Siglo XVIII Guerra de la Independencia de los EEUU (2) (1.778-83) Operaciones en las Carolinas 1.781

Batalla de Cowpens (17 de enero de 1.781)

Antecedentes

El conflicto en el Sur se convirtió en una guerra casi civil, con aproximadamente la mitad de la población apoyando a la Corona y la mitad leal a la rebelión. El Congreso confió a Washington para identificar un reemplazo adecuado para el general Horatio Gates después de su desastrosa derrota en la batalla de Camden. El 3 de diciembre de 1.780, Nathanael Greene, de 38 años, se convirtió en el comandante de las fuerzas del sur de Estados Unidos.

Cuando Greene tomó el mando, el ejército del sur contaba en teoría con 2.307 hombres, pero presentes solo había 949 continentales, en su mayoría del RI de Maryland, y 533 milicianos. Sabía que su pequeño ejército no tendría éxito en ninguna confrontación directa con los británicos, por lo que violó la convención militar y dividió su fuerza en la región para efectuar una guerra de guerrillas. El 21 de diciembre de 1.780, 600 hombres bajo el mando del general de brigada Daniel Morgan fueron enviados a tomar posición entre los ríos Pacolet y Broad en Carolina del Sur. Greene esperaba que encontraran suministros que se necesitaban desesperadamente y recaudarían apoyo para la rebelión entre la población civil fuertemente dividida.

El líder de la estrategia británica del sur, Charles Cornwallis, estaba planeando una invasión en Carolina del Norte cuando recibió información de las tropas de Morgan que se dirigían al oeste. Recibió información incorrecta de que Morgan estaba planeando un ataque contra el fuerte Británico en Noventa y Seis, en Carolina del Sur. Cornwallis ordenó al Tcol Banastre Tarleton con su Legión Británica al fuerte Noventa y Seis para que se enfrentase a Daniel Morgan y defender el fuerte.

Después de llegar a Noventa y seis, Tarleton solicitó fuerzas adicionales para perseguir al ejército de Morgan en lo que supuso correctamente que era su verdadero destino: el río Broad. El 12 de enero recibió noticias precisas sobre la ubicación de Morgan y continuó con una marcha dura, construyendo botes para cruzar los ríos que estabas elevados por las lluvias de invierno.

El 13 de enero, los dragones ligeros continentales del Tcol William Washington patrullaba el zona del bosque Fair. Montaron en un gran grupo de lealistas y capturaron a 40 de ellos. Washington se enteró de que las tropas británicas estaban operando cerca en molino de Musgrove.

Morgan alejó sus fuerzas de los británicos hasta que llegó a Cowpens unos 3 días después. La aniquilación de una unidad por parte de la caballería de Morgan a unos 80 km al norte de su cuartel general decidió el problema para Cornwallis. Ordenó a Tarleton que girara hacia el oeste mientras él llevaba al ejército principal hacia el norte a la montaña del Rey (King’s Mountain). Tarleton conduciría a Morgan a una trampa en la montaña del Rey, o se enfrentaría y destruiría la fuerza de Morgan, él mismo.

El 16 de enero, se informó que Tarleton cruzó el río Pacolet y estaba mucho más cerca de lo esperado. Pronto, Morgan lo cruzó y viajó hacia el oeste por la carretera Green River. Aquí, con el río Broad desbordado por la inundación 19 km a su espalda, decidió oponerse a los británicos en Cowpens.

Mientras tanto, Tarleton marchó con sus soldados agotados y hambrientos durante el día y la noche con la esperanza de atrapar a la fuerza patriota ya atrincherada. Cuando finalmente acamparon cerca de Cowpens, los británicos estaban agotados física y mentalmente, habiendo dormido solo unas pocas horas cada noche durante la semana pasada. Los regulares y muchos oficiales estaban peligrosamente desnutridos.

El 17 de enero, a las 02,00 horas, Tarleton despertó a sus tropas y continuó su marcha hacia Cowpens. Lawrence Babits afirma que “en los cinco días anteriores a Cowpens, los británicos fueron sometidos a un estrés que solo podía ser aliviado con descanso y una dieta adecuada”. Señala que “en las 48 horas antes de la batalla, los británicos se quedaron sin comida y durmieron menos de cuatro horas”. Durante todo el período, la brigada de Tarleton hizo una gran marcha rápida a través del terreno difícil. Babits concluye que llegaron al campo de batalla exhaustos y desnutridos.

Despliegue de fuerzas

Tarleton que disponía de 1.150 efectivos, sintió la victoria y nada lo persuadiría para retrasarse. Sus exploradores patriotas le habían informado sobre la zona en la que Morgan se encontraba, y estaba seguro del éxito porque los soldados de Morgan, en su mayoría milicianos, parecían estar atrapados entre las tropas británicas con mayor experiencia y un río inundado. Se dirigió en columna con los dragones ligeros del RDL17 (50) con parte de los dragones de la Legión (100), detrás la infantería (123) ligera, la infantería de la Legión (200), la artillería (24), el RI7 (177) y el RI71 (334), a retaguardia el resto de los dragones de la Legión (150).

Batalla de Cowpens 17 de enero de 1781. Aproximación. Autor David K. Wilson

Al recibir la noticia de que Tarleton estaba en persecución, Morgan se retiró hacia el norte, para evitar quedar atrapado entre Tarleton y Cornwallis. Reunió con varios cientos de soldados adicionales, incluida la milicia de Andrew Pickens, y determinó que su fuerza de aproximadamente 1.000 hombres eran capaces de defenderse del ataque de Tarleton. Morgan pasó la noche antes de la batalla hablando con tantos continentales y milicianos como pudo, pronunciando discursos poderosos y reuniendo a sus hombres para la batalla siguiente. Sin embargo, en privado, Morgan siguió siendo pesimista, informando al general Greene que su “fuerza era inadecuada para el intento que has insinuado“.

Cuando recibió noticia de que Tarleton avanzaba, Morgan formó su ejército que eran unos 1.800 efectivos entre los ríos Pacolet y Broad y desplegó en:

  • Cobertura de linea de tiradores (200) de Carolina del Norte, mandadas por los mayores John McDowell y John Cunningham, tenían que hacer 2 descargas y replegarse.
  • Primera línea: BRI de milicias de Carlolina del Sur (800) bajo el general Andrew Pickens, con el RI1 Spartan bajo el coronel James Jackson (2 BIs), RI2 Spartan (2 BIs) bajo el coronel Thomas Brandon.
  • Segunda línea los continentales bajo el propio Morgan con el BI continental (300) bajo el Tcol John Eager Howard de Baltimore, y un BI estatal de Virginia (300) bajo el mayor Frank Triplett.
  • Reserva los dragones ligeros (182) bajo el Tcol William Washington (82 continentales, 55 estatales, y 45 de milicias). William era primo segundo de George Washington.

Tan pronto como llegó al lugar, Tarleton formó una línea de batalla, desde la marcha, que consistía en una línea y reserva.

  • Primera línea de izquierda a derecha: dragones ligeros de la Legión (50), RI7 (177) bajo el mayor Timothy, 1 cañón de 3 lbs, la infantería de la Legión (200), 1 cañón de 3 lbs, la infantería ligera (123), y dragones ligeros del RDL la Legión (50).
  • Reserva el RI71 highlander (334) bajo el mayor Arthur MacArthur y los dragones ligeros (200 de la Legión) bajo el mayor Ogilivy.
Batalla de Cowpens (17 de enero de 1781). Despliegue de fuerzas y desarrollo. Autor Steven Stanley para Office of Army Reserve History

Desarrollo de la batalla

Unos minutos antes del amanecer, la vanguardia de Tarleton emergió del bosque frente a la posición estadounidense. Tarleton ordenó desplegar a sus fuerzas, mientras sus dragones que iban en vanguardia (50 del RDL17 y 100 de la Legión) cargaban contra la línea de cobertura de escaramuzadores, que habían recibido la orden de efectuar dos descargas, preferiblemente contra los oficiales, y retirarse. Los tiradores abrieron fuego y en cuestión de minutos abatieron a 15 dragones, que se retiraron rápidamente.

Batalla de Cowpens (17 de enero de 1781). Carga de los dragones ligeros británicos del RDL17 contra el flanco izquierdo de la línea de tiradores de cobertura, que abaten 15 dragones y se retiraron. Autor Graham Turner.

Tarleton ordenó inmediatamente avanzar la infantería contra los patriotas, los tiradores de cobertura hicieron dos disparos y se retiraron a la línea de la milicia.

Los británicos atacaron nuevamente, esta vez llegando a los milicianos, quienes (según lo ordenado) arrojaron dos descargas al enemigo, especialmente disparando a los oficiales. Los británicos, con el 40% de bajas en sus oficiales, estaban asombrados y confundidos.

Durante este tiempo, la artillería británica ignoró los combates y en su lugar disparó contra la tercera línea continental en la colina. Las rondas se dispararon, cayendo entre la caballería de Washington detrás de la colina y sin causar nada más grave que su movimiento a una posición más tranquila detrás de la izquierda estadounidense.

Tarleton ordenó cargar contra la línea de la milicia, que según lo previsto, se retiraron sobre los continentales, con orden disparando y retrocediendo para volver a disparar. Creyendo que la milicia huía como de costumbre, ordenó a los dragones en ambos flancos cargar contra los flancos de la milicia en retirada. Los mermados dragones de RDL17 (35) fueron atacados por la caballería del Tcol Washington (182), siendo completamente derrotados y puestos en fuga; a la derecha y los dragones de la Legión (50) fueron detenidos por los los tiradores de Virginia que se habían reagrupado a retaguardia.

Batalla de Cowpens (18 de enero de 1781). Enfrentamiento entre los dragones continentales del Tcol Washington y los dragones británicos del RDL17. Autor Don Troiani

Morgan ordenó a los hombres de Howard, que se retiraban pero que aún estaban en rango, que girasen y realizaran una descarga al unísono. Los británicos habían perdido la cohesión y estaban en medio de una carga desorganizada cuando la descarga estadounidense detuvo su avance.

Batalla de Cowpens (17 de enero de 1781). Carga de los continentales a la bayoneta calada. Los regulares británicos del RI7 rompen y huyen. Autor Don Troiani.

Aprovechando el desconcierto, Morgan ordenó una carga a la bayoneta calada, que cogió por sorpresa a la línea británica, ante una terrible sorpresa, comenzó a colapsar; algunos hombres se rindieron en el acto, mientras que otros se volvieron y corrieron.

Los hombres de Howard avanzaron y se apoderaron de los dos cañones británicos, los artilleros británicos lucharon hasta el último hombre en un intento inútil por salvar sus armas, pero finalmente se verían obligados a rendirse.

Batalla de Cowpens (17 de enero de 1781). Captura de la artillería británica. Los infantes del RI7 británico retroceden dejando a los artilleros indefensos. Autor Graham Turner.
Batalla de Cowpens (17 de enero de 1781). Captura de la los cañones británicos. Los infantes del RI7 británico retroceden dejando a los artilleros indefensos que se defienden como pueden. Autor Johnny Shumate

La caballería de William Washington después de derrotar a los dragones, apareció por detrás de la izquierda estadounidense para golpear a los británicos en su flanco derecho y retaguardia.

Mientras en el otro flanco, los tiradores de Virginia después de derrotar a los dragones de la Legión, Atacaron los flancos y retaguardia del RI71 highlander.

Tarleton encontró a unos 40 de sus dragones de la Legión y con ellos trató de salvar los dos cañones que sus fuerzas habían llevado, que habían sido tomados y retenidos, pero los soldados que huían y la carga patriota los hizo retroceder.

El impacto de la carga repentina, junto con la reaparición de los milicianos estadounidenses en el flanco izquierdo donde los hombres exhaustos de Tarleton esperaban ver su propia caballería, resultó demasiado para los británicos. Casi la mitad de los soldados de infantería británicos y lealistas cayeron al suelo heridos o no. Su voluntad de luchar se había ido. El historiador Lawrence Babits diagnostica el “shock de combate” como la causa de este abrupto colapso británico: los efectos del agotamiento, el hambre y la desmoralización los alcanzan repentinamente. Atrapado en un inteligente doble envolvimiento comparado con la batalla de Cannas de Aníbal, muchos de los británicos se rindieron.

Batalla de Cowpens (17 de enero de 1781). Última resistencia británica, los regulares del RI71 highlanders,aguantaron la última posición siendo atacados por los continentales de frente y los dragones continentales de flanco. Autor Graham Turner.

Tarleton trató desesperadamente de reunir a sus soldados. En un intento final por salvar la batalla, atacó a la caballería de Washington con sus dragones de la Legión (55) que pudo reunir. Durante la escaramuza que siguió, Washington atacó a Tarleton y los dos intercambiaron golpes por un breve tiempo. Sus hombres superados en número y con la moral baja fueron abrumados, Tarleton finalmente ordenó una retirada después de varios minutos de enfrentamiento, pero logró disparar al caballo de William Washington de abandonar el campo de batalla.

Los últimos en aguantar fueron los regulares del RI71 higlanders, que atacados de frente por los continentales, por el flanco izquierdo por los virginianos y por retaguardia por los dragones de Washington, finalmente se rindieron.

Batalla de Coopens (17 de enero de 1781). Carga de los dragones continentales contra el RI71 highlanders por retaguardia. Autor Steve Noon

Eran las 08,00 horas y la batalla de Cowpens había durado aproximadamente una hora. En su retirada, Tarleton pudo escapar de la captura al obligar a un plantador local llamado Adam Goudylock a que sirviera de guía.

Secuelas

Fue una victoria total para los patriotas, las bajas británicas fueron 110 muertos de los cuales más de 40 eran oficiales, 200 resultaron heridos y 500 hechos prisioneros. En marcado contraste las bajas patriotas fueron solo 12 muertos y 60 heridos. Tarleton sufrió una tasa de bajas del 86 por ciento, y su Legión había sido eliminada como fuerza de combate.

Los soldados de Morgan dieron un entierro adecuado a los 122 hombres caídos y se dirigieron a Winchester, Virginia, donde entregó a sus prisioneros y se reunió con Nathanael Greene. Greene ordenó a su ejército ir hacia el norte buscar suministros y prepararse para los inevitables enfrentamientos que seguirían con las fuerzas armadas británicas.

Tarleton dio noticias de su derrota a un Cornwallis sorprendido que esperaba la victoria en Cowpens. Cornwallis redirigió su enfoque en el sur y decidió que los británicos harían un esfuerzo final para capturar Virginia. La victoria patriota en Cowpens reavivó la llama de la rebelión que había estado ausente en gran medida en las colonias del sur y llevó a muchos en Gran Bretaña a cuestionar la perspectiva de un final exitoso de la guerra en América del Norte.

Batalla de Guilford Courthouse (15 de marzo de 1.781)

Antecedentes

Nathanael Greene, el nuevo comandante decidió dividir sus tropas en las Carolinas para forzar al contingente británico más grande bajo el teniente-general Charles Cornwallis a luchar contra ellos en múltiples frentes (Greene también quería ganar tiempo para reconstruir su ejército). Esta estrategia dio sus frutos el 17 de enero de 1.781, cuando el general de brigada Daniel Morgan y sus tropas derrotaron decisivamente a una fuerza británica comandada por el coronel Banastre Tarleton en en la batalla de Cowpens, Carolina del Sur.

Cornwallis estableció un campamento en Hillsborough e intentó buscar suministros y reclutar a los lealistas de Carolina del Norte. Sin embargo, el estado desordenado de su ejército y la masacre de Pyle, donde 600 milicianos patriotas emboscaron y mataron a 93 lealistas e hirieron a otros 250, disuadieron a los lealistas. Sin embargo, miles de esclavos habían escapado de las plantaciones en Carolina del Sur y otros estados del sur, y muchos se unieron a los británicos para luchar por su libertad personal. En los últimos meses de la guerra, los británicos evacuaron a más de 3.000 hombres liberados a Nueva Escocia, y otros fueron a Londres y Jamaica. Los esclavos del norte escaparon a las líneas británicas en ciudades ocupadas como Nueva York.

El 8 de marzo, el general de brigada Daniel Morgan y las fuerzas de Greene se reunieron en el palacio de Justicia (Courthouse) de Guilford. Greene se reunió con sus oficiales y les preguntó cuál sería su próximo movimiento. Todos decidieron continuar la retirada hacia el norte. Ese retirada sería conocido como la “Carrera por el Dan”. El río Dan estaba hinchado y solo era seguro cruzarlo en vados río arriba, a lo largo de la frontera de Carolina del Norte y Virginia.

Greene siguió por delante de Cornwallis. Cornwallis sabía que sus grandes vagones lo estaban frenando. Decidió quemar todos los elementos que no eran necesarios para la batalla y dejó a los rezagados para que el ejército pudiera moverse más rápido. Greene había separado una fuerza señuelo, mandada por Otho Williams, para atraer a Cornwallis en la dirección opuesta del ejército principal en retirada. La fuerza de señuelo logró que los británicos los persiguieran a ellos en lugar de Greene.

Cornwallis movió su ejército entre los estadounidenses y los vados río arriba. Greene había recogido suficientes botes para llevar a su ejército a través del río en un punto aguas abajo de la posición británica. Greene sabía que los británicos se desgastarían por marchar rápido más de 300 km.
Cornwallis llegó justo a tiempo para ver el último bote de estadounidenses cruzar el río. Como no tenía botes, giró a su ejército con disgusto y se dirigió a Hillsboro.

En Virginia Greene dio descanso a su ejército y continuó acumulando sus fuerzas en preparación para enfrentarse a las tropas de Cornwallis.
A principios de marzo, Greene descansó y reorganizó su ejército. Estaba esperando que llegaran los refuerzos prometidos de Virginia antes de regresar a Carolina del Norte para atacar a los británicos. Después de enterarse de que Cornwallis se retiraba al sur, Greene envió un destacamento al otro lado del río para vigilar a los británicos y hostigarlos, lo que hicieron durante un par de semanas.

Unos días después, llegaron 600 milicianos de Virginia. Con estos refuerzos, sus efectivos alcanzaron 2.100 hombres, Greene tenía casi el doble de tropas que los británicos. Dirigió a su ejército a través del río Dan de vuelta a Carolina del Norte. Una vez de vuelta en Carolina del Norte, la fuerza de Greene aumentó rápidamente de tamaño. Alrededor de 400 continentales de Virginia llegaron con el coronel Richard Campbell, unos 1.000 milicianos de Carolina del Norte y 1.700 milicianos de Virginia. Para el 10 de marzo la fuerza de Greene había aumentado a 4.400 tropas.

El 12 de marzo, Greene trasladó a su ejército 32 km al Palacio de Justicia de Guilford, donde eligió cuidadosamente su terreno para una lucha con los británicos.

El 14 de marzo, mientras estaba acampado en los tenedores del río Deep (Profundo), Cornwallis fue informado de que el general Richard Butler marchaba para atacar a su ejército. Con Butler había un cuerpo de milicias de Carolina del Norte, además de refuerzos de Virginia, que constaba de 3.000 milicias de Virginia, un regimiento del estado de Virginia, un cuerpo de hombres virginianos de 18 meses y reclutas para la línea Maryland. Se habían unido al mando de Greene, creando una fuerza de unos 9.000 a 10.000 mil hombres en total.

El 15 de marzo, durante la noche, otros informes confirmaron que la fuerza estadounidense estaba en el Palacio de Justicia de Guilford, a unas 20 km de distancia.

Cornwallis decidió dar batalla, aunque solo tenía 1.900 hombres a su disposición. Separó su tren de bagajes con 130 voluntarios de Carolina del Norte y 20 dragones bajo el mando del Tcol Hamilton al molino Bell más abajo del río Deep, luego partió con su fuerza principal, antes de que se pudiera comer el desayuno, llegando a Guilford al mediodía. Mientras tanto, Greene, después de recibir los refuerzos, decidió volver a cruzar el Dan y desafiar a Cornwallis.

Los dos ejércitos se reunieron en el palacio de justicia de Guilford, actual Greensboro, llamado así por el general Greene.

Greene esperaba romper el ejército de Cornwallis contra estos hombres, pero no permitiría que sus continentales fueran destruidos en una batalla prolongada. Sabía que sin los continentales el ejército dejaría de existir.

Los primeros disparos se dispararon aproximadamente a las 07,30 horas, cuando los dragones de la Legión Británica de Tarleton avanzó por la carretera Great Salisbury. Allí se encontraron con los dragones de Lee que montaban guardia en un estrechamiento del camino. Después de un fuerte intercambio de disparos, los hombres de Tarleton se retiraron a la casa de reunión de New Garden. La infantería de Lee y una compañía de fusileros de Campbell los persiguieron, y rápidamente cayeron en una pelea con la infantería ligera de la Guardia, los jägers de Hesse y los elementos principales del RI23. La línea británica se alargó rápidamente, la infantería cubierta de rojo intentó flanquear a Lee y sus hombres. Al ver esto, Lee ordenó a la infantería que se retirara a una cresta boscosa por una encrucijada, aproximadamente a mitad de camino entre el encuentro inicial y la lucha posterior en la casa de reunión de New Garden. Los dragones de Lee cubrieron la retirada.

Esta lucha en la encrucijada fue más una pelea de infantería, ya que los bosques que rodeaban la casa prohibieron la maniobra de caballería efectiva. Aquí las dos partes lucharon durante unos treinta minutos antes de que Lee se retirara a las principales líneas estadounidenses, aproximadamente a unos 5 km al norte. Debido a estas escaramuzas iniciales de detección, Greene tuvo aproximadamente dos horas y media para desplegar sus líneas y prepararse para el ataque británico.

Batalla de Guilford Courthouse (15 de Marzo de 1781). El general Nathanael Green desplegando los continentales y milicia para enfrentarse a Charles Cornwallis. Autor Keith Rocco

Despliegue de fuerzas

Greene desplegó sus tropas que eran unos 4.500 efectivos en tres líneas.

Primera línea: las milicias de Carolina del Norte (1.800):

  • Flanco derecho: la caballería del Tcol Washington (86 dragones continentales y caballería de Nueva Carolina), con contingentes continentales de Delaware (110) bajo el Cap Kirkwood y continentales Virginia (200) bajo el Col Lynch.
  • Centro derecha la BRI del general Thomas Eaton (500) al norte de la carretera Great Salisbury (RI Warren, RI Franklin, RI Nash, RI Edgecombe, RI Halifax, RI Martin, RI Northampton). 2 cañones de 6 lbs bajo el Cap Singleton entre ambas BRIs
  • Centro izquierda la BRI del general John Butler (500) al sur de la carretera (RI Caswel, RI Granville, RI Orange, RI Richardson, RI Chatham, RI Rowan y RI Guilford).
  • Flanco izquierdo: la Legión de Lee (82 de infantería y 75 de caballería), 200 tiradores de Virginia bajo el Col Cambell y continentales de Virginia (100?).

Segunda línea: la milicia de Virginia (1.200) que estaban en el bosque, tenían disparar un par de voleas y luego retirarse:

  • Centro derecha BRI1 de Virginia (600) bajo el general Robert Lawson al norte del camino (RI Randolph, RI Holcombe y RI Munford).
  • Centro izquierda BRI2 de Virginia (600) bajo el general Edward Stevens al sur del camino (RI Perkins, RI Cocke, RI Moffet y RI McDowell).

Tercera línea: los continentales de Greene (1.550):

  • Centro derecha BRI de Virginia bajo el brigadier Isaac Huger: RI4 (400) Green y RI5 (400) Hawes. Una Bía de 2 cañones de 6 lbs entre ambas BRIs bajo el Tte Finley
  • Centro izquierda BRI de de Maryland bajo el coronel Otho Williams: RI1 (360) Howard y RI2 (360) Ford.
Batalla de Guilford Courthouse (15 de Marzo de 1781). Despliegue de fuerzas

A las 12,00 horas, los británicos cruzaron el arroyo Little Horsepen, algo menos de 1 km más allá del arroyo estaban las posiciones estadounidenses y desplegaron para su ataque. Cornwallis llevó su artillería al frente para contrarrestar el fuego de artillería estadounidense.

Charles, conde Cornwallis desplegó su ejército con dos BRIs en primera línea, una BRI en segunda línea y la caballería en reserva:

  • BRI izquierda bajo el Tcol James Webster con el RI33 (322) bajo el Tcol James Webster, y el RI23 (258) bajo ?
  • BRI derecha bajo el MG Alexander Leslie con el BI2 (212) del RI71 highlander probablemente el mayor Simon Fraser, RI hessiano de Bose (313) bajo el Tcol Johann Christian du Buy.
  • BRI segunda línea o de la Guardia bajo el coronel Charles O’Hara con Cía ligera guardias (120) bajo Cap William Maynard; y Cía jäger (97) bajo el capitán Friedrich Wilhelm von Röder, Cía de granaderos (120), BI2 de guardias (300) bajo el Tcol James Stuart, y BI1 guardias (300) bajo Tcol Norton.
  • Reserva la Legión Británica (174 dragones e infantería) bajo el Tcol Banastre Tarleton.

Lucha en la primera línea

La milicia de Carolina del norte tenía una cobertura moderada detrás de una cerca ferroviaria y buenos campos de tiro a través de campos de cultivo arados. Siguiendo el consejo de Daniel Morgan, Greene colocó grupos de fusileros detrás de la milicia de Carolina del Norte con órdenes de disparar a cualquier miliciano que dejara su puesto antes de que realizara las dos descargas requeridas.

Los estadounidenses abrieron de artillería fuego cuando los británicos aparecieron en el borde sur del primer claro.

Veinte minutos de duelos de artillería ineficaces precedieron al ataque británico de la primera línea. El asalto real se produjo aproximadamente a las 13,30. En el lado norte de la carretera, el RI33 y el RI23, liderados por el Tcol James Webster, atravesaron los ásperos campos hacia la BRI de Eaton. En el flanco sur, el RI71 y el RI hessiano de Bose, dirigido por el mayor-general Alexander Leslie, se acercó a la BRI de Butler a través de un terreno similar, recientemente arado.

Batalla de Guilford Courthouse (15 de marzo de 1781). El mayor-general Nathaniel Greene instruyendo a la milicia de carolina del norte que se encuenta en primera línea. Al fondo se observa al ejército británico. Autor Dale Gallon, Guilford Battleground Company, Greensboro.

Después de cruzar una segunda valla de madera a aproximadamente 100-150 metros de la línea de la milicia, los británicos comenzaron a recibir fuego. La distancia era muy superior al alcance eficaz de los rifles, por lo que los historiadores atribuyen este fuego a los fusileros de Lynch y Cambell estacionados en ambos flancos de la línea estadounidense. A pesar de que cayeron algunos hombres en las filas, la infantería británica siguió adelante con las bayonetas caladas.

A 40 metros, los milicianos de Carolina del Norte dispararon sus mosquetes contra las líneas británicas. En este momento, muchos británicos se detuvieron y dispararon. La mayor parte de las descargas se realizaron por compañías. Según algunos relatos, los británicos dispararon hasta tres veces; su fuego, aunque menos efectivo que el de la milicia.

Batalla de Guilford Courthouse (15 de Marzo de 1781). Ataque a la primera línea, el RI71 highlander disparando contra los milicianos de carolina del Norte, a la derecha el RI hessiano de Bose. No era normal que los milicianos tuvieran bayonetas. Autor Adam Hook

Los estadounidenses apoyaron sus mosquetes en la cerca y dispararon una segunda descarga. Esta volea es considerada como una de las voleas individuales más efectivas de la guerra. Las tropas británicas se sorprendieron de que la milicia no huyeran después de realizar el primer disparo, que era lo que la milicia estadounidense solía hacer.

Después de realizar el segundo disparo, los milicianos huyeron, aunque algunos aguantaron como la milicia del condado de Surrey se negaron a retirarse, uniéndose a la Legión de Lee y luchando duro durante toda la batalla. La caballería y los continentales del flanco derecho se retiraron en buen orden, pero en el flanco izquierdo la situación fue más confusa, el BI hessiano Bose apoyado por el RI de Guardias, presionaron al flanco derecho el flanco de la Legión de Lee y los tiradores de Virginia de Campbell, que se retiraron al suroeste siendo acosados por estos dos BIs que suponían casi el 25% de la fuerzas británicas, que se alejaron del campo de batalla casi 1,2 km al sur de la carretera de New Garden, donde mantuvieron una lucha particular en una pequeña elevación dentro de un bosque, y no participaron más en la batalla general.

Batalla de Guilford Courthouse (15 de marzo de 1781). Vista del ataque británico a la primera línea, se puede apreciar las dos líneas británicas y la artillería. Autor Dale Gallon, Guilford Battleground Company

Ataque a la segunda línea

Al avanzar los británicos hacia la segunda línea y al haberse separado el BI hessiano y el RI1 de Guardias en persecución del flanco derecho patriota, se produjo un hueco en la línea británica, por lo que tuvo que reorganizarse, la BRI derecha británica se reforzó con el BI2 de Guardias (300), ya la derecha el RI71 highlanders (212), los granaderos entre las dos BRIs con la artillería siguiendo el camino, y la BRI izquierda con el RI23 y RI33, la infantería ligera y los jägers en el flanco izquierdo británico. Al general Cornwallis solo le quedaba sin empeñar la Legión británica.

En la segunda línea esperaban los virginianos. El bosque era demasiado espeso para permitirles ver la batalla por la primera línea, pero sin duda escucharon el rugido de los mosquetes y luego vieron a la milicia de Carolina del Norte huyendo mientras regresaban a través de las líneas de los virginianos . Finalmente aparecieron los británicos. El RI23 fueron los primeros en ser vistos, y Lawson ordenó que un regimiento avanzara para encontrarse con ellos. Desafortunadamente, mientras lo hacía, la BRI de estadounidense fue atrapada en el flanco por los granaderos de la Guardia, quienes enrollaron el regimiento de norte a sur.

La lucha al norte del camino rápidamente se dividió en numerosos combates de pelotones y compañías, ya que los virginianos que no habían corrido intercambiaron disparos con las tropas británicas entre los árboles. Las voleas duraron un buen rato, y algunos regimientos afirmaron haber realizado hasta 20 disparos por hombre. Finalmente, los británicos finalmente cargaron a la bayoneta , y los virginianos de la BRI de Lawson fueron derrotados.

Batalla de Guilford Courthouse (15 de marzo de 1781). Ataque británico a la segunda línea de los virginianos, El RI33 británico mantiene un duelo de fuego de mosquete con los virginianos, a pesar de que consiguieron expulsarlos dejaron el campo cubierto de muertos y heridos. Autor Adam Hook.

Al sur del camino, la BRI de Stevens luchó valientemente. Los regimientos de Cocke y Moffet lucharon con el RI71, intercambiando voleas seis o siete veces con los escoceses. Cuando Stevens resultó herido cerca de la carretera, la resistencia en esta parte de la línea se colapsó. Sin embargo, la lucha continuó en la parte sur de la línea de Stevens. Allí los hombres de Samuel McDowell se mantuvieron firmes durante varios minutos más antes de retirarse.

Mientras tanto, una batalla separada se desarrolló al sur de la segunda línea. Allí, la milicia de Virginia de Alexander Stuart, los fusileros del coronel William Campbell, la Legión del Tcol Henry Lee y los continentales del capitán Andrew Wallace lucharon contra el BI de la guardia, el RI hessiano Bose, Cornwallis envió a la caballería de Tarleton. Su batalla privada se prolongaría hasta la conclusión de la lucha principal, alejándose hasta una 1,5 km del ejército británico principal.

Ataque a la tercera línea

Ahora eran las 14,30 horas y el punto culminante de la batalla estaba a punto de comenzar. Los continentales de Greene habían estado esperando durante casi una hora, escuchando el ruido de la lucha a medida que se acercaba. Habían visto pasar a los sobrevivientes de las dos primeras líneas y sabían que la infantería británica no estaría muy lejos.

Los primeros en aparecer fueron los jägers y la infantería ligera en el flanco izquierdo, seguidos a continuación por el RI33, liderado por el Tcol James Webster. Inmediatamente alcanzaron la línea de los continentales. Los británicos se habían escorado ligeramente, y la infantería ligera se enfrentó al RI5 virginianos de Green, mientras que el RI33 se enfrentó al RI4 virginianos de Howes y al RI1 de Maryland. Los continentales les dejaron acercar hasta que estuvieron a unos 30 metros, y realizaron una descarga, que fue devastadora. El fuego frenó a los regulares británicos que sufrieron muchas bajas y se retiraron a una posición fuerte en la cresta opuesta a los continentales. El propio Tcol Webster resultó herido y tuvo que ser evacuado.

El BI2 de Guardias del Tcol Stuart con 2 Cías de granaderos O’Hara llegó a continuación y, como el RI33, inmediatamente cargaron. El resultado, sin embargo, fue diferente. El BI2 de Guardias con los granaderos avanzó directamente por la carretera hacia la batería del capitán Singleton y el RI2 de Maryland. Los marylanders intentaron girar, se confundieron y luego se rompieron cuando los Guardias los golpearon. Los guardias los persiguieron y podrían haber ganado el día si no fuera por el RI1 Maryland, una unidad veterana tan buena como cualquiera en el ejército británico. Al descubrir que los Guardias estaban detrás de ellos, se enfrentaron y dispararon una devastadora descarga a los Guardias. Volviendo a recuperar los cañones capturados y sellaron la brecha.

Batalla de Guilford Courthouse (15 de marzo de 1781). El RI1 de Mryland reforma su línea delante del general Nathanael Greene después de haber realizado una carga a la bayoneta. Al fondo el Tcol William Washington con los dragones ligeros continentales acude en ayuda del regimiento.

Los guardias se sorprendieron pero no entraron en pánico. Se giraron para enfrentarse a los continentales y devolvieron el fuego efectivo. Pero luego el Tcol William Washington y sus dragones ligeros cayeron sobre la retaguardia de la Guardia. Los casacas rojas se retiraron hacia sus líneas.

Batalla de Guilford Courthouse (15 de marzo de 1781). Los dragones ligeros americanos del Tcol William Washington cargan contra los casacas por retaguardia de los guardias británicos. Autor Don Troiani

Con las dos líneas formadas, se produjo una lucha cuerpo a cuerpo, cada vez más cerca de las líneas británicas. Cornwallis ordenó al teniente John Macleod, al mando de dos cañones de tres libras, y que acababa de llegar, que abriese fuego con metralla contra los continentales, aunque eso significaba que algunos de los guardias también serían alcanzados. El abrieron fuego y el combate cuerpo a cuerpo se rompió, y el RI1 de Maryland y y la caballería Washington se retiraron a las líneas estadounidenses.

Batalla de Guilford Courthouse (15 de marzo de 1781). Contraataque de la tercera línea americana compuesta por los continentales. Autor Dale Gallon para Guilford Battleground Company, Greensboro.
Batalla de Guiford Courthouse (15 de marzo de 1781). Los continentales que cargan a la bayoneta calada. Autor Bryant White.

En este momento, el RI71 y la caballería de Taleton con algunas unidades hessianas, comenzaron a llegar a la tercera línea. Greene, sintiendo que no había nada más que ganar este día, ordenó la retirada del ejército. La batalla de Guilford Courthouse había terminado.

En retrospectiva, el compromiso terminó como una victoria táctica británica, pero fue una victoria que los británicos no pudieron saborear. Bajo en suministros y con casi un 25% de bajas, Cornwallis se vio obligado a retirarse a Wilmington, Carolina del Norte, para esperar refuerzos, siguiendo un camino que eventualmente llevaría a los británicos a su destino en Yorktown, Virginia.

Secuelas

La batalla había durado solo 90 minutos, y aunque los británicos técnicamente derrotaron a la fuerza estadounidense, perdieron más de una cuarta parte de sus propios hombres.

Cornwallis reportó sus bajas como 3 oficiales y 88 hombres muertos, y 24 oficiales y 384 hombress heridos, con otros 25 hombres desaparecidos en acción. Webster fue herido durante la batalla y murió dos semanas después. El Tcoll Tarleton, comandante de la leal Legión Británica provincial, fue otro oficial notable que resultó herido, ya que perdió dos dedos después de recibir una bala en la mano derecha.

Greene reportó sus bajas como 57 muertos, 111 heridos y 161 desaparecidos para las tropas continentales y 22 muertos, 74 heridos y 885 desaparecidos para la milicia, un total de 79 muertos, 185 heridos y 1.046 desaparecidos. De los desaparecidos reportados, 75 eran hombres heridos que fueron capturados por los británicos, el resto huyó a sus hogares. Cuando Cornwallis reanudó su marcha, estos 75 prisioneros heridos se quedaron atrás en Cross Creek, Cornwallis había dejado anteriormente a 70 de sus hombres más gravemente heridos en el asentamiento cuáquero de New Garden cerca de Snow Camp.

Los británicos, al tomar terreno con su acostumbrada tenacidad cuando se enfrentaban con números superiores, fueron tácticamente vencedores. Al ver esto como una victoria pírrica clásica, el líder del Partido Whig británico y crítico de guerra Charles James Fox se hizo eco de las famosas palabras de Plutarco al decir: “¡Otra victoria así arruinaría al ejército británico!”.

Luego continuó comentando sobre la fuerza británica: “La conducta y las acciones de los oficiales y soldados que compusieron este pequeño ejército harán más justicia a su mérito de lo que puedo decir con palabras. Su perseverancia intrepidez en acción, su invencible paciencia en el Dificultades y fatigas de una marcha de más de 600 millas, en la que han cruzado varios ríos grandes e innumerables arroyos, muchos de los cuales serían considerados grandes ríos en cualquier otro país del mundo, sin carpas o cubiertas contra el clima, y a menudo sin disposiciones, manifestarán suficientemente su ardiente celo por el honor y los intereses de su Soberano y su país”.

Después de la batalla, los británicos se extendieron por una gran extensión de bosques sin comida ni refugio, y durante la noche comenzaron las lluvias torrenciales. Si los británicos hubieran seguido a los estadounidenses en retirada, podrían haberse encontrado con sus equipajes y carros de suministros, que habían estado acampados al oeste de la carretera de Salisbury en algunos campos viejos antes de la batalla.

Greene, evitando cautelosamente a otro Camden, se retiró con sus fuerzas intactas. Con su pequeño ejército, de menos de 2.000 miembros, Cornwallis se negó a seguir a Greene al interior del país, y al retirarse a Hillsborough, elevó el estándar real, ofreció protección a los habitantes y, por el momento, parecía ser el dueño de Georgia y los dos Carolinas En pocas semanas, sin embargo, abandonó el corazón del estado y marchó a la costa en Wilmington, Carolina del Norte, para reclutar y reajustar su mando.

En Wilmington, el general británico se enfrentó a un grave problema, cuya solución, bajo su propia responsabilidad, condujo inesperadamente al final de la guerra en siete meses. En lugar de quedarse en Carolina, decidió marchar hacia Virginia, justificando el movimiento sobre el terreno de que hasta que Virginia se redujera, no podría mantener firmemente los estados más sureños que acababa de invadir. Posteriormente, el general Henry Clinton criticó duramente esta decisión por no ser militar y por haber sido tomada en contra de sus instrucciones.

El peligro radicaba en la situación repentinamente cambiada en esa dirección; como Greene, en lugar de seguir a Cornwallis a la costa, empujó audazmente hacia Camden y Charleston, Carolina del Sur, con el objetivo de atraer a su antagonista tras él a los puntos donde estaba el año anterior, así como para conducir de regreso a Lord Rawdon, a quien Cornwallis había dejado en ese campo.

En su objetivo principal, la recuperación de los estados del sur, Greene tuvo éxito al final del año, pero no sin una lucha dura y repetidos reveses. “Peleamos, nos golpean y peleamos de nuevo”, fueron sus palabras.

Asedio del fuerte Noventa y Seis (22 de mayo al 19 de junio de 1.781)

Tras la batalla de Guilford Courthouse en Greensboro, Carolina del Norte. Cornwallis había sufrido bajas significativas y posteriormente trasladó su ejército a Wilmington, Carolina del Norte. Greene, cuyo ejército aún estaba en gran parte intacto después de esa batalla, aprovechó el movimiento de Cornwallis para marchar a Carolina del Sur e iniciar operaciones para eliminar a los británicos de ese estado.

Con la ayuda de los comandantes de la milicia Thomas Sumter, Francis Marion y Andrew Pickens, las fuerzas patriotas tomaron varios puestos de avanzada británicos en el interior de Carolina del Sur; otros fueron abandonados a por los británicos. A mediados de mayo, los únicos lugares en el estado con importantes guarniciones británicas eran el fuerte Noventa y Seis, en la parte noroeste del estado, y el puerto de Charleston, a casi a 325 km al sureste de la costa atlántica.

El fuerte avanzado británico Noventa y Seis estaba guarnecido por 550 lealistas experimentados, conocidos como la brigada de Lancey, formada por regimientos provinciales bajo el mando del Tcol John Cruger. Ocupado por los británicos desde 1780, las defensas consistían en una empalizada rodeada por una zanja profunda y abatís. Un gran reducto llamado fuerte Star proporcionaba un lugar para que los defensores enfilaran a los atacantes en dos de los muros de la empalizada, y un reducto más pequeño proporcionaron una cobertura similar para los muros restantes y el suministro de agua. Cruger tenía tres piezas de campaña de 3 lbs.

Asedio del fuerte Noventa y Seis (22 de mayo al 18 de junio de 1781). Vista del asedio

Greene y unos 1.000 efectivos llegaron a las Noventa y Seis el 22 de mayo, el mismo día que Andrew Pickens y Henry “Light-horse Harry” Lee. Comenzaron a asediar la cercana Augusta, Georgia. Inmediatamente comenzaron las operaciones de asedio, apuntando al fuerte Star, bajo su ingeniero jefe, el coronel polaco Thaddeus Kosciuszko. Cruger hizo lo que pudo para interferir con los trabajos de asedio, y con frecuencia hacía salidas por la noche para hostigar a los trabajadores. En un incidente notable, sus fuerzas alejaron a los trabajadores y capturaron algunas de sus herramientas de excavación.

Para el 3 de junio, los hombres de Greene habían cavado una zanja a menos de 30 metros del fuerte Star. Utilizaron una táctica similar a la utilizada por el general Marion para capturar el fuerte Watson, mediante la cual construyeron una torre de madera de unos 9 metros de altura, con una plataforma protegida en la parte superior. Bajo esta cubierta elevada, los francotiradores patriotas tendrían una clara línea de tiro sobre el fuerte. Al principio, los francotiradores en la torre pudieron alcanzar a varios artilleros de Cruger. Cruger respondió rápidamente mediante el uso de sacos de arena para elevar la altura de su parapeto, dando suficiente cobertura para que sus propios tiradores pudieran disparar a la torre a través de listones entre los sacos. También trató de prender fuego a la torre con disparos al rojo, pero no pudo calentar las bolas lo suficiente. Los atacantes dispararon flechas ardientes hacia el fuerte (una táctica que había funcionado cuando los patriotas capturaron el fuerte Motte), para prender fuego a cualquier cosa inflamable dentro del fuerte. Cruger hizo que los equipos de trabajo quitaran los techos inflamables de los edificios en el fuerte para evitar que se quemen.

El 7 de junio, lord Rawdon salió de Charleston con 2.000 fuerzas británicas para aliviar el asedio. Al día siguiente, llegaron Pickens y Lee, después de haber capturado con éxito Augusta el 6 de junio. Greene no se enteró del movimiento de Rawdon hasta el 11 de junio. Cuando la situación se volvió crítica, Greene decidió intentar un asalto al fuerte. (Cruger se enteró del acercamiento de Rawdon al día siguiente cuando el mensajero, haciéndose pasar por un patriota, se acercó lo suficiente al fuerte como para correr la distancia restante en su caballo).

Greene planeó que una de las partes capturara el reducto más pequeño, mientras que una fuerza de ataque más grande fue tras el fuerte Star, donde algunos hombres derribarían los sacos de arena para exponer a los defensores al fuego desde la torre. Cuando el ataque comenzó el 18 de junio, todo fue planeado al principio: se tomó el reducto más pequeño y los hombres pasaron con éxito los abatís y bajaron los sacos de arena. En este momento, Cruger lanzó un contraataque con un par de salidas para atacar los flancos a los parte atacantes. En una feroz batalla dominada por bayonetas y el uso de mosquetes como palos, los líderes del ataque fueron muertos y sus hombres obligados a retirarse a sus trincheras. Con el fracaso del ataque, y Rawdon a solo 48 kilómetros de distancia, Greene suspendió el asalto y ordenó una retirada.

Asedio del fuerte Noventa y Seis (22 de mayo al 18 de junio de 1781). Vista del asalto al reducto Star el 18 de junio. Autor Robert Wilson

Las pérdidas de Greene ascendieron a 150 hombres, mientras que las bajas de Cruger fueron menores de 100. Greene se retiró hacia Charlotte, Carolina del Norte, permitiendo que Rawdon uniera fuerzas con Cruger. Rawdon envió una fuerza considerable para perseguir a Greene, pero el calor y el efecto de las largas marchas forzadas los retrasaron. La fuerza se retiró al fuerte Noventa y Seis, que Rawdon luego abandonó.

El general Greene culpó del fracaso de las operaciones contra Noventa y Seis en parte a Sumter y Marion, quienes no actuaron en apoyo de sus operaciones de manera oportuna. Más tarde, otros oficiales culparon a Greene y Lee por no cortar el suministro de agua de los defensores en Spring Branch.

Cuando Greene se enteró de la retirada de Rawdon del Noventa y Seis, intentó unir todos los elementos de las fuerzas militares patriotas para atacar a Rawdon antes de que llegase a Charleston. Fracasó debido a los movimientos aparentemente tardíos de Sumter y Marion.

Batalla de Eutaw Springs (8 de septiembre de 1.781)

Antecedentes

Después de que Rawdon decidió quemar y abandonar el fuerte Noventa y Seis, retiró la guarnición a Charleston. Con problemas de salud, Rawdon navegó hacia Inglaterra a fines de agosto, dejando a Charleston bajo el mando del coronel Alexander Stewart.

El 16 de julio, Greene trasladó a su ejército, agotado por muchos días de marcha y combate, a un campamento en las Altas Colinas de Santee, permitiendo que su fuerza principal descansara mientras esperaba refuerzos. Marion y Sumter continuaron hostigando a los británicos en una “guerra de puestos“.

El 23 de agosto, su fuerza se movió hacia Camden para cruzar el río Wateree, y luego el ferry de Howell para cruzar el río Congaree. Para el 4 de septiembre, estaban acampados en el fuerte Motte , luego en la plantación de Stoudenmyer los días 5-6 de septiembre.

El 13 de agosto, el coronel Stewart había dirigido una fuerza de 2.000 a 2.300 hombres desde Orangeburg hasta la plantación de Thompson, al sur del río Congaree. Luego volvió a Eutaw Springs el 27 de agosto, a unos 3,5 km al este de la actual Eutawville.

El 8 de septiembre, a las 16,00 horas, el ejército de Greene comenzó a marchar desde la plantación de Burdell en dirección a Eutaw Springs, que estaba a 11 km de distancia. En la vanguardia se encontraban la Legión del Tcol Henry Lee (73 infantería y 72 caballería). Detrás en la columna de marcha marchaban 40 de caballería y 200 infantería bajo el mando del GB Francis Marion, seguidos por 150 milicias de Carolina del Norte bajo el coronel Francis marqués de Malmedy y 307 milicias de Carolina del Sur dirigidas por el GB Andrew Pickens. Las tropas del ejército Continental formaban el centro y la retaguardia de la columna de Greene, estaban encabezados por 3 BIs verdes de Carolina del Norte bajo el mando del GB Jethro Sumner. El mayor John Armstrong lideró un contingente montado mientras el Tcol John Baptista Ashe y el mayor Reading Blount dirigían a los soldados de infantería. Ashe y Blount pertenecían con el RI1 de Carolina del Norte, mientras Armstrong pertenecía al RI4 de Carolina del Norte.

2 BIs de Virginia bajo el Tcol Richard Campbell y el mayor Smith Snead eran seguidos por 2 BIs de Maryland el Tcol John Eager Howard y el mayor Henry Hardman. Los hombres montados del Tcol William Washington y el capitán Robert Kirkwood con las Cías de infantería de Delaware formaron la retaguardia de la columna. La fuerza de Greene tenía dos cañones de 3 lbs bajo el teniente William Gaines y dos cañones de 6 lbs dirigidos por el capitán William Brown. En total, Greene tenía 1.256 infantería continental y 300 de caballería, los jinetes divididos principalmente entre Lee y Washington. La caballería de Lee estaba dirigida por el comandante Joseph Egleston y su infantería por el capitán Rudolph. El ejército de Greene contaba con 2.400 hombres, de los cuales 200 se quedaron atrás para proteger el tren de bagajes.

Stewart tenía entre 1.800 y 2.000 tropas a mano. Sus regulares británicos eran el RI3, RI63, RI64 y un BI de infantería ligera (300) bajo el mayor John Majoribanks, formado por las Cías de los RI3, RI19 y RI30. Los regulares estaban apoyados por dos contingentes lealistas estadounidenses, consistentes en un BI de John Harris Cruger (150) de la BRI de Lancey y 50 lealistas montados de Carolina del Sur bajo John Coffin. La artillería de Stewart consistía en 6 cañones de 6 lbs, uno de 4 libras y uno de 3 libras más una cañón swivel (giratorio).

Con el fin de compensar la escasez de pan en sus suministros, Stewart había estado enviando partidas de búsqueda de comida cada mañana. Sobre las 08,00 del 8 de septiembre, el capitán John Coffin y su destacamento de su caballería lealista de Carolina del Sur estaban haciendo un reconocimiento por delante de la fuerza principal de Stewart cuando se encontraron con un grupo de exploración estadounidense bajo el mando del mayor John Armstrong. Coffin persiguió a Armstrong, quien lo condujo a una emboscada. Atacado por la infantería de la Legión de Henry Lee, Coffin escapó pero dejó 4 o 5 de sus hombres muertos y 40 más capturados. Los estadounidenses se encontraron con las partidas recolectoras de Stewart y capturaron a unos 400 de ellos.

Desarrollo de la batalla

La fuerza de Greene, con unos 2.200 hombres, se acercó al campamento de Stewart, mientras que Stewart, advertido por Coffin, desplegó su fuerza. Cuando los estadounidenses se dieron cuenta de que se estaban acercando a la fuerza británica, formaron tres líneas, con la milicia al frente con 2×3 cañones, seguidos por los continentales de Maryland, Virginia y Carolina del Norte con 2×6 cañones, con el el RI de Delaware y la caballería de Washington en reserva.

Los estadounidenses comenzaron el ataque a las 09,00 horas con fuego de artillería y el avance de la milicia. Esta línea consistía en, de izquierda a derecha, Hampton, Henderson, Pickens, de Malmedy, Polk, Marion, la infantería de Lee y la caballería de Lee en el flanco derecho.

Batalla de Eutaw Springs (8 de septiembre de 1781). Ataque de la milicia.

Se les opuso la línea británica que consistía, de izquierda a derecha, la caballería de Coffin y la infantería ligera provincial, RI64, RI63, voluntarios de Nueva Jersey, voluntarios de New York, y el RI3 y BI ligero de Marjoribanks. El combate cuerpo a cuerpo se produjo cuando la Milicia se cerró con la línea británica. Algunas milicias entraron en pánico mientras otras se mantuvieron firmes, capaces de disparar 17 veces, antes de que se les ordenara regresar y ser reemplazadas por los continentales de Carolina del Norte que realizaron un paso de línea.

Batalla de Eutaw Springs (8 de septiembre de 1781). Despliegue de fuerzas. Autor Steven Stanley

Los continentales de Carolina del Norte detuvieron el avance británico, pero una carga de bayoneta británica los obligó a retroceder, solo para reformar y detener a los británicos por segunda vez. Luego, Greene ordenó a los continentales de Maryland y Virginia avanzar en otro paso de línea, obligando a los británicos a regresar a su campamento. Sin embargo, quedaron dos zonas de resistencia británica, una bajo el mayor Henry Sheridan en la Casa de ladrillo, que incluía un cañón giratorio, y otra bajo el mayor Marjoribanks en el flanco norte con la infantería ligera. La caballería de Washington trató de desalojar a los infantes de Marjoribanks, pero Washington fue rodeado, herido y hecho prisionero, permaneciendo fuera del resto de la guerra. Marjoribanks luego se retiró hacia la casa de ladrillo.

Batalla de Eutaw Springs (8 de septiembre de 1781). El Coronel William Washington al frente de tercer regimiento continental de dragones ligeros cargando contra la infantería ligera británica, fue rodeado herido y hecho prisionero. Autor Don Troiani

La casa de ladrillo se convirtió en el punto focal de la batalla, y cuando falló un bombardeo de la artillería estadounidense, la casa le dio a los británicos un punto focal para reagruparse, reunirse y volver a entrar en la batalla. El mayor Majoribanks luego atacó el flanco estadounidense en el claro antes de la casa antes de ser herido de muerte. Según Stewart, los estadounidenses “cedieron en todos los sectores, dejando atrás a dos de bronce de seis libras y más de doscientos muertos en el campo de acción, y sesenta prisioneros, entre los cuales se encontraba el coronel Washington, y de cada información, alrededor de ochocientos heridos …

Batalla de Eutaw Springs (8 de septiembre de 1781). Ataque a la casa de ladrillo. Fuente New York Public Library’s Digital Library, grabado coloreado

Según Otho Williams, se produjo un saqueo del campo británico, mientras que un ataque contra los británicos que dejó la caballería de Lee fracasó. En este punto, Greene ordenó una retirada con todos los heridos. El ejército de Greene pudo marchar de regreso a la plantación de Burdell en formación de columnas, con un piquete de caballería cubriendo la retirada ordenada. Según Greene, “nada más que la casa de ladrillos y su fuerte posición en Eutaw impidieron que los restos del ejército británico cayeran en nuestras manos”.

Secuelas

Los británicos declararon la pérdida como 85 muertos, 351 heridos y 257 desaparecidos. Sin embargo, Greene informó que había capturado a 500 prisioneros, incluidos 70 heridos. Cuando Stewart mudó el campamento el 9 de septiembre, dejó a 54 de sus heridos con un cirujano para que los atendiera. Estos hombres fueron incluidos en el informe de víctimas de Stewart bajo la categoría “heridos”, pero los 16 heridos restantes capturados por Greene habrían sido devueltos como “desaparecidos”. La disparidad entre el informe de Stewart de 257 desaparecidos y la cifra de Greene de 500 prisioneros puede deberse a Stewart con respecto a la captura de su grupo de búsqueda de alimento como un compromiso separado y no incluido en las pérdidas británicas en su regreso de víctimas de la batalla. Incluyendo la pérdida del grupo de búsqueda de alimentos, y contando a los 54 hombres heridos que Stewart decidió dejar el 9 de septiembre en la categoría de “prisioneros heridos” en lugar de “heridos”, esto da un total de bajas británicas de 85 muertos, 297 heridos, 70 prisioneros heridos y otros 430 prisioneros.

Hubo tres versiones sucesivas del regreso de víctimas estadounidenses. El primero, compilado poco después de la batalla, dio 251 muertos, 367 heridos y 74 desaparecidos. El segundo, compilado un poco más tarde y publicado por el Congreso Continental, redujo las pérdidas a 138 muertos, 375 heridos y 41 desaparecidos. La tercera y última revisión, compilada el 25 de septiembre de 1.781, llegó a las cifras de 119 muertos, 382 heridos y 78 desaparecidos. Los británicos tomaron 60 prisioneros, incluido el coronel herido William Washington, y dos piezas de artillería.

La lluvia impidió la continuación de la batalla al día siguiente. En cambio, Stewart enterró sus muertos, destruyó suministro incluidos 1.000 mosquetes, y se retiró hacia Moncks Corner, dejando a 70 heridos. Greene persiguió a Stewart hasta la taberna de Martín, cerca del pantano de Ferguson. En ese momento, el 11 de septiembre, Stewart estaba dentro del alcance para recobir apoyo de la guarnición británica en Charleston.

A pesar de ganar una victoria táctica, los británicos perdieron estratégicamente. Su incapacidad para detener las operaciones continuas de Greene los obligó a abandonar la mayoría de sus conquistas en el sur, dejándolos en control de un pequeño número de enclaves aislados en Wilmington, Charleston y Savannah. El intento británico de pacificar el sur con apoyo lealista había fracasado incluso antes de que Cornwallis se rindiera en Yorktown.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-05-31. Última modificacion 2020-05-31.
Valora esta entrada