Siglo XVIII Guerra de la Independencia de los EEUU (2) (1.778-83) Campaña de Virginia o de Yorktown 1.781

Planificación francesa y estadounidense para 1.781

Virginia había escapado en gran medida del aviso militar antes de 1779, cuando una redada destruyó gran parte de la capacidad de construcción naval del estado y se apoderó o destruyó grandes cantidades de tabaco, que era un artículo comercial importante para los estadounidenses. Las únicas defensas de Virginia consistían en compañías de la milicia locales, y una fuerza naval que había sido prácticamente aniquilada en la redada de 1.779. La milicia estaba bajo la dirección del barón von Steuben, un excelente maestro de la instrucción, pero de trato difícil no solo con sus subordinados, sino que también tuvo una relación difícil con el gobernador del estado, Thomas Jefferson. Steuben había establecido un centro de entrenamiento en Chesterfield para nuevos reclutas del ejército Continental, y una “fábrica” en Westham para la fabricación y reparación de armas y municiones.

Los planificadores militares franceses tuvieron que equilibrar las demandas competitivas de la campaña de 1781. Después de una serie de intentos fallidos de cooperación con los estadounidenses (que condujeron a ataques fallidos en Newport, Rhode Island y Savannah, Georgia), se dieron cuenta de que era necesaria una participación más activa en América del Norte. Sin embargo, también necesitaban coordinar sus acciones con España, donde se suponía había un interés potencial en atacar el bastión británico de Jamaica. Resultó que los españoles no estaban interesados operaciones contra Jamaica hasta después de haber tratado con un esperado intento británico de reforzar Gibraltar asediado, y simplemente quería estar informado de los movimientos de la flota de las Indias Occidentales.

Mientras la flota francesa se preparaba para partir de Brest en marzo de 1.781, se tomaron varias decisiones importantes. La flota de las Indias Occidentales, liderada por el conde de Grasse, después de las operaciones en las Islas de Barlovento, fue dirigida a Cap-Français (actual Cap-Haïtien ) para determinar qué recursos serían necesarios para ayudar a las operaciones españolas. Debido a la falta de transportes, Francia también prometió seis millones de libras para apoyar el esfuerzo de guerra estadounidense en lugar de proporcionar tropas adicionales. La flota francesa en Newport recibió un nuevo comandante, el conde de Barras. Se ordenó a Barras que tomara la flota de Newport para hostigar los envíos británicos a Nueva Escocia y Terranova, y el ejército francés en Newport recibió la orden de combinarse con el ejército de Washington fuera de Nueva York.

En órdenes que deliberadamente no se compartieron completamente con el general Washington, se le ordenó a De Grasse que ayudara en las operaciones de América del Norte después de su parada en Cap-Français. El general francés, el conde de Rochambeau, recibió instrucciones de decirle a Washington que De Grasse podría ayudarlo sin comprometerse. (Washington supo por John Laurens, destacado en París, que De Grasse tenía discreción para ir al norte).

La flota francesa zarpó de Brest el 22 de marzo. La flota británica estaba ocupada con los preparativos para reabastecer a Gibraltar, y no intentó oponerse a la partida. Después de que la flota francesa zarpase, el paquebote Concorde zarpó hacia Newport, llevando al conde de Barras, las órdenes de Rochambeau y créditos por los seis millones de libras. En un despacho separado enviado más tarde, de Grasse también hizo dos solicitudes importantes. La primera era que se le notificara en Cap-Français de la situación en América del Norte para poder decidir cómo podría ayudar en las operaciones allí, y la segunda era que se le proporcionarían 30 pilotos familiarizados con las aguas de América del Norte.

Planificación británica para 1.781

El general Clinton nunca articuló una visión coherente de cuáles deberían ser los objetivos para las operaciones británicas de la próxima temporada de campaña en los primeros meses de 1.781. Parte de su problema radica en una relación difícil con su contraparte naval en Nueva York, el envejecido vicealmirante Marriot Arbuthnot. Ambos hombres eran tercos con personalidades espinosas. Debido a los repetidos enfrentamientos, su relación laboral se había roto por completo. En el otoño de 1.780, Clinton había solicitado que él o Arbuthnot debía ser relevado; sin embargo, las órdenes que recuerdan a Arbuthnot no llegaron hasta junio de 1.781. Arbuthnot fue reemplazado por Thomas Graves, con quien Clinton tuvo una relación laboral algo mejor.

A parte el otro problema de Clinton era que dependía de Lord Germaine a 4.800 km, y la distancia y el tiempo afectaban a sus decisiones. También sus relaciones con lord Cornwallis en el sur dependía de la marina. Su idea era convertir a Chesapeake en el punto principal de la guerra, incluso si fuera necesario a costa de Nueva York.

Primeras operaciones en Virginia

La presencia británica en el sur consistía en los puertos fuertemente fortificados de Savannah, Georgia y Charleston en Carolina del Sur , y una serie de puestos de avanzada en el interior de esos dos estados. Aunque los puestos avanzados más fuertes eran relativamente inmunes al ataque de la milicia patriota que era su única oposición formal en esos estados, los puestos avanzados más pequeños, así como los convoyes y mensajeros de suministros, a menudo eran el blanco de comandantes de la milicia como Thomas Sumter y Francis Marion. Portsmouth había sido ocupado recientemente en octubre de 1.780 por una fuerza bajo el mando del mayor general Alexander Leslie, pero el teniente-general Charles, conde de Cornwallis, al mando del ejército británico del sur, les había ordenado a Carolina del Sur en noviembre. Para reemplazar al general Leslie en Portsmouth, el general Clinton envió 1.700 tropas bajo el mando del general Benedict Arnold (que se había pasado al ejército británico en septiembre como brigadier) a Virginia a fines de diciembre para realizar incursiones y fortificar Portsmouth. Primero asaltó Richmond, derrotando a la milicia defensora, del 5 al 7 de enero antes de regresar a Portsmouth.

Washington respondió enviando Marie-Joseph Paul Yves Roch Gilbert du Motier, marqués de La Fayette, al sur con un pequeño ejército de 1.200 efectivos para oponerse a Arnold. Buscando atrapar a Arnold entre el ejército de Lafayette y un destacamento naval francés, Washington buscó ayuda del almirante Destouches, el comandante de la flota francesa en Newport. Destouches estaba retenido por la flota británica norteamericana más grande anclada en la bahía de Gardiner en el extremo oriental de Long Island, y no pudo ayudar.

General Lafayette y su personal en Yorktown, Virginia en 1781. Autor Don Troiani

A principios de febrero, después de recibir informes de barcos británicos dañados por una tormenta, Destouches decidió enviar una expedición naval desde su base en Newport. El 9 de febrero, el capitán Arnaud de Gardeur de Tilley zarpó de Newport con tres barcos: el buque de línea Éveillé (64) y las fragatas Surveillante (32) y Gentile (32). Cuando de Tilley llegó a Portsmouth cuatro días después, Arnold retiró sus barcos a aguas menos profundas, río arriba por el río Elizabeth, donde los barcos franceses más grandes no podían seguir. Incapaz de atacar la posición de Arnold, de Tilley solo pudo regresar a Newport. En el camino de regreso, los franceses capturaron la fragata Romulus (44), que había sido enviada para investigar sus movimientos.

El general George Washington le pidió al almirante Charles René Dominique Sochet, caballero de Destouches que llevara su flota a Chesapeake para apoyar las operaciones militares contra Arnold por parte del marqués de Lafayette. Navegando el 8 de marzo, fue seguido dos días después por el almirante Marriot Arbuthnot, quien navegó desde el este de Long Island. La flota de Arbuthnot (8 buques de línea y 4 fragatas) superó a la de Destouches (8 buques de línea y 3 fragatas), llegando a los cabos de Virginia justo antes de Destouches el 16 de marzo. Después de maniobrar durante varias horas, la batalla se desarrolló a larga distancia, y ambas flotas sufrieron algunos daños y bajas sin perder ninguna nave. Sin embargo, Arbuthnot se posicionó para ingresar al Chesapeake mientras las flotas se separaron, frustrando el objetivo de Destouches. Los franceses volvieron a Newport, mientras que Arbuthnot protegió la bahía para la llegada de tropas terrestres adicionales para reforzar al general Arnold.

Mientras la flota francesa se preparaba para partir de Brest en marzo de 1.781, se tomaron varias decisiones importantes. La flota de las Indias Occidentales, liderada por el conde de Grasse, después de las operaciones en las Islas de Barlovento , fue dirigida a Cap-Français (actual Cap-Haïtien) para determinar qué recursos serían necesarios para ayudar a las operaciones españolas. Debido a la falta de transportes, Francia también prometió seis millones de libras para apoyar el esfuerzo de guerra estadounidense en lugar de proporcionar tropas adicionales. La flota francesa en Newport recibió un nuevo comandante, el conde de Barras. Se ordenó a Barras que tomara la flota de Newport para hostigar los envíos británicos de Nueva Escocia y Terranova, y el ejército francés en Newport recibió la orden de combinarse con el ejército de Washington fuera de Nueva York. En órdenes que deliberadamente no se compartieron completamente con el general Washington, se le ordenó a Grasse que ayudara en las operaciones de América del Norte después de su parada en Cap-Français. El general francés, el conde de Rochambeau, recibió instrucciones de decirle a Washington que Grasse podría ayudarlo sin comprometerse. (Washington se enteró por John Laurens, estacionado en París, que Grasse tenía discreción para dirigirse al norte.

La flota francesa zarpó de Brest el 22 de marzo. La flota británica estaba ocupada con los preparativos para reabastecer a Gibraltar, y no intentó oponerse a la partida. Después de que la flota francesa zarpase, el barco paquebote Concorde zarpó hacia Newport, llevando el conde de Barras, las órdenes de Rochambeau y créditos por los seis millones de libras. En un despacho separado enviado más tarde, de Grasse también hizo dos solicitudes importantes. La primera era que se le notificara en Cap-Français de la situación en América del Norte para poder decidir cómo podría ayudar en las operaciones allí, y la segunda era que se le proporcionasen 30 pilotos familiarizados con las aguas de Norteamérica.

El 26 de marzo, Arnold se unió a 2.300 soldados bajo el mando del mayor general William Phillips, quien tomó el mando de las fuerzas combinadas. Phillips reanudó las incursiones, derrotó a la milicia en Blandford, y luego quemó los depósitos de tabaco en Petersburgo el 25 de abril. Richmond estaba a punto de sufrir el mismo destino, pero llegó Lafayette. Los británicos, no queriendo participar en una gran batalla, se retiraron a Petersburgo el 10 de mayo.

El 20 de mayo, Charles Cornwallis llegó a Petersburgo con 1.500 hombres después de sufrir graves bajas en la batalla de Guilford Courthouse. Inmediatamente asumió el mando, ya que Phillips había muerto recientemente de fiebre, haciéndose cargo de los 3.600 soldados de Arnold que estaba al mando. Cornwallis no había recibido permiso para abandonar a las Carolinas de su superior, Henry Clinton, pero creía que Virginia sería más fácil de capturar, sintiendo que aprobaría un ejército británico invasor. Poco después fue reforzado por unos 2.000 soldados más enviados desde Nueva York, con los que sus efectivos alcanzaron los 7.200.

Cornwallis trabajó para eliminar la capacidad de Virginia de apoyar la causa revolucionaria, y persiguió a Lafayette, que con su pequeño ejército de unos 3.250 hombres, no intentó resistir en Richmond, sino que se retiró hacia el norte. Tenía una gran responsabilidad y se enfrentó a un comandante experimentado como era Cornwallis. En las semanas que siguieron, Lafayette repitió una serie de tácticas de acoso, amenaza, fintas y retirada. Se retiraba, generalmente hacia el norte, siempre manteniendo una posición río arriba y más cerca del Potomac, asegurando así que Cornwallis no se interpondría entre él y Filadelfia.

El 24 de mayo, Cornwallis salió tras Lafayette, quien se retiró de Richmond, y unió fuerzas con el barón von Steuben y Anthony Wayne. Cornwallis no persiguió a Lafayette.

Mientras acampaba en el condado de Hanover, Cornwallis se enteró de que Wayne estaba a solo unos días de su reunión con Lafayette. En consecuencia, dudó en moverse más lejos de su base en Portsmouth, pero decidió lanzarse rápidamente hacia el oeste antes de retirarse. Con esto en mente, envió a Banastre Tarleton a Charlottesville y a Simcoe para hostigar a Von Steuben, que estaba en Point of Fork en el río James. Von Steuben se retiró, pero Simcoe pudo destruir una cantidad de armas, pólvora y suministros, que se habían almacenado allí, antes de reunirse con Cornwallis.

El 10 de junio, Wayne se unió a la fuerza estadounidense con 1,000 hombres, y 2 días después el coronel William Campbell, uno de los famosos líderes estadounidenses en King’s Mountain, proporcionó 600 “hombres de montaña” adicionales. El 19, Von Steuben apareció con su destacamento. Estos refuerzos hicieron al cuerpo de Lafayette lo suficientemente fuerte como para una acción más agresiva. Su fuerza era de unos 4.500 efectivos, pero muchos eran milicias sin entrenamiento y sin armas, artillería y caballería.

Alrededor del 15 de junio, con la temporada calurosa, sus tropas cansadas y Lafayette aún evadiéndolo, Cornwallis decidió que era hora de regresar a la costa. Había logrado todo lo posible en la destrucción de suministros, no había encontrado un gran cuerpo de Leales para unirse a él, y su oponente estaba ganando fuerza a diario. Se trasladó al este a través de Richmond y siguió por la península hacia Williamsburg. Lafayette lo siguió, aventurándose más cerca de él todo el tiempo.

Animado por el aumento de su fuerza de tropa, Lafayette también se volvió más agresivo en sus tácticas, enviando destacamentos de su fuerza para contrarrestar a los que Cornwallis enviaba en expediciones de forraje y asalto. Estos destacamentos estaban compuestos por unidades selectas tomadas de una variedad de regimientos. Entre los que estaban comúnmente en la vanguardia del ejército se encontraban una unidad combinada de caballería e infantería de Pennsylvania bajo el capitán William McPherson, y compañías de tiradores de Virginia bajo los mayores Richard Call y John Willis.

Campaña de Virginia 1781. Movimientos de Cornwallis y Lafayette.

Batalla de la taberna de Spencer (26 de junio de 1.781)

Lafayette recibió la noticia de que el Tcol John Graves Simcoe y su regimiento lealista de los rangers de la Reina regresaban de una redada para destruir barcos y buscar suministros en el río Chickahominy. Además de su fuerza de Simcoe incluye, disponía de algunas Cías jägers hessianas dirigidos por capitanes Johann Ewald y Johann Althaus. En la noche del 25 de junio, Wayne envió a la mayoría de la vanguardia bajo el mando del coronel Richard Butler, incluidos McPherson, Call y Willis, para interceptar la fuerza de Simcoe, disponían de 120 tiradores, 100 de infantería ligera, 120 de caballería y 180 continentales de Pensilvania. Un grupo avanzado de unos 50 dragones y 50 infanterías ligeras bajo McPherson se encontró con compañías avanzadas de la fuerza de Simcoe cerca de la taberna de Spencer, que estaba en una intersección de carreteras a unos 10 km al norte de Williamsbur.

Las tropas de Simcoe avanzaban por el camino hacia Williamsburg, llevando el ganado con la infantería y los jägers a la cabeza del comandante Richard Armstrong, con Simcoe y la caballería aproximadamente una hora detrás de ellos. En la taberna de Spencer, las tropas se reunieron y se detuvieron para descansar. Simcoe ordenó derribar las cercas la zona ya que era un lugar ideal para una emboscada. Mientras descansaban, algunos de los lealistas salieron a recoger más ganado que se encontraba en la zona, y la caballería estaba a una granja cercana para alimentar a sus caballos. Los hombres de McPherson se encontraron con este último, cuyos centinelas dieron la alarma al cuerpo principal. La caballería de Simcoe cargó la formación de McPherson, rompiéndola. McPherson y varios de sus hombres no tenían caballos en el combate cuerpo a cuerpo, y varios fueron hechos prisioneros antes de que comenzara a llegar la vanguardia de la fuerza principal de Butler. Simcoe ordenó a la mayoría de la infantería que apoyara a su caballería, y envió a los jägers y la infantería ligera al bosque a la derecha para flanquear la columna enemiga que llegaba.

Batalla de la taberna de Spencer en Yorktown (26 de junio de 1781). Los 50 dragones y 50 de infantería ligera son sorprendidos por la vanguardia del Tcol Buttles. Autor Steve Noon

Al interrogar a los prisioneros, Simcoe supo que Lafayette no estaba muy lejos. Envió un mensaje a Cornwallis, envió el convoy de ganado hacia Williamsburg y ordenó talar árboles para hacer una barricada a través del camino como punto de defensa. Luego ordenó a sus tropas de una manera calculada para engañar a los estadounidenses para que creyeran que había más tropas en formación. Cuando llegó la fuerza de Butler, Simcoe ordenó un cargo de infantería. Esto dispersó a la primera ola de hombres de Butler en los bosques cercanos, donde los jägers los empujaron hacia atrás. Sin embargo, los hombres de Butler continuaron avanzando. Simcoe ordenó una carga de caballería y disparó un cañón de campaña para dar la impresión de que estaba llegando una fuerza mayor. La carga obligó a los hombres de Butler a retroceder, momento en el que las dos fuerzas se separaron, Simcoe porque le preocupaba que Lafayette se acercara y Butler porque sus hombres fueron engañados por la estratagema de Simcoe.

Simcoe dejó a sus hombres heridos en la taberna bajo bandera de tregua, y se retiró por el camino de Williamsburg, uniéndose a las fuerzas que Cornwallis envió a unos 3 km por el camino. Los patriotas se retiraron al campamento de Lafayette en la plantación de Tyre y Simcoe pudo regresar a la taberna y recuperar a sus heridos.

Simcoe informó sus pérdidas con 11 muertos y 25 heridos, y la pérdida estadounidense con 9 muertos, 14 heridos y 32 capturados. Lafayette afirmó que los estadounidenses habían matado a 60 y herido a 100, mientras que Cornwallis afirmó que los británicos habían 33 muertos y heridos.

Batalla de Green Spring (6 de julio de 1.781)

Cuando Cornwallis llegó a Williamsburg, recibió órdenes del general Henry Clinton de ir a Portsmouth y preparar un destacamento de tropas para regresar a la ciudad de Nueva York. De acuerdo con estas órdenes, Cornwallis comenzó a moverse hacia el sur en la península de Virginia el 4 de julio, planeando cruzar el ancho río James en el ferry de Jamestown. Lafayette lo siguió, con unidades avanzadas y la mayoría de sus continentales llegando al molino de Norrell, a unos 13 km del ferry el 5 de julio.

Lafayette vio una oportunidad de atacar a la fuerza aislada británica, ya que haría el cruce difícil de Jamestown. Cornwallis también reconoció la posibilidad y decidió tender una trampa, con la esperanza de capturar una parte del ejército de Lafayette. Solo envió su tren de equipaje y los rangers de la Reina de John Graves Simcoe al otro lado del río, y ocultó su fuerza principal cerca del cruce. Cornwallis también envió supuestos desertores a los estadounidenses con información que la mayoría de la fuerza británica ya había cruzado, dejando solo una retaguardia en el lado norte del río.

La fuerza de vanguardia del general Wayne (infantería ligera (60); RI1 (300), RI2 (300) y RI3 de Pensilvania; BI Gimat (200), tiradores de Virginia (200), la Legión de Armand (60), y dragones continentales (100) y 3×4 cañones) y los piquetes de la vanguardia británica del Tcol Tarleton (dragones ligeros del RDL17 (50), y la Legión británica (207), y jägers).

Los jägers comenzaron una escaramuza prolongada que duró casi dos horas. Las fuerzas británicas se retiraron lentamente, sufriendo bajas significativas bajo el persistente avance estadounidense. Los fusileros de Wayne se desempeñaron particularmente bien, eliminando a varios de los oficiales al mando británicos. Sin embargo, las cosas cambiaron alrededor de las 17 horas cuando los estadounidenses alcanzaron un cañón abandonado que Cornwallis había dejado en el camino. La captura del cañón fue la señal del contraataque británico, que comenzó con disparos de metralla, y fue seguido por una carga de infantería.

Las fuerzas británicas que contraatacaron eran la BRI de Dundas (RI43 (287), RI76 (522), RI80 (520) y 2×6 cañones) y la BRIL de Yorke (BIL1 (497) y BIL2 (374), BRI de Guardias (538), RI23 (225) y RI33 (231), y 2×6 cañones).

Lafayette, desde su posición privilegiada en el río, vio a la principal fuerza británica y se dio cuenta de que Wayne estaba entrando en una trampa. Sin embargo, no pudo comunicarse con Wayne a tiempo para recuperarlo. Inmediatamente comenzó a mover tropas adicionales hacia adelante en un intento por evitar que la trampa se cerrara sobre Wayne, envió al Tcol Gimat (BIL de Gimat (190), BIL de Bose (370) y BIL de Barber (380)). Mientras tanto, la carga británica había llevado a los estadounidenses a una cierta confusión, y Wayne estaba preocupado de que una retirada se convirtiera en una derrota desordenada. Wayne reformó su línea, ordenó a su artillería que disparara una descarga de metralla.

La audaz descarga de Wayne funcionó; detuvo con éxito el avance británico el tiempo suficiente para que se acercara la fuerza de cobertura de Lafayette. Lafayette se adelantó para ayudar en la gestión del retirada estadounidense, que comenzó a desmoronarse después de que Cornwallis lideró personalmente una contracarga. Durante la retirada, dos de los cañones americanas tuvieron que ser abandonadas porque sus caballos fueron muertos, y Lafayette no tenía caballos. Cuando el sol comenzaba a ponerse, Cornwallis decidió no perseguir a los estadounidenses, que se retiraron a Green Spring.

Batalla de la granja de Green Spring en Yorktown (6 de julio 1781). Las fuerzas americanas despliegan para hacer frente a los británicos. Autor Steve Noon

Las bajas fueron 28 muertos, 99 heridos y 12 desaparecidos para los norteamericanos. Las bajas británicas fueron 5 oficiales y 70 hombres muertos o heridos.

Cornwallis, satisfecho con la victoria, no persiguió a los estadounidenses en retirada y, en cambio, cruzó el río James como estaba planeado y se mudó a Portsmouth. Allí sus arreglos para embarcar a las tropas fueron anulados por nuevas órdenes de Clinton que, en cambio, le ordenaron usar su fuerza para establecer una estación naval fortificada. Cornwallis decidió hacerlo en Yorktown, donde se vio obligado a rendirse después de un breve asedio en octubre de 1.781.

La batalla de la granja Green Spring, a veces llamado enfrentamiento cerca de la isla James, fue un preludio directo a la lucha en Yorktown, fue otra buena prueba de la formación y disciplina de un destacamento de tropas estadounidenses que se habían enfrentado fuerza principal de Cornwallis y otra vez que habían luchado bien.

Cornwallis continuó su movimiento a través del río James y, el 17 de julio, pudo informar por carta a Clinton que las tropas que este último había solicitado estaban listas para zarpar de Portsmouth. Tres días después, Cornwallis se enteró de que todos los planes habían cambiado drásticamente. Clinton le dio instrucciones de retener a todas sus tropas y esperar nuevas órdenes. Instrucciones más detalladas llegaron a Cornwallis el 21 de julio, incluyendo palabras fuertes sobre la necesidad de mantener una posición en la península, la zona entre los ríos York y James. Clinton, al parecer, pensaba que Yorktown era un buen lugar para una estación naval, ofreciendo protección para barcos grandes y pequeños, una necesidad vital.

En cumplimiento de sus nuevas órdenes, Cornwallis ordenó una cuidadosa inspección de Old Point Comfort y Hampton Roads para encontrar la mejor ubicación para dicha estación naval. Esto fue hecho por el teniente Alexander Sutherland, de los ingenieros reales, quien recomendó contra Old Point Comfort, que se había mencionado extensamente en la correspondencia más reciente entre los comandantes británicos en Virginia y Nueva York como un posible lugar para reemplazar una base.

Habiendo declarado sus intenciones, Cornwallis comenzó a tomar medidas. El 30 de julio, los transportes británicos, cargados con unos 4.500 hombres, salieron de Portsmouth y zarparon hacia Yorktown, donde llegaron la noche del 1 de agosto. El 2 de agosto, se realizaron desembarcos tanto en Yorktown como en Gloucester. Banastre Tarleton, con sus hombres y caballos, cruzó Hampton Roads en pequeñas embarcaciones y se dirigió a Yorktown por carretera, llegando el 7 de agosto. El 22, el destacamento que permaneció en Portsmouth para nivelar las obras completó su misión y se unió al ejército principal. La construcción de defensas se inició inmediatamente en Yorktown y Gloucester, un trabajo que Cornwallis estimó que requeriría 6 semanas. En realidad, el asedio de Yorktown comenzó antes de que se completara esta tarea.

Mientras tanto, los estadounidenses seguían vigilando a los británicos. Cuando el ejército británico se trasladó al sur hacia Portsmouth, Lafayette envió a Wayne al lado sur del James para seguir a Cornwallis e intentar controlar las incursiones de Tarleton en esa zona. El marqués mismo tomó posición en la colina Malvern. Cuando Cornwallis salió de Portsmouth, Lafayette supuso que su destino era Baltimore. Actuando rápidamente, acampó el campamento en Malvern Hill y, con su infantería ligera, se dirigió hacia Fredericksburg. Cuando se enteró de que los británicos se estaban atrincherando en Yorktown y Gloucester, tomó posición en el río Pamunkey cerca de West Point, Virginia, a unos 48 kilómetros al noroeste de la posición de Cornwallis.

Marcha de Washington

El 6 de julio, los ejércitos francés y estadounidense se reunieron en White Plains, al norte de la ciudad de Nueva York. Aunque Rochambeau tenía casi 40 años de experiencia en la guerra, nunca desafió la autoridad de Washington, diciéndole que había venido a servir, no a mandar.

Washington y Rochambeau discutieron dónde lanzar un ataque conjunto. Washington pensaba que un ataque contra Nueva York era la mejor opción, ya que los estadounidenses y los franceses superaban en número a los defensores británicos de 3 a 1. Rochambeau no estaba de acuerdo, argumentando que la flota en las Indias Occidentales bajo el almirante de Grasse iba a navegar hacia la costa estadounidense, donde podrían intentarse opciones más fáciles que atacar Nueva York.

A principios de julio, Washington sugirió que se realizara un ataque en la parte norte de la isla de Manhattan, pero sus oficiales y Rochambeau no estuvieron de acuerdo. Washington continuó investigando la zona de Nueva York hasta el 14 de agosto, cuando recibió una carta de Grasse que decía que se dirigía a Virginia con 28 buques de guerra y 3.200 soldados, pero solo pudo permanecer allí hasta el 14 de octubre. Grasse alentó a Washington a moverse hacia el sur para que pudieran lanzar una operación conjunta. Washington abandonó su plan de tomar Nueva York y comenzó a preparar a su ejército para la marcha hacia el sur de Virginia.

El 19 de agosto, comenzó la marcha a Yorktown dirigida por Washington y Rochambeau, 4.000 soldados franceses y 3.000 soldados estadounidenses comenzaron la marcha en Newport, Rhode Island, mientras que el resto unos 4.000, bajo el general William Heath, se quedó antes de Nueva York atrás para proteger el valle del río Hudson. Washington quería mantener el secreto completo sobre su destino. Para garantizar esto, envió despachos falsos que llegaron a Clinton revelando que el ejército franco-estadounidense iba a lanzar un ataque contra Nueva York, y que Cornwallis no estaba en peligro. Las tropas utilizaron tres rutas distintas y separadas hasta Princeton, Nueva Jersey. Esto fue en parte para confundir a Clinton, que no entendió completamente lo que estaba sucediendo. Muy pocos franceses y estadounidenses realmente conocían el objetivo.

El 29 de agosto, los americanos vivaquearon en Brunswick y los franceses en la taberna de Bullion, y ya no era posible ocultar el lugar de destino
Desde Princeton, la marcha continuó hasta Trenton, donde descubrieron que no había suficientes barcos disponibles para transportar a los hombres y las tiendas. La decisión fue continuar a pie hasta la cabeza de la bahía de Chesapeake.

Los ejércitos francés y estadounidense marcharon por Filadelfia del 2 al 4 de septiembre, donde los soldados estadounidenses anunciaron que no abandonarían Maryland hasta que recibieran el pago de un mes en moneda, en lugar de en el papel moneda continental sin valor. El general Rochambeau prestó generosamente a Washington la mitad de su provisión de monedas españolas de oro. Esta sería la última vez que se pagaría a los hombres. Esto fortaleció las relaciones francesas y americanas. El 5 de septiembre, Washington se enteró de la llegada de la flota de Grasse a los cabos de Virginia con 28 barcos de línea, varias fragatas y balandras y 3.200 soldados bajo el marqués de Saint Simón, que desembarcaron en Jamestown para unirse con la creciente fuerza de Lafayette. De Grasse una vez desembarcados, envió sus transportes vacíos para recoger a las tropas estadounidenses. Washington hizo una visita a su casa, Mount Vernon, camino a Yorktown.

El 8 de septiembre, Washington, Rochambeau y el caballero de Chastellux dejaron a sus subordinados la tarea de preparar a los ejércitos aliados para el transporte por la bahía en barco. Ellos mismos continuaron por tierra hasta Williamsburg, deteniéndose en el camino durante varios días en Mount Vernon, la casa de Washington. Esta fue la primera visita de Washington a su hogar en 6 años. Llegó a Williamsburg (Virginia) el 14 de septiembre y hubo una gran alegría entre las tropas y la gente cuando Washington asumió el mando activo de las crecientes fuerzas estadounidenses y francesas.

Batalla naval de Chesapeke (5 de septiembre de 1.781)

Antecedentes

La presencia de los británicos en Yorktown hizo que el control de la bahía de Chesapeake se convirtiese para ambos bandos en un objetivo naval esencial. Provenientes de las Antillas, flotas francesas y británicas se dirigieron hacia el norte no sólo para contribuir a la lucha en el norte de América sino también para evitar la temible estación de los huracanes caribeños. Sin embargo, el comandante británico, contraalmirante Samuel Hood, no pudo saber si la flota francesa se dirigía a Chesapeake o si intentaba ayudar a las tropas terrestres americanas y francesas que se estaban reuniendo para un posible asedio a Nueva York.

La flota británica llegó a la boca de la bahía de Chesapeake el 25 de agosto, pero no encontró allí buques franceses, de modo que Hood prosiguió hacia Nueva York para reunirse con otros 14 navíos de línea que estaban a su mando. Mientras tanto, su colega el contraalmirante Thomas Graves, había pasado varias semanas tratando de interceptar a un convoy francés que traía provisiones de Europa y se dirigía a Boston, que había sido pedido por el coronel John Laurens. Cuando Hood llegó a a Nueva York, encontró que Graves, quien no había podido hallar al convoy, estaba en ese puerto pero tenía sólo 5 buques de línea adicionales listos para una batalla.

Hood no había encontrado al almirante francés de Grasse porque éste había deliberadamente navegado con lentitud y enviado con semanas de anticipación un mensaje a su colega en Newport, Rhode Island, el conde de Barras Saint-Laurent, fijando la fecha precisa de su llegada. Barras transmitió esta información a los generales Washington y Rochambeau, preparándose para sitiar Nueva York, y cuando ellos lo recibieron, el 14 de agosto, inmediatamente advirtieron la oportunidad que la flota de Grasse presentaba. En consecuencia, Washington se preparó para una marcha rápida y pidió a Barras que llevara su flotilla de Newport hacia el sur, a Chesapeake, con la artillería francesa y otros elementos que serían necesarios para el asedio.

De Grasse llegó a Chesapeake el 29 de agosto, casi exactamente según lo había previsto, con una flota que incluía 28 navíos de línea y transportaba también tres RIs franceses al mando del general marqués de Saint-Simon. El 30 de agosto y se encontró con la fragata británica Guadaloupe y la corbeta Loyalist, que habían sido puestos como vigilantes. Ambos fueron perseguidos, la corbeta fue capturada y la fragata forzada al río York. Al día siguiente, la flota francesa se trasladó a la bahía de Chesapeake para fondear, se destacaron 3 barcos para bloquear las bocas de York y James. El 2 de septiembre, las fuerzas terrestres bajo el marqués de Saint-Simon fueron enviadas por James en largos botes para aterrizar en Jamestown.

Estos regimientos fueron desembarcados de inmediato para ayudar a que las tropas americanas a órdenes del marqués de Lafayette impidieran al inglés Cornwallis retirarse tierra adentro.

Barras zarpó de Newport el 26 de agosto, sabiendo que Yorktown había sido elegida como objetivo operacional por los aliados franco-americanos, Graves y Hood combinaron sus fuerzas navales y salieron a enfrentarse a fuerzas navales francesas que no habían hallado hasta ese momento. Pero ignorantes de que la flotilla de Barras estaba también en mar abierto, y con rumbo sur, ambos almirantes ingleses pusieron también proa al sur, hacia la bahía de Chesapeake.

Cuando la flota británica de 19 buques bajo el mando de Graves, regresó a Chesapeake en la mañana del 5 de septiembre, encontró a 25 buques franceses al ancla detrás del cabo Henry. Los 3 buques restantes de la flota de Grasse habían sido destacados a bloquear los ríos York y James más al norte de la bahía, y muchos de los buques fondeados tenían oficiales, tripulantes y chalupas ausentes en tierra. Las fragatas de vigilancia vieron habían visto velas en el horizonte, y pensaron que se trataba de de Barrás, pero cuando contaron 19 se dieron cuenta que era la flota inglesa.

El viento y la marea favorecían a los británicos, así como el elemento sorpresa ya que si bien el encuentro sorprendió a ambos bandos, los franceses estaban fondeados y no preparados para un combate. Los británicos, así, podrían haber infligido a sus enemigos severas pérdidas penetrando en la bahía e iniciando inmediatamente el ataque. Sin embargo, es altamente improbable que esa idea haya siquiera pasado por la cabeza del almirante Graves. Las tácticas navales convencionales de la época de la navegación a vela indicaban que las flotas debían formar una línea de batalla y luego maniobrar dentro del radio de alcance de los respectivos cañones, cada buque atacando al enemigo que tenía frente a sí en la línea.

Batalla de Chesapeake o de los Cabos de Virginia (5 de septiembre de 1781.) Movimiento de las flotas

Despliegue de las flotas

A las 11,30 hoas, 24 barcos de la flota francesa elevaron anclas y comenzaron a navegar fuera de la bahía con la marea del mediodía. En algunas naves faltaban hasta 200 hombres, por lo que no todos sus cañones estaban ser tripulados. De Grasse había ordenado que los barcos formaran en una línea según salían de la bahía, en orden de velocidad y sin tener en cuenta el orden normal de navegación. El almirante Louis de Bougainville Auguste fue uno de los primeros en salir. Con un escuadrón de otros tres barcos, Bougainville salió muy por delante del resto de la línea francesa; a las 15,45 horas la brecha era lo suficientemente grande como para que los británicos pudieran haber cortado su escuadrón del resto de la flota francesa.

A la 13,00 horas, las dos flotas se encontraban mas o menos en frente. Con el fin de participar y evitar algunos cardúmenes (conocidos como Middle Ground) cerca de la boca de la bahía, Graves alrededor de las 14,00 horas ordenó a toda su flota virar, una maniobra que revirtió su línea de batalla, pero le permitió alinearse con la flota francesa cuando sus barcos salían de la bahía. Esto colocó al escuadrón de Hood, su comandante más agresivo, en la retaguardia de la línea, y el del almirante Francis Samuel Drake en la vanguardia.

En este punto, ambas flotas navegaban generalmente hacia el este, lejos de la bahía, con vientos del norte-noreste. Las dos líneas se acercaban en ángulo para que las naves principales de las vanguardias de ambas líneas estuvieran dentro del alcance una de la otra, mientras que las naves en la parte trasera estaban demasiado separadas para atacar. Los franceses tenían una ventaja de disparo, ya que las condiciones del viento significaban que podían abrir sus puertos inferiores, mientras que los británicos tenían que dejar los suyos cerrados para evitar que el agua entrara en las cubiertas inferiores. La flota francesa, que estaba en mejor estado de reparación que la flota británica, superó en número a los británicos en número de barcos y cañones totales, y tenía cañones más pesados capaces de arrojar más peso. En la flota británica, Ajax (74) y Terrible (74), dos barcos del escuadrón de las Indias Occidentales que se encontraban entre los más comprometidos estaban en muy malas condiciones.

La necesidad de que las dos líneas realmente fueran paralelas para que pudieran enfrentarse completamente llevó a Graves a dar señales contradictorias que fueron interpretadas de manera crítica por el almirante Hood, que interpretó las instrucciones para mantener la línea de batalla para tener prioridad sobre la señal de acción cerrada, y como consecuencia su escuadrón no se cerró rápidamente y nunca se involucró significativamente en la acción.

La flota británica más pequeña desplegó 19 barcos de la línea, con un total de 1.400 cañones y 13.000 marineros, desplegó en:

  • Vanguardia bajo el vicealmirante Francis Samuel Drake con el Shrewsbury (74), Intrepid (64), Alcide (74), Princessa (70) insignia, Ajax (74), Terrible (74).
  • Centro bajo el almirante Thomas Graves con el America (64) Bedford (74), Resolution (74), London (98) insignia, Royal Oak (74), Montagu (74), Europe (64).
  • Retaguardia bajo el vicealmirante Samuel Hood con el Alfred (74), Belliqueux (64), Invincible (74), Barfleur (98), Monarch (74), Centaur (74).

La flota francesa estaba compuesta por 24 buques la línea, armados con un total de 1.700 cañones y 19.000 marineros, desplegó en:

  • Vanguardia bajo el almirante Louis de Bougainville con el Pluton (74), Marseillois (74), Bourgogne (74), Diadème (74), Réfléchi (64), Auguste (80) insignia, Saint-Esprit (80), Caton (64).
  • Centro bajo el almirante De Grasse con el César (74), Destin (74), Ville de Paris (110) insignia, Victoire (74), Sceptre (74), Northumberland (74), Palmier (74), Solitaire (64), Citoyen (74).
  • Retaguardia bajo de Monteil con el Scipion (74), Magnanime (74), Hercule (74), Languedoc (80) insignia, Zélé (74), Hector (74), Souverain (74).

Desarrollo de la batalla

Sobre las 16,00 horas, más de 6 horas desde que las dos flotas se avistaron por primera vez, los británicos, que tenían el factor meteorológico y, por lo tanto, la iniciativa, abrieron su ataque. La batalla comenzó con el Intrepid (64) abriendo fuego contra los Marseillois (74), su contraparte cerca del comienzo de la línea. La acción se generalizó rápidamente a la vanguardia y posteriormente al centro de cada línea. Los franceses, en una práctica conocida, tendían a apuntar a mástiles y aparejos británicos, con la intención de paralizar la movilidad de sus oponentes. Los efectos de esta táctica fueron evidentes en el enfrentamiento: el Shrewsbury (74) y el Intrepid (64), a la cabeza de la línea británica, se volvió prácticamente imposible de manejar, y finalmente se salieron de la línea. El resto del escuadrón del almirante Drake también sufrió graves daños, pero las bajas no fueron tan graves como las de los dos primeros barcos. El ángulo de aproximación de la línea británica también jugó un papel en el daño que sufrieron; los barcos en su vanguardia fueron expuestos al fuego de rastreo cuando solo sus cañones de proa podían ser aplicados a los franceses.

La vanguardia francesa también fue castigada, aunque fue menos severa. El capitán Boades del Réfléchi (64) fue muerto en el costado inicial de la Princessa (70) del videalmirante Drake, y los cuatro barcos de la vanguardia francesa estaban, según un observador francés, “comprometidos con siete u ocho buques de cerca“. El Diadème (70), según un oficial francés “fue completamente incapaz de mantener la batalla, teniendo solo 4×36 y 9×18 cañones en condiciones de uso” y fue gravemente disparado; fue rescatado por la oportuna intervención del Saint-Esprit (80).

Batalla de Chesapeake o de los Cabos de Virginia (5 de septiembre de 1781). Las flotas francesa y británica en línea. Autor V. Zveg

El Auguste (80) buque insignia de Bougainville y el Princessa (70) buque insignia de Drake, en un momento estuvieron lo suficientemente cerca que el almirante francés consideró la posibilidad de abordarle; Drake logró alejarse, pero esto le dio a Bougainville la oportunidad de apuntar al Terrible (74), que ya estaba en mal estado antes de la batalla, fue alcanzado por varias balas de cañón francesas, y sus bombas de achique, ya sobrecargadas en un intento por mantenerlo a flote, sufrieron graves daños por disparos.

Batalla de Chesapeake (5 de septiembre de 1781). Duelo entre los buques posiblemente Auguste (80) y Princessa (70), buques insignia de Bougainville y de Drake. Autor Patrick O’Brien
Batalla de Chesapeake (5 de septiembre de 1781). Duelo entre el Auguste (80) y el Princessa (70) buques insignia de Bougainville y de Drake. Autor Patrick O’Brien

Sobre las 17,00 horas, el viento comenzó a cambiar, en desventaja para la flota británica. De Grasse dio señales para que la vanguardia avanzara más, de modo que una mayor parte de la flota francesa pudiera participar, pero Bougainville, completamente comprometido con la vanguardia británica a distancia de mosquete, no quería arriesgarse. Cuando finalmente comenzó a alejarse, los líderes británicos lo interpretaron como una retirada. En lugar de seguirla, los británicos retrocedieron y continuaron disparando a larga distancia. La puesta del sol puso fin al tiroteo, con ambas flotas continuando en un rumbo más o menos sureste, lejos de la bahía.

Mientras tanto, el centro de ambas líneas estaba ocupado, pero el nivel de daños y bajas sufridas fue notablemente menor. Los barcos en los escuadrones de retaguardia no estaban involucrados casi por completo. El almirante Hood informó que tres de sus barcos realizaron algunos disparos.
Las continuas señales conflictivas dejadas por Graves, y las discrepancias entre sus registros y los de Hood de qué señales se habían dado y cuándo, condujeron a recriminaciones inmediatas, debate escrito y una eventual investigación formal.

Los británicos usaron algunas balas de cañón de madera que al chocar, enviaban fragmentos de madera que desgarraron la carne de los marineros franceses.

La flota británica sufrió seis barcos dañados y 90 marineros muertos y 246 heridos. Los franceses tuvieron mejores resultados con 209 bajas y solo 2 barcos dañados.

Secuelas

Esa noche, Graves hizo una evaluación de daños. Señaló que “los franceses no tenían la apariencia de casi tanto daño como habíamos sufrido“, y que cinco de su flota tenían fugas o estaban prácticamente paralizados en su movilidad. De Grasse escribió que “por la navegación de los ingleses percibimos que habían sufrido mucho“. No obstante, Graves mantuvo una posición de barlovento durante toda la noche, para que pudiera elegir la batalla por la mañana. Las reparaciones en curso dejaron en claro a Graves que no podría atacar al día siguiente. La noche del 6 de septiembre celebró un consejo con Hood y Drake. Durante esta reunión, Hood y Graves supuestamente intercambiaron palabras con respecto a las señales en conflicto, y Hood propuso cambiar la flota para dirigirse a Chesapeake.

Graves rechazó el plan, y las flotas continuaron a la deriva hacia el este, lejos de Cornwallis. Los días 8 y 9 de septiembre, la flota francesa a veces se aprovechó del viento y amenazó brevemente a los británicos con una acción renovada. Los exploradores franceses divisaron la flota de Barras el 9 de septiembre, y de Grasse volvió su flota hacia la bahía de Chesapeake esa noche. Al llegar el 12 de septiembre, descubrió que Barras había llegado dos días antes. Graves ordenó que se hundiera el Terrible (74) el 11 de septiembre debido a su estado de filtraciones, y el 13 de septiembre se le notificó que la flota francesa había regresado al Chesapeake; todavía no se había enterado de que la línea de Grasse no había incluido la flota de Barras, porque el capitán de fragata que hacía el informe no había contado los barcos. En un consejo celebrado ese día, los almirantes británicos decidieron no atacar a los franceses, debido al “estado verdaderamente lamentable que nos encontramos“. Graves luego dirigió su flota maltratada hacia Nueva York, llegando a Sandy Hook el 20 de septiembre.

Asedio de Yorktown (28 de septiembre a 19 de octubre de 1.781)

Inversión de Yorktown

El 7 de septiembre, Lafayette trasladó su fuerza del río Pamunkey a Williamsburg, donde pudo al menos bloquear temporalmente cualquier movimiento que Cornwallis pudiera formar en la península. Su ejército se amplió sustancialmente al día siguiente por los más de 3.000 soldados de Saint-Simón, que llegaron con de Grasse y desembarcaron en Jamestown. El 14 de septiembre, Washington llegó a la sede de Lafayette en Williamsburg para asumir el mando directo de las operaciones en el teatro de Virginia.

Las fuerzas combinadas francesas y estadounidenses, que Washington había dejado a la cabeza de la bahía de Chesapeake a principios de septiembre, encontraron una escasez de embarque también en Head-of-Elk. Era necesario utilizar la mayoría de los buques disponibles para el transporte de municiones y tiendas, con el resultado de que la mayor parte de las tropas tuvieron que marchar a Baltimore y Annapolis para embarcarse. El 15 de septiembre, Washington escribió a de Grasse sobre el transporte de su ejército. El almirante francés había anticipado esa necesidad y ya había despachado los transportes llevados a la zona desde Newport por de Barras más algunas fragatas que habían sido incautadas, lo suficiente como para acomodar a unos 4.000 soldados.

El 17 de septiembre, Washington, con Rochambeau, Chastellux, Henry Knox y el caballero Duportail, visitó a de Grasse a bordo de la Ville de París (110) para presentar sus respetos y consultar sobre la operación conjunta en curso contra Cornwallis. En la discusión, Washington pudo prevalecer sobre de Grasse para extender su estancia en aguas de Virginia más allá de la fecha límite del 15 de octubre que había establecido originalmente. Estuvo de acuerdo en permanecer al menos hasta finales de octubre. Sin embargo, no aprobó los planes para trasladar barcos al río York.

Para el 22 de septiembre, cuando Washington regresó a Williamsburg, habían llegado partes de los ejércitos aliados del Norte, que habían desembardo a lo largo de College Creek y en otros puntos del río James. También se incluía entre las tropas una fuerza al mando del señor de Choisy que había bajado de Newport con de Barras. Al final del mismo día, otras partes del convoy, que de Grasse había enviado a la bahía, comenzaron a llegar, y De Grasse pudo escribir: “Todo está entrando en el río hoy, incluso la artillería“. Las operaciones de desembarco continuaron durante varios días con gran parte de la artillería puesta en tierra en Trebell debajo de College Creek.

Por esta época, los comandantes aliados supieron que la flota inglesa en Nueva York había sido aumentada por la llegada de un escuadrón bajo el almirante Robert Digby. Esto llevó a la aprensión por parte de Grasse y aumentó la necesidad de apresurarse en las operaciones contra Yorktown. De Grasse debatió la necesidad de embarcarse, un giro de los acontecimientos que causó en Washington momentos de “ansiedad dolorosa“. Al final, sin embargo, de Grasse fue persuadido contra este movimiento, y permaneció en la bahía. Sin embargo, la necesidad de una acción inmediata sobre la tierra se había vuelto imprescindible.

Para el 27 de septiembre, se había completado la organización de los ejércitos aliados franceses y estadounidenses reunidos en Williamsburg. Hubo tres partes: continentales estadounidenses (aproximadamente 5.200), auxiliares franceses (aproximadamente 7.500) y milicias estadounidenses (más de 3.000). Los continentales se agruparon en tres divisiones, mandados respectivamente por el mayor-general Lafayette, el mayor-general von Steuben y el mayor-general Lincoln. Además de sus deberes divisionales, Lincoln también mandaba el ala estadounidense.

El destacamentos de artillería, con piezas de asedio y de campaña, varias compañías de zapadores y mineros, y otras unidades, estaban bajo el mando del brigadier Henry Knox de Massachusetts. También había una agrupación de caballería, bajo el coronel Stephen Moylan de Pennsylvania.

El ala francesa de los ejércitos aliados constituía aproximadamente la mitad del total de las fuerzas terrestres que se oponían a los británicos. Mandado por el conde de Rochambeau, incluía 7 RIs agrupados en 3 BRIs. La caballería estaba bajo el duque de Lauzun y la artillería bajo el coronel d’Aboville. Los ingenieros franceses estaban encabezados por el coronel Desandrouins y el Tcol Querenet, quienes fueron fundamentales en la preparación de un excelente conjunto de planes de asedio.

El tercer componente de los ejércitos aliados fue la milicia, principalmente de Virginia, comandada por el general Thomas Nelson, Jr., un nativo de Yorktown, que fue apoyado por brigadier George Weedon, brigadier Robert Lawson y brigadier Edward Stevens.

El 27 de septiembre, todo estaba listo para el movimiento de los ejércitos aliados contra la posición británica en Yorktown y se redactó una orden de operaciones. A las 5 en punto de la mañana del 28 de septiembre, las unidades francesa y estadounidense, siguiendo instrucciones de Washington, su comandante en jefe, comenzaron a moverse hacia Yorktown. Los continentales, seguidos por las tropas francesas, formaron la columna izquierda y la milicia, la derecha. La ruta se extendía sobre las principales carreteras de la península. En el Halfway House, a medio camino entre Williamsburg y Yorktown, los continentales se movieron a la derecha, mientras que los franceses continuaron en la ruta más directa.

Alrededor del mediodía, ambas secciones se acercaron a Yorktown, y se estableció contacto con piquetes británicos que retrocedieron. La infantería ligera del Tcol Robert Abercrombie, que cubría la derecha británica, primero dio la alarma, y se intercambiaron algunos disparos con la Legión de Tarleton, que cubría la izquierda británica, cuando las tropas estadounidenses y francesas se acercaban a Yorktown. Al caer la noche, las unidades aliadas alcanzaron posiciones temporales a lo largo de Beaverdam Creek dentro de una milla de los principales puestos enemigos. En este momento, se emitieron órdenes de que “todo el ejército, oficiales y soldados, estarían en armas esa noche“.

La inversión de Yorktown, que comenzó el 28 de septiembre, se estableció de manera más segura durante los 2 días que siguieron. El 29, el ala estadounidense se movió más hacia el este (derecha) y más cerca del enemigo, mientras que las unidades francesas y estadounidenses se extendieron a sus campamentos designados, formando un semicírculo alrededor de Yorktown desde el río York en el noroeste hasta Wormley Creek, un afluente de York, en el sur y este. El reconocimiento se extendió dentro del alcance del cañón de las fortificaciones del enemigo, y se desarrollaron varias escaramuzas con patrullas británicas. También hubo alguna acción menor en la presa de Moore sobre Wormley Creek, donde los británicos habían guarnecido posiciones temporales.

El ejército francés estaba mandado por conde Jean-Baptiste Donatien de Vimeur de Rochambeau y tenía 11.000 hombres estaba encuadrado en:

  • Artillería: coronel conde d’Aboville (regimiento Auxone (600) y Metz (70)).
  • Caballería: Legión de voluntarios extranjeros de Lauzun (600) bajo Armand Louis de Gontaut-Biron, duque de Lauzun.
  • Marines: 800 bajo el marqués de Choisy
  • Infantería con 3 BRIs y 1 RI:
    • BRI Bourdonnais (RI Bourdonnais (900) y RI99 Royal Deux-Ponts (900);
    • BRI Soissonnais (RI40 Soissonnais (900) y RI82 de Saintonge (900));
    • BRI Agenois (RI16 Agenois (1.000) y RI18 Gatinais (1.000));
    • RI Turena (1.000) no adscrito a ninguna brigada.

El ejército estadounidense estaba mandado por George Washington con 6.000 hombres:

  • Artillería mandada por el brigadier Henry Knox: batallones 1, 2, y 3 continentales (320).
  • Caballería: RDL4 (60) bajo William Washington
  • Infantería: en 4 divisiones:
    • Primera división ligera bajo el marqués Lafayette: BRI1 (907) de Peter Muhlenberg y BRI2 (831) de Moses Hazen).
    • Segunda división bajo Benjamin Lincoln: BRI1 (766) de James Clinton y BRI2 (625) de Elias Dayton.
    • Tercera división bajo Friedrich Wilhelm von Steuben: BRI1 (904) de Anthony Wayne y la BRI2 (954) bajo Mordecal Gist.
    • División de milicias de Virginia bajo Thomas Nelson. BRI1 (1.500) bajo George Weedon, BRI2 (750) bajo Robert Lawson, y BRI3 (750) bajo Edward Stevens.
Asedio de Yorktown (28 de septiembre a 19 de octubre de 1781). Mapa de la zona. Autor Steven Stanley para American Batltefield Trust

Posición británica

Cuando los británicos entraron a Yorktown en agosto de 1.781, uno de los soldados describió la ciudad, una de las más importantes en la región baja de Chesapeake, como: “Este Yorktown, o Little-York, es una pequeña ciudad de aproximadamente 300 casas; tiene, además, considerable circunferencia. Se encuentra en la orilla del río York, algo alto en un terreno arenoso pero nivelado. Tiene 3 iglesias, 2 inglesas reformadas y 1 alemana luterana, pero sin campanarios, y 2 casas de reunión cuáqueras, y una hermosa corte o casa de reuniones, cuyo edificio, como la mayoría de las casas, está construido de ladrillos. Aquí se encontraban muchas casas que fueron destruidas y abandonadas por sus ocupantes. Había una guarnición de 300 milicianos aquí, pero a nuestra llegada se marcharon sin disparar un tiro de vuelta a Williamsburg, que está a 16 millas inglesas de aquí. Encontramos pocos habitantes aquí, ya que en su mayoría habían ido con maletas y equipaje al país más allá”.

La tarea que enfrentaron Cornwallis era la fortificación de esta ciudad y Gloucester Point, al otro lado de York, como base para la marina. A principios de agosto, tenía pocas razones para esperar que 2 meses después sería asediado. Sin embargo, al llegar a Yorktown, se entregó a la tarea en cuestión con vigor. A medida que pasaban los días, Cornwallis comenzó a darse cuenta de que las fuerzas enemigas se estaban reuniendo a su alrededor.

Al planificar su defensa, estableció una línea de fortificaciones, cerca de la ciudad, apoyada por pequeños movimientos de tierra cerrados, reductos y baterías. Justo delante de la línea principal, construyó dos posiciones, reductos numero 9 y 10, para dominar el terreno elevado en ese sector. A lo largo de la carreta York-Hampton, fortaleció la línea principal extendiéndola hacia afuera en la carretera en forma de hornabeque o hornwork. En la línea interna y principal, tenía 10 reductos y 14 baterías en las que se montaron unos 65 cañones, el mayor de las cuales era de 18 libras. Parte de esta artillería provenía de los barcos británicos anclados en alta mar en York.

La línea exterior británica utilizó las características protectoras de barrancos y arroyos. Cerca del oeste de Yorktown estaba Yorktown Creek. En el este, pero a una distancia mayor, corría Wormley Creek. Estos arroyos, con sus pantanos y terreno irregular, constituyeron barreras bastante formidables para el rápido avance de las tropas. Sin embargo, la zona entre las cabeceras de estos dos arroyos era un eslabón débil. Este terreno elevado, de menos de un km de ancho, llevaba el camino de Yorktown a Hampton. Para controlar esto, los ingenieros británicos presentaron cuatro reductos y algunos emplazamientos de armas. En el lado oeste de Yorktown Creek, cerca del punto donde se cruzaba un camino a Williamsburg, se construyó una gran obra en forma de estrella. Estaba guarnecido por una parte del RI23 Royal Welch, era conocido como el reducto de Fusileros. Había algunos trabajos en Moore’s Mill Dam.

El pueblo en Gloucester Point, al otro lado del río, estaba fortificado con una sola línea de atrincheramientos con 4 reductos y 3 baterías. En el río York, entre Yorktown y Gloucester, había transportes británicos, botes de suministros y algunos buques armados, especialmente el Caronte y Guadalupe.

Detrás de sus líneas, Cornwallis tenía una fuerza de unas 7.500 tropas, la mayoría de ellos veteranos experimentados. Para ayudar a sus artilleros, todos los edificios, árboles y otras obstrucciones en frente de su línea principal fueron removidos por una distancia de un km. Todos los caminos fueron bloqueados, y la finalización de posiciones fijas fue acelerada.

Cornwallis había comenzado a sentir el bloqueo de la flota francesa incluso antes de que los ejércitos aliados llegaran a Yorktown. El 11 de septiembre, uno de sus soldados escribió: “Ahora tenemos provisiones terribles, carne podrida con lombrices del barco y galletas que se han echado a perder en los barcos. Muchos de los hombres han enfermado con disentería o flujo sanguíneo y diarrea. Además, la fiebre se está extendiendo, en parte debido a las muchas dificultades de las que hemos tenido poco descanso de día o de noche, y en parte debido a la horrible comida; pero sobre todo, el agua nitrosa tiene la culpa”. La enfermedad y también la falta de oficiales continuarían siendo una grave desventaja para los británicos.

Cornwallis continuó manteniéndose en contacto por carta con Clinton en Nueva York. El 16 de septiembre, recibió la noticia de que Clinton planeaba mudarse al sur con una fuerza considerable para ayudarlo. Cuando recibió esta noticia, Cornwallis decidió no tomar ninguna acción ofensiva y así le escribió a Clinton. El 29 de septiembre, un despacho desde Nueva York, escrito el 24, informó sobre reparaciones de barcos y una flota británica reforzada, así como la preparación de refuerzos para la guarnición de Virginia de Cornwallis. Clinton continuó: “Hay muchas razones para esperar que empecemos a partir del 5 de octubre”.

Sobre las 22,00 horas del 29 de septiembre, Cornwallis tomó una decisión importante que describió en una carta a Clinton: “Esta noche recibí tu carta del 24, que me ha dado la mayor satisfacción. Me retiraré esta noche dentro de las obras, y no tengo dudas, si llega un alivio en un tiempo razonable, York y Gloucester estarán en posesión de las tropas de su Majestad”. Esta decisión de abandonar su línea exterior sin luchar definitivamente acortó el asedio de Yorktown. Fue un movimiento por el que Cornwallis ha sido criticado y una ventaja que los ejércitos aliados aprovecharon rápidamente.

El ejército británico bajo Lord Cornwallis disponía de 8.000 efectivos:

  • Artillería bajo el capitán George Rochfort de la Royal Artillery (226 + marinos)
  • Caballería RDL17 (22)
  • Marines 800
  • Regulares británicos en 4 BRIs:
    • BRI de Guardias a pie bajo Charles O’Hara: BI1 (300) y BI2 (218).
    • BRIL bajo el Tcol Robert Abercrombie: BIL1 (429), BIL2 (326) y BIL Cías ligeras (?).
    • BRI1 Tcol John Yorke: RI17 (228), RI23 (231), RI33 (263) y RI71-1 (299).
    • BRI2 Tcol Thomas Dundas: RI43 (366), RI76 (691), RI80 (668).
  • Lealistas: rangers de la Reina (277), Legión Británica (216), voluntarios Carolina del Norte (121)
  • Contingente de Ansbach-Bayreuth bajo el coronel August von Voigt: RI1 de Voigt (519) y RI2 de Seybothen (508), 43 artilleros con 4×3 cañones.
  • Contingente de Hesse-Kassel bajo el Tcol Matthewvon Fuchs: RI Erb Prinz (498), RI de Bose (364), Cía jäger (67), 49 artilleros 4×4 cañones.
Asedio de Yorktown (28 de septiembre a 19 de octubre de 1781). Despliegue de fuerzas. Autor John Fawkes

Inicio del asedio

Washington escribió sobre la mañana del 30 de septiembre: “… descubrimos que el enemigo había evacuado toda su línea exterior de trabajos, y se había retirado a los que estaban cerca del cuerpo de la ciudad. Por este medio estamos en posesión de terrenos muy ventajosos, que dominan, en un avance muy cercano, casi toda la línea restante de su defensa”. Incluso antes de que Washington hubiera escrito, las unidades estadounidenses y francesas se habían trasladado a estas obras. Dentro del día, se inició la construcción de un reducto adicional y una batería en este sector.

En la mañana del 30 de septiembre, mientras se realizaban estos movimientos en el lado sur de Yorktown, en el extremo oeste, una unidad francesa del comando de Saint-Simón condujo en los piquetes británicos en las cercanías del reducto de los Fusileros. Resultó una escaramuza aguda, con varias bajas, una acción que permitió a los aliados tomar una posición más ventajosa en este trimestre.

Un evento solo estropeó los movimientos exitosos del 30. El coronel Alexander Scammell, de New Hampshire, un conocido soldado con mucho servicio, fue herido durante la madrugada mientras se enfrentaba a una pequeña partida al sur de Yorktown. Murió de su herida una semana después en el hospital base de Williamsburg.

En los primeros días de octubre, los aliados completaron su inspección y planificación e impulsaron la construcción y recolección de material de asedio que consistía en gaviones (cestas de mimbre que se llenarían de tierra para apoyar los terraplenes); fascines (haces de palos de madera unidos para su uso en el relleno de zanjas, fortalecimiento de murallas, etc.); marcos (estacas puntiagudas para ser conducidas a terraplenes en una posición vertical o inclinada); y saucissons (grandes fascines). Hubo cierto retraso mientras se transportaban los cañones pesados desde los puntos de desembarco en el James. Quizás James Thacher escribió una descripción breve y precisa cuando escribió el 1 y 2 de octubre: “Los cañones y morteros pesados están llegando continuamente, y se hacen los mejores preparativos para perseguir el asedio de la manera más efectiva”. Para el 6 de octubre, sin embargo, el trabajo de reconocer las posiciones británicas abandonadas al sur de Yorktown y construir obras de apoyo allí estaba completado. Todo estaba listo para el siguiente movimiento: la construcción de la primera línea de asedio aliado.

A lo largo de este intervalo, los británicos habían mantenido un fuego de artillería constante y efectivo que tendía a retrasar el trabajo de los aliados. Los diarios del asedio están llenos de relatos, como el escrito por el teniente William Feltman el 2 de octubre: “Un continuo cañonazo todo este día en nuestras fiestas de fatiga. La mano de un soldado de Maryland se disparó y un hombre de la milicia murió”. Detrás de las líneas británicas, la actividad febril continuó y se temía una alarma general. Los barcos se hundieron en el río inmediatamente en frente de la ciudad para bloquear cualquier intento de desembarco aliado desde ese barrio. Las posiciones de Cornwallis no estaban completas, ni sus polvorines. Todos los hombres disponibles estaban en la línea para ayudar en la construcción, particularmente la gran fuerza de trabajo negro que el general británico había adquirido. Para complicar la imagen de Cornwallis.

Aunque Washington dirigía su fuerza principal contra Yorktown, donde se encontraba la principal fuerza británica, era necesario que tomara medidas para contener el puesto enemigo en Gloucester Point en el lado norte del río. Esto cerraría un posible medio de escape para Cornwallis y detendría a los grupos de forrajeo que barrían el campo de Gloucester. La primera fuerza aliada aquí fue 1.500 milicianos bajo el brigadier George Weedon.

Para el 28 de septiembre, Weedon había sido reforzado por la Legión de Lauzun con 600 efectivos, la mitad de ellos montados. Varios días después, desembarcaron 800 marines de la flota francesa y se asignó al general Choisy para que comandara el conjunto. A principios de octubre, la guarnición británica en el lado de Gloucester había aumentado e incluía tanto la caballería de Simcoe como la de Tarleton, así como unidades terrestres.

El 3 de octubre, cuando Choisy se movió hacia Gloucester Point para ajustar sus líneas y forzar al enemigo a sus posiciones fijas en la punta, se produjo un breve pero enérgico encuentro en “The Hook”, en la que la atrevida caballería de Lauzun y Tarleton tuvieron un papel importante. Las bajas ascendieron a 16 para los aliados y quizás 50 para los británicos. Los aliados lograron mantener el terreno. Los británicos se retiraron detrás de sus obras donde permanecieron hasta el final del asedio.

Asedio de Yorktown 1781. Batalla de Hook en Glaucester Point el 3 de octubre. La Legión de Lauzon carga contra la caballería Tarleton. Autor David R. Wagner
Asedio de Yorktown 1781. Batalla de Hook en Gloucester Point el 3 de octubre entre la Legión de Lauzon y la Legión Británica de Tarletón, en la que los británicos se retiraron. Autor Don Troiani.
Asedio de Yorktown 1781. Batalla de Hook el 3 de octubre cerca de Gloucester Point entre la Legión de Lauzon y la Legión Británica de Tarletón, en la que los británicos se retiraron. Autor David R. Wagner

Construcción de la primera paralela

En la tarde del 6 de octubre, todo estaba listo para la apertura de la primera paralela, una serie de posiciones que, junto con las ventajas del terreno, rodeaban por completo las obras británicas y llevaban a los hombres y la artillería al alcance del enemigo. La primera línea se basó en el río York al sureste de Yorktown y se extendió hacia el oeste, justo por encima de las cabeceras de Wormley Creek, a través de la carretera York-Hampton, hasta Yorktown Creek, que en un sentido real funcionó como una continuación de la línea. La primera línea tenía aproximadamente 2 km de largo y estaba apoyada por cuatro reductos y cinco baterías. Su distancia promedio de las principales obras británicas fue de aproximadamente 800 metros, aunque, a la derecha, esto fue algo mayor debido a dos reductos británicos separados, los números 9 y 10. Aproximadamente la mitad de esta línea, la derecha o el extremo del río York, fue asignado a unidades americanas; la izquierda fue construida y guarnecida por los franceses.

Al anochecer del 6 de octubre, más de 4.000 tropas aliadas desfilaron y marcharon a sus posiciones asignadas. La trinchera, de unos 1.500 efectivos, que llevaban mochilas, mosquetes y bayonetas, así como palas, encontró una hilera de tiras de pino por el suelo. Los ingenieros los habían colocado para marcar la línea donde comenzaría la excavación. 800 soldados estaban con las armas al alcance de la mano para repeler una salida en caso de que llegara. Evidentemente, los británicos fueron cogidos por sorpresa, ya que sus cañones no estaban particularmente activos. La noche era oscura y nublada, con una suave lluvia que caía, un factor que pudo haber ayudado a las tropas dirigidas por el general Lincoln y el barón de Viomenil. Por la mañana, el trabajo estaba bastante avanzado, lo suficiente como para darles protección a los artilleros británicos en las trincheras.

Durante los siguientes días, con precisión y despacho, las unidades se relevaban para evitar la fatiga a medida que las trincheras, reductos y baterías eran perfeccionadas. El mayor-general von Steuben, uno de los pocos veteranos de guerra de asedio en el ala estadounidense, tuvo un papel principal en la planificación y construcción de las obras de asedio. El general de brigada Knox, con la artillería estadounidense, también jugó un papel importante, ya que la efectividad de la artillería era un requisito previo para el éxito de la operación.

Mientras la línea principal tomaba forma al sur de Yorktown, los franceses construyeron una trinchera y una batería entre el río York y una de las ramas de Yorktown Creek al oeste de la ciudad. Esto cerró un posible punto de avance para el enemigo, rodeó en parte el reducto de fusileros y permitió la instalación de municiones en un punto donde podía barrer los barcos británicos anclados en el río. Esta batería francesa a la izquierda, con sus 4 cañones de 12 libras y seis morteros y obuses, fue la primera en entrar en acción, disparando alrededor de las 3 en punto el 9 de octubre. Dos horas más tarde, una batería estadounidense al sureste de Yorktown agregó cañones 3×24, 3×18, 2 obuses de 8 pulgadas (203 mm) y 6 morteros para el bombardeo. Washington, aparentemente, disparó la primera ronda de esta batería con una precisión contundente.

Asedio de Yorktown 1781. George Washington hace el primer disparo el 9 de octubre. Autor- Don Troiani

El 10 de octubre, otras baterías, incluyendo el Grand French la carretera York-Hampton, se completaron y comenzaron a disparar. Los estadounidenses vieron una casa grande en Yorktown y creyendo que Cornwallis podría estar estacionado allí, apuntaron allí y rápidamente la destruyeron. Cornwallis hundió más de una docena de sus barcos en el puerto.

Durante los siguientes 2 días no hubo interrupción en el bombardeo concentrado y metódico de Yorktown, con el general Thomas Nelson, según los informes, incluso dirigiendo fuego contra su propia casa.

El efecto fue terrible ya que carga tras carga fue enviada golpeando las obras británicas o rebotando o saltando en el suelo. Las baterías enemigas se agotaron o se silenciaron lentamente. El cuartel general de Cornwallis fue casi demolido y él mismo escapó por poco con su vida en un momento. Todo el tiempo, el ritmo del disparos aumentó.

Tal fue el bombardeo de Yorktown según lo descrito por un participante y testificado por otros que lo presenciaron. El incendio había sido devastador. Su efecto fue informado de primera mano a los líderes aliados por el secretario Thomas Nelson, a quien, “bajo una bandera de tregua”, los británicos le permitieron salir de Yorktown y buscar las líneas aliadas.

El bombardeo también se dirigió contra los barcos británicos en el puerto con el mismo efecto. Aquí se utilizaron “disparos al rojo vivo” para encender el aparejo muy asfaltado y las maderas del barco.

En la noche del 10 de octubre, la artillería incendió al buque de guerra Charon (44), que ardió por completo, alcanzando a dos buques de transporte que también ardieron. Los otros barcos anclados bajo York zarparon en la noche y fueron a fondear en Gloucester, para protegerse y estar fuera del alcance del fuego. Otras embarcaciones, grandes y pequeñas, incluida la fragata Guadalupe (28), fueron alcanzados e incendiados. En la noche del 11 de octubre, un barco bombarda británico, diseñado para incendiar buques enemigos, fue alcanzado y quemado con un fuego brillante. Contra un fuego de artillería tan pesado, Cornwallis tenía dificultades para mantener sus propias baterías en funcionamiento, e incluso los marineros y marines de los barcos ingleses agregaron poca fuerza.

Asedio de Yorktown (28 de septiembre a 19 de octubre de 1781). Mapa del asedio, se puede apreciar la primera y segunda paralea. Autor Rick Britton para Mount Vernon

Construcción de la segunda paralela

La destrucción causada por la superior artillería francesa y estadounidense, disparando a rangos de 800 a 1.200 metros, fue tan grande y las baterías enemigas fueron tan completamente dominadas que Washington pronto estuvo listo para abrir la segunda paralela, lo que traería a sus tropas dentro tormenta de distancia de las obras enemigas. Una carga “exagerada” por parte de la infantería sería la etapa final del asedio si Cornwallis continúa resistiendo.

El trabajo de las trincheras de aproximación para la segunda línea comenzó la noche del 11 al 12 de octubre, a medio camino entre la primera línea de asedio y el frente izquierdo de las obras británicas. Por la mañana, las tropas habían empuñado sus palas, palas y “azadas de arranque” con tanta eficacia que el trabajo estaba muy avanzado y las bajas eran pocas. Durante los siguientes 3 días, se realizó la la paralela a unos 400 metros de las líneas británicas, pero no pudo hacia el río, porque en el camino estaban los reductos británicos 9 y 10, la construcción continuó y la artillería se trasladó desde la primera línea a las nuevas posiciones, donde podría ser aún más mortal. Los artilleros británicos hicieron todo lo posible con “mosquetería, cañón, canister, metralla, y especialmente, una multitud de bombas y proyectiles grandes y pequeños” para retrasar el trabajo, pero, a pesar de que causaron algunas bajas, no fueron particularmente exitosos.

En este momento, sin embargo, solo se podía emprender la mitad de la segunda línea de asedio. El reducto número 10 cerca del río, una posición cuadrada guarnecida por unos 70 soldados, y el reducto número 9, un punto fuerte en estrella de 5 puntas guarnecido 125 soldados, cerca de la carretera de Yorktown a la casa Moore, bloqueaba la extensión de la segunda línea a la derecha aliada. Antes de que los trabajos pudiera continuar, estos reductos tenían que ser reducidos.

Asedio de Yorktown 1781. Vista del asedio. Autor Louis-Nicholas van Blarenberghe
Asedio de Yorktown 1781. Vista del asedio detalle. Se puede apreciar el cuartel general con los franceses en uniforme blanco y norteamericanos de azul. Autor Louis-Nicholas van Blarenberghe

Captura de los reductos números 9 y 10

Para el 14 de octubre, las trincheras de aproximación estaban a 140 metros de los reductos 9 y 10. Washington ordenó que todas las armas dentro del alcance comenzaran a volar los reductos para debilitarlos para un asalto esa noche.

Antes de los ataques a esos reductos, Washington había ordenado realizar ataques demostrativos en la extrema izquierda contra el reducto de los Fusileros y también otro en Gloucester Point para distraer al enemigo. Durante varios días antes del asalto, artilleros aliados dirigieron fuego para debilitar las posiciones, un fuego que en realidad no fue muy dañino.
Washington planeó usar la cobertura de una noche sin luna para obtener el elemento sorpresa. Para reforzar la sorpresa, añadió silencio absoluto, ordenando que ningún soldado cargara su mosquete hasta llegar a las fortificaciones. Los ataques se realizaron a las 20,00 horas, después del anochecer, en uno de los movimientos más dramáticos y heroicos del asedio de Yorktown, y resultó ser un punto de inflexión definitivo en las operaciones.

El reducto 10 fue atacado por 400 estadounidenses extraídos de la división de infantería ligera de Lafayette y estaba mandados por el Tcol Alexander Hamilton, quien, siendo el oficial había reclamado este honor, cuando la asignación se le dio por primera vez a otro. Estaba asistido por el Tcol Jean-Joseph Sourbader de Gimat, el Tcol John Laurens y el mayor Nicholas Fish. El destacamento se movió ante la señal preestablecida: la explosión de seis proyectiles. Los soldados estadounidenses llevaban mosquetes descargados, mientras avanzaban en la oscuridad, ya que la tarea en cuestión debía hacerse con las bayonetas. Al alcanzar su objetivo, cargaron sin esperar la eliminación de los abatís que rodeaban el reducto, y así ahorraron unos minutos, un intervalo que podría haber sido costoso.

Los estadounidenses llegaron al reducto y comenzaron a cortar las defensas británicas de madera con sus hachas. Un centinela británico dio la alarma y luego disparó contra los estadounidenses. Los estadounidenses respondieron cargando con sus bayonetas hacia el reducto. Atravesaron el abatís, cruzaron una zanja y subieron el parapeto al reducto. Los estadounidenses se abrieron paso hacia el reducto, cayendo en los cráteres creados por el bombardeo preparatorio. El fuego británico fue pesado, pero los estadounidenses los abrumaron. Alguien en el frente gritó: “¡Apúrense, muchachos! ¡El fuerte es nuestro!” Los británicos lanzaron granadas de mano a los estadounidenses con poco efecto. Los hombres en la trinchera se pararon sobre los hombros de sus camaradas para subir al reducto. La lucha con bayonetas abrumó a los británicos del reducto y casi toda la guarnición fue capturada, incluido el comandante del reducto, el mayor Campbell. En el asalto, los estadounidenses perdieron 9 muertos y 25 heridos.

Asedio de Yorktown 1781. Asalto al reducto número 10 el día 14 de octubre. 400 norteamericanos bajo el mando del Tcol Alexander Hamilton atacaron el reducto defendido por 70 regulares británicos. Autor Mark Beerdom.
Asedio de Yorktown 1781. Asalto norteamericano al reducto número 10. Fuente U. S. Army Center of Mlitary History
Asedio de Yorktown 1781. Asalto al reducto numero 10 el 14 de octubre por los norteamericanos. Autor Graham Turner
Asedio de Yorktown 1781. Rendición del reducto n.º 10 el 14 de octubre. Los británicos se rinden y son vigilados por los marines. Autor David R. Wagner

Mientras los estadounidenses se dirigían al reducto 10, un grupo de 400 soldados franceses liderados por el coronel William Deux Ponts, con el barón de l’Estrade segundo al mando, lanzó un asalto contra reducto 9 desde el final temporal de la segunda paralela. Pero fueron detenidos por el abatís, que no había sido dañado por el fuego de artillería. Los franceses comenzaron a cortar con hachas el abatís y un centinela de hessiano se asomó y preguntó quién estaba allí. Cuando no hubo respuesta, el centinela abrió fuego al igual que otros hessianos en el parapeto. Las bajas francesas aumentaron cuando el destacamento se detuvo hasta que se despejaron los abatís. Entonces el grito fue “al reducto”, los soldados franceses respondieron y luego intentaron escalar el reducto. Los hessianos atacaron a los franceses que trepaban por las paredes, pero los franceses dispararon una volea y los hicieron retroceder. Los hessianos luego tomaron una posición defensiva detrás de algunos barriles, pero arrojaron sus armas y se rindieron cuando los franceses prepararon una carga de bayoneta, el reducto era suyo. Sin embargo, las pérdidas totalizaron casi el 25 por ciento, incluidos 15 muertos. Toda la operación duró menos de media hora.

Asedio de Yorktown 1781. Asalto francés al reducto n.º 9 el 14 de octubre. 400 franceses bajo el mando de coronel William Deux Ponts atacan el reducto defendido por los 125 hessianos. Autor Edouard Groult.
Asedio de Yorktown 1781. Asalto francés al reducto n.º 9 el 14 de octubre (1). 400 franceses bajo el mando de coronel William Deux Ponts atacan el reducto defendido por los 125 hessianos. Autor Adam Hook.
Asedio de Yorktown 1781. Rendición del reducto n.º 9 el 14 de octubre. Los hessianos se rinden a los franceses. Autor David R. Wagner

Últimos días del asedio

Inmediatamente después de la captura de los dos reductos clave, las tropas se movieron para reanudar el trabajo en la segunda paralela. Antes de la mañana, esta línea se extendió hasta el río York e incorporó los reductos británicos 9 y 10 en la paralela. El 15 de octubre, Ebenezer Wild registró: “Las obras se llevaron a cabo anoche con tal espíritu que a la luz del día encontramos que la [línea] paralela se extendía hasta el río a nuestra derecha y casi terminada. Las baterías se están erigiendo con gran expedición”.

Con este giro de los acontecimientos, Cornwallis sabía que debía actuar y actuar rápidamente o todo se perdería. La red se había tensado; y la destrucción de sus posiciones, más las enfermedades y las bajas entre sus tropas, hizo que su situación fuera crítica, incluso peligrosa. Contra la segunda paralela aliada en pleno funcionamiento, no podría resistir mas de 24 horas.

En la noche del 15 al 16 de octubre, Cornwallis ordenó un ataque contra la segunda paralela. Este fue lanzado, 350 efectivos, bajo el Tcol Robert Abercrombie en un punto cerca del centro de la línea. Fue una salida para atacar las líneas aliadas y clavar los cañones franceses y estadounidenses. Los aliados dormían y no estaban preparados. La partida británica clavó varios cañones en la paralelo y luego clavó los cañones sobre un reducto inacabado. Un grupo francés vino y los expulsó de las líneas aliadas y los llevó de regreso a Yorktown. Los británicos habían podido clavar seis cañones, pero por la mañana ya habían sido reparadas. El bombardeo se reanudó con las tropas estadounidenses y francesas en competencia para ver quién podía hacer el mayor daño a las defensas enemigas.

En la noche del 16 al 17 de octubre, Cornwallis ordenó que todos sus efectivos cruzaran el río hasta Gloucester Point. Las tropas podrían atravesar las líneas aliadas y escapar a Virginia y luego marchar a Nueva York. El esfuerzo fue inútil por la escasez de botes, y una tormenta que se desató cuando regresaban para coger más soldados, haciendo imposible la evacuación.

El fuego en Yorktown de los aliados fue más intenso que nunca cuando nuevas piezas de artillería se unieron a la línea. Cornwallis habló con sus oficiales ese día y acordaron que su situación era desesperada. En la mañana del 17 de octubre, apareció un baterista, seguido de un oficial que agitaba una bandera blanca.

La situación de Cornwallis era desesperada. Al parecer, las bajas (muertos, heridos y desaparecidos) durante el asedio sumaban aproximadamente 552 para los británicos, 275 para los franceses y 260 para los estadounidenses. De estos totales, más de un cuarto fueron muertos en acción. Yorktown estaba rodeado a corta distancia, el alivio aún no había llegado y el enemigo era superior en hombres y poder de fuego. En resumen, su posición era insostenible. La rendición era ahora la única alternativa. El mismo Cornwallis informó: “En ese momento no podíamos disparar un solo arma … Por lo tanto, propuse capitular”.

Negociación y rendición

Cuando la bandera británica de tregua fue vista por los oficiales aliados en la mañana del 17, cesó el fuego de artillería incesante y devastador. Había sido continuo desde el 9 de octubre, excepto por cortos intervalos cuando se cambiaban de posición las baterías o pasaba una bandera de tregua entre las líneas. La carta de Cornwallis, que se transmitió de inmediato a Washington, decía: “Propongo el cese de las hostilidades durante 24 horas, y que cada uno de los bandos designe a dos oficiales para que se reúnan en la casa del Sr. Moore y establezcan los términos de la rendición de los puestos de York y Gloucester”.

Washington respondió que le otorgaría al general británico 2 horas para presentar términos definitivos. Alrededor de las 16,30 horas, Cornwallis respondió. Washington encontró sus propuestas satisfactorias en parte, y en su respuesta declaró que los británicos podrían esperar que: “Se otorgarán los mismos honores que los otorgados por los británicos a la guarnición estadounidense de Charles Town en 1.780”.

Se concertaron arreglos para resolver las diferencias durante una reunión de comisionados en la casa de Agustín Moore en la retaguardia de la primera paralela. Los comisionados fueron el Tcol Thomas Dundas y el mayor Alexander Ross, en representación de los británicos; el vizconde de Noailles los franceses; y el Tcol John Laurens por los estadounidenses, se reunieron allí el 18 de octubre y, después de una acalorada y prolongada sesión, redactó los Artículos de Capitulación. En la mañana del 19 de octubre, Washington revisó el borrador y, después de algunas modificaciones, hizo transcribir los artículos. El documento fue enviado a Cornwallis para su firma, con una fecha límite de 11,00 horas. Cornwallis debidamente firmado, al igual que el capitán Thomas Symonds, representando a las unidades navales británicas en York. Los comandantes aliados, Washington y Rochambeau, parecen haber firmado el documento en el reducto británico número 10 capturado. El Conde de Barras, designado para actuar en lugar del conde de Grasse para la flota francesa, también firmó por los aliados.

Los artículos estipulaban que las tropas, los marineros y los marines deberían rendirse como prisioneros de guerra. Los oficiales debían retener sus armas cortas y papeles privados y propiedades. Los soldados debían ser mantenidos en campos de prisioneros en Virginia, Maryland y Pensilvania. A Cornwallis y algunos de los oficiales se les debía permitir la libertad condicional y la balandra Bonetta debía estar disponible para que el comandante británico llevara despachos a Henry Clinton, después de lo cual la entregarían.

Al mediodía del 19 de octubre, dos reductos al sureste de Yorktown fueron ocupados por tropas aliadas, una por una unidad estadounidense y la otra por un destacamento francés. A las 14,00 horas, el ejército británico, vestido con uniformes huevos y dirigidos por el general de brigada O’Hara (Cornwallis estaba enfermo), salió de Yorktown a lo largo de York-Hampton Road con la melodía de una vieja marcha británica titulada “The World Turn’d Upside Down” (El Mundo al revés), pero la historia es apócrifa.

Asedio de Yorktown 1783. Ceremonia de rendición. Autor Sidney King

En las proximidades del cementerio nacional actual, O’Hara llegó a la cabeza de la columna aliada. Parece que buscó primero al conde de Rochambeau, pero fue derivado a Washington. Washington, a su vez, lo envió al mayor-general Lincoln, quien aceptó su espada, la señal de la derrota y la rendición, y luego la devolvió. Después de esto, el ejército británico marchó por Surrender Road entre columnas de tropas aliadas, estadounidenses en la izquierda británica (este) y franceses en la derecha británica (oeste), hacia Surrender Field, donde se realizó la rendición formal. “… llegamos directamente a un campo llano o una gran pradera, donde … marchamos … un regimiento tras otro, apilamos mosquetes y dejamos todas las armas …”, escribió uno de los soldados británicos. Así, el asedio de Yorktown terminó, el clímax de la revolución había pasado, y Estados Unidos podría mirar hacia un estado libre e independiente. ¡Había nacido una nueva nación!

Asedio de Yorktown 1783. Rendición formal el general O’hara entrega su espada a al general general Lincoln. Autor Sidney King

Secuelas

Las bajas francesas fueron 60 muertos y 194 heridos y las bajas estadounidenses fueron 28 muertos y 107 heridos: un total de 88 muertos y 301 heridos.

Las bajas británicas por el asedio fueron 156 muertos, 326 heridos y 70 desaparecidos. Cornwallis entregó 7.087 oficiales y hombres reclutados en Yorktown cuando capituló y otros 840 marineros de la flota británica en el río York. Otros 84 prisioneros habían sido tomados durante el asalto a los reductos el 16 de octubre. Dado que solo 70 hombres fueron reportados como desaparecidos, esto sugeriría que 14 de los hombres oficialmente señalados como muertos habían sido capturados. Esto da un total de 142 muertos, 326 prisioneros heridos y otros 7.685 prisioneros. Jerome A. Greene menciona una fuente alemana que da cifras mucho más altas: 309 muertos y 595 heridos.

Después de la rendición, las unidades británicas regresaron a Yorktown. Después de 2 días de descanso, los oficiales de rango y subalterno fueron llevados a campos de prisioneros en el oeste de Virginia y Maryland. Tanto Washington como Rochambeau invitaron a sus distinguidos prisioneros a sus mesas, y durante varios días las cenas de campamento fueron la moda, los ingleses asistieron como invitados, excepto Tarleton, con quien los estadounidenses se negaron a sentarse a la mesa, debido a las atrocidades cometidas por sus tropas en Carolina del Norte y del Sur.

Las unidades estadounidenses de los ejércitos aliados emprendieron la marcha de regreso al Hudson alrededor del 1 de noviembre. Los franceses, en su mayor parte, permanecieron en la península hasta la primavera y luego se fueron a Rhode Island, después de pasar el invierno en Yorktown, Williamsburg, Hampton y otros puntos cercanos. De Grasse navegó hacia las Indias Occidentales poco después de que terminara el asedio. La expedición británica, que debía aliviar Cornwallis, llegó a aguas de Virginia a fines de octubre, demasiado tarde para ser de alguna utilidad.

Las órdenes generales de Washington declararon que los negros libres en la zona a raíz de la batalla de Yorktown deben irse a donde quieran, mientras que los esclavos que habían seguido al ejército británico debían ser devueltos a sus dueños. Pero la confusión de la guerra les brindó a algunos esclavos la oportunidad de obtener su libertad de varias maneras. Algunos esclavos se representaron a sí mismos como libres, mientras que otros se ofrecieron como sirvientes de oficiales franceses y estadounidenses. Las órdenes generales de Washington indican que hubo dificultades para devolver a los esclavos a su estado anterior a la guerra.

La guerra estaba técnicamente finalizada y las grandes operaciones quedaron suspendidas, y solo hubo enfrentamientos menores mientras se esperaban el resultado de las negociaciones.

Cuando las noticias de de la capitulación de Yorktown llegaron a Londres, la oposición parlamentaria logró derrocar al gobierno en guerra dirigido por Frederick North, lord North.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-05-31. Última modificacion 2020-05-31.
Valora esta entrada