tenían dificultades para encontrar reclutas; y los que pudieron, se negaron a permitir que sus hombres sirvieran en unidades “mixtas”. En ese momento, Washington consideró renunciar.

Asedio de Quebec

Arnold mantuvo un asedio algo ineficaz sobre la ciudad, hasta marzo de 1.776, cuando se le ordenó ir a Montreal y fue reemplazado por Wooster.
Durante esos meses, el ejército sitiador sufrió condiciones invernales difíciles, y la viruela comenzó a propagarse significativamente en el campamento. Estas pérdidas fueron compensadas por la llegada cada mes de pequeños grupos de refuerzo.

El 14 de marzo de 1776, Jean-Baptiste Chasseur, un molinero que vivía río abajo de la ciudad, llegó a Quebec e informó a Carleton que había 200 hombres en el lado sur del río listos para actuar contra los rebeldes. Estos hombres y más fueron movilizados, pero una fuerza avanzada fue derrotada en la batalla de Saint-Pierre por un destacamento de milicias locales pro-rebeldes que estaban estacionadas en el lado sur del río.

El Congreso, incluso antes de enterarse de la derrota en Quebec, había autorizado hasta 6.500 tropas adicionales para el servicio allí. Durante todo el invierno, las tropas llegaron a Montreal y al campamento a las afueras de la ciudad de Quebec.

A finales de marzo, el ejército sitiador había crecido a casi 3.000, aunque casi una cuarta parte de estos no estaban aptos para el servicio, principalmente debido a la viruela. Además, Livingston y Moses Hazen, al mando de los 500 canadienses en el ejército, eran pesimistas sobre la lealtad de sus hombres y la cooperación de la población debido a la persistente propaganda lealista.

El Congreso estaba en conflicto sobre las solicitudes que Arnold hizo para que un oficial general con más experiencia liderara el esfuerzo de asedio. Primero eligieron al mayor-general Charles Lee, un general con experiencia en el ejército británico, para dirigir las tropas en Quebec en enero.

Una semana después, se retractaron del paso y, en cambio, enviaron a Lee a los estados del sur para dirigir los esfuerzos contra un ataque británico previsto allí. El intento británico se vio frustrado en la batalla de la isla de Sullivan en junio de 1.776 . Finalmente se establecieron en marzo de 1.776 en el mayor-general John Thomas, que había servido en el ejército durante el asedio de Boston.

Descontento en Montreal

Cuando Montgomery dejó Montreal para ir a la ciudad de Quebec, dejó la administración de la ciudad en manos del general de brigada David Connecticut, de Connecticut. Si bien Wooster al principio tenía relaciones decentes con la comunidad, tomó una serie de medidas que hicieron que a la población local le desagradara la presencia militar rebelde.

Después de prometer ideales rebeldes a la población, comenzó a arrestar a los lealistas y amenazó con arrestar y castigar a cualquiera que se opusiera a la causa rebelde. También desarmó a varias comunidades e intentó obligar a los miembros de la milicia local a entregar sus comisiones de la Corona.

Los que se negaron fueron arrestados y encarcelados en el fuerte Chambly. Estos y otros actos similares, combinados con el hecho de que los rebeldes estaban pagando por suministros y servicios con papel moneda en lugar de monedas, sirvieron para desilusionar a la población local acerca de toda la empresa rebelde.

El 20 de marzo, Wooster se fue para tomar el mando de las fuerzas en la ciudad de Quebec, dejando a Hazen, que había levantado el 2º regimiento canadiense, al mando de Montreal hasta que Arnold llegó el 19 de abril.

El 29 de abril , una delegación compuesta por tres miembros del Congreso Continental, junto con un sacerdote jesuita rebelde, John Carroll y un impresor francés de Filadelfia, llegaron a Montreal. El Congreso Continental había asignado a esta delegación las tareas de evaluar la situación en Quebec e intentar influir en la opinión pública a favor de su causa.

Esta delegación, que incluía a Benjamin Franklin, no tuvo mucho éxito en sus esfuerzos, ya que las relaciones ya estaban significativamente dañadas. La delegación no había traído ninguna moneda fuerte para aliviar las deudas con la población que se estaba acumulando.

Los esfuerzos para convencer al clero católico a su causa fracasaron, ya que los sacerdotes locales señalaron que la Ley de Quebec aprobada por el Parlamento británico les había dado lo que querían. Fleury Mesplet, el impresor, mientras había instalado su prensa, no tuvo tiempo de producir nada antes de que los eventos comenzaran a superar a la delegación.

El 11 de mayo, Franklin y Carroll abandonaron Montreal, después de las noticias de que las fuerzas rebeldes en la ciudad de Quebec estaban en retirada de pánico, para regresar a Filadelfia. Samuel Chase y Charles Carroll, los otros dos delegados, analizaron la situación militar en la zona sur y este de Montreal, encontrando que era un buen lugar para establecer una defensa.

El 27 de mayo , escribieron un informe al Congreso sobre la situación y se fueron al sur.

Aguas arriba de Montreal había una serie de pequeñas guarniciones británicas que los rebeldes no se habían preocupado durante la ocupación. A medida que se acercaba la primavera, bandas de guerreros Cayuga, Séneca y Mississauga comenzaron a reunirse en Oswegatchie, una de estas guarniciones, dando al comandante allí, el capitán George Forster, una fuerza con la que causar problemas a los rebeldes. Forster los había estado reclutado por recomendación de un lealista que había escapado de Montreal.

Además, mientras Wooster, para disgusto de los comerciantes patriotas y leales, se había negado a permitir el comercio con los indios río arriba por temor a que las fuerzas británicas usaran los suministros enviados en esa dirección, la delegación del Congreso revocó su decisión y los suministros comenzaron a fluir de la ciudad río arriba.

Con el fin de evitar el flujo de suministros a las fuerzas británicas río arriba, y en respuesta a los rumores de la reunión de indios, Moses Hazen destacó al coronel Timothy Bedel y a 390 hombres en un puesto a 65 km río arriba en Les Cèdres (los Cedros), donde construyó una defensa repleta de obras. Forster se dio cuenta de esos movimientos por espías indios y lealistas.

El 15 de mayo , comenzaron a moverse río abajo con una fuerza mixta de unos 250 nativos, milicias y regulares. En una extraña serie de encuentros conocidos como la batalla de les Cèdres, el teniente británico Isaac Butterfield entregó toda esta fuerza sin luchar el 18 de mayo, y otros 100 hombres llevados como refuerzos también se rindieron después de una breve escaramuza al día siguiente.

Al recibir noticias de la captura de Butterfield, Arnold inmediatamente comenzó a reunir una fuerza para recuperarlos, que afianzó en una posición en Lachine, río arriba de Montreal. Forster, que había dejado a los cautivos en la empalizada en Les Cèdres, se acercó a Montreal con una fuerza que rondaba los 500 efectivos, hasta el 24 de mayo, cuando recibió información sobre la ubicación de Arnold, y que Arnold esperaba fuerzas adicionales que superarían en número a la suya.

Como su fuerza disminuía en tamaño, Forster negoció un acuerdo con sus cautivos para intercambiarlos por prisioneros británicos tomados durante el asedio del fuerte Saint John. Después de un breve intercambio de disparos de cañón en Quinze-Chênes, Arnold también aceptó el intercambio, que tuvo lugar entre el 27 y el 30 de mayo.

Refuerzos rebeldes a la ciudad de Quebec

El general de brigada John Thomas no pudo moverse hacia el norte hasta fines de abril, debido a las heladas condiciones en el lago Champlain. Preocupado por los informes de preparación de tropas y la enfermedad, solicitó a Washington que hombres adicionales lo siguieran mientras esperaba que las condiciones mejoraran.

A su llegada a Montreal, Thomas se enteró de que muchos hombres habían prometido quedarse solo hasta el 15 de abril, y la mayoría de ellos insistieron en regresar a casa. Esto se vio agravado por las inscripciones relativamente bajas en regimientos en realidad criados para el servicio en Quebec. Estas deficiencias llevaron al Congreso a ordenar a Washington que envíe más tropas al norte.

A fines de abril, Washington ordenó a 10 RIs, liderados por los generales de brigada William Thompson y John Sullivan, que se dirigieran al norte desde Nueva York. Esto redujo significativamente las fuerzas de Washington que se estaban preparando para un ataque británico allí. Esto también expuso problemas de transporte: no había suficientes expertos en navegación en los lagos George y Champlain para mover fácilmente a todos esos hombres.
Además, también había escasez de suministros en Quebec, y gran parte del envío era necesario para mover provisiones en lugar de hombres. Como resultado, los hombres de Sullivan fueron retenidos en Ticonderoga, y Sullivan no llegó a Sorel hasta principios de junio.

Wooster llegó al campamento estadounidense a las afueras de la ciudad de Quebec a principios de abril con refuerzos. Los refuerzos continuaron llegando desde el sur en cantidades modestas, hasta que Thomas llegó a finnales de abril y asumió el mando de una fuerza que nominalmente tenía más de 2.000 efectivos, pero en realidad se vio significativamente disminuida por los efectos de la viruela y las dificultades del invierno canadiense.

El 2 de mayo , comenzaron a circular rumores de que barcos británicos estaban llegando río arriba. Thomas decidió el 5 de mayo evacuar a los enfermos a Trois-Rivières, con el resto de las fuerzas retirarse tan pronto como fuera posible. Más tarde ese día recibió información de que 15 barcos estaban a 40 leguas debajo de la ciudad, esperando condiciones favorables para subir el río. El ritmo de la evacuación del campamento adquirió un sentido de urgencia temprano al día siguiente cuando se detectaron los mástiles del barco; el viento había cambiado y 3 naves de la flota habían llegado a la ciudad.

Refuerzos británicos

Después de que las noticias de las batallas de Lexington y Concord llegaron a Londres, el gobierno de lord North, al darse cuenta de que requeriría el apoyo de tropas extranjeras para combatir la rebelión, comenzó a negociar con los aliados europeos para el uso de sus tropas en América del Norte. Las solicitudes de tropas rusas a Catalina la Grande fueron rechazadas, pero varios principados alemanes estaban dispuestos a ofrecer las suyas.

De las 50.000 tropas que Gran Bretaña levantó en 1.776, casi un tercio provenía de un puñado de estos principados. El número de tropas de Hesse-Cassel y Hesse-Hanau provocó que se los conociera ampliamente como Hesse. De estas 50.000 tropas, alrededor de 11.000 fueron destinadas al servicio en Quebec. Las tropas de Hesse-Hanau y Hesse-Brunswick navegaron en febrero de 1.776 hacia Cork, donde se unieron a un convoy que transportaba tropas británicas que zarparon a principios de abril.

Carleton, habiendo sido informado del ritmo de actividad en el campamento rebelde, descargó rápidamente los refuerzos de los barcos que llegaban, y alrededor del mediodía marchó con una fuerza de aproximadamente 900 tropas para probar a los rebeldes. La respuesta rebelde fue esencialmente pánico; comenzó una retirada desorganizada que podría haber terminado aún más desastrosamente para los rebeldes si Carleton hubiera aprovechado su ventaja.

Con la esperanza de ganarse a los rebeldes con una actitud indulgente, se contentó con enviar barcos río arriba para hostigar a los rebeldes y posiblemente cortarlos. También capturó a varios de ellos, en su mayoría enfermos y heridos, pero también un destacamento de tropas que habían sido abandonadas en el lado sur de San Lorenzo.

Los rebeldes, en su apuro por escapar, dejaron numerosos valiosos efectos militares, incluidos cañones y pólvora,. Se reagruparon el día 7 en Deschambault, a unos 65 km río arriba de la ciudad de Quebec. Thomas celebró un consejo de guerra allí, en el que la mayoría de los líderes favorecían la retirada. Thomas optó por dejar a 500 hombres en Deschambault mientras enviaba el resto a Sorel, y también envió un mensaje a Montreal para obtener ayuda, ya que muchas de las tropas tenían poco más que la ropa que llevaban en la espalda y algunas raciones de días.

La delegación del Congreso en Montreal, al escuchar esta noticia, determinó que ya no sería posible retener el río San Lorenzo, y envió solo un pequeño número de tropas hacia Deschambault. Thomas, después de esperar seis días para recibir noticias de Montreal y no oír nada, comenzó a retirarse hacia Trois-Rivières, pero no sin antes tener que luchar contra los escaramuzadores de las fuerzas desembarcadas de los barcos británicos en el río.

Llegaron a Trois-Rivières el 15 de mayo, donde dejaron a los enfermos, y un destacamento de tropas de Nueva Jersey para defenderlos. Para el 18, las tropas restantes se unieron a los refuerzos bajo el mando del general Thompson en Sorel, donde el 21 de mayo se celebró un consejo con los delegados del Congreso.

La contraofensiva de Carleton

Trois-Rivières

El 6 de mayo, un pequeño escuadrón de barcos británicos al mando del capitán Charles Douglas había llegado para aliviar a Quebec con suministros y 3.000 soldados, precipitando la retirada de los rebeldes a Sorel.

Durante todo el mes de mayo y hasta principios de junio, los barcos que transportaban tropas y suministros de guerra continuaron llegando a Quebec. Para el 2 de junio, Carleton había recibido los RI9 , RI20, RI29, RI53 y RI60, junto con el general John Burgoyne, a su mando. También llegaron a la flota las tropas de Hesse-Brunswick al mando del barón Riedesel.

Después de la huida de los rebeldes a principios de mayo, Carleton no dio pasos ofensivos significativos, pero el 22 de mayo envió barcos con elementos los RI47 y RI29 a Trois-Rivières bajo el mando de Allan Maclean.

El general de brigada Simon Fraser dirigió más fuerzas a Trois-Rivières el 2 de junio. Para el 7 de junio, las fuerzas en tierra en Trois-Rivières habían crecido a casi 1.000 efectivos, y 25 barcos con suministros adicionales estaban anclados en el río cerca del pueblo y varios kilómetros río arriba.
Dado que la retirada de Thomas había sido instigada por la llegada anticipada de tres barcos de la flota que transportaban solo unos pocos cientos de tropas, se desconocía el tamaño real del ejército británico. En un consejo de guerra en Sorel el 21 de mayo, que incluía representantes del Segundo Congreso Continental, se llegó a la decisión de tomar una posición en Deschambault, entre Trois-Rivières y Quebec. Esta decisión se tomó en base a informes incompletos y rumores de las fuerzas de las tropas británicas y fue dominada por representantes del Congreso no militares. Thomas contrajo viruela el 21 de mayo, de la cual murió el 2 de junio. Fue reemplazado brevemente por el general de brigada William Thompson, quien cedió el mando al general John Sullivan cuando llegó el 5 de junio a Sorel con más refuerzos del fuerte Ticonderoga.

El cruce del río por los rebeldes había sido visto por un capitán de la milicia local, que corrió al campamento británico en Trois-Rivières e informó al general Fraser. Thompson dejó a 250 hombres para vigilar el lugar de desembarco y se dirigió con el resto hacia Trois-Rivières. No familiarizado con el terreno local, convenció a Antoine Gautier, un agricultor local, para guiar a los hombres a Trois-Rivières. Gautier procedió, aparentemente intencionalmente, a llevar al ejército rebelde a un lugar pantanoso del que les llevó horas salir. Mientras tanto, los británicos, después de haber sido alertados de la presencia rebelde, procedieron a desembarcar tropas de la flota y formaron líneas de batalla en el camino fuera de la aldea. También se enviaron barcos a Pointe du Lac, donde atacaron a los guardias rebeldes, que huyeron a través del río con la mayoría de los barcos.

Algunos de los rebeldes, liderados por Thompson, salieron del pantano para ser enfrentarse con el fuego de metralla disparado por el barco Martín, que los condujo de vuelta al pantano. Una columna de hombres bajo el coronel Anthony Wayne no le fue mucho mejor, saliendo del pantano se encontró con la formación de Fraser. Se produjo un breve intercambio de disparos: pero los rebeldes, claramente superados por las fuerzas de Fraser, rompieron la formación y huyeron, dejando atrás armas y suministros. Porciones de la fuerza rebelde se retiraron al borde del bosque, lo que les dio algo de cobertura, e intentaron atacar a algunas de las tropas británicas: pero el fuego de esas tropas los mantuvo fuera del camino y el fuego de algunos de los barcos en el río mantuvo apartados de la orilla. Saint Clair y varios hombres regresaron al lugar de desembarco, solo para encontrarlo ocupado por las tropas británicas. Regresando a los bosques pantanosos y continuar huyendo río arriba, estos hombres escaparon de la captura en ese momento. Wayne finalmente logró formar una retaguardia de unos 800 hombres, que intentaron atacar la posición británica; pero fueron conducidos de regreso al bosque. Wayne luego dirigió una retirada escalonada, en la que compañías de hombres se escabulleron, con el bosque cubriéndose para ocultar sus verdaderos efectivos.

Las bajas rebeldes fueron 25 muerto, 140 heridos, y 236 capturados. Las bajas británicas fueron 8 muertos y 9 heridos. Entre los capturados se encontraba Thompson y muchos de sus oficiales, así como la mayoría de los barcos utilizados para la expedición, y pronosticaron el final de la ocupación rebelde de Quebec. Las fuerzas rebeldes en Sorel, entonces bajo el mando de Sullivan, se retiraron. Carleton, una vez más, no aprovechó su ventaja, llegando incluso a devolver a los prisioneros a Nueva York en agosto.

Retirada de Arnold Sullivan de Quebec en 1775. Ruta seguida por los ejércitos británicas y rebeldes. Fuente Osprey

Retirada rebelde a Crown Point

El 14 de junio, Carleton finalmente navegó su ejército río arriba hacia Sorel. Al llegar al final del día, descubrieron que los estadounidenses habían abandonado Sorel esa misma mañana y se estaban retirando por el valle del río Richelieu hacia los fuertes de Chambly y Saint John.

A diferencia de la salida de la ciudad de Quebec, los rebeldes se replegaron de una manera algo ordenada, aunque algunas unidades fueron separadas de la fuerza principal por la llegada de la flota de Carleton, y se vieron obligadas a marchar a Montreal para unirse a las fuerzas de Arnold. Carleton ordenó a Burgoyne y a 4,000 soldados que avanzaran por el valle del río Richelieu después de la retirada de los rebeldes, mientras que Carleton continuó navegando hacia Montreal.

En Montreal, Arnold ignoraba los acontecimientos que tenían lugar río abajo, ya que recientemente había terminado de tratar con Forster. Un mensajero que envió río abajo hacia Sorel el 15 de junio para recibir noticias de Sullivan vio la flota de Carleton, escapó a la costa y regresó con las noticias a Montreal. En cuatro horas, Arnold y las fuerzas rebeldes que se encontraban cerca de Montreal habían abandonado la ciudad, dejándola en manos de la milicia local. La flota de Carleton llegó a Montreal el 17 de junio.

Ese mismo día, las tropas de Arnold se reunieron con el ejército principal cerca del fuerte de Saint Johns. El ejército de Sullivan no estaba en condiciones de luchar, y después de un breve consejo, se tomó la decisión de retirarse a Crown Point. Según los informes, el ejército dejó Saint Johns momentos antes de que la vanguardia del ejército de Burgoyne llegara al lugar.

Los restos del ejército rebelde llegaron a Crown Point a principios de julio, terminando una campaña que fue descrita como “una concatenación heterogénea de los rechazos y sufrimientos más peculiares e incomparables que quizás se encuentren en los anales de cualquier nación”, por Isaac Senter, un médico que experimentó gran parte de la campaña. Desafortunadamente para los rebeldes, la campaña no terminó del todo, ya que los británicos todavía estaban en movimiento.

Construcción naval y política

Los estadounidenses habían sido cuidadosos en cada paso en la retirada por el Richelieu y al otro lado del lago Champlain para negar a los británicos cualquier embarque significativo, quemar o hundir cualquier barco que no se llevaran con ellos. Esto obligó a los británicos a pasar varios meses construyendo barcos. Carleton informó a Londres el 28 de septiembre que “espero que nuestra flota navegue pronto con la esperanza de tener éxito si entran en acción”. Arnold, cuando él y Ethan Allen capturaron el fuerte de Ticonderoga, había establecido una pequeña armada que todavía patrullaba el lago Champlain.

Mientras que los británicos reunieron una armada para contrarrestar a Arnold, Carleton se ocupó de los asuntos en Montreal. Incluso antes de que los rebeldes se retiraran de la ciudad de Quebec, formó comités para analizar los roles desempeñados por los simpatizantes lealistas locales, enviándolos al campo para arrestar a los participantes activos en la acción rebelde, incluidos aquellos que habían detenido a los lealistas. Cuando llegó a Montreal, se establecieron comisiones similares.

En total, la flota británica (25 buques armados) tenía más potencia de fuego que los 15 buques de los americanos, con más de 80 cañones superando a los 74 cañones rebeldes más pequeños. Dos de los barcos de Carleton, el Inflexible (18 de 12 libras) y el Thunderer un readeau o plataforma (6 cañones de 24 libras, 6 cañones de 12 libras y 2 obuses), por sí mismos superaron la potencia de fuego combinada de la flota estadounidense. Además de Inflexible (18) y Thunderer (14), la flota incluía el las goletas Maria (14), Carleton (14) y el gundalow o góndola Loyal Convert (6 cañones) y 20 botes cañoneros de un solo mástil cada uno armado con dos cañones.

Arnold disponía de 3 goletas Royal Savage (12), Revenge (8) y Liberty (8); la balandra Enterprise (12); 3 galeras Congress (10) Revenge (10) y Liberty (10); 8 gundalows o góndolas equipadas como botes (cada uno con tres cañones): New Haven, Providence, Boston, Spitfire, Filadelfia, Connecticut, Jersey, y Nueva York; y el cutter Lee (6). El Liberty (10) no estuvo presente en la batalla, ya que fue enviado a Ticonderoga para obtener provisiones

Batalla de la isla Valcour (11 de octubre 1.776)

Para el 24 de agosto, Arnold tenía 10 buques en Crown Point. Los llevó al río Richelieu para buscar al enemigo, y el 3 de septiembre, los informes alcanzan a Burgoyne que los barcos enemigos estaban en la zona de Pointe au Fer (Windmill Point). Tres días después, después de que Arnold se reuniera a otros dos barcos, una patrulla británica tendió una emboscada a un grupo de desembarco del barco Enterprise (12) causando varias bajas. El fuego devuelto por el Enterprise (12) no causó daño al al enemigo, pero alarmó a los 300 continentales en Crown Point, que se prepararon para un ataque británico. El 17 de septiembre, dos suboficiales británicos fueron capturados confirmaron los rumores de la construcción de la goleta Inflexible (18) y, a partir de ese momento, Arnold decidió que su única opción era una acción defensiva en la mitad norte del lago. Navegó durante varios días más, antes de fondear entre la isla Valcour y la costa de Nueva York el 23 de septiembre.

Carleton, sin embargo, no se movió hasta el 4 de octubre. El 8 de septiembre se habían emitido órdenes generales para que sus tropas se embarcaran y dos días después había enviado a su hermano menor, el Tcol Thomas Carleton, al sur con 400 indios en canoas (seguidos luego por 100 canadienses y 1.200 alemanes). Pero la construcción de la goleta Inflexible (18), que Carleton consideró una adición esencial a su fuerza, llevó cuatro semanas más. Al igual que el Carleton (12), Maria (14) y Loyal Convert (7), habían sido desmontados y transportados alrededor de 19 km para evitar los rápidos al norte del fuerte Chambly, para ser ensamblados y equipados en el fuerte de Saint John.

El escuadrón de Pringle compuesto de las goletas Inflexible (18), Maria (14) y Carleton (12), el gran “radeau” (plataforma) Thunderer (18), el gundalow o góndola Loyal Convert (6), 20 botes cañoneros y 24 barcos de fondo plano de provisiones desarmados, finalmente abandonaron el fuerte de Saint John. Sin enviar barcos de exploración, se movieron lentamente por el lago en busca de Arnold y finalmente ancló a unos 24 km al norte de la isla Valcour durante la noche del 10-11 de octubre. En la mañana del 11 de octubre, Pringle zarpó de nuevo.

Batalla de la isla Valcour (11 de octubre de 1776). Plano de la batalla

Aproximadamente a las 8 de la mañana, el escuadrón de Pringle fue visto rodeando Cumberland Head por vigías en el Revenge (8) o tal vez el Enterprise (12), las fuentes varían). Arnold había transferido su bandera del Royal Savage (12) al Congress (8) y reorganizó su flotilla en tres divisiones, mandadas por él mismo, el general de brigada David Waterbury la otra de galeras en el Washington (10) , y el coronel Edward Wigglesworth la otra en el Trumbull (10). Informado de la presencia británica, se dio cuenta de que no habían visto al Revenge (8) y que se dirigían al sur. Él anuló una sugerencia de Waterbury de que la flotilla llevara a cabo una retirada de combate por el lago. En cambio, ordenó al Revenge que navegara hacia los británicos hasta que lo vieran y luego regresara, mientras que sus cuatro naves más rápidas, Royal Savage (12), Congress (8), Trumbull (10) y Washington (10), saldrían y atacarían a los cañoneros más pequeños, antes regresar atrayendo a los barcos enemigos más grandes. Al mismo tiempo, las otras naves formarían una línea de batalla a través del canal hacia el sur.

Sin embargo, una vez que vio el tamaño del escuadrón británico, tuvo dudas y señaló a todas las embarcaciones que regresaran al canal, lo que implicaba volver con viento en contra. A las 10 de la mañana y, aunque los británicos habían visto al Revenge (8), estaban 3,2 km por el lago, y también tenían que avanzar contra el viento. Para los cañoneros, esto implicaba un poco de remar duro, pero para los veleros era mucho más difícil, especialmente como grupo, y para el Thunderer (18) de fondo plano era casi imposible.

Batalla de la isla Valcour (11 de octubre de 1776). La artillería de Hesse-Hanau en acción en los botes artillados britanicos llevaban solo un cañón en los proa y 2 swivel en los costados. Autor Adam Hook

Cuando Arnold se retiró, el Royal Savage (12) encalló en el extremo suroeste de la isla de Valcour después de perder su palo mayor y la mayor parte de su aparejo por el fuego de costado del Inflexible (18). La embarcación pronto fue rodeada por un enjambre de botes cañoneros británicos y un grupo de abordaje del Loyal Convert (7) capturó a 20 hombres que no pudieron escapar a la isla, y luego giró los cañones hacia al resto de la flotilla de Arnold. Un cambio en el viento obligó al Loyal Convert a sotavento, abandonando el grupo de abordaje (la mitad de los cuales ya habían sido muertos). Con los botes cañoneros sin apoyo, y bajo el fuego pesado de los barcos rebeldes más grandes que estaban utilizando un anclaje en el lado oeste de la isla como cubierta para recargar, Pringle ordenó una retirada.

Alrededor de las 12,30 horas, el Carleton (12), mandado por el teniente James Dacres finalmente llegó frente al Royal Savage (12), que había sido retomado, e hizo fuego desde el otro costado, antes de anclar en un intento de girar en paralelo a la línea de Arnold. Sin embargo, el viento arremolinado y un golpe de suerte, que cortó el cable al Carleton (12) y lo expuso al fuego de toda la línea enemiga durante aproximadamente una hora, durante la cual todos los oficiales resultaron heridos, excepto el guardiamarina Edward Pellew.

Batalla de la isla Valcour (11 de octubre de 1776). El buque rebelde Washington (10) huyendo de la batalla perseguido por los buques británicos. Autor Ernie Haas.

Pellew tomó el mando, cortó el cable de anclaje y hizo que algunos cañoneras remolcaran al Carleton (12), ahora con 0,6 m de agua en su bodega, fuera del alcance.

A bordo del buque insignia británico, el Maria (14), Carleton se estaba impacientando por la inacción de Pringle, especialmente cuando un disparo de largo alcance casi alcanzó al gobernador e hirió gravemente a su hermano menor Thomas.

Sin embargo, Pringle permaneció fondeado y el Maria (14) era la única embarcación, aparte del inútil Thunderer (18), que no avanzó hacia la línea de Arnold.

La batalla entonces fue emprendida por los botes cañoneros británicos, que eran unos 20. A medida que avanzaba la tarde, intentaron acercarse a los barcos rebeldes, pero una lluvia de metralla los obligó a mantener una distancia de unos 700 metros. Un barco explotó después de ser alcanzado por un disparo que mató a un artillero e hirió a un marinero. Al mismo tiempo, dos grupos de indios y canadienses habían desembarcado en la isla Valcour y en la orilla occidental del lago, y solo eran una molestia para las tripulaciones de Arnold con su fuego de mosquete.

Alrededor de las 5 de la tarde, el Inflexible (18) finalmente llegó a las cañoneras y realizó varios disparos, que aparentemente causaron daños considerables. Los botes cañoneros continuaron disparando hasta el anochecer (sobre las 5,30), momento en el cual la mayoría de ellos tuvieron que ser reabastecidos de municiones, habiendo agotado los 50 disparos que llevaban cada uno. En ese momento, Pringle ordenó a todos los buques retirarse y formar un semicírculo alrededor del extremo sur del canal, listo para terminar el trabajo a la mañana siguiente. Carleton también envió un mensaje a las fuerzas terrestres en la isla Valcour para incendiar el Royal Savage (12).

Batalla de la isla Valcour (11 de octubre de 1776). El buque británico Charleton (12) atacando la línea rebelde.

Poco después del anochecer, la santabárbara explotó y los restos de la la nave continuaron ardiendo durante la noche.

La flota de Arnold había recibido un fuerte golpe. Alrededor de las 5,30 de la tarde, la góndola Filadelfia (3) gravemente dañada se hundió. El Washington (10) y el Congress (8) habían sido hostigados una docena de veces, y las góndolas Jersey (3) y Nueva York (3) sufrieron graves daños. En total, unos 60 hombres, casi el diez por ciento de su fuerza, estaban muertos o heridos, incluidos muchos oficiales que se habían visto obligados a dar un ejemplo a las tripulaciones sin experiencia (Arnold había supervisado la carga y el objetivo de cada cañón a bordo del Congress).

El Washington (10) y el Nueva York (3) solo tenían un oficial con vida. Aunque estas fueron pérdidas leves para una batalla naval de tal intensidad (las bajas británicas parecen haber sido más o menos similares), parecían pesadas para los barcos rebeldes. Además, Arnold estimó que las tres cuartas partes de su munición habían desaparecido.

A las 7 de la tarde, Arnold convocó un consejo de guerra para discutir el próximo movimiento. Se acordó que la única opción era tratar de escapar. Alrededor de las 10 de la noche, el escuadrón se dirigió hacia el sur, dirigido por Trumbull, abrazando la costa y guiado solo por linternas encapuchadas en la popa de cada barco. Los remos estaban amortiguados y, preocupantemente para algunos, las bombas de achique no debían usarse hasta que estuvieran bien alejadas del enemigo. Una densa niebla se había formado a lo largo de la costa occidental y esto, junto con el fracaso de Pringle de colocar centinelas adecuados y los botes de cañones que se encontraban demasiado lejos de la costa, facilitó su tarea, aunque pasaron lo suficientemente cerca de la línea enemiga como para escuchar voces.

Una vez despejados, los hombres de Arnold remaron furiosamente para ampliar la distancia.

Al amanecer del día siguiente, Pringle descubrió que los rebeldes se habían ido y se dirigió hacia el sur en su búsqueda. Un fuerte viento en contra impidió que los británicos atraparan a sus presas, pero también evitó que Arnold aumentara su ventaja. En la isla de Schuyler, Arnold dejó que sus tripulaciones descansaran unas pocas horas, a pesar de que solo habían cubierto 13 km y todavía tenían otros 45 km para llegar a Crown Point. Una revisión de los buques supervivientes llevó a que el Providence fuera despojado de sus cañones y tiendas, y posteriormente hundido. El Nueva Jersey (3) , con fugas graves, encalló, mientras que la tripulación del Lee (6) simplemente abandonó su barco sin razón aparente; ambos fueron capturados al día siguiente.

El 13 de octubre, el viento se desplazó hacia el norte y los grandes barcos de Pringle alcanzaron rápidamente los buques restantes de Arnold en Split Rock alrededor de las 11 de la noche. Arnold ordenó al Enterprise (12) convertido en barco hospital, escapar a Ticonderoga, mientras el resto de su flotilla formaba una línea de batalla. El dañado Washington (10) estaba rezagado y Waterbury pidió permiso para hundirle, lo que Arnold rechazó. La nave fue rápidamente rodeada por el Inflexible (18), Carleton (12) y Maria (14), y se vio obligada a rendirse alrededor del mediodía.

Batalla de la isla Valcour (11 de octubre de 1776). El buque rebelde Washington (10) huyendo de la batalla perseguido por los buques británicos. Autor Ernie Haas.

Pringle luego dirigió su atención al Congress (8) y cuando las bajas aumentaron, Arnold se detuvo en Ferris Bay (un anclaje que había usado en agosto) y ordenó que los barcos se incendiaran con sus colores aún izados. Enviando a sus marines a un banco escarpado para formar una línea de fuego, fue el último hombre en desembarcar. Sin embargo, los británicos decidieron no perseguir y simplemente se apartaron.

Arnold llevó a los aproximadamente 200 sobrevivientes a Crown Point, donde estaban los buques Trumbull (10), Enterprise (12), Revenge (8), Nueva York (3) y el Liberty (19) que había regresado con suministros. Quemaron los edificios y tiendas restantes, antes de dirigirse a Ticonderoga. Sus pérdidas durante los tres días fueron 80 muertos, 120 capturados (muchos de ellos heridos) y todos buques menos tres. Parece que no hubo más pérdidas británicas después del 11 de octubre.

El 14 de octubre, un grupo de indios ocupó las ruinas quemadas del fuerte Crown Point, y tres días después el cuerpo de Fraser tomó posesión del fuerte. Los británicos estaban a solo 19 km de Ticonderoga y tenían el control completo del lago Champlain. Washington supuso que Carleton podría pasar por alto el fuerte y dirigirse directamente a Albany; sin embargo, esto habría sido extremadamente arriesgado y Carleton no era un hombre que corriese riesgos. Al llegar el 20 de octubre, justo cuando caía la primera nevada, Carleton dedicó su tiempo a acumular suministros y asegurarse de que los prisioneros capturados en las acciones navales recibieran un buen trato antes de ser devueltos.

Gates estaba tan preocupado por este trato humano que envió a los hombres a su casa, en lugar de usarles para desmoralizar a sus camaradas.

El 27 de octubre, algunos botes de cañones desembarcaron tropas en Three Mile Point, justo por encima de Ticonderoga, pero fueron obligados a retroceder por varios disparos del Trumbull anclado detrás de de troncos encadenados que se extendía a lo ancho del lago. Fraser trató de atraer a Gates fuera del fuerte nuevamente, pero este último no estaba interesado y el enfrentamiento continuó hasta noviembre. Carleton consideró reconstruir Crown Point y luego cambió de opinión.

El 2 de noviembre, las tropas de Fraser volvieron a embarcarse y regresaron a Canadá, y diez días después todo el ejército entró en los cuarteles de invierno, para disgusto de algunos oficiales, incluidos Phillips y Fraser. El 31 de diciembre, el obispo Briand celebró una misa en Quebec en la que muchos de los que habían colaborado con los invasores se vieron obligados a hacer penitencia pública. Posteriormente, Carleton ofreció una lujosa cena para 60 invitados y un baile público para conmemorar el primer aniversario del rechazo del ataque de Montgomery.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-05-27. Última modificacion 2020-05-27.
Valora esta entrada