Siglo XVIII Guerra Franco-India (1.754-63) Operaciones 1.759. Asedio de Québec
Operaciones 1.759. Asedio de Québec

Asedio británico de Québec 1.759

Antecedentes

Para el otoño de 1.758, la comida, las armas, las municiones y todo lo demás estaban escaseando en Canadá. Louis Antoine de Bougainville y el comisario de guerras André Doreil fueron enviados a Francia para pedir a la corte por refuerzos y suministros. Tanto Bougainville como Doreil escaparon de los barcos británicos y llegaron con seguridad a Versalles.

Pidieron tropas, armas, municiones, comida y un escuadrón para defender la desembocadura del río San Lorenzo.

A fines de enero, la flota británica que se reunía en Gran Bretaña estaba casi lista.

En febrero, quedó claro que la ayuda requerida por Canadá no podía enviarse. Todo lo que se pudo obtener fueron unos 350 reclutas para los regulares, 60 ingenieros, zapadores y artilleros, y pólvora, armas y provisiones suficientes, junto con los suministros llevados por la flotilla de Jacques Kanon fletados por el contratista Cadet, para llevarlos a la colonia para la próxima campaña.

El 22 de marzo, la flotilla de Kanon zarpó de Burdeos hacia Quebec.

Preparación británica

El 17 de febrero de 1.759, el mayor general James Wolfe zarpó de Spithead en Gran Bretaña a bordo del Neptuno (90) , el buque insignia de una flota de 22 barcos de la línea, con 13 fragatas, 4 balandras de guerra y una gran cantidad de transportes. Esta flota se colocó bajo el mando del almirantes Charles Saunders, con los vicealmirantes Charles Holmes y Philip Durell. El viaje fue largo y tedioso. Cuando la flota finalmente llegó a Luisburgo, se encontraron el puerto bloqueado con hielo, de modo que la flota se dirigió hacia Halifax. El escuadrón del almirante Holmes, que había navegado unos días antes, se dirigió a Nueva York para embarcar tropas destinadas a la expedición.

El 5 de mayo, Durell fue separado de Halifax a la desembocadura del río San Lorenzo con 10 barcos para interceptar la flotilla de Kanon que se esperaba con suministros de Francia. Sin embargo, Durell llegó demasiado tarde para hacerlo.

En mayo, toda la fuerza expedicionaria para la conquista de Québec, a excepción del escuadrón de Durell, se reunió en Luisburgo. Wolfe había sido inducido a esperar una fuerza de 12.000 hombres, pero los regimientos que deberían haber sido separados de Guadalupe aún no podían ser salvados, y aquellos extraídos de las guarniciones de Nueva Escocia habían sido reducidos considerablemente por debajo de su fuerza apropiada por la enfermedad durante el invierno. La calidad de las tropas, sin embargo, fue excelente. Wolfe contaba con la calidad de sus tropas para compensar su pérdida numérica.

La fuerza de James Wolfe contaba con 384 oficiales, 411 suboficiales y 7.740 soldados, en total unos 9.000 hombres y se distribuyó en tres brigadas:

  • Brigada de Monckton con 3.200 efectivos en 4 BIs de los RI15 de Amherst (594), RI43 de Kennedy (715), RI58 de Anstruther (616), RI78 highlanders de Fraser (1.269).
  • Brigada de Townsend 1.850 efectivos en 3 BIs de los RI28 de Bragg (591), RI47 de Lascelle (679), y RI60 Real Americano de Monckton (581).
  • Brigada del coronel Murray con 2.370 efectivos en 3 BIs de los RI35 de Otway (899), RI48 de Dunbar (852), y RI60 Real Americano de Lawrence (607).
  • Rangers provinciales (6 Cías) bajo el mando del mayor George Scott del RI40.
  • Granaderos estaban agrupados en 2 BGs con unas 3 Cías, uno era el de Luisburgo que agrupaba los regimientos de la ciudad (RI22, RI40 y RI45).

Además de estas tropas, los RI62 y RI69 servían como infantes de marina a bordo de la flota.

Una quincena fue suficiente para los arreglos finales, ya que Lord Jeffrey Amherst y su personal no habían escatimado esfuerzos para proporcionar todo lo necesario.

El 23 de mayo, el escuadrón de Durell remontó el río San Lorenzo hasta la isla Bic.

El 1 de junio, la flota de Saunders comenzó a abandonar el puerto de Luisburgo, y el El 6 de junio, la última división de transportes que transportaba al ejército de Wolfe partió hacia el río San Lorenzo.

Preparación francesa

Los comandantes franceses habían estado haciendo sus preparativos para la defensa. Estaban seguros de que los británicos harían al menos un doble ataque contra Canadá, desde el lago Champlain en el sur y el lago Ontario en el oeste.

A principios de la primavera, Bourlamaque, con 3 BIs, recibió la orden de ocupar el fuerte de Carillon (actual Ticonderoga), mantenerlo si podía, o, si era abrumado por números, regresar a Isle-aux-Noix, en el desembocadura del lago Champlain. Louis-Luc Chevalier de La Corne fue enviado con un fuerte destacamento para atrincherarse a la cabeza de los rápidos del río San Lorenzo y oponerse a cualquier movimiento hostil del lago Ontario.

Todos los hombres aptos de la colonia, y todos los niños que podían disparar un arma, debían ser llamados a filas. Canadá era muy inferior a las colonias británicas en capital humano, unos 82.000 frente a 1,3 millones.

En abril, el marqués de Vaudreuil, gobernador de Canadá, estimó que los gobiernos de Montreal, Trois-Rivières y Québec contaban con unos 13.000 hombres efectivos. A estos se agregarían 3.500 tropas regulares, incluido el refuerzo tardío, 1.500 tropas de las compañías francas, un cuerpo de irregulares en Acadia, y la milicia y los guardabosques de Détroit y los puestos avanzados, junto con unos 1.500 indios. Además, el ejército apenas tenía municiones suficientes para mantener la campaña durante un mes.

A fines de abril y principios de mayo, se reunieron las milicias del gobierno de Québec.

En mayo, la flotilla de Kanon de 22 buques que llegaron desde Francia apareció en la desembocadura del río San Lorenzo. Navegó por el río llevando el pólvora, las provisiones y el pequeño refuerzo (600 reclutas) que la corte había enviado. El contralmirante Durell llegó demasiado tarde para interceptar a este escuadrón, capturando solo a 3 barcos rezagados. El 10 de Bougainville llevaba una carta que habían podido interceptar a los ingleses, y que revelaba el plan inglés para capturar Quebec.

Inmediatamente, 5 batallones regulares, casi todas las compañías francas y las milicias de todas partes de Canadá fueron convocados a Québec, junto con unos 1.000 indios. Se ordenó la evacuación de las islas Coudres y de Orléans. Montcalm mantuvo el mando de las tropas como gobernador de la ciudad. Después de mucho debate, Montcalm decidió su esquema de defensa y ordenó eliminar las boyas y las marcas en el río San Lorenzo. El gobernador Vaudreuil era un oficial naval mientras que el marqués de Montcalm era un soldado y no había un buen entendimiento entre ellos.

La ciudad de Quebec se consideraba inexpugnable porque se hallaba en una altura rocosa entre los ríos San Lorenzo y San Carlos. Tenía su línea de comunicación asegurada mientras la flota enemiga no avanzara. Se decidió por una política de ganar tiempo, porque hacia octubre, los temporales y las nieblas de otoño obligarían a los ingleses a retirarse. Envió sus barcos corriente arriba para que quedasen protegidos, y decidió situar la flota en el desfiladeros de Montmorency a unos 11 km de Quebec. Unos 1.400 de sus 2.000 marineros regresaron para tripular las baterías y las cañoneras. Solo las fragatas Atalante (32) y Pomone (30) permanecieron en Québec.

A principios de junio, el campamento atrincherado francés (carpas, chozas y wigwams) se extendía a ambos lados de la carretera de 12 km desde el río San Carlos hasta el desfiladero rocoso de Montmorency. Montcalm había establecido su cuartel general en una gran casa de piedra en Beauport a medio camino entre las dos extremos del campamento. Se construyeron reductos, baterías y líneas de atrincheramiento a lo largo de las orillas del río san Lorenzo. Desde el río Montmorency hasta el río de Beauport, los trabajos defensivos se realizaron al borde de alturas abruptas y elevadas, mientras que, desde el río de Beauport hasta el río San Carlos, se establecieron en amplias planicies de barro. Una empalizada de troncos encadenados se erigió hasta la desembocadura del río San Carlos, que estaba custodiado por dos hulks (barcos viejos) y una batería flotante (12 cañones de 24 y 18 libras). Un puente de botes que cruzaba el arroyo a más de un km de altura, formaba la principal comunicación entre la ciudad y el campamento. Su cabecera hacia Beauport estaba protegida por un fuerte y extenso trabajo de tierras; y las orillas del arroyo en el lado de Quebec también se atrincheraron, para formar una segunda línea de defensa en caso de que la posición en Beauport fuera forzada. En la ciudad misma cada puerta, excepto la del Palacio, que daba acceso al puente, estaban cerradas con barricadas. Se montó una artillería numerosa (106 cañones) en las murallas. La batería flotante, varios barcos cañoneros (cada uno equipado con un cañón de 6 u 8 libras), 8 brulotes y varias lanchas incendiarias formaban las defensas del río. Por encima de la ciudad, durante varios kilómetros, el río San Lorenzo fue amurallado por una serie de pendientes fácilmente defendibles. En Cap-Rouge, a unos 13 km de distancia, la meseta alta estaba dividida por una canal que formaba una línea de defensa tan fuerte como la de Montmorency. Se resolvió formar un cuerpo de caballería de 200 jinetes para intervenciones rápidas, fue puesto bajo el mando del señor de Rochebaucourt.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-de-quebec-en-1759--mapa-del-asedio-1024x531.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-de-quebec-en-1759--mapa-del-asedio-300x156.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-de-quebec-en-1759--mapa-del-asedio-768x398.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-de-quebec-en-1759--mapa-del-asedio-1536x797.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-de-quebec-en-1759--mapa-del-asedio-100x52.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-de-quebec-en-1759--mapa-del-asedio.png 1592w
Asedio de Québec en 1759. Mapa del asedio. Fuente: An Historical Atlas of Canada, by Lawrence J. Burpee

Llegada de los británicos

Mientras los franceses desarrollaban febrilmente sus preparativos, Wolfe había partido el 4 de junio y había dividido su flota en 3 escuadrones denominados rojo, blanco y azul, penetrando el el 9 de junio en el golfo de San Lorenzo.

Remontaron el río San Lorenzo y el 23 de junio la vanguardia británica ancló en la isla de Coudres, cerca de la isla de Orleáns. El 26 de junio toda la flota se había reunido, y desembarcaron en la isla de Orleáns. Esa misma noche los franceses lanzaron corriente abajo varios brulotes y lanchas incendiarias, que constituyeron un bonito espectáculo a los invasores, pero no causaron daños.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-de-quebec-september-1759--brulotes-y-lanchas-incendiarias-francesas-lanzados-contra-la-flota-britanica-1024x544.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-de-quebec-september-1759--brulotes-y-lanchas-incendiarias-francesas-lanzados-contra-la-flota-britanica-300x160.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-de-quebec-september-1759--brulotes-y-lanchas-incendiarias-francesas-lanzados-contra-la-flota-britanica-768x408.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-de-quebec-september-1759--brulotes-y-lanchas-incendiarias-francesas-lanzados-contra-la-flota-britanica-100x53.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/asedio-de-quebec-september-1759--brulotes-y-lanchas-incendiarias-francesas-lanzados-contra-la-flota-britanica.png 1200w
Asedio de Quebec September 1759. Brulotes y lanchas incendiarias francesas lanzados contra la flota británica.

El mismo día, todo el ejército francés se a sus posiciones. En los campamentos a lo largo de la costa de Beauport había unos 15.000 hombres, incluidos más de 1.000 indios. Los 5 batallones de regulares, formando una sola brigada, ocuparon el centro; la milicia de Quebec estaba en la extrema derecha y la milicia de Trois-Rivières en el flanco derecho; en el flanco izquierdo estaba la milicia de Montreal junto con 1 BI combinado de tropas de la Marina y la milicia de Montreal. En Quebec, había una guarnición de unos 1.500 hombres bajo Jean-Baptiste caballero de Ramesay. Por lo tanto, el número total ascendía a más de 16.000 hombres y, aunque los canadienses que formaron la mayor parte eran de poca utilidad en campo abierto, se podía confiar en que lucharían bien detrás de los atrincheramientos.

Wolfe se dirigió al extremo occidental de la isla, y al ver Québec y los atrincheramientos de Beauport, se convenció de que su hipotético plan resultaba impracticable. Saunders destacó la importancia de asegurarse la parte sur de los estrechos al sur de Québec.

El 29 de junio, una parte de la brigada de Monckton fue transportada a Beaumont, en la costa sur, y el resto siguió por la mañana. Los rangers se enfrentaron con un grupo de canadienses, expulsándolos. Los regulares desembarcaron sin oposición, y se pusieron a excavar trincheras y emplazar cañones. El 1 de julio, Wolfe visttó a Monckton y examinó cuidadosamente Québec y sus alrededores. Este reconocimiento condujo a Wolfe a formular un segundo plan, consistente en obligar a Montcalm a que lo atacase, ocupando un terreno elevado a la derecha de las cascadas de Montmorency, amenazando la izquierda de su enemigo.

Los franceses intentaron desalojar la fuerza de Monckton con 6 cañoneras, estos botes de cañoneraon el campamento británico, pero fueron expulsados por el fuego de tres fragatas británicas.

El 9 de julio, Wolfe dejó un pequeño destacamento para proteger su base en la isla Orleáns, embarcó a las brigadas de Murray y de Townshend, y los transportó a la otra orilla, desembarcando antes del amanecer frente al pueblo de L’Ange-Gardien. La única oposición fue de un pequeño destacamento de canadienses e indios, a quienes derrotaron, después de alguna pérdida, subieron las alturas, ganaron la meseta de arriba y comenzaron a atrincherarse. La ocupación de Wolfe de las alturas de Montmorency lo expuso a grandes riesgos. El ala izquierda de su ejército en Pointe Lévis estaba a 10 km de su ala derecha en la catarata, y el destacamento del mayor Hardy en la punta de Orléans estaba entre ellos, separados por un amplio brazo del río San Lorenzo. Cualquiera de los tres campamentos puede ser dominado antes de que los demás puedan apoyarlo.

Se inició una competición de ingenio entre los dos comandantes, que se prolongaría durante tres meses. Montcalm comprendió la intención de su adversario, y el 12 de junio ordenó a Dumas (que se había hecho famoso en Monongahela, llevar una partida de unos 1.400 irregulares para ir a Sillery en el río San Lorenzo y cruzar el río y ocupar una posición elevada para atacar de flanco a Monckton. Apenas habían escalado las alturas de la costa sur cuando se pusieron extremadamente nerviosos, aunque el enemigo todavía estaba a 5 km de distancia, y regresaron, sus propios compañeros los confundieron con británicos y los dispararon. Un pánico se apoderó de todo el cuerpo, y Dumas no pudo controlarlos. Se volvieron y se dirigieron hacia sus canoas.

El mismo día 12 de junio, la batería británica en punta Lévis se abrió fuego sobre Québec. Las familias de la ciudad huyeron al país por seguridad, los bombardeos continuaron y el 16 de junio, parte de la ciudad se incendió.

El 18 de julio, favorecido por el viento y cubierto por un furioso bombardeo desde la punta, el Sutherland (50), con las fragatas Diana (32) y Squirrel (20), 2 balandras armadas y 2 transportes. Navegó con seguridad por el río San Lorenzo y navegaron más allá de la ciudad de Québec. Sin embargo, la Diana encalló en la punta Lévis sin mucho daño. Esto fue una sorpresa para los franceses que consideraron que ningún barco podría pasar por las baterías de Québec sin ser destruido. Montcalm se vió obligado a enviar 600 hombres bajo Dumas a Cape-Rouge, 12 km río arriba debilitando su ejército en Beauport y alargando sus líneas.

El 19 de julio, los buques británicos sobre Québec atacaron y destruyeron el último buque francés y algunas pequeñas embarcaciones que encontraron en Anse-des-Mères. Los británicos estacionaron algunos barcos grandes un poco por encima de Québec, estos barcos estaban protegidos por fragatas y barcos armados.

Durante la noche del 21 de julio, el Tcol Guy Carleton, con 600 hombres, remaron 29 km río arriba y desembarcaron en Pointe-aux-Trembles (actual Neuville), con el fin de desviar la atención lo más lejos posibles. El 22 de julio, el cuerpo de caballería fue enviado a Pointe-aux-Trembles.

La noche del 29 de julio, Vaudreuil intentó nuevamente quemar la flota británica, lanzando una enorme balsa de fuego (de unos 180 metros de largo), que consistía en 70 balsas, barcos y goletas encadenados. La balsa de fuego, bajo el mando de Courval, estaba cubierta de granadas y varios materiales combustibles. Los marineros británicos se enfrentaron a la balsa de fuego antes de que bajara y la remolcaron hasta la orilla.

Batalla de Beauport o de Montmorency (31 de julio de 1.759)

En la mañana del 31 de julio, alrededor de las 11,00 horas, cuando la marea estaba alta, los franceses vieron al Centurión (60) anclar cerca de Montmorency y abrir fuego contra los reductos. Luego, 2 transportes armados, cada uno de 14 cañones, se colocaron a ambos lados del Centurión y lo más cerca posible del primer reducto.

Al mediodía, estos 3 buques dispararon contra los reductos. Al mismo tiempo, una batería británica de más de 40 piezas pesadas, asentada en el alto promontorio más allá de Montmorency, comenzó un furioso cañoneo en el flanco de los atrincheramientos franceses. Sin embargo, no causó gran daño, ya que las obras estaban protegidas por una gran cantidad de travesías que detuvieron el disparo; y los canadienses, que guarnecía esa parte de las líneas, se mantuvieron firmes. Mientras tanto, las tropas británicas en punta Lévis y la isla de Orléans se embarcaron en botes de fondo plano. Mientras tanto, las tropas británicas ubicadas en la margen izquierda del Montmorency comenzaron un movimiento hacia el vado al pie de la catarata defendida por el señor de Repentigny con 800 voluntarios.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-beauport-o-de-montmorency-31-de-julio-de-1759--bombardeo-de-las-posiciones-francesas-por-buques-britanicos-1024x542.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-beauport-o-de-montmorency-31-de-julio-de-1759--bombardeo-de-las-posiciones-francesas-por-buques-britanicos-300x159.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-beauport-o-de-montmorency-31-de-julio-de-1759--bombardeo-de-las-posiciones-francesas-por-buques-britanicos-768x407.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-beauport-o-de-montmorency-31-de-julio-de-1759--bombardeo-de-las-posiciones-francesas-por-buques-britanicos-100x53.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-beauport-o-de-montmorency-31-de-julio-de-1759--bombardeo-de-las-posiciones-francesas-por-buques-britanicos.png 1093w
Batalla de Beauport o de Montmorency (31 de julio de 1759). Bombardeo de las posiciones francesas por buques británicos.

A la 13,00 horas, el caballero de Lévis fue informado de que 2.000 británicos avanzaban desde la orilla izquierda del Montmorency hacia el vado. Envió 500 franceses y 500 indios para reforzar Repentigny. Lévis también ordenó al RI Royal Roussillon que avanzara. Sin embargo, cuando Lévis vio los botes de fondo plano que transportaban a las tropas inglesas apoyados por barcos, se acercaron a la costa oeste de la iglesia parroquial de Beauport, como si quisieran aterrizar allí, prefirió Decidió enviar el BI Royal Roussillon para apoyar la parte de la línea amenazada por este movimiento.

Lévis también ordenó al comandante de ese BI que mantuviera contacto con el BI de Montreal.

Montcalm estaba perplejo, dudaba si el verdadero ataque iba a hacerse allí, o hacia Montmorency. Hora tras hora, los barcos se movían de aquí para allá, para aumentar sus dudas y ocultar el objetivo real; pero pronto se convenció de que el campamento de Lévis en Montmorency era el verdadero objetivo del enemigo.

Alrededor de las 14,00 horas, Montcalm fue al campamento de Lévis en el ala izquierda. Este último ya había hecho preparativos para la defensa con su habilidad habitual. Montcalm informó a Lévis que había enviado al RI Guyena junto con 2 Cías de granaderos y 100 milicianos. También se resolvió que si se atacaba el ala izquierda, Montcalm enviaría tropas adicionales desde el centro y el ala derecha. Luego, Montcalm se fue para unirse al marqués de Vaudreuil. Lévis reforzó al RI Béarn que estaba protegiendo la extrema izquierda cerca de la catarata con los granaderos.

La compañía de granaderos del RI La Sarre desplegaron entre la milicia de Montréal y el BI de Montréal que había sido enviado a ocupar los atrincheramientos entre los 2 reductos amenazados. Los 100 hombres de la milicia de Trois-Rivières se mantuvieron en reserva para reforzar Repentigny o la línea de ataque dependiendo de las maniobras británicas.

Lévis luego se unió a sus tropas en los atrincheramientos entre los 2 reductos. Lévis fue informado de que las tropas británicas procedentes de la orilla izquierda del Montmorency se retiraban. Inmediatamente retiró las tropas desplegadas en el vado.

Wolfe esperaba que el fuego cruzado de las baterías en la margen izquierda del Montmorency y de las 3 embarcaciones ubicadas frente a los reductos obligaría a los franceses a abandonar estos reductos. Sin embargo, el cañoneo no produjo los resultados esperados.

Cuando la marea bajó, los 2 transportes británicos armados quedaron varados sobre el barro.

A las 17,00 horas, parte de los botes de fondo plano se movieron hacia los dos reductos objetivos.

A las 17,30 horas, la marea estaba baja y llegó la crisis. Las baterías a través de Montmorency, las baterías distantes de la punta Lévis, los cañones del Centurión (50) y las de las dos naves varadas, se abrieron juntas con furia redoblada mientras las baterías francesas respondían.

A las 18,00 horas, los barcos británicos desembarcaron a sus tropas en un amplio tramo de lodo sedimentado que el río en retroceso había dejado al descubierto. Al mismo tiempo, se vio una columna de 2.000 hombres, a 1,5 km de distancia, que se movía en perfecto orden a través del vado de Montmorency. Las primeras tropas que desembarcaron de los barcos eran 13 Cías de granaderos y 200 hombres del RI60 Real Americano. Se lanzaron rápidamente hacia adelante, mientras que a cierta distancia llegó la brigada de Monckton, compuesta por el RI15 de Amherst y el RI78 highlanders de Fraser. El día había estado despejado, pero el cielo estaba lleno de nubes y comenzaron a caer grandes gotas de lluvia, precursoras de una tormenta de verano.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-beauport-o-de-montmorency-31-de-julio-de-1759--granaderos-britanicos-lanzando-un-asalto-anfibio-1024x654.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-beauport-o-de-montmorency-31-de-julio-de-1759--granaderos-britanicos-lanzando-un-asalto-anfibio-300x192.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-beauport-o-de-montmorency-31-de-julio-de-1759--granaderos-britanicos-lanzando-un-asalto-anfibio-768x491.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-beauport-o-de-montmorency-31-de-julio-de-1759--granaderos-britanicos-lanzando-un-asalto-anfibio-100x64.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-beauport-o-de-montmorency-31-de-julio-de-1759--granaderos-britanicos-lanzando-un-asalto-anfibio.png 1285w
Batalla de Beauport o de Montmorency (31 de julio de 1759). Granaderos británicos lanzando un asalto anfibio. Autor Gerry Embleton

Con la mayor precipitación, sin órdenes, y sin esperar a que apareciera la BRI de Monckton, los granaderos al frente se apresuraron en el mayor desorden y confusión contra el reducto cerca del pie de la colina. Se dieron órdenes a las tropas francesas que defendían este reducto para abandonarlo, después de disparar sus armas. Lévis luego avanzó al RI Rosellón Real apoyado por el RI Guyena directamente detrás de los atrincheramientos que coronaban las alturas. La artillería británica intensificó su fuego.

Tan pronto como los británicos se hicieron dueños del reducto, avanzaron en columna hacia las alturas. Los batallones franceses respondieron con un fuego vivo. Una tormenta de balas cayó entre los asaltantes. Los granaderos retrocedieron por un momento. Luego, recuperándose, corrieron hacia adelante nuevamente e hicieron un gran esfuerzo para luchar contra la hierba empinada y resbaladiza del ascenso, pero solo para rodar por decenas, muertos o heridos por la lluvia de mosquetería de las líneas francesas.

Mientras tanto con gritos y gritos de «Vive le Roi!» los regulares franceses y los canadienses en la cima dispararon sobre ellos una descarga mosquete y postas, y muertos y heridos rodaron cuesta abajo. En ese momento se produjo una furiosa tormenta, ocultando a las tropas británicas que avanzaban de la vista. Las municiones estaban mojadas en ambos lados y los empinados prados se volvieron tan resbaladizos que era imposible subirlos. Los granaderos británicos retrocedieron al reducto. Wolfe vio la locura de persistir y ordenó una retirada. Cuando el cielo se despejó, se podía ver a las tropas británicas volver a embarcarse en la orilla. Tropas de indios descendieron las alturas para escalpar a los caídos.

Sobre las 19,30 los, los británicos se retiraron en buen orden, después de prender fuego a los 2 buques varados. Los granaderos y los del RI60 que quedaban vivos remaron hasta la punta de Orleans; el RI15 remaba hacia la punta Lévis y el RI78 highlanders, liderados por el propio Wolfe, se unieron a la columna desde más allá del Montmorency, colocándose en la retaguardia, retirándose lentamente a través del vado.

Los granaderos y el RI60, que habían soportado lo peor de la batalla, sufrieron la mayor parte de las bajas, que, en proporción a sus efectivos número, era enorme, 443 muertos, heridos y desaparecidos, incluidos 1 coronel, 8 capitanes, 21 tenientes y 3 alféreces. Los heridos que asesinados por los indios, que escalparon a los fallecidos.

Los franceses perdieron solo 21 hombres muertos y 46 heridos. Eufóricos por su éxito, pensaron que la campaña había terminado. Sin embargo, la victoria estaba lejos de ser decisiva y representó un simple revés para los sitiadores.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-03-12. Última modificacion 2020-03-12.
Valora esta entrada