Siglo XVIII Guerra de la Independencia de los EEUU (2) (1.778-83) Operaciones en la frontera oeste 1.778

Batalla del valle de Wyomimg (3 de julio de 1.778)

Preocupados de que los franceses pudieran intentar recuperar partes de la Nueva Francia que habían perdido en la guerra Franco-India, el ejército británico adoptó una estrategia defensiva en Quebec. Reclutaron lealistas y aliados indios para llevar a cabo una guerra fronteriza a lo largo de las fronteras norte y oeste de las Trece Colonias.

El coronel John Butler reclutó a un regimiento de lealistas, mientras que los jefes Sayenqueraghta y Cornplanter reclutaron principalmente guerreros sénecas, Joseph Brant caudillo mohawk cuyo nombre real era Thayendanegea y que había estudiado en escuelas británicas, reclutó principalmente a mohawks para lo que se convirtió en una guerra de guerrillas contra los colonos fronterizos estadounidenses.

En abril, los sénecas estaban atacando asentamientos a lo largo de los ríos Allegheny y Susquehanna. A principios de junio, los tres grupos se reunieron en la aldea india de Tioga, Nueva York. Butler y los sénecas decidieron atacar el valle de Wyoming, mientras que Brant y los mohawks (que ya habían asolado Cobleskill en mayo) atacaron los asentamientos más al norte.

Fuerte de Wyoming en 1778

Los líderes militares estadounidenses, incluidos el general George Washington y el mayor-general marqués de Lafayette, también buscaban reclutar a los iroqueses, principalmente como una distracción para mantener ocupados a los británicos en Quebec. Sin embargo, estos intentos de reclutamiento tuvieron un éxito más limitado. Los oneidas y tuscaroras fueron las únicas tribus de las Seis Naciones que se convirtieron en aliados patriotas.

El 1 de julio, la fuerza británica de John Butler de aproximadamente 1.000 efectivos de regulares, irregulares lealistas e indios, entró en el valle de Wyoming y tomó el control de los fuertes yanquis Wintermoot y Jenkins, en las orillas occidentales del río Susquehanna, justo por encima de Wilkes-Barre.

A la mañana siguiente 2 de julio, la fuerza combinada indio-lealista de 500 marchó hacia el sur y exigió la rendición del fuerte Forty. El coronel Zebulon Butler y otros oficiales de alto rango pidieron precaución, debatiendo si permanecer en el fuerte y esperar refuerzos, o salir y enfrentar a los asaltantes en campo abierto. Con Washington y el ejército Continental en camino a Nueva Jersey, había pocas esperanzas de apoyo inmediato. Mientras más debatían los oficiales, más presionaron los milicianos más jóvenes para un ataque, acusándolos de cobardía.

El comandante británico envió bajo una bandera de tregua, y bajo la escolta de un indio y un rangers, un mensaje entregado por Daniel Ingersol. A Ingersol no se le permitió pronunciar una palabra de su audiencia ni al coronel Butler ni al coronel Denison. Su demanda de rendición fue rechazada.

Poco antes del mediodía del 3 de julio, el coronel Zebulón Butler y sus 386 efectivos (240 de RI de Connecticut, un destacamento de continentales y voluntarios de Wyoming) salieron del fuerte Forty para luchar con las fuerzas británicas y aliadas. El teniente John Jenkins, Jr. quedó al mando del fuerte. Con él habían quedado algunos viejos, incluido el ministro del asentamiento. La hija del reverendo Jacob Johnson, Lydia, se había casado con el coronel Zebulon Butler. Otros en el fuerte incluían al capitán Obadiah Gore, capitán Wiliam Gallup y Thomas Bennet.

A las 14,00 horas al ritmo de pífano y tambor. Se dice que tocaron “Barras y estrellas” por primera vez. Butler, que estaba de licencia del ejército Continental en ese momento, dirigió el pequeño ejército. El coronel Nathan Denison era el segundo al mando. Mientras marchaban a Wintermoot para lanzar su ataque, las tropas fueron vistas por un grupo indio de búsqueda de alimento. Al informar al coronel británico John Butler de que los estaban a 1,5 km de su posición, Butler ordenó que el fuerte Wintermute “se incendiara para que el enemigo se engañara al creer que se estaban retirando”. Butler luego procedió a organizar su línea de batalla en los bosques circundantes.

Los hombres marcharon hasta lo que es la actualmente avenida Wyoming. Se detuvieron en un puente que cruzaba el arroyo de Abraham. Thomas Bennet declaró audazmente que “estaban marchando hacia una trampa y que serían destruidos”; y los dejó en el arroyo Abraham y regresó al fuerte. Se detuvo otra vez en la colina Swetland.

Esta vez los exploradores informaron que el enemigo estaba en retirada total. Aquí Butler, Dorrance y Denison querían mantener la línea hasta que llegaran refuerzos de Washington y John Franklin. Pero Stewart prevaleció.
Cuando el británico Butler vio a los colonos formando una línea de batalla, ya había prendido fuego al fuerte Wintermute y ordenó que se hiciera lo mismo al fuerte Jenkins. Al ver el espeso humo negro, los soldados creyeron que el enemigo se estaba retirando. Como Butler había planeado, los colonos fueron engañados y avanzaron más rápidamente.

El británico Butler disponía de 110 rangers y 464 indios aliados, desplegó los rangers al frente y los indios al flanco se había quitado el uniforme y las insignias de su rango. Se ató un pañuelo negro alrededor de la cabeza para identificarse, luego esperó con sus rangers tumbados en el suelo a que comenzara la batalla.

Batalla de Wyoming (3 de junio de 1.778. Los rangers de John Butler esperando a los norteamericanos para tenderlos una trampa. Autor Mark Maritato

Los estadounidenses avanzaron hasta 600 metros de la línea británica cuando comenzaron a disparar. Los rangers permanecieron en silencio tumbados en el suelo hasta que los estadounidenses estuvieron a menos de 300 metros de ellos. Los indios comenzaron a atacar a los colonos de la derecha. La compañía del capitán Hewitt había hecho retroceder a este grupo; pero no hasta que el teniente Daniel Gore fue herido y el capitán Robert Drake fue herido de muerte. La derecha estadounidense avanzó más rápidamente.

Los rangers se levantaron del suelo poco después de que los indios comenzaron el ataque a la izquierda estadounidense. Los rangers se retiraron una corta distancia y devolvieron el fuego. Los colonos confundieron eso con la retirada. Fue por esta razón que la derecha tenía unas treinta barras delante de la izquierda. Los soldados a la izquierda, en contacto más cercano con el pantano, fueron repentinamente atacados por los sénecas.

Flanqueado, Denison ordenó capitán Whittlesey retroceder y formar un ángulo con la línea principal. Esperaba que esto protegiera el flanco izquierdo. “La línea occidental fue arrollada y los indios los obligaron a regresar al centro en la retaguardia; y los muchachos campesinos, no acostumbrados a los gritos espeluznantes de los guerreros salvajes, fueron arrojados a una confusión y pánico indescriptibles”.

Las órdenes de los oficiales se habían confundido con la orden de retirarse. Los soldados que huían del ala izquierda arrastraron el centro y el ala derecha. El coronel Dorrance trató de detener el pánico, pero fue derribado y capturado.

Ni Butler ni Denison pudieron detener la huida de sus hombres. Garrett fue muerto y Hewitt mantuvo su parte de la línea. Sus hombres se retiraron ligeramente y respondieron al fuego. Al ver el pánico en la otra línea, se cita a un oficial que le dijo a Hewitt “el día está perdido, mira que los indios están a sesenta varas de nuestra retaguardia, nos retiraremos ……Seré condenado si lo hago” fue su respuesta. “baterista toca”, gritó, mientras intentaba en vano reunir a sus hombres.

En ese momento, una bala lo hirió de muerte, y lo último de la desmoronada línea cedió en una desbandada. Los informes de quienes sobrevivieron indican que pocos hombres fueron muertos en la batalla real.

La batalla duró 45 minutos, en el combate real hubo pocas bajas, la mayoría fueron durante la huida y persecución. Los británicos tuvieron 3 muertos y 8 heridos, de los estadounidenses solo unos 60 milicianos y otros 60 continentales consiguieron huir.

Batalla de Wyoming (3 de julio de 1778). Masacre durante la persecución. Autor Don Troiani

Butler afirmó que su fuerza había tomado 227 cabelleras, quemó 1.000 casas y expulsó a 1.000 reses más muchas ovejas y cerdos. Los indios sénecas se enojaron por las acusaciones de atrocidades que dijeron que no habían cometido, y la milicia tomó las armas después de ser puestos en libertad bajo palabra. Más tarde ese año, Joseph Brant, bajo el mando de Butler, tomó represalias en la masacre del valle Cherry.

Los informes de las masacres de prisioneros y atrocidades en Wyoming enfurecieron al público estadounidense. Después, el coronel Thomas Hartley llegó con su regimiento Continental adicional para defender el valle e intentar cosechar. A ellos se unieron algunas compañías de la milicia, incluida la de Denison, que violó su libertad bajo palabra para unirse a la fuerza.

En septiembre, Hartley y Denison ascendieron a la rama este del Susquehanna con 130 soldados, destruyendo aldeas indias hasta Tioga y recuperando una gran cantidad de botín tomado durante la redada. Lucharon con los indios hostiles y se retiraron cuando se enteraron de que Joseph Brant estaba reuniendo una gran fuerza en Unadilla.

Ataque a German Flatts (17 de septiembre de 1.778)

Cuando asoló los asentamientos en Springfield y Andrustown (actual Jordanville ) en julio, Joseph Brant dejó a los sobrevivientes con advertencias de que German Flatts también serían atacados pronto. El asentamiento de German Flatts (actual Herkimer) había sido fundado en 1.723 por inmigrantes de los palatinados alemanes. El distrito fue defendido por un regimiento de la milicia local bajo el mando del coronel Peter Bellinger. Había dos fuertes principales, el fuerte Dayton y el fuerte Herkimer, a ambos lados del río Mohawk.

Aunque Brant había planeado atacar German Flatts antes de septiembre, la ausencia de John Butler retrasó sus planes. Butler había regresado al fuerte Niagara después de su ataque contra las comunidades del valle de Wyoming en julio, enviando al capitán William Caldwell a Unaquaga para reclutar hombres para la unidad conocida como los rangers de Butler. A principios de septiembre estaba claro que Butler no regresaría a la zona, por lo que Brant y Caldwell lanzaron la expedición con los hombres que tenían. La composición exacta de la fuerza que partió de Unadilla no está clara. Las fuentes generalmente están de acuerdo en que 152 iroqueses, principalmente mohawks, estaban en la fuerza, pero que los lealistas (en la compañía de rangers de Caldwell o en la compañía de voluntarios de Brant ) contaban entre 200 y 300.

Debido a las advertencias recibidas antes de que Brant estaba planeando un ataque, el coronel Bellinger había estado enviando exploradores en dirección a Unadilla para obtener información. El 16 de septiembre, la compañía de Brant abrumó a un grupo de exploración de 9 hombres, matando a unos pocos y dispersando al resto. Uno de los sobrevivientes era Adam Helmer, quien corrió 42 km, su particular Maratón por delante de la fuerza que avanzaba para advertir a German Flatts. El coronel Bellinger hizo una llamada a las armas de su regimiento y envió una petición de ayuda urgente al coronel Jacob Klock para que ayudara a su regimiento, mientras los colonos se refugiaban en los fuertes.

Caldwell, Brant y sus hombres llegaron a German Flatts poco después de la advertencia de Helmer, en la tarde del 16 de septiembre, y comenzaron su ataque a la mañana siguiente. Debido a que los colonos se habían refugiado en los fuertes, no había una oportunidad significativa para que los asaltantes tomaran prisioneros o cueros cabelludos. Se manifestaron ante los fuertes, pero carecían de cañones pesados para asaltarlos adecuadamente. En cambio arrasaron las comunidades a ambos lados del río Mohawk, destruyendo 63 casas, un número similar de graneros, tres molinos y un aserradero. Ahuyentaron a una gran cantidad de caballos, vacas y ovejas, matando a los que no podían llevar con ellos. Los únicos edificios que quedaron en pie fueron los fuertes, un granero, la iglesia y las casas del ministro y algunos lealistas. Más de 700 personas quedaron sin hogar por su destrucción. Debido a la advertencia de Helmer, solo tres estadounidenses fueron muertos. El capitán Caldwell escribió que sus hombres “probablemente habrían matado a la mayoría de los habitantes de German Flatts si no hubieran advertidos de nuestra llegada por uno de los exploradores que entraran y advirtieran sobre nuestro acercamiento, y tal vez hubieran llegado a sus fortalezas”.

El regimiento de Klock llegó cuando los asaltantes se habían ido. La milicia persiguió a los asaltantes, pero no pudieron alcanzarlos. Sin embargo, algunos indios amigos oneidas y tuscaroras aprovecharon la ausencia de Brant de Unadilla para asaltar esa ciudad, liberando a los prisioneros que Brant había tomado mientras se dirigía a German Flatts.

Los estadounidenses lanzaron ataques de represalia a principios de octubre que destruyeron Unadilla y Onaquaga. Brant y el hijo de John Butler, Walter, organizaron una expedición de represalia contra el valla Cherry Valley.

Batalla de Cherry Valley (10 de noviembre de 1.778)

La espeluznante propaganda asociada con las acusaciones contra los sénecas en la masacre del valle de Wyoming, aunque Brant no estaba presente, alimentó entre sus oponentes la visión de él como un oponente particularmente brutal.

Brant luego unió fuerzas con el capitán Walter Butler (el hijo de John Butler), liderando dos compañías de rangers de Butler mandadas por los Capitanes John McDonell y William Caldwell para un ataque contra el importante asentamiento del valle Cherry de Schoharie Creek. Las fuerzas de Butler también incluyeron 300 senecas, probablemente dirigidos por Cornplanter o Sayenqueraghta, y 50 regulares del RI8.

Cuando la fuerza se movió hacia el valle Cherry, Butler y Brant se pelearon por el reclutamiento de Brant de lealistas. Butler estaba descontento con los éxitos de Brant en esa esfera y amenazó con retener las disposiciones de los voluntarios lealistas de Brant. Noventa de ellos terminaron abandonando la expedición, y el propio Brant estaba a punto de hacerlo cuando sus partidarios indios lo convencieron de quedarse. La disputa no sentó bien a las fuerzas indias, y pudo haber socavado la tenue autoridad de Butler sobre ellas.

El valle Cherry tenía una fortaleza empalizada (construida después de la incursión de Brant en Cobleskill) que rodeaba la casa de reunión del pueblo. Estaba guarnecida por 300 soldados del RI7 de Massachusetts del ejército Continental, comandado por el coronel Ichabod Alden.

Alden y su personal fueron alertados el 8 de noviembre a través de espías oneidas de que la fuerza Butler-Brant se estaba moviendo contra el valle Cherry. Sin embargo, no tomó precauciones y continuó ocupando su cuartel general a unos 400 metros del fuerte.

El 10 de noviembre, al final del día, la fuerza de Butler llegó cerca del valle Cherry y estableció un campamento frío (sin fuegos) para evitar ser detectado. El reconocimiento de la ciudad identificó las debilidades de las disposiciones de Alden, y los asaltantes decidieron enviar una fuerza contra el cuartel general de Alden y otra contra el fuerte. Butler obtuvo promesas de los indios de que no dañarían a los no combatientes en un consejo celebrado esa noche.

El 11 de noviembre, el ataque comenzó temprano en la mañana. Algunos indios demasiado ansiosos echaron a perder la sorpresa disparando a los colonos que cortaban madera cerca. Uno de ellos escapó y dio la alarma. Little Beard llevó a algunos de los sénecas a rodear la casa de Wells, mientras que el cuerpo principal rodeaba el fuerte. Los atacantes mataron al menos a 16 oficiales y tropas de los guardias, incluido Alden, que fue cortado mientras huía de la casa de Wells al fuerte.

La mayoría de las fuentes dicen que Alden estaba al alcance de las puertas, solo para detenerse e intentar disparar a un perseguidor, quien pudo haber sido el propio Joseph Brant. Su pistola mojada falló repetidamente y fue muerto por un tomahawk arrojado que lo golpeó en la frente. El teniente coronel William Stacy, segundo al mando, también acuartelado en la casa de Wells, fue hecho prisionero. Loss que atacaron la casa de Wells finalmente lograron entrar, lo que condujo a un combate cuerpo a cuerpo dentro de la casa. Después de matar a la mayoría de los soldados estacionados allí, los sénecas masacraron a todos los que estaban en la casa de Wells, 12 en total.

Masacre de Cherry Valley (10 de noviembre de 1778). Autor Alonzo Chappell, Chicago History Museum

El ataque de los asaltantes al fuerte no tuvo éxito. Al carecer de cañones, no pudieron hacer ningún daño significativo en sus paredes empalizadas. El fuerte estaba custodiado por los lealistas mientras los indios arrasaron el resto del asentamiento.

No quedó una sola casa en pie, y se informó que los sénecas, en busca de venganza, asesinaron a cualquiera que encontraron. Butler y Brant intentaron restringir sus acciones, pero no tuvieron éxito. Brant, en particular, se sintió consternado al saber que varias familias que él conocía bien y que él había contado como amigos se habían llevado la peor parte del alboroto de Séneca.

El valle Cherry se encuentra al sur del río Mohawk y al este del extremo norte del lago Otsego. Unadilla está al suroeste, cerca de donde el río Unadilla se une a Susquehanna. Onaquaga se encuentra un poco más al suroeste, en el Susquehanna.

El teniente William McKendry, un intendente del regimiento del coronel Alden, describió el ataque en su diario: “Inmediatamente se encontraron 442 indios de las Cinco Naciones, 200 tories bajo el mando de un coronel Butler y el capitán Brant; atacaron la sede, mataron al coronel Alden; tomó prisionero al coronel Stacy; atacó el fuerte Alden; después de tres horas se retiró sin éxito de tomar el fuerte. La mayoría de los soldados asesinados habían estado en la casa de Wells”.

El 11 de noviembre, Butler envió a Brant y algunos rangers de regreso a la aldea para completar su destrucción. Los asaltantes tomaron 70 cautivos, muchos de ellos mujeres y niños. Alrededor de 40 de ellos lograron ser liberados por Butler, pero el resto se distribuyó entre las aldeas de sus captores hasta que se intercambiaron. Stacy fue llevado al fuerte Niagara como prisionero de los británicos.

Un jefe mohawk, al justificar la acción en Cherry Valley, escribió a un oficial estadounidense que “ustedes quemaron nuestras casas, lo que nos hace enojar a nosotros y a nuestros hermanos, los indios sénecas, de modo que destruimos hombres, mujeres y niños en Chervalle”. Los sénecas declararon que ya no serían acusados falsamente, ni lucharían contra el enemigo dos veces.

Butler informó que “a pesar de mis mayores precauciones y esfuerzos para salvar a las mujeres y los niños, no pude evitar que algunas de ellas fueran víctimas infelices de la furia de los salvajes”, pero también que pasó la mayor parte de su tiempo custodiando el fuerte durante la redada.

El gobernador de Quebec, Frederick Haldimand, estaba tan molesto por la incapacidad de Butler para controlar sus fuerzas que se negó a verlo, y escribió que “tal venganza indiscriminada tomada incluso contra el traicionero y cruel enemigo contra el que se enfrentan es inútil y de mala reputación para ellos mismos, ya que es contrario a las disposiciones y máximas del Rey cuya causa están luchando”. Butler continuó insistiendo en escritos posteriores de que no tenía la culpa de los acontecimientos del día.
La violenta guerra fronteriza de 1.778 provocó llamamientos para que el ejército Continental tomara medidas. El valle Cherry, junto con las acusaciones de asesinato de no combatientes en Wyoming, ayudó a allanar el camino para el lanzamiento de la expedición Sullivan de 1.779, encargada por el comandante en jefe general George Washington y dirigida por el mayor general John Sullivan.

La expedición destruyó más de 40 aldeas iroquesas en sus tierras del centro y oeste de Nueva York y llevó a las mujeres y los niños a los campos de refugiados en el fuerte Niagara. Sin embargo, no pudo detener la guerra fronteriza, que continuó con renovada severidad en 1.780.

Expedición de Rogers Clark en 1.788

Preparación de la expedición

En 1.777, George Rogers Clark era virginiano de 25 años de la milicia del condado de Kentucky. Clark creía que podría terminar con las incursiones en Kentucky capturando los puestos británicos en el país de Illinois y luego moviéndose contra Detroit. En abril de 1.777, Clark envió dos espías al país de Illinois. Regresaron después de dos meses e informaron que el fuerte en Kaskaskia no estaba vigilado, que los residentes de habla francesa no estaban muy apegados a los británicos y que nadie esperaba un ataque de Kentucky. Clark escribió una carta al gobernador Patrick Henry de Virginia en la que describió un plan para capturar a Kaskaskia.

Debido a que los colonos de Kentucky carecían de la autoridad, los medios humanos y los suministros para lanzar la expedición ellos mismos, en octubre de 1.777, Clark viajó a Williamsburg a través de Wilderness Road para reunirse con el gobernador Henry, uniéndose a un grupo de unos 100 colonos que salían de Kentucky para evitar las incursiones indias. Clark presentó su plan al gobernador Henry el 10 de diciembre de 1.777. Para mantener el secreto, la propuesta de Clark solo se compartió con un pequeño grupo de virginianos influyentes, incluidos Thomas Jefferson, George Mason y George Wythe. Aunque Henry inicialmente expresó dudas sobre si la campaña era factible, Clark logró ganarse la confianza de Henry y los demás. El plan fue aprobado por los miembros de la Asamblea General de Virginia, a quienes solo se les dieron detalles vagos sobre la expedición. Públicamente, Clark fue autorizado a reclutar hombres para la defensa de Kentucky. En un conjunto secreto de instrucciones del gobernador Henry, Clark recibió instrucciones de capturar a Kaskaskia y luego proceder como creyera conveniente.

Expedición de Rogers Clark en 1788. Preparación de la expedición, reclutamiento de hombres.

El gobernador Henry comisionó a Clark como Tcol en la milicia de Virginia y lo autorizó a reunir 7 compañías de la milicia, cada una con unos 50 hombres. Esta unidad, más tarde conocida como el regimiento de Illinois, era parte de las milicas del Estado de Virginia y, por lo tanto, no era parte del ejército Continental. Los hombres fueron reclutados para servir durante tres meses, después de que llegaran a Kentucky. Para mantener el secreto, Clark no le dijo a ninguno de sus reclutas que el propósito de la expedición era invadir el país de Illinois. Para reclutar hombres y comprar suministros, Clark recibió 1.200 £ en moneda continental.

Clark estableció su cuartel general en Redstone Old Fort en el río Monongahela, mientras que tres de los asociados de Clark de la guerra de Dunmore, Joseph Bowman, Leonard Helm y William Harrod, comenzaron a reclutar hombres. Clark encargó al capitán William Bailey Smith como mayor, y le dio 150 £ para reclutar cuatro compañías en el valle del río Holston y luego encontrarse con Clark en Kentucky.

Por una variedad de razones, Clark no pudo reuni los 350 hombres autorizados para el regimiento de Illinois. Sus reclutadores tuvieron que competir con reclutadores del ejército Continental y de otras unidades de la milicia. Algunos creían que Kentucky estaba escasamente habitada para justificar el desvío de efectivos, y recomendaron que se evacuara en lugar de defenderse. Los colonos en el valle de Holston estaban más preocupados por los cherokees al sur que por los indios al norte de Ohio, y eran reacios a alistarse en operaciones al norte. Aunque algunos residentes de Pensilvania se alistaron en el regimiento de Illinois, la larga disputa de límites entre Pensilvania y Virginia significó que pocos residentes de Pennsylvania se ofrecieron como voluntarios para lo que se percibía como una campaña para proteger el territorio de Virginia.

Viaje de Clark por el valle del Ohio

Después de repetidas demoras para dar tiempo a que más hombres se unieran, Clark salió de Redstone en barco el 12 de mayo de 1.778, con cerca de 150 reclutas, organizados en tres compañías bajo los capitanes Bowman, Helm y Harrod. Clark esperaba reunirse con 200 hombres de Holston al mando del capitán Smith en las cataratas del Ohio en Kentucky. Viajando con los hombres de Clark había unas 20 familias que iban a establecerse en Kentucky.

En el viaje por el río Ohio, Clark y sus hombres recogieron suministros en los fuertes Pitt y Henry que fueron proporcionados por el general Edward Hand, comandante del departamento occidental del ejército Continental. Llegaron al fuerte Randolph (Point Pleasant, Virginia Oeste) poco después de haber sido atacado por una partida de guerra india. El comandante de la fortaleza pidió la ayuda de Clark para perseguir a los asaltantes, pero Clark se negó, creyendo que no podía perder el tiempo.

Cuando se acercaba a las cataratas del Ohio, Clark se detuvo en la desembocadura del río Kentucky y envió un mensaje río arriba al comandante Smith, diciéndole que era hora de reunirse. Clark pronto se enteró, sin embargo, que de las cuatro compañías prometidas de Smith, solo había una compañía parcial bajo un capitán Dillard había llegado a Kentucky. Por lo tanto, Clark envió un mensaje al coronel John Bowman, el oficial superior de la milicia en Kentucky, solicitando que el coronel enviara a los hombres de Dillard y cualquier otro recluta que pudiera encontrar a las cataratas.

La pequeña flotilla de Clark llegó a las cataratas del Ohio el 27 de mayo. Estableció un campamento base en una pequeña isla en medio de los rápidos, más tarde conocida como Corn Island. Cuando los reclutas adicionales de Kentucky y Holston finalmente llegaron, Clark agregó a 20 de estos hombres a su fuerza y envió a los demás de regreso a Kentucky para ayudar a defender los asentamientos. Los nuevos reclutas fueron colocados en una compañía bajo el capitán John Montgomery. En la compañía de Montgomery había un explorador llamado Simon Kenton, que se convertiría en un legendario hombre de la frontera de Kentucky. En la isla, Clark reveló que el verdadero propósito de la expedición era invadir el país de Illinois. La noticia fue recibida con entusiasmo por muchos, pero algunos de los hombres de Holston desertaron esa noche; siete u ocho fueron atrapados y llevados de regreso, pero otros escaparon de la captura y regresaron a sus hogares.

Mientras Clark y sus oficiales instruían a las tropas en preparación para la expedición de Kaskaskia, las familias que habían viajado con el regimiento río abajo de Ohio se establecieron en la isla y plantaron una cosecha de maíz. Estos colonos se trasladaron al continente al año siguiente, fundando el asentamiento que se convirtiría en Louisville. Mientras estaba en la isla, Clark recibió un mensaje importante de Pittsburgh: Francia había firmado untTratado de Alianza con los Estados Unidos. Clark esperaba que esta información fuera útil para asegurar la lealtad de los habitantes canadienses del país de Illinois.

Expedición de Rogers Clark en 1788. Ruta seguida

Ocupación del país de Illinois

Clark y sus hombres partieron de Corn Island el 24 de junio de 1.778, dejando atrás a siete soldados que no se consideraron lo suficientemente resistentes para el viaje. Estos hombres se quedaron con las familias en la isla y guardaron las provisiones almacenadas allí. La fuerza de Clark contaba con unos 175 hombres, organizados en cuatro compañías bajo los capitanes Bowman, Helm, Harrod y Montgomery. Pasaron sobre las aguas blancas de las cataratas durante un eclipse solar total, que algunos de los hombres consideraron un buen augurio.

El 28 de junio, el regimiento de Illinois llegó a la desembocadura del río Tennessee, donde desembarcaron en una isla y se prepararon para la etapa final del viaje. Normalmente, los viajeros que iban a Kaskaskia continuarían hasta el río Mississippi y luego remarían río arriba hasta el pueblo. Como Clark esperaba tomar a Kaskaskia por sorpresa, decidió llevar a sus hombres a través de lo que ahora es el extremo sur de Illinois y acercarse a la aldea por tierra, un viaje de aproximadamente 90 km. Los hombres de Clark capturaron un bote de cazadores estadounidenses liderados por John Duffquien había estado recientemente en Kaskaskia. Proporcionaron a Clark inteligencia sobre la aldea y acordaron unirse a la expedición como guías. Esa noche, Clark y sus tropas desembarcaron sus barcos en el lado norte del río Ohio, cerca de las ruinas del fuerte Massac, un fuerte francés abandonado después de la Guerra Franco-India (cerca de la actual Metrópolis, Illinois).

Expedición de George Rogers Clark en 1778. Ruta para tomar Kaskaskia. Autor George I. Parriel

Los hombres marcharon 80 km a través del bosque antes de emerger en la pradera. Cuando un guía anunció que estaba perdido, Clark sospechó de una traición y amenazó con matar al hombre a menos que encontrara el camino. El guía recuperó el rumbo y la caminata se reanudó. Llegaron a las afueras de Kaskaskia la noche del 4 de julio. Pensando que habrían llegado antes, los hombres habían llevado solo cuatro días de raciones; habían pasado sin comida durante los dos últimos días de una marcha de seis días. Escribió Joseph Bowman “En nuestra condición de hambre, decidimos por unanimidad tomar la ciudad o morir en el intento”.

Cruzaron el río Kaskaskia alrededor de la medianoche y rápidamente aseguraron la ciudad sin realizar un disparo. En el fuerte Gage, los virginianos capturaron a Rocheblave, que estaba durmiendo en su cama cuando los estadounidenses irrumpieron en el fuerte ligeramente vigilado.

Expedición de Rogers Clark en 1788. Toma del fuerte Cage. El gobernador Rocheblave es sorprendidon en la cama con su esposa. Autor Edward Mason 1895)

A la mañana siguiente, Clark trabajó para asegurar la lealtad de la gente del pueblo, una tarea facilitada porque Clark trajo noticias de la alianza franco-americana. Se pidió a los residentes que juraran lealtad a Virginia y los Estados Unidos. El padre Pierre Gibault, el sacerdote del pueblo, fue conquistado después de que Clark le aseguró que la Iglesia Católica estaría protegido por las leyes de Virginia. Rocheblave y varios otros considerados hostiles hacia los estadounidenses fueron mantenidos como prisioneros y luego enviados a Virginia.

Clark pronto extendió su autoridad a los asentamientos franceses cercanos. En la tarde del 5 de julio, el capitán Bowman fue enviado con 30 hombres montados, junto con algunos ciudadanos de Kaskaskia, para asegurar Prairie du Rocher, Saint Philippe y Cahokia. Las ciudades no ofrecieron resistencia, y en 10 días más de 300 personas habían hecho el juramento de lealtad estadounidense.

Cuando Clark dirigió su atención a Vincennes, el padre Gibault se ofreció a ayudar. El 14 de julio, Gibault y algunos compañeros salieron a caballo hacia Vincennes. Allí, la mayoría de los ciudadanos acordaron prestar juramento de lealtad, y la milicia local acuartelaba el fuerte Sackville. Gibault regresó a Clark a principios de agosto para informar que Vincennes había sido conquistado y que la bandera estadounidense ahora ondeaba en el fuerte Sackville. Clark envió al capitán Helm a Vincennes para tomar el mando de la milicia canadiense.

Hamilton retoma Vincennes

En Detroit, Henry Hamilton se enteró de la ocupación de Clark en el país de Illinois a principios de agosto de 1.778. Decidido a retomar Vincennes, Hamilton reunió a unos 30 soldados británicos, 145 milicianos canadienses y 60 indios bajo Egushawa, el influyente líder de la guerra de Odawa. El capitán Normand MacLeod, de la milicia voluntaria de Detroit, encabezó un grupo avanzado de milicianos. El 7 de octubre, el contingente principal de Hamilton comenzó el viaje de más de 480 km a Vincennes. Bajando por el Wabash, se detuvieron en Ouiatanon y reclutó a indios que habían declarado lealtad a los estadounidenses después de la ocupación de Clark del país de Illinois. Cuando Hamilton entró en Vincennes el 17 de diciembre, tantos indios se habían unido a la expedición que su fuerza había aumentado a 500 hombres. Cuando Hamilton se acercó al fuerte Sackville, la milicia canadiense bajo el mando del capitán Helm desertó, dejando que el comandante estadounidense y algunos soldados se rindieran. La gente del pueblo rápidamente renunció a su lealtad a los Estados Unidos y renovó sus juramentos al rey Jorge.

Después de la reconquista de Vincennes, la mayoría de los indios y la milicia de Detroit se fueron a casa. Hamilton se instaló en el fuerte Sackville, durante el invierno, con una guarnición de unos 90 soldados, planeando retomar las ciudades restantes de Illinois, a lo largo del río Mississippi, en la primavera.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-05-29. Última modificacion 2020-05-29.
Valora esta entrada