Siglo XVIII Guerra de la Independencia de los EEUU (2) (1.778-83) Operaciones en el Sur 1.779

Batalla de Kettle Creek (14 de febrero de 1.779)

Antecedentes

Cuando el general de brigada británico Augustine Prevost llegó de San Agustín a mediados de enero, asumió el mando de la guarnición allí y envió una fuerza bajo Campbell para tomar el control de Augusta y aumentar las fuerzas leales.

El 24 de enero, Campbell y más de 1.000 efectivos salieron de Savannah y llegaron cerca de Augusta una semana después, con un hostigamiento mínimo por parte de la milicia patriota de Georgia en el camino. Augusta había sido defendido por el general de Carolina del Sur, Andrew Williamson, liderando alrededor de 1.000 milicias de Georgia y Carolina del Sur, pero retiró a la mayoría de sus hombres cuando se acercó Campbell. Su retaguardia escapó brevemente con los hombres de Campbell antes de retirarse a través del río Savannah hacia Carolina del Sur. Campbell comenzó a reclutar lealistas.

Para el 10 de febrero, unos 1.100 hombres se inscribieron, pero relativamente pocos realmente formaron compañías de milicias, formando solo 20 compañías del ejército británico. Campbell comenzó a exigir juramentos de lealtad, bajo pena de pérdida de propiedad; muchos hicieron este juramento sin convencimiento, dejando que Williamson supiera rápidamente sus verdaderos sentimientos.

Al principio de su marcha, Campbell envió al mayor John Hamilton a reclutar lealistas en el condado de Wilkes y al Tcol John Boyd en una expedición para reclutar a los lealistas en el interior de Carolina del Norte y del Sur. Boyd tuvo éxito y reclutó a varios cientos de hombres. Mientras viajaba hacia el sur de regreso a Augusta, más lealistas se unieron a su compañía hasta que llegó a más de 600 hombres en el centro de Carolina del Sur. A medida que avanzaba esta columna, los hombres saquearon por el camino, previsiblemente haciendo que patriotas enojados tomaran las armas.

El comandante del ejército Continental en el sur, el mayor-general Benjamin Lincoln, con sede en Charleston, Carolina del Sur, no había podido responder adecuadamente a la captura de Savannah. Con recursos limitados (le faltaban hombres y fondos), pudo reunir alrededor de 1.400 milicianos de Carolina del Sur, pero no tenía autorización para ordenarlos fuera del estado.

El 30 de enero, fue reforzado en Charleston por la llegada de 1.100 milicianos de Carolina del Norte bajo el mando del general John Ashe. Luego los envió de inmediato a unirse a Williamson en el lado de Carolina del Sur del río Savannah, cerca de Augusta.

Los orillas del río Savannah en la zona de Augusta estaban controladas por una fuerza lealista liderada por el coronel Daniel McGirth, mientras que las orillas de Carolina del Sur estaban controladas por una milicia patriota de Georgia dirigida por el coronel John Dooly. Cuando llegaron alrededor de 250 milicias de Carolina del Sur al mando del coronel Andrew Pickens, Pickens y Dooly unieron fuerzas para llevar a cabo operaciones ofensivas en Georgia, con Pickens tomando el mando general. En algún momento se les unieron algunas compañías de la milicia de caballos ligeros de Carolina del Norte.

El 10 de febrero, Pickens y Dooly cruzaron el río Savannah para atacar un campamento del ejército británico al sureste de Augusta. Al encontrar el campamento desocupado, se enteraron de que la compañía estaban de patrulla. Sospechando que se dirigirían a un puesto fronterizo llamado fuerte Carr, Pickens envió hombres directamente allí mientras el cuerpo principal perseguía a los británicos.

Los británicos llegaron al fuerte, pero se vieron obligados a abandonar sus caballos y su equipaje fuera de sus muros. Pickens luego asedió el fuerte hasta que se enteró de que Boyd estaba en movimiento desde Carolina del Sur con unos 700 lealistas, en dirección a Georgia. De mala gana levantó el asedio y se dirigió para interceptar a Boyd.

Pickens estableció un fuerte destacamento cerca de la desembocadura del río Broad, donde esperaba que Boyd intentara cruzar. Sin embargo, Boyd, había aumentado su fuerza a unos 800 hombres, y eligió ir al norte. Primero probó por el vado Cherokee, el más al sur del río Savannah, donde se encontró con un blocao en McGowen. El blocao tenía un destacamento de 8 patriotas mandados por el capitán Robert Anderson con dos pequeños swivels (cañones giratorias) en una posición atrincherada, que frustraron el acercamiento de Boyd al vado Cherokee.

Boyd se movió hacia el norte, río arriba, a unos 8 km y cruzó el río Savannah allí, escaramuzando con una pequeña fuerza patriota que había vigilado sus movimientos en el lado de Georgia. Cuando Pickens se enteró de que Boyd había cruzado el río, él mismo había cruzado a Carolina del Sur en un intento de interceptar a Boyd. Inmediatamente volvió a entrar en Georgia al enterarse del paradero de Boyd.

El 14 de febrero, Pickens alcanzó a Boyd cuando hizo una pausa para descansar a sus tropas cerca de Kettle Creek, a solo unas pocas millas del campo leal del coronel McGirth.

Desarrollo de la batalla

Al parecer, Boyd no sabía que lo seguían tan de cerca, y su campamento, a pesar de que se habían colocado guardias, no estaba particularmente en alerta. Pickens avanzó, liderando el centro, con su flanco derecho debajo de Dooly y su izquierda bajo el Tcol de Georgia Elja Clarke. Los disparos entre exploradores patriotas y los guardias del campamento alertaron a Boyd sobre la situación.

Batalla de Kettle Creek (14 de febrero de 1779). Despliegue de fuerzas. Autor Steven Stanley para Civil War Trust

Boyd formó una línea defensiva cerca de la parte trasera del campamento y avanzó con una fuerza de 100 hombres para oponerse a Pickens en un tosco trabajo defensivo hecho de cercas y árboles caídos. Pickens, cuyo avance le dio la ventaja de un terreno elevado, pudo flanquear esa posición, a pesar de que sus propias alas fueron frenadas por las condiciones pantanosas cerca del arroyo. En una lucha intensa, Boyd recibió con una herida mortal, y la pequeña compañía se retiró a la línea principal lealista.

Los flancos patriotas comenzaron a emerger de los pantanos. Los lealistas, liderados por el segundo al mando de Boyd, el mayor William Spurgen, enfrentaron a los patriotas en la batalla durante una hora y media. Algunos lealistas cruzaron el arroyo, abandonando caballos y equipo. Clarke se dio cuenta de que había un terreno elevado al otro lado del arroyo hacia el que parecían dirigirse y condujo a algunos de sus hombres allí, haciendo que dispararan a su caballo debajo de él en el proceso. La línea lealista finalmente se rompió y sus hombres fueron muertos, capturados o dispersados.

Batalla de Kettle Creek (14 de febrero de 1779). Fuerzas lealistas de John Boyd contra las patriotas de Andrew Pickens.

Secuelas

Muchos de los hombres de Boyd regresaron a casa. Un número significativo fue capturado o entregado a las autoridades patriotas en los días posteriores a la batalla, y se desconoce el destino de algunos de sus hombres. Campbell informó que 270 de los reclutas de Boyd finalmente se unieron a él. Los organizó en el Real Regimiento de Carolina del Norte.

Cuando Pickens se acercó al Boyd mortalmente herido después de la batalla, el líder lealista, que había vivido en Carolina del Sur antes de la guerra y era conocido por Pickens, le pidió al líder patriota que le entregara un broche a su esposa y le informara sobre su destino. Cosa que Pickens finalmente hizo.

De los prisioneros lealistas, solo unos 20 sobrevivieron a sus heridas. Pickens los llevó primero a Augusta, y luego a Noventa y seis, donde fueron retenidos junto con una gran cantidad de otros Leales. Buscando dar un ejemplo de ellos, las autoridades de Carolina del Sur pusieron a varios de esos lealistas a juicio por traición. Cerca de 50 de ellos fueron condenados, y cinco hombres, incluidos algunos capturados en Kettle Creek, fueron ahorcados.

Los líderes militares británicos estaban indignados por el tratamiento de lo que consideraban prisioneros de guerra, incluso antes del juicio. El general Prevost amenazó con represalias contra los prisioneros patriotas que tenía retenidos, pero no actuó por temor a que otros prisioneros británicos controlados por los estadounidenses pudieran ser maltratados. Su invasión de la costa de Carolina del Sur en abril de 1.779, un contraataque contra los movimientos del general Lincoln para recuperar Georgia, llevó a los funcionarios de Carolina del Sur a anular la mayoría de las condenas.

En un consejo celebrado en Augusta el 12 de febrero, Campbell decidió abandonar Augusta y comenzó la retirada a Savannah el 14 de febrero a las dos de la mañana de la batalla. Contrariamente a las opiniones expresadas por algunos historiadores, Campbell no se fue debido al resultado de la batalla. No se enteró de la batalla hasta que ya se había ido de Augusta; su partida fue provocada por la llegada de 1.200 fuerzas patriotas del general John Ashe al campamento del general Andrew Williamson al otro lado del río Savannah, la escasez de provisiones y la incertidumbre sobre si Boyd habría tenido exito en su misión.

El éxito de Kettle Creek se vio afectado en cierta medida por la posterior victoria británica en la batalla de Brier Creek del 3 de marzo , que tuvo lugar durante la retirada de Campbell.

Batalla de Briar Creek (3 de marzo de 1.779)

Antecedentes

El 13 de febrero, el general John Ashe se unió a Williamson en su puesto de mando durante la noche. Esa misma noche, las fuerzas británicas evacuaron a Augusta.

El 14 de febrero, el coronel Archibald Campbell retiró sus fuerzas británicas de Augusta y se detuvo en Hudson’s Ferry, ubicado a unos 24 km al sur de Briar Creek. El GB Augustine Prevost envió algunos refuerzos a Hudson’s Ferry con órdenes de detener el avance de Ashe.

El plan británico era que el mayor MacPherson ocupara la orilla sur del arroyo como una diversión. El hermano menor de Prevost, el Tcol Mark Prevost, tomaría una fuerza de 900 hombres y haría un movimiento envolvente de 80 km de ancho hacia el oeste y atacaría la retaguardia estadounidense.

El 25 de febrero, la fuerza de Ashe entró en Georgia y se dirigió a Savannah.

El 27 de febrero, Ashe entró en la zona de Briar Creek y descubrió que las fuerzas británicas en retirada habían destruido el único puente de cruce. El arroyo era demasiado profundo para atravesarlo, ya que atravesaba un pantano profundo de casi 5 km de ancho. Decidió reconstruir el puente destruido y construir un camino a Savannah para que Rutherford pudiera reforzar su ejército de Matthew Bluff, Carolina del Sur. Matthew Bluff estaba a unos 8 km al este de Briar Creek.

Prevost decidió ejecutar un plan de ataque ideado por Campbell antes de irse. Este plan consistía en hacer un gran movimiento, cruzar Brier Creek en un puente más al norte y oeste, y luego moverse hacia el sur y atrapar a los hombres de Ashe en el triángulo de tierra donde el arroyo y el río se encontraban. Una fuerza de distracción se quedaría en el lugar del puente destruido para distraer a los hombres de Ashe.

El 1 de marzo, la fuerza de distracción, unos 500 hombres, incluidos regulares y milicianos, marcharon abiertamente hacia el norte hasta que estuvieron a 5 km del puente incendiado, y acamparon allí. Esa noche, alrededor de 900 tropas experimentadas procedentes principalmente del RI71 higlander y las compañías de infantería ligera de James Baird y también incluyeron cañones de campaña y varias unidades de milicias experimentadas, incluidos miembros de los rangers de Florida. Hicieron una rápida marcha hacia el norte hasta el puente del Molino de París.

El 2 de marzo, llegando sobre las 10,00 horas, encontraron el puente destruido y comenzaron a construir un puente temporal para cruzar su equipo. Preocupado de que pudieran ser descubiertos, Prevost envió la infantería ligera de Baird y una compañía de dragones ligeros para vadear el río esa noche. Actuaron como una pantalla contra el descubrimiento del trabajo en curso y cortar la ruta de escape de Ashe.

El 3 de marzo, al amanecer, la partida completa de Prevost había cruzado el río, e iniciaron el avance hacia el campamento patriota, de camino se encontraron con exploradores y los hicieron prisioneros. A última hora de la tarde, los hombres de Prevost se enfrentaron con piquetes de Ashe y los disparos fueron escuchados en el campamento patriota. Un jinete galopó para informar a Ashe del inminente ataque de los británicos que bajaban por la carretera.

Desarrollo de la batalla

Ashe dio la alarma y mandó formar a las tropas. El número de tropas que realmente formaron para la batalla fue de unos 900, ya que varias tropas habían sido enviadas al sur para explorar, y otras estaban de servicio en el puente quemado. La distribución de municiones a los hombres se complicó por la escasez de cajas de cartuchos y los distintos calibres de mosquete, algunos fueron suministrados de calibres equivocados, y las líneas de batalla se formaron con mucha confusión.

Cuando finalmente se formaron las líneas americanas, el lado izquierdo estaba flanqueado por Brier Creek, pero había una gran brecha en el lado derecho, entre el final de la línea y el río. La izquierda estaba formada por el regimiento de milicias New Bern de Carolina del Norte, el centro por una combinación de las milicias de Georgia y las unidades del ejército Continental bajo Samuel Elbert, y la derecha estaba formada por el regimiento Edenton de Carolina del Norte.

Las tropas de Prevost se acercaron en tres columnas. La infantería ligera de Baird estaba a la izquierda, el BI2 del RI71 estaba en el centro, y los provinciales y rangers de Carolina formaron la derecha. Prevost mantuvo en reserva a los dragones ligeros y granaderos.

Batalla de Brier Creek (3 de marzo de 1779.Despliegue de fuerzas

Ambas partes abrieron fuego a larga distancia, y luego los hombres de Elbert se adelantaron para cerrar la distancia. Luego ocurrieron dos cosas para crear una brecha en la línea estadounidense. Los hombres de Elbert se desplazaron hacia la izquierda mientras avanzaban, ocultando parcialmente el fuego de los hombres de New Bern, y la caballería británica amenazó a la derecha, alejando a los hombres de Edenton del centro, abriendo un hueco con el centro.

Batalla de Brier Creek (3 de marzo de 1779). El BI2 del RI71 highlanders cargando a la bayoneta calada. Autor Graham Turner

Al ver ese hueco en la derecha, Prevost ordenó al RI71 highlander que calaran bayonetas y cargaran por la brecha. La mayoría de la milicia patriota no tenía bayonetas. Al ver que los británicos atacaban, muchos rompieron y corrieron sin siquiera realizar un tiro. Los hombres de Edenton dispararon algunas rondas y luego abandonaron la lucha. Los continentales de Elbert tenían formación en el centro mientras la milicia que los rodeaba huía hacia los pantanos, y finalmente fueron rodeados y presionados contra Briar Creek, lo que obligó a Elbert a rendirse. Los 200 hombres en el puente llegaron al campo de batalla al final de la lucha, pero se retiraron rápidamente al ser arrastrados a por los que huían.

Batalla de Brier Creek (3 de marzo de 1779. Los continentales de Elbert contra el RI71 higlanders

Ashe persiguió a sus tropas en retirada a caballo en un intento de reunirlas, pero fue en vano, y escapó en Matthew’s Bluff con muchos otros.

Al final de la tarde, la batalla finalmente había terminado con las fuerzas estadounidenses sufriendo una humillante derrota. Con su victoria, los británicos restauraron su control sobre Georgia. Muchos de los patriotas exigieron que Ashe fuera acusado de esta vergonzosa derrota.

Secuelas

La carnicería en el lado estadounidense nunca se contó por completo, ya que muchos milicianos huyeron de regreso a Carolina del Norte, y un número desconocido se ahogó en en el arroyo. Los británicos contabilizaron 150 muertos y unos de 200 capturados, incluidos el coronel Elbert y el Tcol John McIntosh.

John Dooly y su milicia del condado de Wilkes llegaron el 4 de marzo y enterraron a los patriotas muertos en una fosa común. Los británicos solo perdieron a 5 muertos y 11 heridos.

Anthony Lytle, el comandante de la infantería ligera estadounidense, dispersó a sus hombres para evitar ser capturados. Ashe fue visto cabalgando detrás de las compañías de la milicia, y fue ampliamente culpado por el desastre, a menudo en medio de afirmaciones de que dirigió la retirada. Una corte marcial lo absolvió de cargos de cobardía, pero lo condenó por no asegurar su campamento.

El Tcol Prevost fue nombrado gobernador real interino de Georgia hasta el regreso de James Wright a Savannah.

Brier Creek estancó los intentos estadounidenses de forzar al enemigo a salir del nuevo estado y garantizó el dominio británico de la región. El general de brigada William Moultrie, en sus memorias de la guerra, escribió que la pérdida en la batalla de Brier Creek extendió la guerra por un año e hizo posible la invasión británica de Carolina del Sur en 1.780.

Batalla de Stono Ferry (20 de junio de 1.779)

Antecedentes

A mediados de abril, Lincoln se sintiíalo suficientemente fuerte como para moverse con fuerza con el objetivo de apretar el cordón alrededor de Savannah, separando a los británicos en recursos locales. Marchó desde Purrysburg el 23 de abril hacia Augusta. Aparentemente, Lincoln ignoraba que la situación de los suministros británicos era algo desesperada, en parte porque la actividad de los corsarios estadounidenses había logrado capturar barcos de suministros británicos destinados a Savannah y desviarlos. Su movimiento hacia Augusta dejaba las ricas tierras de la costa de Carolina del Sur protegidas por una fuerza militar mínima. Cuando el general británico Augustine Prevost se enteró de este movimiento, decidió contraatacar contra las fuerzas de la milicia en Purrysburg y marchó a 2.500 hombres el 29 de abril. La milicia patriota, unos 1.000 hombres bajo el mando del general William Moultrie, retrocedió hacia Charleston en lugar de atacar a Prevost, y Moultrie envió mensajeros a Lincoln advirtiéndole del movimiento británico. Cuando Moultrie se retiró, los hombres del lugar abandonaron su fuerza para proteger sus hogares y sus cultivos. Prevost decidió perseguir a Moultrie y lo persiguió hasta las puertas de Charleston.

El 10 de mayo, compañías de las dos fuerzas se enfrentaron cerca de Ashley Ferry, a unos 11 km de Charleston. Dos días después, Prevost interceptó un mensaje del que se enteró de que Lincoln marchaba rápidamente de regreso a Charleston, y decidió retirarse. Su ejército se ralentizó al haber tomado suministros en el camino, por lo que decidió dejar una retaguardia en Stono Ferry, entre la isla John y el continente, trasladando la mayor parte de su ejército a Savannah en barco el 16 de junio. Prevost colocó al Tcol John Maitland en a cargo de la retaguardia, que contaba con unos 900 hombres. Se estableció una cabeza de puente en el lado norte de una zona conocida actualmente como New Cut Church Flats, que estaba destinada a cubrir Stono Ferry. Se construyeron tres fuertes reductos rodeados por abatis y guarnecidos por 500 highlanders del RI71 bajo el Tcol John Maitland, 100 granaderos del RG hessiano de Trumbach bajo el mando del mayor Johann Endemann, 200 hessianos del RI Wissenbach bajo el Tcol, Fredrich von Porbeck, y Cías de lealistas de Carolina del Norte y Carolina del Sur con 7 cañones y la galera Thunder en apoyo.

Lincoln, a su llegada a Charleston, decidió lanzar un ataque contra ese puesto avanzado. A pesar de que mandaba unos 6.000 hombres, solo pudo reunir a unos 1.200 hombres, principalmente de la milicia local mal entrenada, para la expedición. El general Moultrie dirigió un esfuerzo secundario más pequeño hacia el este contra un pequeño grupo de soldados británicos en la isla Johns.

Lincoln desplegó sus tropas después de una marcha nocturna de 13 km desde Ashley Ferry, ubicado en el pueblo actual de Drayton Hall.

Inmediatamente después de su llegada al amanecer, comenzaron a luchar a través de espesos bosques. Los estadounidenses avanzaron en dos alas y una reserva:

  • Ala derecha bajo general Jethro Sumner con los continentales de la BRI2 de Carolina de Norte (RI4, RI5 y RI6), con 2 cañones, y la milicia de Carolina del Norte bajo el GB John Butler.
  • Ala izquierda tropas del ejército Continental, bajo el mando del general Isaac Huger, con cuatro cañones, y milicias bajo el GB Andrew Williamson. Con Huger había un grupo de infantería ligera bajo John Henderson, y fueron estas tropas quienes, poco antes del amanecer, establecieron el primer contacto con el enemigo.
  • Reserva bajo el conde Kasimir Pulaski con la Legión a caballo, la Legión a pie, dragones del coronel Daniel Horry, e indios aliados.
Batalla de Stono Ferry (20 de junio de 1779). Despliegue de fuerzas. Se aprecian los tres fuertes y los abatís británicos.

Desarrollo de la batalla

La batalla comenzó bien para los patriotas. Se enfrentaron a las posiciones británicas con armas ligeras y disparos de cañones durante una hora, momento en el que avanzaron hacia los abatís. De los highlanders, dos Cías resistieron hasta que solo 11 hombres quedaron en pie; un batallón hessiano finalmente se rompió. Allí Maitland cambió sus fuerzas en un intento de contrarrestar la amenaza más grande que representaba el ala de Huger. Los hessianos se reunieron y regresaron a la lucha, y llegaron reservas a través del puente. Lincoln viendo sus tropas se estaban quedando sin munición, eligió este momento para ordenar una retirada.

Batalla de Stono Ferry (20 de junio de 1779). Muerte del coronel Owen Roberts. Autor Henry Benbridge

Secuelas

La pérdida estadounidense en la batalla fue de 34 muertos, 113 heridos y 155 desaparecidos. Entre los muertos estaba Hugh Jackson, hermano mayor del futuro presidente Andrew Jackson, quien fue abatido por el calor y el agotamiento. Huger fue gravemente herido. Las bajas británicas fueron 26 muertos, 93 heridos y 1 desaparecido.

Maitland había decidido casi una semana antes de la batalla retirarse del lugar, pero su movimiento se retrasó por la falta de transporte por agua. Finalmente comenzó a moverse el 23 de junio hacia Beaufort, aunque con pocas indicaciones del ataque de Lincoln.

Asedio de Savannah (16 de septiembre al 18 de octubre de 1.779)

Antecedentes

El ejército continental se reagrupó, y en junio de 1.779 las fuerzas combinadas del ejército y la milicia que custodiaban Charleston sumaban entre 5.000 y 7.000 hombres. El MG Benjamin Lincoln, al mando de esas fuerzas, sabía que no podía recuperar Savannah sin ayuda naval; para esto recurrió a los franceses, que habían entrado en la guerra como un aliado estadounidense en 1.778.

En el verano de 1.779, el almirante francés conde Charles-Héctor Theodat d’Estaing capturó San Vicente y Granada en las Indias Occidentales británicas, inclinando la balanza a favor de la superioridad naval francesa. La poderosa flota de D’Estaing estaba disponible para una operación conjunta con los estadounidenses. El conde pronto recibió una avalancha de cartas de diplomáticos franceses y el MG Benjamin Lincoln, comandante continental en el sur, instándolo a llevar su flota hacia el norte para una campaña contra Savannah.

El 1 de septiembre, una llegada inusualmente temprana debido a que aún existía un riesgo sustancial de huracanes estacionales, unos pocos barcos franceses llegaron a Charleston con la noticia de que d’Estaing navegaba hacia Georgia con 22 barcos de la línea y 4.000 tropas francesas.

D’Estaing estaba entusiasmado con la propuesta. El aristócrata de 50 años estaba ansioso por compensar una operación aliada fallida contra Newport, que tuvo que abortarse el año anterior debido a la falta de cooperación y el mal clima.

El conde llegó a las costas de Georgia el 3 de septiembre con 37 barcos, incluidos 22 barcos de la línea, y 4.000 soldados separados del servicio en las Indias Occidentales. La formidable flota francesa sorprendió y capturó varias embarcaciones británicas cerca de la desembocadura del río Savannah.

La flota ancló frente a Savannah Bar y los barcos británicos se retiraron río arriba. La pequeña guarnición en el fuerte Tybee, en Great Tybee Island, que custodiaba la entrada al río, disparó contra los barcos franceses con sus dos cañones sin efecto. Esa noche un destacamento francés ocupó el fuerte, que encontraron abandonado.

El 12 de septiembre, una vanguardia de 1.200 tropas francesas desembarcó sin oposición en la playa de Beaulieu en Ossabaw Sound, a pocos kilómetros al sur de Savannah. La mayor parte del ejército francés desembarcó, y se estableció un campamento a 5 km de la ciudad.

El 16 de septiembre, d’Estaing envió arrogantemente una demanda formal al general británico Augustine Prevost de que entregue a Savannah a su Majestad el rey de Francia. Le recordó a Prevost que había capturado Granada con una fuerza mucho más pequeña, y mantuvo a Prevost personalmente responsable de lo que podría ocurrir si las operaciones de asedio se prolongaran.

Para disgusto de los estadounidenses, d’Estaing agregó “no he podido rechazar que el ejército de los Estados Unidos se una al del Rey. La unión probablemente se efectuará este día. Si no tengo una respuesta inmediata, debo consultar en el futuro con el general Lincoln”.

Prevost solicitó una tregua de 24 horas para permitirle consultar con las autoridades civiles en Savannah; y d’Estaing aceptó tontamente su petición. Podría haber capturado a Savannah por asalto directo, ya que la guarnición británica no estaba preparada para un ataque. En cambio, permitió que Prevost tuviera el tiempo suficiente y fortaleciera las defensas de la ciudad. Los aliados lamentarían haber perdido su mejor oportunidad de tomar Savannah.

La fuerza de las tropas británicas en la zona consistía en unos 6.500 regulares en Brunswick, Georgia, otros 900 en Beaufort, Carolina del Sur, bajo el coronel John Maitland, y unos 100 lealistas en Sunbury, Georgia. El general Augustine Prevost, al mando de estas tropas desde su base en Savannah, fue atrapado sin preparación cuando la flota francesa comenzó a llegar a Tybee Island.

Prevost era un veterano de muchos años de servicio en el ejército británico. El oficial de origen suizo había resultado herido en la batalla de Fontenoy en 1.745. En la captura de Quebec por parte de los franceses en 1.759, recibió una herida que había dejado una cicatriz circular en su sien y lo llevó a ser apodado Old Bullet Head. Se quejaba de mala salud y no fue considerado como un comandante agresivo. El coronel Campbell escribió que Prevost parece un hombre digno, pero demasiado viejo e inactivo para este servicio.

Old Bullet Head usó el retraso que le concedió d’Estaing para poner a los soldados, la gente del pueblo y varios cientos de esclavos negros a trabajar las 24 horas para terminar las fortificaciones de la ciudad. También envió un mensaje urgente al Tcol John Maitland para que llevara a sus 800 soldados de Beaufort, y los 100 de Sunbury para reforzar la guarnición de Savannah.

Al capitán Moncrief de los Ingenieros Reales fue el encargado construir fortificaciones para rechazar a los invasores. Con 500–800 esclavos afro-americanos trabajando hasta doce horas por día, Moncrief había construido una línea defensiva atrincherada, que incluía reductos, de casi 370 metros de largo, en las llanuras fuera de la ciudad, puso a trabajar a soldados y civiles para terminar las obras.

El Tcol Maitland, comandante del RI71 highlander, era de una distinguida familia escocesa. El ingenioso veterano de 47 años, que había perdido su mano derecha en combate en la bahía de Lagos en 1.759, fue respetado tanto por sus propios hombres como por los estadounidenses.

Maitland había contraído fiebre (de hecho, le quedaba poco más de un mes de vida); sin embargo, marchó a la fuerza a sus hombres al río Savannah. Con la ayuda de pescadores negros como guías, cruzó río arriba desde Savannah, y él y sus refuerzos llegaron a la ciudad sitiada el 17 de septiembre. Con la llegada de las tropas de Maitland y sus defensas fortalecidas, Prevost finalmente envió su respuesta a d’Estaing: ¡No a la Rendición!

Augustine Prevost disponía de las siguientes fuerzas: RI71 highlander bajo el Tcol John Maitland (BI1 bajo el mayor Archibald McArthur y el BI2 bajo el mayor McDonald; tropas ligeras bajo el mayor Colin Graham (Cías ligeras del RI16, RI60 y RI71); RI60 (BI2, BI3 y BI4); dragones ligeros del capitán Thomas Tawse (2 tropas); RG hessiano de Trümbach, RI hessiano de Wiessenbach; royal marines; voluntarios de Nueva York bajo el mayor Sheridan; BRI DeLancy (4 BIs voluntarios); rangers del Rey de Florida bajo el Tcol Thomas Brown; RI Carolina del Sur bajo el coronel Alexander Innes; voluntarios de Carolina del Norte bajo John Hamilton; lealistas de Georgia bajo el mayor Wright; milicia de Georgia y milicia de Savannah.

La Royal Navy británica contribuyó a la defensa con dos fragatas Foley y Rose. Desembarcaron sus armas y la mayoría de sus hombres para reforzar las fuerzas terrestres. Además, los británicos también desplegaron el bergantín armado Keppel y el barco armado Germaine, este último de la marina del este de Florida. Había dos galeras, Comet y Thunder, también del este de Florida. Por último, los británicos armaron dos buques mercantes, Savannah y Venus.

Asedio de Savannah 1779. Mapa francés

Comienzo del asedio

El 19 de septiembre, cuando d’Estaing movió su escuadrón río arriba, intercambió fuego con los barcos Comet, Thunder, Savannah y Venus. Al día siguiente, los británicos hundieron al Rose, que estaba goteando gravemente, justo debajo de la ciudad para impedir que los buques franceses avanzaran más. También quemaron Savannah y Venus. Al hundir al Rose en una parte estrecha del canal, los británicos efectivamente la bloquearon. En consecuencia, la flota francesa no pudo ayudar al asalto estadounidense.

Germaine tomó una posición para proteger el lado norte de las defensas de Savannah. El Comet y Thunder tenían la misión de oponerse a cualquier intento de las galeras de Carolina del Sur de bombardear la ciudad. Durante los días siguientes, las baterías de costa británicas ayudaron al Comet y Thunder en enfrentamientos con las dos galeras de Carolina del Sur; durante uno de estos, dañaron severamente la venganza.

Benjamin Lincoln y sus oficiales continentales estaban molestos porque el conde se había trasladado a Savannah sin ellos, como si la operación fuera puramente del ejercicio francés. Temían que d’Estaing pudiera tomar la ciudad y conservarla para el rey francés, miedo que no auguraba nada bueno para la cooperación entre los ejércitos aliados.

Lincoln se reunió a d’Estaing el 23 de septiembre. Sus 3.000 soldados incluían a los continentales y la milicia de Georgia y Carolina del Sur. Con los 4.000 regulares franceses de d’Estaing, los aliados ahora tenían 7.000 hombres con los que tomar Savannah. Oponiéndose a ellos en la ciudad había 2.500 tropas británicas y leales bajo Prevost.

El general Benjamin Lincoln, un nuevo inglés que no bebía ni maldecía, era un comandante paciente y cauteloso. D’Estaing no parecía impresionado por él, describiéndolo como un hombre valiente pero extremadamente indiferente sin opinión propia. El conde quedó asombrado ante el hábito flemático de Lincoln de quedarse dormido en su silla, incluso cuando dictaba correspondencia.

Los retrasos plagaron a los aliados. La falta de caballos y vagones de artillería les impidió desembarcar la artillería pesada, que no estuvo en su lugar hasta el 4 de octubre. Los atrincheramientos de asedio comenzaron el 24 de septiembre, pero el progreso fue lento y los británicos aprovecharon todas las oportunidades para interrumpir el trabajo. Las salidas británicas contra las líneas de asedio el 24 y 27 de septiembre confundieron a los aliados. La segunda salida provocó un intercambio accidental de disparos en la oscuridad entre las tropas francesas y estadounidenses; y varios soldados fueron muertos.

En la noche del 1 de octubre, los rebeldes impidieron que un destacamento de 111 tropas británicas llegaran a Savannah. Los británicos, al mando del capitán French, habían acampado en el río Ogeechee. El coronel John White, un continental de Georgia, con solo dos oficiales, un sargento y tres soldados, engañó a los franceses para que pensaran que el campamento estaba rodeado por una fuerza más grande encendiendo fuegos en los bosques que lo rodeaban, como si todo un ejército estuviera encerrado allí ; White exigió la rendición del destacamento, y todo la fuerza británica fue hecho prisionera.

A la medianoche del 3 de octubre, la artillería francesa abrió fuego contra Savannah. Pero según un oficial, los artilleros aún bajo la influencia del ron, su entusiasmo no les permitió dirigir sus piezas con el cuidado adecuado. El 4 de octubre, 53 cañones pesados y 14 morteros comenzaron un bombardeo de cinco días de la ciudad.

El bombardeo no logró romper las defensas, pero causó daños considerables dentro de la ciudad. Un oficial estadounidense escribió: “Las pobres mujeres y niños han sufrido más allá de toda descripción. Algunos de ellos en Savannah ya han sido muertos por nuestras bombas y cañones”. Uno de los ayudantes de Prevost comentó: “Muchas pobres criaturas fueron muertas tratando de llegar a sus bodegas, o esconderse bajo el acantilado del río Savannah”.

El 6 de octubre, Prevost pidió que se permitiera a las mujeres y los niños abandonar Savannah y refugiarse en los barcos anclados en el río. D’Estaing y Lincoln se negaron, temiendo que fuera otra táctica dilatoria.

En la mañana del 8 de octubre, el mayor Pierce Charles L’Enfant, futuro arquitecto de Washington, con un puñado de tropas, intentó prender fuego a los abatís de árboles talados frente a las líneas británicas; pero la madera estaba demasiado húmeda y no se incendió. Los ingenieros de D’Estaing le dijeron que necesitarían al menos 10 días más antes de poder penetrar en las obras británicas.

Cuando el bombardeo no tuvo el efecto deseado, d’Estaing cambió de opinión y decidió que era hora de intentar un asalto. Estaba motivado en parte por el deseo de terminar la operación rápidamente, ya que el escorbuto y la disentería se estaban convirtiendo en problemas en sus barcos, y algunos de sus suministros se estaban agotando. Si bien una operación de asedio tradicional probablemente habría tenido éxito con el tiempo, habría tardado más de lo que d’Estaing estaba preparado para quedarse. Propuso un asalto antes del amanecer el 9 de octubre. Lincoln estuvo de acuerdo; y los aliados se prepararon para uno de los ataques más sangrientos de la guerra.

D’Estaing esperaba explotar un punto débil en las defensas de Savannah. Aunque la ciudad estaba protegida al norte por el río Savannah y protegida en el oeste por un pantano arbolado, una estrecha depresión a lo largo del borde del pantano permitía a los aliados mover sus tropas cerca de las defensas británicas al amparo de la noche antes de lanzar el ataque. Los aliados decidieron usar esa ruta de aproximación para atacar el flanco derecho del enemigo.

Prevost sabía del terreno al oeste de la ciudad y había anticipado que el ataque se produciría por allí. Un desertor rebelde le advirtió sobre los planes aliados, por lo que Old Bullet Head fortaleció sus defensas en su flanco derecho y lo puso al mando del hábil Maitland.

Tres fuertes o reductos protegían el flanco derecho británico. El más expuesto, el reducto Spring Hill, estaba defendido por tropas lealistas de Carolina del Sur dirigidas por el capitán Thomas Tawse y el vengativo Tcol Thomas Brown, que una vez había sido asediado y emplumado por los rebeldes de Georgia. Los otros reductos de la derecha también estaban defendidas por tropas lealistas. Por lo tanto, la parte más sangrienta de la batalla enfrentaría a americanos contra americanos.

Más a la derecha británica, Prevost había colocado una batería naval de 9 lbs cerca del río. Otra batería naval estaba al este del reducto Spring Hill, con el apoyo de infantes de marina británicos y granaderos del RI16, para ser utilizada para reforzar el reducto si los aliados atacaban allí.

Ataque de Savannah (9 de octubre de 1779). Despliegue de fuerzas. Autor John Fawkes

Desarrollo de la batalla

El plan aliado requería una vanguardia de 250 granaderos franceses para atacar el reducto Spring Hill, mientras dos fuertes columnas de asalto francesas, dirigidas por el propio d’Estaing y por el coronel Stedingk, atacaban los otros dos fuertes de la derecha británica. Dos columnas de asalto estadounidenses, bajo el coronel John Laurens y el brigadier Lachlan McIntosh apoyarían a los franceses.

Los franceses planearon ataques de diversión al oeste de la ciudad cerca del río y desde sus trincheras cerca del centro británico. El general de brigada Isaac Huger, con 500 milicianos de Carolina del Sur y Georgia, conduciría una finta al este de la ciudad.

Las 3.500 tropas de asalto de D’Estaing habían sido reclutadas para el servicio temporal de los regimientos que guardan las colonias de las islas en las Indias Occidentales: Martinica, Guadalupe y Dominica. Incluyeron varios cientos de soldados negros libres, entre ellos el joven Henri Christophe, futuro dictador de Haití. Formados en unidades provisionales en Savannah, las tropas y sus oficiales nunca antes habían servido juntos en combate. Ahora debían llevar a cabo un asalto difícil contra un enemigo advertido.

Los retrasos condenaron el plan aliado. Los voluntarios que debían guiar a las tropas a través del pantano en la oscuridad demostraron ser poco fiables. Un oficial francés escribió que su guía no conocía el camino y al primer disparo de mosquete desapareció. Las fuerzas de asalto no estuvieron en posición hasta después del amanecer y perdieron la ventaja del ataque sorpresa previo al amanecer. D’Estaing confesó tener una opinión muy pobre de ese ataque.

Ansiosos por comenzar el ataque, las tropas de asalto francesas esperaban al borde del pantano. Desde la dirección del reducto de Springoub, a 500 metros de distancia, llegó el sonido de las gaitas escocesas tocadas para ellos a través de la densa niebla antes del amanecer. Un francés dijo “Era como si el enemigo quisiera que supiéramos que sus mejores tropas nos estaban esperando”.

Sobre las 05,30 horas, las tropas de d’Estaing escucharon disparos desde las líneas británicas y se dieron cuenta de que el ataque de distracción de sus tropas frente al centro enemigo finalmente había comenzado. Unos minutos más tarde, los centinelas británicos vieron a las tropas de asalto y dispararon varias rondas. No todas las tropas aliadas estaban en su lugar todavía.

Los ataques de diversión aliados fallaron. D’Estaing y Lincoln tendrían que cargar el reducto Spring Hill sin ningún apoyo. D’Estaing consideró cancelar el ataque, pero su orgullo le impidió mostrar vacilación frente a los estadounidenses. Mi indecisión, dijo, me habría convertido en un hazmerreír. Ordenó que comenzara el ataque.

¡Avanzando con un grito de Vive le Roi! Los granaderos franceses que formaban la vanguardia avanzaron hacia el reducto Spring Hill defendido por el capitán Thomas Tawees con 110 hombres (28 dragones, 28 regulares del RI60 y 54 lealistas de Carolina del Sur) con un movimiento rápido. Las tropas británicas y lealistas en el fuerte se abrieron contra ellos con un fuego cruzado de mosquetes y cañones. Los granaderos con casacas blancas despejaron los abatís frente al fuerte, luego, en medio del humo y la niebla, y bajo fuego intenso, subieron por el parapeto. Pero la columna de apoyo francesa tardó en seguirlos. Para cuando llegaron para reforzar la vanguardia, el fuego enemigo había hecho retroceder a los granaderos.

Ataque de Savannah (9 de octubre de 1779). Asalto al reducto de Spring Hill defendido por el capitán Thomas Tawes con 28 dragones, 28 regulares RI60 y 54 lealistas siendo atacados por los continentales del RI2 de carolina del Norte y franceses, al fondo cadáveres franceses. Autor Graham Turner

Dirigiendo a sus tropas hacia adelante, d’Estaing fue herido en el brazo justo antes de llegar al reducto. La lucha se hizo intensa. Los atacantes fueron rociados con fuego de mosquete y disparos de metralla (pedazos de chatarra, clavos, pernos, cuchillas de acero y cadenas). El fuego también procedía de una galera británica en el río. Un soldado británico sirviente de uno de los cañones dijo: “Créame, nunca fui más feliz en mi vida que en esta ocasión”.

Las tropas de D’Estaing fueron rechazadas a la segunda columna de asalto francesa dirigida por Stedingk. Las columnas se enredaron, perdieron formación y se confundieron por completo, como escribió un oficial francés. La columna de Stedingk fue empujada de vuelta al terreno pantanoso a la izquierda francesa, donde más de la mitad fueron muertos o quedaron atrapados rápidamente en el barro. Los que perdieron solo sus zapatos, dijo otro oficial, fueron los más afortunados.

D’Estaing instó a sus tropas a avanzar de nuevo. Por un momento, la furia y la determinación del ataque francés casi abrumaron a los defensores, y los franceses lograron levantar su bandera sobre el parapeto. Stedingk luego escribió: “Mis dudas se habían ido. Creí que el día era nuestro”.

Pero los defensores también estaban decididos. A pesar de tres valientes asaltos al reducto, los franceses no pudieron resistir su poder de fuego, y d’Estaing ordenó a regañadientes una retirada. Cuando los franceses retrocedieron, las tropas británicas se levantaron del parapeto y lanzaron una descarga en blanco. D’Estaing fue herido por segunda vez, en el muslo, y casi fue dado por muerto.

Llegó la infantería ligera continental bajo John Laurens, ex-ayudante del general George Washington, y luego la segunda columna bajo Lachlan McIntosh, cuya esposa e hijos estaban en Savannah. McIntosh ya había resistido una tormenta política después de matar a su rival, Button Gwinnett, en un duelo.

Los patriotas llegaron cerca del reducto Spring Hill en el momento álgido de la confusión de la batalla, mientras los heridos de Estaing intentaban reformar sus tropas. Las tropas de McIntosh, empujadas hacia la izquierda en el pantano, fueron expuestas al fuego naval británico desde el río, así como a los disparos de metralla desde el fuerte. El comandante John Jones, el ayudante del general, estaba a pasos de la destrucción de un cañón enemigo cuando fue cortado en dos por un disparo de cañón. McIntosh fue conducido de regreso bajo un fuerte fuego enemigo en la retirada aliada.

Asalto de Savannah (9 de octubre de 1779). Diorama en el Savannah History Museum

Los continentales del RI2 de Carolina del Sur, liderados por el futuro héroe partisano Francis Marion, lograron llegar al reducto. En un brutal combate cuerpo a cuerpo en el parapeto, el capitán Tawse, el comandante lealista, murió después de derribar a tres de los atacantes con su espada.

El sargento William Jasper colocó los colores del RI2 Continental de Carolina del Sur en el parapeto, pero fue abatido. Jasper ya era un héroe debido a sus acciones en 1.776 en el fuerte Sullivan, cerca de Charleston, donde levantó la bandera de su regimiento desafiando el asalto naval británico. Entonces mientras yacía moribundo, le pasó los colores al teniente John Bush, quien también cayó.

Asalto de Savannah (9 de octubre de 1779). El sargento William Jasper colocando los colores del RI2 Continental de Carolina del Sur en el parapeto. Autor desconocido

Mientras luchaba por el control del parapeto, Maitland comprometió sus reservas. Los marines y granaderos británicos lanzaron una devastadora carga de bayoneta que condujo a los atacantes de regreso desde las murallas a la zanja de abajo. Tropas de asalto aliadas, indefensas y expuestas a mortíferos disparos de mosquetes y artillería, fueron masacrados en la zanja. El regimiento haitiano conocido como Chasseurs Volontaires de Saint-Domingue servía como reserva cuando las tropas franco-americanas luchaban con los británicos. La unidad estaba compuesta por más de 500 hombres libres de Haití Cuando las fuerzas franco-americanas retrocedían, avanzaron para proteger la retirada, sufriendo el mayor número de bajas que sufrió una unidad en un solo enfrentamiento.

Asedio de Savannah 9 de octubre de 1779. El regimiento haitiano conocido como Chasseurs Volontaires de Saint-Domingue servía como reserva cuando las tropas franco-americanas luchaban con los británicos. La unidad estaba compuesta por más de 500 hombres libres de Haití Cuando las fuerzas franco-americanas retrocedían, avanzaron para proteger la retirada, sufriendo el mayor número de bajas que sufrió una unidad en un solo enfrentamiento.

La plena luz del día reveló soldados franceses y estadounidenses muertos y moribundos, muchos de ellos empalados en los abatís, a 50 metros frente a la zanja. Las víctimas de los disparos de metralla cubrían el campo a 100 metros más allá. Al verlos, John Laurens arrojó su espada con disgusto.

Mientras la desesperada apuesta aliada se desarrollaba en la sangrienta zanja frente a Spring Hill. El general Kazimierz Pulaski, con la caballería rebelde, dirigió un intento audaz pero imprudente de romper las líneas británicas entre los reductos. Montando a la cabeza de sus 200 jinetes, Pulaski llegó al abatís pero fue abatido por el fuego canister enemigo. Expuesta al fuego mortal y desmoralizada por la pérdida de Pulaski, la caballería aliada se retiró confundida. El intento de capturar a Savannah había terminado.

Batalla de Savannah (9 de octubre de 1799). Muerte del general polaco Kazimierz Pulaski jefe de la caballería estadounidense considerado el padre de la caballería norteamericana.

El enfrentamiento duró menos de una hora. Cuando fue evidente incluso para d’Estaing y Lincoln que era inútil continuar, retiraron sus tropas devastadas y contaron las pérdidas.

Secuelas

Las dos partes observaron una tregua de cuatro horas para recoger y enterrar a los muertos y recuperar a los heridos. Los franceses enumeraron 151 muertos y 370 heridos, mientras que los patriotas perdieron 231 muertos y heridos, casi todos los continentales. Las pérdidas británicas fueron solo 18 muertos y 39 heridos. Para los aliados, Savannah fue la batalla más sangrienta de la guerra, una Bunker Hill a la inversa.

Una vez más, d’Estaing recurrió a las operaciones de asedio. Pero sus oficiales le advirtieron que una mayor demora ante posibles huracanes en la costa de Georgia podría poner en peligro la flota.

Las disputas entre los aliados pronto comenzaron. Un teniente naval francés describió la operación de Savannah como una empresa mal concebida sin nada para Francia, mientras que un joven oficial de artillería francés culpó a los patriotas por la derrota en el reducto de Spring Hill. La derrota comenzó cuando los rebeldes, escribió “se dieron a la fuga primero … como una multitud saliendo de la iglesia. D’Estaing culpó a Lincoln, diciendo que los rebeldes prometieron mucho y entregaron poco“. Lincoln criticó el recuento por no tomar Savannah cuando tuvo la primera oportunidad.

Ante las objeciones de Lincoln, d’Estaing se preparó de mala gana para retirarse. Regresó a sus tropas a los barcos franceses, cargó sus armas y equipo a bordo, y zarpó hacia Francia, enviando algunos de los barcos a las Indias Occidentales.

Uno de sus oficiales describió a d’Estaing como “un auténtico granadero, pero como un pobre general … no es culpa de las tropas que Savannah no fuera tomada, sino de los que nos mandaron“. El conde, que escribió prosa y poesía, era inteligente, valiente y audaz. También era arrogante, ambicioso y, en palabras de otro oficial, codicioso de gloria. Antes de ser ejecutado en 1.794 durante la Revolución Francesa, dijo: “Cuando me cortes la cabeza, envíala a los ingleses, ¡te lo pagarán bien!”

El asedio había terminado. El 19 de octubre, las últimas tropas rebeldes cansadas y desilusionadas de Lincoln se retiraron a Charleston.

Maitland, el viejo guerrero escocés que trabajó tan duro para defender a Savannah, murió el 26 de octubre. Tres días después, el gobernador Wright proclamó un día de acción de gracias por la victoria británica.

Se había perdido una oportunidad de oro para recuperar Savannah y alterar el curso de la guerra. Dos derrotas más devastadoras para los patriotas se avecinan el año siguiente en Charleston y en Camden, Georgia permaneció en manos británicas hasta el final de la guerra; y Savannah no fue ocupada por los patriotas hasta que los británicos se retiraron en 1.782.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-05-30. Última modificacion 2020-05-30.
Valora esta entrada