Siglo XVIII Imperio persa siglo XVIII El ejército iraní en la era Zand
El ejército iraní en la era Zand

Organización y liderazgo militar

Karim Khan confió gran parte del mando del ejército a sus parientes lurs, aunque en general la estructura de mando permaneció como lo había sido bajo los safávidas y Nader Shah. El ghoorchi-Bashi, por ejemplo, seguía siendo el ministro de guerra, participando en todas las ceremonias militares importantes a las que asistía el vakil.

Durante los años de la «guerra civil», Karim Khan dirigió los ejércitos zands en persona. Sin embargo, una vez que asumió el título de Vakil ol Raeeyat, Karim Khan ya no tomó el mando completo de sus ejércitos en campaña. En cambio, enviaría a otro comandante, como su primo Zaki Khan a Bandar Rig (1.768–69), o su hermano Sadegh Khan en Basora (1.775).

Uno de los cambios más significativos en el ejército iraní fue la reducción en el tamaño del ejército profesional. El vakil se aseguró de que tales unidades recibieran un salario regular, sin embargo, esto no colocaba una carga indebida en otros sectores de la economía. El uso de la terminología turca y los sistemas de organización continuaron en la era Zand. Es probable que Karim Khan hubiera podido reunir hasta un máximo de 200.000 tropas (infantería y caballería). Sin embargo, tales números nunca fueron convocados en ninguna guerra extranjera o disputas domésticas. En la batalla por Basora en 1.775, el número total de tropas iraníes era de unas 60.000 tropas. El número normal del ejército profesional en tiempos de paz era de alrededor de 45.000 efectivos, mayoritariamente lurs del oeste de Irán (24.000), bakhtiari-lurs (3.000), y otros clanes lurs (4.000). Los reclutas no lurs provenían de Irak Ajam (12.000) y de Fars (6.000).

Se informa que los sucesores de Karim Khan pueden reunir entre 7.000 y 70.000 tropas dependiendo de los recursos disponibles. El reclutamiento de tropas de apoyo no regulares continuó como bajo los safávidas, convocando a los khanes y líderes de tribus y pueblos para reunirse en un lugar o unirse a los zands en movimiento. El sistema de patrocinio estatal de armas y equipos de Nader ya no tenía lugar, tales tareas eran responsabilidad de los reclutas y sus líderes locales.

Infantería zan

Desde la época medo-aqueménida, la infantería iraní tradicionalmente había reclutado a los persas campesinos del interior, kurdos de las tierras altas o norteños. Estas eran una fuerza para ser encuadradas cuando estaban bien entrenados, armados y liderados. La mejor infantería con armas de fuego de Irán (mosquetes y Jazayer) en la época de los zands eran los persas de la provincia de Fars y Garmsir. Los Tofangchis estaban todavía armados con mosquetes de pedernal. Los Jazayerchis, como antes, fueron liderados por sus respectivos Jazayerchi-Bashis.

Al igual que los piyadegan tradicionales, los tofangchis eran expertos en el uso de armas tradicionales. Tenían un estado «más bajo» que la caballería.

El viajero e historiador francés conde de Ferrières-Sauveboeuf, que viajó a Irán en 1782-89, señaló que «la infantería iraní no tiene miedo a la fatiga, y sus simples necesidades disminuían la provisión de suministros del ejército para ellos. Un pedazo de pan, queso, un poco de arroz, algunas frutas secas y algo de carne era su comida que era transportada por un mula … en ningún momento en el cuartel se encontraba equipaje innecesario«. La infantería iraní, a pesar de la disminución general de la disciplina y el entrenamiento en comparación con el tiempo de Nader Shah, siguió siendo una fuerza formidable en el campo de batalla.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/infanteria-dinastia-zand-en-iran-1750-94.png 669w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/infanteria-dinastia-zand-en-iran-1750-94-300x249.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/infanteria-dinastia-zand-en-iran-1750-94-100x83.png 100w
Infantería dinastía Zand en Irán (1750-94). A la izquierda oficial, a la derecha mosquetero

La caballería (zavaran) zand

El brazo de savaran (caballería) del ejército iraní era el más profesional y efectivo en el campo de batalla. El conde de Ferrières-Sauveboeuf señaló que «la caballería del ejército persa es de muy alta calidad … sus caballos son capaces de escalar montañas altas … no temen el frío y son capaces de atravesar largas y difíciles distancias independientemente de la lluvia o la nieve«.

Esta observación es consistente con el hecho de que los lurs, la columna vertebral del ejército zand, eran principalmente hombres de caballería, como lo habían sido sus antepasados medos y escitas. El papel de la caballería zand legó a parecerse a la caballería en los ejércitos parto-sasánidas, que a menudo determinaban el curso de la batalla.

En general, había tres grupos de caballería: Savaran e Hameeshegi, Savaran e Movaghat y Gard e Saltanati, así como otras unidades montadas.

Los Savaran e Hameeshegi (savaran permanente) estaban compuestos principalmente por lurs del clan Zand. Sus armas de fuego eran una reminiscencia de la era de Nader Shah e incluían mosquetes de pedernal y pistolas metidas en sus cinturones. Las bolsas para balas / municiones estaban atadas al brazo superior izquierdo, y un saco de pólvora estaba atado al lado izquierdo del cinturón. La caballería Zand-Lur se enorgullecía de su habilidad para utilizar armas tradicionales en la batalla: el propio Karim Khan era conocido por sus habilidades marciales en el combate con espada y lanza.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/caballeria-dinastia-zand-en-iran-1750-94.png 740w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/caballeria-dinastia-zand-en-iran-1750-94-300x209.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/caballeria-dinastia-zand-en-iran-1750-94-100x70.png 100w
Caballería dinastía Zand en Irán (1750-94). A la izquierda oficial, a la derecha portaestandarte con el banderín blanco con borde verde y el emblema del león con el sol naciente

Los Savaran e Hameeshegi estaban estacionados permanentemente en la capital Shiraz y otras ciudades clave como Tabriz y serían desplegados de inmediato en las fronteras amenazadas y las zona de batalla en tiempos de crisis.

Los Savaran e Movaghat (savaran temporal) fueron, como la infantería, reclutados de municipios y localidades tribales en tiempos de guerra. Estos actuaban como una fuerza de caballería de reserva estratégica apoyando a los Savaran e Hameeshegi en campañas. Después de la conclusión de las batallas se disolvían y regresaban a sus hogares, aparte de una serie de unidades de caballería tribal que estaban en hecho en constante «situación de espera», a menudo apoyando al Gard e Saltanati (guardias reales) en tareas de guarnición o en la represión de las revueltas contra los zand.

Una unidad de élite importante era el Gard e Saltanati (guardias reales), también conocido como el Gholam Chakhmaghi. Su papel era la protección de los vakils, así como de los comandantes superiores de Zand, y protegían puestos clave como el Arg e Karim Khan. En el centro de estos guardias reales había 1.400 jinetes equipada exclusivamente con mosquetes de chispa y espadas de alta calidad. Otras unidades que se consideraba de la élite era el Yesval (1.000 tropas) que se convirtió en la guardia personal de los vakils con sede en Shiraz, el Nasghchi (1.000 tropas) responsables de la implementación de leyes (similares a los alguaciles u oficiales de la corte), el Faraash (1.000 tropas), el Shater (300 tropas) y el Jarchi (700 tropas).

Los Charkhchian seguían siendo responsables de los guardias avanzados del ejército, pero durante el periodo Zand, pero también se les encomendó dos tareas adicionales: evaluar las características geográficas de regiones donde el ejército tenía la intención de desplegarse; e informar de las fuerzas enemigas al mando militar.

Artillería y armas de fuego

Las armas de fuego más pesadas del ejército zand recordaban la era de Nader Shah: cañones, morteros, y zanbouraks. Como antes, los miembros del cuerpo de artillería eran conocidos como los toopchis con sus líderes siendo los toopchi-bashis. Los toopchi-bashis eran nombrado a menudo para el puesto por el vakil y también eran referido como el maseer-atashi (director de fuego). Miembros del cuerpo de zanbourak eran, como anteriormente, conocidos como zanbouranchis, y liderados por sus respectivos zanbourak-bashis.

El énfasis del difunto Nader Shah en la velocidad y la movilidad, así como la falta de carreteras adecuadas para cruzar el terreno difícil y los pasos montañosos resultaron en la dependencia principalmente de los zanbouraks, que a menudo significaba que cañones más pesados no podían acompañar al ejército iraní en sus campañas. Esta, sin embargo, no siempre fue el caso, como se evidencia en el caso de la batalla en Bandar Rig.

Resumiendo la era Zand, el cuerpo de artillería mostraba una serie de serias deficiencias y no jugaba un papel significativo en el ejército iraní en ese momento.

Kermanshah seguía siendo el principal arsenal y fortaleza de Irán frente a la vital mesopotámica otomana en el teatro oeste y sus capacidades de producción no disminuyeron desde la época de Nader Shah. Pero la fortaleza, las instalaciones de producción y los depósitos de municiones nunca se recuperaron del daño que recibido durante la campaña de Karim Khan contra los clanes kurdos de Kalhor y Zangeneh en Kermanshah.

Este fue un gran golpe para la capacidad de producción militar del país, ya que Irán perdió el principal centro de producción de armas que nunca sería reemplazado adecuadamente.

Uno de los primeros edictos de Karim Khan cuando asumió el poder en julio de 1.765 fue ordenar la construcción de nuevos cañones y morteros; más tarde solicitaría asistencia europea a ese aspecto.

El cañón ligero zanbourak montado en camello y su ordenanza se habían seguido produciendo en Irán después de la muerte de Nader Shah, pero hubo serios problemas con los calibres más pesados de artillería.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/zanbouraks-o-canones-ligeros-giratorios-montados-en-camellos.png 643w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/zanbouraks-o-canones-ligeros-giratorios-montados-en-camellos-300x211.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/zanbouraks-o-canones-ligeros-giratorios-montados-en-camellos-100x70.png 100w
Zanbouraks o cañones ligeros giratorios montados en camellos

Los mosquetes conocidos como Tofang e Do Shakh (mosquete con dos cuernos) eran populares con los tofangchis zands. Estos descansaban en dos vainas cuando se disparaba. Tales armas fueron principalmente fabricadas en Shiraz, Kermán y Lar con los dos últimos también produciendo pólvora. No se puede precisar si Irán pudo producir armas de fuego con la misma capacidad y calidad que en tiempos de Nader Shah, cuando el patrocinio estatal en el dominio estaba regulado, pero la pérdida de las instalaciones de Kermanshah ciertamente no ayudó al estado cualitativo y cuantitativo de la producción de mosquetes.

Fortalezas

Shiraz fue testigo de muchas reconstrucciones durante el reinado de Karim Khan. La reconstrucción fue motivada principalmente por razones políticas y militares, ya que la ciudad había sufrido múltiples asedios durante la violenta lucha por el poder. Los vakils realizaron un gran esfuerzo para reconstruir las murallas dañadas de la ciudad.

William Franklin, quien visitó Shiraz en 1.789, señaló: “La fortaleza de Shiraz tiene … 7,5 m de altura y 3 m de espesor y tiene 80 torres … alrededor de la ciudad hay un foso de 18 m de profundidad y 6 m de ancho«. El proyecto de reconstrucción se caracterizó por la demolición de estructuras más antiguas, la reducción del número de puertas de la ciudad de 12 a 6, la fusión de varios barrios y la construcción de 80 torres redondas a lo largo del muro. El Arg-e Karim Khan (ciudadela de Karim Khan) permanece intacta hoy en día. Probablemente se construyó en 1.766–67 y se convirtió en la vivienda de los vakils, y más tarde en la de los gobernadores qajars de la ciudad. El Arg tenía cuatro paredes de 12 m de altura conectaban cuatro torres, cada una de 14 m de altura, con todo el complejo con una extensión de 12.800 metros cuadrados.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/arg-e-karim-khan-o-fortaleza-de-karim-khan-en-shiraz.png 750w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/arg-e-karim-khan-o-fortaleza-de-karim-khan-en-shiraz-300x160.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/arg-e-karim-khan-o-fortaleza-de-karim-khan-en-shiraz-100x53.png 100w
Arg-e Karim Khan o fortaleza de Karim Khan en Shiraz construida durante la dinastía Zand. Posiblemente se construyó en 1755-56

El peligro militar latente

El foco de Karim Khan era implementar políticas gubernamentales y humanitarias justas, y su esfuerzo fue realmente notable. Por otro lado, Karim Khan no pudo abordar adecuadamente la alarmante reducción del potencial militar en Irán, tanto en términos cuantitativos y especialmente cualitativos como en las fuerzas periféricas o regionalistas (por ejemplo, el Cáucaso y especialmente Georgia) que se formaron a lo largo de periferia del país. Karim Khan era casi el reverso de Nader Shah: este último puso asuntos militares primero a expensas de la población, mientras que Karim puso los asuntos civiles por delante de los militares.

Mientras Karim Khan restableció una autoridad central coherente, el conflicto interno continuo en Irán debilitó el potencial militar general y la fuerza política de Irán con respecto al entorno de sus vecinos. Las reformas militares que Nader Shah había puesto en marcha no habían mejorado y el núcleo del ejército iraní se había debilitado hasta tal punto que condujo al debilitamiento general de la posición de Irán en la región del golfo Pérsico y la costa sur. Mientras que Karim Khan mostró interés en el ejército de Irán, los peligros de la disparidad militar de Irán frente a los europeos no parece haber preocupado a los líderes zands. Esto se debió principalmente a que no había habido graves enfrentamientos con los europeos que habrían demostrado las debilidades militares de Irán.

En segundo lugar, Irán tenía que centrarse en los graves problemas económicos y políticos internos antes de cualquier problema grave antes que prestar atención a los asuntos militares. El ejército iraní desarrollaría una serie de graves debilidades al final de la dinastía Zand.

El sistema de promoción de Nader Shah había permitido el surgimiento de un cuadro profesional de oficiales, pero este cuerpo se dispersó después de su muerte. La falta de patrocinio estatal para un cuerpo de oficiales profesionales significaba que el riguroso régimen de instrucción diario para infantería, caballería y artillería de la época de Nader decayó. Como resultado, la estricta disciplina y profesionalismo de las formaciones durante la era de Nader Shah fueron erosionados constantemente. La eficiencia militar y los regímenes de instrucción y adiestramiento de una unidad dependía del conocimiento personal y la iniciativa de su comandante. No hubo un sistema de instrucción militar estandarizado o de adiestramiento de ejercicios militares para garantizar una coordinación flexible entre los diversos cuerpos militares. El problema no era simplemente un «problema Zand»; la dispersión de los oficiales de Nader Shah y la pérdida de los regímenes de entrenamiento fue un golpe importante que afectó a todos los elementos armados de Irán en todo el país. Por ejemplo, Mohammed Taqi Saravi, historiador de la era Qajar temprana, notó los métodos anticuados de despliegue de tropas en la batalla entre Mohammed Hassan Khan y Azad Khan Afghan.

Los informes europeos sobre los cañones iraníes en la era Zand fueron consistentemente negativos. Carsten Niebuhr describe la artillería de Zand concluyendo: “desafortunadamente, los artilleros iraníes no están familiarizados con el uso de tales armas. Un ejemplo es el caso del despliegue de uno de estos cañones por Amir Guna Khan en Bandar Rig donde resultó la falta de familiaridad con el uso de tales cañones en la muerte de 50 bashis de Guna Khan en lugar de infligir bajas al enemigo«.

El mencionado conde de Ferrières-Sauveboeuf observó que «… los persas no entendían los medios para desplegar cañones … los cañones en su ejército eran más para prestigio y decoración que una poderosa arma de guerra …«

Estos informes conducen a la conclusión general de que, aunque las fábricas iraníes pudieron producir piezas de artillería, pero la calidad en su producción era inconsistente. Los cañones iraníes eran descritas como «muy mal fabricados«, con partes de su mecanismo de disparo rompiéndose cuando se sacudían en terreno irregular o al impactar con otros objetos pesados. Aún más alarmantes fueron los informes que los cañones iraníes en realidad se romperían después de disparar solo unas pocas rondas en la batalla. Sin embargo, la precisión de estos informes esta seriamente cuestionado.

Nader Shah había introducido una serie de innovaciones ingeniosas que habían dado lugar a dramáticos éxitos del campo de batalla para el ejército iraní, pero durante la era Zand, las doctrinas militares se estancaron, particularmente las técnicas de asedio. El asedio de los zands se basaba en cortar por completo todas entradas y salida de modo que la falta de suministros obligase al enemigo a rendirse, ya que la artillería pesada no estaba disponible en grandes cantidades. Los zands también enfatizaban la importancia de mantener la vigilancia al anochecer y se esforzaban mucho para mantener las zonas de asedio iluminadas mediante dispositivos conocidos como Kasey-e Boshghabi (platos hondos). Estas técnicas eran anticuadas, y el conde de Ferrières-Sauveboeuf señaló que «el trabajo de asedio realizado por el ejército iraní se parecía más a un bloqueo económico que un verdadero asedio militar«.

Una responsabilidad clave era que los iraníes no habían desarrollado doctrinas, como los otomanos y los europeos, para maximizar el uso de cañones durante los asedios. La incapacidad o falta de voluntad de los zands para mantener las reformas de Nader Shah y abordar otros problemas resultaron en una alarmante disminución del desempeño militar general del ejército iraní.

Estos desarrollos fueron particularmente peligrosos para Irán ya que el progreso tecnológico, la creciente prosperidad económica y los desarrollos sociales europeos estaban teniendo un impacto general enorme sobre la eficiencia militar europea. A finales de siglo, la organización militar iraní, la doctrina y el armamento sería superado peligrosamente por los homólogos europeos.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-04-07. Última modificacion 2021-06-29.
Valora esta entrada