Siglo XVIII Imperio persa siglo XVIII Guerra turco-persa (1.741-47)
Guerra turco-persa (1.741-47)

Antecedentes

Nader cambió el sistema de acuñación iraní. Él acuñó monedas de plata, llamadas Naderi, que eran iguales a la rupia de la india. Nader suspendió la política de pagar a los soldados en función de la tenencia de la tierra. Al igual que los difuntos safávidas reasentó tribus. Nader Shah transformó a los Shahsevan, un grupo nómada que vive en Azerbaiyán, en una confederación tribal que defendía a Irán contra los vecinos otomanos y rusos. Además, aumentó el número de soldados bajo su mando y redujo el número de soldados bajo control tribal y provincial. Sus reformas pueden haber fortalecido al país, pero hicieron poco para mejorar la economía en sufrimiento de Irán.

Nader había dejado a su hijo Reza Qoli Mirza como regente de Persia en su ausencia. Reza se había comportado de manera altanera y cruel, pero había mantenido la paz. Habiendo escuchado rumores de que su padre había muerto, se había preparado para asumir la corona. Esto incluía el asesinato del antiguo shah Tahmasp II y de su familia, incluido el shah Abbas III, de nueve años. Al escuchar las noticias, la esposa de Reza, que era la hermana de Tahmasp, se suicidó. Nader no estaba impresionado con el descarrío de su hijo y lo reprendió, pero lo llevó a su expedición para conquistar territorio en Transoxiana. En 1.740 conquistó el khanato de Jiva. Después de someter el khanato de Bujará, Nader quiso que Reza se casara con la hija mayor del Khan porque ella era descendiente de su héroe Gengis Khan, pero se negó rotundamente y Nader se casó con la joven.

Después de la exitosa conclusión de sus campañas en Asia Central, Nader transfirió la capital iraní de Isfahán a Mashad en la provincia de Khorasán, en el noreste de Irán. Fue en esa zona donde el Kelat-e Naderi o Qale Naderi (Fuerte de Nader) fue construido, un lugar donde Nader solía almacenar el amplio stock de saqueo. En realidad, la estructura no era estrictamente un fuerte sino una región montañosa intersectada por barrancos al norte de Mashad. Nader construyó una serie de fuertes poderosos en cada una de las entradas con torres de vigilancia en cada punto crítico y puntos de observación. La construcción de las defensas le llevó cinco años, lo que resultó en una de las fortalezas más formidables de su tiempo en el Irán Oriental y Asia Central. Kelat-e Naderi era capaz de sostener 10.000 soldados con armas y suministros contra posibles asedios a largo plazo. El lugar era especialmente estratégico, ya que proporcionaba una base en el noreste de Irán para la apoyar operaciones en Asia Central y seguiría siendo importante más de 130 años después.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/principales-campanas-de-nader-shah-afshar-1736-47.png 900w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/principales-campanas-de-nader-shah-afshar-1736-47-300x192.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/principales-campanas-de-nader-shah-afshar-1736-47-768x492.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/principales-campanas-de-nader-shah-afshar-1736-47-100x64.png 100w
Principales campañas de Nader Shah Afshar 1736-47

Avance hacia el norte del Cáucaso: batallas en Daguestán

Nader no había olvidado la muerte de su hermano a manos de los lezguinos (habitantes de Laza) en el Cáucaso en 1.738. Tres años más tarde, Nader decidió ingresar al Cáucaso para obligar a los lezguinos a someterse ante su autoridad. También había otra razón para la decisión de Nader de atacar Daguestán, el Imperio otomano había estado sufriendo considerables problemas monetarios y económicos, haciendo que fuesen reacios a atacar directamente a Irán, en cambio, optaron por apoyar a las guerrillas lezgianas del Daguestán contra Nader Shah y sus delegados en el Cáucaso. Entre abril y mayo de 1.741, Nader intentó influir en los lezguinos para que cambiaran su lealtad a Irán. Cuando sus esfuerzos diplomáticos fracasaron, Nader decidió imponer una solución militar a la cuestión de Daguestán.

El ejército iraní salió de Mashad el 14 de marzo de 1.741 y marchó por el sur del Caspio Occidental hacia Azerbaiyán y hacia el Cáucaso. Mientras Nader y su ejército pasaban por los espesos bosques de Mazandarán en el norte de Irán, un hombre armado abrió fuego en un intento de asesinar Nader. Casi de inmediato, Nader sospechó que su hijo primogénito, Reza Qoli, estaba detrás de ese atentado. El agresor, Nik Qadam, fue capturado y llevado ante Nader para ser interrogado. Nader concluyó que Nik Qadam y su hijo estaban de alguna manera conectados y ordenó arrancar los ojos de su hijo.

Desde que Nader asumió el liderazgo de Irán y su ejército, se había vuelto cada vez más paranoico, probablemente debido a la tensión constante del combate sin cesar, rebeliones, y conspiraciones conspiradas contra él. El estado mental de Nader se deterioró aún más con la partida para la peregrinación de su médico, Alavi Khan. El terrible cegamiento de su hijo mayor debió haber tenido un impacto profundamente negativo en el estado mental ya deteriorado de Nader.

Nader y su ejército llegaron a Azerbaiyán en el verano de 1.741 y se detuvieron en Ardabil para reorganizarse y prepararse para el avance hacia el Cáucaso. El ejército, provisto de abundantes suministros, estaba supuestamente compuesto por 150.000 efectivos de todo Irán y del este de Afganistán, así como de hindúes y guerreros uzbekos. Nader cruzó al Cáucaso en agosto de 1.741.

Al parecer los ejércitos de Nader cometieron atrocidades contra la población civil, y los soldados se refugiaron a las montañas de Avaria.

El terrible peligro que se cernía sobre Avaria, reunió a la sociedad Avar. Un importante líder ávaro, Qadi Pir Muhammad, envió un mensaje pidiendo apoyo a todas las sociedades. El líder religioso Ibrahim Haji Andalan Gidatlinsky dos veces antes recurrió al Shah de Persia, tratando de persuadirlo de que no llevara a cabo una guerra innecesaria con los musulmanes de Avaria. Además, Nadir Shah, según la leyenda, se les enviaron cartas y legados de Andalal. Tras el rechazo de Nader, Qadi Pir Muhammad respondió: «Ahora, entre nosotros no puede haber paz. Mientras nuestra mente no se vuelva borrosa, lucharemos y destruiremos al enemigo invasor«.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/reunion-en-andalal-1741--antes-de-la-batalla-con-nadir-shah-1024x568.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/reunion-en-andalal-1741--antes-de-la-batalla-con-nadir-shah-300x166.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/reunion-en-andalal-1741--antes-de-la-batalla-con-nadir-shah-768x426.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/reunion-en-andalal-1741--antes-de-la-batalla-con-nadir-shah-100x55.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/reunion-en-andalal-1741--antes-de-la-batalla-con-nadir-shah.png 1252w
Reunión en Andalal 1741. Antes de la batalla con Nader Shah. Autor M. Shabanov

En septiembre de 1.741 se reunieron fuerzas de los clanes lezginos, tabasaranos, ávaros, cumucos y otros, que se concentraron en Andalal para enfrentarse a los iraníes. hubo una emboscada en la garganta de Aymakinskom. Allí los contingentes bajo Lutf Ali Khan y Haydar-Bek fueron completamente derrotados, los lanzaron piedras desde la montaña. Del destacamento de 4.000 liderado por Haidar Bek solo sobrevivieron 500, y de los 6.000 del destacamento de Lutf Ali Khan, solo sobrevivieron solo 600 personas. Los ganadores obtuvieron muchos trofeos: 19 cañones, mucha munición y todo los bagajes. Después de la derrota el ejército persa se retiró por Kumukh, Khorsekh, Tchyrag, Richa, Kurakh y, finalmente, a Derbent.

Cuando Nader llegó a Daguestán, se encontró con un grupo conciliador de muchos de los khanes locales. Nader aceptó su sumisión con la condición de que los khanes ofrecieran suministros y alimentos para su ejército durante la campaña. Sin embargo, no todos los clanes lezguinos se sometieron, lo que significa que Nader nunca logró afirmar plenamente su autoridad sobre ellos.

Renovación de la guerra con el Imperio otomano

Después de la asamblea de Mughan en marzo de 1.736, cuando Nader se convirtió en Shah, los iraníes habían proporcionado una declaración de cinco puntos, uno de los cuales era que el Sultán reconociera a la secta Jaafari como una de las cinco ramas de la Sunnah en el Islam. El reconocimiento significaba que el Sultán también organizar la provisión de un lugar para los Jaafaris en la Santa Kaaba de La Meca. El Sultán, como líder del Califato y especialmente la Ummah sunnita, rechazaba la propuesta de Nader. Mahmud estaba realmente dispuesto a comprometer algunas de las demandas religiosas de Nader en aras de preservar la paz, pero esto inevitablemente iría en contra de los deseos del Ulema de Estambúl.

Los ulemas probablemente actuarían para deponer al Sultán al menor indicio de que había hecho algún compromiso con los chiítas de Irán contra quienes habían luchado durante siglos. Como Nader amenazó con la guerra si el Imperio otomano no accedía a la demanda Jaafari, la relativa calma que había seguido al último enfrentamiento con los otomanos en el oeste de Irán se iba a destruir una vez más.

Nader se preparó para el nuevo enfrentamiento contra los otomanos desplegando la mayor parte de sus fuerzas a la región de Kermanshah en el oeste de Irán, donde habían construido una fortaleza muy grande como base de suministros y puesto avanzado para las siguientes operaciones. Se dice que el número total de tropas de combate podía haber alcanzado 375.000 efectivos. Fueron desplegados en Leylan y Zohab.

El Imperio otomano declaró la guerra el 30 de abril de 1.742. El alto mando otomano hizo los preparativos para que su ejército atacase tanto al oeste de Irán como al Cáucaso. Estambúl temía que el Imperio ruso también actara contra ellos, lo que explica por qué se envió un ejército otomano a Hotin.

Fuentes francesas contemporáneas sugieren que Nader Shah tenía la intención de infligir una gran derrota a los otomanos y asediar Estambúl.

Tan pronto como el ejército iraní cruzó la frontera el 29 de mayo de 1.743, comenzaron a experimentar el éxito contra las fuerzas otomanas, lo que resulta en la caída de varios puestos y fortalezas avanzadas a lo largo de la frontera occidental. El ejército de Nader capturó a Kirkuk con al menos 300.000 soldados a principios de agosto de 1.743, seguido poco después por Irbil. Sin embargo, el primer golpe más importante fue el avance de Nader hacia Bagdad.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/ciudad-de-bagdad-del-imperio-otomano-en-el-siglo-xviii-1024x528.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/ciudad-de-bagdad-del-imperio-otomano-en-el-siglo-xviii-300x155.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/ciudad-de-bagdad-del-imperio-otomano-en-el-siglo-xviii-768x396.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/ciudad-de-bagdad-del-imperio-otomano-en-el-siglo-xviii-100x52.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/ciudad-de-bagdad-del-imperio-otomano-en-el-siglo-xviii.png 1288w
Ciudad de Bagdad del Imperio otomano en el siglo XVIII. Autor Vander Aa in Leiden

Nader no tenía intención de emplear sus fuerzas en un asedio costoso. En cambio su objetivo era asegurar que la guarnición de Bagdad estuviera contenida decisivamente (o agotada), permitiendo que Nader se centrará en el norte de las llanuras mesopotámicas o en el Kurdistán iraquí.

Después de la caída de Kirkuk, los iraníes se adentraron aún más en el Kurdistán otomano (o iraquí). Nader destacó a 12.000 efectivos para derrotar a los kurdos yezidíes de las montañas de Sinjar, quienes estaban dirigidos por un cacique llamado Yezid. Después de una lucha amarga, la fuerza de Nader ganó la batalla, matando a varios miles de sus oponentes, incluido Yezid. Después de prevalecer en Sinjar, el ejército iraní avanzó hacia la mayor fortaleza otomana en Mosul en septiembre de 1.743.

La ciudad fue rodeada y sitiada la resistencia turca resultó especialmente feroz, lo que resultó en grandes pérdidas iraníes. Hay relatos contradictorios sobre lo que sucedió después. Fuentes otomanas informan que un contraataque decisivo derrotó a las tropas de Nader y rompió el asedio, mientras que fuentes iraníes afirman que el comandante otomano de la guarnición de Mosul, Hussein pachá, envió un grupo de negociación a Nader llevando regalos y aceptando someterse a su autoridad. Sea cual fuere la verdad, lo cierto que Nader no pudo permanecer en un teatro demasiado tiempo ya que la ausencia prolongada fuera de Irán alentaría a los más inquietos a rebelarse. Nader quería ejercer movilidad en una campaña rápida en que podría conquistar la mayor cantidad de territorio posible, y así llevar a los turcos a la mesa de negociación. Esto es consistente con los historiadores iraníes que sostienen que la razón principal por la que Nader estaba ansioso por una resolución rápida, ya que había estallido de rebeliones en el Cáucaso, Asia Central, y en todo Irán.

El primer intento de Nader de tomar Kars, en julio de 1.744, fue rechazado por una vigorosa defensa otomana. Esto fue seguido por un intento contra Ereván, que fue defendido con éxito por el sardar de las tierras otomanas orientales, Yegen Mohammed pachá. Sin embargo, Nader Shah había podido bloquear con éxito la expansión de los otomanos en Azerbaiyán o el Cáucaso desde su base en Kars.

El 14 de junio de 1.745, Nader regresó a Derbent y permaneció allí durante meses antes de partir hacia el sur. Se puso extremadamente enfermo y tuvo que ser llevado en una litera antes de que el ejército se detuviera en Ereván. Los médicos de la corte curaron al Shah para que recuperara la salud.

Nader Shah fue informado de que dos grandes ejércitos otomanos se dirigían hacia el este a sus fronteras. Uno se dirigía a Kars y el otro a Mosul. Nader Shah pasó inmediatamente a la ofensiva y dividió sus fuerzas en dos. Nassrollah Mirza, el hijo de Nader Shah, recibió un gran componente del ejército persa con el objetivo de derrotar a los otomanos que se dirigían a Mosul y el propio Nader se dirigió a Kars.

Batalla de Kars (9-19 de agosto de 1.745)

El ejército de Nader marchó hacia el oeste más allá de Ereván cuando se llegó la noticia de la partida del ejército otomano de Kars bajo el mando de Yegen Mohammed pachá. Nader todavía estaba al oeste y acampó en una colina cerca de Yeghevārd. Esta era la misma colina que Nader había acampado hace unos 10 años cuando aplastó a un ejército otomano en la batalla de Yeghevārd. Yegen pachá avanzó hasta unos 12 kilómetros del ejército persa y ordenó a sus hombres construir un campamento fortificado.

Primer día de batalla 9 de agosto

El 9 de agosto, los otomanos comenzaron a desplegar de forma tradicional unos 40.000 jenízaros en el centro y 100.000 jinetes en las alas, baterías de artillería delante de la infantería. Las fuerzas otomanas habían mejorado mucho en rendimiento gracias a los esfuerzos de Yegen pachá, que había trabajado estrechamente con el aventurero francés Bonneval. Los jenízaros pudieron desplegarse de manera más flexible y coordinada en grupos más pequeños y sus ejercicios de mosquetería y habilidades de artillería habían mejorado considerablemente.

Nader era muy consciente de las habilidades otomanas en armas de fuego. Ordenó que sus tropas simplemente dispararan una descarga de sus mosquetes y luego cargar contra las líneas otomanas con sus shamshirs (alfanjes). Esto anularía la competencia otomana en la mosquetería y obligaría a los otomanos a luchar cuerpo a cuerpo, una habilidad que había sido dejada de lado. Nader contaba con unos 80.000 efectivos, desplegó su infantería en el centro y una pequeña porción de su caballería en las alas, unos 40.000 jinetes de élite del Savaran-e Sepah-e Khorasan los mantuvo como reserva en el campamento. A diferencia de muchas otras batallas que Nader había luchado, no mandó las tropas directamente, sino desde su campamento con mensajeros que llevaban sus órdenes y regresaban con informes del campo de batalla.

La batalla comenzó como había ordenado Nader, la infantería iraní avanzó y la lucha se volvió cuerpo a cuerpo, con la caballería inactiva en los flancos. La lucha de infantería se mantuvo inconclusa, llevando refuerzos constantemente.

A primera hora de la tarde, los mensajeros de Nader llevaron informes del campo de batalla que indicaban que la batalla seguía estancada. Nader decidió ponerse su armadura y montar su caballo para ponerse al frente de los 40.000 jinetes de reserva para cargar contra el flanco derecho otomano.

El salvajismo de la lucha fue tal que dos caballos fueron baleados por debajo de Nader, pero el ejército otomano no pudo soportar el impacto de la carga y se rompió. Un contingente de unos 15.000 efectivos de Anatolia de Asia Menor, huyó para dejar que el resto del ejército otomano se retirara en completo caos y confusión hacía su campamento. El ejército persa se dedicó a perseguirlos hasta el anochecer y luego regresó a su campamento.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/batalla-de-kars-9-de-agosto-de-1745--despliegue-de-fuerzas.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/batalla-de-kars-9-de-agosto-de-1745--despliegue-de-fuerzas-300x219.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/batalla-de-kars-9-de-agosto-de-1745--despliegue-de-fuerzas-768x562.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/batalla-de-kars-9-de-agosto-de-1745--despliegue-de-fuerzas-100x73.png 100w
Batalla de Kars (9 de agosto de 1745). Despliegue de fuerzas

Cerco de los otomanos

Al día siguiente, Nader envió adelante fowj (unidad equivalente a un regimiento) para cortar la línea logística del ejército otomano de regreso a Kars. El ejército persa comenzó a rodear el campo otomano. Se produjeron algunas escaramuzas pero todos los intentos de los turcos por romper el cerco fueron fallidos. Yegen pachá intentó mitigar esto desplegando sus cañones. Se desplegaron las baterías persas y se inició un duelo artillero en el que se disparó contra la artillería otomana con precisión y velocidad.

Muchas de los cañones de Yegen pachá alcanzados y destruidos. Este hecho desmoralizador llevó a los otomanos atrapados dentro del campamento al borde de la rebelión. Una corriente de desertores llegó al campamento persa trayendo noticias del actual alboroto en las fortificaciones turcas. En la oscuridad de la noche, el ejército otomano abandonó silenciosamente sus fortificaciones y marchó hacia el oeste, pero el ejército persa enseguida los persiguió, dándoles alcance y los rodearon nuevamente.

El 19 de agosto llegó una carta a Nader con noticias del resultado de la batalla de Mosul. Nassrollah Mirza había aplastado al ejército otomano enviado por el eyalet de Mosul y solicitaba el permiso del Shah para avanzar más profundamente en la Mesopotamia otomana. Nader Shah ordenó llevar esta carta a Yegen pachá en un intento por convencerlo de la inutilidad de la resistencia. Sin embargo, cuando los enviados persas entraron al campamento, encontraron que los soldados otomanos estaban en una revuelta. No está claro si la rebelión se produjo después de enterarse del suicidio de Yegen pachá o, de hecho fueron ellos los que asesinaron a Yegen pachá en un acto de rebelión. Fowj (regimiento) tras fowj otomano salieron del campamento y huyeron con urgencia. Los soldados otomanos gritaron «¡oh pueblo de Mahoma, huyan, huyan!» porque eran perseguidos despiadadamente por la caballería persa.

Nader permitió que todos los soldados heridos capturados del ejército otomano pudieran regresar a Kars para ser tratados de sus heridas.

Las bajas otomanas se estiman en 35.000 (12.000 muertos, 18.000 heridos y 5.000 capturados), mientras que las bajas persas fueron 8.000.

Batalla de Mosul (agosto de 1.745)

El comandante otomano, Abdulla pachá, llegó al eyalet (provincia) de Mosul, donde se le unieron las fuerzas otomanas locales, así como un importante cuerpo de auxiliares kurdos.

Nassrollah Mirza se dirigió con las fuerzas iraníes y en la batalla contra los otomanos, les infligió una aplastante derrota, no hay detalles de la batalla, pero fue tal que Nassrollah Mirza escribió a su padre, Nader, solicitando permiso para profundizar en territorio otomano.

Consecuencias

El resultado general de ambas victorias obligó a los otomanos a aceptar una negociación en circunstancias desfavorables. Al haber sido destruidos sus dos ejércitos, Estambúl perdió toda posibilidad de ganar influencia militar contra los persas. Los otomanos encontraron algo de consuelo después en las campañas de Hakimoghlu Ali pachá, quien logró limpiar la mayor parte de Anatolia Oriental de las tropas iraníes en noviembre de 1.745. Otras escaramuzas continuaron hasta 1.747, pero Estaba claro que Nader Shah tenía la iniciativa general.

Sin embargo, Nader Shah decidió no lanzar una contra invasión del Imperio otomano. En cambio, buscó una solución diplomática para el cese de las hostilidades. Poco después de un intercambio de diplomáticos, se firmó el tratado de Kerden que puso fin oficialmente a la guerra en 1.746.

Muerte de Nader Shah

Nader Shah había estado disgustado con los oficiales de la guardia real y le había contado a uno de sus comandantes abdalíes que sospechaba que los Guardias de traición. Temiendo la ejecución, Mohammed Qoli Khan, líder de los guardias organizó un complot para asesinar a Nader. A pesar de reunir simpatizantes, solo tres tuvieron la resolución de entrar en las cámaras de Nader Shah en Fathabad, Khorasan, en la noche del 19 de junio de 1.747, donde mataron a Nader con una espada.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/asesinato-de-nader-shah-el-19-de-junio-de-1747.png 421w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/asesinato-de-nader-shah-el-19-de-junio-de-1747-265x300.png 265w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/04/asesinato-de-nader-shah-el-19-de-junio-de-1747-100x113.png 100w
Asesinato de Nader Shah el 19 de junio de 1747. Grabado inglés de Thomas Bankes, Edward Blake, y Alexander.

El asesinato de Nader Shah condujo a la agitación política y el caos, la fragmentación de los militares y el resurgimiento de campañas afganas en los reinos orientales de Irán.

El declive económico de Irán era muy variado y complejo y puede rastrearse desde los últimos días de los safávidas. El genio militar de Nader Shah salvó a Irán de ser dividido por el Imperio ruso y el Imperio otomano, así como de las incursiones de Asia Central y Afganistán. Lamentablemente para Irán, Nader no logró transformar sus éxitos militares en beneficios a largo plazo para el país.

Napoleón Bonaparte tiene fama de haber hecho la siguiente observación del reinado de Nader Shah: «Nader fue un gran guerrero pero carecía de la previsión para pensar en el estado actual y el futuro de su país«.

En comparación con sus predecesores safávidas, el gobierno de Nader fue esencialmente un gobierno, caracterizado por una mentalidad militarista. Solía confiar en una red de espías y hamkalamans (aquellos con la misma mentalidad) para hacer cumplir su autoridad en las provincias. Junto con medidas muy duras condujo a muchas revueltas en los últimos días de su gobierno.

El imperio de Nader fue soldado no solo por conquista sino por la fuerza bruta y la imposición de miedo. Como régimen estrictamente militarista, su imperio estaba condenado a caer, como ocurrió poco después de su muerte. La imposición de medidas punitivas severas para las transgresiones reales o percibidas solo garantizó que la masa de la población se irritara bajo el gobierno de Nader y aprovecharía cada oportunidad para rebelarse.

Él demostró ser capaz de infligir crueldad despiadada a los civiles bajo su gobierno, y aplastó sin remordimiento alguno quien se atreviera a rebelarse contra él. La violencia de Nader finalmente llegó a su propia familia, el cegamiento de su propio hijo sentó las bases para el deterioro mental de Nader.

Se volvió cada vez más paranoico y cruel, y al final de su vida Nader era un personaje muy temido. Su llegada a cualquier ciudad era temida ya que a menudo se dedicaba a tácticas de exhortación, mutilación, y azotes. Sus políticas de deportaciones forzadas y reasentamientos ciertamente no eran deseadas por sus súbditos. Así, hacia el final de su vida, Nader enfrentó rebeliones por todos lados.

Nader tenía poco interés en las artes, la literatura, las ciencias, el aprendizaje o la arquitectura. Estaba mas a gusto en la silla de montar que en la tienda de mando, en movimiento en la batalla y en la guerra. Esto significaba que el sistema económico estaba orientado únicamente al engrase de su máquina militar. Las largas, costosas y sangrientas guerras cobraron un alto precio en las finanzas y los recursos humanos del país. Los ingresos fueron recaudados imponiendo impuestos exorbitantes a una población cada vez más indigente.

Los intentos de Nader de salvar la división sunnita-chiíta entre los turcos otomanos y los iraníes no se pudo lograr, pero los recuerdos de los ataques otomanos a Irán no podían olvidarse tan fácilmente. De haber tenido éxito, tanto los otomanos como los iraníes podrían haberse beneficiado de una alianza contra el creciente poder del Imperio ruso. En cambio, las relaciones otomano-iraníes después de Nader beneficiaron a los rusos, que aprovecharon su animosidad para infligir derrotas a cada uno de ellos durante el siglo XIX. Si bien Nader había rescatado a Irán de cierta fragmentación y absorción, no se habían establecido las bases a nivel social, gubernamental y económico para preparar a Irán para su futuro desafío: el asombroso poder militar, político y económico de las potencias europeas emergentes.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-04-06. Última modificacion 2021-06-29.
Valora esta entrada