Siglo XVIII Imperio persa siglo XVIII El nuevo ejército afshárida de Irán (1.726-47)
El nuevo ejército afshárida de Irán (1.726-47)

Antecedentes

Antes de que Nader pudiera enfrentarse a los formidables afganos, tuvo que reconstruir el ejército iraní. Esto no era una tarea fácil debido a las terribles derrotas que habían sufrido las tropas safávidas en 1.722. La moral del ejército iraní había han sido gravemente sacudida ya que los afganos habían derrotado a los safávidas en casi todas las batallas con menos efectivos y los habían hecho huir.

La capacidad de Nader para revivir el ardor marcial perdido de los iraníes, gravemente sacudido por los afganos, las invasiones otomanas y rusas fueron un milagro, que los hizo reaccionar. Estableció el estándar de la virtud militar al dirigir personalmente sus hombres a la batalla, sin importar el peligro. A pesar de sus demandas de disciplina militar absoluta, Nader compartía con sus oficiales una profunda sensación de camaradería.
Antes de que pudieran comenzar las batallas, Nader comenzó a restaurar la moral iraní instituyendo vigorosamente el entrenamiento en artes marciales y en el manejo de armas de fuego y la implementación de una estricta disciplina. Fue allí donde Nader demostró su genio.

Revolución de las armas de fuego

A pesar de que habían introducido el empleo de mosquetes y artillería durante la era safávida, pero fue durante la época de Nader cuando hubo una verdadera revolución, copiando las tácticas europeas en el despliegue de potencia de fuego. Nader se dio cuenta del potencial de cuerpos disciplinados de infantería que actuaban juntos en masa y realizaban descargas precisas de mosquetería. Sus mosqueteros Jazayerchiha serían su punto de apoyo en el campo de batalla.

Fueron sometidos a un intenso régimen de instrucción y adiestramiento que duraba al menos tres horas diarias. Los mosqueteros estaban bien protegidos, y la artillería a menudo se colocaba al frente para actuar como una barrera contra ataques de caballería. La caballería fue adiestrada tan intensamente, especialmente en el arte de la coordinación masiva de ataques, retiradas simuladas y contraataques. La promoción de oficiales por méritos aseguraba que el liderazgo del ejército estaba confiado a una nueva generación de oficiales capaces y osados. En general el resultado de la intensa instrucción de Nader, el énfasis en la potencia de fuego y un nuevo cuerpo de oficiales profesionales fue el surgimiento de un nuevo ejército caracterizado por la disciplina, la eficiencia de combate y la fluidez de mando.

El genio militar de Nader transformó al ejército iraní en una máquina de guerra de armas combinadas de clase mundial que pronto se ganó el respeto de afganos, mogoles, otomanos y rusos por igual.

La infantería afshárida

El cuerpo de Jazayerchiha (mosqueteros) se formó durante la era Safávida y continuó siendo un componente vital del ejército iraní durante el tiempo de Nader. Eran un segmento vital de la infantería para apoyar los ataques de caballería y la defensa contra los ataques enemigos (infantería y caballería).

Los jazayerchihas con grandes armas tipo mosquetes pesados conocidos como jazayers caracterizados por tener «cañones pesados que requerían la necesidad de ser apoyados en trípodes cuando disparan en combate«. Los trípodes aseguraron la precisión del fuego durante el combate ya que los jazayers podían pesar unos 18 kg. Los jazayerchihas estaban dirigidos por un comandante conocido como el jazayerchi-bashi. Cada jazayerchi-bashi mandaba un total de 20.000 jazayerchis. Se dice que en las campañas en la Mesopotamia otomana a principios de 1.733 llevaban cinturones de oro y sombreros de plata y fieltro conocidos como kacheh papagh, con insignia de Pahlavi.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/infanteria-afsharida-de-nader-khan.png 882w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/infanteria-afsharida-de-nader-khan-300x167.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/infanteria-afsharida-de-nader-khan-768x428.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/infanteria-afsharida-de-nader-khan-100x56.png 100w
Infantería afshárida de Nader khan. A la izquierda abanderado, en el centro oficial, a la derecha jazayerchihas o mosqueteros con su jazayer (mosquete pesado) con su trípode

Los gharachoorloohas llevaban un mosquete más ligero llamado chakhmaghis (pedernal), disparaban detrás de los jazayerchihas. Sus mosquetes eran más ligeros, y cargaban pólvora por medio de una bocina, lo que les permitió medir la cantidad y controlar el alcance de dada disparo.

Los mosqueteros europeos contemporáneos utilizaban cartuchos de papel que contenían una cantidad estándar de pólvora y una bala, lo que hacía que su disparo fuera menos preciso que el de sus homólogos persas y otomanos. Su precisión tenía un alto precio, ya que la recarga tardaba más que los europeos. Nader parece haber mejorado esto al entrenar los mosqueteros persas para realizar disparos en línea. Los mosquetes persas y otomanos eran generalmente más pesados que los que se veían en Europa.

Podían disparar balas más grandes a distancias más largas, siendo especialmente efectivos contra ataques de caballería. A diferencia de los europeos, los mosqueteros iraníes no tenían bayonetas, pero podían luchar de cerca si era necesario con sus espadas. Fuentes occidentales también informan sobre el riguroso entrenamiento de los mosqueteros iraníes que habían desarrollado capacidades para disparar con precisión y en masa.
Nader llevó a cabo una serie de reformas efectivas en la infantería iraní, especialmente después de su derrotas a manos de las fuerzas de Osman pachá en julio de 1.733. Las reformas de Nader resultaron en dramáticas mejoras en la eficiencia general, la organización, la movilidad y el sorprendente poder del revitalizados ejército iraní. La infantería entonces se subdividió en tres segmentos distintos: los jazayerchihas, los gharachoorloohas y los piyadegans. Nader inculcó un espíritu de cuerpo profesional al presentar un uniforme para toda la fuerza de infantería de túnicas azules y pantalones carmesí. El rango de cada soldado era exhibido en su tocado.

Después de las victorias afganas de 1.722, Nader era consciente de los peligros de la infantería enemiga. La infantería tradicional era crucial en la defensa contra los ataques de infantería enemiga. Asimismo, la infantería era necesaria para fines ofensivos, como enfrentarse a formaciones enemigas cuerpo a cuerpo, como continuación del fuego de los mosquetes y la artillería, así como operaciones de limpieza. El cuerpo que estaba encargado de tales deberes desde tiempos de los Safávidas ahora se conocía como el Piyadegan.

Los piyadegans estaban armados exclusivamente con lanzas y armas de infantería tradicionales como espadas, dagas, mazas y hachas. Los piyadegans eran efectivas fuerzas de seguimiento que asaltaban las posiciones enemigas después de los ataques de la artillería, jazayerchihas, gharachoorloohas y caballería. Estos guerreros estaban en la tradición de las antiguas artes marciales de Irán, y sus altamente desarrollados métodos de lucha cuerpo a cuerpo se originaron en la Zoor-Khaneh. Los piyadegans también eran competentes en tiro con arco, permitiéndoles apoyar los ataques de la artillería y Jazayerchiha y defenderse contra ataques de infantería y caballería. Cuando se iniciaba la batalla, los piyadegans se situaban en las filas detrás de los jazayerchihas y los gharachoorloohas para permitir que pudieran disparar sus salvas. Entonces serían desplegados de acuerdo con la estrategia o las circunstancias de campo de batalla lo dictaran.

La caballería afshárida

La caballería había ocupado una posición muy estimada en el ejército iraní desde los días de la antigüedad. Los medos y los persas, y formaban un componente importante del ejército persa. Nader puso un gran énfasis en el cuidado adecuado de los caballos. Introdujo el concepto revolucionario por el cual el estado pagaba por el caballo de un jinete. El patrocinio estatal de gastos ecuestres ayudó a eliminar la renuencia de muchos jinetes a arriesgar sus monturas en la batalla.

Las unidades de caballería más prestigiosas eran la propia guardia personal de Nader, conocida como Savaran e Saltanati (la caballería real) y Savaran e Sepah e Khorasan (la caballería del ejército de Khorasán). También había una guardia personal central de 3.000 hombres conocidos como Gholaman o Bandegan-e-Shah (sirvientes del Shah). Había un cuerpo de caballería pesada destinado al choque, y el combate cuerpo a cuerpo, estaban protegido con armadura de cota de malla y placas y yelmos en punta diseñados para desviar los golpes de sable hacia abajo.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/caballeria-de-nader-khan--gholaman-o-bandegan-e-shah.png 425w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/caballeria-de-nader-khan--gholaman-o-bandegan-e-shah-300x205.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/caballeria-de-nader-khan--gholaman-o-bandegan-e-shah-100x68.png 100w
Caballería de Nader khan. Gholaman o Bandegan-e-Shah (sirvientes del Shah)

La caballería real era responsable de la protección de Nader Shah y su clan y era un núcleo importante de las fuerzas de ataque del ejército iraní. Como una unidad de caballería de élite, los Savaran e Saltanati a menudo encabezaban las primeras cargas de caballería en combate, lideradas por el propio Nader. El reclutamiento fue extraído de los clanes Afshar, Jalayerid y Qajar, así como el Shahsevan de Azerbaiyán y el Bakhtiari-Lur de Irán occidental. La selección de hombres jóvenes de cada clan se hacía en base a su valentía y habilidad en combate. Estaban equipados con los mejores caballos en el reino iraní. Había un total de 20.000 Savaran e Saltanati organizados en 20 fowjs (regimientos). Los Savaran e Saltanati también eran conocidos como el Qizilbash e Naderi (en turco: los pelirrojos de Nader). Su prenda de cabeza, era indicativo del estado de élite de la caballería con un gorro rojo de cuatro puntas diseñado por Nader, a menudo adornado con cintas blancas (u otro color).

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/caballeria-afsharida-de-nader-khan.png 761w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/caballeria-afsharida-de-nader-khan-300x184.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/caballeria-afsharida-de-nader-khan-100x61.png 100w
Caballería afshárida de Nader khan. A la izquierda oficial con cota de malla, a la derecha oficial de Qizilbash e Naderi (en turco: los pelirrojos de Nader)

Muchas de las mejores caballerías de Nader provenían de Khorasan. El Savaran e Sepah e Khorasan eran reclutados de los baluchis y afganos hacia el este y sureste de Irán, y los uzbekos y turcomanos en Asia Central y los kurdos del noreste de Irán. Estos proporcionaron un apoyo efectivo a la Savaran e Saltanati y repetidamente demostraron ser cruciales para las victorias en el campo de batalla de Nader. Estos también llevaban un gorro alto y puntiagudo, conocido como Kulah e Naderi (el gorro de Nader), que a menudo tenía piel de oveja o cinta de piel de cabra envuelta alrededor. El Savaran e Sepah e Khorasan creció a 70.000 hombres y su conducta era tan impresionaba tanto a Nader que muchos de ellos fueron incluidos en el Savaran e Saltanati. Los soldados de caballería generalmente estaban armados con un sable curvo, un hacha, un solo o un par de mosquetes (ya sea metido en el cinturón o llevado en bolsas tejidas en la silla de montar), y a veces arco y lanzas. Los mosquetes se habían convertido en una de las armas estándares de la caballería en 1.736.

Nader puso gran énfasis en el entrenamiento riguroso en los movimientos y maniobras rápidas de flanqueo.

La artillería afshárida

El ejército de Nader tenía abundantes suministros de artillería moderna, pero a menudo no se usaban en misiones de ataque profundo en territorio enemigo. Esto se debió a la preferencia de Nader por una maniobra rápida y flanqueando con todo su ejército. Se utilizó artillería pesada en terrenos donde el transporte y el despliegue era posible, pero la preferencia de Nader era una artillería más ligera y portátil susceptible de transporte rápido y despliegue en cualquier lugar, en apoyo de la caballería atacante y infantería. El cuerpo de artillería estaba mandado por el Toopchi-Bashi.

La preferencia estratégica por la maniobra rápida explica la popularidad de los zanbouraks (cañones giratorios llevados por camellos) en los ejércitos de Nader. Estos estaban dirigidos por los Zanbourak-Bashi. Cuando Nader Shah se dedicó a atacar posiciones enemigas, el cuerpo de camellos zanbouraks se desplegaría lo más adelante posible debido al corto alcance e inexactitud del cañón. Los zanbouraks compensaron su inexactitud creando pánico y desorden entre las tropas enemigas. fueron altamente efectivos en la campañas de Nader en Afganistán, Asia Central e India, aunque posiblemente menos contra las bien entrenadas tropas del Imperio otomano.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/ejercito-afsharda-de-nader-khan--zambouraks.png 770w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/ejercito-afsharda-de-nader-khan--zambouraks-300x224.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/ejercito-afsharda-de-nader-khan--zambouraks-768x573.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/ejercito-afsharda-de-nader-khan--zambouraks-100x75.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/ejercito-afsharda-de-nader-khan--zambouraks-320x240.png 320w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/ejercito-afsharda-de-nader-khan--zambouraks-160x120.png 160w
Ejército afshárda de Nader Khan. Zambouraks o cañones giratorios sobre camellos. A la izquierda oficial a la derecha artillero.

Otras unidades importantes en el ejército de Nader fueron los Nasghchiyan, Shaterha, Gheravalan y Parchamdaran.

Los Nasghchiyan fueron de suma importancia ya que aseguraron el mantenimiento de disciplina militar dentro de las distintas unidades del ejército.

Los Shaterha eran esencialmente guardias avanzadas que marchaban por delante del ejército principal para garantizar la marcha fluida.

Otra unidad importante era el Gheravalan, centinelas armados que vigilaban a los campamentos militares, cuando el ejército estaba parado.

Los Parchamdaran (portadores de bandera), no eran más de 1.000 hombres, llevaban los estándares de batalla del ejército, insignias reales y la bandera iraní a la batalla.

También había asesores europeos en el cuerpo de ingeniería. Estos demostraron su valía en numerosas ocasiones mediante la construcción de puentes sobre canales difíciles y pasos de montaña durante las campañas de Nader.

Los Charkhchian eran, como en la era Safávida, responsables de los guardias avanzados del ejército.

Organización y mando

Después de la caída de los Safavidas, el ejército iraní se había fracturado en partes desorganizadas en todo el país. El genio de Nader consistía en reintegrar esas piezas en un nuevo ejército unificado bajo su mando. Si bien la estructura general del ejército de Nader Shah no era completamente diferente de su predecesor safávida, también actuó como el gobierno del país. Gran parte de la estructura de mando se mantuvo la terminología al estilo turco de los safávidas.

Nader asignó la defensa de Irán en cinco zonas urdu (distrito militar), que recuerda un poco al sistema de defensa regional de Khosrow I del siglo VI.

  • El primer urdu fue Khorasán, responsable de la defensa de las fronteras de Asia central y oriental. Khorasán también era la puerta de entrada a las marcas afganas orientales, Asia Central e India.
  • El segundo urdu estaba en el Cáucaso, responsable de salvaguardar los vínculos comerciales de Irán con las estepas y Europa del Este así como la defensa contra los imperios Otomano y Ruso.
  • El tercer urdu estaba en Kermanshah, vital para sus industrias de guerra, así como su proximidad al corazón otomano-mesopotámico.
  • El cuarto urdu estaba estacionado en Fars para permitir el despliegue rápido al oeste de Irán, suroeste de Irán y al sur hacia el golfo Pérsico.
  • El quinto urdu estaba basado en Kandahar, para vigilar a los afganos y proporcionar al ejército iraní una base de operaciones contra el subcontinente indio.

Cada sector o urdu estaba mandado por un beglarbegi. Los beglarbegis eran supervisados por Nader Shah y su círculo interno de confianza conocido como Valian. Estos eran principalmente los hijos , sobrinos y tíos de Nader, y miembros de los clanes de confianza. Después del Valian y los beglarbegis estaban los khanes que a menudo tenía los títulos de Beg o Sultán. Un grupo de los khanes era el encargado de dirigir las distintos ramas del ejército.

Tres khanes eran responsables de los suministros y el inventario: el Mostofi lo Mamalek fue responsable de contabilizar los costos de las campañas militares del ejército iraní; el Nazer-e Bebotat supervisaba la compra y adquisición de suministros para el ejército; mientras que la oficina del Divan Begi era responsable de los asuntos legales, así como de los asuntos monetarios de las tropas y oficiales individuales.

El estudio de Taheri de fuentes iraníes originales concluye que el ejército de Nader Shah totalizaba 200.000 tropas de combate, incluidos 50.000 afganos, 20.000 afsháridas, 6.000 baluchis, 6.000 turcomanos y 6.000 guerreros uzbekos. Relatos venecianos describen la columna vertebral del ejército iraní como extraídos de los guerreros tribales de Irán y las ciudades provinciales, estos se reclutan en un sistema de cuotas de acuerdo con la población de cada zona.

Según Marvi, el sistema jerárquico de filas en orden ascendente era el siguiente: ghazi (soldado regular), oon-bashi (líder de 10 ghazis), yooz-bashi (líder de 100 ghazis o 10 oon-bashi), meen-bashi (al mando de un fowj de 1.000 ghazis o 10 yooz-bashi). También estaban los Sarkheylan, Sarkardegan y Sardaran (generalmente eran los grandes jefes tribales, líderes regionales y khanes). El Farmande-ye Kol era el comandante en jefe del ejército iraní, casi siempre era el propio Nader o uno de sus hijos. El Ghoorchi-Bashi era, como bajo los safávidas, el ministro de defensa del país. El Ghoorchi-bashi asistía a todas las paradas militares importantes y ceremonias a las que asistía Nader Shah.

La más ceremonial de las ramas militares, el Esheek Aghasi que supervisaba al personal del palacio, como guardias y centinelas. También conocido como Reesh Sefid Yavalan, el Esheek Aghasi recibía personal ceremonial, que recuerda un poco las tradiciones de la corte sasánida. También había un Majles-Nevees (escribiente de la reunión) que registraba los asuntos de la corte y los asuntos de Nader. El comandante de los guardias reales o gholams del shah se conocía como el Ghollar Aghasi. El amir Shekar-Bashi era responsable de organizar y supervisar la caza real de Nader y su séquito.

Kermanshah y la industria armamentística de Irán

Nader hizo grandes esfuerzos para expandir y mejorar la industria de armamento de Irán. Los tres centros principales para la producción de armamento fueron Kermanshah (oeste de Irán), Isfahán (meseta iraní) y Merv (Asia Central).

La ciudad de Kermanshah adquirió una posición de primera importancia durante el reinado de Nader Shah, principalmente debido a su posición estratégica, crucial para lanzar ofensivas contra los otomanos de Mesopotamia. La ciudad era un importante depósito de armas de asedio, lista para tales ofensivas. Kermanshah también producía cañones de varios calibres de cañones y municiones de alta calidad. Fue por esta razón Kermanshah se hizo conocido como el «arsenal de Occidente» de Irán, una reputación que duraría más allá del reinado de Nader Shah. La fortaleza de Kermanshah, defendida por 1.500 cañones, 600 morteros de varios tipos y 8.000 de caballería protegieron la ciudad y sus instalaciones contra los rivales domésticos de Nader así como ataques extranjeros.

Las plantas de producción en Isfahán lograron altos volúmenes de producción, de modo que en 1.741, el ejército iraní pudo desplegar más de 500 cañones. Merv se convirtió en uno de los principales centros de Irán en la producción de balas de cañón y cañones. Las fábricas de la ciudad recibieron pólvora y varios explosivos y otras materias primas de Fars, Khorasan y Kermán.

Nader Shah también desarrolló la capacidad de producir armas pesadas en teatros de batalla, lejos de los centros de producción de Irán. La expansión de las capacidades de producción móvil mejoraron enormemente el poder de ataque y la resistencia del ejército iraní.

Elementos tribales y defensa de fronteras: el caso de Khorasan

Nader Shah mostró una marcada preferencia por gobernar las tribus a través de sus propios líderes tribales, una política seguida de los safávidas. Nader también continuó reubicando tribus para guarnicionar las fronteras porosas y potencialmente peligrosas de Irán. El reasentamiento forzoso de tribus a Khorasán y otras fronteras ayudaron a proteger a Irán contra las invasiones extranjeras, pero también aseguraron que las tribus no se volvieron demasiado poderosas en sus respectivos dominios con el potencial de desafiar al estado. Sin embargo, los reasentamientos y las deportaciones podrían generar resentimiento, lo que podría generar más rebeliones.

A su llegada a Mashad el 11 de noviembre de 1.730, mientras se preparaba para luchar contra abdalíes Nader revisó entre 50.000 y 60.000 guerreros tribales a quienes había enviado recientemente al noreste. Seleccionó los mejores luchadores jóvenes y los reclutaron en su ejército. También hizo esto con otras tribus, asegurando que sus energías marciales fueran utilizadas solo para luchar por él. Muchas de las tribus se habían vuelto inquietas, participaban en rebeliones, incursiones y saqueo y Nader redujo en gran medida esta amenaza al otorgar a las tribus una participación importante en el ejército iraní. A los guerreros se les daba el prestigio de rango y participación en unidades de élite, y estaban bien pagados. Por primera vez en siglos, Irán pudo utilizar su grupo de guerreros tribales con talento marcial en una sola fuerza de combate, este sería uno de factores que llevaron a los éxitos militares de Nader.

El ejército profesional: costos exorbitantes

La eficiencia y el poder de ataque del nuevo ejército iraní de Nader fue realmente impresionante. Sin embargo las batallas constantes, la necesidad de instrucción regular y constante, el mantenimiento de objetos perdidos o dañados, el inventario militar y un sofisticado sistema logístico tenían un precio muy alto. Como Nader transformó el ejército iraní en una fuerza profesional, los costos de su mantenimiento aumentaron en consecuencia.

La columna vertebral de los ejércitos de Irán había sido tradicionalmente los contingentes tribales que se reunían bajo el estándar real durante la guerra y regresarían a casa después de la conclusión de la lucha.
Sin embargo, Nader quería una fuerza profesional estandarizada, instruida de manera uniforme y militarmente unificada por un régimen de entrenamiento y doctrina. Las tropas (tribales o urbanas) habían sido moldeadas en una sola fuerza y Nader quería que se quedaran como tropas profesionales pagadas. Esto quiere decir que Nader ya no podía confiar en el saqueo posterior a la batalla para saciar el apetito material de sus tropas.

Como señaló Axworthy, las nuevas tropas «tuvieron que pagarse bien y con prontitud para que no desertaran.» La salida arbitraria de las tropas también significaría la pérdida de sus acompañantes, equipo, especialmente mosquetes y otros materiales de guerra, artículos que le habían costado al gobierno muy caros.

Se establecieron medidas para recaudar ingresos estatales e impuestos de manera regular para cubrir los costos del ejército de Nader. Nader nombró funcionarios para implementar la autoridad gubernamental en las ciudades, principalmente para la recaudación de impuestos. Los impuestos debieron resultar excesivos para la población. Los costos de mantener el ejército se hizo cada vez mayor a medida que Nader reclutaba tropas de sus enemigos derrotados.

Estos tuvieron que ser re-entrenados, re-equipados y pagados regularmente. A medida que el ejército crecía en tamaño y potencia de fuego, la carga económica sobre la población aumentó. Irán había demostrado que era capaz de producir ejércitos tan efectivos como los de los otomanos y los europeos, sin embargo carecía de la infraestructura económica, política y social necesaria para mantener su nuevo ejército profesional.

La primera armada verdadera de Irán de la era post-islámica

Desde la era Safávida, Irán se había enfrentado a dos amenazas marítimas distintas: desde el mar Caspio en el norte y desde el golfo Pérsico hacia el sur. Fue en respuesta a estas amenazas que Nader Shah decidió construir la primera armada iraní verdadera tanto en el mar Caspio como en el golfo Pérsico desde tiempos pre-islámicos.

Las orillas del oeste y norte del mar Caspio podrían ser utilizadas por asaltantes caucásicos como los lezguinos enviarán tropas al norte de Irán, y los turcomanos de Asia Central podrían hacer lo mismo desde las orillas orientales del Caspio. Nader solicitó barcos al zar de Rusia para su uso en el Caspio. La solicitud fue rechazada directamente ya que una fuerte armada iraní en el mar Caspio, era contrario a las ambiciones rusas. Nader luego recibió asistencia de un ciudadano británico identificado como «John Elton» que ofreció ayudar a Nader a establecer una poderosa armada del Caspio. Elton eligió Langarood como sede de la flota, y se establecieron planes para construir grandes barcos de transporte.

Se abrió una fábrica en Amol para producir diversos metales y productos, como municiones para cañones y morteros. Rusia no estaba contenta con estos acontecimientos y Moscú emitió un decreto en noviembre de 1.746 que prohibía a los ciudadanos británicos participar en cualquier tipo de comercio en la región del mar Caspio. Esta era una protesta específica contra Elton y su tripulación.

La costa del golfo Pérsico al sur estuvo expuesta a las incursiones árabes y las ambiciones europeas. Nader Shah se dio cuenta de que sus fuerzas requerían barcos modernos para transportar tropas a través del golfo Pérsico para atacar las bases de los invasores árabes. Se hizo una solicitud formal a las autoridades de la Compañía Británica de las Indias Orientales para que proporcionará una serie de barcos para ayudar en el transporte de 5.000 infantería y 1.500 caballería hacia Omán. Los británicos se negaron, obligando a Nader a buscar la creación de una armada indígena para el golfo Pérsico.

El gobierno asignó fondos para la creación de una pequeña armada en 1.745, para 30 pequeñas embarcaciones equipadas con cañones que fueron comprados en Holanda y Gran Bretaña. Nader Shah reclutó hábiles marineros árabes e indios para tripular sus nuevos barcos. La organización de la marina y la planificación de sus operaciones fueron encomendadas a Latif Khan. La fuerza de Latif Khan primero se enfrentó y expulsó a los asaltantes árabes que habían usado Muscat y Omán para piratería y redadas contra posesiones iraníes y asentamientos a lo largo de la costa del golfo Pérsico de Irán. Latif Khan luego se volvió hacia Kish y expulsó a otros asaltantes que habían ido a ocupar la isla como base para incursiones contra el continente iraní.

Mohammed Khan Baluch fue capturado durante las operaciones. Estas operaciones fueron seguidas por la rehabilitación del antiguo fuerte portugués en Bushehr, que se convirtió en la sede de la nueva armada iraní. Latif Khan, que había sido ascendido como comandante en jefe de toda la marina en el golfo Pérsico, también compró una serie de barcos construidos por jeques árabes aliados en el golfo pérsico.

A pesar de estos éxitos, las incursiones contra la costa y las islas iraníes continuaron. Nader Shah llegó a la conclusión de que se necesitaba una armada más grande para imponer una detención más permanente de las incursiones y la piratería.

Para la defensa costera, la artillería comenzó a colocarse en lugares estratégicos como Bushehr y Bandar Abbas. Se contrató una combinación de compañías holandesas y británicas para suministrar más barcos a la flotilla.

El más poderoso de estos eran dos buques armados con 24 cañones y con un peso de 400 toneladas. La armada reforzada atacó por primera vez al jeque Jabarah de Bahrein, que se había levantado contra Nader. Iman Sayf de Muscat solicitó formalmente ayuda contra los combatientes anti-iraníes.

Nader envió a la armada iraní bajo el liderazgo de Mohammed Taqhi Khan hacia Muscat. La flota disparó sus cañones contra las costas permitiendo que una fuerza de 5.000 infantería y 1.500 de caballería desembarcaran. Estas fuerzas lograron un éxito abrumador. Esta victoria permitió que la autoridad iraní fuera finalmente restablecida y mantener la calma a lo largo de la costa del golfo Pérsico y en islas poseídas por Irán. El imán Sayf se enfrentó con Nader Shah después de que este último anexó parte de Muscat.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/armada-de-nader-khan--maqueta-de-un-barco-irani-de-24-canones-.png 577w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/armada-de-nader-khan--maqueta-de-un-barco-irani-de-24-canones--300x230.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/armada-de-nader-khan--maqueta-de-un-barco-irani-de-24-canones--100x77.png 100w
Armada de Nader Khan. Maqueta de un barco iraní de 24 cañones

Nader Shah ordenó construir instalaciones de construcción naval en Bushehr y una fábrica de cañones navales en Gamberon. Los planes eran transportar madera desde los bosques de Irán en el norte hacia el sur pero los problemas de transporte significaron que nunca se construyeron barcos.

Algunos progresos fueron realizados en la producción de cañones navales indígenas, pero estos proyectos nunca fueron más allá de las etapas formativas. Después de la muerte de Nader, la situación naval de Irán en el golfo Pérsico disminuyó constantemente.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-04-06. Última modificacion 2021-06-29.
Valora esta entrada