Siglo XVIII Guerra de la Independencia de los EEUU (2) (1.778-83) Guerra en el Norte 1.779

Batalla de Stony Point (16 de julio de 1.779)

Captura británica de Stony Point

En los estados del norte, la estrategia británica se redujo a ataques contra objetivos de importancia económica y militar, y los intentos fallidos de llevar al general George Washington a una confrontación decisiva. Washington desplegó a su ejército en posiciones fuertes alrededor de la principal base británica en la ciudad de Nueva York, y se negaba a abandonar sus posiciones.

Los planes militares británicos para 1.779 eran grandes en ambición, pero en última instancia se vieron obstaculizados según el TG Henry Clinton por la escasez de efectivos y los retrasos en la llegada de los efectivos prometidos para la campaña. Clinton creía que si amenazaba las líneas de suministro de Washington, lo sacaría de las tierras altas del río Hudson hacia un terreno más favorable para una batalla campal.

A fines de mayo de 1.779, el general Clinton lideró una fuerza de aproximadamente 8.000 efectivos en el río Norte (Hudson) como movimiento inicial en esa estrategia. Los estrategas británicos se dieron cuenta de que la ubicación de Stony Point representaba una zona vital que controlaba esa porción del río Hudson y la entrada a las tierras altas de Hudson, así como el cercano cruce de Kings Ferry. Debido a esto, decidieron atacarlo. El general Clinton, con aproximadamente 6.000 regulares británicos, hessianos y lealistas bajo su mando, navegó por el Hudson, transportado por la Royal Navy y desembarcó sin oposición.

Stony Point estaba defendido por una fuerza exigua que totalizaba alrededor de 40 patriotas, y antes de escapar hacia el norte, la pequeña guarnición prendió fuego al fortín de madera que era un fuerte inacabado construido sobre Stony Point. Las fuerzas británicas, para capturar el cercano fuerte de Lafayette, arrastraron varios cañones por las empinadas y escarpadas laderas de Stony Point y utilizaron el mirador para bombardear el fuerte Lafayette. Este movimiento efectivamente cerró el King’s Ferry, un importante cruce de ríos en ese punto estrecho del río, a unos 16 km al sur de West Point y a 56 km al norte de la ciudad de Nueva York.

Mientras esperaba que llegaran refuerzos para poder marchar en Middlebrook, Clinton envió a William Tryon y más de 2.000 soldados en una expedición de incursión a principios de julio contra comunidades costeras en Connecticut, alegando en retrospectiva que su propósito era atraer a las tropas de Washington más al este. Clinton redujo las guarniciones en Stony Point y Verplanck Point para la operación, que no logró sacar a Washington de sus posiciones.

Stony Point fue guarnecida con elementos del RI17 bajo el mando del Tcol Henry Johnson. El RI17 fue reforzado por una Cía de granaderos perteneciente a uno de los dos batallones del RI71, y una Cía del RI lealista. Un destacamento de la Artillería Real tripuló 15 piezas de campaña que incluían cinco cañones de hierro y dos de bronce, cuatro morteros y cuatro obuses pequeños. Se asignó una lancha cañonera de la Royal Navy para proteger los accesos fluviales a las fortificaciones, y una balandra armada también estaba anclado en esa parte del río.

Washington observaba la construcción de las fortificaciones a través de un telescopio desde la cima de la montaña Buckberg. Los historiadores también creen que utilizó la inteligencia recopilada de los comerciantes locales para tener una mejor idea de la fortaleza de la guarnición, las contraseñas de seguridad en uso y la ubicación de los centinelas, especialmente en el lado sur del punto, que no se podía ver desde Buckberg. Durante este tiempo formuló un plan de ataque y seleccionó un comandante para dirigirlo: el general de brigada Anthony Wayne , comandante de la línea de Pensilvania.

Ataque norteaméricano a Stony Point

La posición británica en Stony Point era fortificada, pero nunca tuvo la intención de ser una verdadera fortaleza en el sentido europeo de la palabra del siglo XVIII. No se utilizó piedra ni se construyeron paredes. Las defensas consistían en trabajos de tierra (posiciones de cañón) y abatís de madera (árboles talados afilados en la punta y colocados en terraplenes de tierra). Las defensas estaban situadas en una elevación rocosa accesible solo desde el oeste, protegida en el frente por un desfiladero al río y en ambos flancos por extensas zonas pantanosas.

Para asaltar la posición, el cuerpo de infantería ligera se formó el 12 de junio de 1779, con el mando asignado al general Wayne. El cuerpo de infantería ligera era una organización de combate de élite, estacional, formada cada uno de los años entre 1.777 y 1781 por las compañías de infantería ligera de cada regimiento en el ejército de Washington. El Cuerpo de 1.779 se organizó en una brigada de cuatro regimientos, cada uno compuesto por dos batallones de cuatro compañías, con el siguiente orden de batalla:

  • RI1 mandado por el coronel Christian Febiger del RI2 de Virginia con 6 Cías de Virginia y 2 Cías de Pennsylvania
  • RI2 bajo el coronel Richard Butler de RI9 de Pensilvania con 4 Cías de Pennsylvania y 4 Cías de Maryland.
  • RI3 bajo el coronel Jonathan Meigs del RI6 de Connecticut con 8 Cías de Connecticut
  • RI4 mandado temporalmente por el mayor William Hull del RI8 de Massachusetts con 6 Cías de Massachusetts y 2 Cías de Carolina del Norte. En agosto y asignado al coronel Rufus Putnam.
Batalla de Stony Point (16 de julio de 1779). Movimiento de fuerzas

El plan requería un ataque nocturno a las fortificaciones que llevarían a cabo los 1.350 hombres del cuerpo. Cada regimiento constaba de 300 a 340 hombres, y la fuerza total incluía un destacamento de artillería para manejar piezas de campaña británicas capturadas. Según la doctrina militar del siglo XVIII, esto no era suficiente hombres para tomar una posición defensiva bien preparada, pero además del elemento sorpresa, el plan de Washington explotaba un defecto fatal en las fortificaciones.

El abatís de madera a lo largo de la costa sur de la punta no se extendía hasta las aguas profundas del Hudson y los atacantes podían flanquearlo a lo largo de una playa estrecha durante la marea baja. El ataque principal sería a lo largo de esa zona, pero Washington informó que, si era posible, también podrían realizarse ataques secundarios y de distracción a lo largo de la costa norte del punto y a través de la calzada hacia el centro.

Washington le dio a Wayne sus instrucciones, junto con el permiso para modificar el plan según fuera necesario. Este fue un acto inusual para Washington, e indica la alta opinión que tenía de las habilidades tácticas de Wayne. El asalto sería difícil: se llevaría a cabo en la oscuridad de la noche, pidió a los hombres que escalaran los lados escarpados y rocosos de Stony Point, y mantener la sorpresa. Para lograr este último elemento, Washington ordenó que los hombres llevaran mosquetes descargados y atacaran usando solo bayonetas para mantener el silencio, una táctica a menudo empleada por el ejército británico, y que había sido utilizada con efectos devastadores contra Wayne dos años antes en la batalla de Paoli.

La excepción al armamento cargado fueron las dos compañías de infantería ligera de Carolina del Norte, a las que Wayne ordenó cruzar la calzada, y organizar un ataque de demostración en el centro de las defensas británicas, donde los británicos esperaban que se produjera un ataque. Este batallón, mandado por el mayor Hardy Murfree, recibió instrucciones de hacer fuego con sus armas como una táctica de distracción.

Wayne seleccionó el RI2 de Butler de aproximadamente 300 hombres para llevar a cabo un asalto a lo largo de la costa norte del punto, mientras que Wayne mismo lideraría la columna principal en el sur, que constaba del RI1 y RI3, y el destacamento de infantería ligera de Massachusetts de Hull. Las columnas desplegaron una fuerza de avanzada de 100 y 150 hombres, respectivamente, empuñando hachas para despejar obstáculos, con 20 hombres de cada fuerza de avance asignados como forlorn hope, para proteger la fuerza y ser los primeros en ingresar a las obras. Wayne anunció que otorgaría recompensas premiadas a los primeros hombres que ingresaran a las obras, y a cualquier otra persona que se distinguiera en la acción.

Desarrollo de la batalla

Después de una reunión matutina, el 15 de julio de 1.779, el cuerpo de infantería ligera marchó desde Sandy Beach al norte del fuerte Montgomery a partir del mediodía. Cualquier civil que se encontrara a lo largo de la ruta de la marcha debía ser detenido para evitar que advirtieran a los británicos. La columna, a menudo obligada a marchar una sola fila sobre terreno accidentado y caminos que eran senderos, tomó una ruta tortuosa hacia el oeste a través de Queensboro hacia el oeste y sobre la montaña Dunderberg para evitar ser detectados por los británicos. El cuerpo comenzó a llegar a las 20,00 horas a la granja Springsteel, a unos 2 km al oeste de las fortificaciones, y para las 22,00 horas. se había formado en las columnas de ataque.

Los hombres recibieron una ración de ron y sus órdenes. También se les dieron trozos de papel blanco para que se los abrocharan en el sombrero con el fin de ayudarlos a distinguirse entre los británicos en la oscuridad. Las columnas luego se movieron a las 23,30 horas a sus posiciones de partida, divergiendo de inmediato, para comenzar el asalto a la medianoche. Estas columnas de ataque fueron dirigidas por grupos de soldados voluntarios apodados los forlorn hope que fueron responsables de abrir huecos en las defensas enemigas y, junto con sus armas, estaban armados con hachas y picos.

Batalla Stony Point (16 de junio de 1779). Ataque nocturno llevando hachas para abrir camino en el abatís. Se observa el papel en el gorro para identificarse. Autor Steve Noon

El mal tiempo de esa noche ayudó a los continentales. La capa de nubes evitó la luz de la luna y los fuertes vientos obligaron a los barcos británicos en la bahía Haverstraw a dejar sus puestos fuera de Stony Point y moverse río abajo. A la medianoche, como estaba previsto, el ataque comenzó con las columnas cruzando los flancos pantanosos. La columna sur encontró inesperadamente que había una profundidad 0,6 a 1,2 metros y requirió 30 minutos para llegar hasta la primera línea de abatís, durante el cual los centinelas británicos vieron a la fuerza de demostración de Murfree y dispararon contra ella.

Bajo fuego, la columna de Wayne logró entrar en la primera línea de defensas británica. El mismo Wayne fue alcanzado en la cabeza por una bola de mosquete y cayó al suelo, dejando al coronel Febiger para hacerse cargo de la columna de Wayne. Mientras tanto, la columna de Butler había logrado abrirse paso a través del abatís, sufriendo la única pérdida de vidas en el lado estadounidense al hacerlo. Las dos columnas penetraron en la línea británica casi simultáneamente y se apoderaron de la cumbre cuando 6 Cías del RI17 británicas tomaron posiciones frente al ataque de distracción y fueron cortadas.

Debido al sigilo en el que las fuerzas de asalto patriotas se acercaron a las defensas británicas en las laderas de la colina, las piezas de artillería que los británicos habían colocado en la cumbre no tuvieron éxito en repeler el ataque. Debido a la velocidad a la que se movían los soldados de infantería patriotas, los cañones británicos no podían bajarse el ángulo lo suficiente para hacer fuego contra los hombres que atacaban la colina.

Batalla de Stony Point (16 de julio de 1779). Las tropas del mayor Hardy Murfree asaltan el fuerte británico por el centro.

El primer hombre en los trabajos superiores británicos fue el Tcol Francois de Fleury , un aristócrata ingeniero francés al mando de un batallón del RI1. Fue seguido por el teniente Henry Knox, el sargento William Baker, el sargento William Spencer y el sargento George Donlop. Cuando los hombres entraron en las obras británicas, gritaron: “¡El fuerte es nuestro!” – la consigna preestablecida para distinguir amigo de enemigo. La acción duró 25 minutos y terminó a la 1 de la mañana.

Las pérdidas de Wayne fueron 15 muertos y 83 heridos pero hicieron 546 prisioneros, 74 de los cuales resultaron heridos. Algunas fuentes varían en cuanto a los muertos británicos de 63 a 20.

Antes del amanecer, Wayne envió un breve despacho diciéndole a Washington: “El fuerte y la guarnición, con el coronel Johnston, son nuestros. Nuestros oficiales y hombres se comportaron como hombres que están decididos a ser libres“. Al día siguiente, Washington entró en las obras para inspeccionar el campo de batalla y felicitar a las tropas. Por sus hazañas, Wayne recibió una medalla del Congreso, una de las pocas emitidos durante la revolución.

Secuelas

Aunque el valor estratégico de Stony Point estaba en debate, sin embargo fue una gran victoria moral para el ejército Continental.

En la mañana del 16, las fuerzas de Wayne volvieron los cañones de Stony Point contra los de Verplanck, pero el fuego a larga distancia no causó daños significativos. El fuego fue suficiente, sin embargo, para incitar a la goleta a levantar anclas e ir río abajo. Washington luego envió al general Robert Howe para liderar a las dos brigadas para asediar a Verplanck el 17, pero la fuerza no estaba provista de artillería adecuada o equipo de asedio, y no podía hacer más que bloquear el fuerte. El 18 se desembarcaron algunas tropas británicas de barcos enviados río arriba, y se rumoreaba que vendrían más por tierra, por lo que Howe decidió retirarse.

Washington no tenía la intención de mantener ninguno de los puntos, y Stony Point fue abandonado por los estadounidenses el 18 de julio, después de llevarse los cañones y suministros capturados. Los británicos volvieron a ocupar brevemente el lugar solo para abandonarlo en octubre, cuando el general Clinton preparó una importante expedición a los estados del sur.
Algunos de los oficiales capturados fueron intercambiados inmediatamente después de la batalla, pero los más de 400 prisioneros de otras filas fueron llevados a un campo de prisioneros en Easton, Pensilvania. Un intento fallido por parte de un pequeño número de prisioneros el 17 de julio de dominar a sus captores resultó en la muerte de un sargento británico y en otros 20 heridos.

Un mes después, el comandante Henry Lee cumplió con éxito las órdenes de Washington de capturar las fortificaciones británicas en Paulus Hook, un punto al sur de Stony Point en el río Hudson. Washington esperaba que las victorias en Stony Point y Paulus Hook frenarían las incursiones británicas y empujarían a Clinton a una posición defensiva. Al darse cuenta de que no había logrado ninguno de sus objetivos para la campaña del río Hudson, Clinton decidió retirar todas sus tropas de regreso a Manhattan. La campaña de Clinton en 1.779 había fallado; Washington y el ejército Continental habían evitado que los británicos los separaran de las colonias del sur y habían detenido las operaciones británicas contra los corsarios y civiles estadounidenses que apoyaban la causa rebelde.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-05-30. Última modificacion 2020-05-30.
Valora esta entrada