Edad Moderna Primera Guerra Civil Inglesa (1642-46) El Ejército Nuevo Modelo

Cargando anuncio...

El ejército inglés al inicio de la Guerra Civil

Cuando el rey carlos alzó su estandarte en Nottinghan, reuniendo a sus seguidores en 1.642, el mando de su ejército estaba dirigido por el conde de Lindsey, un achacoso militar de 69 años. El norte y el oeste de Inglaterra se pusieron de parte del Rey, consiguiendo reunir unos 10.000 efectivos.

Los parlamentarios se congregaron en Northampton, bajo el conde de Essex, siendo apoyados por el sur y el este de Inglaterra. Se vio favorecido porque los centros manufactureros, los puertos y las grandes ciudades apoyaban al Parlamento, por lo que disponía de mayores recursos financieros y sobre todo la marina tanto la mercante como la de guerra. Consiguieron reunir unos 20.000 efectivos.

El pueblo de Inglaterra quedó dividido en tres grupos: los que apoyaban incondicionalmente al Rey, los que apoyaban incondicionalmente al parlamento y los neutrales que no querían intervenir en el conflicto y que eran muy superiores a los otros dos.

Al principio ambos bandos andaban escasos de dinero, y la irregularidad en las pagas produjo indisciplina y deserciones constantes. Faltaban armas y municiones, pero la confianza en la victoria era total. Se organizaron reclutas de hombres y requisas de caballos; luego se autorizó a los oficiales organizar nuevos regimientos, mientras que los existentes se disolvían por falta de efectivos. Más adelante se volvió a las levas forzosas y al al arbitrario decomiso de víveres. Ninguno de los dos ejércitos tenía una fuerza combativa debidamente organizada.

Reclutamiento en Oxford 1.643. 1 escribiente de la compañía; 2 oficial de la Guardia del Rey a pie; 3 tamborilero. Autor Angus McBride

Ambas partes produjeron panfletos de propaganda para alentar a los hombres a que se presentasen voluntarios para servir en sus filas. Esta fue una de las primeras veces en que se hizo, ya que hizo uso del relativamente reciente desarrollo de la imprenta para producir panfletos en masa. Muchos folletos contaban historias exageradas de las atrocidades cometidas por el enemigo.

La llegada de Holanda del príncipe Ruperto acompañado de su joven hermano el príncipe Mauricio, constituyó un verdadero regalo al rey Carlos. Con sus 23 años era todo un veterano de las guerras danesa y alemana. A su llegada Carlos le dio el mando de la caballería realista, independizándole de Lindsey. No dispuso de tiempo para adiestrar a sus hombres, en su mayoría jóvenes tercos caballeros. El maniobrar con ellos manteniendo la cohesión resultaba imposible, así que adoptó las tácticas a la falta de adiestramiento y al exceso de entusiasmo, lanzando frenéticas cargas contra los desconcertados enemigos, causando terror entre sus enemigos.

Los propósitos de cada bando eran muy simples, los parlamentarios mantener Londres a toda costa, mientras que los realistas era capturarlo a toda costa. Los realistas al no poder reunir suficientes efectivos para tomar Londres, esperaba derrotarlos en una batalla campal.

Entrenamiento de mosqueteros realistas en 1.643. Autor Angus McBride

 

Las bandas entrenadas

Las bandas entrenadas eran regimientos de milicias locales organizadas por condados. El sistema fue inaugurado durante el reinado de la reina Isabel I para la defensa del reino. Estaba controlado por los lord-tenientes de los condados que se esperaba que aportaran soldados profesionales para instruir la milicia y enseñarles a usar la pica y el mosquete.

El ser miembro de las bandas entrenadas era obligatoria para los propietarios de viviendas libres, sus cabezas de familia y sus hijos, es decir, hombres que tenían intereses en el país y por lo tanto se esperaba que lo defendieran de una invasión extranjera o una rebelión local. En la práctica, a menudo se enviaban sirvientes y sustitutos contratados para asistir a las sesiones de capacitación, que se realizaban una vez al mes durante el verano.

Además de las bandas entrenadas, otra forma de milicia local era la posse comitatus que podía ser convocada en tiempos de emergencia nacional por el sheriff del condado. El posse comitatus comprendía toda la población masculina capaz del condado entre las edades de 16 y 60 años.

Bandas entrenadas de Londres: 1 portaestandarte; 2 piquero; 3 mosqueteros; 4 alabardero; 5 flautista; 6 tamborilero. Autor Richard Hook

En la ausencia de un ejército regular, las bandas entrenadas fueron las únicas unidades militares permanentes en Inglaterra cuando estallaron las Guerras de los Obispos en 1.639-40 y la Primera Guerra Civil siguió en 1.642. La opinión popular era que las bandas eran ineficientes, mal equipadas y mal disciplinadas. Con algunas excepciones, eso fue generalmente cierto para las compañías provinciales. Las bandas formadas en Londres eran de mejor calidad gracias a las entusiastas sociedades de ciudadanos que se reunían regularmente durante la década de 1.630 para practicar su ejercicio, contratando soldados expertos para instruirlos. En 1.642, el Consejo Común aumentó los cuatro regimientos de las bandas de Londres en 40 compañías de 200 hombres cada una, organizadas en 6 regimientos y se distinguían por sus colores: rojo, blanco, amarillo, verde, azul y naranja.

Inicialmente, ambas partes se vieron obligadas a confiar en las bandas entrenadas. Muchas de las primeras acciones de la Primera Guerra Civil giraron en torno a los intentos de apoderarse de los almacenes del condado donde se almacenaban sus armas. El rey Carlos simplemente desarmó las bandas entrenadas de Nottinghamshire, Leicestershire y Derbyshire y usó sus armas para armar regimientos de voluntarios. Un problema importante era su falta de voluntad para luchar lejos de sus territorios de origen. Las bandas formadas en Cornualles que lucharon por el monárquico Ralph Hopton en 1.643 se mostraron reacias a cruzar la frontera hacia el Devon. Incluso los regimientos londinenses del Parlamento desertaron de su comandante y marcharon a su patria durante el ataque de Waller contra Basing House en noviembre de 1.643. Ambas partes pronto prefirieron a los soldados voluntarios y usaron la prisión cuando el entusiasmo inicial por la guerra comenzaba a disminuir.

Bandas entrenadas de Westminster en Basing House 1.643. Autor Angus McBride

Las milicias locales continuaron entrenando a lo largo de las siguientes guerras civiles. Fueron movilizados durante la invasión de Engager en 1.648 y nuevamente cuando Carlos II condujo al ejército escocés-realista a Inglaterra en 1.651. En la batalla de Worcester, las bandas Essex se distinguieron por asaltar y capturar la fortaleza de Fort Royal, y luego girar los cañones realista en la ciudad de Worcester.

La guerra se convirtió en una carrera para controlar los territorios para poder reclutar soldados y obtener recursos. Ambos bandos sufrieron la inapetencia de las milicias de servir más allá de sus distritos. Los parlamentarios dividieron su ejército en asociaciones denominadas Norte, Sur, Este y Oeste.

 

 

Ironsides

Oliver Cromwell era capitán del 67 tropa (escuadrón) de caballería, encuadrado en el ejército del conde de Essex, hizo campaña en 1.642, pero llegó demasiado tarde para la batalla de Edgehill. Durante el invierno regresó a Anglia del Este, se dio cuente de que debía contar con elementos disciplinados en su unidad, tanto oficiales como soldados, por lo que buscó hombres religiosos puritanos como él, y en marzo fue ascendido a Coronel, consiguiendo reclutar 5 tropas (escuadrones).

Cromwell notó que la caballería del príncipe Ruperto no era muy disciplinada. Después de la cargua contra el enemigo, iban en busca de objetivos individuales. En el primer gran enfrentamiento de la guerra civil en la batalla de Edgehill, la mayoría de los jinetes del príncipe Ruperto no regresaron al campo de batalla hasta más de una hora después de la carga inicial. En ese momento los caballos estaban tan cansados que no pudieron montar otro ataque contra los cabezas redondas. Cromwell pensó que con una caballería bien instruida y disciplinada podía derrotar a la caballería realista.

En 1.643 suprimieron los levantamientos realistas locales y tomaron sus bastiones, luego participaron en ganar una serie de pequeñas batallas de caballería en Grantham, Gainsborough y Winceby, junto a las fuerzas de Willoughby, Meldrum y más tarde Sir Tom Fairfax y el conde de Manchester. Para septiembre de 1643, el regimiento se había expandido a 10 tropas (escuadrones) y alcanzado unos 2.000 efectivos. Cierto cronista relataba “el coronel cromwell dispone de 2.000 hombres valerosos y bien disciplinados; nadie profiere juramentos y si lo hacen han de pagar 12 peniques; a los borrachos se les pone en el cepo o se les imponen castigos aún peores; si alguien llama a su colega cabeza redonda, se le degrada. Como consecuencia las gentes de los lugares por donde pasa, los acogen con júbilo y se muestran prestas a unirse a ellos. ¿Qué distinto sería si todas las fuerzas estuvieran tan disciplinadas como estas!”.

Ironsides de Cromwell. Autor Peter Dennis

A comienzos de 1.644, Cromwell fue ascendido a teniente general de caballería en el ejército de la Asociación Oriental del conde de Manchester y amplió el regimiento a 14 tropas (cuando un regimiento normal solo disponía de 6). En esta etapa no solo era uno de los regimientos de caballería parlamentarios más grandes, sino también uno de los más exitosos, permaneciendo invicto en la batalla. Cromwell llevó la caballería del ejército de Manchester a Lincoln, luego al sitio de York, donde estaba a cargo de la fuerza de caballería que protegía a los sitiadores de la caballería del Norte.

En la batalla de Marston Moor, el 2 de julio de 1.644, Cromwell lideró el ala izquierda, incluido su propio regimiento, que venció a la derecha realista que mandaba John Byron después de una lucha épica. Cabe destacar que Cromwell logró mantener su ala de caballo bajo control después de esta victoria inicial, en lugar de dejarlos perseguir al enemigo derrotado. Esto le permitió vencer a la reserva de caballo del príncipe Ruperto. El apodo Ironsides aparentemente fue otorgado al regimiento por el príncipe Ruperto, en reconocimiento a la fortaleza de su enemigo. La disciplina del regimiento y el ala de caballería de Cromwell ganó efectivamente la batalla y le dio al Parlamento el control del norte.

Aunque la palabra “ironside” sugiere hombres fuertemente armados, las tropas de Cromwell estaban equipadas con el estilo de caballería común en aquellos tiempos, denominado el arcabuz y las pistolas, con protección solo de los petos y espaldares, una manopla de hierro para sujetar las riendas y un yelmo de tres barras (una protegía la nariz y las otras dos la mejillas). Parece que presentaron una apariencia uniforme que contrastaba con la caballería realista, que se hizo cada vez más individual durante la guerra por falta de equipamiento o por elección personal. Como armamento llevaban la carabina (mosquete corto para caballería) y pistolas, ambos de llave de rueda; como arma secundaria la espada o un martillo de guerra.

Jinete ironside. Armamento: 1 jinete; 2 espada papenheimer holandesa; 3 espada de práctica holandesa; 4 espada mortuoria; 5 espada de cesta; 6 colgador; 7 espada; 8 martillo de guerra; 9 yelmo holandes (1640-70); 10 yelmo holandés reverso; 11 yelmo de tres barras procedente de un sallet; 12 pistola de rueda; 13 pistola de chispa; 14 y 15 carabinas; 16 y 17 colgadores de carabinas. Autor Graham Turner

El adiestramiento se hizo más intensivo, no esperaban la carga realista como se había hecho en ocasiones anteriores, sino que se instruyeron para cargar sin perder la cohesión, a parte de la instrucción en el manejo de la carabina y las pistolas, se dio gran importancia al empleo de la espada, tal y como hacían los realistas.

Jinete ironside adiestrándose con la espada. En el centro desenvainando; a la izquierda atacando a un enemigo delante, a la derecha atacando a un enemigo detrás. Autor Graham Turner

Como puritanos, los ironsides a menudo atribuyen su gloria en la batalla a Dios. Sus creencias religiosas se extendieron al campo donde se adherían a estrictos códigos éticos. En cuartos, no bebían ni jugaban. No participaron en el botín de guerra tradicional y no violaron ni saquearon oponentes derrotados (aunque su celo religioso a veces los llevó a ser despiadados con los enemigos católicos).

 

 

Creación del Ejército Nuevo Modelo

El Ejército Nuevo Modelo se formó como resultado de la insatisfacción entre los parlamentarios con la conducción de la Primera Guerra Civil Inglesa en 1.644. Aunque los parlamentarios tenían una clara ventaja en recursos financieros y personal sobre los realistas, la mayoría de sus fuerzas eran levantadas por asociaciones locales de los condados. y rara vez se pueden usar lejos de sus hogares. Ya el 2 de julio de ese año, William Waller descubrió que sus unidades con sede en Londres se negaban a realizar campañas más allá, y escribió: “Un ejército compuesto de estos hombres nunca cumplirá con su servicio, y hasta que se tenga un ejército simplemente tuyo que puedas mandar, es imposible hacer algo de importancia“.

También hubo una disensión creciente entre los generales del Parlamento en este campo. El parlamento sospechaba que muchos de sus oficiales superiores, que eran principalmente presbiterianos, eran partidarios de firmar la paz con el rey Carlos, y como resultado conducían operaciones a medias. El conde de Manchester era uno de los miembros prominentes que favorecía la paz, pero su teniente general, Oliver Cromwell, abogó firmemente por la guerra hasta el final.

Manchester y Cromwell se enfrentaron públicamente sobre ese tema varias veces. El comandante superior del Parlamento, el conde de Essex, también era sospechoso de falta de determinación y estaba en malas condiciones con sus subordinados. Las tensiones entre los generales parlamentarios se convirtieron en una amarga discusión público después de la Segunda Batalla de Newbury. Algunos de ellos creían que el ejército del rey Carlos había escapado al cerco después de la batalla por inacción de parte de algunos comandantes.

El 19 de noviembre de 1.644, la Asociación Parlamentaria de condados del este anunció que ya no podían hacer frente al costo del mantenimiento de sus fuerzas, que en esos momentos proporcionaba la mitad de la fuerza de campo disponible para el Parlamento. En respuesta, el Parlamento dirigió el Comité de los Dos Reinos, el organismo similar al gabinete que supervisaba la conducción de la guerra (y que incluía varios oficiales experimentados), para revisar el estado de todas las fuerzas del Parlamento. El 19 de diciembre, la Cámara de los Comunes aprobó la ordenanza de Abnegación, que impedía que los miembros de la Cámara de los Lores y los Comunes tuvieran cargos militares. Originalmente un asunto separado del establecimiento del Ejército Nuevo Modelo, pronto se vinculó íntimamente con él. Una vez que la ordenanza de abnegación se convirtió en ley, los condes de Manchester y Essex, y otros miembros presbiterianos del parlamento y sus pares, fueron retirados del mando en el campo.

El 6 de enero de 1.645, el Comité de Ambos Reinos estableció el Ejército Nuevo Modelo, nombrando a Thomas Fairfax como su capitán general (general en jefe) y Philip Skippon como sargento mayor general de la infantería. La ordenanza de Abnegación tomó tiempo para pasar la Cámara de los Lores, pero entró en vigor el 3 de abril de 1.645, casi al mismo tiempo que el Ejército Nuevo Modelo primero salió al campo. Aunque Oliver Cromwell (que era el miembro del parlamento por Cambridge) entregó el mando de la caballería del ejército cuando se promulgó la ordenanza, Fairfax solicitó sus servicios cuando otro oficial (el coronel Bartholomew Vermuyden) deseaba el cargo. Cromwell fue comisionado coronel del antiguo regimiento de caballería de Vermuyden, y fue nombrado teniente general del caballería en junio. Cromwell y su yerno Henry Ireton (el comisario general del ejército del Ejército Nuevo Modelo, o el segundo al mando de la caballería) fueron dos de las únicas cuatro excepciones a la ordenanza de Abnegación, los otros dos eran comandantes locales en Cheshire y el norte de Gales. Se les permitió servir bajo una serie de comisiones temporales de tres meses que se extendieron continuamente.

El Parlamento decretó la consolidación de la mayoría de sus fuerzas fuera del Ejército Nuevo Modelo en otros dos ejércitos reclutados localmente, los de la Asociación del Norte bajo Sydenham Poyntz y la Asociación Occidental bajo Edward Massey. Tenían la intención de reducir las guarniciones realistas que quedaban en sus áreas y evitar las incursiones realistas. Algunos de sus regimientos fueron reorganizados e incorporados al Ejército Nuevo Modelo durante y después de la Segunda Guerra Civil Inglesa.

 

 

Establecimiento y carácter temprano

El Ejército Nuevo Modelo consistía sobre el papel de 22.000 soldados, comprendiendo 11 regimientos de caballería de 600 hombres cada uno para un total de 6.600 jinetes, 12 regimientos de infantería cada uno de 1.200 hombres con un total de 14.400 infantes y un regimiento de 1.200 dragones. Las unidades de los ejércitos parlamentarios existentes del conde de Essex, la Asociación del Sur bajo William Waller y la Asociación del Este bajo el conde de Manchester se reasignaron para proporcionar regimientos para el nuevo ejército. Aunque los regimientos de caballería ya se habían fortalecido y no había escasez de voluntarios, los regimientos de soldados de infantería necesitaron 7.000 refuerzos para alcanzar su máxima capacidad. Los hombres fueron atraidos desde las áreas controladas por el Parlamento en el sur y el este para proporcionar los reclutas necesarios, pero muchos de ellos pronto desertaron y el ejército todavía tenía un déficit de 4.000 hombres.

Un “catecismo del soldado” estableció nuevas regulaciones y procedimientos de reclutamiento. La paga diaria estándar era de 8 peniques para la infantería y de 2 chelines para la caballería. La administración del ejército estaba más centralizada, con una mejor provisión de alimentos, ropa y otros suministros adecuados. Los soldados de caballería (a menudo reclutados entre los campesinos más acomodados) tenían que proveer sus propios caballos.

Los fundadores pretendían que el dominio en lugar de la posición social o la riqueza debería determinar el liderazgo y las promociones dentro del Ejército. Muchos oficiales (a menudo caballeros aficionados) de las unidades existentes se fusionaron en regimientos del Ejército Nuevo Modelo se convirtieron en excedentes de la organización y fueron dados de baja. Tales reformados se manifestaron varias veces en Londres mientras buscaban compensación o alivio.

Muchos cabos y sargentos, particularmente en el ejército del conde de Essex, no pudieron encontrar puestos en los regimientos fusionados, pero fueron persuadidos de servir como soldados ordinarios. Los relatos contemporáneos informan que eso se debió al éxito popular de Philip Skippon al exhortarlos a quedarse, pero los historiadores han sugerido que las razones eran económicas: los ex-suboficiales no creían que podían encontrar trabajo fuera del ejército.

Ejército Nuevo Modelo 1.645. 1 dragón; 2 oficial de caballería; 3 jinete del regimiento Popham; 4 oficial superior: 5 Thomas Fairfax; 6 mayor John Desborouh. Autor Chris Warner

Un observador, Samuel Luke, que fue uno de los oficiales dados de baja del ejército del conde de Essex, escribió el 9 de junio de 1.645 que el Ejército era “los cuerpos más bravos de hombres, jinetes y cañones que el más común de los soldados había visto en su vida vida“. Sin embargo, más tarde se quejó de que muchos soldados estaban borrachos, y que muchos oficiales eran difíciles de distinguir de los soldados ordinarios.

Cromwell aceptó solo soldados y, especialmente, oficiales dedicados a los ideales protestantes, como él. Anteriormente, durante la Primera Guerra Civil (en septiembre de 1.643), le había escrito a William Spring diciendo que “prefería tener un capitán sencillo, de pelo rojizo, que supiera por lo que luchaba y amaba, que lo que tú llamas un caballero y no es nada más“. Durante la formación del ejército, algunos presbiterianos lo consideraron un semillero de independentistas, una situación potencialmente peligrosa dado que el acuerdo del Parlamento con los covenantes escoceses estipulaban que el presbiterianismo sería la iglesia establecida en Inglaterra. Varios prominentes oficiales presbiterianos, principalmente soldados profesionales escoceses expatriados, se negaron a servir en el Ejército Nuevo Modelo por motivos religiosos. Dos de los primeros coroneles nombrados en el ejército (Edward Montagu y John Pickering) eran conocidos extremistas independentistas. Pickering incluso predicó sermones a sus tropas, por lo que Fairfax lo reprendió.

El conde de Essex presentó una moción en la Cámara de los Lores para evitar que Montagu y Pickering, y 40 capitanes que según los informes eran de la misma opinión, realizaran comisiones, pero después de una votación empatada, la moción no fue aprobada en la Cámara de los Comunes y se les permitió servir.

Ejercito Nuevo Modelo partiendo al frente 1.645. Autor Steve Noon

 

Caballería

Las tropas de élite del Nuevo Ejército fueron sus regimientos de caballería. Estaban armados y equipados en el estilo conocido en su momento como arcabuceros a caballo, en lugar de como coraceros fuertemente armados. Llevaban un yelmo Llevaban una coraza por adelante y por atrás (peto y espaldar) sobre un abrigo o casaca de piel de ante, que a su vez protegía contra los cortes con espadas, y normalmente un yelmo tipo “cola de langosta” o tipo zischagge, ambos con una visera móvil de tres barras, también llevaban un guantelete para sujetar las bridas en la mano izquierda . Las mangas de los abrigos amarillos a menudo estaban decoradas con tiras de trenza, que pueden haber sido dispuestas en un patrón de regimiento. Botas de montar de cuero “con doblete” daban cierta protección a las piernas.

Ejército Nuevo Modelo 1.645. Caballería: 1alferez realista caído; 2 oficial; 3 trouper (jinete). Autor Angus McBride

Como se ha dicho se crearon 11 regimientos de caballería de 600 hombres cada uno para un total de 6.600 jinetes. Los regimientos que se crearon, procedían 5 del ejército de la Asociación del Este (que lleavaban el nombre de sus coroneles: Thomas Fairfax que fue parte de los Ironsides, Edward Whalley que fue parte de los Ironsides, Charles Fleetwood, Nathaniel Rich, y Bartholomew Vermuyden); 3 del ejército del conde de Essex (Richard Graves, Robert Pye, y Thomas Sheffield); 2 del ejército de la Asociación del Oeste (John Butler, y Henry Ireton); y uno de nueva creación el del coronel Edward Rossiter.

Los regimientos se organizaron en 6 tropas, cada una de 100 soldados más oficiales, suboficiales y especialistas (bateristas, herradores, etc.), lo normal es que cada tropa tuviera entre 60 y 80 efectivos. Cada tropa tenía su propio color (bandera) de 61 cm de lado. En el campo de batalla, un regimiento normalmente se formaba como dos grupos de tres tropas, uno mandado por el coronel jefe del regimiento, y el otro por el teniente coronel. El regimiento de Cromwell llamado los Ironsides (costillas de hierro) por el príncipe Ruperto de Rin, no porque estuvieran fuertemente protegidos, sino por su habilidad de atravesar las fuerzas adversarias, disponía de 14 tropas, y se desdoblo en los regimientos de Fairfax y Walley.

Su disciplina era marcadamente superior a la de sus homólogos realistas. Cromwell prohibió específicamente a sus hombres que galoparan tras un enemigo que huía, pero exigió que mantuvieran el campo de batalla. Esto significaba que la caballería del Ejército Nuevo Modelo podía cargar, romper una fuerza enemiga, reagruparse y cargar nuevamente en otro objetivo. Por otro lado, cuando era necesario perseguirlo, lo hacían implacablemente, sin romper filas para saquear el equipaje abandonado del enemigo como lo hacía a menudo la caballería realista.

 

 

Dragones

El Ejército Nuevo Modelo contenía un regimiento de dragones, de 12 compañías, cada una de 100 hombres, bajo el mando del coronel John Okey. Los dragones eran infantería montada y vestían el mismo uniforme que los mosqueteros, aunque probablemente usaban fuertes polainas de tela para proteger las piernas mientras montaban. Estaban armados con mosquetes “snaphaunces” de llave chispa en lugar de los mosquetes de llave de mecha llevados por la infantería.

En el campo de batalla, su función principal era eliminar a los mosqueteros enemigos del frente de la posición principal. En la batalla de Naseby, fueron utilizados para flanquear a la caballería enemiga.

Ejército Nuevo Modelo 1.645. Dragones del coronel Okey. 1 oficial; 2 dragón montado; 3 dragón desmontado. Autor Angus McBride

También fueron útiles para patrullar y explorar. En los asedios, a menudo se utilizaban para penetrar por las brechas usando su mosquete de chispa y granadas. A los componentes del grupo de asalto llamado los sin esperanza (forlorn hope) a veces se les ofrecían pagos en efectivo, ya que era un trabajo muy arriesgado. Una vez que los forlorn hope establecía un punto de apoyo en la posición enemiga, la infantería los seguía con sus más incómodas picas y mosquetes.

En 1.650, los dragones de Okey se convirtieron en un regimiento de caballería. Parece que después de esa fecha, las compañías no regimentales de dragones reclutados en la milicia y otras fuentes se unieron a los regimientos de caballería y de pie según fuera necesario. Este fue el caso en la batalla de Dunbar el 3 de septiembre de 1.650.

Ejército Nuevo Modelo 1645. Dragones en acción. Autor Peter Dennis

 

 

Infantería

La Infantería del Ejército Nuevo Modelo disponía de 12 regimientos de infantería cada uno de 1.200 hombres con un total de 14.400 infantes. Procedían 6 del ejército del conde de Essex (Thomas Fairfax, Philip Skippon, Richard Fortescue, Edward Harley, Richard Ingoldsby, y Walter Lloyd), 4 del ejército de la Asociación del Este (Robert Hammond, Edward Montagu, John Pickering, y Thomas Rainsborough) y e del ejército de la Asociación del Oeste (Hardress Waller, y Ralph Weldon).

Cada regimientos se componía de 10 compañías, en las que los mosqueteros y los piqueros se mezclaban, al menos durante la marcha. Siete compañías de cien soldados, además de oficiales, especialistas, etc., y estaban mandadas por capitanes, mientras que las tres compañías restantes estaban nominalmente mandadas por el coronel del regimiento (200 soldados), por el teniente coronel (160 soldados) y por el mayor (comandante) (140 soldados). Era muy díficil encontrar un regimiento de infantería al completo, lo normal era que tuviera de 500 a 700 efectivos, aunque algunos solo alcanzaron los 300. Las compañías se fueron unificando poco a poco y durante la Restauración tenían 100 efectivos, con lo que el regimiento tenía nominalmente 1.000 hombres.

Ejército Nuevo modelo 1.645. Abanderado y detrás los piqueros formados.

Los regimientos de infantería fueron provistos de abrigos rojos. Se eligió el rojo porque los uniformes se compraron competitivamente del mejor postor, y el rojo veneciano era el tinte menos costoso. Los utilizados por los diversos regimientos se distinguían por revestimientos de diferentes colores, que se mostraban en el cuello y los extremos de las mangas, y generalmente coincidían con los colores de las banderas (colores) del regimiento y de la compañía. Con el tiempo, se convirtieron en el color oficial. En algunas ocasiones, los regimientos fueron referidos, por ejemplo, como el regimiento “azul” o el regimiento “blanco” por los colores que llevaban, aunque en la correspondencia formal fueron referidos por el nombre de su coronel. Cada compañía tenía su propia bandera de 180 cm de lado. La bandera de la compañía del coronel era clara, el teniente coronel tenía una cruz de San Jorge en la esquina superior más cercana al asta, el mayor tenía una “llama” saliendo de la cruz, redondeles o cruces para indicar su antigüedad.

La compañía era una organización meramente administrativa, a para la formación táctica, el regimiento formaba en tres grupos o escuadrillas, con una profundidad de 6 filas, cada grupo o escuadrilla estaba formado por un centro de piqueros y los mosqueteros a los flancos. Las banderas del regimiento eran situadas en el grupo de piqueros.

La proporción era de dos mosqueteros por cada piquero, aunque las representaciones de batallas nos muestran igualdad en número. En el campo de batalla, los mosqueteros carecían de protección contra la caballería enemiga, y los dos tipos de soldados apoyaban mutuamente. Para la mayoría del trabajo de asedio, o para cualquier acción en un país boscoso o áspero, los mosqueteros era generalmente más útiles y versátiles. Los mosqueteros solían ser separados de sus regimientos para tareas particulares.

Ejército Nuevo modelo 1.645. Infantería. Desplegaban con seis filas de fondo, con los piqueros en el centro y los mosqueteros a los flancos, detrás de los piqueros las banderas, el uniforme era de color rojo por ser el más barato. Autor Peter Dennis

Los piqueros se consideraban mas honorables que los mosqueteros, cuando estaban completamente equipados, llevaban un yelmo tipo morrión y el tipo Monmouth, espaldar y pectoral sobre un abrigo o una casaca de ante, y a menudo también perneras para proteger la parte superior de las piernas. Como armamento llevaban una pica de unos 4 metros y una espada. El piquero fuertemente protegido usualmente dictaba la velocidad del movimiento del ejército. Con frecuencia se les ordenaba descartar las perneras, y se disciplinaba a los soldados individuales para acortar la longitud del asta de las picas, sobre todo durante los asedios. Se recomendó a los oficiales superiores que hicieran marchar a los hombres con pesadas cargas en marchas regulares. En la lucha irregular en Irlanda, el Ejército Nuevo Modelo abandonó temporalmente la pica. En la batalla, se suponía que los piqueros proyectaban un frente sólido de puntas de lanza, para proteger a los mosqueteros de la caballería mientras recargaban. También lideraban el avance de la infantería contra las unidades enemigas del infantería, cuando llegaban a distancia de pica.

Los mosqueteros no llevaban armadura ni yelmo, al menos al final de la Guerra Civil, aunque alguno llevara yelmos de hierro al principio. Llevaban una bandolera de la que se colgaban doce contenedores de madera, cada uno con bola de plomo y una carga de pólvora para sus mosquetes. Estos contenedores eran conocidos como los “Doce Apóstoles” al igual que en otros ejércitos de la época. Según una fuente, llevaban 1 libra de pólvora fina, para el disparo, a 2 libras de plomo y 2 libras de pólvora común, para carga de proyección, y 3 libras de plomo. Normalmente se desplegaban en seis filas de profundidad, y se suponía que debían mantener un fuego constante por medio de la contramarcha, ya sea por introducción por la cual la fila trasera avanzaba a al frente para disparar una andanada, o por retroducción donde la primera fila disparaba una andanada y luego se replegaba detrás de la última fila, para recargar, de tal manera que cuando se replegaban los de delante ya estaba en condiciones de disparo. A corta distancia, a menudo no había tiempo para que los mosqueteros volvieran a cargar, y usaban sus mosquetes como mazas golpeando con la culata.

Las espadas eran de calidad inferior y se arruinaban por el uso para cortar leña y otros menesteres, las bayonetas no se introdujeron en los ejércitos europeos hasta la década de 1.660, por lo que no formaban parte del equipo de un mosquetero.

Ejército Nuevo Modelo 1.645. Piqueros, las primeras filas estaban completamente (piqueros húmedos), las posteriores podía estar menos protegidos (piqueros secos). Autor Giuseppe Ravate

 

Artillería

El establecimiento de la artillería del Nuevo Ejército Modelo varió con el tiempo, y la artillería se administraba por separado de la caballería y de la infantería. En la formación del Ejército, Thomas Hammond (hermano del coronel Robert Hammond, que comandaba un regimiento de infantería) fue nombrado teniente general de la artillería y de zapadores. Gran parte de la artillería parlamentaria había sido capturada por los realistas tras la batalla de Naseby y en el asalto a Bristol.

En en un principio solo contaban con 56 piezas de diversos calibres, y fue creciendo en tamaño a mediada que fueron adquiriendo más piezas por compra a tomadas al enemigo.

El establecimiento del Ejército Nuevo Modelo también incluía al menos dos compañías de mosqueteros con llave de rueda, que usaban “casacas leonadas” en lugar de rojos, mandada inicialmente por el comandante John Desborough, eran utilizados para proteger las armas y las carretas de municiones, ya que era obviamente no era deseable tener soldados armados con mechas encendidas cerca de los barriles de pólvora. El tren de artillería también tenía una compañía de zapadores para facilitar las vías.

Ejército Nuevo modelo 1.645. Tripulación de un cañón: 1 artillero; 2 apuntador; 3 baquetero; 4 mosquetero. El cañón tiene un diamétro de 7 inchas (178 mm), dispara balas de 40 libras (18,15 kgm) y tenía un alcance de 1.700 yardas (1.550 metros). Autor Chris Warner

La artillería se usó principalmente en los asedios, donde su función consistía en abrir brechas en fortificaciones para que la infantería atacara. Cromwell y los otros comandantes del ejército no habían sido entrenados en la guerra de asedio y generalmente intentaron tomar ciudades fortificadas por asalto en lugar de pasar por el complejo y lento proceso de construir terraplenes y zanjas a su alrededor para acercar las baterías de cañones a las murallas para golpearlo en la rendición.

El ejército generalmente se desempeñó bien cuando asaltó fortificaciones, por ejemplo en el asedio de Drogheda, pero pagó un alto precio a Clonmel cuando Cromwell les ordenó atacar una brecha bien defendida.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-08-16. Última modificacion 2018-08-17.