Siglo XVIII Guerra Franco-India (1.754-63) Operaciones 1.759. Conquista fuerte Niágara y Carillón
Operaciones 1.759. Conquista fuerte Niágara y Carillón

Conquista británica del fuerte Niágara (julio de 1.759)

El general británico Jeffery Amherst hizo planes para las campañas militares de 1.759 que incluían una expedición para capturar el fuerte Niagara , un importante centro del ejército francés y punto de suministro entre la provincia francesa de Canadá y sus fuertes en el valle de río Ohio.

Amherst eligió al general de brigada John Prideaux para dirigir la expedición, que también incluía a William Johnson, el agente indio británico que dirigió las fuerzas iroquesas de la expedición.

El fuerte Niagara se había construido en gran medida bajo la dirección del capitán Pierre Pouchot del ejército francés. A principios de 1.759, el general Louis-Joseph de Montcalm y el gobernador de Nueva Francia, el marqués de Vaudreuil, lo enviaron con unos 2.500 hombres para fortificar a Niágara más allá de los 500 hombres que habían pasado el invierno allí. Pouchot, bajo las órdenes de Vaudreuil, envió a muchos de esos hombres al sur al fuerte Machault a mediados de junio como parte de un plan para reforzar los fuertes franceses del país de Ohio y atacar a los británicos en el fuerte Pitt. Las fuerzas que se fueron para defender a Niágara consistían en unos 200 hombres de los RIs de Rosellón, Languedoc, La Sarre y Béarn, 20 artilleros y unas 300 tropas y milicias provinciales.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-del-fuerte-niagara-1759--los-franceses-reforzando-el-fuerte.png 904w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-del-fuerte-niagara-1759--los-franceses-reforzando-el-fuerte-300x141.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-del-fuerte-niagara-1759--los-franceses-reforzando-el-fuerte-768x362.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-del-fuerte-niagara-1759--los-franceses-reforzando-el-fuerte-100x47.png 100w
Asedio del fuerte Niágara 1759. Los franceses reforzando el fuerte con hombres y suministros.

Las tropas del ejército británico de Prideaux consistían en RI44 y RI46, y 2 Cías del RI60, que sumaban unos 2.200 hombres. También comandó 2.500 milicias provinciales de Nueva York y 700 de Rhode Island. Retrasado por la marea alta en el río Mohawk y la llegada tardía de algunas de las compañías provinciales, la expedición no comenzó a abandonar Schenectady hasta mediados de mayo. El 27 de junio, el ejército llegó al fuerte Oswego, donde se unieron Johnson y unos 600 iroqueses.

Dejando a los hombres atrás para la guarnición de Oswego, Prideaux partió el 1 de julio hacia Niagara con unos 20.500 hombres. Mientras que los franceses tenían barcos patrullando el lago Ontario para detectar los movimientos británicos, la falta de atención por parte de una de las tripulaciones permitió a la flotilla británica evitar ser descubiertos.

Llegaron al fuerte Niagara el 6 de julio, desembarcaron cerca de un pantano fuera de la vista de la fortaleza e inmediatamente comenzaron las operaciones de asedio.

Niagara era un fuerte recientemente reconstruido en forma regular. Se encontraba en el ángulo formado por la unión del río Niágara con el lago Ontario, y tenía una guarnición de 600 hombres, bien abastecidos con provisiones y municiones de guerra. Más arriba del río, a 2 km por encima de la catarata, había otro fuerte, llamado Little Niagara, construido en madera y mandado por el oficial Daniel-Marie de Chabert de Joncaire de Clausonne y su hermano Philippe-Marie y un numeroso clan de indio.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-britanico-del-fuerte-niagara-julio-de-1759--vista-del-asedio.png 980w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-britanico-del-fuerte-niagara-julio-de-1759--vista-del-asedio-300x176.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-britanico-del-fuerte-niagara-julio-de-1759--vista-del-asedio-768x450.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-britanico-del-fuerte-niagara-julio-de-1759--vista-del-asedio-100x59.png 100w
Asedio británico del fuerte Niágara (julio de 1759). Vista del asedio

El capitán Pouchot dirigió una defensa vigorosa. Los franceses tenían unos cien aliados iroqueses en el fuerte que desertaron cuando llegaron los británicos.

Comenzaron los trabajos de asedio el 10 de junio abren las trincheras de aproximación a unos 1.000 metros del fuerte, y el 17 de julio habían asentado la artillería a unos 300-400 metros del fuerte abriendo fuego contra el fuerte.

Prideaux murió cuando un fragmento de proyectil de una de sus propias armas lo golpeó y el mando de las fuerzas británicas cayó ante William Johnson, que era un oficial provincial y no pertenecía al ejército regular, por lo que había dudas sobre su derecho a tomar el mando.

Batalla de la Belle Famille (24 de junio de 1.759)

El 23 de julio, Johnson recibió información de que una partida de ayuda franco-indio se acercaba a Niagara. Por la noche, ordenó que su infantería ligera y los piquetes de los regimientos de línea se desplegaran cerca del camino a su izquierda, donde esperaba la llegada de los franceses.
En la mañana del 24 de julio, un disparo lejano le dijo a Pouchot que los refuerzos estaban cerca. Las partidas de Aubry y Ligneris (unos 1.100 franceses y 1.200 indios) habían abandonado Presque isle unos días antes.

Entre ellos había un cuerpo de compañías francas de la Marina, pero los franceses de la partida eran principalmente comerciantes y guardabosques del oeste. Eran excelentes leñadores, hábiles cazadores, y quizás los mejores luchadores forestales de todo Canadá.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-britanico-del-fuerte-niagara-junio-de-1759--plano-del-asedio-1-1024x412.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-britanico-del-fuerte-niagara-junio-de-1759--plano-del-asedio-1-300x121.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-britanico-del-fuerte-niagara-junio-de-1759--plano-del-asedio-1-768x309.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-britanico-del-fuerte-niagara-junio-de-1759--plano-del-asedio-1-1536x619.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-britanico-del-fuerte-niagara-junio-de-1759--plano-del-asedio-1-100x40.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-britanico-del-fuerte-niagara-junio-de-1759--plano-del-asedio-1.png 1567w
Asedio británico del fuerte Niágara (junio de 1759). Plano del asedio. Cartógrafo Jones, intendente de RI46

Johnson, además de sus indios, tenía con él a unos 2.300 hombres, a quienes se vio obligado a dividir en 3 cuerpos separados: uno para proteger los barcos, otro para proteger las trincheras y un percero para luchar contra Aubry y su partida. Este último cuerpo, que inicialmente consistía en la infantería ligera provincial y los piquetes enviados la noche anterior, fue reforzado con 2 compañías de granaderos y 150 hombres del RI46, y fue puesto al mando del coronel Eyre Massey. Se situaron detrás de un abattis en un lugar llamado «La Belle Famille», y los iroqueses se colocaron en sus flancos. Estos iroqueses habían mostrado signos de descontento y, cuando el enemigo se acercó, abrieron conversaciones con los indios franceses, que, sin embargo, pronto terminó, y ambos bandos lanzaron el grito de guerra.

Johnson también había ordenado al Tcol Farquhar que tomara posición a retaguardia de las trincheras con el RI44 y que apoyara a la guardia mandada por el mayor John Beckwith en caso de que la guarnición francesa hiciera una salida.

Lignery y Aubry, a pesar de su conocimiento de las costumbres indias, aparentemente avanzaron sin tomar las precauciones normales contra la emboscada, y marcharon directamente a una trampa preparada.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-la-belle-famille-1759--ejercitos-frances-e-ingles-preparandose-para-la-batalla.png 1000w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-la-belle-famille-1759--ejercitos-frances-e-ingles-preparandose-para-la-batalla-300x201.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-la-belle-famille-1759--ejercitos-frances-e-ingles-preparandose-para-la-batalla-768x514.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-la-belle-famille-1759--ejercitos-frances-e-ingles-preparandose-para-la-batalla-100x67.png 100w
Batalla de la Belle Famille 1759. Ejércitos francés e inglés preparándose para la batalla.

Cuando los franceses salieron del bosque a campo abierto, los británicos inmediatamente abrieron fuego y comenzaron a desplegarse de la columna a la formación de línea. Esperando hasta que los franceses estuvieran muy cerca, el comandante británico dio a sus tropas la orden de levantarse y disparar. El RI46 disparó siete voleas, luego avanzó, disparando a voluntad.

Massey luego estimó que sus hombres dispararon alrededor de 16 descargas en la acción. El fuego de la compañía de granaderos atrapó el flanco izquierdo francés en una fila. Cuando los franceses se estremecieron ante el fuego mortal, los británicos atacaron con la bayoneta. La moral francesa se derrumbó y los iroqueses aliados británicos apresuraron a los sobrevivientes.

Los franceses comenzaron una retirada en pánico, en la que los británicos lo persiguieron, según un informe, durante unos 8 km. Las bajas francesas fueron significativas, incluida Lignery, que sufrió una herida mortal. Massey fue herido.

Mientras tanto Pouchot escuchó los disparos, fue con un oficial de artillería herido al bastión al lado del río y, como el bosque había sido talado a una gran distancia, pudieron ver más de 2 km a lo largo de la orilla. Allí, al vislumbrar árboles y arbustos, divisaron cuerpos de hombres, que avanzaban y se retiraban, eran indios en rápido movimiento, y el humo de las armas, cuyo sonido llegó a sus oídos. Mientras tanto, los cañones británicos había dejado de disparar y las trincheras silenciosas parecían desiertas. Hubo un llamado en el fuerte para que los voluntarios hicieran una salida y destruyeran las obras. Tan pronto como los voluntarios se mostraron a lo largo del camino cubierto, las trincheras aparentemente abandonadas fueron abarrotadas de hombres y bayonetas y el intento fue abandonado. Los disparos lejanos duraron media hora, luego cesaron. En efecto, la pelea había sido enérgica por un tiempo, pero al fin los hombres de Aubry se retiraron en pánico.

Pouchot permaneció en suspenso hasta que, a las 14,00 horas, un indio aliado onondaga, que había pasado desapercibido a través de las líneas británicas, se le acercó con el anuncio de que los franceses y sus aliados habían sido derrotado. Pouchot no le creería.

A las 16,00 horas, después de un furioso cañoneo en ambos lados, sonó una trompeta desde las trincheras y el mayor Harvey se acercó al fuerte con una convocatoria para rendirse. También trajo un papel que contenía los nombres de los oficiales franceses cautivos. Pouchot, fingiendo incredulidad, envió a un oficial al campo británico, que pronto vio pruebas incontestables del desastre; porque allí, bajo un refugio de hojas y ramas cerca de la tienda de campaña de Johnson, se sentaron Ligneris, gravemente heridos, con Aubry, Villiers, Montigny, Marin y sus compañeros en desgracia, en total, 16 oficiales, 4 cadetes y 1 cirujano.

Rendición del fuerte Niagara

Pouchot no tenía más remedio que rendirse, lo que hizo el 25 de julio. Según los términos de la capitulación, la guarnición (que ascendía a unos 600 hombres) debía ser enviada como prisioneros a Nueva York, aunque se les concedieron honores de guerra en reconocimiento de su valiente conducta. Hubo una estipulación especial de que debían protegerse de los indios, que estaban aterrorizados, para que la masacre del fuerte William Henry no se vengara en ellos. Johnson contuvo a sus peligrosos aliados y, aunque el fuerte fue saqueado, no se derramó sangre.
La fuerza de socorro francesa derrotada se apresuró a regresar al lago Erie, quemó Presqu’isle, Le Boeuf y Venango y, junto con las guarniciones de esos fuertes, se retiró a Détroit.
Toda la región del Alto Ohio estaba en posesión indiscutible de los británicos. Además, los puestos franceses de Occidente estaban irremediablemente separados de Canadá. Los comandantes británicos podrían considerar un avance en Montreal por el lago Ontario.

Expedición británica al fuerte Carillón o Ticonderoga (junio-septiembre 1.759)

William Pitt había ordenado que, mientras se atacaba Québec, se debería intentar penetrar en Canadá a través del fuerte Carillón o Ticonderoga y el fuerte Saint-Frédéric (Crown Point), siguiendo la vía fluvial del lago Champlain y el río Richelieu. Por lo tanto, los dos ejércitos británicos podrían unirse en el corazón de la colonia francesa, o, al menos, podría hacerse una poderosa diversión de fuerzas francesas y aliviar al general James Wolfe. Al mismo tiempo, el fuerte Oswego se restablecería a orillas del lago Ontario y del fuerte Pitts (antiguo Duquesne), asegurarían la llegada de refuerzos y suministros.

Jeffrey Amherst, comandante en jefe británico en Norteamérica, envió al general de brigada John Stanwix para llevar a cabo las operaciones para el alivio de Pittsburgh. El propio Amherst se preparó para liderar el gran avance central del lago Champlain contra los fuertes de Carillón y Saint-Frédéric, y llegar a Montreal.

En marzo, un destacamento de 30 rangers de Rogers y algunos indios reconocieron las posiciones francesas alrededor del fuerte Carillón y atacaron a un grupo de carpinteros. Hébecourt envió de inmediato una partida de 30 franceses y algunos indios para socorrer a los carpinteros. En esta escaramuza, 5 carpinteros murieron y 6 resultaron heridos, mientras que 1 soldado indio y 3 franceses resultaron heridos. Los rangers tenían algunos hombres heridos y 1 sargento fue capturado. De este prisionero, los franceses supieron que un ingeniero estaba con el destacamento británico para trazar un plan de las fortificaciones y que los británicos planeaban atacar al fuerte Carillon en la primavera.

Durante el invierno, Hébecourt había perdido a unos 20 hombres por enfermedad. En preparación para la próxima campaña, se construyeron xebecs (galeras) en Saint-Jean en el río Richelieu para la defensa del lago Champlain.

En mayo, los comandantes franceses, mientras preparaban su plan para la siguiente campaña, decidieron dar prioridad a la defensa de Québec. También se resolvió que el ejército del lago Champlain (unos 2.500 hombres) se retiraría de Carillón y de Saint-Frédéric, después de destruir las fortificaciones, tan pronto como los británicos llegaran a la región y se concentraran en Île-aux-Noix, que estaba fortificada. De hecho, desde principios de mayo, las tropas británicas habían comenzado a reunirse en Albany.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/fuerte-de-carillon-o-de-ticonderoga-1758-59.png 920w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/fuerte-de-carillon-o-de-ticonderoga-1758-59-300x200.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/fuerte-de-carillon-o-de-ticonderoga-1758-59-768x512.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/fuerte-de-carillon-o-de-ticonderoga-1758-59-100x67.png 100w
Fuerte de Carillón o de Ticonderoga (1758-59). Planta cuadrangular con 4 grandes bastiones en las esquinas, con dos revellines con zanja. La parte superior estaba revestido de madera de roble.

A finales de junio, Amherst había reunido su ejército en el lago Saint-Sacrement. Su fuerza consistía en unos 11.500 hombres, 5.000 de ellos provinciales y el resto británicos. Los regulares británicos estaban agrupados en 2 brigadas:

  • Primera brigada bajo el coronel Forster con el RI27 de Inniskilling, RI55 y el I/RI1 Royal.
  • Segunda brigada bajo el coronel Grant con el RI17, RI77 highlanders de Montgomery, y RI42 Royal Highlanders.

Los granaderos del ejército se agruparon en un solo cuerpo y una unidad de infantería ligera reunió destacamentos de varios regimientos. El ejército de Amherst debería haber incluido una gran cantidad de carpinteros y cantidades de suministros para la creación de una fuerza naval en el lago Champlain. Sin embargo, esta disposición fue pasada por alto.

El sábado 21 de julio, después de un largo retraso, las tropas británicas se embarcaron y la importante flotilla zarpó sobre el lago Saint-Sacrement. Esta flotilla se formó en cuatro columnas, las tropas ligeras y los provinciales a los flancos, las tropas regulares en el centro derecha y la artillería y equipaje en el centro izquierda. Una vanguardia y una retaguardia en línea cubrían la cabeza y la cola de las columnas, y una balandra armada seguía detrás. La flotilla llegó a los Narrows a la salida del lago antes del anochecer.

Al amanecer del domingo 22 de julio, la fuerza desembarcó, rechazó un destacamento francés y marchó por el camino de transporte hasta el aserradero en la cascada. Esta fue la ruta seguida por Abercromby al fuerte Carillón. Ocuparon las alturas y luego avanzaron a la famosa línea de atrincheramiento de Carillón. Estas obras habían sido completamente reconstruidas desde la batalla del año anterior. Bourlamaque no intentó defender el atrincheramiento. Había retirado su guarnición, unos 3.500 hombres, al fuerte. Los británicos, acamparon a lo largo del frente de estos atrincheramientos, que les proporcionaban un excelente refugio frente a la artillería del fuerte. Amherst llevó su artillería y comenzó a realizar un asedio formal.

En la noche del 23 de julio, se descubrió que Bourlamaque se había retirado por el lago Champlain, dejando a 400 hombres bajo Hébecourt para defender el lugar el mayor tiempo posible. Esto obedecía a una orden de Vaudreuil, que requería que, al acercarse los británicos, abandonaran los fuertes de Carillón y Saint-Frédéric, se retirara a la desembocadura del lago Champlain, tomaran su puesto en Île-aux-Noix y se defendieran allí a toda costa.

Al anochecer, la noche del 26 de julio, se vio un movimiento inusual entre la guarnición francesa. Alrededor de las 22,00 horas, 3 desertores llegaron al campamento británico, informando que Hébecourt y sus soldados estaban escapando en sus botes, y que en el polvorín se había encendido una mecha para hacer explotar el fuerte de Carillón. Amherst ofreció 100 guineas a cualquiera que cortase la mecha, pero nadie se ofreció, a las 23,00 horas hubo una fuerte explosión en el fuerte. No fue más que un bastión lo que había volado, el resto del fuerte estaba poco afectado.

Amherst reparó el daño y se preparó para avanzar hacia el fuerte Saint-Frédéric (actual Crown Point). Mientras tanto, los botes y balsas habían sido trasladados laboriosamente al lago Champlain.

El 1 de agosto, los exploradores de Amherst le dijeron que los franceses habían abandonado el fuerte Saint-Frédéric después de destruir la mayor parte y se habían dirigido a la Île aux Noix en la desembocadura norte del lago Champlain. Amherst inmediatamente tomó posesión del fuerte destruido.

El 4 de agosto, el propio Amherst entró en el fuerte y comenzó su reconstrucción. Había dejado al coronel James Montresor en el fuerte Carillón para terminarlo. Montresor también estaba al mando de todas las tropas enviadas desde Carillón a Albany.

Amherst comenzó la construcción de 3 fuertes adicionales pequeños, abandonando la tarea esencial de ayudar al ejército de Wolfe. También comenzó la tarea de construir barcos antes de avanzar, ya que los franceses disponían de 4 buques armados en el lago.

El 11 de octubre, la pequeña flota del capitán Loring, estaba lista. Se componía un radeau (balsa), Ligonier, el bergantín Duque de Cumberland, la balandra Boscawen, 2 pequeños burdeos, 3 galeras y una gran cantidad de barcas y canoas finalmente estaba lista para el servicio. Los buques navegaron de inmediato para buscar al enemigo. Mientras tanto, Amherst, dejando a los provinciales para trabajar en el fuerte, se embarcó con los regulares en barcos, y siguió su camino hacia el norte.

Durante la noche del 11 al 12 de octubre, el comandante John Reid con algunos barcos del RI42 Royal Highlanders se perdió en la noche.

El 12 de octubre al amanecer, los principales barcos de Reid se encontraron entre los xebecs franceses en la Isle-aux-Quatre-Vents. Los franceses dispararon varios cañones contra los barcos británicos y tomaron uno de ellos, capturando a 1 teniente, 1 sargento, 1 cabo y 28 hombres. El mal tiempo hizo que ambas fuerzas se retiraran.

Raid a la misión de San Francisco

Antecedentes

Amherst envió un grupo, compuesto por dos oficiales del 17° Regimiento y un puñado de indios Stockbridge, en una ruta desde el extremo norte del lago Champlain hacia Quebec a través de la aldea principalmente abenaki de San Francisco. Esta partida, dirigido por el capitán Quinton Kennedy, tenía, como especie de cobertura para sus movimientos, instrucciones para hacer ofertas de amistad a los indios abenakis a cambio de su no participación en las hostilidades entre los británicos y Francés. Llevaban un cinturón de wampum como parte de esta oferta.

La aldea de San Francisco, que muchos consideraban una aldea abenaki, estaba habitada por una comunidad diversa. Además de los abenakis que llegaron después de la Guerra del Padre Rale, los miembros de otras tribus que habían sido expulsadas de Nueva Inglaterra en conflictos anteriores vivieron allí, al igual que los colonos blancos que, por elección o captura, adoptaron formas nativas. El pueblo consistía en lo que entonces eran casas típicas de estilo europeo centradas alrededor de una iglesia. Tenía una reputación entre los colonos británicos del sur como el punto de partida para las incursiones contra las comunidades tan al sur como Massachusetts. Robert Rogers era un adolescente en New Hampshire en el momento de una redada en 1.746.

Kennedy y su grupo salieron del fuerte Crown Point el 8 de agosto. El 19 de agosto llegó a Amherst que habían llegado con éxito a la bahía de Missisquoi en el extremo norte del lago a pesar de los barcos franceses que patrullaban la zona. El general francés François-Charles de Bourlamaque, al mando de las defensas francesas en Île-aux-Noix, fue alertado de la presencia de la partida de Kennedy y los movimientos previstos por la llegada de los desertores británicos el 22 de agosto. Bourlamaque inmediatamente envió patrullas y alertó a los San Francisco Abenakis para hacer lo mismo. El 24 de agosto, el grupo de Kennedy fue rodeado y capturado por los abenakis; a pesar de los intentos de soborno y negociación, fueron entregados al general Louis-Joseph de Montcalmen Quebec. Amherst se enteró de esto el 10 de septiembre cuando una carta de Montcalm le llegó indicando que los dos oficiales británicos eran sus prisioneros. Montcalm notó que los nombres no estaban en uniforme, una implicación tácita de que Montcalm podría haberlos tratado como espías y haberlos ahorcado, en lugar de tratarlos como prisioneros de guerra.

En los campos británicos circulaban informes de que los dos oficiales habían sido maltratados por los abenakis, incluida la posibilidad de tortura ritual. Esto aumentó de la ira y el resentimiento entre los británicos, y Amherst, aparentemente molesto por el comportamiento de loa abenakis, decidió enviar a Robert Rogers en una misión de venganza. Rogers reunió una compañía de 220 hombres, 140 extraídos de sus compañías de rangers, pero que también incluía a hombres que seleccionó del ejército regular. Un número significativo de sus hombres eran indios de Stockbridge empeñados en liberar a sus compatriotas, y otros eran mohegans de su cuerpo de rangers.

Comienzo de la expedición

Las órdenes de Amherst a Rogers el 13 de septiembre incluyeron lo siguiente: “Recuerda las barbaridades que han cometido los sinvergüenzas indios del enemigo en cada ocasión, donde tuvieron la oportunidad de mostrar sus infames crueldades sobre los súbditos del Rey, lo que han hecho sin piedad. Véngate, pero no lo olvides … es mi orden que ninguna mujer o niño sea asesinado o herido”.

La expedición partió de Crown Point en la noche del 13 de septiembre. Su partida no era un secreto bien guardado, aunque Rogers y Amherst fueron los únicos en conocer su destino real, y Amherst tomó medidas para publicar instrucciones falsas sobre los movimientos de Rogers. La partida, que ocupaba 17 botes balleneros, remaba hacia el norte. Debido al aumento de las patrullas francesas a raíz de la misión de Kennedy, progresaron lentamente. Los primeros días trajeron algunas decepciones notables, ya que más de 40 hombres regresaron debido a una variedad de accidentes y enfermedades. Rogers llegó a la cabeza de la bahía Missisquoi a primeras horas del 23 de septiembre, donde se ocultaron los botes y suministros para el viaje de regreso y se fueron dejando dos indios para guardarlos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/raid-de-robert-rogers-a-san-francisco-en-1759.png 736w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/raid-de-robert-rogers-a-san-francisco-en-1759-300x238.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/raid-de-robert-rogers-a-san-francisco-en-1759-100x79.png 100w
Raid de Robert Rogers a San Francisco en 1759. Robert con 240 hombres (140 rangers) atravesando el lago Champlain en dirección a San Francisco. Autor Mort Kunstler.

Desafortunadamente para Rogers, su desembarco no había pasado desapercibido. Aunque había eludido con éxito las patrullas navales, la victoria británica en Quebec el 13 de septiembre resultó en el movimiento de las tropas francesas hacia el lago Champlain, y hubo un aumento de las patrullas francesas en la zona. El general Bourlamaque había explorado personalmente la bahía de Missisquoi y lo había declarado un buen lugar desde el cual los británicos podían lanzar un ataque. Si bien las expediciones de exploración francesas de los días anteriores no habían revelado nada notable, un grupo enviado el mismo día que Rogers desembarcó encontró un remo británico flotando en la bahía. Al día siguiente, un grupo más grande de exploradores, casualmente dirigido por Oliver de la Durantaye, quien había luchado contra Rogers en 1.758, descubrieron los barcos. Algunos fueron destruidos y otros fueron tomados por los franceses para su uso. Bourlamaque se enteró el 25 de septiembre de que había una fuerza británica considerable en la zona, e inmediatamente dio la alarma a Montreal y envió destacamentos para explorar la zona. También concluyó que la fuerza podría estar apuntando a San Francisco en represalia por la captura de Kennedy, y estacionó a varios cientos de hombres cerca del sitio donde se escondieron los barcos para establecer una emboscada en caso de que Rogers regresara.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/raid-de-los-rangers-de-roger-a-san-francisco-en-1759--ruta-seguida.png 564w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/raid-de-los-rangers-de-roger-a-san-francisco-en-1759--ruta-seguida-247x300.png 247w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/raid-de-los-rangers-de-roger-a-san-francisco-en-1759--ruta-seguida-100x121.png 100w
Raid de los rangers de Roger a San Francisco en 1759. Ruta seguida

Cambio de planes

Al principio, Rogers eligió un rumbo que se dirigía principalmente hacia el este, para evitar tanto las defensas francesas en Île-aux-Noix como la ruta más al norte que Kennedy había seguido. Esto llevó a la partida a través de un terreno extremadamente pantanoso. Dos días después de la marcha, los dos guardias indios dieron la noticia de que los barcos habían sido tomados por los franceses. Este cambio de circunstancias llevó a Rogers a celebrar un consejo de guerra para discutir sus opciones. Como estaban detrás de las líneas enemigas y lejos de cualquier apoyo, todas sus opciones eran relativamente pobres. Rogers informó que decidían continuar con la misión y luego intentar una retirada a través del fuerte Número 4 (en el río Conneticut). Como parte de ese atrevido plan, Rogers envió al teniente Andrew McMullen y media docena de hombres por tierra a Crown Point con instrucciones de entregar un alijo de alimentos a la confluencia de los ríos Connecticut y Ammonoosuc , un punto a 97 km al norte de del fuerte Número 4.

McMullen y sus hombres hicieron el viaje por tierra a Crown Point, más de 160 km sobre terreno difícil en nueve días, llegando el 3 de octubre.

Amherst envió de inmediato un grupo de rangers, al mando del teniente Samuel Stevens al Número 4, con órdenes específicas de entregar suministros al punto de encuentro acordado y esperar allí hasta que Rogers y sus hombres aparecieran o Stevens sintiera que no había probabilidad de su aparición.

Rogers y sus hombres pasaron la siguiente semana recorriendo terrenos pantanosos, cubriendo una distancia que Rogers estimó en 80 km, durante la cual rara vez estaban secos. Las condiciones eran tan difíciles que la persecución francesa se dio por vencida, sin descubrir nunca a quién buscaban.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/partida-de-rangers-descansando-durante-una-marcha-729x1024.png 729w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/partida-de-rangers-descansando-durante-una-marcha-213x300.png 213w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/partida-de-rangers-descansando-durante-una-marcha-768x1079.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/partida-de-rangers-descansando-durante-una-marcha-1093x1536.png 1093w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/partida-de-rangers-descansando-durante-una-marcha-1457x2048.png 1457w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/partida-de-rangers-descansando-durante-una-marcha-100x141.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/partida-de-rangers-descansando-durante-una-marcha.png 1500w
Partida de rangers descansando durante una marcha. Autor Gerry Embleton

El 3 de octubre finalmente llegaron a tierra firme a lo largo de las orillas del río San Francisco. El pueblo de San Francisco yacía río abajo y al otro lado del río, y estaba más cerca de lo que Rogers había previsto. Cuando sus hombres comenzaron a cortar árboles para construir balsas para cruzar el río, se oyeron los ruidos de hachas en la aldea, pero no se dieron en cuenta.

Rogers y sus hombres eventualmente se trasladaron varias millas río arriba para localizar un vado adecuado. Que fue cruzado con dificultad debido a la velocidad de la corriente y la profundidad que era de 1,5 metros y el agua les llegaba al cuello.

El raid

El gobernador Vaudreuil había llamado a muchos de los indios abenakis para que ayudaran a rastrear a la misteriosa fuerza británica, que aparentemente había desaparecido. El 3 de octubre, Vaudreuil le escribió a Bourlamaque que había llamado a los abenakis y a algunas milicias locales para establecer una emboscada en el río Yamaska, la ruta que Kennedy había utilizado en su expedición.

Cuando Rogers y su compañía vieron el humo de las chimeneas de San Francisco a fines del 3 de octubre, su fuerza se había reducido a 142 hombres y sus raciones se habían agotado por completo. Esa noche, Rogers se puso un vestido indio y entró a hurtadillas en el pueblo. Allí observó que los nativos estaban bailando, aparentemente un baile de guerra en preparación para una importante expedición de exploración. Un informe de noticias afirmó que Rogers se enteró de que esta expedición era buscar la fuerza británica desconocida que podría estar en la zona.

Rogers no era el único de su grupo en entrar al pueblo. Según la tradición oral de los abenakis, un extraño nativo que se identificaba como un mahicano (como también se conocía a los indios de Stockbridge) ingresó a la aldea y difundió advertencias de que estaban a punto de ser atacados. Un número significativo de sus habitantes se retiró de la aldea en respuesta a esta advertencia, ya que muchos de los hombres habían respondido a la llamada de Vaudreuil.

A las 03,00 horas del 4 de octubre, Rogers marchó con sus hombres cerca del pueblo y luego los dividió en compañías para el ataque. Los mejores tiradores fueron situados para disparar contra cualquiera que intentara escapar de la aldea. Alrededor de las 5 de la mañana comenzó el ataque. Con total sorpresa, cayeron sobre los habitantes del pueblo, muchos durmiendo en sus casas después de la larga noche de baile. Había poca o ninguna defensa organizada mientras Rogers y sus hombres derribaban puertas y disparaban, atacando con tomahawks o bayonetas a las personas donde dormían. La orden de Amherst de evitar matar mujeres y niños se perdió en el frenesí. Toda resistencia fue vencida rápidamente, y muchos de los que intentaron escapar fueron abatidos por los tiradores ubicados fuera de la aldea. Algunos habitantes lograron alcanzar sus canoas e intentaron escapar a través del río; fueron perseguidos y las canoas fueron hundidas con sus ocupantes, incluyendo a los niños.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/raid-de-los-rangers-de-robers-a-la-mision-abenaki-de-san-francisco-el-4-de-octubre-de-1759.png 805w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/raid-de-los-rangers-de-robers-a-la-mision-abenaki-de-san-francisco-el-4-de-octubre-de-1759-300x295.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/raid-de-los-rangers-de-robers-a-la-mision-abenaki-de-san-francisco-el-4-de-octubre-de-1759-768x756.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/raid-de-los-rangers-de-robers-a-la-mision-abenaki-de-san-francisco-el-4-de-octubre-de-1759-100x98.png 100w
Raid de los rangers de Robers a la misión abenaki de San Francisco el 4 de octubre de 1759. Los rangers en teoría debían respetar la vida de mujeres y niños. Los rangers incendiaron las casa incluida la iglesia, en la imagen se aprecia un regular del regimiento de infantería ligera 80 de Cage. Autor Gary Zaboly

Después del amanecer, Rogers ordenó quemar el pueblo. A medida que las casas ardían, quedó claro que algunos de los habitantes habían intentado escapar de la carnicería escondiéndose en los espacios de los áticos, que luego se convirtieron en trampas de muerte. La iglesia fue quemada, pero no antes de ser saqueada y desprovista de sus adornos más valiosos, y al menos un sacerdote rechazó pedir cuartel y pereció en las llamas. Las únicas estructuras que no fueron destruidas fueron los depósitos, que contenían maíz que Rogers y sus hombres necesitarían como sustento durante su retirada.

Solo unos pocos habitantes de la aldea en el momento en que comenzó la redada sobrevivieron a la matanza. Robert Kirkwood, un escocés que había sido maltratado por los shawnee antes en la guerra, escribió que «esta fue, creo, la acción más sangrienta de toda América, nuestra venganza fue completa«.

Rogers interrogó a algunos de los cautivos y se enteró de que grandes compañías de franceses e indios se encontraban a poca distancia, incluyendo una fuerza de aproximadamente 400 que se esperaba que llegaran al día siguiente. Después de un breve consejo, Rogers y sus hombres acordaron que el único medio razonable de retira era a través del Número Cuatro, una distancia en línea recta de aproximadamente 320 km a través de un desierto inexplorado. Rogers y sus hombres recogieron su botín y la mayor cantidad de maíz almacenado que pudieron llevar, y se dirigieron hacia el sur.

La persecución

La noticia de la redada llegó a Trois-Rivières alrededor del mediodía del día de la redada, y viajó rápidamente por toda la provincia. El ataque contra los aliados leales de los franceses tenía que ser respondido, a pesar de las mayores amenazas planteadas por los ejércitos de Amherst y Wolfe. Bourlamaque, en un movimiento algo ingenuo, envió a otros 300 hombres a unirse a los 400 que ya esperaban el regreso de los británicos a sus barcos en la bahía Missisquoi, sin saber que Rogers sabía que sus barcos se habían perdido y habían planeado una ruta diferente de retirada. Vaudreuil también envió refuerzos nativos adicionales para ayudar a explorar la zona alrededor de la bahía.

En Trois-Rivières, una pequeña fuerza de soldados experimentados bajo el mando del capitán Jean-Daniel Dumas se reunió para perseguir a Rogers. Al ir primero a Yamaska para recoger algunas fuerzas que se había reunido allí, finalmente llegaron a San Francisco el 5 de octubre, más de un día de retraso con respecto a Rogers. Algunos hombres salieron del bosque para unirse a la partida allí mientras se inspeccionaba la carnicería y se formulaban planes para perseguirlos.

La fuerza británica, cargada de suministros y prisioneros, hizo un progreso bastante bueno, cubriendo las 110 km desde San Francisco hasta el lago Memphremagog en aproximadamente ocho días. En este punto, las raciones comenzaron a agotarse nuevamente, y Rogers tomó una decisión crítica. En algún lugar cerca de la actual Sherbrooke, Rogers dividió la partida en compañías de 10 a 20 hombres, para que pudieran buscar y cazar de manera más efectiva. Si bien cada parte podría abastecerse más fácilmente de alimentos, también se convirtieron en objetivos más fáciles para la búsqueda.

Varias de las pequeñas compañías fueron localizadas por perseguidores decididos. Según un relato francés, unos 40 de los hombres de Rogers fueron muertos y 10 fueron llevados como prisioneros de regreso a San Francisco, aunque el historiador Frank McLynn dice que la expedición tuvo 3 oficiales y 46 de tropa asesinados o capturados. En San Francisco, algunos de los prisioneros «cayeron víctimas de la furia de las mujeres indias, a pesar de los esfuerzos que los canadienses podían hacer para salvarlos«, lo que sugiere que no fueron sometidas a torturas o asesinatos rituales. Dos de los hombres de Rogers sobrevivieron después de ser llevados por un «indio inglés» hacia la relativa seguridad de Trois-Rivières.

El hambre

Los diarios de las últimas etapas de la expedición proporcionan solo una imagen fragmentada de lo que ocurrió con los miembros de la fuerza de Rogers que eludió la persecución, ya que los hombres sometidos al agotamiento, la exposición y el hambre es poco probable que sean buenos reporteros. El diario llevado por Rogers era relativamente breve sobre la caminata hacia el río Connecticut, con «muchos días de tediosa marcha sobre empinadas montañas rocosas o pantanos sucios y húmedos, con los terribles asistentes de la fatiga y el hambre«. Informaron que comían cortezas, raíces, hongos y royeron fragmentos de carne de pieles de castor.

Un relato ampliamente difundido del canibalismo fue contado al historiador Thomas Mantepor el teniente George Campbell, en el que su grupo de hombres se encontró con restos escalpados atrapados en troncos en un pequeño río, «devorando parte de ellos crudos» porque estaban demasiado impacientes como para esperar una hoguera. Robert Kirkwood, en un relato relativamente sin adornos, cuenta cómo Rogers mató a una de sus prisioneras, una mujer india, cortó los restos y los dividió entre sus hombres.

Después de nueve días de viajes difíciles, el grupo dirigido por Rogers llegó a la cita designada el 20 de octubre. Encontró allí restos de fuego y no había provisiones. El teniente Stevens, a quien Amherst había enviado al Número Cuatro para entregar las provisiones a la cita, acampó más abajo del punto de cita, y los hombres de su grupo acudieron a la cita todos los días y dispararon sus mosquetes para ver si había alguien cerca. Después de varios días de esto, Stevens desistió, y finalmente regresó a Crown Point el 30 de octubre. Amherst señaló en su propio diario que Stevens probablemente debería haber permanecido más tiempo.

Rogers tomó la decepción con calma. Dejando atrás la mayor parte de su cansada compañía con la promesa de regresar con suministros en diez días, él y tres hombres descendieron en balsas por el río Connecticut, llegando al número cuatro el 31 de octubre, donde, según los informes, apenas podía caminar. Los suministros fueron enviados inmediatamente río arriba, lo que Rogers informó que llegó a sus hambrientos hombres hambrientos el décimo día después de haberlos dejado.

Secuelas

El 2 de noviembre, los exploradores franceses en las costas de la bahía Missisquoi escucharon voces en inglés. Investigando en vigor, descubrieron a cinco sobrevivientes ingleses de la redada de San Francisco, a quienes tomaron prisioneros. Estos hombres informaron que al menos una pequeña compañía más estaba en la zona; se encontraron tres hombres más, que fueron degollados cuando se descubrió que transportaban carne humana.

El 2 de noviembre también fue el día en que el general Amherst se enteró de que Rogers había ejecutado ejecutado el raid. La información, entregada por un oficial francés bajo una bandera de tregua, incluía mencionar que mujeres y niños habían sido asesinados, una observación que Amherst descartó. El segundo al mando de Rogers llegó a Crown Point el 7 de noviembre con el informe de Rogers. Esa misma tarde, un indio de la expedición apareció en Crown Point con la noticia de que un grupo de hombres de Rogers estaba al otro lado del lago. La partida consistía en 6 guardabosques, 3 prisioneros y una mujer blanca liberada del cautiverio, así como una gran cantidad de botín reunido.

Amherst respondió al informe de Rogers con aprobación: «… cada paso que usted me informa que ha sido dado ha sido muy bien juzgado y merece mi total aprobación«.

La noticia de la redada fue tratada por primera vez con escepticismo en las colonias británicas, pero cuando llegó la confirmación del propio Rogers, él y sus hombres fueron tratados como héroes. La Gaceta de New Hampshire dedicó un espacio considerable a la cobertura de las hazañas de uno de los famosos luchadores de la provincia. El alcance de la hazaña sirvió para aumentar la popularidad de Rogers, incluso cuando todavía estaba preocupado por el destino de todos sus hombres.

Muchos de los residentes del pueblo que no estaban presentes en el momento de la redada continuaron sirviendo con las fuerzas francesas en la guerra, estableciéndose en otras comunidades nativas a lo largo del San Lorenzo. El pueblo en sí fue finalmente reconstruido.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-03-13. Última modificacion 2020-03-13.
Valora esta entrada