Siglo XVIII Guerra Franco-India (1.754-63) Operaciones 1.759. Batalla de los Llanos de Abraham
Operaciones 1.759. Batalla de los Llanos de Abraham

Batalla de los Llanos de Abraham o de Québec (13 de septiembre de 1.759)

A principios de agosto, el marqués de Vaudreuil y el marqués de Montcalm fueron informados de la pérdida del fuerte Carillón (Ticonderoga) y el fuerte Saint-Frédéric (actual Crown Point), la retirada de Bourlamaque, la caída de Niagara y el anticipo esperado del general Jeffrey Amherst en Montreal. Se decidió enviar el caballero de Lévis a Montreal con 100 regulares y 700 milicianos.

Wolfe reanudó el bombardeo de Québec, que recibió diariamente más de 100 bombas y 800 balas de cañón, esperando que se rindieran bajo el efecto de la artillería. Pasados unos días, decidió devastar el país con el triple objetivo de obligar a los franceses a atacarle, incitar a la milicia a la deserción para proteger sus hogares, y reducir Quebec al hambre al cortar la llegada de víveres. Inició una campaña de terror. Los rangers, infantería ligera, highlanders e indios fueron enviados a destruir los asentamientos a lo largo y ancho, quemando granjas y aldeas.

Noche tras noche, la guarnición de Québec podía ver la luz de casas incendiadas a lo lejos. Cerca de Saint-Joachim hubo una escaramuza severa, seguida de crueldades atrocidades. Capitán Alexander Montgomery, del RI43, ordenó que los prisioneros fueran fusilados a sangre fría, para indignación de sus propios oficiales. Robineau de Portneuf, cura de Saint-Joachim, se colocó a la cabeza de 30 feligreses y tomó posesión de una gran casa de piedra en la parroquia adyacente de Château-Richer, donde durante un tiempo mantuvo a raya a los británicos. Finalmente, él y sus 20 seguidores fueron arrastrados a una emboscada, donde fueron rodeados y masacrados. Montcalm dejó arder las parroquias, y aún permanecía atrincherado en sus líneas de Beauport.

Entretanto el bombardeo de la ciudad continuó con terribles efectos, la parta baja de la ciudad y la catedral fueron reducidas a cenizas.
El 19 de agosto, Murray desembarcó en Deschambault, en la orilla norte del río San Lorenzo, a unos 50 km sobre Québec, y quemó un gran edificio lleno de suministros y todo el equipaje de los oficiales regulares franceses. Bougainville se apresuró hacia Deschambault con 2 Cías de granaderos, 1 piquete de infantería, 100 soldados de caballería y 60 milicianos; obligando a los británicos a volver a embarcar. El golpe fue tan alarmante que Montcalm también se había apresurado desde Beauport para tomar el mando en persona; pero cuando llegó, los británicos se habían ido.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--plano-del-despliegue-de-fuerzas-1024x735.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--plano-del-despliegue-de-fuerzas-300x215.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--plano-del-despliegue-de-fuerzas-768x551.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--plano-del-despliegue-de-fuerzas-100x72.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--plano-del-despliegue-de-fuerzas.png 1257w
Batalla de los Llanos de Abraham o de Québec (13 de septiembre de 1759). Plano del despliegue de fuerzas

El 20 de agosto, Wolfe cayó gravemente enfermo. Delegó la conducción de operaciones al consejo de sus brigadiers. Después de considerar varios planes, fijaron su elección en un intento de ponerse de pie en la cresta sobre la ciudad, cortando los suministros de Montcalm desde Montreal obligarle a luchar o rendirse. Este plan era factible por el control del río sobre Québec por la flota británica. Wolfe aceptó el plan.

El 31 de agosto Wolfe dio órdenes para la retirada de tropas de Montmorency y su concentración para el 3 de septiembre en Point Lévis al oeste de dicha localidad.

El 7 de septiembre 1.500 soldado británicos embarcaron en los buques y en 30 lanchas de fondo plano, navegaron río arriba hasta Cap-Rouge.

Bougainville tenía su cuartel general allí y la ensenada hacia la que corría el pequeño río estaba protegida por baterías flotantes, mientras que la costa circundante estaba defendida por trabajos defensivos; y un gran cuerpo de regulares, milicianos y canadienses montados ocupaban las colinas detrás. Solo se trataba de una finta.

Los ingleses estuvieron moviéndose río arriba y río abajo aprovechando las mareas como si estuvieran buscando un lugar de desembarco entre Cape Rouge y Quebec, con el fin de obligar a a los franceses a seguirlos y cansar a sus tropas.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1-759--despliegue-de-fuerzas-antes-de-la-batalla.png 929w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1-759--despliegue-de-fuerzas-antes-de-la-batalla-300x206.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1-759--despliegue-de-fuerzas-antes-de-la-batalla-768x528.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1-759--despliegue-de-fuerzas-antes-de-la-batalla-100x69.png 100w
Batalla de los Llanos de Abraham o de Québec (13 de septiembre de 1.759). Despliegue de fuerzas antes de la batalla.

Por fin, el miércoles 12 de septiembre, se le presentó una oportunidad a Wolfe. Dos desertores llegaron del campamento de Bougainville, el ayudante de campo de Montcalm, con la inteligencia de que en la siguiente bajamar un convoy de provisiones pasaría por el río San Lorenzo a Quebec.

Wolfe vio de inmediato que, si sus propios botes se hacían pasar por los franceses, podía tomar una cabeza de desembarco en Anse-au-Foulon (ensenada de Foulon). Además realizaría un ligero ataque a las fortificaciones de Montcalm al este de la ciudad para alejar a las tropas francesas del lugar de desembarque propuesto.

El Tcol William Howe, de la infantería ligera, con 24 voluntarios liderarían la expedición. Mientras tanto, 1.700 hombre se embarcarían en 30 grandes barcazas planas en 6 grupos (la infantería ligera de Howe, RI28, RI43, RI47, RI58, y RI78 highlanders). El resto permaneció a bordo (RI15, 240 granaderos, 250 hombres del RI78 highlanders de Fraser, 200 infantería ligera, 400 del RI35, y 400 del RI60). Wolfe se quedó a bordo del Sutherland (50).

El 13 de septiembre hacia las 02,00 horas, la marea comenzó a disminuir y un viento fresco soplaba río abajo. Se levantaron dos fanales en las cubiertas principales de Sutherland (50). Fue la señal para iniciar la operación. Los botes se alejaron, los de la infantería ligera liderando el camino. Los barcos con el resto de las tropas tenían órdenes de seguir un poco más tarde.

Bougainville ya había revocado el convoy de provisiones que tenía la intención de enviar a Montcalm. Sin embargo, los centinelas desplegados a lo largo de las alturas no habían sido informados de que el convoy había sido revocado. Además, Vergor en Anse-au-Foulon había permitido a la mayoría de sus hombres, principalmente canadienses de Lorette, irse a casa por un tiempo y trabajar en la cosecha. Finalmente, el BI de Guyena, al que se le ordenó ocupar posición en las llanuras de Abraham, había quedado, por razones inexplicables, acampado por el Saint-Charles.

Durante dos horas completas, la procesión de barcos, llevados por la corriente, navegaba silenciosamente por el San Lorenzo. Era una noche estaba sin luna y lo suficientemente oscura y cuando llegaban Anse-au-Foulon . Escucharon el grito “Qui vive?” de un centinela francés. “¡France!” Respondió el captitán Donald Mcdoland del RI78 highlanders de Fraser, que había servido en Holanda y hablaba francés con fluidez. “¿Quel regimient?” respondió el centinela. “De La Reine”, respondió el highlander. Sabía que una parte de ese cuerpo estaba con Bougainville. El centinela, esperando el convoy de provisiones, quedó satisfecho y no solicitó la contraseña.

Poco después, los barcos más importantes pasaban las alturas de Samos, cuando otro centinela les preguntó, y pudieron verlo a través de la oscuridad corriendo hasta el borde del agua, dentro del alcance de un disparo de pistola. En respuesta a sus preguntas, el mismo oficial respondió, en francés: “Provision-boats. No hagas ruido; los ingleses nos oirán”. Esta vez, nuevamente, el centinela los dejó pasar.

Unos momentos después, las barcazas británicas rodearon el promontorio sobre el Anse-au-Foulon. No había centinela allí. La fuerte corriente arrastró los botes de la infantería ligera a Anse-des-Mères, un poco por debajo del lugar de desembarco previsto. Desembarcaron en una terraza estrecha al pie de las alturas, tan empinada como puede ser una colina cubierta de árboles. Los 24 voluntarios lideraron el camino, subiendo en silencio, seguidos de cerca por un cuerpo mucho más grande. Cuando llegaron a la cima vieron en la penumbra un grupo de tiendas de campaña a corta distancia, e inmediatamente corrieron hacia ellos. Los franceses, completamente sorprendidos, se pusieron inmediatamente de pie. Vergor, que tenía fama de cobarde, se mantuvo firme y disparó sus pistolas. Uno o dos franceses fueron atrapados, el resto huyó.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1-759--subida-a-los-llanos-de-abraham-1024x651.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1-759--subida-a-los-llanos-de-abraham-300x191.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1-759--subida-a-los-llanos-de-abraham-768x488.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1-759--subida-a-los-llanos-de-abraham-100x64.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1-759--subida-a-los-llanos-de-abraham.png 1316w
Batalla de los Llanos de Abraham o de Québec (13 de septiembre de 1.759). Subida a los llanos de Abraham. Es un poco exagerada ya que los únicos que treparon fueron los 24 voluntarios de la infantería ligera, el resto subió por el camino cubierto una vez despejado.

Finalmente, Wolfe escuchó un sonido de mosquetes, y supo que sus hombres dominaban la posición. Se corrió la voz, las tropas saltaron de los botes y ieron al camino fortificado, un estrecho sendero inclinado en la cara de las alturas se había vuelto intransitable por trincheras y abatís, pero pronto se eliminaron todas las obstrucciones, y luego el ascenso fue fácil.

Una vez desembarcados las barcazas regresaron a los barcos para recoger a la segunda oleada (unos 1.200) que permanecían allí.

Antes de que muchas de las tropas británicas llegaran a la cima, se escucharon cañones a la izquierda: las baterías de Sillery y Samos que disparaban contra las barcazas y el escuadrón de Holmes. Descendiendo por el Cape-Rouge. Howe y su infantería ligera se dirigieron para silenciarlos. La batería de Samos pronto fue tomada y la batería más distante en Sillery fue atacada y tomada a continuación. Pronto regresaron por las tropas dejadas a bordo de los barcos y por los que esperaban en la costa sur bajo el Tcol Ralph Burton. Antes de que saliera el sol, toda la fuerza de 4.400 hombres había logrado ascender. Wolfe fue a reconocer el terreno y pronto llegó a las llanos de Abraham, llamados así en memoria de Abraham Martín, un piloto francés dueño de los terrenos. Era una franja de terreno herboso, ligeramente ondulado moteado con matorrales. Eligió un emplazamiento de menos de 1,6 km de ancho para desplegar su ejército.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--desembarco-de-la-segunda-oleada-1024x598.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--desembarco-de-la-segunda-oleada-300x175.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--desembarco-de-la-segunda-oleada-768x449.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--desembarco-de-la-segunda-oleada-100x58.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--desembarco-de-la-segunda-oleada.png 1200w
Batalla de los Llanos de Abraham o de Québec (13 de septiembre de 1.759). Desembarco de la segunda oleada

Despliegue de fuerzas

Las tropas británicas formaron línea de batalla, que se extendió por la meseta con el frente hacia a la ciudad. La línea británica consistía en 6 BIs y las 3 Cías de granaderos de Luisburgo, todos en filas de tres de profundidad. Su ala derecha estaba cerca del borde de las alturas a lo largo del San Lorenzo, pero la izquierda no podía alcanzar las orillas del río San Carlos.

En ese lado, se había dejado un amplio espacio abierto y existía el peligro de ser flanqueado.

Wolfe desplegó sus 4.400 efectivos en:

  • Flanco derecho: el RI35 (519) de Otway. Apoyado en el acantilado.
  • Centro-derecha bajo Robert Monckton: 3 Cías de granaderos de Luisburgo (241), RI28 (421) de Bragg, RI43 (327) de Kennedy.
  • Centro-izquierda bajo James Murray: RI47 (360) de Lascelle, RI78 (662) highlanders de Fraser, RI85 (335) de Anstruther, 2×6 cañones en la carreta de Sillery.
  • Flanco izquierdo bajo el general de brigada George Townsend: RI15 (406) de Amherst, II/RI60 (322) y III/RI60 Royal American de Harding,
  • Reserva el RI48 (683) de Burton, y el I/RI60 (540) Royal American.

Vigilando el lugar de desembarco y las barcas había 2 Cías del RI58 y la infantería ligera de Howe (400) ocupó un bosque en retaguardia para enfrentarse a la fuerza de Bougainville en caso de que acudiese.

Quebec estaba a unos 2 km de distancia, pero las tropas británicas no podían verlo, ya que se interponía una elevación llamada Buttes-à-Neveu, a unos 600 pasos de distancia.

Montcalm había pasado una noche muy problemática. Durante toda la noche, los cañones de los barcos de Saunders hicieron fuego, y los botes de la flota británica se cernían en la oscuridad de la costa de Beauport, amenazando en desembarcar en cualquier momento. Las tropas ocuparon trincheras hasta el día. Montcalm caminó por el campo cerca de su cuartel general hasta la 01,00 horas, acompañado por el caballero James Johnstone y el Tcol François-Médard de Poulariez. Al amanecer oyó el sonido de cañones sobre la ciudad. Era la batería de Samos disparando contra los barcos británicos. Había encargado a un oficial en Québec, de avisarle de inmediato si ocurría algo inusual. Dos piquetes del RI Guyena fueron enviados hacia la los llanos de Abraham, seguido pronto por el resto del batallón.

Alrededor de las 06,00 horas, Montcalm montó y cabalgó hacia Québec con Johnstone, frente a la casa de Vaudreuil, vieron a través del San Carlos, a unos 3 km de distancia, las filas rojas de soldados británicos en las alturas más allá. Montcalm envió a Johnstone a todo galope para traer las tropas desde el centro y a la izquierda del campamento. Los de la derecha ya estaban en movimiento, sin duda por orden del gobernador. Vaudreuil salió de la casa Montcalm se detuvo y habló con él, luego cruzó el puente del San Carlos hasta la escena del peligro.

El ejército francés lo siguió en el orden que le fue posible, cruzó el puente a toda prisa, pasó por debajo de la muralla norte de Québec, entró por la puerta del Palacio y siguió su marcha a lo largo de las calles de la ciudad. Luego salieron a la llanura, algunos por la puerta de San Luis y otros por la de San Juan, y se apresuraron hacia donde los colores del RI Guyena aún ondeaban en las alturas.

Montcalm esperó durante mucho tiempo a las fuerzas que había ordenado unirse a él desde el ala izquierda del ejército. Él esperó en vano. Se dice que el gobernador los había detenido, para que los británicos no atacaran la costa de Beauport. Tampoco la guarnición de Québec acudió en ayuda de Montcalm. Envió a Jean-Baptiste caballero de Ramesay, su comandante, a por las 25 piezas de campaña que estaban en la batería del Palacio.

Ramesay le daría solo 3, diciendo que los requería para su propia defensa. Había órdenes y contra-órdenes; malentendido, prisa, demora, perplejidad.

Montcalm y sus principales oficiales celebraron un consejo de guerra.

Mientras tanto, Bougainville estaba a unos pocos kilómetros de distancia, y algunas de sus tropas estaban mucho más cerca; un mensajero enviado por Ancienne-Lorette podría haberlo alcanzado en 90 minutos como máximo y un ataque combinado por vanguardia y por retaguardia podría haber sido concertado con él. Si, además, Montcalm hubiera llegado a un acuerdo con Vaudreuil, su propia fuerza podría haber sido fortalecida por hasta 3.000 hombres adicionales de la ciudad y el campamento de Beauport. A pesar de estos hechos, Montcalm sintió que no había tiempo que perder, porque se imaginó que Wolfe pronto se vería reforzado, lo que era imposible, y creía que los británicos se estaban fortaleciendo, lo que no era menos un error.

Montcalm finalmente resolvió atacar. Habló algunas palabras a sus tropas.

La primera división de tropas apenas había surgido cuando, alrededor de las 06,00 horas, la cresta fue abarrotada repentinamente con tropas francesas. Era el BI de Guyena llegado de su campamento por el río San Carlos. Algún tiempo después, se oyeron disparos en la parte retaguardia.

Provenía de un destacamento de Bougainville que atacaba una casa donde se encontraba parte de la infantería ligera. Los asaltantes fueron rechazados, y cesaron los disparos. Lluvias leves caían a intervalos.

El marqués de Montcalm desplegó sus fuerzas en Buttes-à-Neveu a 600 metros de las líneas francesas y disponía de 1.900 regulares y 1.500 milicias e indios, desplegó en una sola línea:

  • Ala derecha bajo Dumas con las milicias de Montreal y Quebec y indios en orden disperso por los bosques (900)
  • Flanco derecho bajo el Col Senezergues con 2 cañones ligeros, La Colonie (350 coloniales), RI La Sarre (340) y RI Languedoc (320)
  • Centro bajo Montcalm con RI Languedoc con RI Béarn (200) y RI La Guyena (200).
  • Flanco izquierdo bajo el Col Fontbrune con 2 cañones de campaña, RI Royal-Roussillon (230) y La Colonie (320).
  • Ala izquierda milicias de Montreal y Trois-Rivières, e indios (600).
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--linea-francesa.png 960w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--linea-francesa-300x175.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--linea-francesa-768x449.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--linea-francesa-100x58.png 100w
Batalla de los Llanos de Abraham o de Québec (13 de septiembre de 1759). Línea francesa, se observa un cañón arrastrado por un caballo, el general francés a caballo.

Desarrollo

Hacia las 08,00 horas en Cap-Rouge, Bougainville fue informado de que los británicos estaban en las llanuras de Abraham. Comenzó a reunir la mayor cantidad posible de sus destacamentos desplegados a lo largo del río San Lorenzo a lo largo de varios kilómetros hacia Jacques-Cartier. Casi al mismo tiempo, los marineros británicos arrastraron 2 cañones por las alturas en Anse-au-Foulon.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--linea-britanica-1024x596.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--linea-britanica-300x175.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--linea-britanica-768x447.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--linea-britanica-100x58.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--linea-britanica.png 1068w
Batalla de los Llanos de Abraham o de Québec (13 de septiembre de 1.759). Línea británica, se observa a los granaderos de Luisburgo, el RI 28 y en segunda línea del RI48, el general Wolfe a caballo.

A las 09,30 horas, las 3 piezas de campaña enviadas por Ramesay finalmente llegaron e hicieron fuego contra las filas británicos con disparos canister, y los 1.500 canadienses e indios dispararon de frente y de costado.

Sobre toda la llanura, desde detrás de los arbustos y los montículos y el borde de los campos de maíz, brotaban incesantemente humo de los cañones de estos tiradores ocultos. Los escaramuzadores fueron fueron enviados delante de las líneas para mantenerlos bajo control, y se ordenó a los soldados que se tumbaran en el césped para evitar ser blancos. El tiroteo fue más vivo en la izquierda británica, donde bandas de francotiradores llegaron al borde del declive, entre matorrales y detrás de casas dispersas, de donde mataron e hirieron a un número considerable de hombres de Townshend. La infantería ligera británica fue llamada desde la retaguardia.

Las casas fueron tomadas y retomadas, y una o más de ellas fueron quemadas durante los enfrentamientos.

Hacia las 10,00 horas, los franceses en la cresta se habían formado en 3 cuerpos: regulares en el centro, regulares y canadienses a derecha e izquierda. Las 2 piezas de campo británicas dispararon contra ellos con metralla y las tropas británicas, que se levantaron del suelo, se prepararon para recibirlos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1-759--el-capitan-macleod-de-la-royal-artillery-1024x550.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1-759--el-capitan-macleod-de-la-royal-artillery-300x161.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1-759--el-capitan-macleod-de-la-royal-artillery-768x412.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1-759--el-capitan-macleod-de-la-royal-artillery-100x54.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1-759--el-capitan-macleod-de-la-royal-artillery.png 1248w
Batalla de los Llanos de Abraham o de Québec (13 de septiembre de 1.759). El capitán Macleod de la Royal Artillery haciendo fuego con sus 2 cañones de 6 libras. Al lado los highlanders del RI78 de Fraser. Autor David Rowlands

Montcalm no tenía tropas en reserva, pero lanzó toda su fuerza a la vez contra la línea británica. Avanzaron emitiendo gritos, cuando estaban a unos 200 metros dispararon. Sus filas no muy bien ordenadas, se desarticularon aún más cuando los canadienses se arrojaron al suelo para recargar sus armas. Fue en esta acción cuando Wolfe recibió su primera herida en la mano derecha, cuando una bala le alcanzó la muñeca. Los franceses reorganizaron las líneas y avanzaron de nuevo lanzando gritos.

Los británicos, que hasta entonces habían estado tumbados, se pusieron de pie en silencio y se mantuvieron firmes con las armas cargadas. Los británicos habían recibido órdenes de no disparar hasta que estuvieran a 20 metros apuntar con sumo cuidado y dispara con buena puntería y luego cargar a la bayoneta calada.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--vista-desde-las-lineas-inglesas-y-francesas-1024x690.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--vista-desde-las-lineas-inglesas-y-francesas-300x202.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--vista-desde-las-lineas-inglesas-y-francesas-768x517.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--vista-desde-las-lineas-inglesas-y-francesas-100x67.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--vista-desde-las-lineas-inglesas-y-francesas.png 1280w
Batalla de los Llanos de Abraham o de Québec (13 de septiembre de 1759). Vista desde las líneas inglesas y francesas. Autor Peter Dennis

Cuando los franceses estaban a unos 100 metros, los ingleses avanzaron en orden. Cuando los franceses estaban a 40 pasos, sonó la orden de mando, y una descarga de mosquetería resonó a lo largo de la línea, y una densa nube de humo cubrió la fila. Al amparo de la misma, cargaron de nuevo y avanzaron a 20 pasos hicieron alto y siguió otra descarga, esta fue devastadora, hicieron varias descargas más y cuando se disipó el humo, se reveló una visión dantesca: el suelo estaba lleno de muertos y heridos, las filas francesas que avanzaban se detuvieron en seco y se convirtieron en una multitud frenética, gritando, maldiciendo, gesticulando. Montcalm, galopaba frenéticamente hacia arriba y hacia abajo por sus destrozadas filas en un vano esfuerzo por restablecer el orden. Wolfe dio la orden de avanzar, y la línea escarlata avanzó con bayoneta y para completar la derrota.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--la-linea-inglesa-avanzado-1024x586.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--la-linea-inglesa-avanzado-300x172.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--la-linea-inglesa-avanzado-768x440.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--la-linea-inglesa-avanzado-100x57.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--la-linea-inglesa-avanzado.png 1282w
Batalla de los Llanos de Abraham o de Québec (13 de septiembre de 1759). La línea inglesa avanzado a la bayoneta calada y huida de los franceses. Autor Gerry Embleton

El ejército francés huyó parte a la ciudad y parte hacia el río San Carlos. El RI78 highlanders de Fraser sacaron sus espadas y siguieron corriendo. A la derecha británica, aunque la columna de ataque se rompió en pedazos, el fuego aún se mantuvo, principalmente, al parecer, por francotiradores de los arbustos y campos de maíz, donde habían estado acostados durante una hora o más. Aquí Wolfe mismo lideró la carga, a la cabeza de los granaderos de Luisburgo recibió otro disparo en la ingle y aún siguió avanzando, cuando un tercero le atravesó sus pulmones. Se tambaleó y se sentó en el suelo. El teniente Brown de granaderos y varios soldados ayudados por un oficial de artillería que corrió para unirse a ellos, lo llevaron en brazos hacia la retaguardia. Les rogó que lo acostaran. Lo hicieron y le preguntaron si avisaban a un cirujano. “No hay necesidad”, respondió; “Todo terminó para mi”. Un momento después, uno de ellos gritó: «¡Corren, vean cómo corren!» «¿Quien corre?» Wolfe preguntó, como un hombre despertado del sueño. «El enemigo, señor. ¡Egad, ceden en todas partes!” Wolfe luego ordenó a un mensajero que fuera al Tcol Burton y que le dijera que marchase con el RI48 de Webb hasta el río San Carlos, para evitar que los franceses se retirasen por el puente. Wolfe murió poco después.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--muerte-del-general-wolfe-1024x682.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--muerte-del-general-wolfe-300x200.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--muerte-del-general-wolfe-768x512.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--muerte-del-general-wolfe-100x67.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--muerte-del-general-wolfe.png 1280w
Batalla de los Llanos de Abraham o de Québec (13 de septiembre de 1759). Muerte del general Wolfe durante la batalla.

Montcalm, todavía a caballo, fue llevado con la marea de fugitivos hacia la ciudad. Cuando se acercaba a las murallas, un disparo atravesó su cuerpo.

Se mantuvo en la montura, dos soldados lo apoyaron, uno a cada lado, y condujeron a su caballo a través de la puerta de San Luis. Lo colocaron en la casa del cirujano Arnoux, que entonces estaba con el brigadier François-Charles de Bourlamaque en Isle-aux-Noix, pero cuyo hermano menor, también era cirujano, examinó la herida y la declaró mortal. Al enterarse de que no viviría mucho más, Montcalm supuestamente respondió: “Tanto mejor, no veré a los británicos en Québec”. Durante la batalla, el segundo al mando de Montcalm, el general de brigada Étienne-Guillaume de Senezergues, también había sido herido de muerte.

La persecución

Sin embargo, hubo cierta resistencia a la persecución. Provenía principalmente de los canadienses, muchos de los cuales no habían avanzado con los regulares al ataque. Aquellos en el ala derecha, en lugar de hacerlo, se arrojaron en una extensa extensión de arbustos que se extendían frente a la izquierda británica; y desde esta cubierta abrieron un fuego, demasiado distante para tener mucho efecto, hasta que los vencedores avanzaron en su turno, cuando el disparo de los tiradores ocultos les dijo severamente. Dos batallones, por lo tanto, se desplegaron ante los arbustos, dispararon ráfagas contra ellos y expulsaron a sus ocupantes.

Una vez más, aquellos de los canadienses que, antes de que comenzara la batalla principal, atacaron a la izquierda británica desde el borde de la meseta hacia Saint-Charles, se retiraron cuando tuvo lugar la derrota y corrieron a lo largo del borde del declive hasta, en la parte de la llamada Côte Sainte-Geneviève, llegaron a un lugar cubierto de matorrales. En ellos se refugiaron; y apenas se cubrieron, se enfrentaron a disparar contra los highlanders del RI78 de Fraser, quien actualmente apareció. Como muchos de estos highlanders, de acuerdo con su antigua costumbre, dejaron sus mosquetes y cargaron con sus espadas, intentaron en vano desalojar a los tiradores y sufrieron muchas bajas en el intento. Otras tropas acudieron en su ayuda, limpiaron los matorrales, después de una fuerte resistencia, y condujeron a sus ocupantes a través del prado hasta el puente de botes.

Una parte de los fugitivos escapó a la ciudad por las puertas de San Luis y de San Juan, mientras que el mayor número huyó a lo largo del frente de las murallas, corrió por el declive hacia el suburbio de Saint-Roch, y corrió por los prados para El puente, protegido por el cañón de la ciudad y los dos cascos armados en el río.

La derrota apenas había comenzado cuando Vaudreuil cruzó el puente desde el campamento de Beauport. Habían pasado cuatro horas desde que escuchó la alarma por primera vez, y sus campamentos no estaban a más de 3 km del campo de batalla. No explicó por qué no llegó antes. Es posible que su llegada estaba bien programada para echarle la culpa a Montcalm en caso de derrota, o para reclamar parte del honor para sí mismo en caso de victoria. Vaudreuil no perdió tiempo en volver a cruzar el puente y unirse a la milicia en el reducto en el extremo más alejado, donde una multitud de fugitivos pronto entró a raudales tras él. El lugar estaba lleno de tropas y canadienses en pánico.

Ante la aparición de las tropas británicas en la llanura junto a la panadería, Montguet y La Motte, dos viejos capitanes del RI Béarn, gritaron con vehemencia al señor de Vaudreuil que el hornabeque se tomarían en un instante por asalto. Sin embargo, el río era ancho y profundo, y el hornabeque estaba protegido por el agua y por fuertes empalizadas con cañones. Sin embargo, surgió un grito general al cortar el puente de los barcos. Al hacerlo, más de la mitad del ejército, que aún no había cruzado, había sido sacrificado. Los hombres con hachas estaban trabajando, cuando fueron detenidos por algunos oficiales que no habían perdido el juicio.

Los británicos se estaban fortaleciendo en el campo de batalla. Al igual que los franceses, habían perdido a dos generales; para el general de brigada Robert Monckton, segundo al mando, fue deshabilitado por un disparo de mosquete, y el mando cayó sobre el brigadier George Townshend en el momento en que el enemigo estaba en pleno huida. Había llamado a los perseguidores y los formó nuevamente en la línea de batalla, sabiendo que otro enemigo estaba cerca.

Al mediodía, Bougainville apareció desde Cape-Rouge con unos 2.000 hombres, pero se retiró al ver el doble de esa fuerza preparada para recibirlo.

Bajas

En esta batalla, los británicos perdieron a Wolfe, murieron 10 oficiales y 48 de tropa; 37 oficiales y 535 de tropa fueron heridos. Los highlanders del RI78 de Fraser sufrieron la mayor pérdida, seguidos por RI15, RI58 y RI60, quienes fueron los más afectados por los disparos en el flanco izquierdo. Las pérdidas francesas dadas por Vaudreuil se cifraron en 640 y por los informes oficiales británicos en unos 1.500. El señor de Senezergues jefe del RI La Sarre y Louis Restoineau de Fontbonne jefe del RI Guyena, murieron en acción mientras Montcalm resultó mortalmente herido.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--secuelas-de-la-batalla-1024x658.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--secuelas-de-la-batalla-300x193.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--secuelas-de-la-batalla-768x493.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--secuelas-de-la-batalla-100x64.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-los-llanos-de-abraham-o-de-quebec-13-de-septiembre-de-1759--secuelas-de-la-batalla.png 1247w
Batalla de los Llanos de Abraham o de Québec (13 de septiembre de 1759). Secuelas de la batalla. El reverendo presviteriano de 26 años Robert Macpherson, capellán del RI78 highlanders conocido como Caipal Mhor (El Gran Capellán en gaelico), conforta a un highlander moribundo.

El gobernador de Vaudreuil, quien más tarde escribió a su gobierno y culpó por completo a la derrota francesa del fallecido Montcalm, decidió abandonar Quebec y la costa de Beauport, ordenando a todas sus fuerzas que marcharan hacia el oeste y finalmente se unieran con Bougainville, dejando la guarnición en Quebec bajo el mando de Jean-Baptiste Nicolas Roch de Ramezay.

Rendición de Quebec

Con la retirada del ejército francés, Ramezay, gobernador de Québec, solo tenía su guarnición para defender la ciudad. Esta guarnición constaba de unos 150 regulares, 450 hombres de las compañías francas, un número considerable de marineros y la milicia local. Los habitantes que, durante el asedio, habían buscado refugio en el suburbio de Saint-Roch, habían regresado después de la batalla, y ahora había 2.600 mujeres y niños con alrededor de 1.000 inválidos y otros no combatientes que había que apoyar, aunque las disposiciones en la ciudad, incluso a medias raciones, apenas duraría una semana. Ramezay no había sido informado de que quedaba un buen suministro en los campamentos de Beauport y, cuando se enteró por fin de que estaba allí y envió grupos para obtenerlo, descubrieron que los indios y los hambrientos campesinos se lo habían llevado. Los murmullos y las quejas contra el ejército que había abandonado Québec se convirtieron en una protesta general. Los comerciantes, todos los cuales eran oficiales de la milicia del pueblo, se reunieron en la casa del señor François Daine, el portavoz designado de los habitantes.

El 15 de septiembre al amanecer, la columna francesa partió de Pointe-aux-Trembles. Mientras tanto, a las 06,00 horas, Lévis recibió el mensajero de Vaudreuil anunciando la derrota en los llanos de Abraham. Vaudreuil requirió que Lévis se uniera a él lo antes posible en el río Jacques-Cartier. A las 09,00 de la mañana, Lévis dejó Montreal. Al mediodía, la columna francesa pasó el río Jacques-Cartier. A las 23,00 horas, Lévis llegó a Maskinongé, donde pasó la noche.

Townsend, que había sucedido a Wolfe como comandante del ejército británico, acercó sus trincheras a Quebec con la mayor energía. Los franceses, a pesar de su retirada precipitada, todavía tenían una fuerza superior en su retaguardia; y aunque ciertamente desmoralizado podría unirse al unirse a las tropas frescas de Lévis. Por lo tanto, era imperativo presionar a la guarnición con fuerza mientras aún estaba dominada por la desesperada sensación de su aislamiento. En consecuencia, Townshend avanzó sus trincheras cada vez más cerca de las murallas de Québec, a pesar de los cañones con los que Piedmont y sus artilleros intentaron frenarlos.

El 16 de septiembre al amanecer, Lévis reanudó su avance hacia Jacques-Cartier, deteniéndose brevemente en Trois-Rivières. Mientras tanto, la columna francesa descansaba un día en Jacques-Cartier.

El 17 de septiembre a las 10,00 horas, Lévis llegó a Jacques-Cartier y encontró al ejército francés en gran desorden y sin equipaje ni equipo adecuado. Un gran número de canadienses había desertado y casi todos los indios habían tomado el camino a sus aldeas. Lévis culpó de la retirada e instó a Vaudreuil a marchar a toda velocidad a Québec. Lévis tenía la intención de atacar a los británicos si los encontraba mal desplegados, o prolongar el asedio enviando hombres y suministros a la ciudad.

Finalmente, si no podía salvar Québec, planeaba evacuarlo y quemarlo, para que los británicos no pudieran pasar el invierno allí. Mientras tanto, dejando el mando a Lévis, Vaudreuil se retiró a Montreal y Bougainville se retiró de Saint-Augustin a Pointe-aux-Trembles.

El 17 de septiembre por la noche, los barcos de guerra británicos se movieron contra la Ciudad Baja de Quebec, y una columna británica se acercó a las paredes desde los prados del Saint-Charles, como para asaltar la puerta del Palacio. Los tambores franceses llamaron a las armas, pero la milicia canadiense se negó a presentarse. Ramezay finalmente ordenó que se levantara la bandera blanca y ordenó a Armand de Joannès que fuera al campamento británico y obtuviera los términos que pudiera. Joannès fue al campamento de Townshend y emprendió negociaciones. Finalmente, Townshend lo envió de vuelta para hablar con Ramezay, amenazando con asaltar Québec si la plaza no se entregaba antes de las 11,00 horas. El mismo día, 100 canadienses montados, que formaban parte del comando de Bougainville, fueron enviados a Québec, cada uno con una bolsa de galletas en la silla. Debían dar la vuelta por al lado de Beauport, donde no había enemigo, y de donde podían cruzar el río San Carlos en canoas hacia la ciudad. Bougainville lo siguió de cerca con un suministro mayor. Vaudreuil le envió un mensaje a Ramezay, revocando su orden de rendirse si lo amenazaban con asalto, diciéndole que aguantara hasta el final y asegurándole que todo el ejército vendría en su ayuda. Mientras tanto, durante la negociación para la capitulación de Québec, las condiciones otorgadas por Townshend fueron favorables, ya que conocía el peligro de su posición y estaba contento de tener Quebec en cualquier condición. Las tropas y los marineros de la guarnición debían marchar del lugar con los honores de guerra y ser llevados a Francia. Los habitantes tendrían protección de sus personas y sus y propiedades, y libre ejercicio de la religión. En esto, Ramezay firmó los artículos, y Joannès los devolvió dentro del tiempo prescrito. Apenas había salido de la ciudad, cuando aparecieron los jinetes canadienses con sus sacos de galletas y una renovada seguridad de que la ayuda estaba cerca, pero ya era demasiado tarde. Ramezay se había rendido y no rompería su palabra.

El 18 de septiembre por la mañana, el ejército francés, liderado por Lévis, marchó desde Jacques-Cartier volviendo sobre sus pasos hacia Quebec. Por la tarde, una compañía británica de artilleros con una pieza de campaña entró en Quebec y marchó al lugar de los cañones en la parte alta de la ciudad, seguido de un cuerpo de infantería bajo el teniente coronel Murray. Se colocaron destacamentos en todas las puertas mientras que los marineros bajo el capitán Hugh Palliser de la Royal Navy tomaron posesión de la ciudad baja. La bandera británica se izó en las alturas cerca de la cima de la rue de la Montagne. Los británicos encontraron 261 piezas de artillería, a las que hay que sumar 37 adicionales entre San Carlos y Beauport.

Murray fue nombrado gobernador de Québec con una guarnición británica unos 6.000 hombres (RI15, RI28, RI43, RI47, RI48, RI58, RI60 y RI 78, 400 artilleros, 250 rangers), también se dejó un escuadrón naval bajo el capitán Colville: Northumberland (70), Alcide (64), Trident (64), Pembroke (60), Príncipe de Orange (60), y varias fragatas. Murray ordenó a sus tropas despejar las calles y reparar edificios públicos y 500 casas.

A finales de septiembre los habitantes tuvieron que jurar lealtad al rey inglés. El tema religioso también fue el centro de atención. El gobernador Murray otorgó la libertad de religión, pero, sabiendo que los soldados eran muy hostiles a la religión de los derrotados, implementó una serie de medidas, como exigir que las monjas que cuidaban a los heridos se abstuvieran de hablarles de su religión. Sin embargo, debido a las precauciones tomadas por el gobernador, el primer invierno pasado bajo el dominio británico no condujo a ningún incidente importante.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-03-12. Última modificacion 2020-03-12.
Valora esta entrada