Siglo XVIII Imperio persa siglo XVIII Caída de los zands y ascenso de los qajars (1.779–99)
Caída de los zands y ascenso de los qajars (1.779–99)

Lucha por la sucesión de Karim Khan Zand

El desorden político siguió a la muerte de Karim Khan Zand en 1.779. La relativa paz y calma en el país fue nuevamente desgarrado por las diferencias entre facciones y la guerra civil debido a la incapacidad de los zands para dejar de lado sus diferencias. Hubo una serie de gobernantes efímeros zands desde 1.779 hasta 1.794. Los hijos adultos de Karim Khan, Abol Fath Khan y Mohammed Ali Khan, habían sido caracterizados como «frívolos e incompetentes«. Ali Morad Khan y Sadegh Khan también eran contendientes para el trono.

Zaki Khan se apresuró a tratar de tomar el poder tras la muerte de Karim Khan. En solo tres días ejecutó 23 khanes, confiscó sus activos y los utilizó para financiar sus tropas. Con estas acciones Zaki Khan dispersó fácilmente a los partidarios de Abol Fath Khan. Pero unos meses después de su «golpe», Zaki Khan se enfrentó al desafío de Ali Morad Khan, quien había sido uno de los personajes más importantes de Karim Khan, e incluso había sido uno de los más fiables para Zaki Khan. La confianza entonces dio paso a la enemistad: Ali Morad Khan había reunido su propia base de apoyo entre varios comandantes y khanes, y pronto pudo crear su propio ejército privado en Isfahán . Alertados por lo que claramente era desafío a su autoridad en Shiraz, Zaki Khan reunió un ejército de 20.000 hombres a toda prisa, sin proporcionarles suficientes armas o entrenamiento. El ejército de Zaki Khan hizo todo lo posible para mantener su movimiento en secreto y logró llegar cerca de Isfahán . Sin embargo, poco después de su llegada, un grupo de líderes tribales del clan Mafi entraron en la tienda de Zaki Khan y le dispararon. Así terminaron los 100 días de gobierno de Zaki Khan. Los khanes luego eligieron a Abol Fath Khan como su líder y marcharon de regreso a Shiraz.

El reinado de Abol Fath Khan resultó ser aún más fugaz que el de Zaki Khan. Sadegh Khan se alió con los elementos descontentos del ejército zand para expulsar a Abol Fath Khan de Shiraz después de una breve estancia en el cargo de solo 70 días. En la primavera de 1.780, Sadegh Khan envió a su hijo Ali Gholi Khan con 10.000 tropas hacia Isfahán , que estaba en manos de Ali Morad Khan. Este último tomó represalias enviando fuerzas a Taqhi Khan, el gobernador de Yazd, para que interceptara el avance de Ali Gholi Khan. Luego tuvo lugar una amarga batalla, pero Taqhi Khan aguantó y Yazd permaneció invicto. Ali Gholi Khan luego se unió a las fuerzas de Hassan Khan, otro hijo de Sadegh Khan, que había llegado de Shiraz, y juntos avanzaron hacia Isfahán.

Tan pronto como los hijos de Sadegh Khan llegaron a Isfahán , uno de los miembros prominentes de la ciudad, Haji Reza Khan Farahani, simplemente partió con sus guerreros. Este fue un gran golpe para la capacidad de Ali Morad Khan para defender la ciudad ya que Haji Reza Khan Farahani había llevado un gran cuerpo de tropas. Ali Morad Khan huyó a Hamadan, donde organizó un nuevo ejército y marchó de regreso a Isfahán . A su llegada, varias tropas y sus comandantes se unieron a Ali Morad Khan. Los principales comandantes de Khan también desertaron ante Ali Morad Khan. Con esta fuerza aumentada y más fuerte, Ali Morad Khan golpeó la provincia de Fars y se dirigió hacia Shiraz.

En Shiraz, la situación de Sadegh Khan se había deteriorado gravemente. La lucha había estallado entre las unidades lars y dashtestanis de la ciudad que socavaron en gran medida su capacidad de defensa. Ali Morad Kira comenzó el asedio de Shiraz a finales de julio o principios de agosto de 1.781. A pesar de sus dificultades para mantener el orden entre los dashtestanis y los lars, Sadegh Khan había hecho preparativos exhaustivos para el asedio con suficientes suministros para 18.000 de caballería y 12.000 de infantería. Sadegh Khan emitió un edicto por el que las familias de todos los hombres de Shiraz y sus alrededores que luchaban por Ali Morad Khan fueran torturados. Para demostrar su determinación, varias mujeres y niños fueron llevados a las torres de Shiraz y torturados brutalmente Este espectáculo macabro simplemente endureció la resolución de los sitiadores de acabar con Sadegh Khan. Jaafar Khan, otro de los hijos de Sadegh Khan, pronto desertó a Ali Morad Khan.

La resistencia fue feroz durante al menos cinco meses, y la guarnición de Shiraz realizó salidas de la ciudad para dar golpes de mano y retirarse rápidamente. Pero finalmente la resistencia comenzó a disminuir a medida que comenzaron a escasear los suministros de la ciudad. En ese momento el invierno había comenzado. Sadegh Khan probablemente esperaba que el frío y la dureza del clima socavaría a sus enemigos, pero Ali Morad Khan simplemente adoptó las mismas tácticas utilizadas anteriormente por Nader Shah y Karim Khan: se construyeron cuarteles temporales para las tropas cuando el clima comenzó a deteriorarse. Luego se construyeron un muro y torres alrededor del complejo, una clara señal de Sadegh Khan para sus enemigos de su determinación de quedarse hasta que Shiraz cayera.

Sadegh Khan envió tantos grupos de asalto como pudo para destruir el complejo, pero no tuvieron éxito. Los cañones tampoco lograron causar daños significantes. Para empeorar las cosas, los suministros de Shiraz había alcanzado niveles tan bajos en el invierno, que la población local se estaba muriendo de hambre. Los habitantes recurrieron a quemar sus puertas y ventanas en un intento desesperado por calentarse. El suministro por un pasaje secreto en ruta a la ciudad fue descubierto por los hombres de Ali Morad Khan y se cortó, Shiraz estaba condenada. La inanición a estaba afectando a las propias tropas de Sadegh Khan, algunas de las cuales se rebelaron. Asaltaron una de las puertas clave de Shiraz, la Darvazeye Bagh-e Shah, redujeron a los guardias, y abrieron la puerta y las tropas de Ali Morad Khan, que entraron en la ciudad en febrero de 1.781. Detuvieron a Sadegh Khan en la ciudadela. Fue cegado y luego asesinado unos meses más tarde en prisión. Ali Morad Khan no se conformó con Shiraz.

Preocupado por el aumento del poder de los qajars en el norte, Ali Morad Khan reubicó su base política y militar en Isfahán . Había derrotado a sus rivales zands, pero pronto estaría haciendo campaña en Mazandaran contra el creciente poder de Agha Mohammed Khan Qajar.

El legado geopolítico Zand

El gobierno de Zand resultó en un debilitamiento del establecimiento militar y un aumento de las amenazas para la posición geopolítica de Irán, especialmente su integridad territorial. La preocupación de los vakils por establecer su dominio puede explicar por qué la atención no se centró en las zonas claves del centro de Irán, sino a lo largo de la periferia, en particular Khorasan, el golfo Pérsico y el Cáucaso. La extensión geográfica máxima de la administración Zand era aproximadamente la mitad que durante la era Safávida. Esto se debió en parte a la ruptura virtual de Khorasan de la autoridad central.

Situación en Khorasan

Un problema, por supuesto, era el imponer la autoridad Zand sobre los qajars en el noreste, una tarea que Karim Khan solo logró con dificultad, y que no se pudo sostener después su fallecimiento. Esto significaba que era difícil proyectar una autoridad iraní políticamente centralizada en Khorasan. Mientras que el norte de Irán estaba al menos nominalmente bajo la autoridad iraní, el poder real de Khorasan estaba en manos de Ahmad Shah de los durranis en 1.755. Hay dos contactos registrados entre los zands y los afsharidas. Pero el verdadero poder en Khorasan era de Ahmad Shah, y no se sabe si hubo contacto significativo entre él y Karim Khan.

Karim Khan pudo haber decidido abandonar Khorasan, dejándolo como un estado «amortiguador» entre él y Ahmad Shah, pero además tenía un ejército muy inferior al de Ahmad Shah. Fue solo después de la llegada de Agha Mohammed Khan a Khorasan cuando esa provincia sería nuevamente restaurada a la autoridad central.

Situación en el golfo Pérsico

Las provincias de Sistán y Baluchistán se habían vuelto prácticamente autónomas. Uno de los mayores errores militares durante la era Zand fue el fracaso de no continuar la política de Nader Shah de una marina en el golfo Pérsico. Esto evitó que Irán ejerciera su autoridad por mar, especialmente en la protección de sus puertos y comercio marítimo en el golfo Pérsico. Esto era de gran importancia ya que durante el siglo XVIII los árabes del golfo Pérsico lograron ganar importantes accesos a la costa persa. La motivación que impulsó la llegada árabe al sur de Irán fue generalmente debido a las mejores condiciones climáticas de la zona, como mejores pastizales, plantaciones, espacios y abastecimiento de agua.

La autoridad iraní a lo largo de su costa durante el gobierno de Zand disminuyó incluso con el ejercicio de autoridad sobre los jeques costeros de Makran que demostró ser débil. Los árabes que se asentaron en la costa iraní pronto desarrollaron ambiciones para dominar esas regiones, pero cultivaron bien las relaciones con los habitantes persas locales. Las autoridades iraníes respondieron desarrollando una relación de tipo contractual con los inmigrantes árabes. El último arreglo aseguraba al menos una apariencia de soberanía iraní sobre la costa del golfo Pérsico de Irán, pero Irán comenzó perder su control sobre sus posesiones en el golfo Pérsico durante la era Zand, especialmente cuando la familia Al-Khalifa llegó a Bahrein en 1.782.

Situación en el Cáucaso

Georgia y gran parte de Transcaucasia tenían poderosos vínculos culturales con Irán, y los dominios safávidas del Cáucaso incluido el reino de Georgia, así como los territorios del sur. El colapso de la dinastía Safávida y la invasión del Cáucaso y el norte de Irán por Pedro el Grande a principios de la década de 1.720 había asestado un duro golpe contra la autoridad iraní, especialmente en el Cáucaso. Esto significaba que cuando Karim Khan se estableció en Shiraz en 1.765, el Cáucaso estaba solo nominalmente dentro de la órbita iraní. Lo más cerca que Karim Khan estuvo del Cáucaso fue en Azerbaiyán de 1.760–63, pero ningún ejército zand cruzó el río Araxes para obtener sumisión de khanatos como Shirvan. Solo Azerbaiyán pagaba impuestos regularmente y aseguraba su lealtad durante el reinado de Karim Khan. El reino de Georgia y los khanatos caucásicos eran prácticamente autónomos.

Cuando Karim Khan concluyó su campaña en Azerbaiyán en 1.763, Heraclio II de Georgia ofreció su lealtad al vakil y se le otorgó el cargo de Vali e Gorjestan (representante de Georgia). El título en sí era más simbólico que verdaderamente representativo del poder iraní en Georgia. En la práctica, Heraclio había estado buscando el apoyo militar de Moscú para su protección contra sus enemigos locales desde principios de la década de 1.750. Esta era una clara indicación de que la confianza en las fuerzas militares iraníes para proporcionar una protección constante se había desvanecido claramente, mientras que la confianza en la «protección» e influencia rusas habían crecido. Karim Khan intentó restablecer la autoridad sobre Georgia a través de la diplomacia, pero cuando Heraclio ignoró la carta de Karim, no se tomaron más medidas. Los simbólicos vínculos políticos que Georgia se había mantenido con Irán fueron completamente disueltos después de la muerte de Karim Khan. Para 1.783, la «protección» rusa de Georgia se había hecho oficial y Heraclio ya no consideraba su reino legalmente vinculado a Irán.

Esta situación no pasó desapercibida para los rusos o los turcos otomanos, que durante mucho tiempo codiciaban la fértil región del Cáucaso. Desde la década de 1.760, el sureste del Cáucaso (que abarcaba los khanatos como Shirvan, Bakú, Sheki, etc.), habían caído bajo el dominio de Ali Khan Darbandi (también conocido como Ali Khan Qobbai). Darbandi buscó en Rusia asistencia militar en los conflictos contra sus rivales. Además, tenía una estrecha relación con los georgianos en Tbilisi. Rusia de hecho había estado trabajando vigorosamente para cultivar vínculos políticos con los khanatos contra Irán en el Cáucaso, especialmente en Karabaj, que bajo Panah-Ali Khan se había vuelto prácticamente independiente de Irán después de la muerte de Nader Shah. Mohammed Hassan Khan Qajar había intentado sin éxito capturar a Karabakh durante la década de 1.750. Panah-Ali Khan no solo rechazó los asaltos de Mohammed Hassan Khan sino que logró contraatacar hasta Ardabil en el noroeste de Irán. Panahabad-Shusha resistió todavía otro asalto de Fathali Khan Afshar que asedió la ciudad sin éxito durante seis meses. El hijo de Ali, Ibrahim-Khalil Khan Javanshir (1.763–1.806), continuó con la política independentista de su padre.

Para cuando Karim Khan Zand estableció su autoridad en Irán, Panahabad-Shusha se había convertido en una importante fortaleza y ciudad habitada por musulmanes y armenios. Karabaj era de vital importancia importancia estratégica para Irán, ya que era la clave para controlar el sur del Cáucaso y proyectar hacia el norte hacia Ganja y Georgia. Karim Khan no hizo ningún intento serio de acercarse a Javanshir o para hacer cumplir la autoridad iraní en Karabaj o en los otros khanatos transcaucasicos.

La provincia de Gilan permaneció bajo el dominio iraní. Sin embargo, la laxitud de los zands condujo a una aumento peligroso de la influencia mercantil rusa en Bandar Anzali. Karim Khan nombró a Hedayatollah Khan como gobernador de la provincia, pero Hedayatollah tendió a mirar a Rusia más que a Shiraz en tiempos de crisis. De igual preocupación era la capacidad de los comerciantes rusos para ganar privilegios especiales en suelo iraní. Desde la perspectiva de Karim Khan, Gilan estaba seguro ya que Hedayatollah Khan pagaba los impuestos regularmente a Shiraz y enviaba regalos a Karim Khan regularmente. También había lazos familiares entre los zands y Hedayatollah Khan ya que su hermana estaba casada con el hijo de Karim Khan. La satisfacción de Karim Khan con el estado de las relaciones Rasht-Shiraz puede explicar en parte por la «inclinación» de Hedayatollah Khan hacia los rusos nunca fue analizada seriamente.

Quizás uno de los gestos más perjudiciales realizados por los zands fue por Ali Morad Khan Zand. Específicamente declaró a los rusos que si le daban reconocimiento político y le ofrecían asistencia militar contra los qajars, les cedería los khanatos caucásicos de Irán a Rusia. Todo lo que Moscú tenía que hacer para absorber los territorios del Cáucaso sin realizar un solo disparo era solo apoyar a Ali Morad Khan. La emperatriz Catalina II de Rusia se vio obligada a enviar una embajada a Ali Morad Khan en la primavera de 1.784. Si bien la «oferta» de Ali Morad Khan puede verse dentro del contexto de su desesperada búsqueda de supervivencia contra los qajar, colocó a Irán en una posición muy peligrosa. Era relativamente recientemente, durante el tiempo de Nader Shah, cuando los rusos habían evacuado sus tropas de los khanatos y las provincias del norte. Pero entonces, gracias a la inestabilidad política iraní, Rusia sabía que podría llevar su ejército de regreso al Cáucaso. La acción de Ali Morad Khan también abrió la puerta a la interferencia rusa en los problemas internos de sucesión política de Irán.

Los zands evidentemente no pudieron evaluar el peligro de las relaciones ruso-iraníes; específicamente les faltaba apreciación o interés en medir los objetivos militares y económicos rusos hacia Irán. Incluso menos apreciado fue el diferencial de poder, especialmente con respecto al poderío militar y la tecnología, factores que habían cambiado fuertemente a favor de Rusia. Era solo cuestión de tiempo antes de que Rusia hiciera traducir su creciente ascendencia militar en la conquista territorial a expensas de Irán.

Orígenes de los qajars

El término qajar se ha definido como «marchando rápidamente» en turco. Los qajars eran descendientes de tribus turcas de Asia Central; sin embargo, la fecha exacta de su llegada a Irán ha sido una cuestión de especulación. Posiblemente los qajars emigraron por primera vez a Anatolia Oriental después de la ruptura del Il-Khanato a raíz de la muerte de Abu Said en 1.335. Durante la segunda mitad del siglo XV, los qajars establecieron su influencia en la provincia de Azerbaiyán, Ereván en Armenia, y los khanatos caucásicos del sudeste de Ganja y Karabaj. Los qajars, según Hambly, se convirtieron en doce chiítas durante la ascendencia de Aq-Quyunlu, convertiendose en seguidores de los líderes religiosos de Ardabil.

La primera mención histórica de los qajars es de un tal Qara Pir Beg Qajar, citado como uno de los seguidores del jeque safávida Haydar. Qara Pir Beg Qajar y sus guerreros también son reportados como habiendo sido una de las siete tribus principales de los clanes guerreros turcos de Qizilbash que fueron instrumentales en apoyar el ascenso de Shah Ismail al poder. En este momento, los qajars se habían convertido en una poderosa influencia en el Cáucaso, así como en partes del este de Anatolia. El estado de las tribus qajars eran ciertamente significativas en la época de Shah Abbas I, quien las dividió (establecidos en esos momentos principalmente en Karabaj y la región del Araxes) y envió un gran número de ellos al este de Irán.

Los qajars en el este de Irán se asentaron a lo largo de Merv y Astarabad para defenderse contra los intrusos uzbekos y turcomanos. Las tribus qajars que se establecieron en Astarabad eran dos grupos distintos. Los asentados en las zonas superiores del castillo de Mobarakabad (actual Agh-Qale, a 18 km al norte de Gorgan y en la periferia del río Gorgan) eran principalmente del clan Develu, que se hizo conocido como los yukhari-bashis (colonos en la parte alta) y los que están debajo del el castillo eran generalmente de la tribu Quyunlu que se hicieron conocer como los ashaqa-bashis (colonos río abajo). Esto puede haberse hecho deliberadamente para mantener los dos clanes (Quyunlu y Develu) separados. En el siglo XVIII, los dos clanes habían desarrollado enemistades muy arraigadas.

A pesar de sus números relativamente pequeños, los qajars eran bien conocidos debido a su destreza como guerreros. En el tiempo de Nader Shah, los qajars en el Cáucaso y Merv habían sido absorbidos por las tribus y pueblos cercanos, pero los ubicados en Astarabad sobrevivieron.

Agha Mohammed Khan

Agha Mohammed tenía 38 años cuando escapó de Shiraz después de la muerte de Karim Khan en 1.779. Zarrinkoob afirma que la gravedad de las primeras experiencias de Agha Mohammed Khan explica su insaciable ansia de poder, riqueza, venganza, su crueldad y su profunda suspicacia.

Agha (significa eunuco en persa), fue capturado y castrado por Adil Shah, un sobrino de Nader Shah en 1.748, cuando tenía solo cinco años. Según Sykes, esta singular experiencia ayuda a explicar la venganza posterior del futuro Qajar Shah. Fue capturado nuevamente en 1.762 por Karim Khan Zand quien lo obligó a vivir como un prisionero virtual en la corte Zand en Shiraz. Mientras Karim Khan trató a su «invitado» con amabilidad y honor, Agha Mohammed Khan tenía toda la intención de infligir una terrible venganza contra los zands que habían sido responsables de la muerte de su padre (Mohammed Hassan Khan) y su hermano (Hussein Qoli).

La venganza de Agha Mohammed Khan literalmente llegaría a las tumbas. Los restos de Karim Khan fueron exhumados y enterrados de nuevo en la puerta del palacio de Agha Mohammed en Teherán para garantizar que el vakil siempre estuviera bajo los pies de los qajars. También se exhumaron los restos de Nader Shah, que luego fueron enterrados en las puertas de su palacio. Agha Mohammed finalmente había saciado su motivación para vengarse de los afsharidas y de los zands.

Sin embargo, Agha Mohammed Khan también fue un brillante y carismático comandante militar profundamente confiado y popular entre sus tropas. No era arrogante con sus hombres, a quienes trataba como amigos y camaradas. No solo su ropa era la misma que la de sus tropas ordinarias, sino que a menudo cenaba con ellas en sus cuarteles. Agha Mohammed Khan también tuvo mucho cuidado para asegurarse de que sus hombres estuvieran bien provisto con comida, ropa y paga. Estas muestras genuinas de humildad pueden explicar en parte el porqué los hombres de Agha Mohammed Khan fueron tan leales hasta el final de su gobierno y lucharon tan duro en su nombre. La imagen de su gobierno tiene impulsos contradictorios: crueldad despiadada contra sus oponentes y benevolencia fraterna hacia sus aliados de confianza.

La mañana siguiente a la muerte de Karim Khan, a Agha Mohammed Khan se le permitió ir a cazar fuera de los muros de Shiraz, lo que aprovechó para huir hacia el norte.

En Teherán, Agha Mohammad Khan se reunió con los principales jefes qajars del clan Develu, con quienes hizo las paces. Visitó el santuario de Shah Abd al-Azim, donde se guardaba el cráneo de su padre. Luego viajó a la provincia de Mazandaran, donde su primera tarea fue establecer su soberanía entre los qajars Qoyunlu. Esto dio lugar a un enfrentamiento con sus hermanos Reza Qoli y Morteza Qoli, a quienes derrotó el 2 de abril, conquistando Mazandaran.

Con la solución de sus conflictos entre sus hermanos y la lealtad de la rama Develu de los qajars, Agha Mohammed pudo derrotar los intentos posteriores de los zands de entrar en el norte. Ali Morad Khan había negociado con Rusia en 1.784 sobre la posibilidad de permitirle absorber las provincias del noroeste de Irán y toda la costa del mar Caspio. Había calculado que una llegada de Rusia aplastaría a los qajars en el norte, pero su muerte en 1.785 puso fin a tales escenarios. Agha Mohammed Khan hizo de Teherán su capital en 1.786 después de haberla asegurado en el mismo año. Teherán sería la capital iraní desde entonces.

El ejército de Agha Mohammed Khan Qajar

Agha Mohammed Khan fue capaz de reunir a aproximadamente 200.000 tropas compuestas de 140.000 caballería tribal, 60.000 de infantería y 3.000 artilleros. La mayoría de los artilleros eran responsables del manejo de los 200 zanbouraks ligeros montados en camellos que eran prácticamente inútiles contra los ejércitos europeos contemporáneos.

Un logro clave de Agha Mohammed Khan era su capacidad para unir a los turcos locales no qajars (por ejemplo turcomanos y afsharidas) y tribus no turcas (por ejemplo mazandaranis y damghanis) bajo su estandarte, un éxito que expandió enormemente la base de mano de obra de su ejército. La mejor infantería era proveniente de Mazandaran y eran conocidos como los Tofangchian e Mazandaran (mosqueteros de Mazandaran), a quienes Agha Mohammed cariñosamente los llamaba Pirahan e Jan e Shah (camisa que protege la vida del shah). Estos, junto con la caballería qajar, desempeñaron un papel militar vital en las campañas de Agha Mohammed Khan contra los zands desde 1.779 hasta 1.994. El cuerpo central de 70.000 soldados de Agha Mohammed Khan estaban alojados en varios asentamientos de tipo campamento u ordus alrededor del viejo Teherán. Estos luego se convirtieron en el Padegan e Teherán e Janbaz (base del ejército en Teherán de aquellos que arriesgan sus vidas en la batalla).

John Malcolm informó que Agha Mohammed Khan había introducido un alto nivel de eficiencia organizativa, disciplina y profesionalismo en su ejército. Puso gran énfasis en la puntería y en habilidad ecuestre entre las tropas de Agha Mohammed. James Baille Fraser, otro contemporáneo de los primeros qajars, coincide observando que Agha Mohammed tenía «El talento de formar tropas buenas y valientes … mantenía su ejército constantemente comprometido … mantenía veteranos con dureza y pericia, que los hacía superiores a cualquier otra tropa asiática«. En ese momento sin embargo, las tropas europeas estaban mucho más avanzadas que sus contrapartes iraníes con respeto a la disciplina, tiro masivo de infantería, artillería, guerra naval y defensa costera. Las deficiencias de las fuerzas iraníes en esos dominios se volverían dolorosamente evidentes en las futuras guerras.

Las fuerzas más capaces de Irán eran la caballería, cuya excelente puntería y habilidades en equitación los convirtieron en una fuerza formidable. Las tácticas de caballería qajar eran de la tradición militar turco-iraní: un fuerte énfasis en la movilidad rápida, el cerco y los ataques en los flancos y retaguardia, y ataques relámpago. Al hacer campaña dentro de territorio enemigo, el ejército de Agha Mohammed Khan aseguraba los suministros mientras aplicaba simultáneamente una devastadora política de tierra quemada contra el enemigo. Curiosamente, la caballería (y las tropas de combate en general) parecían mostrar una calidad registrada mil años antes entre la caballería de élite Savarán sasánida. Casi 1.200 años después, Artemi proporciona una descripción idéntica de la caballería qajar afirmando que «los persas realmente atacan como leones pero ejercen su fuerza en el primer golpe, y si esto falla, regresan a casa«. Agha Mohammed Khan apreciaba plenamente la audacia y la destreza de sus fuerzas, pero era consciente de que estas tropas carecían de resistencia cuando se enfrentaban con una oposición firme. Agha Mohammed estaba preocupado por las filas altamente disciplinadas y el devastador poder de fuego de las tropas rusas y cómo estos podrían resistir los determinados asaltos de las fuerzas iraníes. Esto habla muy bien del agudo análisis de Agha Mojammad de las fortalezas y debilidades del ejército de Agha Mohammed, que murió justo antes de que comenzaran en serio las guerras ruso-persas, con la ausencia de su sabiduría marcial, se convirtió en una gran pérdida para Irán.

Los qajars inicialmente no poseían el gran grupo de aliados tribales que sus predecesores zands habían tenido, especialmente en el oeste de Irán. Agha Mohammed mejoró esto formando una serie de alianzas con tribus en el oeste y norte de Irán, a veces enfrentando rivales entre sí. Un ejemplo es el favor que Qajar mostró a los kurdos dumbuli frente a sus rivales kurdos shaqqaqi en Azerbaiyán.

Agha Mohammed era experto en atraer muchas tribus de Irán (por ejemplo, los kurdos Ard-Alan y los Qaraqozlu de Hamadan) a su causa ofreciendo alianzas matrimoniales, oportunidades de saqueo, provisión de pastizales superiores, e incluso oportunidades para ajustar cuentas con rivales. Por el contrario, las tribus que no cumplían con los requisitos podrían ser castigadas promoviendo a una tribu rival, confiscando tierras o la migración forzada. La alianza tribal más poderosa se convirtió entre los kurdos Ard-Alan y los qajars.

Agha Mohammed Khan Qajar asegura el norte

Después de su fuga, Agha Mohammed observó intensamente las batallas internas de los zands, especialmente aquellas entre Sadegh Khan y Ali Morad Khan. Los enfrentados zands observaron de manera similar el constante crecimiento del poder de Agha Mohammed Khan en el norte.

El primer contacto de Rusia con Agha Mohammed Khan ocurrió en 1.781 cuando el conde Voinovich llegó con una flotilla frente a la costa del Caspio de la provincia de Gorgan. Voinovich había sido enviado en nombre del gobierno ruso para solicitar «permiso» para construir un puesto comercial en Ashraf pero Agha Mohammed Khan se lo negó. Gracias a la carencia de una armada en el Caspio por parte de Irán, Voinovich pudo desembarcar frente a la costa de Gorgan en la isla Ashurada. Qaraduvin también fue ocupado. La expedición de Voinovich era parte del plan general de la emperatriz Catalina II para invadir y anexar el norte de Irán. Agha Mohammed Khan reaccionó rápidamente, engañó a Voinovich y a algunos de sus hombres para que se reunieran con él en Astarabad, donde fueron hechos cautivos hasta que Voinovich acordó ordenar a sus hombres que abandonaran Ashurada. Una acción que Catalina tomó como un insulto personal, lo que explica sus esfuerzos posteriores para «castigar» a los qajars invadiendo el Cáucaso en 1.796.

Justo cuando las operaciones en Gilan estaban llegando a su fin, más ejércitos qajars avanzaron hacia el oeste a Qazvin. Liderando estas operaciones estaba Jaafar Qoli Khan quien primero enfrentó y derrotó a una fuerza zand en la zona de Karaj o Rayy y luego entró en Qazvin. Desde allí, Jaafar Qoli Khan marchó hacia Zanjan y capturando también dicha ciudad. Agha Mohammed Khan entonces llegó con sus ejércitos de Gilan y se unió a Jaafar Qoli Khan para capturar Sultaniyeh donde, a su llegada, construyeron la gran base militar de Sultaniyeh. Agha Mohammed impuso un asedio de 40 días a Teherán pero se vio obligado a retirarse después de que la peste comenzó a extenderse en la ciudad y, posteriormente, al campamento militar de Agha Mohammad Khan fuera de la ciudad, lo que lo obligó a levantar el asedio.

Los zands ya se habían dado cuenta del peligro que representaba Agha Mohammed, sobre todo para los zands que controlaban Teherán y el noroeste. Ali Morad Khan decidió aplastar a los qajars en Mazandaran y envió un ejército al norte en 1.784 dirigido por su hijo Sheikh Vais Khan y otro ejército dirigido por Mohammed Zahir Khan. Al principio todo parecía ir bien para los zands, muchos de los khanes y líderes locales se sometieron al ejército zand con la importante deserción del del hermano de Agha Mohammed, Morteza Qoli.

Los dos ejércitos zands llegaron a Sari, donde el jeque Vais Khan procedió a construir una fortaleza. Mohammed Zahir Khan luego se dirigió hacia Astrabad con 10.000 soldados. Agha Mohammed Khan decidió retroceder y tomó posiciones a lo largo de una antigua línea de defensa safávida con una muy gran zanja, conocida como Kolbad, situada cerca de Ashraf (actual Behshahr) y Kordkoy, que había sido originalmente construida para mantener a raya a los turcomanos locales. Sin embargo, Mohammed Zahir Khan logró forzar un cruce exitoso del obstáculo que obligó a Agha Mohammed y su ejército a retirarse a la fortaleza tradicional qajar y refugio seguro en Astrabad. Las defensas de la ciudad fueron rápidamente reforzadas y Agha Mohammed aseguró que la ciudad fuera bien abastecida de suministros, alimentos y armamento. Mohammed Zahir Khan pronto llegó a Astrabad, todos los días sus tropas realizaban salidas para arrasar el campo en los alrededores e impedir los suministros de los sitiadores. Al final, esto hizo que la situación de los sitiadores fuera insostenible y permitió que Agha Mohammad Khan salieraara la ciudad para atacarlos y derrotarlos decisivamente. Mohammad Zahir Khan huyó hacia el desierto de Karakum, pero fue capturado por los aliados yamuts de Agha Mohammed Khan. Solo unos pocos de sus hombres lograron sobrevivir.

Los qajars y sus aliados entonces hicieron un último esfuerzo para aplastar lo que quedaba de los zands en Mazandaran, la capital de la provincia Sari, que cayó ante el ejército qajar y los restos del ejército zand huyeron, el ejército de Zand había liquidado. El último esfuerzo de Ali Morad Khan fue enviar a Rostam Khan Zand en un intento desesperado por detener la marea qajar en el norte, pero fue en vano, estos fueron decisivamente aplastados por Jaafar Qoli Khan. En noviembre de 1.784, todo Mazandaran había sido liberado de las tropas zand y ya no había ninguna disputa sobre quién era el dueño de Mazandaran.

Batalla de Kashan y captura de Teherán

Después de sus desastres militares en el norte, Ali Morad Khan regresó a Isfahán . Jaafar Khan ya había marchado contra esa ciudad en un intento de capturarla mientras Ali Morad Khan estaba haciendo campaña en el norte.

Ali Morad Khan murió por causas naturales en febrero de 1.785. Fue sucedido por Jaafar Khan Zand que ocupó Isfahán poco después. Agha Mohammed Khan, entonces estaba posicionado de forma segura en el norte, se lanzó hacia el sur una vez más hacia Teherán. Cuando se acercó a Teherán, fue visitado por una delegación de esa ciudad. Su mensaje era directo y simple: la ciudad era leal a la casa Zand. Sin embargo, había una condición importante: quien ganara el trono tendría la lealtad incuestionable de Teherán. Aceptando el mensaje de la delegación de Teherán, Agha Mohammed volvió a desplegar su ejército más al sur hacia Isfahán . Su ejército marchó primero a Qom, redujo la fortaleza con sus cañones y ocupó la ciudad, luego se dirigió hacia Kashan en su camino a Isfahán.

Jaafar Khan, habiendo presenciado estos alarmantes desarrollos, envió una fuerza para bloquear Agha Mohammed Khan, pero esta se volvió hacia Qom sin luchar. Una fuerza zand más poderosa de de varios miles de caballería dirigida por Jaafar Khan y el gobernador zand de Yazd, Taqi Khan, avanzaron a Kashan para forzar un enfrentamiento importante. Los qajars llegaron cerca de Kashan y procedieron a hacer sus preparativos de batalla. Los qajars salieron victoriosos después de una batalla de cuatro horas y pusieron a los zands en fuga.

Con la oposición casi aplastada, Agha Mohammed ingresó en Isfahán , la base principal zand para las operaciones en el centro de Irán. Jaafar Khan había escapado a Shiraz. Isfahán fue saqueado y las posesiones de Jaafar Khan confiscadas. Los bakhtiari-lurs fueron sometidos y otro hijo del difunto Azad Khan Afghan, Ahmad Khan, se vio obligado a reconocer la autoridad de Agha Mohammed. Con estos éxitos, Agha Mohammed marchó a Teherán que, como se había prometido, abrió sus puertas sin batalla en marzo de 1.786.

Tan pronto como Agha Mohammed Khan marchó hacia el norte, Jaafar Khan regresó y recapturó Isfahán . Sin embargo, lo perdió nuevamente ante Agha Mohammed. Con su segunda captura de Isfahán concluida, Agha Mohammed marchó a Hamadan para recibir formalmente la presentación de Khosrow Khan de los Ard-Alan y sus aliados en Golpayegan. La incorporación de estos clanes formidables en las fuerzas de Agha Mohammed Khan eran de gran importancia ya que eso inclinaba el equilibrio militar abrumadoramente a favor de los qajars. Los Ard-Alan y los qajars cimentaron su alianza con matrimonios entre sus respectivos clanes.

Nuevos enfrentamientos en Gilán

A pesar de las campañas cuatro años antes, Gilan seguía desafiando la autoridad qajar. La reanudación de Hedayotallah Khan de su trono fue un desarrollo peligroso debido a su actitud hacia los intereses rusos en suelo iraní. Aunque Agha Mohammed Khan no estaba en contra del comercio con los rusos per se, se opuso a la concesión de privilegios especiales a los comerciantes rusos y nacionales en suelo iraní.

El segundo ataque qajar a Gilan en 1.786 resultó tan exitoso como la primera expedición, y fue facilitado por el hecho de que Hedayatollah Khan ya había cultivado muchos enemigos en su propia provincia natal de Gilan. A medida que los ejércitos qajars se acercaban a Rasht, ganaron un nuevo e importante aliado: Mehdi Beg Khalatbari de Tunakabon, el cónsul ruso en Gilan traicionó a Hedayatollah al proporcionar armas a Agha Mohammed Khan. Las fuentes de la desaparición de Hedayatollah Khan varían, la mas consistente es que intentó huir a Shirvan, pero fue capturado por hombres enviados por un gobernante local llamado Agha Ali Shafti (u otro gobernante local según otras fuentes), quien lo mató para vengar la matanza de su familia unos años antes. Lo que es seguro es que a su llegada a Rasht, Agha Mohammed descubrió el tesoro de Hedayatollah en su palacio. Esto dio a los qajars amplios fondos para futuras campañas.

Jaafar Khan contraataca

Para 1.787 Agha Mohammed Khan estaba listo para otra ronda de batallas contra Jaafar Khan. Los zands no habían estado inactivos ya que Jaafar Khan se había trasladado con sus tropas a la región de Kuhguliye y tomado Behbehan. Otro contingente zand había sido enviado a la provincia de Khuzistan para someter a los árabes locales de la tribu Banu Kaab. Tan pronto como regresó a Shiraz en marzo de 1.787, Jaafar Khan tuvo que lidiar con otra crisis: la rebelión de su gobernador (Taqi Khan Zand) en Yazd. Jaafar Khan no perdió tiempo para desplegar un poderoso ejército en Yazd. Taqi Khan, esperando esta respuesta, se fortaleció tras las defensas de su ciudad y envió llamamientos a Amir Mohammed Khan para pedir ayuda. Jaafar Khan participó en una serie de asaltos sin éxito para entrar en Yazd.

Amir Mohammed Khan llegadó a Yazd y sorprendió enormemente al ejército zand, que rápidamente perdió su cohesión. Como los zands se retiraron en desorden, Amir Mohammed Khan capturó grandes cantidades de suministros y artillería. Entonces combinó fuerzas con varias tropas de Taqi Khan y marchó hacia Isfahán , reuniendo más caballería de los aliados en su camino.

En Isfahán , Jaafar Qoli Khan apreció el peligro que se avecinaba hacia el este. Marchó con su ejército para luchar contra Amir Mohammed Khan. La batalla terminó en una decisiva victoria qajar con Jaafar Qoli Khan, capturando el territorio que Amir Mohammed Khan había tomado de los zands. Agha Mohammed Khan había estado observando atentamente estos eventos en Teherán, y una vez más se lanzó hacia el sur en 1.787. Llegó a Isfahán y unió fuerzas allí con su hermano Jaafar Qoli Khan, preparándose para someter a los hombres de la tribu Qashqai y atacar a Shiraz. Cuando el el ejército qajar avanzó hacia los qashqais, estos últimos simplemente se derritieron en las montañas. Los qajars entonces procedieron hacia Shiraz, que estaba rodeado de poderosas murallas y fortificaciones. Jaafar Khan sintió no era necesario salir de la ciudad y los dos ejércitos se pararon y se observaron. Dándose cuenta de la inutilidad de esta incursión, Agha Mohammed Khan regresó a Isfahán . Se le unió Fathali Khan, que había sido enviado antes para obtener por la fuerza la sumisión de Taqi Khan, haciendo Yazd una posesión qajar. Con el final de estas operaciones, Agha Mohammed Khan regresó a Teherán. Jaafar Khan esperó a que Agha Mohammed Khan regresara a Teherán antes de salir de Shiraz hacia Isfahán . Ali Qoli Khan reaccionó rápidamente enviando una fuerza de guerreros qaraquzlus a bloquear su avance, los zands derrotaron a los qaraquzlus, Isfahán cambió de manos una vez más y Ali Qoli Khan escapó a Kashan. Agha Mohammed Khan reaccionó marchando rápidamente sobre Isfahán.

Jaafar Khan huyó por última vez en su carrera a la seguridad de Shiraz, mientras que Agha Mohammed Khan regresó a Teherán. Se había producido un punto muerto donde los qajars dominaban el norte, pero mantener Isfahán era constantemente vulnerable a los ataques de Jaafar Khan. La clave era noquear a los zands y expulsarlos de Shiraz.

La última posición de los zands

Una vez más, la desunión de los zands benefició a la causa Qajar cuando el asesinato de Jaafar Khan el 23 de enero de 1.789 fue seguido por luchas internas hasta mayo. De las cenizas de la lucha surgió el último gobernante de los zands: Loft Ali Khan, de 22 años (1.789–94), el hijo del difunto Jaafar Khan Zand.

Agha Mohammed Khan pudo haber subestimado las habilidades marciales de su nuevo oponente, posiblemente debido a su juventud. Agha Mohammed se dirigió hacia Shiraz poco más de un mes después. Loft Ali Khan una que asumió el poder, levantó el asedio qajar de Shiraz a principios de septiembre. Después de la partida de los qajars, Loft Ali Khan llegó con su ejército a Kermán e hizo un ataque fallido.

En mayo de 1.790, Agha Mohammed Khan dirigió otro ejército a Shiraz. Behbehan fue fácilmente sometido a los qajars y Loft Ali Khan salió de Shiraz con su ejército. No hubo enfrentamientos armados en esa coyuntura ya que Agha Mohammed se vio obligado a llevar su ejército a Azerbaiyán en el noroeste. La marcha de Agha Mohammed hacia Azwerbaiyán fue precedida por paradas en Qazvin y Khamsa, cuyos asuntos políticos se resolvieron a favor de los qajars. Azerbaiyán y la región de Talysh en el noroeste y el khanato Karabaj en el Cáucaso fueron asegurados por Agha Mohammed en 1.791.

Agha Mohammed luego confió el gobierno de Khoy y Tabriz a Hossein Qoli, un dumbuli (señor de la guerra) kurdo.

Los zands permanecieron en libertad en el sur, pero también se vieron envueltos en batallas. Loft Ali Khan había partido a Shiraz para atacar a Fathali Khan, justo al sur de Isfahán en Qumishah. Cuando Loft Ali fue informado de que su canciller, Haji Ibrahim Khan Kalantar, estaba conspirando abiertamente contra él en Shiraz y el hermano de Kalantar habían alentado a muchas de las tropas zands a desertar. Loft Ali abandonó su impulso contra Fathali y marchó de regreso a Shiraz. Denegada la entrada, Loft Ali se retiró a la cordillera cerca de Kazerun donde reconstruyó sus fuerzas.

Kalantar envió un mensaje formal a Agha Mohammed Khan solicitando que se convirtiera en el gobernante de la provincia de Fars. Habiendo concluido su campaña en Azwerbaiyán, Agha Mohammed aceptó la «solicitud» y nombró a Kalantar como beglarbegi (gobernador provincial) de Fars. Fathali Khan recibió instrucciones de posicionar sus fuerzas en Abadeh (ubicado entre Shiraz e Isfahán ). Esto permitiría a las tropas qajars desplegarse hacia el sur para ayudar a Kalantar a la llegada de Loft Ali Khan en Shiraz.

Loft Ali marchó hacia Shiraz y se preparó para capturarlo mediante asedio. Kalantar expulsó a varios guerreros de Shiraz que, aunque originalmente se opusieron a Loft Ali Khan, todavía eran lo suficientemente leales a la casa Zand, y que no estaban preparados para luchar por los qajars. Estos guerreros se unieron ejército de Loft Ali Khan fuera de la ciudad. Aunque militarmente ineficaces, simbolizaban el aumento apoyo que Loft Ali estaba ganando en los alrededores de Shiraz. Para evitar más derramamiento de sangre, Loft Ali intentó resolver el enfrentamiento mediante negociación, pero esto falló. En lugar de acomodar a Loft Ali Khan, Kalantar solicitó asistencia militar a Fathali Khan en Abadeh. Las tropas qajars se movieron hacia Shiraz y repelieron con éxito una fuerza de Zand enviada a interceptarlos.

Loft Ali Khan luego dirigió su ejército para enfrentarse con el ejército entrante de Qajar y lo derrotó. Con la posición de Zand solidificándose alrededor de Shiraz, Agha Mohammed envió 7.000 de caballería a Shiraz para reforzar la fuerza maltrecha qajar en Abadeh. Loft Ali Khan no impidió la entrada de estas fuerzas en Shiraz, aparentemente concluyendo que una guarnición reforzada estaría más dispuesta a salir de Shiraz para participar en una batalla campal. Esto finalmente le permitiría destruir a Kalantar y sus aliados qajar. Si esta era su intención real, se demostró que era correcta: las tropas qajars y Kalantar salieron de Shiraz para luchar a fines de 1.791 o principios de 1.792 y fueron completamente derrotadas por los zands. Mientras tanto, varias tropas de Kalantar habían comenzado a desertar a los zands.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/agha-mohammed-khan-captura-y-saquea-kerman-en-1794.png 575w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/agha-mohammed-khan-captura-y-saquea-kerman-en-1794-248x300.png 248w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/agha-mohammed-khan-captura-y-saquea-kerman-en-1794-100x121.png 100w
Agha Mohammed Khan captura y saquea Kermán en 1794

Con el deterioro de la situación, Agha Mohammed Khan decidió marchar hacia Shiraz, él mismo aplastaría a Loft Ali Khan. A pesar de los éxitos iniciales, Loft Ali Khan se vio obligado a huir de Shiraz.

Agha Mohammed Khan capturó Shiraz el 21 de julio de 1.792 y permaneció allí hasta su partida para Teherán el 29 de agosto de 1.792. Antes de su partida, exhumó el cuerpo de Karim Khan y lo llevó de regreso a Teherán.

Regresó a Shiraz un año después para consolidar políticamente su posición allí. Los qajars entonces dominaban claramente la provincia de Fars mientras que las opciones militares y políticas de Loft Ali Khan disminuían constantemente.

Desde su derrota en Shiraz, Loft Ali había huido. Primero fue a Nayriz y de allí logró escapar a Tabas a través de Kermán. Mantuvo una postura activa y pronto tomó Yazd con la ayuda de sus aliados de Tabas. Abarkouh estaba próximo a caer, sin embargo, Loft Ali dejó una guarnición para asegurar mantenerlo para la causa de Zand. Loft Ali luego se dirigió hacia Darab.

Los qajars estaban preocupados por ese resurgimiento de las actividades zands. A pesar de su ocupación de ciudades clave como Isfahán y Shiraz, el simple hecho de que Loft Ali estuviera en libertad significaba que su dominio del centro de Irán era potencialmente vulnerable. Las fuerzas qajars se lanzaron hacia Nayriz cuando Loft Ali estaba allí en ese momento, pero después de once días de batallas, muchas de las tropas zand desertaron. Loft Ali se retiró hacia Tabas y finalmente llegó a Kermán, que se convirtió en su base de operaciones.

Agha Mohammed Khan hizo preparativos exhaustivos para su enfrentamiento final con Loft Ali Khan. Reunió una fuerza poderosa e incluso ordenó que las tropas de la guarnición de Astrabad se desplegaran en el sur. Dejó Teherán en mayo de 1.794, sin embargo, los qajars se vieron obligados a someter a una serie de pequeños khanes que aún no habían ofrecido su lealtad a Agha Mohammed. Fathali realizó una minuciosa expedición a través de la provincia de Kermán entrando en lugares como Jiroft, Narmshir, Bam, Larsitan e incluso territorios al norte de Bandar Abbas. Estas campañas ocurrieron cuando el asedio de Kermán se estaba produciendo.

Cuando las fuerzas qajars llegaron a Kermán en mayo, Agha Mohammed fue cauteloso. Se dirigió a la ciudad en una misión de reconocimiento durante varios días para examinar el estado de sus murallas, torres y defensas. Se construyeron elaborados trabajos de asedio y se produjo una lucha sangrienta en la que los defensores zands lucharon con ferocidad, pero su causa finalmente estaba condenada. Loft Ali Khan se había aferrado valientemente a Kermán durante cuatro meses, pero sabía que todo estaba perdido. Buscó desesperadamente algún medio para escapar con su última banda de guerreros. Pero todos las salidas estaban controladas por los qajars. Loft Ali y sus hombres decidieron asaltar la puerta de Soltaniyeh y después de luchar durante tres horas logró asegurarla temporalmente y al anochecer, Loft Ali Khan escapó esa noche a través de la puerta y cruzó una de las zanjas. Aparentemente, la información errónea también había facilitado el escape; hubo rumores falsos de que Loft Ali había muerto durante el asalto.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/batalla-entre-agha-mohammed-khan-y-lotf-ali-khan.png 606w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/batalla-entre-agha-mohammed-khan-y-lotf-ali-khan-239x300.png 239w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/batalla-entre-agha-mohammed-khan-y-lotf-ali-khan-100x126.png 100w
Batalla entre Agha Mohammed Khan y Lotf Ali Khan.

Quizás uno de los episodios más trágicos en la historia de Irán ocurrió cuando Agha Mohammed Khan se enteró de la fuga de Fathali y mostró su terrible ira al ordenar a sus tropas que arrancaran los ojos de los civiles y los cautivos. Se le mostró una exhibición de 20.000 ojos. Las mujeres y los niños de la ciudad fueron esclavizados y las posesiones de la ciudad fueron literalmente saqueadas, Kermán fue tan devastada que no se recuperó hasta el siglo XX.

Loft Ali Khan había huido a la fortaleza de Bam, pero pronto fue traicionado y entregado a Agha Mohammed Khan, que sometió a su rival juvenil al castigo más duro posible. Después de haber violado a Loft Ali en público frente a las tropas qajars, Agha Mohammed personalmente lo cegó. Loft Ali Khan fue llevado a Teherán para ser encarcelado, horriblemente torturado y finalmente asesinado al atravesar su corazón con una lanza. Loft Ali había luchado con dignidad contra la superioridad militar de Qajar mientras tenía que enfrentar a la vergonzosa traición dentro de sus propias filas. Actualmente está enterrado en Imamzadeh Zaid en Teherán.

Los qajars despliegan en el Cáucaso (1.795–96)

Con su control sobre el oeste, norte y centro de Irán seguro, Agha Mohammed Khan finalmente reafirmó la autoridad iraní en los antiguos dominios safávidas del Cáucaso. Agha Mohammed Khan, como los Safávidas y Nader Shah, los veían como territorios iraníes que no difirían de provincias como como Fars, Azwerbaiyán o Yazd. Después de la desaparición de Nader Shah, Georgia y los khanatos del Cáucaso se había vuelto autónomo, y los lazos georgianos con Irán continuaron debilitándose durante el mandato Zand.

La cuestión georgiana se hizo más pronunciada a finales de la era Zand cuando la emperatriz rusa Catalina II (1.762–96) firmó el tratado de Georgievsk con el rey Heraclio II de Georgia en 1.783, reconociendo a Georgia como el protectorado virtual del Imperio ruso. El Tratado específicamente estipulaba la renuncia formal de Georgia a su antigua dependencia de Irán e incluso permitía a las tropas rusas entrar en territorio georgiano. Asegurado el respaldo ruso, Heraclio anexó el khanato de Marihuana. A pesar de estas acciones, Agha Mohammed Khan estaba dispuesto a integrar a Heraclio, los qajars le ofrecieron el control de khanatos caucásicos como Karabakh, Shirvan, Sheki y Ereván con la la condición de que rompiera sus lazos con Rusia y restaurase el estado tributario de Georgia con Irán.

Heraclio rechazó las propuestas de Agha Mohammed Khan e hizo preparativos para la guerra. Mirza Mohammed Khan Dolavi Qajar fue designado como beglarbegi de Teherán a Agha Mohammed mientras marchaba hacia el Cáucaso en mayo de 1.795. Heraclio volvió a hacer una petición de al menos 3.000 tropas rusas, pero fue nuevamente rechazado por San Petersburgo. Si bien las estimaciones precisas son difíciles de determinar, las fuerzas qajars que partieron de Teherán se estiman en unas 50.000 hombres. Cuando los ejércitos de Qajar se dirigían al Cáucaso se encontraron con una fuerte resistencia en Ereván y Javanshir y las fortaleza de Panahabad en Shusha. Los qajars derrotaron al ejército de Javanshir, pero este último simplemente se retiró a la poderosa fortaleza en Shusha. Incluso cuando muchos de los aliados de Javanshir le abandonaron y se unieron a los qajar, la fortaleza de Panahabad en Shusha permaneció fuera del alcance de qajars. Agha Mohammed luego asedió a Shusha durante un mes (del 8 de julio al 9 de agosto de 1795) pero no logró capturarla.

La clave para abrir las poderosas defensas de la fortaleza Panahabad de Shusha y las muros de Ereván era la artillería de asedio, armamento que los iraníes carecían. Javanshir sin embargo estaba bajo severa presión y no estaba claro cuánto tiempo más podría resistir el bloqueo de los qajars.

En agosto de 1795, Agha Mohammed Khan cruzó el río Araxes con un ejército de 70.000 efectivos. Esta fuerza se dividió en tres: el ala izquierda se envió en dirección a Erivan, la derecha paralela al mar Caspio hacia el Mughan a través del Araxes inferior hacia Daguestán y Shirvan, mientras que Agha Mohammed dirigió con la fuerza central, avanzando hacia la fortaleza de Shusha en el khanato de Karabakh, que asedió entre el 8 de julio y el 9 de agosto de 1.795.

Su ala derecha e izquierda obligaron a los Khanes de Ganja y Erivan a una alianza. Habiendo abandonado el asedio de Shusha debido a la dura resistencia, que fue ayudada por el príncipe heredero georgiano Aleksandre, el khan de Karabakh, Javanshir, finalmente se rindió a Agha Mohammad Khan después de negociaciones. Pagó un tributo regular y se entregó rehenes, aunque a las fuerzas qajar todavía se les negó la entrada a Shusha.

Sin embargo este compromiso permitió a Agha Mohammed Khan reanudar la marcha con el ejército principal qajar hacia Tbilisi. Javanshir, aunque aparentemente sometido, pronto resurgiría como una amenaza para las ambiciones qajars en el khanato de Karabakh.

Agha Mohammed se unió a su ala derecha después de que asegurara a Shirvan y Qobbeh y luego se unió Javad KhanQajar en Ganja. Dejó porciones del ala izquierda en Ereván para hacer cumplir el bloqueo de la ciudad luego amalgamó con el resto de su fuerza principal. En Ganja, Agha Mohammed Khan envió un mensaje final a Heraclio ofreciéndole permitirle permanecer como gobernador si confirmaba su obediencia inmediata, de lo contrario sería «tratado como los demás».

Con sus consejeros divididos, Heraclio II ignoró el ultimátum pero envió correos a San Petersburgo. Gudovich, que estaba en Georgievsk en ese momento, instruyó a Heraclio II a evitar «gastos y problemas».
Heraclio II, junto con Salomón II de Imereti y algunos iméretianos se dirigieron hacia el sur de Tbilisi para defenderse de los iraníes, consiguiendo reunir unos 5.000 georgianos y 2.000 iméritianos.

La fuerza combinada qajar que marchó hacia Tbilisi se estima en 40.000 caballería. El primer choque ocurrió el 10 de septiembre de 1.795 cuando los elementos avanzados del ejército qajar fueron rechazados por los georgianos en sus posiciones en Krtsanisi al sur de Tbilisi. Este breve éxito fue de poco consuelo para los georgianos ya que Agha Mohammed y el ejército principal qajar llegaron al día siguiente para luchar contra una fuerza georgiana muy superada en número. Los georgianos lucharon valiente y ferozmente durante un día entero, durante el cual obligaron a las fuerzas de Qajar a retroceder tres veces.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/batalla-de-krtsanisi-8-11-de-septiembre-de-1795.png 936w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/batalla-de-krtsanisi-8-11-de-septiembre-de-1795-300x182.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/batalla-de-krtsanisi-8-11-de-septiembre-de-1795-768x465.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/batalla-de-krtsanisi-8-11-de-septiembre-de-1795-100x61.png 100w
Batalla de Krtsanisi (8-11 de septiembre de 1795). Los iraníes derrotan a los georgianos. Autor Valerian Sidamon-Eristavi

En medio de un duelo de artillería y una feroz carga de caballería, los iraníes lograron cruzar el río Kuray flanqueó al diezmado ejército georgiano. Heraclio II intentó montar un contraataque, pero tuvo que retirarse a los últimos puestos disponibles en las afueras de Tbilisi. Al caer la noche, las fuerzas georgianas se habían agotado y destruido casi por completo. La última artillería georgiana sobreviviente sostuvo brevemente a los iraníes que avanzaban para permitir que Heraclio II y su séquito de unos 150 hombres escaparan por la ciudad a las montañas. La lucha continuó en las calles de Tbilisi y los defensores se replegaron a la ciudadela.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/captura-de-tbilisi-por-agha-mohammed-khan-el-11-de-septiembre-de-1795.png 398w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/captura-de-tbilisi-por-agha-mohammed-khan-el-11-de-septiembre-de-1795-245x300.png 245w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/captura-de-tbilisi-por-agha-mohammed-khan-el-11-de-septiembre-de-1795-100x123.png 100w
Captura de Tbilisi por Agha Mohammed Khan el 11 de septiembre de 1795. Miniatura de le era Qajar en Persia. British Library.

En unas pocas horas, Agha Mohammad Khan tenía el control total de la capital georgiana, que fue completamente saqueada y su población masacrada. Agha Mohammed Khan demostró una vez más su capacidad de crueldad. No solo ejecutó a los nobles y comandantes georgianos que se habían sometido a él, sino que también emitió órdenes a sus tropas de saquear y quemar la ciudad y darles vía libre para matar civiles inocentes. Las iglesias fueron quemados deliberadamente y sus sacerdotes fueron ahogados en el río Kura, un espectáculo macabro que se dice que a Agha Mohammed le gustaba presenciar. El acto final de brutalidad fue la toma de entre 15.000 esclavos (incluyendo niñas y niños) desde Tbilisi a Irán.

Los georgianos perdieron 4.000 hombres en la batalla, los iraníes 13.000, casi un tercio de su fuerza total. Heraclio moriría poco después en 1.798, todavía con la esperanza de la ayuda rusa.

Las noticias de las masacres en Tbilisi llevaron a Ereván a someterse a los qajars, pero Javanshir de Shusha nuevamente resultó desafiante. Después de nueve días en Tbilisi, Agha Mohammed giró hacia el sur para someter a toda la oposición restante. Después de marchar a través de Sheki, llegó a Shirvan, derrotó a su gobernante Mostafa Khan y capturó la capital Shamakhi. Como en Georgia, Agha Mohammed Khan infligió un daño considerable a los civiles locales. Gran parte de la agricultura local de Karabakh y Shirvan fue destruida, lo que provocó la hambruna y la dislocación de gran parte de la población. Javanshir, sin embargo, continuó resistiendo contra los qajars.

En la superficie, Agha Mohammed había restaurado los dominios caucásicos perdidos, especialmente los preciados reinos georgianos. La autoridad rusa ciertamente había sido dañada, pero el prestigio del iraní no durarían mucho, y Agha Mohammed había dañado la causa de los qajars en Georgia y el Cáucaso alienando a gran parte de la nobleza georgiana y la población.

Las conquistas de los qajars en el Cáucaso solo pudieron consolidarse completamente con el total subyugación de la fortaleza de Shusha en Panahabad. Agha Mohammed Khan desplegó sus fuerzas hacia esa formidable fortaleza. La artillería de Agha Mohammed falló contra las poderosas defensas de Panahabad pero él aplastó todas las salidas de Javanshir. Javanshir y sus comandantes se dieron cuenta de la inutilidad de su resistencia, y temían la terrible ira de Agha Mohammed Khan y la posible masacre de los civiles de Shusha. Se enviaron emisarios a Agha Mohammed solicitando su perdón y el pago retribución a cambio de la entrega de Shusha. Esto fue aceptado por Agha Mohammed, quien también exigió que Javanshir cediera a uno de sus hijos como rehén de la corte de Qajar.

Satisfechos de que su autoridad había sido impuesta, las fuerzas de Qajar se fueron a Irán. Sin embargo, se vería obligado a tratar con Javanshir una vez más en el futuro cercano.

Agha Mohammed Khan Qajar se convierte en Shah

Agha Mohammed Khan Qajar se había negado a aceptar el título del shah de Irán ya que muchos de los dominios de Irán aún no habían sido conquistados cuando finalmente derrotó a los zands en 1.794. Con el norte, el centro y el oeste de Irán seguros y el Cáucaso conquistado, solo Khorasan permaneció fuera de la órbita de Qajar. Haji Ibrahim, acompañado por numerosos nobles y funcionarios del gobierno, llegó a Mughan, donde Agha Mohammed acampó y solicitó formalmente que aceptara el manto del shah de Irán antes de marchar a Khorasán.

Se cree que Agha Mohammed Khan fue coronado como el sha de Irán en Mughan (como lo había hecho Nader Shah seis décadas antes que él), en marzo de 1.796. Se hicieron muchos esfuerzos para emular las tradiciones safávidas. La espada de Shah Ismail fue colgada del techo del santuario sagrado de Sheikh Safi en Ardabil. Agha Mohammed legitimó aún más su realeza usando esa espada sagrada seguida de la colocación de una corona sobre su cabeza. Una vez que terminaron las ceremonias de coronación, Agha Mohammed Shah partió con su ejército principal a Teherán. Baba Khan también conocido como Fathali Khan que era sobrino de Agha Mohammed fue nominado por este último como el Príncipe Heredero.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/agha-mohammed-khan-con-sus-hombres-1024x473.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/agha-mohammed-khan-con-sus-hombres-300x139.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/agha-mohammed-khan-con-sus-hombres-768x355.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/agha-mohammed-khan-con-sus-hombres-100x46.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/agha-mohammed-khan-con-sus-hombres.png 1331w
Agha Mohammed Khan con sus hombres. Pintura mural Soleimaieh palace

Los qajars entran en Khorasán (1.795–96)

La provincia oriental clave de Khorasan todavía estaba gobernada por los descendientes de Nader Shah. Con la intención para restaurar Khorasán al control central, Agha Mohammad Shah una vez más movilizó a su ejército principal de alrededor de 60.000 tropas (infantería y caballería) y dejó Teherán dirigiéndose al noreste. El nuevo Shah llegó a Astarabad y desde allí sometió con éxito una serie de tribus rebeldes turcomanas de Goklen que habían estado atacando la provincia. Con la conclusión de esas campañas, el ejército de Qajar avanzó a Khorasán y se dirigió hacia Mashad la capital provincial. Khorasán en ese momento era apenas gobernable ya que gran parte de la provincia estaba siendo administrada por varias tribus (turcomanos y kurdos) que participaban en incursiones, saqueos y adquisición de esclavos.

Las tribus decidieron no luchar contra Agha Mohammad Shah y le ofrecieron su sumisión y su ejército. Ninguna batalla tendría lugar en Mashahd ya que Shahrokh, el nieto ciego de Nader Shah, y varios nobles saludaron honrosamente a Agha Mohammad Shah en los alrededores de Mashad. El Shah envió 8.000 tropas a la ciudad liderados por los nobles qajar y él mismo llegó a la ciudad al día siguiente.

Mashad se libró de la violencia, pero el propio Shahrokh estaba condenado. Fue capturado y torturado para confesar el paradero de las joyas ocultas del difunto Nader Shah. Shahrokh murió más tarde como resultado, pero no antes de confesar la ubicación de al menos una parte de los tesoros ocultos. Con estos, Agha Mohammad pudo financiar sus siguientes campañas caucásicas. También exhumó los restos de Nader Shah y los volvió a enterrar en su palacio de Teherán junto a los de Karim Khan Zand.

Segunda Guerra Caucásica de Agha Mohammad

A pesar de los recientes éxitos del ejército de Qajar, el control iraní sobre el Cáucaso aún no se había consolidado. Los franceses habían estado especialmente preocupados por las ambiciones rusas en Georgia. Enviaron dos emisarios, G. A. Olivier y J. G. Brugieres, a Teherán. Se encontraron con Haji Ibrahim, quien manejaba los asuntos de estado durante la ausencia del Shah, y advirtieron a los iraníes que consolidasen su control sobre Georgia lo antes posible, antes de que Rusia comenzara a enviar sus ejércitos allí. Aconsejaron encarecidamente que Irán asegurará el oeste de Georgia, especialmente la región de Mingrelia adyacente al mar Negro, ya que esto facilitaría los contactos de Irán con Europa.

Las noticias de Georgia obligaron a la emperatriz Catalina II a enviar un ejército ruso masivo de 80.000 tropas apoyadas por 100 cañones liderados por el general Iván Gudovich y el conde Valeriano Zhubov hacia el Cáucaso en 1.795–96. Catalina II tenía toda la intención de derrocar a Agha Mohammad Khan y reemplazándolo por el más obediente Morteza Qoli Qajar.

Cuando Agha Mohammad Khan regresó a Irán después de su campaña caucásica para hacer campaña en Khorasan en 1.796, y justo como Catalina la Grande estaba preparada para conquistar el Cáucaso, Javanshir abrió negociaciones con los rusos. Acordó apoyar a los rusos con la condición de que lo reconocen como gobernante del khanato de Karabakh. Varios otros líderes de los khanatos también vieron una oportunidad en aprovechar la invasión rusa para desafiar la autoridad de los qajars. Heraclio también recapturó Tbilisi y gran parte de Georgia. En lo que parecía ser una repetición de las conquistas de Pedro el Grande 73 años antes, los ejércitos rusos avanzaron a lo largo de las marcas orientales del Cáucaso capturando a Darband, Bakú, Salyan, Talysh, Shamakhi y Talysh. La Emperatriz, sin embargo, falleció en noviembre de 1.796. El hijo y sucesor de Catalina, Pablo I (1796–1801) se opuso a las políticas expansionistas de su madre y ordenaron a las fuerzas rusas a desalojar el Cáucaso. Agha Mohammad había llegado de Khorasan a Teherán y comenzó a movilizar a su ejército para una nueva y prolongada campaña caucásica. El ejército de Qajar llegó a la región de Soltaniyeh en Azwerbaiyán en junio de 1.797 y se preparó para una larga y extensa campaña para (una vez más) reafirmar la autoridad Qajar sobre los khanatos y Georgia. La partida de las fuerzas rusas le dio a los Qajar más flexibilidad para elegir el momento y el lugar de sus ataques.

Con las fuerzas rusas ahora fuera del teatro del Cáucaso, Georgia era al menos nominalmente una posesión iraní. Agha Mohammad Khan optó por expulsar permanentemente a Javanshir de Karabakh en 1.797. Los qajars primero avanzaron de Mianeh a Ardabil para avanzar hacia Shusha. En esa coyuntura, justo cuando Agha Mohammad y el ejército principal estaban en Adinehbazar, los qajars recibieron una buena noticia, una delegación de Shusha llegó para informar al Shah que Javanshir y sus parientes habían huido a Daguestán. La delegación también invitó al Shah a marchar a la ciudad. Agha Mohammad cruzó el río Araxes acompañado por una guardia ceremonial de 10.000 y llegó sin incidentes a la ciudad. Acompañando a Agha Mohammad estaba Sadeq Khan, líder de los kurdos de Shakak. La autoridad de Qajar se había establecido completamente en el khanato de Karabaj.

Javanshir tuvo que esperar hasta que los rusos decidieran reanudar sus avances hacia el Cáucaso. Como los acontecimientos iban a suceder pronto, no tuvo que esperar mucho. El rey Heraclio de Georgia fue también afortunado ya que Agha Mohammad estaba planeando entrar en Georgia una vez más para reafirmar su autoridad allí.

Asesinato de Agha Mohammad Khan y la ascensión de Fathali Shah

Agha Mohammad Khan pasó sus últimos días en Shusha. Enfurecido por una discusión entre dos de sus criados, ordenó que los ejecutaran. El líder kurdo Shakaki, Sadeq Khan, abogó por la clemencia, pero Agha Mohammad solo retrasó su ejecución por un día. Increíblemente ordenó a los condenados sirvientes esperar su última noche. Como era de esperar, los sirvientes se aprovecharon de su situación para matar al Shah en la noche del 16 de junio de 1.797 con la ayuda de un tercer sirviente. Tras asesinarle, robaron las joyas del Shah y buscaron refugio con Sadeq Khan, quien los aceptó.

Sadeq Khan y los kurdos shakaks dejaron Shusha la misma noche y marcharon hacia Azerbaiyán al sur en Irán. En Shusha, los muláhs locales enterraron a Agha Mohammed mientras que la población local asoló el campamento del Sha. Los guardias de Agha Mohammed en Shusha se fueron para unirse a la fuerza principal en Adinehbazar que también estaban en desorden. La parte principal de este ejército fue tomada por Haji Ibrahim hacia Teherán, pero fue acosado en Azerbaiyán por Sadeq Khan y los kurdos shakaks cuando el ejército principal finalmente llegó a las puertas de Teherán, el alcalde de la ciudad, Mirza, le negó la entrada a Mohammed Khan Develu. A otros nobles qajars que llegaron también se les negó la entrada a la ciudad. El alcalde era leal a Baba Kahn (también conocido como Fathali Khan; el sobrino del difunto Shah) y esperó su llegada de Shiraz.

La situación comenzó a disolverse en un estado peligrosamente similar al civil, guerra que caracterizó la propia búsqueda del poder del difunto Agha Mohammad. Mientras tanto, Javanshir había aprovechado la partida de las tropas iraníes para regresar a Shusha después de su breve exilio en Daguestán.

Sadeq Khan también nombró a sus hermanos Jaafar Khan y Mohammad Ali Soltan como gobernadores de Qarajedagh y Tabriz respectivamente. A los hermanos también se les ordenó atacar a Khoy. Mientras tanto la guarnición de Qazvin resistió el tiempo suficiente para que una fuerza de Teherán los relevara. Sadeq Khan continuó asediando Qazvin y, mientras tanto, hizo todo lo posible para levantar un ejército de Ardabil, Maragheh, Moghan, Solduz y Tabriz. Mientras tanto, Ali Qoli Khan, el hermano del difunto Shah, llegó de Ereván y se acercó a las puertas de Teherán que permanecían cerradas para él. Entonces partió hacia una fortaleza en Karaj y se declaró Shah de Irán.

Fathali Khan, que estaba en Shiraz, procedió a hacerse cargo. Marchó hacia Teherán y se unieron varios príncipes leales, así como Haji Ibrahim. Fathali Khan también capturó a su tío rebelde, Ali Qoli Khan, y lo cegó. Teherán abrió sus puertas a Fathali Khan el 15 de agosto de 1.797. Con la capital asegurada, Fathali Khan marchó rápidamente hacia el noroeste para restablecer el orden. El ejército de Qajar marchó hacia Qazvin para romper el asedio de los kurdos shakaks.

Fathali Khan y su ejército se encontraron para la batalla con Sadeq Khan y sus tropas a unos 95 km de Qazvin. Después de una amarga batalla, Sadeq Khan fue derrotado y obligado a huir a Sarab. Su poder militar estaba roto, pero todavía tenía las joyas reales del difunto Agha Mohammad. Sadeq Khan fue indultado a cambio del regreso de las joyas. Dos de los asesinos del difunto Shah fueron también fueron atrapados en Qazvin y pronto fueron asesinados.

Los restos de Agha Mohammad fueron exhumados de Shusha y llevado a Teherán y luego al santuario sagrado del Imam Ali en el Najaf. El gobierno otomano de Iraq donde su cuerpo fue puesto a descansar como el del safávida Shah Abbas.

Fathali Khan demostró su condición de estadista al no participar en duras represalias y la concesión de generosos cargos para los jefes en Azerbaiyán, incluidos los kurdos dumbuli y shakak. Con la situación en el crítico noroeste asegurada, Fathali Khan había logrado evitando que Irán se hundiera en otra guerra civil catastrófica. Con sus tareas cumplidas, Fathali Khan regresó a Teherán a fines de 1.797.

Con la situación política en Irán parcialmente estabilizada, Fathali Khan fue coronado como Fathali Shah en marzo de 1.798 en el palacio Golestan de Teherán. Abbas Mirza, el cuarto hijo de Fathali, entonces solo de diez años de edad, fue nombrado príncipe heredero y asignado como gobernador de Azwerbaiyán. La fuerte oposición a la realeza de Fathali todavía existía. El hermano de Fathali (Hussein Qoli Khan) se rebeló en la provincia de Fars, pero no tuvo éxito. La crisis principal volvió a estallar una vez más en Azerbaiyán.

Sadeq Khan, de los kurdos shahaks, habían atacado a Jaafar Kahn Dumbuli, que había acudido para asumir el gobierno de Tabriz y Khoy en nombre de Fathali Shah. Sadeq Khan fue derrotado y huyó a Shirvan. Luego ganó la confianza y la alianza de Jaafar Khan Dumbuli y Afsharid Mohammad Qoli-Khan y convergió con ellos en Sarab y luego pasando por Azerbaiyán. Sadeq Khan, no era ajeno a la perfidia, y pronto traicionó a sus nuevos aliados en favor de la casa Qajar. Fathali sin embargo, había tenido suficiente y tenía el voluble Sadeq Khan encarcelado en el palacio de Golestan en 1.800. Con la estabilidad de nuevo en Azerbaiyán, Fathali Shah estaba seguro en su trono.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-04-07. Última modificacion 2021-06-29.
Valora esta entrada