Siglo XVIII Imperio persa siglo XVIII Caída del Imperio safávida
Caída del Imperio safávida

El último monarca safávida de Irán

Shah Solimán no nominó a un príncipe heredero antes de su muerte en 1.694. Supuestamente convocó a sus principales asesores alrededor de su lecho de muerte durante las últimas horas de su vida y proporcionó a los dignatarios con dos opciones para la sucesión: el príncipe Sultán Hussein Mirza y el príncipe Abbas Mirza Los dos príncipes eran casi opuestos en carácter y temperamento.

Hussein Mirza de 26 años era apacible, tranquilo, reflexivo, ascético y religioso. Según Solimán, el Hussein sería un shah amante de la paz, que buscaría tranquilidad para el reino. La otra opción Abbas Mirza, de 23 años, era fuerte, resuelto, belicoso, de mente clara, inteligente e ingenioso.

Solimán describió a Abbas como el tipo de shah que fortalecería y expandir el imperio. Ambos príncipes habían sido criados en el harén, y ninguno había tenido preparación de estado.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/imperio-safavida-principios-del-siglo-xviii--entre-el-imperio-otomano-y-el-imperio-mogol.png 912w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/imperio-safavida-principios-del-siglo-xviii--entre-el-imperio-otomano-y-el-imperio-mogol-300x181.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/imperio-safavida-principios-del-siglo-xviii--entre-el-imperio-otomano-y-el-imperio-mogol-768x462.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/imperio-safavida-principios-del-siglo-xviii--entre-el-imperio-otomano-y-el-imperio-mogol-100x60.png 100w
Imperio safávida principios del siglo XVIII. Entre el Imperio otomano y el Imperio mogol

Hussein fue elegido como shah y coronado el 6 de agosto de 1.694. El shah Sultán Hussein no era un guerrero; era piadoso y religioso pero de voluntad débil, carente de contundencia en asuntos gubernamentales y militares. Pronto se ganó el título de Yakhshidir (“muy bien” en turco) ya que esta fue su respuesta típica a todos los asuntos de estado que se le exponían.

Rápidamente cayó bajo la fuerte influencia de Mujtahed Mohammed Baqher Majlesi, y pronto emitió una serie de leyes religiosas que convirtieron a Irán en un estado teocrático represivo. Mohammed Baqher Majlesi era un estricto musulmán chiíta, que tenía una gran antipatía contra los sunnitas, un factor que explica en parte la multitud de revueltas que estallaron en las regiones sunnitas del imperio, especialmente las de los afganos en el noreste, los shirvanis y los lezguinos en el Cáucaso, y los kurdos en el oeste y noroeste.

Majlesi murió en 1.699, pero su nieto, Mohammed Hussein, continuó con las políticas de «expansonamiiento chiíta» de su predecesor persiguiendo cristianos armenios, judíos y zoroastrianos. Sultán Hussein apoyó estas políticas emitiendo un edicto exigiendo que los no musulmanes se conviertan al Islam chiíta.

En un país caracterizado por la diversidad desde la antigüedad, tales políticas de mente estrecha e intolerante solo podía conducir a la ruina y al desastre. El sultán Hussein también pronto adoptó las formas «corruptas» de su difunto padre, bebiendo en exceso y quedando atrapado en los placeres del harén. Cuando el sultán Hussein asumió el trono, las fuerzas internas amenazaban la integridad del imperio Safávida. Muchos khanes y gobernadores regionales estaban cada vez más inquietos para 1700.

El resentimiento regional anti-Isfahán había aumentado a través de las políticas duras de los gobernadores safávidas locales. Las rebeliones comenzaron a estallar entre los lezguinos del Cáucaso y los baluchis (Baluchistán). La rebelión afgana en Kandahar finalmente resultaría ser la más desastrosa ya que condujo a la caída de los safávidas.

El centro de todo esto fueron los gobiernos de los shahs corruptos y mediocres (Solimán y Sultán Hussein) cuyas acciones habían ido en contra de los intereses del estado. La mala gestión fiscal había asegurado el fuerte declive de la economía y el nivel de vida de la población a finales del siglo pasado.

Los viajes por carretera se volvieron cada vez más inseguros debido al bandidaje y a los funcionarios corruptos que no podían mantener los caminos seguros. El impacto acumulativo de todos estos pasivos fue un aparato gubernamental acosado por el letargo, la ineficacia y la corrupción. Lo único positivo fue que la larga frontera otomana había permanecido relativamente libre de guerras, excepto los enfrentamientos fronterizos con los otomanos en los alrededores de Basora en el sur de Mesopotamia.

Los problemas comenzaron a surgir en el norte caucásico de Irán cuando las tribus lezgianas atacaron Georgia en 1.706. Esto fue en parte provocado por las acciones egoístas de funcionarios corruptos iraníes que se habían embolsado los fondos anuales de Isfahán que estaban destinados a mantener la paz entre los lezguinos. La situación más allá empeoró cuando estalló una grave plaga en el noroeste de Irán y el Cáucaso en 1.717.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/el-shah-safavida-sultan-hussein-1694-1722.png 874w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/el-shah-safavida-sultan-hussein-1694-1722-300x209.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/el-shah-safavida-sultan-hussein-1694-1722-768x536.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/el-shah-safavida-sultan-hussein-1694-1722-100x70.png 100w
El shah safávida Sultán Hussein (1694-1722). Autor Muḥammad ʿAlī ibn Muḥammad Zamān

Una rebelión kurda en las marcas occidentales buscó la intervención otomana. Una rebelión seria lezgiana estalló en 1.719 y se extendió a Shirvan en el verano de 1.721. Gran parte de la culpa de esta rebelión se puede situar en las políticas de los fanáticos safávidas chiítas en Shirvan, por ejemplo, quemaron libros religiosos sunnitas, convirtieron mezquitas sunnitas en establos y ejecutaron líderes religiosos sunnitas locales. Cuando los lezguinos atacaron Shamakhi el 15 de agosto de 1.721, los ciudadanos locales abrieron las puertas de la ciudad a los rebeldes. Esto condujo a una sangrienta masacre de chiítas caucásicos locales, y el saqueo de las estaciones comerciales rusas locales. Los sunnitas caucásicos locales luego apelaron a Estambúl pidiendo ayuda. Eso tendría consecuencias desastrosas en unos pocos años.

La situación también se había deteriorado en el golfo Pérsico, donde el Sultán bin Saif II, el líder de Muscat había aprovechado la debilidad de Irán para lanzar poderosos ataques contra las islas iraníes y Bahrein a principios de la década de 1.700. Mascat era entonces una potencia marítima en crecimiento, gracias al aumento del poder de su armada. La flota atacante de Muscat consistía en una nave con 74 cañones, una con 50 cañones, dos con 60 cañones, 18 barcos con 18 cañones y una cantidad de barcos más pequeños llevando 4–8 cañones cada uno. Los iraníes estaban desesperados por detener el creciente poder de Muscat que también tenía vínculos con los británicos. Se envió una delegación a Luis XIV de Francia proponiendo un fortalecimiento de lazos económicos. A cambio, los franceses proporcionarían apoyo naval contra Muscat e incluso contra buques de guerra británicos en el golfo Pérsico. A pesar de que se firmó un tratado inicial en 1.708, los franceses decidieron no enfrentarse con la marina británica y la de Muscat.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/embajada-persa-safavida-ante-luis-xiv-de-francia-el-19-de-febrero-de-1715.png 992w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/embajada-persa-safavida-ante-luis-xiv-de-francia-el-19-de-febrero-de-1715-300x169.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/embajada-persa-safavida-ante-luis-xiv-de-francia-el-19-de-febrero-de-1715-768x432.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/embajada-persa-safavida-ante-luis-xiv-de-francia-el-19-de-febrero-de-1715-100x56.png 100w
Embajada persa safávida ante Luis XIV de Francia el 19 de febrero de 1715. Autor Nicolas de Largillière

A finales de la era Safávida, el ejército de Irán se vio afectado por la desmoralización, la ineficacia logística, disminución en la instrucción militar y la disciplina, y la escasez de armas de fuego más pesadas. Gran numero de soldados y oficiales desertaron, mientras que otros oficiales estaban más interesados en adquirir poder y la riqueza que en sus obligaciones. La corrupción llegaba a tal extremo que los soldados carecían incluso de uniformes o zapatos. Desde el reinado del shah Solimán, la reducción del gasto militar significaba que había pocas tropas instruidas para proteger las fronteras críticas de Irán. El largo proceso de negligencia militar de 1.629-1.722 resultó en un ejército peligrosamente ineficiente e incapaz para repeler a los invasores en las fronteras de Irán.

La rebelión afgana

Los territorios que componen el Afganistán moderno (especialmente Kandahar, Herat y Kabul), que estaban situados entre el Imperio safávida y el Imperio mogol. Aunque los afganos eran de origen iraní, como la mayoría de los kurdos iraníes y los lezguinos caucásicos, eran predominantemente sunnitas, con los chiítas concentrándose principalmente en el actual oeste de Afganistán.

Las tribus baluchis en el sureste de Irán estallaron en rebelión a fines de 1.698 y principios de 1.699, y pronto lanzaron incursiones en la región de Kermán. Sultán Hussein nombró al príncipe georgiano, Gorgin Khan, para someter a la rebelión. Gorgin cumplió su tarea, pero las preocupaciones por la amenaza baluchi lo incitó a permanecer en Kermán. Se demostró que Gorgin tenía razón cuando los baluchis atacaron de nuevo en 1.704, pero esta vez atacaron al noreste en Kandahar. Gorgin una vez más dispersó a los baluchis y rescató a Kandahar.

Gorgin, que ya había sido nombrado beglergegi o gobernador de la provincia de Kandahar, entró en la ciudad de Kandahar y asumió su cargo. Gorgin era un excelente soldado pero un inepto gobernante. Su gobierno fue duro y estricto, y rápidamente volvió a la población local en contra de Isfahán.

La sensibilidad musulmana también se ofendió por el hecho de que las tropas georgianas de Gorgin eran cristianos. Los afganos también resentían la prohibición de Gorgin de sus incursiones en territorio mogol. Gorgin estaba tratando de mantener la paz con los mogoles, pero los afganos vieron esto como otro ejemplo de la opresión de Isfahán.

El hombre influyente en Kandahar era Mirvais, un conocido noble de la tribu Ghilzai. A medida que crecía el resentimiento contra Gorgin y los georgianos, los residentes de Kandahar recurrieron cada vez más a Mirvais para el liderazgo. Gorgin desconfiaba de Mirvais y lo hizo arrestar y enviar a Isfahán . Esta acción combinada con el estilo de gobierno de Gorgin ayudó a sembrar las semillas de la ira y la rebelión entre los ghilzais afganos.

El envío de Mirvais a Isfahán fue un gran error. Esto permitió a Mirvais ver lo corrupto y podrido en lo que se había convertido el Imperio safávida. Mirvais también era astuto, inteligente y manipulador, se hizo amigo del ingenuo y crédulo Shah y se ganó su confianza. Convenció a Sultán Hussein para permitirle partir hacia La Meca en nombre de la religión. Cuando Mirvais llegó a La Meca, obtuvo una fatwa (decreto religioso) contra el shah chiíta Sultán Hussein. Mirvais regresó a Isfahán , donde el Shah lo colmó de títulos, antes de regresar a Kandahar. Sultán Hussein había socavado la autoridad de su gobernador Gorgin y tomado el primer paso hacia la destrucción del Imperio safávida. Mirvais, armado con su fatwa, no tenía dificultad para despertar a sus compañeros de la tribu Ghilzai en Kandahar contra Isfahán . Mirvais también obtuvo el apoyo del Imperio mogol de la India. Él y los ghilzais atacaron en abril de 1.709, matando a Gorgin y casi todas las tropas georgianas del Shah en Kandahar. Solo un puñado de georgianos logró escapar con gran dificultad. El desastre había comenzado; Kandahar se había deslizado fuera de la órbita de Isfahán.

La seriedad de la crisis llevó a Sultán Hussein a asignar un nuevo ejército para aplastar a Mirvais y a los rebeldes ghilzais. El sobrino de Gorgin Khan, Kaykhosrow Khan el Gorji (georgiano) fue puesto al mando. Kaykhosrow, apoyado por contingentes de Khorasan, Herat y Kermán, lideró un ejército de unos 50.000 tropas para asediar Kandahar. Los ghilzais prevalecieron y Kaykhosrow fue muerto cuando se cayó de su caballo. La fuerza safávida fue completamente derrotada en octubre de 1.711 con los ghilzais capturando grandes cantidades de armas, cañones y caballos.

La noticia de este fiasco llegó a Isfahán causando una gran alarma. El Shah entonces nombró al anciano Mohammed Zaman Khan, el qoorchi-bashi (literal jefe de arqueros o guardia real), como comandante de otro ejército para combatir la amenaza de Mirvais. Zaman Khan fue acompañado por los contingentes de Khorasan y los qajars de Astarabad y apoyados por vastas reservas de suministros y cañones. La fuerza se detuvo en Bastam para reunir más reclutas, pero las cosas comenzaron a ir terriblemente mal.

Zaman Khan murió por causas naturales y el gobernador de Herat también fue asesinado. El ejército safávida, que apenas estaba a medio camino hacia Kandahar, entonces regresó.

Como si las noticias de las marcas orientales no fueran lo suficientemente malas, los uzbekos invadieron Khorasan en 1.717 cuando su líder, Shir Ghazi Khan, aprovechó el desorden de Irán en Kandahar. Safi Gholi Khan fue asignado para mandar un nuevo ejército para eliminar la amenaza uzbeka. Fue derrotado en su primera batalla contra los uzbekos pero la llegada de los formidables contingentes qajars de Astrabad derrotaron completamente a los uzbekos. Safi Gholi Khan se dirigió hacia Herat para preparar su ejército para la gran batalla contra Mirvais. El ejército estaba compuesto por muchos contingentes de distintas procedencias como los qajars de Astrabad, kurdos de Khorasan, Marv, Nisa, Sarakhs, Abiverd y Zoor-Abad. Cuando se reunieron contra los ghilzais, los contingentes qajars y kurdos no pudieron proporcionar el apoyo crítico necesario, posiblemente por su animosidad contra Safi Gholi Khan. La falta de apoyo kurdo y qajar llevó a la desastrosa derrota del contingente Qizilbash y el asesinato de su comandante, el hijo de Safi Gholi Khan.

Los ghilzais entonces lanzaron un gran ataque contra las líneas safávidas. Safi Gholi Khan fue asesinado, y los safávidas perdieron la cohesión. A medida que el pánico y el desorden se extendieron como la pólvora través de las filas, los qajars y los kurdos saquearon los campamentos safávidas y luego se dirigieron a casa. Los otros sobrevivientes, viendo que todo estaba perdido, les siguieron.

A medida que las noticias de las derrotas del ejército safávida se extendieron por todo el Imperio, los predominantemente sunnitas, los afganos de Herat de Abdali participaron en revueltas esporádicas, sus incursiones llegaron hasta los alrededores de Mashad en 1.710. El gobernador safávida local de Herat respondió encarcelando a varios prominentes Abdali khanes pero fue encarcelado a su vez por sus propias tropas que se habían rebelado contra él. Para 1.716 todos los esfuerzos del gobernador de Mashad para someter a los afganos de Abdali también habían fracasado.

Con la autoridad safávida expulsada de Herat, los abdalíes se volvieron contra sus enemigos tradicionales, Mirvais Ghilzai había muerto en 1.715 y había sido sucedido por su hermano Mir Abdollah, que había adoptado un enfoque conciliador hacia Isfahán . Mahmoud, hijo de Mirvais acusó a su tío de traición y lo mató en 1.717. Mahmoud se convirtió en el jefe de los ghilzais, decidido a terminar lo que su padre había comenzado: una guerra santa contra Isfahán . Lanzó una gran ofensiva contra Isfahán en el verano de 1.719. Primero fingió que estaba atacando los abdalíes en Herat, al norte, pero en cambio giraron hacia el suroeste hacia Seistán y Baluchistán y desde allí llegaron a Kermán. El número de afganos involucrados en esta campaña es difícil de determinar. Los historiadores occidentales afirman que había entre 10.000 y 11.000 afganos y las fuentes primarias iraníes y que reclaman cifras mucho mayores entre 50.000 y 100.000. Mahmoud derrotó decisivamente a los abdalíes en 1.720. Envió las cabezas cortadas de varios guerreros abdalíes muertos a Isfahán como un aparente gesto de lealtad a Sultán Hussein. Con la credulidad típica, el Shah otorgó Mahmoud con el título honorífico «Hussein Qoli Khan» (el sirviente de shah Hussein) y lo nombró gobernador en Kandahar. De hecho, esto fue una equivocación, ya que Mahmoud no tenía intención de servir a los safávidas.

A pesar de encontrar poca resistencia, la estancia de Mahmoud en Kermán fue sangrienta; edificios fueron quemados y los cuerpos de civiles asesinados indiscriminadamente quedaron en las calles.

Para 1.721, Malek Mahmoud Sistani (el ex gobernador de Tun y Tabas) había destruido la autoridad de Isfahán en el sureste y estaba lanzando redadas en el noreste de Irán. Sistani también se vio a si mismo como el heredero de la dinastía medieval iraní Saffarid (861-1.003) que había gobernado el sureste Irán, suroeste de Afganistán y partes del antiguo noroeste de India (actual noroeste de Pakistán).

Con la situación de Irán cada vez más inestable, especialmente en el este, y con el hábil Loft Ali Khan despedido recientemente, Mahmoud decidió atacar a Isfahán una vez más. Esta vez su ejercito incluía a baluchis y a los hazaras de habla persa de ascendencia mongola.

En el papel, el ejército iraní seguía siendo impresionante. Teóricamente podrían recurrir a un total de 180.000 soldados, compuestos aproximadamente de 120.000 caballería y 50,000 infantería y 10.000 de otras tropas, incluidos los artilleros de Toopchi. Los contingentes tribales y provinciales eran (teóricamente) capaces de desplegar más de 100.000 tropas adicionales para apoyar al ejército en caso de crisis, pero el ejército safávida era entonces la sombra de lo que había sido. El liderazgo incompetente y letárgico Sultán Hussein, el aparato estatal safávida y la élite militar aseguraron que fueran incapaces de movilizar su gran grupo de tropas y contingentes tribales. Según Marvi, los safávidas pudieron reunir un máximo de solo 60.000 tropas contra Mahmoud. Estos aún superaban en número los afganos invasores que (según los historiadores occidentales) representaban unos 10.000 efectivos, pero esta ventaja numérica significaba poco, ya que las fuerzas iraníes estaban plagadas de numerosos problemas que reducían drásticamente su efectividad militar general.

Mahmoud reanudó su marcha hacia Irán en el verano de 1.721. Llegó a Kermán el 22 de octubre y la puso bajo asedio. El intento de Mahmoud de asaltar la ciudadela frontalmente fue rechazado, gracias al fortalecimiento de las fortificaciones de la ciudad. Mahmoud perdió 1.500 hombres en el asalto.

Mahmoud carecía de cañones de asedio, y sus armas de fuego más pesadas eran los zanbouraks (cañones giratorios montados en camello), inútiles en la guerra de asedio. El asedio se prolongó hasta finales de enero de 1.722. En ese momento gran número de efectivos de Mahmoud habían desertado y se habían ido a Kandahar. Finalmente se llegó a un acuerdo a principios de febrero: la ciudadela de Kermán acordó pagar a Mahmoud a cambio de su partida de la ciudad. Mahmoud aceptó con gusto y avanzó hacia Yazd.

La ciudad de Yazd cerró sus puertas tan pronto como Mahmoud llegó. Yazd demostró ser tan obstinada como Kermán. Los intentos afganos de asaltar las defensas de Yazd fueron rechazados con grandes pérdidas. Una vez más, la falta de artillería de asedio de Mahmoud y su renuencia a perder más hombres lo llevaron a eludir una ciudad clave en favor de su objetivo final, Isfahán . A principios de marzo había llegado cerca del pueblo de Mohammedabad, a 36 km al noreste de Isfahán.

A medida que los afganos avanzaban, el mando militar safávida presentó dos propuestas para defenderse contra la invasión afgana. La primera, defendida por uno de los más valiosos comandantes del ejército, Mohammed Gholi Khan Etemad ol Dowleh, el ejército apoyado por ciudadanos locales armados, organizaría una defensa dentro de la ciudad, obligando a los afganos a participar en una costosa guerra urbana. En contraste, Seyd Abdollah Moshasha, el vali de Khuzistan, propuso que el ejército desplegase fuera de Isfahán para enfrentarse a los afganos en una batalla campal. Moshasha dirigiría personalmente su formidable caballería árabe-khuzistani durante la batalla.

Batalla de Golnabad (3 de marzo de 1.722)

El punto de vista de Moshasha prevaleció, y se hicieron intentos para reunir tropas. Estos no incluían el gran grupo de excelentes guerreros disponibles en todas las escuelas de artes marciales Zoor-Khaneh de Irán. En cambio, los mensajes fueron enviados a pueblos y localidades cercanas a Isfahán prometiendo una exención de impuestos de seis meses para todos aquellos que se ofreciesen a luchar. Esto resultó en la llegada de una gran cantidad de campesinos y granjeros con con poco o nada de instrucción, armados con poco más que palos y herramientas. Debido a su lamentable logística, el estado no podía proporcionar a estos hombres las armas adecuadas. El supersticioso Sultán Hussein confió en sus astrólogos para establecer la fecha real de la batalla, luego ordenó que se sirviera a las tropas el tradicional estofado de carne iraní Ab-Goosht, creyendo que los haría invisibles para la próxima batalla!

Gholi Khan salió de Isfahán con 30.000 soldados y 24 cañones el 3 de marzo de 1.722. Acompañando a la artillería safávida estaba Philippe Colombe, un experto en artillería francés. Moshasha y sus 12.000 jinetes se unieron a Gholi Khan dos días después elevando el número total de tropas safávidas a 42.000. Los 11.000 afganos eran muy probablemente fuerzas de caballería.

Los safávidas y los afganos se enfrentaron el 8 de marzo de 1.722 en la aldea de Golnabad El ejército iraní se desplegó en cuatro cuerpos.

  • Ala izquierda dirigido por Ali Mardan Khan Feili (el vali de Luristán) apoyado por la caballería lur de Alireza Kahkouliyueh.
  • Centro fue Gholi Khan con infantería y Rustam Khan con sus 400 guardias georgianos del palacio real.
  • Ala derecha dirigida por Moshasha con sus 12.000 jinetes árabes.

Los cañones fueron colocados frente a Gholi Khan con la mayor parte de la infantería desplegada en el centro. Gholi Khan estaba nominalmente al mando general, él y Moshasha no se veían. Esto llevó a serios problemas de coordinación durante la batalla.

En contraste, los afganos presentaron un frente compacto con el ala derecha bajo Amanollah, el centro mandado por Mahmoud, y el ala izquierda bajo Amanollah Nasrollah (un zoroastriano y ex forajido de Seistán).

Para contrarrestar el número superior de tropas iraníes, Mahmoud, Nasrollah y Khan situaron sus fuerzas en una colina.

Había una marcada diferencia en la apariencia de los ejércitos opuestos. Los afganos aparecieron en mal estado, humildemente vestidos en contraste con las tropas profesionales safávidas con sus deslumbrantes uniformes y armas.

Rustam Khan inició la batalla: los georgianos atacaron el flanco izquierdo afgano. Moshasha y su caballería árabe en el flanco derecho comenzó a girar alrededor de la izquierda afgana. La batalla se podría haber ganado si Gholi Khan hubiera avanzado para apoyar a los georgianos y los árabes iraníes. Pero Gholi Khan permaneció inmóvil con la infantería. Moshasha y los árabes iraníes envolvieron brillantemente el ala izquierda afgana, pero luego eligieron saquear el campamento afgano en lugar de dividir a las tropas vacilantes de Nasrollah.

Ali Mardan Khan y la caballería Lur entonces se dirigieron hacia la derecha afgana. Amanollah Khan y los guerreros ghilzais fingieron retirarse, incitando a la caballería lur a perseguirlos. La presunta huida de los ghilzais, de repente se separaron a derecha y a izquierda, dejando a los jinetes de Lur dirigiéndose directamente en el camino donde había 100 camellos arrodillados llevando zanbouraks (cañones giratorios). Los zanbouraks rápidamente abrieron fuego contra los lurs y los causó enormes bajas. La caballería ghilzai atacó a los jinetes lurs sobrevivientes y los obligó a huir del campo de batalla. Con este éxito, Mahmoud se movió para eliminar a la artillería safávida. Los ghilzais corrieron hacia la artillería safávida tan rápido que solo 3 cañones tuvieron tiempo de abrir fuego. La mayoría de los artilleros, incluido Philippe Colombe, fueron muertos. Fue crítica la inacción de la infantería de Gholi Khan que no hizo nada para proteger a sus camaradas de artillería contra los ataques de la caballería afgana.

Mahmoud entonces dirigió su apoyo a Nasrollah, cuyas líneas estaban siendo maltratadas por Rustam Kan. Rustam Khan y los georgianos de la guardia real lucharon valientemente, pero pronto fueron rodeados y superados en número. Gholi Khan siguió sin hacer nada.

Rustam Khan se cayó de su caballo mientras intentaba escapar, y fue muerto. Las rápidas y fuertes bajas hicieron que el pánico se extendiera entre los safávidas sobrevivientes. Los safávidas habían perdido entre 6.000 y 12.000 hombres muertos y, finalmente, simplemente se desintegraron. Los árabes iraníes, al ver que todo estaba perdido, abandonaron su botín y huyeron del campo de batalla. El camino de Mahmoud a Isfahán estaba abierto.

Asedio de Isfahán

La noticia del desastre de Golnabad se extendió la pólvora en Isfahán , pero los afganos no tenían prisa asaltar la capital safávida. Las tropas de Mahmoud primero enterraron a sus 500-600 muertos antes de calmadamente procedieran hacia Isfahán.

Tres días después, Mahmoud llegó e Isfahán que pronto fue invertido. Mahmoud sabía que la única forma de capturar la capital era dejarla morir de hambre. El Shah y los lideres militares se dieron cuenta de que la supervivencia misma de su país estaba en juego. Las tropas se estacionaron rápidamente para proteger todas las torres, puertas, puntos de entrada y todos los puentes a lo largo del río Zayende Rud. Esto fue seguido por una sesión de emergencia para formular una estrategia sobre cómo defender Isfahán y derrotar a Mahmoud. Una vez más, las inconsistencias en el liderazgo sobre la línea de acción a seguir. Los nobles y los líderes militares solicitaron que Gholi Khan desplegara fuera de la ciudad con todas las fuerzas disponibles para enfrentarse y derrotar a Mahmoud en una batalla campal. Gholi Khan lo rechazó, era escéptico de sus posibilidades de éxito y de la consciente baja moral entre sus tropas.

El Shah decidió quedarse en la capital y nombró a Seyd Abdollah como comandante en jefe de todas las fuerzas safávidas. Hubiera sido más prudente que el Shah se fuera antes de que el asedio afgano se apretase, porque podría reunir más tropas de las provincias. Pero el Shah rechazó ese consejo y perdió la oportunidad de evacuar a un gran número de civiles de Isfahán. La ineptitud de Sultán Hussein aseguró que los civiles de Isfahán estuvieran expuestos a un terrible sufrimiento, mientras que también ejercía una gran presión sobre la disminución de los suministros de alimentos de la ciudad.

El Shah entonces envió llamamientos a todos los reinos para pedir asistencia militar. Los mensajes fueron enviado al rey Vakhtang VI en Georgia y Ali Mardan Khan en Luristan. Había una gran esperanza en que los georgianos fueran al rescate ya que los afganos tenían un gran miedo a los georgianos, especialmente en combate cuerpo a cuerpo. Algunos incluso creían que los afganos simplemente se retirarían al ver las tropas georgianas. Los lurs también eran luchadores especialmente feroces y famosos por sus habilidades ecuestres, artes marciales y competencia en el uso de armas de fuego. Vakhtang VI no hizo nada para enviar tropas debido a su desilusión con el lamentable estado del Shah y su gobierno en Isfahán y la simpatía con los planes de invasión de Rusia.

Otro problema que socavaba la defensa de Isfahán era la quinta columna que apoyaba la toma de Mahmoud de la capital. Mahmoud tenía informes actualizados sobre el deterioro del estado en Isfahán , los conflictos internos dentro del liderazgo militar y el deteriorado estado de las defensas de la ciudad.

Un informe que llegó a Mahmoud fue que los safávidas habían enterrado apresuradamente varios cañones cuando se retiraban a Isfahán desde Golnabad. Los ghilzais pronto descubrieron las piezas de artillería enterradas. Los comandantes safávidas idearon una «operación de rescate» para recuperar los cañones. Lanzaron un ataque sorpresa y recuperaron los 24 cañones. Estos fueron cargados en 9 carromatos y transportados a Isfahán .

Esta acción enfureció a Mahmoud, quien ordenó a sus tropas que asaltar los puentes de Isfahán . Los puentes clave de Allahverdi Khan, Marnan y Khaju fueron atacados pero cada asalto de los ghilzais fue rechazado por el fuego de artillería.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/isfahan-capital-del-imperio-safavida-vista-desde-el-sur-1024x471.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/isfahan-capital-del-imperio-safavida-vista-desde-el-sur-300x138.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/isfahan-capital-del-imperio-safavida-vista-desde-el-sur-768x353.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/isfahan-capital-del-imperio-safavida-vista-desde-el-sur-1536x706.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/isfahan-capital-del-imperio-safavida-vista-desde-el-sur-100x46.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/isfahan-capital-del-imperio-safavida-vista-desde-el-sur.png 1938w
Isfahán capital del imperio safávida vista desde el sur. Autor Eugène Flandin

El reciente éxito en los puentes se vio ensombrecido por la continua incompetencia y conflictos de liderazgo. Sultán Hussein dividió aún más su corte al eliminar a su hijo Safi como heredero, a favor de su otro hijo, Tahmasp. En ese momento, Mahmoud envió un emisario con un bandera blanca en Isfahán para ofrecer sus términos para poner fin al asedio.

Exigía del Shah la mano de una de sus hijas en matrimonio, la paga una fuerte suma de dinero, y el nombramiento como gobernador de Kandahar, Khorasan y Kermán. Previsiblemente, estos términos fueron rechazados por Sultán Hussein.

La red de espías de Mahmoud pronto mostró su valía. Un grupo de guardias georgianos en el puente de Marnan, habían bebido demasiado y se habían quedado dormidos. Mahmoud fue informado de eso y lanzó una incursión, que se apoderó del puente. Los afganos luego irrumpieron en el distrito de Abbasabad de Isfahán , apretando el cerco alrededor de la capital. Varios ciudadanos locales lanzaron salidas exitosas contra los afganos, pero estas acciones hicieron poco para alterar el empeoramiento de la situación.

Mientras tanto, los ciudadanos que intentaron huir fueron en su mayoría capturados o muertos por los afganos. La gente todavía se aferraba a la esperanza de que los georgianos acudieran al rescate, pero no llegaría ninguna ayuda desde el Cáucaso.

Fue en esa coyuntura cuando el nuevo príncipe heredero, Tahmasp, logró escapar con 1.000 tropas de Isfahán el 7 y 8 de junio. Los ciudadanos estaban seguros de que Tahmasp se reuniría tropas frescas y volvería a rescatarlos. Tahmasp demostró ser una gran decepción, desperdiciando un precioso tiempo enviando mensajes a los jefes provinciales, en vez de enlazar rápidamente con las fuerzas provinciales leales.

Tahmasp finalmente logró levantar guerreros bakhtiaris, georgianos, azerbayanos, lurs, shahsevans, y qajars, así como tropas de otras provincias y tribus iraníes, pero estos también llegaron tarde para salvar a Isfahán.

Los guerreros de Luristán y Qazvin habían intentado romper el asedio de Isfahán en mayo de 1.722, pero Mahmoud los había derrotado. Otro intento de rescate se hizo en junio cuando 8.000 guerreros bakhtiaris del oeste de Irán llegaron con un gran convoy de suministros. Estos fueron derrotados por tan solo 4.000 afganos. Ese fue el último intento real de aliviar la capital. Otra fuerza liderada por el voluble Malek Mahmoud Sistani llegó en septiembre pero Mahmoud lo persuadió para que se fuera sin incidentes, Sistani había sido informado de que Isfahán estaba a punto de caer y que se convertiría en gobernante de Khorasan a cambio de su apoyo a Mahmoud. Isfahán ya estaba condenado.

Los habitantes de la ciudad hicieron todo lo posible para defenderse, un ataque notable matando hasta 300 tropas y oficiales afganos. Sin embargo, estos esfuerzos hicieron poco para alterar el asedio. Por entonces la hambruna por la falta de alimentos había obligado a muchos ciudadanos hambrientos a intentar una escapada en busca de comida y suministros.

Mahmoud también destruyó todas las granjas y fuentes de alimentos en el campo circundante.

La hambruna pronto obligó a los ciudadanos a comer carne de caballo e incluso a ratas para sobrevivir. Ciudadanos hambrientos morían en las calles de Isfahán , entre ellos muchos de los hombres de la cultura y ciencia de Irán.

Finalmente, para gran humillación del Imperio, el shah Sultán Hussein cabalgó hacia el campamento de Mahmoud en Farahabad y se rindió en octubre de 1.722. En un acto de indignidad, Sultán Hussein se quitó el símbolo iraní de la realeza, el Jiqqeh, de su turbante y se los puso al turbante de Mahmoud. Una fuerza afgana de 3.000, liderada por Amanollah Khan, entró en Isfahán para relevar formalmente a los guardias safávidas. Mahmoud se sentó en el trono safávida y ocupó el Palacio Real. La población de Isfahán de más de medio millón en 1.710, había quedado reducida a apenas más de 100.000. El 24 de noviembre de 1.722, después de la caída de Isfahán y el destronamiento del shah Sultán Hussein, el séquito de Tahmasp en Qazvin lo coronó como shah Tahmasp II.

Guerra Ruso-Persa (1.722-23)

Preparación de las operaciones

Pedro el Grande (1.682-1.725) de Rusia había albergado durante mucho tiempo ambiciones territoriales hacia el este y el sur de Rusia. El plan de Pedro era establecer una ruta segura para el comercio entre Rusia e India a través del mar Caspio, que planeaba dominar militarmente. Central a sus esquemas era la subyugación de Irán hasta el golfo Pérsico. La conquista de Irán, por supuesto, significaría la dominación de la seda persa (especialmente en Gilan), largamente codiciada por los rusos.

En 1.717, el estadista y diplomático ruso Artemy Petrovich Volynsky llegó a Isfahán . Oficialmente, Volynsky obtuvo concesiones comerciales muy favorables del Sultán Hussein, especialmente cuando este último enfrentaba revueltas peligrosas en su reino. También obtuvo información sobre el estado de cosas en Irán y las rutas de acceso a la India. Cuando Volynsky regresó a Rusia, proporcionó un detallado informe de lo mal que se estaba deteriorando Irán. Pedro estaba ciertamente complacido, pero todavía estaba comprometido en sus guerras europeas, especialmente contra Suecia.

Volynsky fue nombrado gobernador de Astrakhan para vigilar de cerca a Irán al sur, y continuó recopilando información sobre el estado de las comunicaciones militares de Irán en sus provincias caucásicas y del norte, así como el mar Caspio. Los líderes militares y navales rusos pronto trabajaron duro preparando mapas e información para la siguiente invasión de Irán. Pedro encontró aliados listos dentro de los dominios de Irán en el Cáucaso, especialmente el rey Vakhtang de Georgia que señaló su oferta de ayudar a Pedro en 1.718. Al año siguiente, Pedro recibió la lealtad del shamkhal Adil Giray de Tarakhi en el norte del Cáucaso.

La deteriorada situación política y militar de Irán planteó una oportunidad de oro para Rusia. En 1.721, cuando los ataques afganos contra Irán estaban ganando impulso, llegó el momento de invasión: el tratado de paz de Pedro con los suecos el 30 de agosto de 1.721 finalmente liberó a Rusia de sus fuerzas armadas involucradas en el norte, justo cuando el shamakhal era saqueado por los lezguinos. Pedro estaba ansioso por dirigirse a Irán lo antes posible antes de que los afganos pudieran avanzar más en Irán. La preocupación más grande era la actitud de Estambúl sobre la situación iraní y el papel que jugaría el poderoso ejército otomano.

El desencadenante final de la invasión provino del príncipe Tahmasp, quien, durante su estancia en Qazvin, cometió el gran error al pedir ayuda militar a Pedro. Eso proporcionó al zar ruso el pretexto diplomático perfecto para realizar sus ambiciones imperiales en Irán.

Tahmasp incluso acordó ceder Shirvan y Daguestán en el Cáucaso y en todo el norte de la frontera iraní de Gilan, Mazandaran y Astrabad. A cambio, Pedro proporcionaría militares y asistencia para apoyar a Tahmasp como el shah de Irán y expulsar a los afganos de Irán. No solo Tahmasp no pudo rescatar a Isfahán , también había invitado al peligroso coloso Imperio ruso al Imperio safávida. Irán estaba a punto de desintegrarse y los rusos querían tomar su parte.

Pedro, planeó partir desde Astrakhan, ir a lo largo del mar Caspio, capturar Derbent y Bakú, ir al río Kura y establecer una fortaleza allí, luego llegar a Tiflis, ayudar a los georgianos en la lucha contra el Imperio otomano y de allí regresar a Rusia. En caso de una guerra inminente, se estableció contacto con el rey Kartli Vakhtang VI de Georgia y con los católicos armenios de Astvatsatur I.

Kazán y Astrakhan se convirtieron en centros para organizar la campaña persa, se organizaron 80 Cías encuadradas en 20 BIs con total de 22.000 efectivos y 196 piezas de artillería. Además, en el camino a Astrakhan, Pedro contó con el apoyo de los kalmucos del khan Ayuki que aportó 7.000 jinetes. El 26 de junio de 1.722 el zar ruso llegó a Astrakhan. Resolvió que los 22.000 infantes serían transportados por mar y envió 7 regimientos de dragones con un número total de 9.000 hombres al mando del mayor-general Kropotov desde Tsaritsyn por tierra, y las unidades de cosacos de Zaporodia y del Don que eran unos 20.000 efectivos también irían por tierra; 30.000 tártaros también fueron contratados.

Por orden de Pedro I y con su participación directa del almirantazgo de Kazán, se construyeron más de 200 barcos de transporte tripulados por 6.000 marineros.

Operaciones en 1.722

La campaña persa de Pedro 1 comenzó el 18 de julio de 1.722. En este día, 274 barcos comenzaron a descender por el río Volga hasta el mar Caspio. La flota estaba mandada por el almirante Apraksin, quien había demostrado su habilidad en las batallas navales contra Suecia. La salida al mar Caspio se llevó a cabo el 20 de julio, después de lo cual la flota continuó moviéndose a lo largo de la costa.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/el-zar-pedro-el-grande-entrando-en-tarki-a-orillas-del-mar-caspio-el-13-de-junio-de-1722-1024x768.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/el-zar-pedro-el-grande-entrando-en-tarki-a-orillas-del-mar-caspio-el-13-de-junio-de-1722-300x225.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/el-zar-pedro-el-grande-entrando-en-tarki-a-orillas-del-mar-caspio-el-13-de-junio-de-1722-768x576.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/el-zar-pedro-el-grande-entrando-en-tarki-a-orillas-del-mar-caspio-el-13-de-junio-de-1722-100x75.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/el-zar-pedro-el-grande-entrando-en-tarki-a-orillas-del-mar-caspio-el-13-de-junio-de-1722-320x240.png 320w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/el-zar-pedro-el-grande-entrando-en-tarki-a-orillas-del-mar-caspio-el-13-de-junio-de-1722-160x120.png 160w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/el-zar-pedro-el-grande-entrando-en-tarki-a-orillas-del-mar-caspio-el-13-de-junio-de-1722.png 1200w
El Zar Pedro el Grande entrando en Tarki a orillas del mar Caspio el 13 de junio de 1722. Autor Franz Alekseevich Roubaud

El 18 de julio, toda la flota de 274 barcos navegó bajo el mando del almirante general conde Apraksin. El 20 de julio, la flota entró en el mar Caspio y siguió una semana a lo largo de la costa oeste. El 27 de julio, la infantería desembarcó en el cabo de Agrakhanesky, 4 km debajo de la desembocadura del río Koysu (Sulak). Pocos días después llegó la caballería y que se unió a la infantería.

El 5 de agosto, el ejército ruso continuó su movimiento hacia Derbent. El 6 de agosto, los príncipes kabardianos Murza Cherkassky y Aslan-Bek se unieron al ejército en el río Sulak. El 8 de agosto, cruzó el río Sulak. El 15 de agosto, las tropas se acercaron a los Tarks, la sede del shamkhal. El 19 de agosto, se libró una batalla en el río Inche cerca de la ciudad de Utemysh, entre las tropas rusas y el ejército de unos 10.000 efectivos del sultán Uthamish Magmud y el destacamento número 6.000 del Kaitag Ahmet Khan, que terminó en la victoria de Rusia.

El aliado de Pedro era el shamkhal Tarkov Adil-Giray, quien tomó posesión de Derbent y Bakú antes de la aproximación del ejército ruso.

El 23 de agosto, las tropas rusas entraron en Derbent, que era una ciudad estratégicamente importante, ya que cubría el camino costero a lo largo del mar Caspio. El 28 de agosto, todas las fuerzas rusas, incluida la flotilla, fueron llevadas a la ciudad. Más al sur fue detenido por una fuerte tormenta, que hundió una gran cantidad de barcos incluidos todos los transportes de comida. Una epidemia de caballos que prácticamente destruyó la caballería rusa y las enfermedades entre los soldados hicieron que los rusos sufrieran decenas de miles de pérdidas. Pedro I decidió dejar una guarnición en la ciudad y regresó con las fuerzas principales a Astrakhan, donde comenzó los preparativos para la campaña de 1.723.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/pedro-i-en-las-murallas-de-derbent-el-23-de-agosto-de-1722.png 732w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/pedro-i-en-las-murallas-de-derbent-el-23-de-agosto-de-1722-300x172.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/pedro-i-en-las-murallas-de-derbent-el-23-de-agosto-de-1722-100x57.png 100w
Pedro I en las murallas de Derbent el 23 de agosto de 1722. Autor Kambulatovs. Óleo sobre lienzo

En septiembre, el rey Vakhtang Vide Georgia con sul ejército entró en Karabaj, donde realizó operaciones militares contra los rebeldes dagestaníes. Después de la captura de Ganja, las tropas armenias se unieron a los georgianos con los católicos de Isaiah a la cabeza. Sin embargo, mientras esperaba a Pedro cerca de Ganja, el ejército georgiano-armenio permaneció detenido durante dos meses, al enterarse de la retirada del ejército ruso del Cáucaso, Vakhtang e Isaías regresaron con sus tropas a sus posesiones.

En noviembre, se planteó un desembarco de 5 Cías en la provincia persa de Gilan bajo el mando del coronel Shipov para ocupar la ciudad de Ryash (Rasht). Más tarde, en marzo del año siguiente, el visir de Ryashch organizó un levantamiento e intentó desalojar el destacamento de Shipov, con una fuerzas de 15.000 efectivos. Todos los ataques persas fueron repelidos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/guerra-ruso-persa-1722-23--mapa-de-los-movimientos-de-fuerzas.png 930w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/guerra-ruso-persa-1722-23--mapa-de-los-movimientos-de-fuerzas-300x294.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/guerra-ruso-persa-1722-23--mapa-de-los-movimientos-de-fuerzas-768x752.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/guerra-ruso-persa-1722-23--mapa-de-los-movimientos-de-fuerzas-100x98.png 100w
Guerra Ruso-Persa (1722-23). Mapa de los movimientos de fuerzas. En rojo movimientos rusos, en verde Tarkov Adil-Giray, en azul los georgianos.

Operaciones en 1.723

Pedro el Grande no participó activamente en la campaña en 1.723. El ejército fue mandado por Matyushkin. Pedro se quedó en Rusia. Las tropas comenzaron a avanzar el 20 de junio en dirección a Bakú y llegaron a la ciudad el 6 de julio. El asedio de la ciudad comenzó, ya que los ciudadanos rechazaron la exigencia de Matyushkin de rendirse. El plan de asedio fue bastante simple, pero muy efectivo:

  • La infantería tomaría sus posiciones, preparándose en cualquier momento para repeler las salidas enemigas. La primera salida fue el 21 de julio de 1.723.
  • La flota debía fondear cerca de la fortaleza para comenzar a bombardearla. Como resultado de esas acciones, era posible desactivar por completo la artillería del enemigo, así como destruir parcialmente las murallas de la fortaleza.
  • Después de debilitar la posición de la fortaleza, comenzaría su asalto.

El plan era bueno y, como resultado, la campaña persa de Pedro tenía una alta probabilidad de éxito. El asalto a Bakú fue programado para el 25 de julio. Se suponía que el golpe principal debía ser realizado desde el mar, ya que había brechas en la muralla, y podían utilizarse con éxito. Un fuerte viento impidió que se llevara a cabo. Sin embargo, el 26 de julio de 1.723, Bakú se rindió sin lucha.

Fue un gran éxito para Rusia y un duro golpe para el Imperio safávida, que comenzó a buscar oportunidades para la paz, concluyendo el tratado de San Petersburgo el 23 de septiembre de 1.723, según el cual Derbent, Baku, Rasht, las provincias de Shirvan, Gilyan, Mazenderan y Astrabad fueron cedidas a Rusia.

Pedro tuvo que abandonar la penetración en las regiones centrales de Transcaucasia, ya que en el verano de 1.723 los otomanos la invadieron, devastando Georgia, Armenia y la parte occidental de Azerbaiyán. En 1.724, se concluyó el tratado de Constantinopla con Puerta, según el cual el Sultán reconocía las adquisiciones de Rusia en el mar Caspio, y Rusia reconocía los derechos del Sultán a la Transcaucasia Occidental.

Más tarde, debido al agravamiento de las relaciones ruso-otomanas, el gobierno ruso, veía inevitable una nueva guerra con el Imperio otomano e interesado en una alianza con Persia, devolvió todas las regiones del Caspio a Persia en virtud del tratado de Rasht en 1.732 y el tratado de Ganja en 1.735.

Invasión otomana de Irán

Los estrategas de Estambúl se dieron cuenta de que las alarmantes conquistas rusas de los territorios iraníes en el Cáucaso representaba una amenaza para el flanco oriental del Imperio otomano. Rusia y los otomanos habían luchado contra uno otro para la supremacía en la región del mar Negro al Cáucaso noroeste; sus recientes enfrentamientos sangrientos sobre el mar de Azov era solo una manifestación de esa rivalidad. La invasión de Pedro a los territorios caucásicos de Irán significaba que los ejércitos rusos pronto estarían listos para atacar a la Anatolia Otomana. Tanto como su defensa, Estambúl, por supuesto, había codiciado el oeste de Irán, el Cáucaso y especialmente el Azerbaiyán durante siglos. Con el caos envolviendo a Irán, Estambúl entonces podría simplemente marchar hacia Irán y tomar lo que percibía como un territorio otomano legítimo.

En ese momento, el Imperio otomano estaba en medio de su movimiento moderno de reforma, conocido como la «Era Tulipán» (1.718–30), dirigido por el sultán Ahmad III y su gran visir, Damad Ibrahim pachá. El Gran Visir se dio cuenta de que los costos financieros de la reforma en combinación con la hostilidad popular contra la corte del sultán representaba una seria amenaza contra la estabilidad de la Puerta. El visir necesitaba desesperadamente un lugar para desviar el creciente descontento interno.

La aventura iraní proporcionaría una excelente solución. La expansión territorial de Estambúl a expensas de Irán estaba prácticamente garantizada dado que no había ejército safávida para detenerlos, y el saqueo y las propiedades obtenidas contribuirían en gran medida al servicio de las costosas reformas de Estambúl y al mantenimiento de la extravagante corte del Sultán.

Oficialmente, las razones de Estambúl para invadir Irán fueron eliminar el Islam chiíta de Irán y reemplazarlo por el sunnita; «Recuperar los territorios otomanos perdidos; y expulsar a los afganos y rusos del territorio iraní«.

Tahmasp envió un delegado, Mortadeh Qoli Beg, para reunirse con los turcos otomanos en Estambúl en octubre de 1.723. Al igual que el llamamiento de Tahmasp a Pedro de Rusia, Qoli Beg imploró a sus anfitriones otomanos ayuda para expulsar a los afganos de Irán y restaurar el trono safávida. Los otomanos respondieron que harían eso con la condición de que Irán cediera territorios como Azerbaiyán y Georgia.

Para entonces, la autoridad restante de Irán en el Cáucaso se había fragmentado: Vakhtang VI había enviado numerosos llamamientos a Rusia en el otoño de 1.722 para que enviase tropas a Georgia, pero estas nunca llegaron. Vakhtang luego comenzó a luchar contra príncipes georgianos rivales, abriendo el camino para una invasión otomana de Georgia.

Ya en mayo de 1.722, Estambúl ordenó a los gobernadores de sus provincias orientales que movilizaran tropas para una invasión de Irán. El anuncio oficial otomano se produjo casi un año después en abril 1.723. En junio, la invasión estaba en marcha con un total de 30.000 tropas otomanas. Como las tropas otomanas se trasladaban a territorios iraníes en el Cáucaso y el noroeste de Irán, los peligros de un choque con los rusos se hizo evidente. Rusia, por ejemplo, había estado reclutando cosacos y circasianos justo al norte del Cáucaso, lo que provocó que los sunnitas caucásicos apelaran a Estambúl para obtener protección. En contraste, los habitantes chiítas de la provincia de Azerbaiyán firmaron una declaración con cristianos locales, así como aquellos en las cercanías de Ganja y Karabaj, afirmando que resistirían una invasión otomana.

Los embajadores británico y austriaco en Estambúl estaban colaborando con los «halcones de guerra» en Estambúl con la esperanza de encender una guerra turco-rusa. Pero, gracias a los esfuerzos de las embajadas rusas y francesas en Estambúl, la guerra se evitó en favor de las negociaciones. Un acuerdo formal, conocido como el tratado de Constantinopla, se alcanzó el 24 de junio de 1.724, por el que se dividió a Irán entre los imperios ruso y otomano. El río Kura se convertiría en el límite entre ambos imperios. Los otomanos se hicieron cargo de Georgia, Perso-Armenia (incluida la ciudad de Ereván), Shirvan, la provincia de Azerbaiyán y Hamadán, así como Kermanshah y Ard-Alan en el oeste de Irán. Rusia se haría cargo de las fértiles provincias del norte de Gilan, Mazandaran y Astarabad a lo largo del mar Caspio. Irán había sido despojado de sus provincias más productivas en el norte de Irán y del Cáucaso, así como el oeste de Irán.

Para aumentar el insulto, tanto otomanos como los rusos acordaron reconocer la corona safávida con la condición de que reconociera la partición de Irán.

Los turcos y los rusos estaban contentos: Rusia estaba mucho más cerca de las puertas de la India y las costas del golfo Pérsico, mientras que el territorio iraní controlado por los otomanos podía proporcionar fondos para la corte otomana y sus reformas. Los otomanos también estaban felices de ver a muchos caucásicos sunnitas cayendo bajo su órbita.

Tres ejércitos otomanos invadieron Irán en 1.723–25, cada uno al mando de un sardar (comandante). Un ejército fue desplegado hacia el Cáucaso desde Kars y Diyarbakr en junio de 1.724. El ataque empujó a Georgia, con Tbilisi y Gori cayendo fácilmente. Los otomanos fueron resistidos por varios príncipes georgianos que lanzaron ataques guerrilleros desde los bosques y montañas locales. Las restantes guarniciones caucásicas de Irán presentaron una fuerte resistencia.

Aref Ahmad pachá que estaba en Kars con 35.000 tropas y cañones de asedio se dirigió a asediar Ereván. Después de bombardearlo con artillería, los otomanos comenzaron las operaciones de minado, colocaron cargas explosivas estratégicamente, abriendo una gran brecha en los muros. Los otomanos lanzaron oleada tras oleada de asaltos a través de la brecha, pero las tropas iraníes los rechazaron. Las pérdidas otomanas fueron tan grandes que en un momento tuvieron que solicitar una tregua para enterrar a sus muertos. Finalmente, completamente aislada y sin esperanza de refuerzos, la guarnición iraní se vio obligado a rendirse el 28 de septiembre de 1.724. El asedio había durado cuatro meses y había tenido un alto precio de 20.000 otomanos muertos. Ganja también cayó en el mismo mes.

El ejército dirigido por Abdallah Pasha Kupruluzadeh entró en Azerbaiyán. Kupruluzadeh capturó Khoy, Quschi, Tasuj y Marand en el verano de 1.724. Los sentimientos anti-otomanos se elevaron en Azerbaiyán y la resistencia en Khoy fue especialmente amarga y 8.000 defensores iraníes fueron muertos. Maragha resistió otro año antes de caer ante las tropas otomanas.

Con Ereván finalmente asegurado a su norte, Kupruluzadeh lanzó una poderosa ofensiva hacia Tabriz. Las tropas turcas irrumpieron en uno de los barrios de Tabriz, pero rápidamente se estancaron al encontrar una fuerte resistencia azerí. En solo un asalto importante, 4.000 otomanos fueron aislados y destruidos. Cuando los espías informaron a Kupruluzadeh de una inminente incursión nocturna de tropas iraníes, ordenó una retirada de Tabriz. Sin inmutarse, Kupruluzadeh atacó a Tabriz nuevamente en julio de 1.725 con 70.000 tropas. Antes de esto, los jenízaros que eran sus tropas de élite, se habían visto obligados a volver a ocupar las ciudades de Marand y Shabestar y el fuerte de Diza, gracias a la continua oposición local de los azeríes.

La sangrienta lucha para entrar a Tabriz comenzó el 28 de julio. Los ciudadanos de la ciudad lucharon duramente durante cinco días y los soldados otomanos se vieron obligados a luchar calle por calle y casa por casa para someter a Tabriz. Los turcos y sus aliados tártaros perdieron 20.000 hombres y los tabrizíes sufrieron 30.000 muertos. Kupruluzadeh permitió a sus tropas saquear. Ardabil y Urumiah fueron conquistados, completando la conquista otomana de Azerbaiyán.

Irán se enfrentaba aún a más desastres desde el sur, el tercer ejército otomano que avanzaba en dirección a «Iraq-e-Ajam» (Iraq-no-árabe, era una región al este del Kurdistán iraní y al suroeste de Azerbaiyán cerca de Hamadán actual). Las guarniciones otomanas de Bagdad, Van y Shahrazur se unieron para defender el oeste de Irán, con el apoyo de un gran número de contingentes kurdos otomanos. Luristán cayó primero en septiembre de 1.723, gracias en parte a la asistencia de los sunnitas locales, quien se opusieron a los safávidas.

Kermanshah en el Kurdistán iraní cayó a mediados de octubre, las fuerzas otomanas llegaron entonces cerca de Hamadán el 29 de junio de 1.724. La ciudad presentaba torres, murallas bien construidas, y fortificaciones, obligando a los otomanos a cavar trincheras para sus tropas. Se hicieron intentos para prender fuego a las torres de la ciudad. La guarnición de Hamadan lanzó ataques pero se retiró después de perder 5.000 hombres. Los ingenieros otomanos lograron explotar varias minas, creando una gran brecha en una de las murallas de Hamadan. Las tropas otomanas se apresuraron a través de esta apertura, pero se encontraron con una fuerte resistencia. Los otomanos construyeron cubiertas de madera para proteger sus trincheras contra los ataques iraníes. La guarnición de Hamadan respondió lanzando antorchas encendidas con aceite a las defensas para incendiarlas. Los otomanos derrotaron ingeniosamente estos esfuerzos mediante el uso de ganchos especiales para coger y retirar las antorchas que caían en las cubiertas.

A diferencia de los otomanos, los iraníes no tenían cañones en Hamadán. Recurrieron a un francés carmelita, Jean Joseph, para ayudarlos a construir un cañón. Joseph se negó al principio explicando que carecía de experiencia, pero después de sus desesperadas súplicas, Joseph construyó un cañón. El cañón explotó, lo que en realidad sorprendió a los turcos otomanos y los hizo retroceder. Fue por esa época cuando Tahmasp envió una sección de sus tropas para ayudar a Hamadán, pero fueron derrotados y obligados a retirarse. Los esfuerzos mineros otomanos finalmente permitieron que las tropas turcas ingresaran en Hamadan. El amargo combate cuerpo a cuerpo finalmente terminó el 1 de septiembre de 1.724. El comandante turco, Ahmad pachá, mostró su valentía al proporcionar un paso seguro a la guarnición iraní y a cualquier ciudadano local que deseara irse. Con Hamadán asegurado, los otomanos capturaron a Nahavand, Borujerd y toda la provincia de Luristán. Posteriormente, Borujerd se rebelaría contra los otomanos y tuvo que ser reprimida. Ard-Alan también fue ocupado. Irán Occidental estaba posesión otomana.

Tratado Afgano-Otomano

El visir otomano, Damad Ibrahim, se había negado al principio a aceptar a los embajadores de Ashraf que había reemplazado a Mahmoud como líder de los ghilzais en Irán. Ashraf respondió lanzando un ataque importante contra las tropas otomanas estacionadas alrededor de Hamadán en enero de 1.726. Los afganos lograron un éxito militar, lo que llevó a Ashraf a renovar sus esfuerzos para el reconocimiento político de los otomanos. Damad Ibrahim respondió positivamente cuando Ashraf se ofreció a apoyar la propagación del Islam sunnita en Irán: en octubre de 1.727 se había firmado un tratado de paz formal entre los otomanos y los afganos en Hamadán.

Los afganos cedieron las zonas fronterizas que habían capturado de los otomanos y se retiraron al interior de Irán. A cambio, los otomanos reconocieron formalmente a Ashraf y los afganos como gobernantes de Irán. El orgullo nacional iraní sufrió otro golpe cuando Tahmasp II ni siquiera había sido un factor durante las conversaciones afgano-otomanas.

La partición de Irán se estaba completando: los otomanos ocuparon gran parte del oeste de Irán, el Cáucaso Occidental, y Azerbaiyán; los rusos ocuparon el norte de Irán, Bakú y el borde del mar Caspio en el Cáucaso; y los afganos poseían el este, el interior y el sur de Irán. Irán había dejado de existir como un estado independiente.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-04-06. Última modificacion 2021-06-07.
Valora esta entrada