Siglo XVIII Guerra Franco-India (1.754-63) Operaciones 1.757
Operaciones 1.757

Batalla de las Raquetas de Nieve o de Snowshoes (29 de enero de 1.757)

En el invierno de 1.757, Rogers y varias compañías de sus rangers (guardabosques) estaban estacionados en el fuerte William Henry en el extremo sur del lago George y en en el fuerte Edward en el alto Hudson.

Estos fuertes estaban guarnecidos por elementos de los RI44 y RI48, y formaron la frontera entre la provincia británica de Nueva York y la provincia francesa de Canadá.

El capitán Rogers dirigió una expedición de exploración desde el fuerte Edward el 15 de enero, deteniéndose en el fuerte William Henry para adquirir provisiones, raquetas de nieve y soldados adicionales. La compañía partió de fuerte William Henry el 17 de enero con 86 hombres, con la misión de observar la actividad francesa y, si era posible, tomar prisioneros que pudieran proporcionar más información, dirigiéndose al lago George que estaba congelado. Al día siguiente, 12 hombres volvieron debido a las heridas producidas por la marcha. Los hombres restantes continuaron hacia el norte, llegando al lago Champlain en un punto entre los fuertes Carillon y Saint-Frédéric el 21 de enero. Descubrieron un trineo que se movía en el lago hacia el fuerte Saint-Frédéric, por lo que Rogers envió al teniente John Stark y algunos hombres para interceptarlo. Sin embargo, se detectaron más trineos y que vieron a los hombres de Stark antes de que pudieran retirarse al bosque, el ataque se produjo demasiado pronto y los trineos se volvieron hacia el fuerte Carillon. Los británicos lo persiguieron, pero la mayoría de los franceses escaparon. Rogers logró tomar 3 trineos y hacer 7 prisioneros.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-las-raquetas-de-nieve-o-de-snowshoes-21-de-enero-de-1757--la-retaguardia-de-los-rangers-disparando-contra-los-perseguidores-franceses.png 998w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-las-raquetas-de-nieve-o-de-snowshoes-21-de-enero-de-1757--la-retaguardia-de-los-rangers-disparando-contra-los-perseguidores-franceses-300x261.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-las-raquetas-de-nieve-o-de-snowshoes-21-de-enero-de-1757--la-retaguardia-de-los-rangers-disparando-contra-los-perseguidores-franceses-768x668.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-las-raquetas-de-nieve-o-de-snowshoes-21-de-enero-de-1757--la-retaguardia-de-los-rangers-disparando-contra-los-perseguidores-franceses-100x87.png 100w
Batalla de las Raquetas de Nieve o de Snowshoes (21 de enero de 1757). La retaguardia de los rangers disparando contra los perseguidores franceses

Al interrogar a los prisioneros, Rogers se enteró a guarnición del fuerte Carillon contaba con unos 350 regulares, 200 milicianos y unos 45 indios, y que había otros 600 regulares en el fuerte Saint-Frédéric. La pequeña fuerza de Rogers estaba claro que estaban en medio del nido de avispas, y preocupado porque los trineos escapados darían la alarma, Rogers inmediatamente ordenó el regreso a su último campamento. Su consejo desaprobó el regreso por la misma ruta (una violación de las pautas de Rogers), pero las anuló, citando la necesidad de velocidad y la nieve profunda. A primera hora de la tarde habían regresado a su campamento, encendieron fuegos para ayudar a secar sus mosquetes y sus ropas empapados por la llovizna que había estado cayendo durante algún tiempo, descansaron y se dirigieron hacia el sur.

El señor de Rouilly era el jefe del convoy de suministros que Rogers había interceptado, regresó al fuerte Carillon y alertó a Paul-Louis de Lusignan, el comandante del fuerte. Según el informe de Lusignan, envió de inmediato un grupo de unos 90 regulares del RI Languedoc bajo el mando de capitán de Basserode, acompañado por unos 90 milicianos e indios canadienses. Los indios eran ottawas bajo el mando de Charles Michel de Langlade, uno de los líderes franco-indios en la batalla de Braddock en 1.755.

Los hombres de Rogers entraron en una emboscada. Los británicos tuvieron la suerte de que muchos de los mosquetes franceses fallaron debido a la pólvora húmeda, ya que la sorpresa había sido casi completa. El teniente Stark, que estaba al mando de la retaguardia de la columna de Rangers, estableció una línea defensiva en una pendiente con algunos de sus hombres, desde la cual hicieron fuego de cobertura mientras los demás se retiraban beneficiándose de sus raquetas de nieve. Cuando se retiraban, Rogers ordenó que mataran a sus cautivos para que sus hombres pudieran moverse más libremente.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-las-raquetas-de-nieve-o-de-snowshoes-21-de-enero-de-1757--despues-de-haber-emboscado-unos-trineos-franceses-los-rangers-fueron-emboscados-por-los-franceses.png 1020w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-las-raquetas-de-nieve-o-de-snowshoes-21-de-enero-de-1757--despues-de-haber-emboscado-unos-trineos-franceses-los-rangers-fueron-emboscados-por-los-franceses-300x226.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-las-raquetas-de-nieve-o-de-snowshoes-21-de-enero-de-1757--despues-de-haber-emboscado-unos-trineos-franceses-los-rangers-fueron-emboscados-por-los-franceses-768x578.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-las-raquetas-de-nieve-o-de-snowshoes-21-de-enero-de-1757--despues-de-haber-emboscado-unos-trineos-franceses-los-rangers-fueron-emboscados-por-los-franceses-100x75.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-las-raquetas-de-nieve-o-de-snowshoes-21-de-enero-de-1757--despues-de-haber-emboscado-unos-trineos-franceses-los-rangers-fueron-emboscados-por-los-franceses-320x240.png 320w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-las-raquetas-de-nieve-o-de-snowshoes-21-de-enero-de-1757--despues-de-haber-emboscado-unos-trineos-franceses-los-rangers-fueron-emboscados-por-los-franceses-160x120.png 160w
Batalla de las Raquetas de Nieve o de Snowshoes (21 de enero de 1757). Después de haber emboscado unos trineos franceses, los rangers fueron emboscados por los franceses. El propio Rogers fue herido y fue rodeado, consiguiendo escapar al caer la obscuridad. Autor Gary Zaboly

La lucha duró varias horas y terminó después del atardecer, cuando ninguno de los bandos podía ver al otro. Rogers resultó herido dos veces durante la batalla, una en la cabeza y otra en la mano. Los franceses informaron que estaban en desventaja, ya que no tenían raquetas de nieve y tenían la nieve hasta las rodilla. Una vez que la oscuridad se estableció, Rogers y sus sobrevivientes se retiraron a unos 10 km al lago George, donde envió a Stark con dos hombres al fuerte William Henry para recibir ayuda.

El 23 de enero, Rogers regresó al fuerte William Henry con 48 soldados sanos y 6 heridos, sus pérdidas habían sido 14 muertos y 6 desaparecidos.
Los franceses tuvieron 11 muertos y 27 heridos, de los cuales tres murieron más tarde, pero capturaron 3 ingleses. Bougainville interrogó a algunos de los hombres capturados durante la batalla. Aprendió de ellos la disposición de los hombres y los materiales desde Albany hasta el fuerte William Henry. Otros británicos capturados terminaron como esclavos de los indios. Thomas Brown, quien publicó un folleto que describía vívidamente su cautiverio, pasó casi dos años en la esclavitud, viajando hasta el río Mississippi antes de llegar a Albany en noviembre de 1.758.

Primer asedio Francés del fuerte Wiliam Henry (marzo de 1.757)

Al comienzo del invierno, los comandantes franceses habían formado el plan para asaltar el fuerte William Henry con una fuerza de unos 1.500 hombres. Por consiguiente, en enero, Vaudreuil, gobernador de Canadá, ordenó al señor de Rigaud, gobernador de Trois-Rivières, que tomara el mando de la pequeña fuerza reunida en el fuerte Saint-Jean y atacara a el fuerte William Henry. Rigaud tenía al señor de Longueuil, como segundo al mando, y al señor Dumas, capitán de una Cía franca de la Marina. Su fuerza se componía de:

  • 250 regulares franceses bajo el señor de Poulariez, capitán de los granaderos del RI Royal Roussillon con 5 piquetes 50 hombres (RI La Sarre, RI Royal, RI Languedoc, RI Béarn, y granaderos).
  • 300 hombres de las compañías francas de la Marine (6 Cías).
  • 600 milicianos canadienses (16 Cías).
  • 50 voluntarios de Montreal bajo el señor Dufy de Sauniée.
  • 300 indios abenakis y caughnawagas.

Se suponía que la expedición debía partir en enero, pero el gobernador Vaudreuil estaba gravemente enfermo y finalmente se retrasó hasta finales de febrero.

El 20 de febrero, iniciaron el movimiento en 4 columnas separadas por un día. Después de una marcha a menudo interrumpida por el mal tiempo, cada columna llegó sucesivamente al fuerte Saint-Frédéric.

Para el 5 de marzo, las cuatro columnas habían pasado por el fuerte Saint-Frédéric. El 9 de marzo, la expedición llegó al fuerte Carillon, permanecieron allí durante otros seis días debido al mal tiempo y porque las raciones para la fuerza de ataque todavía estaban siendo preparadas. Rigaud recolectó 300 escalas construidas para la expedición, y se le unió el capitán François-Marc-Antoine le Mercier, oficial superior de artillería e ingeniería, que preparó una gran cantidad de combustibles para ser utilizados contra el fuerte William Henry.

El 16 de marzo, 100 indios partieron al amanecer para reconocer. Detrás el pequeño ejército francés cruzó el puerto para llegar al lago Saint-Sacrement (actual lago George) desde el lago Champlain.

El 18 de marzo, a las 07,00 horas el ejército francés estaba a 6 km del fuerte George, cubierto por una montaña. Los exploradores informaron que solo había una pequeña sección del fuerte accesible por escalas y, considerando la actividad en el interior del fuerte, los británicos estaban al tanto de su llegada. Rigaud decidió que si podían sorprender a la guarnición, intentaría tomar el fuerte, pero si era descubierto, se concentraría en destruir las trabajos exteriores y los barcos.

El fuerte William Henry había sido construido en 1.755 bajo la supervisión del capitán William Eyre del RI44. Era un pequeño fuerte de planta cuadrada de unos 100 metros de lado, con bastiones en las esquinas. Los bastiones se completaron a mediados de noviembre de 1.755, pero solo dos de los barracones más grandes se construyeron antes de fin de año. En 1.756, se construyeron los cuarteles este y oeste, que también incluían cuartos subterráneos.

La guarnición del fuerte William Henry y el fuerte George, incluidos los rangers, consistía en 346 hombres (5 Cías del RI 44).

Rigaud destacó a los señores Poulariez, Dumas y Lemercier con franceses e indios para reconocer el fuerte desde una altura que se eleva sobre él a unos 2 km.

Durante la noche del 19 al 20 de marzo, se volvió a escuchar a los franceses en el hielo, acercándose como para un asalto. Los británicos dispararon sus armas hacia el sonido, haciéndolos retroceder nuevamente. Luego, los franceses intentaron prender fuego a dos balandras y a una gran cantidad de barcos en la orilla, pero sus maricones se habían hecho con madera húmeda y quemaron solo unos pocos barcos. Una partida salió del fuerte para salvarlos, pero ya era demasiado tarde.

Al mediodía del domingo 20 de marzo, los franceses salieron del bosque y marcharon a través del hielo, llevando sus escalas. También se envió un destacamento de indios para bloquear el camino al fuerte Edward. El ejército francés hizo acopio de madera seca. Algunos franceses avanzaron, ondeando una bandera roja. Un oficial británico con unos pocos hombres fue a su encuentro y llevó a Le Mercier, jefe de la artillería canadiense, con los ojos vendados al fuerte con un mensaje de Rigaud. Le Mercier invitó al mayor Eyre, comandante del puesto, a abandonar el lugar pacíficamente, prometiendo los términos más favorables y amenazando con un asalto general y una masacre en caso de rechazo. Eyre dijo que debía defender el fuerte hasta el final; y le envió, nuevamente con los ojos vendados, de regreso. Rigaud utilizó estas negociaciones como una distracción mientras buscaba un lugar de desembarco adecuado para usar en la próxima campaña. Toda la fuerza francesa avanzó, como para asaltar las obras, y la guarnición se preparó para recibirlas. No hubo mas que fuego de fusilería, al que los británicos no respondieron.

Durante la noche del 20 al 21 de marzo, los franceses pudieron encender varios incendios. La compañía de voluntarios quemó más de 300 bracos y tres balandras esa noche. Los británicos respondieron con solo unos pocos disparos de cañón y bombas. También se quemó un cobertizo lleno de ropa, armas y equipo junto con la leña para la guarnición. Antes de la mañana, todo alrededor del fuerte William Henry estaba en llamas. Si hubiera habido viento, el fuerte mismo podría haberse incendiado, pero esa noche no hubo viento ni los siguientes.

A las 10 de la mañana del 21 de marzo, los incendios habían disminuido y comenzó una espesa nevada que duró todo el día y toda la noche siguiente, hasta que el suelo y el hielo se cubrieron a una profundidad de un metro o más.

Durante la noche del 21 al 22 de marzo, las operaciones continuaron con muy mal tiempo. La nieve derretida y una fuerte tormenta hicieron imposible encender fuego. La última balandra tenía su bauprés junto uno de los bastiones del fuerte, era la balandra más grande el Lord Laudon en construcción y casi lista, el comandante francés dio mucha importancia a su destrucción. Renovó sus intentos a pesar del frío reinante y de los repetidos consejos de los indios.

En consecuencia, en la mañana del martes 22 de marzo, un grupo de 20 voluntarios franceses al mando del señor Wolf de los regulares hizo un audaz intento de quemar la balandra restante, con varios cobertizos grandes llenos de suministros, el hospital, el viejo alojamiento que tenía 17 casas, un gran almacén llena de vigas de construcción, un aserradero y varias casas agrupadas debajo del fuerte. Dos galeras (de 28 a 30 remos) eran los objetivos finales de la expedición. Todas esos objetivos estaban cerca del fuerte. Habían sido dispuestos de esa manera para protegerlos con fuego de mosquete.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/primer-asedio-frances-del-fuerte-william-henry-1757--noche-del-22-al-23-de-marzo-un-grupo-frances-se-acerca-a-la-balandra-lord-laudon-y-la-incendian-1024x681.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/primer-asedio-frances-del-fuerte-william-henry-1757--noche-del-22-al-23-de-marzo-un-grupo-frances-se-acerca-a-la-balandra-lord-laudon-y-la-incendian-300x200.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/primer-asedio-frances-del-fuerte-william-henry-1757--noche-del-22-al-23-de-marzo-un-grupo-frances-se-acerca-a-la-balandra-lord-laudon-y-la-incendian-768x511.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/primer-asedio-frances-del-fuerte-william-henry-1757--noche-del-22-al-23-de-marzo-un-grupo-frances-se-acerca-a-la-balandra-lord-laudon-y-la-incendian-100x67.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/primer-asedio-frances-del-fuerte-william-henry-1757--noche-del-22-al-23-de-marzo-un-grupo-frances-se-acerca-a-la-balandra-lord-laudon-y-la-incendian.png 1500w
Primer asedio francés del fuerte William Henry 1757. Noche del 22 al 23 de marzo un grupo francés se acerca a la balandra Lord Laudon y la incendian. Los británicos disparan sobre ellos. Autor Graham Turner para Osprey

La nochw del 22 al 23 de marzo, los centinelas del fuerte dieron la alerta en el bastión del noreste , descubriendo el primer intento francés, que fue rechazado. Un intento posterior, justo después medianoche, se encontró con éxito cuando los asaltantes lograron refugiarse detrás de una gran pila de leña sin ser descubiertos antes de apresurarse hacia la balandra. Los centinelas no pudieron verlos hasta que la incendiaron, y pudieron disparar.

La audacia del señor de Rigaud probablemente sorprendió al comandante británico o éste finalmente decidió sacrificar las obras externas. Los franceses incendiaron los edificios exteriores y luego se retiraron dejando cinco soldados muertos, y un oficial y un indio resultaron heridos.

El 23 de marzo, el ejército francés levantó el campamento para regresar a Carillon.

El 27 de marzo, el Tcol George Monro llegó al fuerte William Henry con una fuerza que consta de 5 Cías del RI3 de Otway. Este nuevo contingente reemplazó a la antigua guarnición (5 Cías del RI44 de Abercromby.

La flota británica en el lago George había sido destruida junto con sus suministros. Esto impidió la ofensiva británica planificada durante mucho tiempo en esa zona.

Batalla de Sabbath Day Point (23 de julio de 1.757)

Tras la retirada de los franceses del fuerte William Henry, la destrucción de tantos barcos paralizó la capacidad del Tcol Monro de organizar partidas de reconocimiento más arriba en el lago para evaluar los movimientos franceses e indios. Junto con la pérdida de los barcos, la escasez de mano de obra y los soldados «ignorantes e indisciplinados» hicieron que patrullar y explorar fuera de los muros protectores del fuerte William Henry fuera bastante precario para Monro y no pudo enviar suficientes exploradores.

A lo largo de la primavera y principios del verano, los indios, espoleados por las recompensas francesas de brandy, armas, municiones y ropa, participaron en asaltos desde el fuerte Carillon al sur hacia el fuerte William Henry, secuestrando y matando a cualquiera que se atreviera a aventurarse más allá de las paredes protectoras del fuerte. Aunque estaba ansioso de información, Monro podía hacer poco para responder a las redadas indias u obtener inteligencia sobre los movimientos franceses hasta que llegaran suficientes refuerzos. También se movió lentamente para reconstruir los edificios o barcos destruidos por los franceses meses antes. En junio, finalmente llegaron refuerzos cuando las unidades provinciales y de milicias de Nueva York, Nueva Jersey y Nueva Hampshire fueron enviadas desde el fuerte Edward por el general Daniel Webb.

Desesperado por la información y entonces recién reforzado, Monro decidió actuar.

Monro, un oficial prácticamente sin experiencia en batalla, decidió arriesgarse a un reconocimiento. Su plan era reunir todos los botes disponibles, embarcar unos 350 hombres (300 del propio regimiento de Parker, el RI Nueva Jersey conocido como los Jersey Blues, y unos 50 hombres del RI de Nueva York), y enviarlos al norte por el lago a una zona controlada por un enemigo del que sabía muy poco. Para mandar esta fuerza, Monro eligió al coronel John Parker de la recién llegada unidad de Jersey Blues. Se decidió que la flotilla desembarcara a los hombres del coronel Parker en Sabbath Day Point, situado aproximadamente a 32 km al norte del fuerte William Henry en el lado oeste del lago George. El 20 de julio, una partida de avanzada de tres barcos partió hacia el punto, con la fuerza principal de Parker saliendo en las horas previas al amanecer del 21 de julio. El paso de los primeros tres barcos fue visto por los exploradores franceses. Al recibir esta noticia, el alférez Charles-Michel Mouet de Langlade, hijo de un padre canadiense y una madre de ottawa, de las compañías francas de la Marina, salió a tratar de emboscarlos a la cabeza de unos 300 hombres, principalmente indios ottawas, con algunas milicias.

Al final de su primer día en el lago, la flotilla principal de Parker había pasado con seguridad a través de los numerosos canales e islas de una sección difícil del lago conocida como los Narrows. Una vez despejada y en aguas abiertas, Parker ordenó que se detuvieran para pasar la noche en una isla cercana. Pero mientras los hombres de Parker no vieron señales de su enemigo, un barco explorador francés los vio e informó. Tan pronto como esta noticia llegó al campamento al fuerte Carillon, un oficial canadiense, de Corbière, dirigió otra partida de 450 hombres, casi todos indios, y se unió a Langlade para planear una emboscada. Las fuerzas se ocultaron cerca de Sabbath Day Point, un promontorio en el lado oeste del lago.

En la oscuridad del 23 de julio, antes del amanecer, los tres barcos británicos de avanzada llegaron desde el lago. A medida que desaparecían alrededor de Sabbath Day Point, observaban a los indios lanzar sus canoas y rápidamente los rodearon y los capturaron. Un rápido interrogatorio de los prisioneros reveló que el cuerpo principal lo seguiría en breve. Los indios se ocultaron una vez más y esperaron, después de haber tripulado los tres barcos capturados para actuar como señuelo. Cuando los botes británicos se abrieron paso más allá del Sabbath Day Point, vieron los tres botes cerca de la orilla y se dirigieron hacia ellos. Mientras lo hacían, los indios escondidos a lo largo de la orilla abrieron fuego. Los hombres de Parker se volvieron cuando los indios se lanzaron al agua con sus canoas en su búsqueda. Pero otros aparecieron detrás de la flotilla de Parker para cerrar la trampa. Solo cuatro barcos lograron atravesar el cordón y volver al fuerte William Henry.

Para los demás, su peor de las pesadillas estaba a punto de hacerse realidad. Algunos provinciales abrieron fuego, pero en su pánico desperdiciaron sus disparos; los indios estaban entre ellos. Algunos saltaron a los barcos británicos blandiendo sus hachas de guerra; otros los volcaron, arrojando a los aterrorizados soldados a las frías aguas del lago. Algunos se dirigieron a la orilla, pero encontraron poco respiro allí. Bougainville registró que «los indios saltaron al agua y los lancearon como peces … Los ingleses, aterrorizados por los disparos, la vista, los gritos y la agilidad de estos monstruos, se rindieron casi sin disparar«.

Para cuando la ansia inicial de sangre de los atacantes había disminuido, tal vez un centenar de hombres de Parker habían sido disparados, apuñalados o ahogados.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-sabbath-day-point-23-de-julio-de-1-757--destruccion-del-regimiento-jersey-blues-1024x607.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-sabbath-day-point-23-de-julio-de-1-757--destruccion-del-regimiento-jersey-blues-300x178.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-sabbath-day-point-23-de-julio-de-1-757--destruccion-del-regimiento-jersey-blues-768x456.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-sabbath-day-point-23-de-julio-de-1-757--destruccion-del-regimiento-jersey-blues-100x59.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-sabbath-day-point-23-de-julio-de-1-757--destruccion-del-regimiento-jersey-blues.png 1256w
Batalla del Sabbath Day Point (23 de julio de 1.757). Destrucción del regimiento Jersey Blues del coronel John Parker. Autor Mark Churms. Fuente www.markchurms.com.

Entonces volvieron su atención al arresto de prisioneros y tal vez otros 150 fueron capturados y conducidos a los campamentos indios en el extremo norte del lago. Pero ese no fue el final de las pesadillas de los cautivos. El padre Pierre Roubaud, un misionero jesuita en Abenaki, registró que más tarde ese día los indios jubilosos estaban borrachos con ron descubierto en los barcos británicos. Encontró un grupo de ottawas reunidos alrededor de una fogata. Habiendo matado a uno de sus prisioneros, lo estaban cocinando en una olla y “tomando grandes cucharadas de ese detestable caldo … Lo más triste fue que habían colocado cerca de ellos unos diez ingleses, para ser espectadores de su infame comida”.

Solo alrededor de 100 de la expedición escaparon, incluido el coronel Parker, y regresaron al William Henry en la tarde del 24 de julio. Allí deleitaron a su audiencia horrorizada con historias impactantes sobre el ataque y su dramática fuga. Lejos hacia el norte, los franceses celebraron su aplastante victoria, una lograda al costo insignificante de solo cuatro hombres heridos. Esa noche, a las 10 de la noche, Webb recibió informes de la emboscada. La decisión de Monro de ordenar el reconocimiento lo enfureció; se quejó a Loudoun de que siguiera adelante “sin que yo supiera nada del asunto hasta demasiado tarde para evitarlo”.

Los franceses sacaron provecho de la victoria y enviaron dos fuerzas al sur de Carillon, una en el lago George y otra cortando el denso bosque en el lado oeste del lago. Con la derrota en Sabbath Day Point, ambos cuerpos encontraron poca resistencia británica. Su objetivo era el fuerte William Henry. En la mañana del 3 de agosto, los franceses descendieron por el lago y se deslizaron a la vista de los británicos. La batalla del fuerte William Henry estaba a punto de comenzar

Segundo asedio francés del fuerte Wiliam Henry (agosto de 1.757)

En junio, las mejores tropas británicas y coloniales habían sido retiradas de la frontera para participar en la expedición de Loudoun contra Luisburgo. Sin embargo, Webb aún mandaba unos 2.400 regulares británicos y unos 4.600 provinciales en la provincia de Nueva York.

Sin embargo, desconocido para los británicos, los franceses estaban preparando una gran expedición contra el fuerte William Henry. A pesar de la escasez de alimentos en Nueva Francia, los franceses habían reunido suficientes provisiones en Montreal y a lo largo del río Richelieu para alimentar a 8.000 hombres durante 40 días. Casi 1.000 guerreros indios ya estaban acampados en Montreal. También se reunieron alrededor de 800 indios de la misión de Deux-Montagnes, Caughnawaga y Sault-Saint-Louis.

Como los canadienses tuvieron que regresar a casa para las cosechas y los indios de Occidente tenían que regresar a sus aldeas antes del invierno, la expedición completa tuvo que completarse a fines de agosto. Por lo tanto, se instó a los preparativos del ejército francés con la mayor energía.

El 12 de julio, se completó el camino. Las provisiones, el equipo del campamento, municiones, cañones y barcos fueron arrastrados por grupos de hombres por el camino desde el campamento de Lévis hasta la cabeza de los rápidos. Las tropas fueron transferidas al lago Saint-Sacrement por la noche para que el camino de transporte pudiera ser usado libremente durante el día para el transporte de material y equipo. El mismo día, el señor Marin llegó con 400 indios y el señor de Cabanac con 111 canadienses.

El 13 de julio, el señor de Laparguère llegó a Carillon con 400 hombres de las compañías francas de la Marina.

El 15 de julio, Lévis envió a Marin con sus 400 indios, 150 canadienses y otros 300 hombres para que reconocieran el fuerte Edward y examinaran las maniobras francesas en el puerto del lago Saint-Sacrement. Marin se encontró con un destacamento británico de unos 100 hombres a un 1 km del fuerte. Los indios los pusieron en fuga, mataron a algunos y tomaron 4 prisioneros. Luego, Marín avanzó hasta el fuerte Edward y disparó durante media hora antes de retirarse a sus barcos en el río Chicot (actual Wood Creek). En este asunto, Marín perdió solo 1 canadiense muerto y 5 indios heridos. El mismo día, 900 hombres (canadienses y soldados de las compañías francas) llegaron a Carillon.

Para el 20 de julio, toda la fuerza francesa se reunió en Carillon. Totalizó alrededor de 8.000 hombres y consistía en:

  • Tropas regulares con 2.570 efectivos: BRI La Reina con el RI Reina (369), el RI Languedoc (322), las compañías francas de la Marina (524). BRI La Sarre con el RI La Sarre (451), y RI Guyena (492). BRI Royal Roussillon con el RI Royal Roussillon (472), y RI Béarn (464).
  • Artillería 186 (6 oficiales y 120 artilleros y 60 obreros) bajo Le Mercier
  • Ingenieros (el señor de Fontbrune y el señor de Lotbinière).
  • Milicias 2.946 bajo Rigaud de Vaudreuil con 7 BIs: La Corne (411), Vassan (445), Repentigny (432), Courtemanche (473), Saint-Ours (461), Gaspé (424), y voluntarios de Villiers (300).
  • Aliados indios 1.796 hombres bajo Saint-Luc de la Corne asistidos por oficiales franceses o canadienses. Indios domesticados 820 (363 iroqueses, 245 abenakis, 60 micmacs, 53 nipissing, 52 hurones, y 47 algonkines). Indios no domesticados 979 (337 ottawas, 157 ojibwas, 141 mississaugas, 129 menominees, 88 potawatomis, 48 winnebagos, 33 sauks, 20 foxes, 10 iowas, 8 miamis, y 5 delawares).

Webb inspeciona el fuerte William Henry

Webb había mantenido durante mucho tiempo que la fuerza bajo su mando carecía de los efectivos para cumplir su papel en la frontera y le había informado a Loudoun de eso. Pero entonces se dio cuenta de que debía ver la situación en el fuerte William Henry por sí mismo. Aunque Webb llegó por primera vez a al fuerte Edward un mes antes, aún no había visitado esta posición avanzada. En la mañana del 25 de julio, acompañado por el Tcol John Young, del RI60, el capitán Thomas Ord, artillería real y el teniente James Montresor, un oficial de ingenieros, junto con una fuerte escolta, Webb marchó al fuerte William Henry. La guarnición seguía absorbiendo las horribles historias de los sobrevivientes del reconocimiento del coronel Parker cuando llegó Webb. Webb ordenó a sus oficiales acompañantes evaluar la posición y recomendaron abandonar el campamento ubicado al sudoeste del fuerte debido a su proximidad a los bosques y la distancia del fuerte. Además, aconsejaron la construcción de un reducto para contener un nuevo campamento en el terreno elevado donde William Johnson había establecido su posición dos años antes.

Montresor trazó una línea defensiva y el 28 de julio se comenzó a trabajar en la construcción de un reducto de troncos y una zanja. También hicieron una serie de recomendaciones para preparar el fuerte para un asedio. Estos incluyeron completar el muy criticado revellín, derribar el almacén construido contra la muralla norte y agregar asentamientos alrededor de las murallas y troneras para mosquetes. Además, recomendaron elevar el bastión este un tronco más alto y cubrir el techo del polvorín con arena para evitar incendios y sus conductos de aire con sacos de arena para evitar que las chispas llegasen a la pólvora. El fuerte William Henry se convirtió en una colmena de actividad, pero no está claro cuánto progresaría en los siguientes días.

El 27 de julio, Webb celebró un consejo de guerra, que acordó que 2.000 hombres eran requeridos para defender el fuerte y el nuevo reducto. Webb también señaló que después de las pérdidas de Parker, la flota que servia en el lago ascendió a solo cinco botes balleneros. Las dos balandras que sobrevivieron a la incursión de marzo todavía necesitaban reparaciones extensas y dos galones (barcos de fondo plano propulsados por velas y remos) en construcción aún no estaban listos. Siendo realistas, no quedaba nada con lo que oponerse a un avance francés por el lago.

Después de que la guarnición de Fort William Henry trabajara con cierta urgencia, el 28 de julio Webb ordenó al capitán Israel Putnam y sus rangers tomar tres de los botes balleneros para reconocer laga abajo. En la zona de los Narrows, Putnam vio tres canoas a la distancia. Se alejaron pero Putnam no mordió el anzuelo. Consciente de la experiencia reciente de Parker, y creyendo que había visto hombres en los árboles en ambas orillas del lago, regresó esa misma noche y reportó a Webb.

Después de cuatro días en el fuerte William Henry, Webb y su escolta partieron a mediodía del 29 de julio, llegando al fuerte Edward esa noche.

Al día siguiente comenzó a enviar cartas para pedir refuerzos de milicia que necesitaban con urgencia. En primer lugar, exigió a la milicia de Nueva York que se reuniera en Albany y le pidió a William Johnson que también reuniera a tantos indios como pudiera y se uniera a él en el fuerte Edward.

Luego, activando un acuerdo establecido con los gobernadores provinciales vecinos en caso de emergencia, escribió instando a la rápida reunión de sus milicias en el fuerte Edward. Con la mejor voluntad del mundo, sin embargo, eso llevaría tiempo. Luego, solo en la mañana del 2 de agosto, Webb envió a unos 1.000 hombres desde el fuerte Edward para reforzar al fuerte William Henry, según lo acordado en el consejo de guerra. Mandados por el Tcol Young, los refuerzos incluían 122 hombres de su RI60 junto con el RI de Massachusetts del coronel Joseph Frye (812) y 57 hombres del RI de Nueva York. Arrastraron con ellos 6 botes de balleneros para aumentar la flota disminuida y 6 cañones para el nuevo reducto. Los refuerzos entraron al campamento en el lago George al atardecer esa noche, lo que elevó la guarnición militar a 2.351 hombres. El movimiento dejó a Webb con solo 1.600 hombres aptos para el servicio en el fuerte Edward. Ansioso esperaba la llegada de la milicia; si el fuerte William Henry y el fuerte Edward caían en manos de los franceses, el camino a Albany y el resto de Nueva York quedaría abierto. Mientras Webb reflexionaba sobre su situación, Montcalm ya estaba en movimiento.

  • Las fuerzas del Tcol Monro, comandante del fuerte William Henry eran 2.351 hombres:
  • 590 (6 Cías) del RI35 del Tcol Monro,
  • 122 del RI60 bajo el Tcol Jonathan Young
  • 1. 113 de la Cía independiente de Nueva York bajo el capitán Charles Cruishanks
  • 95 rangers bajo el Tcol Noah Johnson
  • 812 del RI de Massachusetts bajo el coronel Joseph Fyre,
  • 301 del RI de Nueva Jersey bajo el coronel Jonathan Parker
  • 230 del RI de Nueva Hampshire bajo el coronel Jonathan Goffe
  • 57 del RI de Nueva York bajo el capitán Jonathan Ogden.
  • 30 marineros y 30 carpinteros.
  • Artillería del fuerte bajo el teniente Thomas Collins con 22 artilleros con 18 cañones y 4 morteros.
  • Artillería exterior bajo el teniente William MacLeod con 6 artilleros y 6 cañones.

La inversión del fuerte

Los indios aliados de Montcalm ya habían comenzado a moverse hacia el sur, su destacamento avanzado partió del fuerte Carillon el 30 de julio bajo el mando de Lévis, viajando por tierra a lo largo de la costa occidental del lago George porque la expedición no tenía suficientes barcos para transportar toda la fuerza. Montcalm y las fuerzas restantes navegaron al día siguiente y se reunieron con Lévis para pasar la noche en la bahía de Ganaouske. La noche siguiente, Lévis acampó a solo 5 km del fuerte William Henry, con Montcalm no muy lejos.

El 3 de agosto al amanecer, el campamento francés estaba totalmente agitado. La columna de Lévis, con todos los indios y parte de los canadienses se prepararon para encabezar la marcha, se movieron a través del bosque hacia el fuerte y Montcalm siguió con el cuerpo principal en tres columnas: Rigaud a la derecha, Bourlamaque a la izquierda y Montcalm en el centro. Luego, los botes de artillería precedidos por canoas indias redondearon la punta que los había ocultado de la vista de los británicos.

Cuando los franceses aparecieron en el lago, Monro, que estaba al mando en el fuerte, envió a Webb un mensaje apresurado, diciéndole “Tenemos algunos hombres heridos por disparos aleatorios, pero el cuerpo principal aún no ha aparecido. Creo que le parecerá apropiado enviar un refuerzo lo antes posible. No puedo decirte nada en este momento”. Monro envió al capitán John Ormsby del RI35, para tomar el mando de un destacamento de dos compañías del RI de Massachusetts junto con algunos oficiales y hombres del RI 35 recoger el ganado que pastaba en los alrededores ya quemar chozas y matorrales periféricos en el lado occidental del fuerte para evitar que cubrieran al enemigo. Al mismo tiempo, aquellos los que se encontraban en el reducto exterior continuaron fortaleciendo la posición lo mejor que pudieron.

Alrededor de las 09,00 horas, los regulares franceses con casacas blancas aparecieron y comenzaron a moverse hacia el sudoeste del fuerte a una distancia de aproximadamente de 300 metros, con lo cual el teniente Thomas Collins, al mando de la artillería del fuerte, mandó abrir fuego.

Anteriormente, el Tcol Monro envió un destacamento de unos 100 provinciales de Massachusetts y rangers bajo el mando del capitán Richard Saltonstall, para ocupar una posición en el camino al fuerte Edward. Los indios de Lévis ya estaban pululando a través de los árboles con la intención de ocupar el camino también. Parte del ganado que había sido rodeado y se dirigía a su recinto cuando comenzaron los disparos en el fuerte.

Los indios comenzaron a dispararles y también capturaron 25 reses antes de participar en un feroz tiroteo con los hombres de Saltonstall. Finalmente abrumado, el destacamento regresó al campamento al haber perdido un oficial y 18 hombres muertos, así como varios otros heridos. Los indios mantuvieron un fuego constante sobre el reducto al que los defensores respondieron vigorosamente, pero solo cuando un cañón de 12 libras disparó con metralla, los indios retrocedieron. El sonido los disparos eran escuchados en el fuerte Edward, y Webb envió dos pequeños grupos de exploradores rangers para obtener información.

Al mediodía, la inversión del fuerte estaba completamente formada.

Montcalm luego se unió a la vanguardia para reconocer los atrincheramientos que fueron considerados demasiado fuertes para ser asaltados y decidió realizar un asedio formal. En consecuencia, envió órdenes a Bourlamaque para establecer los campamentos de asedio: su izquierda el lago y su derecha barrancos casi inaccesibles para cubrir el depósito de artillería. Bourlamaque inmediatamente llevó los BIs La Sarre y Royal Roussillon al campamento. Mientras tanto, la BRI La Reina avanzó a 2 km de la vanguardia, que estaba ocupada por los indios y la milicia, desde donde podría hostigar a las guarniciones de tanto el fuerte como de los atrincheramientos.

A primera hora de la tarde, después de tomar su decisión, Montcalm envió a un ayudante, el capitán Fontbrune, para entregar una citación para rendirse. La carta entregada a Monro le advirtió que los franceses habían invertido su posición con un ejército numeroso y una artillería superior, y todos los salvajes, cuya crueldad, un destacamento de su guarnición había experimentado últimamente. Sin embargo, Monro se negó a capitular.

Sobre las 18,00 horas, Monro preparó otro despacho para Webb. Le informaba que había rechazado la citación para rendirse y que los franceses aún no habían asentado sus baterías, pero que la guarnición había estado bajo fuego todo el día. Al finalizar, Monro volvió a enfatizar la necesidad de apoyo y agregó: “No dudo que pronto nos enviarán un refuerzo”. Luego, como último pensamiento, agregó: «Todos los hombres parecen estar de buen humor». Mientras la oscuridad se asentaba sobre el lago, todos disparando gradualmente se extinguió, solo el disparo ocasional rompía el silencio de la noche.

Cuando terminaron las escaramuzas alrededor del fuerte, La Corne, con un cuerpo de indios, ocupó el camino que conducía al fuerte Edward y Lévis acampó con una fuerza para apoyarlo. Montcalm vivaqueó con la BRI La Reine y la milicia Gaspé, para apoyar al cuerpo de Lévis.

Esa noche, uno de los grupos de exploradores de exploradores enviados por Webb se acercaron sigilosamente a la posición británica ligeramente acordonada y espió a un canadiense solitario, un oficial de la milicia.

Mientras cortaba un poco de carne de una de las vacas que habían disparado, lo agarraron y en silencio se desaparecieron en la oscuridad del bosque.

Al amanecer del 4 de agosto, Montcalm comenzó a reformar su ejército. Todos los regulares se incorporaron a sus unidades, incluidos los granaderos y los piquetes que habían marchado con Lévis. Montcalm le dejó 4 de las brigadas de milicias y los voluntarios de Villier (2.060 hombres) y los indios (unos 1.600 guerreros) para controlar la zona al sur del fuerte y el campamento.

Mientras los indios avanzaban hacia las posiciones británicas y abrían fuego sobre cualquier objetivo que pusieran localizar, Montcalm y el coronel François-Charles de Bourlamaque, junto con los demás oficiales de artillería e ingenieros, estudiaron el fuerte con regularidad. Elaboraron sus planes de asedio y ordenaron la construcción de un camino desde la cala donde la artillería había desembarcado hasta la cabeza de la trinchera. El trabajo comenzó a las 13,00 horas. Toda esta actividad no pasó desapercibida y, a medida que se intensificó, los cañones británicos en el fuerte comenzaron a disparar «una gran cantidad de disparos y granadas» con la esperanza de interrumpir el trabajo. Bajo ese fuego, los franceses despejaron los árboles y tocones para abrir el camino. No hubo heridos graves y siguieron con su trabajo.

También hubo acción en los alrededores del campamento cuando un gran número de milicias e indios intentaron cortar el camino de la guarnición a su suministro de agua. Monro ordenó la salida de unos 100 provinciales de Massachusetts, comandados por el capitán Ralph Waldo, quien ocupó un terreno elevado y obligó a los atacantes a retroceder; sin embargo, pronto se encontraron flanqueados. Monro los reforzó pero la posición se volvió insostenible y todos retrocedieron, llevando al capitán Waldo herido de muerte con ellos. Los atacantes los persiguieron agresivamente y solo el fuego de la artillería los obligó a dispersarse.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-del-fuerte-william-henry-1757--mapa-del-asedio.png 851w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-del-fuerte-william-henry-1757--mapa-del-asedio-300x275.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-del-fuerte-william-henry-1757--mapa-del-asedio-768x705.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-del-fuerte-william-henry-1757--mapa-del-asedio-100x92.png 100w
Asedio del fuerte William Henry 1757. Mapa del asedio. Fuente «Montcalm and Wolfe» por Francis Parkman

El asedio

Durante la noche del 4 al 5 de agosto, Bourlamaque abrió las trincheras a más de 600 m del fuerte Unos 450 hombres trabajaron hasta el amanecer con picos, palas y hachas, cubiertos por 300 granaderos y piquetes bajo el mando del Tcol Roquemaure. Los cañones del fuerte dispararon metralla contra ellos. Antes del amanecer, se había finalizado la primera paralela mientras una batería estaba casi terminada a la izquierda y otra a la derecha. La paralela abarcaba el lado noroeste.

A primera hora del 5 de agosto, Monro informó a Webb que los franceses lo atacaban en gran número, bien abastecidos con artillería, pero que la guarnición estaba de buen humor. Este último requería refuerzos una vez más. Webb celebró un consejo de guerra donde se decidió que su fuerza no era lo suficientemente fuerte como para marchar en ayuda del fuerte William Henry. Mientras tanto, los franceses trabajaban cubiertos, 200 trabajadores relevaron a los que habían trabajado durante la noche, y el trabajo continuó todo el día. Se vieron obligados a mover la izquierda de su campamento un poco hacia atrás porque estaba demasiado expuesto al fuego enemigo. De hecho, los disparos de cañón y las bombas habían matado a algunas personas en sus tiendas. Los indios, que se suponía que debían explorar en dirección al fuerte Edward para vigilar los movimientos de los británicos y evitar la sorpresa, prefirieron merodear por el campamento y las trincheras, o divertirse disparando al fuerte desde detrás de tocones y troncos.

Webb celebró un consejo de guerra, sintiéndose amenazado por Lévis, se negó a enviar a ninguno de sus 1.600 hombres al norte, ya que eran todo lo que se interponía entre los franceses y Albany. Contestó a Monro anunciando que poco después de la llegada de la milicia provincial que había ordenado unirse a él de inmediato, avanzaría para atacar al ejército francés, sin embargo, si las milicias llegaban tarde, debía negociar los mejores términos posibles. Esta comunicación fue interceptada por los indios que mataron al ranger que la llevaba y fue entregada a Montcalm, que la mantuvo en reserva para el momento adecuado.

En la noche del 5 al 6 de agosto, bajo la protección de 3 Cías de granaderos y 2 piquetes, 600 trabajadores completaron la batería izquierda y la comunicación de la batería derecha con la paralela. También movieron la batería derecha considerablemente hacia adelante.

Al amanecer del 6 de agosto, la batería francesa de la izquierda abrió fuego para gran satisfacción de los indios cuyos gritos señalaron todos los disparos exitosos. Consistía en ocho cañones y un mortero y golpeaba las defensas del frente oeste, del frente del lago y del puerto de los botes pequeños. Además, 300 trabajadores continuaron mejorando las obras de asedio. A las 16.00 horas, la guardia de trincheras fue relevado por 3 Cías de granaderos y 3 piquetes bajo el mando del Tcol de Privas y el comandante Malartic, mientras que 400 trabajadores fueron asignados a trabajos de trinchera.

El mismo día, los regulares británicos de los puestos periféricos llegaron al fuerte Edward. Además, William Johnson apareció en el fuerte Edward con 500 milicianos y 150 aliados mohawks.

En la noche del 6 al 7 de agosto, los franceses cavaron una trinchera de aproximación a casi 300 metros del bastión oeste y se completó la batería derecha que constaba de ocho cañones, un mortero y dos obuses, que batió el fuerte de frente los atrincheramientos.

El 7 de agosto, al amanecer, los trabajadores fueron relevados por 300 hombres. A las 06,00 horas, la trinchera de aproximación estaba a solo 70 metros del fuerte La batería francesa de la derecha unió sus 11 piezas a las que ya estaban disparando al fuerte. Después de una doble descarga de las dos baterías, Montcalm envió a Bougainville para entregar la carta de Webb a Monro, quien aún se negaba a rendirse. Las brigadas francesas contribuyeron con 72 hombres para servir en la artillería. La guardia de trincheras fue relevada por 3 Cías de granaderos y 6 piquetes bajo el mando del Tcol de Senezergues y el mayor Joannès. Unos 230 trabajadores fueron asignados a la finalización de una batería y a la construcción de la tercera paralela.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-del-fuerte-williams-1757--bateria-francesa-de-asedio-1024x658.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-del-fuerte-williams-1757--bateria-francesa-de-asedio-300x193.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-del-fuerte-williams-1757--bateria-francesa-de-asedio-768x494.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-del-fuerte-williams-1757--bateria-francesa-de-asedio-100x64.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-del-fuerte-williams-1757--bateria-francesa-de-asedio.png 1280w
Asedio del fuerte Williams 1757. Batería francesa de asedio. Se ve un cañón francés de 12 libras, disparado por un indio abenaki. Autor Graham turner

Unos 2.000 provinciales de Nueva York habían llegado al fuerte Edward, llevando las fuerzas de Webb a unos 3.600 hombres. Incluso despojando todos los fuertes río abajo, Webb podría reunir a más de 4.500 hombres, incluyendo 2.500 regulares.

Por la noche, un ingeniero británico inspeccionó los bastiones del fuerte. A pesar de que hubo daños en la parte superior de varios parapetos, estimó que las fortificaciones estaban muy poco dañadas. Sin embargo, 8 cañones y 2 morteros ya habían estallado o habían sido destruidos. Además, las municiones y los suministros se estaban agotando y los hombres habían estado sin descanso durante cinco noches.

En la noche del 7 al 8 de agosto, los zapadores franceses se abrieron paso hasta el ángulo del lago al continuar la galería que comenzó el día anterior, que se realizó a 180 metros de la zanja Abrieron una posición al final de esta galería para establecer una tercera batería y albergar algo de mosquetería. Alrededor de la medianoche, dos hombres salieron del fuerte para reconocer con vistas a una salida, pero fueron recibidos por una descarga general. Al sonido de esta descarga, las montañas que rodeaban el fuerte sonaron por los gritos de todos los indios que se llamaban y respondían unos a otros. Esto probablemente desmoralizó a los asediados de intentar una salida que estaban a punto de realizar. Mientras tanto, los zapadores franceses fueron detenidos por una zona pantanosa de unos 90 metros de ancho cubierto por una loma cercana.

El 8 de agosto, aunque ya era de día, Montcalm ordenó construir un paso sobre el pantano. Los zapadores trabajaron con vivacidad. Se arrojaron troncos y fascines en grandes cantidades al hueco y se colocaron obstáculos sobre ellos para formar una calzada para los cañones. Luego, los zapadores continuaron la actividad más allá, se abrió una zanja en el jardín y comenzó una batería, a menos de 230 metros del fuerte.

La situación de los asediados era deplorable. Más de 300 de ellos habían sido muertos o heridos, la viruela había brotado en el fuerte y las casamatas estaban llenas de enfermos. Una salida del campamento atrincherado y otra del fuerte habían sido rechazadas por fuertes pérdidas. Todos sus grandes cañones y morteros habían reventado, o estaban desactivados por los disparos; solo quedaban 7 piezas pequeñas aptas para el servicio y las 31 armas y 15 morteros y obuses de Montcalm pronto abrirían fuego. El asalto era inminente.

A las 14,00 horas del 8 de agosto, los exploradores indios informaron que un gran cuerpo marchaba por la carretera desde el fuerte Edward para aliviar el asedio.. Lévis se dirigió hacia la carretera con la mayoría de los canadienses y todos los indios. Montcalm le siguió rápidamente a la cabeza de la BRI La Reine y la milicia Gaspé. Dejó las BRIs La Sarre, Royal Roussillon y Saint-Ours detrás de Bourlamaque para proteger las trincheras, botes y campamentos. A las 18,00 horas, el ejército francés avanzaba en orden de batalla listo para recibir al enemigo, batallones en columnas en la carretera, indios y canadienses en el bosque en las alas. Todo el incidente pronto se descubrió que era una falsa alarma y las tropas regresaron al campamento. Los trabajos de asedio no habían sido perturbados por esa alarma.

A las 17,00 horas del 8 de agosto, la guardia de trincheras fue relevado por 3 Cías de granaderos y 6 piquetes bajo el mando del caballero de Lévis, el Tcol Bernet y el mayor Bellecombe, mientras que 100 trabajadores fueron asignados a la batería y 450 trabajadores a completar el puente y establecer un alojamiento.

En la noche del 8 al 9 de agosto, los franceses desembarcaron del pantano a través de una galería utilizada como comunicación con la segunda paralela que se abrió en la cresta del cerro. Fue a partir de esta paralela que se establecieron las baterías de batir. Los defensores mantuvieron un fuego vivo y los franceses perdieron 2 hombres muertos y 8 heridos.

En la mañana del 9 de agosto, 300 trabajadores relevaron a sus camaradas para mejorar el alojamiento. Los oficiales británicos celebraron un consejo y todos acordaron rendirse si se podían obtener términos honorables.
A las 08,00 de la mañana, se levantó una bandera blanca, se batió un tambor y el Tcol Young, montado a caballo, por un disparo en el pie le impedía caminar, fue, seguido por algunos soldados, a la tienda de campaña. Montcalm, quien le informó que no podía firmar nada antes de haber comunicado los artículos a las naciones indias y obtener su aprobación. Montcalm convocó a un consejo general en el que expuso a los jefes las condiciones bajo las cuales los británicos se ofrecieron a rendirse y las que había decidido otorgarles. Les preguntó si aprobaban estas condiciones y si sus jóvenes no las infringirían. Los jefes le aseguraron a Montcalm que aprobarían todo lo que hiciesen y que evitarían que sus jóvenes cometieran algún desorden.

La masacre

Los términos de la rendición fueron que los británicos y sus seguidores podrían retirarse con una escolta francesa al fuerte Edward, con todos los honores de la guerra, con la condición de que se abstuvieran de luchar durante 18 meses. Se les permitió mantener sus mosquetes y un solo cañón simbólico, pero no municiones. Además, las autoridades británicas liberarían a los prisioneros franceses en un plazo de tres meses.

Todos los europeos, victoriosos o derrotados, estaban satisfechos con el final del asedio, pero los indios al servicio de Montcalm ardían de rabia. Tras viajar centenares de kilómetros para conseguir botín, cabelleras y prisioneros, estaban profundamente descontentos con los términos del tratado, y no estaban dispuestos a cumplirlos.

El 9 de agosto, cuanto la guarnición británica salió del fuerte William Henry, un grupo de indios corrió a tomar posesión de él. Mientras buscaban algún botin, se encontraron con 70 heridos británicos, que estaban al cuidado de varios misioneros franceses, ya que su estado físico no había permitido evacuarlos con el resto de la guarnición. Los indios sacaron sus armas y atacaron a los indefensos heridos británicos en sus camas. Los misioneros franceses gritaron pidiendo ayuda, y un pelotón de soldados franceses llegó a tiempo de salvar a media docena de británicos. El resto fue asesinado por los indios, que decapitaron a algunos de los cadáveres para mostrar las cabezas como trofeo.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/masacre-del-fuerte-william-henry-10-de-agosto-de-1757--los-indios-aliados-de-los-franceses-roban-a-lo-ingleses-1024x496.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/masacre-del-fuerte-william-henry-10-de-agosto-de-1757--los-indios-aliados-de-los-franceses-roban-a-lo-ingleses-300x145.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/masacre-del-fuerte-william-henry-10-de-agosto-de-1757--los-indios-aliados-de-los-franceses-roban-a-lo-ingleses-768x372.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/masacre-del-fuerte-william-henry-10-de-agosto-de-1757--los-indios-aliados-de-los-franceses-roban-a-lo-ingleses-100x48.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/masacre-del-fuerte-william-henry-10-de-agosto-de-1757--los-indios-aliados-de-los-franceses-roban-a-lo-ingleses.png 1103w
Masacre del fuerte William Henry (10 de agosto de 1757). Los indios aliados de los franceses roban a lo ingleses al abandonar el fuerte, mientras los soldados franceses miran impasibles.

Una vez el fuerte había quedado despojado de todo objeto de valor , los indios y los milicianos canadienses se dirigieron a donde acampaban los británicos antes de partir hacia el fuerte Edward. Algunos de los indios consiguieron evadir la vigilancia de los centinelas franceses y comenzaron a saquear las pertenencias personales de los británicos. Vagaron entre las tiendas y la confusión en el campamento duró toda la tarde. Montcalm corrió al campamento atrincherado e intentó restablecer el orden y la disciplina. Por fin, alrededor de las 21,00 horas, el orden parecía restablecido. Montcalm hizo arreglos para que dos jefes de cada nación acompañaran a las tropas británicas al fuerte Edward.

El 10 de agosto, a las 5 de la mañana, 400 soldados franceses se desplegaron para llevar a la guarnición británica hasta el fuerte Edward, colocándose en la vanguardia de la columna. Las tropas británicas del final de la retaguardia, sobre todo milicianos coloniales, estaban prácticamente indefensos.Y en cuanto la columna salió del improvisado campamento, los indios se pusieron en acción. Primero, solo arrancando el botín de las manos de los británicos. Los oficiales franceses aconsejaron a los británicos no oponerse a los indios y permitir ser saqueados. El coronel Munro protestó airadamente ante esa clara violación de los términos de la capitulación firmada el día anterior, pero los oficiales franceses hicieron oídos sordos y continuaron aconsejando que se entregase a los indios cualquier objeto que estos deseasen.

Según la columna se iba internando en un espeso bosque de camino al fuerte Edward, los indios fueron volviéndose más agresivos en sus exigencias, comenzado a quitar los gorros de los soldados, sus abrigos, sus armas, e incluso comenzaron a secuestrar mujeres y niños. Cualquiera que intentaba resistirse era asesinado de inmediato.

En un momento, uno de los jefes de los indios de la tribu abenaki lanzó lo que parecía ser un grito de guerra, y de pronto cientos de indios cayeron violentamente sobre la retaguardia de la columna. Sin municiones para sus pistolas y con apenas unas pocas bayonetas, los milicianos coloniales estaban prácticamente indefensos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/masacre-del-fuerte-williams-10-de-agosto-de-1757--al-entrar-en-el-bosque-los-indios-se-vuelven-mas-exigentes-1024x580.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/masacre-del-fuerte-williams-10-de-agosto-de-1757--al-entrar-en-el-bosque-los-indios-se-vuelven-mas-exigentes-300x170.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/masacre-del-fuerte-williams-10-de-agosto-de-1757--al-entrar-en-el-bosque-los-indios-se-vuelven-mas-exigentes-768x435.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/masacre-del-fuerte-williams-10-de-agosto-de-1757--al-entrar-en-el-bosque-los-indios-se-vuelven-mas-exigentes-100x57.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/masacre-del-fuerte-williams-10-de-agosto-de-1757--al-entrar-en-el-bosque-los-indios-se-vuelven-mas-exigentes.png 1369w
Masacre del fuerte Williams (10 de agosto de 1757). Al entrar en el bosque, los indios se vuelven más exigentes, y al lanzar un grito de guerra se abalanzan contra los ingleses. Autor Graham Turner

Con sus mosquetes, sus tomahawks y cuchillos, los indios disolvieron la retaguardia de la columna en pocos minutos. Los niños eran arrancados de brazos de sus madres, y aquella que intentaba resistirse era asesinada, mientras un grupo de soldados de la milicia canadiense miraba la masacre sin intervenir. Unos 80 provinciales de New Hampshire en la retaguardia de la columna que intentaron oponerse fueron asesinados o arrastrados. Dado que para los indios valía mas un prisionero adulto vivo que un cadáver, la mayoría de los milicianos fueron capturados y se les mantuvo con vida, al menos momentáneamente. Pero la mayor parte de las mujeres y los niños que no tenían valor cayeron bajo las hachas de los indios.

Al escuchar el tumulto, Montcalm y parte de la oficialidad francesa volvió sobre sus pasos e intentaron detener la masacre. Pero eso solo empeoró la situación. Los indios, pensando que Montcalm iba a obligarlos a entregar a los prisioneros, prefirieron asesinarlos antes y arrancarles la cabellera, como prueba que habían participado en una gran victoria.

Unos 700 personas fueron llevadas por los indios. Montcalm logró recuperar más de 500 de ellos en el transcurso del día. Finalmente, los soldados franceses pudieron restaurar la calma, y pudieron cuantificar entonces el alcance de la masacre. Del fuerte habían partido 2.456 personas, incluyendo mujeres y niños, de los que 200 habían sido asesinados y 500 capturados por los indios. Otros 500 habían encontrado protección entre los franceses, y el resto había logrado huir de vuelta al fuerte u ocultándose entre los árboles.

La tarde después de la masacre, la mayoría de los indios se fueron, regresando a sus hogares.

En los siguientes meses, Montcalm, sus oficiales y varios misioneros consiguieron rescatar a más de 200 cautivos de manos de los indios, y al final de la guerra, solo un centenar de prisioneros británicos seguían en manos indias.

Los franceses permanecieron en el lugar durante varios días, destruyendo lo que quedaba de las obras británicas antes de partir el 18 de agosto y regresar al fuerte Carillon. Por razones desconocidas, Montcalm decidió no explotar su victoria con un ataque al fuerte Edward. Se han propuesto muchas razones para justificar su decisión, incluida la partida de muchos (pero no todos) de los indios, la escasez de provisiones, la falta de animales de tiro para ayudar en el transporte al Hudson y la necesidad de la milicia canadiense de regresar a casa a tiempo para participar en la cosecha.

La noticia de los movimientos franceses llegó al influyente agente indio británico William Johnson el 1 de agosto. A diferencia de Webb, actuó con prisa y llegó al fuerte Edward el 6 de agosto con 500 milicianos y 150 indios. En un movimiento que enfureció a Johnson, Webb se negó a permitirle avanzar hacia el fuerte William Henry, aparentemente creyendo el informe de un desertor francés de que el ejército francés tenía 11.000 efectivos y que cualquier intento de alivio era inútil dadas las fuerzas disponibles.

Expedición inglesa a Luisburgo en 1.757

El plan de Loudoun para la campaña de 1.757 fue presentado al gobierno en Londres en septiembre de 1.756, se centraba en una única expedición dirigida al corazón de Nueva Francia en la ciudad de Quebec. Pidió una postura puramente defensiva a lo largo de la frontera con Nueva Francia, incluido el corredor disputado del río Hudson y el lago Champlain entre Albany, Nueva York y Montreal. El plan de Loudoun dependía de la llegada oportuna de la expedición a Quebec, por lo que las tropas francesas no tendrían la oportunidad de moverse contra objetivos en la frontera y, en cambio, serían necesarias para defender el corazón de la provincia de Canada lo largo del río San Lorenzo. Sin embargo, hubo una agitación política en Londres sobre el progreso de la Guerra de los Siete Años, tanto en Norteamérica como en Europa, y esto resultó en un cambio de poder, con William Pitt el Viejo elevándose para tomar el control sobre asuntos militares. En consecuencia, Loudoun no recibió ningún comentario de Londres sobre su campaña propuesta hasta marzo de 1757. Antes de que llegara este comentario, desarrolló planes para la expedición a Quebec y trabajó con los gobernadores provinciales de las Trece Colonias para desarrollar planes para una defensa coordinada de la frontera, incluida la asignación de cuotas de milicias a cada provincia.

Las instrucciones de William Pitt finalmente llegaron a Loudoun en marzo de 1.757. Llamaron a la expedición para apuntar primero a Luisburgo en la costa atlántica de Île Royale, entonces conocida como la isla del Cabo Bretón. Loudoun debía comandar las fuerzas terrestres, mientras que un escuadrón bajo Francis Holburne transportaría a las tropas y enfrentaría cualquier amenaza naval francesa.

A finales de marzo y principios de abril, varios escuadrones británicos se estaban equipando en Portsmouth y Plymouth.

El mando francés fue informado de que una gran flota británica se estaba preparando para América del Norte. Reaccionó de inmediato ordenando tres escuadrones a través del Atlántico, con instrucciones de encontrarse en Luisburgo.. Una gran flota británica bajo Edward Hawke estaba delante del puerto de Brest para observar a la flota francesa. A pesar de todas estas precauciones, un escuadrón francés logró salir de Brest y otro de Lorient. El escuadrón francés bajo el mando del señor de Beaufremont constaba de 15 barcos de línea y 5 fragatas y llevaba a unos 5.000 hombres para las Indias Occidentales. El otro escuadrón francés zarpó hacia las Indias Orientales.

El tercer escuadrón francés bajo el mando del señor de Revest zarpó de Tolón para América. El almirante Saunders estaba entonces en Gibraltar con un escuadrón británico. Cuando Saunders fue informado de que los franceses habían aparecido en Málaga, los persiguió con 5 barcos.

El 5 de abril, Saunders vio el escuadrón francés y, al estar a sotavento, formó una línea. Los franceses hicieron lo mismo. Algunos de los barcos comenzaron a atacar a distancia, pero los británicos perdieron de vista a los franceses y no pudieron restablecer el contacto. El escuadrón francés pasó con éxito el estrecho de Gibraltar y navegó hacia América.

El 5 de mayo, después de mucho retraso, la flota británica, ahora bajo el mando del almirante Holbourne, zarpó de Cork en Irlanda hacia Halifax, donde Loudoun había reunido fuerzas adicionales. La flota de Holbourne consistía en 15 barcos de la línea y 3 fragatas, con 7 batallones (alrededor de 5.000 tropas) a bordo.

Del 18 al 27 de marzo, Loudoun reunió a los gobernadores de las colonias vecinas en Filadelfia, donde decidieron las medidas defensivas para emprender y el número de tropas que cada colonia debería suministrar. En abril, Loudoun preparó 90 embarcaciones de transporte en Boston y Nueva York y otras adicionales en Filadelfia.

El 7 de julio, toda la flota de Holbourne estaba finalmente anclada antes de Halifax. Una vez reunido con el escuadrón de Loudoun, la flota contó 17 barcos de la línea, 14 fragatas y balandras, 2 bombardas y 1 brulote que escoltaban 179 transportes.

Las fuerzas terrestres combinadas consistían en 16 batallones, 500 del tren de bagajes, 500 rangers (incluidos 3 tiros de los Rangers de Rogers ) y 100 carpinteros, lo que equivale a casi 12.000 hombres.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/intento-de-asedio-de-luisburgo-en-1757--movimientos-de-las-flotas-francesas.png 1004w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/intento-de-asedio-de-luisburgo-en-1757--movimientos-de-las-flotas-francesas-300x168.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/intento-de-asedio-de-luisburgo-en-1757--movimientos-de-las-flotas-francesas-768x429.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/intento-de-asedio-de-luisburgo-en-1757--movimientos-de-las-flotas-francesas-100x56.png 100w
Intento de asedio de Luisburgo en 1757. Movimientos de las flotas francesas

Mientras tanto, se hicieron algunos intentos para conocer el estado de Luisburgo. El capitán Gorham y algunos de sus rangers lo reconocieron desde un barco pesquero y llevaron un informe imperfecto. Según este informe, se resolvió proceder al ataque de Luisburgo.

El 29 de junio, otro escuadrón francés bajo el señor Dubois de la Motte llegó a Luisburgo, donde los escuadrones franceses unidos ahora sumaban 18 barcos de la línea (incluido el recientemente capturado Greenwich (50) ) y 5 fragatas, una fuerza similar a la inglesa.

El vicealmirante Holbourne envió al rapitán Rous con el Winchelsea (24) y otras fragatas, para investigar Luisburgo. Rous regresó e hizo su informe que subestimaba enormemente la fuerza de las fuerzas francesas.

El 1 y 2 de agosto como consecuencia del informe de Rous, el ejército británico fue reembarcado y se designó una reunión en la bahía de Gabarus, a 10 km al oeste de Luisbourgo.

El 4 de agosto, todo estaba listo cuando llegó una balandra de Terranova, trayendo cartas encontradas a bordo de una goleta francesa capturada recientemente. Según esas cartas, parecía que los tres escuadrones franceses estaban reunidos en el puerto de Luisburgo y 4.000 regulares además de su guarnición (3.000 hombres) estaban disponibles para su defensa. De hecho, La Motte, el almirante francés, tenía con él una flota que tenía un total de 1.360 cañones, anclados en un puerto protegido bajo los cañones de Luisburgo. El éxito era dudoso, y la costosa empresa fue abandonada de inmediato.

Por su parte, a Dubois de la Motte se le había ordenado expresamente que protegiera a Luisburgo y que no se arriesgara a comprometerse con la flota británica a menos que tuviera una fuerza tan abrumadora como para poner la cuestión de su éxito fuera de toda duda. Por esta razón, no intentó atacar al escuadrón de Holbourne ni bloquear a los británicos en Halifax.

Juzgando su fuerza lo suficientemente fuerte, La Motte envió los 2 BIs de Berry a Québec a bordo del Bizarre (64) y Célèbre (64).

El 20 de agosto, Holbourne se dirigió a Luisburgo para comprobar por si mismo las defensas. Cerca de la boca del puerto, algunos de sus barcos se acercaron lo suficiente como para atraer el fuego de las baterías . El vicealmirante pudo por lo tanto asegurarse de que la fuerza del enemigo no había sido exagerada. Dubois de la Motte indicó a su flota desamarrar y dirigirse contra los ingleses, tras lo cual los británicos atacaron, se detuvieron y al anochecer se alejaron.

El 11 de septiembre, Holbourne estaba nuevamente en Halifax, donde encontró refuerzos de 4 barcos de la línea de Gran Bretaña, bajo el mando del Capitán Francis Geary. Después de reagrupar la flota, que en ese momento consistía en 19 barcos de la línea, 2 barcos de 50 cañones y varias fragatas; zarpó hacia Luisburgo con la intención de bloquear a los franceses, hasta que el invierno y la escasez de suministros los obligaran a salir y luchar contra él.

El 24 de septiembre, la escuadra de Holbourne se encontraba a unos 100 km al sur de Luisburgo, cuando surgió un nuevo vendaval del este. En la noche se desvió hacia el sur y sopló un huracán horrible hasta las 11,00 horas del 25 de septiembre. Luego, afortunadamente, se desvió nuevamente hacia el norte, de lo contrario, la flota apenas podría haberse salvado de la destrucción. El Tilbury (58), con casi toda su tripulación, se perdió a 11 km de Luisburgo, golpeó y se hizo pedazos. El Grafton (70), también golpeó quedando muy destrozado, siendo llevado a Gran Bretaña. El Hurón (14) se hundió con todas los tripulantes. Todas las demás naves de la flota sufrieron daños graves, y no menos de 12 fueron desmanteladas, total o parcialmente. Ninguno quedó en condiciones de actuar de inmediato. Si La Motte hubiera zarpado de Luisburgo, los habría tenido a su merced.

El vicealmirante Holbourne envió sus barcos más dañados directamente a Gran Bretaña y se fue con el resto a Halifax.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/puerto-de-halifax-en-nueva-escocia-1757--se-convirtio-en-la-principal-base-britanica-en-norteamerica-1024x505.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/puerto-de-halifax-en-nueva-escocia-1757--se-convirtio-en-la-principal-base-britanica-en-norteamerica-300x148.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/puerto-de-halifax-en-nueva-escocia-1757--se-convirtio-en-la-principal-base-britanica-en-norteamerica-768x379.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/puerto-de-halifax-en-nueva-escocia-1757--se-convirtio-en-la-principal-base-britanica-en-norteamerica-100x49.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/puerto-de-halifax-en-nueva-escocia-1757--se-convirtio-en-la-principal-base-britanica-en-norteamerica.png 1218w
Puerto de Halifax en Nueva Escocia 1757. Se convirtió en la principal base británica en Norteamérica.

Después de reacondicionarse, Holbourne también navegó hacia Gran Bretaña, dejando algunos barcos bajo el Capitán Lord Colville, del Northumberland (70), para pasar el invierno en Halifax. Lord Colville tenía órdenes de esforzarse, cuando la temporada lo permitiera, evitar que los suministros llegaran a Luisburgo.

A finales de octubre, las fuerzas navales francesas en Luisburgo se embarcaron y volvieron a cruzar el Atlántico, sufriendo de muy mal tiempo durante el viaje.

Incursión francesa en German Flats 1.757

El 20 de octubre, el gobernador Vaudreuil reunió un destacamento en Lachine, cerca de Montreal, y lo puso al mando de la alférez François-Marie Picoté de Bellestre, de las tropas de la marina. Este destacamento consistió en 100 soldados, 10 oficiales y 200 indios. Su misión era atacar los asentamientos británicos y mohawks en el río Mohawk.

El 24 de octubre, el destacamento de Bellestre salió de La Présentation (actual Ogdensburg, Nueva York) donde había sido reforzado por los indios de esta aldea. El 6 de noviembre, el destacamento llegó al lago Ontario.

Luego avanzó unos 18 km río arriba en el río La Famine (un río que fluye en Hungry Bay en el lago Ontario) y desembarcó.

El 10 de noviembre, el destacamento de Bellestre abandonó su campamento en el río La Famine y siguió el camino que conduce al lago Oneida, avanzando unos 130 km y vadeando 3 ríos durante los 4 días necesarios para llegar al fuerte William al final del puerto en el río Mohawk. Bellestre envió mensajeros a la aldea de los oneidas para invitarlos a unirse a él en su ataque contra los asentamientos británicos. Sin embargo, solo unos pocos oneidas se unieron a su grupo. Bellestre luego decidió atacar los German Flats ubicados a 55 km río arriba del fuerte William, en la orilla izquierda del río Mohawk frente al fuerte Herkimer. El pueblo de German Flats contaba con unos 300 habitantes y estaba protegido por 5 fuertes de empalizadas.

Al amanecer del 11 de noviembre, Bellestre dejó el fuerte William y avanzó en la orilla derecha del río Mohawk durante 18 km hasta el fuerte Herkimer. Luego vadeó el río y avanzó durante la noche.

A las 03,00 horas del 12 de noviembre, la fuerza de Bellestre lanzó un ataque contra contra tres pequeños fuertes de troncos en German Flats en el río Mohawk. Estos fueron tomados uno por uno y fueron quemados. Bellestre permaneció 24 horas en el pueblo. Las 60 viviendas del asentamiento, con sus graneros y dependencias, fueron quemadas, 40 o 50 de los habitantes fueron muertos y 102 habitantes, principalmente mujeres y niños, fueron hechos prisioneros, incluido Johan Jost Petrie, el magistrado del lugar. El fuerte Herkimer no estaba lejos, con una guarnición de 200 hombres bajo el mando del capitán Townshend, que a la primera alarma envió un destacamento demasiado débil para oponerse a los franceses.

Bellestre, incapaz de llevarse su botín, ordenó a su grupo que matara cerdos, ovejas, vacas y caballos. Luego hizo una retirada apresurada.

Cuando lord Howe, acudió río arriba desde Schenectady con tropas y milicias, la partida de guerra francesa había vuelto sobre sus pasos hacia el lago Ontario.

El 29 de noviembre, el destacamento de Bellestre llegó a Montreal con sus prisioneros. Durante esta expedición, las pérdidas francesas ascendieron a 4 heridos: 1 indio 1 soldado, 1 canadiense y el alférez de Lorimier.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-03-12. Última modificacion 2020-03-12.
Valora esta entrada