Siglo XVIII Guerra Franco-India (1.754-63) Operaciones 1.760. Batalla de Sainte-Foy
Operaciones 1.760. Batalla de Sainte-Foy

Batalla de Sainte-Foy (28 de abril de 1.760)

Preparación francesa

Durante el invierno se produjeron escaramuzas en los alrededores de Québec entre franceses e ingleses.

Tanto Vaudreuil como Lévis estaban llenos de la esperanza de retomar Québec. Vaudreuil tenía información constante sobre el estado de la guarnición británica. Sabía que el escorbuto era un aliado activo y poderoso, y que los hospitales y las casas de Québec estaban llenos de enfermos.

A principios de primavera. La milicia canadiense recibió órdenes de reunirse para la marcha. En marzo, Lévis reorganizó su pequeño ejército. Asignó parte de los pocos oficiales restantes para comandar las 3 compañías de milicias unidas a cada batallón regular para compensar las bajas sufridas. Esta medida dejaba muy pocos oficiales para comandar a cada compañía regular. Por lo tanto, Lévis fusionó cada par de compañías formando un pelotón en una sola compañía, un batallón que consistía en solo 6 divisiones en lugar de 12 como antes. El orden de batalla ahora sería de 6 filas de profundidad en vez de las 4 habituales.

A finales de marzo, Vaudreuil fue informado de que más de la mitad de los británicos estaban enfermos; y se rumoreaba que Murray solo tenía 2.000 hombres capaces de portar armas. Con todo lo permitido para la exageración en estos informes, era evidente que los franceses podían atacar a sus invasores con una fuerza abrumadora. De hecho, 1.000 hombres del ejército de Murray habían muerto y más de 2.000 hombres no eran aptos para el servicio.

Los franceses tenían dificultades para encontrar medios de transporte. La profundidad de la nieve y la falta de animales de tiro obligaban a esperar hasta que el río se volviera navegable; pero la preparación comenzó de inmediato. Lévis, el oficial más hábil dejado a los franceses desde la caída de Montcalm, era el alma de la expedición. Se recogieron provisiones de lejos y de cerca; se llevaron cañones, morteros y municiones de guerra de los puestos fronterizos, y se colocaron cuchillos de carnicero en los cañones de las rifles para servir a los canadienses en lugar de bayonetas. Todos los trabajadores de Montreal estaban ocupados haciendo herramientas y carros de cañones.

En Québec, todo permaneció en silencio hasta después de mediados de abril, cuando la guarnición británica se sorprendió por las reiteradas garantías de que en la primera ruptura del hielo todo Canadá estaría sobre ellos.

En el lado francés, 2 fragatas (Atalante (32) y Pomone (30) ), 2 balandras de guerra y varias naves más pequeñas aún permanecían en el río San Lorenzo, bajo el mando de Vauquelin, el valiente oficial que había se distinguió en el asedio de Luisburgo. Las suministros y los cañones se colocaron a bordo de estos buques, el ejército se embarcó en una flota de barcos.

El 17 de abril, Lévis envió al señor de la Pause en anticipación para reconocer los lugares de desembarco adecuados y hacer todos los preparativos en Jacques-Cartier y sus alrededores para que sus tropas estuvieran listas para avanzar inmediatamente después del desembarco. El mismo día, Murray, al enterarse de que los preparativos de los franceses estaban completos, ocupó la desembocadura del río Cape-Rouge para evitar un desembarco en ese punto.

El 20 de abril, se cargaron buques de transporte franceses y las 2 fragatas se prepararon para escoltar estos transportes. El mismo día, Bourlamaque salió de Montreal.

Del 21 al 25 de abril, los buques de transporte navegaron gradualmente desde Montreal hacia Québec.

Los efectivos eran en total 7.260 efectivos: RI La Reine (658), RI Languedoc (594), RI La Sarre (615), RI Barn (646), RI Rosellón (621), RI Guyena (632), RI Berry (1.358), compañías francas de la Marina (1.303), cuerpo de caballería (208), indios aliados (278), milicias de Montreal (347).

El 22 de abril, Murray ordenó a los habitantes franceses de Québec que abandonaran la ciudad en tres días. La fuerza efectiva de la guarnición se redujo a menos de la mitad, y de aquellos que permanecieron en condiciones de servicio, apenas un hombre estaba completamente libre de escorbuto. A pesar de todas las precauciones, esta enfermedad maligna, ayudada por la fiebre y la disentería, causó estragos entre ellos. En caso de que no pudiera retener Québec, Murray estaba considerando retirarse a la isla de Orléans con lo que quedaría de la guarnición para esperar refuerzos.

A medida que avanzaba el ejército de Lévis, se incrementaban las guarniciones de Jacques-Cartier, Deschambault y Pointe-aux-Trembles, así como los canadienses a ambos lados del río San Lorenzo debajo de Trois-Rivières; porque Vaudreuil había ordenado a los capitanes de la milicia que se unieran, con todos sus seguidores, armados y equipados, bajo pena de muerte. Estas accesiones parecen haber elevado la fuerza de Lévis a unos 8.500 hombres. Lévis también planeó reclutar gente en los alrededores de Québec una vez que el lugar fuera asediado. Tenía la intención de usarlos como exploradores, ya que probablemente no tenían armas.

Llegada del ejército francés

Para el 24 de abril, de alrededor de las 7.000 tropas británicas se marcharon a Québec en otoño, apenas más de 3.000 estaban en condiciones para el servicio. Alrededor de 700 habían encontrado entierro temporal en los ventisqueros, ya que el suelo helado era duro como una roca. Para la misma fecha, todos los transportes que transportaban tropas francesas habían llegado a Pointe-aux-Trembles (actual Neuville), donde el ejército francés desembarcó aunque el río San Lorenzo todavía estaba congelado a la altura de Québec.

El 25 de abril, el ejército francés detuvo en Pointe-aux-Trembles para tomar algunas provisiones y municiones y prepararse para moverse por tierra. El señor de la Pause fue enviado por adelante para determinar el límite alcanzable con los buques y para reconocer las posiciones británicas que se sabía ocupaban la desembocadura del río Cape-Rouge. No parecía factible que el ejército francés siguiera la carretera principal de Montreal a Québec.

Luego se decidió moverse hacia el interior, pasar el río Cape-Rouge 8 km aguas arriba de su desembocadura, marchar hacia Ancienne-Lorette, atravesar el pantano del río La Suète y finalmente tomar las alturas de Sainte-Foy para llegar a la carretera principal.

Para el 26 de abril, toda la flotilla francesa había llegado a Pointe-aux-Trembles. El mismo día, el ejército de Lévis se trasladó río abajo con barcos a Saint-Augustin. Los barcos fueron arrastrados sobre témpanos de hielo para atracar. El ejército se fue con provisiones y solo 3 cañones ligeros. Mientras tanto, Bourlamaque fue enviado por delante con los indios, los granaderos y un destacamento de artillería para reconocer el lugar de cruce en el río Cape-Rouge y construir puentes. A las 14,00 horas, Bourlamaque le informó a Lévis que todo estaba listo para cruzar. Lévis inmediatamente marchó con su ejército e instruyó a Bourlamaque para que pasara el río y ocupara las casas en la orilla opuesta. Los británicos abandonaron el puesto en Ancienne-Lorette y volvieron a su otro puesto en Sainte-Foy. Lévis fue informado de su retirada. Una brigada francesa logró pasar el río Cape-Rouge antes del anochecer, reemplazando Bourlamaque. Este último atravesó el pantano de La Suète con la vanguardia y tomó el puesto a 1 km de las alturas de Sainte-Foy. Cuando las brigadas francesas pasaron el río Cape-Rouge, Lévis los envió a apoyar a Bourlamaque. Lévis se unió a la vanguardia por la noche y le pidió al señor de la Pause que le informara tan pronto como todo el ejército hubiera pasado el pantano.

La noche del 26 al 27 de abril hubo una terrible tormenta del sureste, una lluvia torrencial y truenos violentos, inusuales en esa temporada. El ejército francés sufrió mucho por las malas condiciones climáticas y el paso del pantano tomó la mayor parte de la noche. El camino, malo y roto, atravesaba el pantano llamado La Suète. Las calzadas y puentes se rompieron bajo el peso de las columnas en marcha y sumergieron a los hombres en agua, barro y hielo medio descongelado. Dijo Lévis: “Fue una noche espantosa, tan oscura que, de no ser por los relámpagos, nos hubiéramos vistos obligados a detenernos”. Cuando llegaron a las alturas, fueron distribuidos en varias casas y edificios para refugiarse y permitirles preparar sus armas para estar listos para marchar al amanecer. Hasta tarde en la noche, Murray y la guarnición de Québec se enteraron del peligro que se cernía sobre ellos.

Poco después de la medianoche del domingo 27 de abril, El capitán Macartney del sloop Racehorse (8) fue informado de que se habían oído gritos en el río, ordenó que un bote saliera en medio de los hielos flotando a la deriva, para ver de que se trataba. Guiados por los débiles gritos, los marineros encontraron a un hombre acostado sobre un gran témpano de hielo, empapado y medio muerto de frío; y, subido con dificultad al bote, lo llevaron al barco. Pasó mucho tiempo antes de que pudiera hablar inteligiblemente; pero al fin, revivido por cordiales y otros remedios, encontró fuerzas para decirles a sus benefactores que era un sargento de artillería en el ejército que había venido a recuperar Québec; que al tratar de desembarcar un poco por encima de Cape-Rouge, su bote se había desbordado, sus compañeros se ahogaron, y él mismo salvó al subirse al témpano de hielo donde lo habían descubierto; que había sido arrastrado por la marea baja a la Isla de Orléans, y luego llevado a Québec por la corriente; y, finalmente, que Lévis marchaba por la ciudad. Lo colocaron en una hamaca y lo llevaron a presencia de Murray. A las 03,00 horas, Murray fue despertado del sueño para escuchar su historia. Las tropas fueron ordenadas ponerse en armas.

El 27 de abril, poco después del amanecer, Murray había salido de Québec con 10 cañones y más de la mitad de la guarnición. Su objetivo principal era retirar los puestos avanzados en Sainte-Foy, Cape-Rouge, Sillery y Anse-au-Foulon. La tormenta se había convertido en una lluvia fría y los hombres, mientras arrastraban los cañones a través de la nieve y el barro, pronto se calaron hasta los huesos. En este momento, la vanguardia francesa había llegado al borde del bosque que bordea el lado más alejado del pantano. La tormenta había cesado; y vieron ante ellos, a unos cientos de metros de distancia, a través del aire brumoso, una cresta de terreno en ascenso sobre el que se encontraba la iglesia parroquial de Sainte-Foy, con una hilera de casas canadienses que se extendían de derecha a izquierda. La iglesia y las casas fueron ocupadas por tropas británicas que, cuando los franceses salieron del bosque, abrieron fuego con los cañones y les obligaron a retroceder. Lévis había decidido atacar, pero tuvo que esperar su artillería hasta las 10,00 horas. La necesitaba para atacar la iglesia y las casas fortificadas de la posición británica.

Lévis y Bourlamaque reconocieron la posición británica. Aunque elevación en esa zona no era empinada, la posición era fuerte. Lévis empujó a algunas tropas hacia el borde del bosque y envió al señor de la Pause a marchar al ejército a través del río Suète y formar 4 columnas. Cuando Lévis vio que su ejército tendría que acercarse a las posiciones británicas a través de bosques pantanosos y que el camino era impracticable para su artillería, decidió esperar hasta el anochecer y luego envolver el flanco izquierdo británico. Mientras tanto, cuando el destacamento de Murray finalmente llegó a Sainte-Foy, abrieron fuego desde las alturas sobre el bosque que cubría a todo el ejército de Lévis; y al reunirse con los diversos puestos avanzados, regresó a Québec por la tarde, después de volar la iglesia, que contenía un depósito de municiones que no tenían medios para llevar.

A las 13,00 horas, los puestos británicos habían sido evacuados. Cuando las tropas británicas entraron en Québec, se sirvió una papada de ron a cada hombre; varias casas en el suburbio de Saint-Roch fueron demolidas para suministrarles leña para secar sus ropas; y se les dejó descansar lo que pudieron contra el mañana. Cuando Lévis vio arder la iglesia de Sainte-Foy, ordenó a sus guardias: junto con todas sus Cías de granaderos y su caballería para seguir a las tropas británicas en retirada. Al anochecer, esta vanguardia alcanzó a los británicos cerca de una casa fortificada donde se refugiaron. Los franceses tenían un oficial y algunos voluntarios heridos. Después de la retirada de Murray, los franceses tomaron posesión de las alturas abandonadas; y mientras algunos llenaban las casas, graneros y cobertizos de Sainte-Foy y su vecindario, otros, principalmente canadienses, cruzaban la meseta para buscar refugio en el pueblo de Sillery. Lévis decidió esperar hasta la noche y luego flanquear al enemigo con una marcha a la derecha a lo largo del lindero del bosque.

Murray tenía tres posibilidades: Defender Québec, fortalecerse fuera de los muros en Buttes-à-Neveu o luchar contra Lévis en campo abierto. Los muros de Quebec no podían resistir un cañoneo, y había tenido la intención de afianzar su ejército en las Buttes, como una mejor posición de defensa; pero el suelo, congelado como una roca, hasta ahora había hecho impracticable el plan. Incluso entonces, aunque su superficie estaba descongelada, el suelo por debajo todavía estaba helado, lo que hacía que la tarea de fortificación fuera extremadamente difícil, si es que los franceses le daban tiempo para ello. La única alternativa abierta para él era salir y luchar contra Lévis, con una diferencia de uno contra dos, y vencerlo si podía. Murray era joven, osado y espoleado por el ejemplo del general de brigada James Wolfe. Su ejército, como él dijo, tenía la costumbre de vencer al enemigo; y tenía un buen tren de artillería. Por lo tanto, decidió salir y luchar.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--plano-de-la-batalla-1024x726.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--plano-de-la-batalla-300x213.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--plano-de-la-batalla-768x544.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--plano-de-la-batalla-100x71.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--plano-de-la-batalla.png 1191w
Batalla de Sainte-Foy o de Québec (28 de abril de 1760). Plano de la batalla

Despliegue de fuerzas

El 28 de abril, al amanecer, la vanguardia francesa tomó posesión de las casas de bloques construidas por los británicos en el último otoño sobre Anse-au-Foulon en el extremo sur de la meseta. Lévis inicialmente creyó que Murray había optado por la defensa pasiva de Québec. En consecuencia, ordenó la entrega de provisiones lo antes posible en Anse-au-Foulon.

Lévis luego reconoció las posiciones donde tenía la intención de desplegar su ejército. También reconoció el destacamento británico que ocupaba el reducto. Además, para cubrir su línea de suministros de Anse-au-Foulon, envió su caballería desmontada para ocupar un reducto que los británicos acababan de abandonar. Sin embargo, los británicos abrieron fuego contra el reducto y reunieron una fuerza para recuperarlo. Lévis, que no tenía tropas disponibles para apoyar a los soldados de caballería en esta posición avanzada, les ordenó retirarse.

Desde una colina vecina, Lévis vio una gran columna británica saliendo de las puertas de Québec. Envió órdenes a su comandante general para reanudar el avance con el ejército y le ordenó a Bourlamaque que dejara 5 Cías de granaderos en la casa fortificada, que se convertiría en el extremo del ala izquierda francesa, y que enviara a los otras 5 Cías de granaderos para ocupar un pequeña altura donde pretendía apoyar su ala derecha. Además, instruyó a Bourlamaque para desplegar las brigadas francesas de derecha a izquierda cuando llegaran al campo de batalla.

A las 06,30 horas, Murray había marchado con toda la fuerza que pudo reunir, unos 3.000 hombres. Algunos de estos habían abandonado los hospitales por su propia voluntad en su afán de participar en la refriega. La lluvia había cesado; pero cuando la columna emergió por la puerta de Saint-Louis, la escena ante ellos era sombría, no había señales de primavera.

El ejército de Murray tenía 2 obuses y 20 piezas de campaña, que habían sido capturadas cuando Québec se rindió. Como no había caballos, algunos de los soldados arrastraron los cañones, mientras que otros llevaban picos y palas; porque hasta entonces Murray no había decidido si fortificar o luchar. Así avanzaron casi 1 km, hasta llegar a Buttes-à-Neveu, se formaron en orden de batalla a lo largo de sus laderas más alejadas, en el mismo terreno que los franceses habían ocupado durante la batalla de las llanuras de Abraham el año anterior. Con el fin de cubrir toda la meseta, los batallones se formaron en dos filas con espacios de tres pasos entre hombres, en lugar de la formación normal de codo a codo. Había intervalos de 40 pasos entre batallones.

Murray se adelantó para reconocer. Inmediatamente delante de él había un terreno en ascenso y, más allá, un tramo de bosque llamado Sillery Wood, a unos 2 km de distancia. Murray percibió que la línea francesa aún no se había formado.

Murray tenía 3.175 regulares en 10 BIs, 116 artilleros, 78 rangers, 3 obuses, 20 cañones ligeros desplegó en una línea y reserva:

  • Ala derecha: infantería ligera de Dalling.
  • Centro-derecha: BRI de Burton: RI48 de Webb, RI15 de Amherst, RI58 de Anstruther, II/RI60 Royal American; cada BI con dos cañones , 8 en total.
  • Centro-izquierda BRI de Fraser: RI43 de Kennedy, RI47 de Lascelle, RI78 highlanders de Fraser, RI28 de Bragg; cada BI con 2 cañones, 8 en total.
  • Ala izquierda: 78 rangers de Hazen, y 110 voluntarios de MacDonald.
  • Reserva: RI35 de Otway, y III/RI60 Royal American, cada uno con 2 cañones.

Lévis ya había ocupado la casa de bloques y el reducto sobre Anse-au-Foulon, así como una casa y un molino de viento fortificado perteneciente a un Dumont en el borde norte, y había desplegado su vanguardia a lo largo de la cresta entre esos dos puntos. Pero el cuerpo principal francés seguía avanzando en columnas a lo largo del camino de Sainte-Foy, luego giraron, batallón tras batallón, y marchaba rápidamente a través de la meseta a lo largo del borde del bosque Sillery 2 km en la parte trasera. Solo dos brigadas de la columna principal ya habían llegado por el Anse-au-Foulon, y habían formado como el ala derecha de la línea de batalla francesa; pero los de atrás aún no estaban en posición. Una tercera brigada francesa estaba saliendo del bosque.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--despliegue-de-fuerzas.png 853w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--despliegue-de-fuerzas-300x277.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--despliegue-de-fuerzas-768x709.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--despliegue-de-fuerzas-100x92.png 100w
Batalla de Sainte-Foy o de Québec (28 de abril de 1760). Despliegue de fuerzas

François-Gaston caballero de Lévis disponía de 4.140 regulares, 2.751 milicias, 270 indios y 3 cañones de campaña. Desplegó también en una línea y reserva:

  • Ala derecha: 270 indios aliados.
  • Centro-derecha: BRI de Real del Rosellón (II/Real Rosellón, y II/Guyena), y BRI Berry (II/Berry y III/Berry), 3 piezas de campaña.
  • Centro-izquierda: BRI compañías francas de la marina (2 BIs), y BRI La Sarre (II/Béarn y II/La Sarre).
  • Ala izquierda: 280 milicianos de Montreal.
  • Reserva: BRI La Reina (II/La Reine, y II/Languedoc)

Ataque británico

Pensando que la oportunidad era favorable, Murray ordenó hacer fuego de artillería contra la brigada que salía del bosque, y realizar un avance inmediato.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--la-artilleria-britanica.png 900w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--la-artilleria-britanica-300x194.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--la-artilleria-britanica-768x496.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--la-artilleria-britanica-100x65.png 100w
Batalla de Sainte-Foy o de Québec (28 de abril de 1760). La artillería británica disparando a la columna francesa saliendo del bosque de Sillery. Autor

Cuando Lévis, que estaba a caballo en medio del campo, vio que todo el ejército británico avanzaba contra las dos brigadas que formaban su centro-derecha, les envió órdenes de retirarse a la entrada del bosque para esperar la llegada y el despliegue de las otras brigadas.

El movimiento causó cierto desorden entre las tropas francesas. Murray lo confundió con la retirada y ordenó a la línea que renovara su avance. Toda la línea británica, que se extendía hacia la derecha, avanzó ansiosamente: al hacerlo, perdió la ventaja de la posición favorable que había ocupado; y la brigada de Burton pronto se encontró en terrenos bajos, vadeando en nieve medio derretida, que en algunas partes llegaba hasta las rodillas.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--fuerzas-inglesas-atacando-la-linea-francesa.png 1006w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--fuerzas-inglesas-atacando-la-linea-francesa-300x151.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--fuerzas-inglesas-atacando-la-linea-francesa-768x388.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--fuerzas-inglesas-atacando-la-linea-francesa-100x50.png 100w
Batalla de Sainte-Foy o de Québec (28 de abril de 1760). Fuerzas inglesas atacando la línea francesa. Autor

Justo en frente, un pequeño arroyo corría a lo largo del hueco, a través del lodo blando y ventisqueros, luego serpenteaba cuesta abajo a la derecha, para perderse en los prados del Saint-Charles. A poca distancia de este arroyo se alzaba la casa y el molino de viento de Dumont, ocupados por 5 compañías de granaderos franceses. Mientras la última brigada francesa (La Sarre) formaba línea, la infantería ligera de de Dalling atacó a los granaderos franceses que defendían estos edificios. Se produjo una furiosa lucha, hasta que finalmente los franceses cedieron y los vencedores se lanzaron hacia adelante para perseguirles y explotar el éxito. Su ardor les costaría caro.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--las-fuerzas-inglesas-toman-el-molino-y-la-granja.png 900w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--las-fuerzas-inglesas-toman-el-molino-y-la-granja-300x193.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--las-fuerzas-inglesas-toman-el-molino-y-la-granja-768x495.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--las-fuerzas-inglesas-toman-el-molino-y-la-granja-100x64.png 100w
Batalla de Sainte-Foy o de Québec (28 de abril de 1760). Las fuerzas inglesas toman el molino y la granja. Autor

Contraataque francés

La BRI La Sarre volvió a retroceder al bosque para completar su formación. Cuando cesó el fuego de la artillería británica, esta brigada reanudó su avance con la mayor impetuosidad, dirigida por el Tcol Dalquier, del RI Béarn, apoyados por la BRI La Sarre, los granaderos franceses cayeron sobre la impetuosa infantería ligera británica. Estos batallones pronto los abrumaron y recuperaron la casa y el molino de viento. Más de 200 de la infantería ligera británica murieron y resultaron heridos, y los pocos sobrevivientes se apresuraron a refugiarse en la brigada de Burton, impidiendo a los ingleses disparar contra los franceses que avanzaban, quienes aprovecharon la oportunidad para reformar sus filas rotas. Finalmente, la infantería ligera británica se apartó del camino y se retiró a la retaguardia, donde, después de haber perdido a casi todos sus oficiales, permanecieron durante el resto de la lucha.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--contraataque-frances.png 937w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--contraataque-frances-300x176.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--contraataque-frances-768x451.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--contraataque-frances-100x59.png 100w
Batalla de Sainte-Foy o de Québec (28 de abril de 1760). Contraataque francés. Autor

Lévis envió a Bourlamaque para mandar el centro-izquierda, pero fue herido casi de inmediato por un disparo de cañón que mató a su caballo. Murray luego comprometió su reserva el RI35 y restauró el flanco derecho de la línea británica.

Al ver que el combate se intensificó en su ala izquierda, Lévis fue personalmente a organizar la defensa de la casa y el molino de Dumont. Otra lucha siguió por la casa y el molino de Dumont, en la cual los franceses fueran expulsados nuevamente. El Tcol Dalquier del RI Béarn, al frente de la BRI La Sarre y 5 Cías de granaderos, finalmente reconquistaron la posición y luego resistió todos los intentos de los británicos de envolver el flanco izquierdo francés. Por esta razón, esta BRI fue la que más bajas sufrió durante la batalla, el propio Dalquier resultó herido.

Mientras tanto, Lévis se había movido a través del frente de su ejército, dando órdenes de cargar a cada BRI por donde pasaba. Al llegar al ala derecha, marchó con las 5 Cías de granaderos. Durante más de una hora, la lucha fue ardiente y feroz.

Mientras esto pasaba en la derecha británica, les fue aún peor en la izquierda. Las casas fueron atacadas por los rangers de Hazen y los voluntarios de MacDonald y se mantuvieron durante un tiempo y Lévis había ordenado a sus tropas que se volvieran al bosque. Las tropas británicas los persiguieron hasta cerca del bosque, desde donde los canadienses, cubiertos por los árboles, les dispararon un fuego mortal.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--el-general-ingles-murray-es-herido.png 956w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--el-general-ingles-murray-es-herido-300x135.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--el-general-ingles-murray-es-herido-768x345.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--el-general-ingles-murray-es-herido-100x45.png 100w
Batalla de Sainte-Foy o de Québec (28 de abril de 1760). El general inglés Murray es herido y cae del caballo. Autor George B. Campion

Lévis tenía la intención de cargar contra flanco izquierdo británico con las brigadas La Reina y Rosellón Real para flanquearlos. Sin embargo, sus órdenes fueron mal interpretadas y la brigada de La Reina, en lugar de retirarse al borde del bosque, se movió detrás del ala izquierda francesa.

Sin embargo, Lévis resolvió ejecutar la maniobra solo la brigada Rosellón.

Cuando cesó el fuego de la artillería británica, los franceses avanzaron nuevamente con una fuerza abrumadora, extendiéndose a lo largo del frente y el flanco británico. El señor Delaas, capitán del RI La Reina, mandaba la milicia canadiense adscrita a la brigada La Reina. Estas milicias estaban desplegadas en el ala extrema derecha. No siguieron a la brigada La Reine, cuando marcharon por error hacia el ala izquierda francesa, sino que se unieron a la brigada Rosellón en su avance contra el flanco izquierdo británico. La artillería francesa, aunque consta de solo 3 piezas, jugó su parte con buenos resultados. Los rangers de Hazen y los voluntarios de MacDonald no pudieron mantener los dos blocaos que cubrían el flanco izquierdo británico. Hazen fue herido, MacDonald muerto, y su grupo se sobrepuso. La brigada Rosellón, junto con la milicia de la brigada La Reine, se trasladó más allá del flanco izquierdo británico.

Murray envió la otra parte de su reserva, el III/RI60 Royal American para detener este ataque. También sacó el RI43 de su centro, que Lévis había ignorado en su mayoría, y lo movió para apoyar su flanco izquierdo. Las tropas británicas permanecieron durante un tiempo en posición bajo la lluvia de balas; pero las bajas aumentaban rápidamente, y el desorden comenzó a extenderse gradualmente a lo largo de toda la línea británica. Con ambos flancos envueltos, los esfuerzos de los británicos fueron inútiles y Murray dio la orden de retroceder.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--frustrado-avance-de-los-highlanders-1-1024x614.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--frustrado-avance-de-los-highlanders-1-300x180.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--frustrado-avance-de-los-highlanders-1-768x461.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--frustrado-avance-de-los-highlanders-1-100x60.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-sainte-foy-o-de-quebec-28-de-abril-de-1760--frustrado-avance-de-los-highlanders-1.png 1280w
Batalla de Sainte-Foy o de Québec (28 de abril de 1760). Frustrado avance de los highlanders del regimiento 78 que fueron los que más bajas sufrieron. Autor Steve Noon.

Entonces, primero los británicos retiraron la brigada la izquierda de Fraser y luego la brigada de la derecha de Burton, maldiciendo a medida que avanzaban. Algunos de los regimientos trataron de llevarse sus cañones con ellos, pero encontraron que era imposible debido a la nieve profunda y el barro que los hundía y los abandonaron. Los franceses los persiguieron, esperando aislarlos de la ciudad. Sin embargo, considerando la ausencia de la brigada La Reine y percibiendo la orden de la retirada británica, Lévis consideró más prudente retirar a sus tropas, y Murray llevó el resto de su fuerza en seguridad a Québec.

La lucha había durado unas dos horas, los canadienses no solo mostraron su coraje habitual cuando se cubrían en los árboles, sino que también lucharon bien en campo abierto.

Secuelas

En esta batalla, los británicos perdieron 292 hombres muertos, 837 heridos y 53 tomados prisioneros (incluidos 20 oficiales), más de un tercio de sus efectivos. Los highlanders de RI15, el RI28 y el RI78 de Fraser, junto con la infantería ligera de Dalling, fueron los que más bajas sufrieron.

Los franceses perdieron 193 hombres muertos y 640 heridos. Una vez que los británicos se refugiaron dentro de los muros de Québec, el ejército francés tomó posesión de Buttes-à-Neveu, ubicado a solo 600 metros desde el lugar, enviando a los heridos de ambos ejércitos al hospital general.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-03-13. Última modificacion 2020-03-13.
Valora esta entrada