Edad Moderna Primera Guerra Civil Inglesa (1642-46) Operaciones en Escocia 1645

Batalla de Inverlochy (2 de febrero de 1.645)

A fines de noviembre de 1.644, Alasdair MacColla se reincorporó al marqués de Montrose en Blair Atholl. MacColla había reclutado hasta 1.000 miembros de los clanes de MacDonalds, MacLeans y Camerons en el oeste de las Tierras Altas y estaba ansioso por atacar a los Campbell. Como diputado del Rey, Montrose se mostró reacio a involucrarse en venganzas entre los clanes de las Tierras Altas, pero MacColla lo persuadió a emprender una audaz incursión en el territorio Campbell contra el castillo de Inverary, el bastión del marqués de Argyll. Aprovechando las inusuales condiciones climáticas que dejaron abiertas las montañas, las fuerzas combinadas de Montrose y MacColla marcharon hacia Argyllshire para quemar y saquear Inverary durante varias semanas durante diciembre de 1.644 y enero de 1.645. Aunque no se pudo tomar el castillo, la ciudad de Inverary fue capturada y Campbells la pasó sin piedad por la espada.

A fines de enero de 1.645, Montrose y MacColla habían avanzado al norte hasta Kilcumin (actual Fort Augustus) en Inverness-shire, donde descubrieron que los covenantes estaban reuniendo sus fuerzas contra ellos: lord Seaforth con 5.000 hombres bloquearon su ruta al norte mientras que hacia el sur el marqués de Argyll y los Campbell, reforzados por tropas del ejército de lord Leven en Inglaterra, estaban en Inverlochy con la intención de vengarse.

Montrose y MacColla decidieron retroceder para atacar al marqués de Argyll. El 31 de enero de 1.645, condujeron a sus 1.500 hombres en una audaz marcha de envolvimiento sobre las montañas. Los montañeses e irlandeses recorrieron 50 kms de terreno montañoso extremadamente accidentado en menos de 36 horas para descender sobre los Campbell en Inverlochy, al pie de Ben Nevis, durante la madrugada del 2 de febrero.

Batalla de Invercochy 2 de febrero de 1.645. Movimientos previos.  Fuente  www.bcw-project.org

Montrose desplegó sus 600 highlanders en el centro con los irlandeses en los flancos: Alasdair MacColla (400) a la derecha, el regimiento de Laghtnan (200) y Manus O’Cahan con su regimiento (200) a la izquierda. El regimiento de MacDonnel y la tropa (50 jinetes) de Thomas Ogilvy se mantuvieron en reserva.

El marqués de Argyll, que sufría de un hombro dislocado, se había retirado a su galera Loch Linnhe, dejando a Duncan Campbell de Auchinbreck al mando del ejército de unos 1.900 hombres. Auchinbreck formó sus fuerzas frente al castillo de Inverlochy. En el centro había 1.000 reclutados de Campbell y los 500 hombres del propio regimiento del marqués, que habían sido retirados de Irlanda. Los regulares del ejército covenante fueron colocados en cada ala bajo el mando del teniente coronel Roughe del regimiento del conde de Tullibarne (200) y el teniente coronel Cockburn del regimiento del conde de Moray (200).

Batalla de Invercochy 2 de febrero de 1.645. Despliegue de fuerzas y desarrollo

Montrose atacó al amanecer, antes de que Auchinbreck pudiera evaluar la posición a la luz del día, con una carga rápida y feroz. Bajo el fuego de los covenantes en los flancos, los irlandeses que avanzaban mantuvieron su propio fuego hasta que estuvieron casi en contacto con el enemigo. Después de lanzar una única descarga devastadora, los irlandeses arrojaron sus mosquetes y cargaron con espadas y puñales. Los covenantes se rompieron y corrieron. Mientras tanto, los montañeses se enfrentaron violentamente con los Campbell en el centro. La caballería de Ogilvy trabajó para envolver a los Campbell y bloquear su retirada al castillo. Atacados por todos lados, los Campbell fueron masacrados por sus enemigos acérrimos de los clanes de las Tierras Altas. Cientos de Campbell fueron muertoss, incluido Auchinbreck que fue decapitado personalmente por Alasdair MacColla. El poder de los Campbell en las Tierras Altas fue destrozado. Tras presenciar la matanza de sus hombres del clan, el marqués de Argyll escapó de la escena en su galera y huyó a Edimburgo.

La victoria en la batalla de Inverlochy impulsó la reputación de Montrose en las Tierras Altas y proporcionó un gran número de reclutas. También se le unió George, lord Gordon, hijo del marqués de Huntly, quien llevó consigo su regimiento regular de caballos, que en combinación con la tropa de Ogilvy le dio a Montrose una fuerza efectiva de caballería por primera vez. El propio marqués de Huntly, sin embargo, seguía celoso de la creciente reputación de Montrose y lo consideraba un renegado porque había apoyado a los covenantes durante las Guerras de los Obispos.

Operaciones en Escocia 1.645 durante la Primera Guerra Civil

 

Batalla de Auldearn (9 de mayo de 1.645)

Después de su victoria sobre el marqués de Argyll y el clan Campbell en la batalla de Inverlochy, el marqués de Montrose marchó hacia el noreste de Escocia para reunir apoyos para el Rey. A fines de marzo de 1.645, pudo desplegar un ejército de más de 3.000 hombres. Se le unieron no solo los highlanders, sino también los lowlanders, especialmente el regimiento Strathbogie reclutado en las tierras del marqués de Huntly en Aberdeenshire. Las compañías irlandesas llevadas a Escocia por Alasdair MacColla, que eran el núcleo del ejército de Montrose, constituían menos de un tercio de su fuerza total. También tenía una fuerza considerable de caballería después de la deserción de lord Gordon y su regimiento de caballería de los covenantes.

En respuesta a la amenaza planteada por Montrose, una fuerza covenante bajo el mando del general Baillie fue destacada del ejército de lord Leven en Inglaterra y enviada de regreso a Escocia. Durante el mes de marzo de 1.645, Baillie y Montrose maniobraron en las estribaciones de las montañas Grampian, cada uno tratando de obtener una ventaja sobre el otro antes de comprometerse en la batalla.

El 4 de abril, Montrose se abalanzó sobre Dundee. Los realistas entraron por una brecha en las murallas de la ciudad, derrotaron a la milicia local y se pusieron a saquear el burgo. Sin embargo, alertado de la incursión realista, Baillie marchó desde Perth. Según la leyenda, los realistas se vieron obligados a batirse en apresurada retirada a través de la puerta oriental de Dundee cuando los covenantes entraban desde el oeste. Montrose maniobró hábilmente para escapar de sus perseguidores y se retiró a las Tierras Altas.

Batalla de Auldearn 9 de mayo de 1.645. Movimientos previos.  Fuente  www.bcw-project.org

Cubriendo las rutas hacia el sur para evitar que Montrose amenazara a Edimburgo, Baillie envió a su segundo al mando, el mayor general Hurry, al noreste con dos regimientos de infantería y un destacamento de caballería para devastar las tierras de los realistas de Gordon. Cuando Montrose reunió sus fuerzas y marchó hacia el norte para apoyar a los Gordon, Hurry se retiró hacia Inverness, atrayendo a Montrose a un territorio hostil y obteniendo refuerzos de las tropas locales reclutadas por lairds covenantes. Mientras tanto, Baillie avanzaba desde el sur, quemando y saqueando territorio realista mientras avanzaba, con la intención de atrapar a Montrose entre los dos ejércitos covenantee.

El 8 de mayo de 1.645, el ejército de Montrose acampó alrededor de la aldea de Auldearn cerca de Nairn. La propia Auldearn fue ocupada por algunos irlandeses, los montañeses de la guardia personal de Alasdair MacColla y por el regimiento de William Gordon reclutado en Moneymore. El resto del ejército realista estaba disperso en una amplia zona al este, buscando refugio de las fuertes lluvias en las casas y graneros.

El mayor general Hurry hizo una rápida marcha nocturna con la intención de atrapar a Montrose en un ataque sorpresa el 9 de mayo. En este momento, la fuerza de Hurry comprendía alrededor de 3.000 infantes y 300 jinetes. Sus dos regimientos de infantería regulares (el de Lothian y el del lord Canciller) se habían unido al regimiento del conde de Findlater y dos más de la guarnición de Inverness, el de Campbell de Lawers y el de laird de Buchanan. Los condes de Seaforth y Sutherland habían reclutado cada uno un regimiento en las Tierras Altas, a los que se unieron varias compañías locales apresuradamente reunidas.
Fue una suerte para los realistas que los soldados de Hurry dispararan sus mosquetes para limpiar el polvo húmedo mientras se acercaban a Auldearn a lo largo del camino de Inverness, alertando así a los centinelas de su aproximación. Alasdair MacColla reunió rápidamente a todos los hombres que pudo encontrar en Auldearn y avanzó para ocupar Garlic Hill, una colina baja aproximadamente a 0,6 kms al suroeste de la aldea, desde donde podía ver al ejército Covenante mientras se desplegaba. Aunque superado en número, MacColla se preparó para detener el avance de los covenantes mientras Montrose reunía al resto del ejército realista disperso.

Batalla de Auldearn 9 de mayo de 1.645. Despliegue inicial y fases de la batalla

En la etapa inicial de la batalla, la posición de MacColla en Garlic Hill fue atacada por el veterano regimiento de infantería de Mungo Campbell de Lawers, que recientemente había sido retirado del servicio en Irlanda, con dos tropas de caballería en apoyo. Se desarrolló un intenso tiroteo, durante el cual los hombres de MacColla fueron expulsados de la colina y regresaron a la aldea de Auldearn, donde tomaron nuevas posiciones defensivas entre los edificios y las casas de campo.

Batalla de Auldearn 1.645. Primer ataque Campbell de Lawers al poblado de Auldearn. Fuente Royal Mail Stamps

Los covenantes se reagruparon y Lawers presionó su ataque, solo para empantanarse en un terreno pantanoso al pie de la pendiente de la aldea. Mientras tanto, el regimiento de Moneymore tomó una fuerte posición defensiva en Castle Hill en el extremo norte de la aldea y mantuvo un mortal fuego de enfilada contra el flanco izquierdo de los covenantes que avanzaban. A medida que el impulso del ataque covenante se rompía, MacColla lideró un contraataque desde la aldea. Esto ha sido tradicionalmente representado como una salvaje carga de las Tierras Altas que falló porque era prematura y desorganizada, pero es más probable que haya sido un avance táctico disciplinado que inicialmente forzó al regimiento de Lawers a retirarse a Garlic Hill.

Batalla de Auldearn 9 de mayo de 1.645. Contraataque del regimiento de Strathbogie. 1 piqueros; 2 tamborilero marcando el avance; 3 la bandera o color; 4 teniente coronel John Gorden de Littlemill. Autor Gerry Embleton

Sin embargo, los de Lawer se reagruparon una vez más y lideraron un segundo ataque con dos regimientos de infantería apoyados por jinetes y arqueros highlanders de lord Seaforth. Incapaz de contener su avance, MacColla volvió a retroceder a la aldea. Los covenantes presionaron su ataque y lograron abrirse camino hacia Auldearn, donde una feroz lucha cuerpo a cuerpo estalló entre las casas mientras los hombres de MacColla luchaban por mantener el puesto.

Batalla de Auldearn 9 de mayo de 1.645. Segundo ataque de Campbell de Lawers al poblado de Auldearn. 1 poblado de Aulsearn; 2 terreno pantanoso; 3 highlanders e irlandeses mercenarios; 4 mosqueteros; 5 Mungo Campbel que murió en la batalla. Autor Gerry Embleton

 

Batalla de Auldearn 9 de mayo de 1.645. Lucha casa por casa. Autor Angus McBride

Mientras tanto, Montrose y sus oficiales habían reunido a la mayor parte de la fuerza realista principal detrás de la aldea, al parecer sin ser detectados por el mayor general Hurry, cuya atención se centró en la lucha por Auldearn. Montrose dividió su caballería en dos alas separadas y envió una ala alrededor del extremo norte del pueblo y la otra alrededor del sur. Lord Aboyne lideró la primera carga desde el sur contra el flanco derecho de los covenantes que avanzaban hacia la aldea. Una tropa de covenante había sido apostada para cubrir el flanco pero, sorprendidos por el ataque sorpresa de Aboyne, su comandante el mayor Drummond ordenó a sus hombres que giraran en la dirección equivocada, lo que los colisionó con la infantería covenante. Mientras los soldados de Aboyne surcaban las desordenadas filas, Lawers interrumpió el ataque a Auldearn y comenzó a retroceder hacia Garlic Hill. Mientras lo hacía, la caballería de lord Gordon apareció al norte detrás de Castle Hill y se lanzó contra el ala izquierda de los covenantes para completar la derrota de la brigada de Lawers.

Con el ataque a Auldearn roto por el caballo Gordon, la etapa final de la batalla fue una feroz lucha en Garlic Hill mientras la infantería realista se lanzaba hacia delante en un avance general. Las unidades regulares covenantes restantes se vieron constantemente abrumadas en fuertes combates cuerpo a cuerpo. Al caer la tarde, estaban en completa retirada. El mayor general Hurry y los restos de su ejército finalmente cruzaron el río Nairn y escaparon a la seguridad de Inverness.

 

 

Batalla de Alford (2 de julio de 1.645)

Aunque había derrotado a un ejército covenante en la batalla de Auldearn, el marqués de Montrose tuvo que vencer a la fuerza principal del general Baillie antes de que pudiera trasladarse a las Tierras Altas hacia el centro de Escocia. Alasdair MacColla regresó al oeste de Escocia para obtener refuerzos, mientras que Montrose y Baillie pasaron varias semanas maniobrando a través de Moray y Aberdeenshire tratando de obtener una ventaja táctica.

Los dos ejércitos finalmente se encontraron a principios de julio de 1.645 en Alford, a unos 30 kms al oeste de Aberdeen. Mientras Baillie se acercaba desde el norte, Montrose tomó una posición fuerte en Gallows Hill con vistas a un vado a través del rápido río Don. Puso a la mayoría de sus tropas en la ladera opuesta de la colina fuera de la vista con una pequeña fuerza en la cresta para alentar a Baillie a avanzar. Como Montrose esperaba, Baillie pensó que las tropas realistas se estaban retirando y envió a su caballería a cruzar el vado para flanquearlos. Tan pronto como la mayor parte de la caballería covenanter cruzó la tierra pantanosa en el lado sur del río, Montrose ordenó a todo su ejército avanzar hasta la cima de la colina. Incapaz de retirarse con seguridad, Baillie se vio obligado a desplegarse cerca del Don en un área de terreno pantanoso, utilizando setos y zanjas húmedas para fortalecer su posición. Ambos lados se formaron en formación estándar, con dos alas de caballería e infantería en el centro.

El ejército covenante comprendía seis regimientos de infantería regulares (Cassillis, Elcho, Lanark, Moray, Glencairn, Callendar) y un séptimo regimiento de Aberdeenshire, un total de alrededor de 2.400 hombres. En las alas desplegaron la caballería covenante, lord Balcarres mandaba el ala izquierdo con 300 jinetes y James Halkett en el ala derecha con otros 300 jinetes. Montrose tenía aproximadamente el mismo número de infantes pero tan solo solo 300 jinetes. La caballería de lord Gordon fue colocada en el ala derecha realista y la de lord Aboyne en la izquierda, con compañías irlandesas de infantería de apoyo. En el centro estaban el regimiento Strathbogie, el coronel Farquarson del regimiento de Inverary, los highlanders de MacDonald y las compañías irlandesas de Manus O’Cahan. Una pequeña reserva bajo el mando de lord Napier fue colocada en la retaguardia.

Batalla de Alford 1.645. Despliegue de fuerzas

Baillie era reacio a avanzar contra la fuerte posición realista de Gallows Hill. La batalla comenzó cuando lord Gordon cargó colina abajo contra la caballería de lord Balcarres, que eran veteranos de la batalla de Marston Moor. En la primera lucha significativa de caballería en las guerras civiles en Escocia, Balcarres mantuvo su posición contra los realistas y casi logró expulsarlos hasta que el teniente coronel Laghtnan dirigió a los irlandeses de apoyo en una intervención decisiva. Lanzando sus picas y mosquetes, se metieron entre la formación Covenanter y usaron espadas y dagas para desjarretar a sus caballos. El pánico se apoderó rápidamente, y los soldados sobrevivientes de Balcarres rompieron la formación y huyeron.

Batalla de Alford 2 de julio de 1.645. Carga de lord Gordon. 1 Lord Gordon en el ala derecha; 2 regimiento del conde Valcarres; 3 ambas partes optaron por el choque en vez de recargar sus pistolas; 4 William Forbes de Craigievar se une a la carga; 5 los mercenarios irlandeses dejan sus picas y se unen a la lucha. Autor Gerry Embleton

En el ala opuesta, la caballería de lord Aboyne y James Halkett estaban involucrados en un intercambio ineficaz de fuego de pistola y mosquetes. Lord Gordon condujo a su caballería a la retaguardia del ejército Covenanter para caer sobre los soldados de Halkett por retaguardia. La caballería covenante fue rápidamente derrotada, pero lord Gordon fue muerto durante la confusa lucha. Según la tradición, una bala perdida disparada por uno de sus hombres le alcanzó la espalda.

Batalla de Alford 1.645. Enfrentamiento de caballerías. Fuente Royal Mail Stamps

La derrota de la caballería covenante en ambos flancos pronto llevó al colapso de la infantería en el centro. Habiendo permanecido firme en el tiroteo contra la infantería realista, los covenantes fueron abrumados y derrotados cuando fueron atacados por el flanco y la retaguardia por la caballería realista. Los covenantes que huían fueron cortados mientras trataban de escapar de vuelta por el vado.

El general Baillie ofreció su renuncia después de la derrota en la batalla de Alford y el Parlamento decidió retirar al general de división Monro del Ulster para mandar a todas las fuerzas en Escocia. Sin embargo, Baillie se vio obligado a continuar su mando hasta la llegada de Monro. Mientras tanto, una delegación del Comité de Estados, incluido el marqués de Argyll, lord Balfour de Burleigh y varios clérigos importantes, acompañaron a Baillie en una campaña para ofrecerle consejos sobre estrategia y táctica.

 

 

Batalla de Kilsyth (16 de agosto de 1.645)

Cuando Alasdair MacColla se reincorporó al marqués de Montrose con 1.400 hombres de clanes reclutados en las Tierras Altas Occidentales y 200 hombres de Atholl liderados por Patrick Graham de Inchbrackie, Montrose pudo formar el ejército más grande que había mandado. Con la incorporación de los montañeses, la infantería realista alcanzaba unos 3.000 hombres, incluido el regimiento Strathbogie, los regimientos de James Farquharson de Inverey, de William Gordon de Moneymore, la guardia de de MacColla y los irlandeses supervivientes que acompañaron a MacColla a Escocia el año anterior. Montrose también disponía de unos 500 jinetes, con regimientos liderados por lord Aboyne, por el coronel Nathaniel Gordonc, y por lord Airlie, y dos compañías de dragones. Después de buscar suministros en el noreste, el ejército realista avanzó hacia el sur hacia Perth y estableció una base en Dunkeld.

El parlamento escocés, expulsado de Edimburgo por un virulento brote de peste marchó a Stirling y luego a Perth, y resolvió concentrar todas las fuerzas disponibles contra Montrose. Se recaudaron nuevos impuestos en Fife, las fronteras y el sudoeste de Escocia. El ejército local pronto superó en número a las fuerzas de Montrose, pero los reclutas no estaban entrenados y eran poco disciplinados. A principios de agosto de 1.645, Montrose marchó de Dunkeld para cruzar el río Forth y adentrarse en las colinas al sur de Stirling.

Batalla de Kilsyth 16 de agosto de 1.645. Movimientos previos.  Fuente  www.bcw-project.org

Con los realistas ahora amenazando las Tierras Bajas, el comité covenante ordenó una persecución inmediata. El principal ejército de covenante estaba mandado por el general William Baillie, a la espera de la llegada del general Monro desde Irlanda, que debía reemplazarlo. Baillie tenía cuatro regimientos de infantería regulares (del marqués de Argyll, de lord Crawford-Lindsey, de Robert Home y del conde de Lauderdale) y un regimiento compuesto bajo el coronel Kennedy formado por veteranos sobrevivientes de varios regimientos que habían luchado en Auldearn y Alford. Otros tres regimientos de reclutas inexpertos de Fife elevaron el número total de infantería a 3.500 hombres. Los dos regimientos de caballería de Baillie estaban mandados por lord Balcarres y el coronel Barclay.

Montrose sabía que el conde de Lanark estaba reuniendo refuerzos covenantes alrededor de Glasgow y el sudoeste, por lo que se volvió para desafiar a Baillie antes de que los dos ejércitos pudieran unir fuerzas. Los realistas se detuvieron cerca de la aldea de Kilsyth, entre Glasgow y Stirling, en una gran pradera que daba a la carretera de Glasgow. Montrose intentó emboscar al ejército covenante, pero Baillie retiró sus fuerzas de la carretera. Ocultos por una contrapendiente, los covenantes golpearon hacia el norte a través de las colinas hacia el terreno elevado de las crestas Auchinrivoch por encima de la posición de Montrose. La línea de marcha de Baillie rebasó a los realistas, pero el terreno accidentado le impidió explotar su ventaja con un ataque inmediato.

Batalla de Kilsyth 16 de agosto de 1.645. Despliegue inicial y desarrollo

Baillie ordenó al comandante Haldane que se apresurara delante de la columna principal con un batallón de mosqueteros para asegurar el terreno elevado antes de que los realistas pudieran disputarlo. Sin embargo, el destacamento de Haldane se involucró en una escaramuza con una compañía de highlanders de Maclean que ocupaba algunos edificios y recintos agrícolas. La escaramuza escaló cuando Alasdair MacColla se movió para apoyar a los Maclean con un contingente de highlanders de MacDonald, deteniendo al destacamento covenante. Aunque Baillie ordenó al regimiento del coronel Home que avanzara hacia el objetivo original, Home aparentemente se sintió obligado a recurrir a la ayuda de Haldane. Baillie luchó por volver a desplegar sus fuerzas en el orden de batalla a medida que las fuerzas de ambos bandos avanzaban poco a poco en la lucha alrededor de los edificios de la granja.

Mientras tanto, lord Balcarres condujo su regimiento de caballería hacia el norte en un intento de ganar terreno y flanqueó a la derecha realista. A pesar de ser superado en número, el capitán-ayudante Gordon condujo su tropa de caballería en una carga que paralizó brevemente el avance de Balcarres. Se desarrolló una lucha feroz, pero el peso de la superioridad numérica pronto comenzó a notarse, y la tropa de Gordon corría el peligro de quedar rodeada y abrumada. Lord Aboyne vio el peligro de Gordon desde el extremo opuesto de la línea realista y cargó con su guardia personal toda la longitud del campo de batalla bajo fuego de los mosqueteros covenantes para reforzarlo. Sin embargo, los soldados de Balcarres se mantuvieron firmes y forzaron a Aboyne a regresar. El avance de covenante finalmente se detuvo cuando Montrose ordenó a Nathaniel Gordon y lord Airlie que contraatacaran con el cuerpo principal del caballería realista. Exhausta y en inferioridad numérica, la caballería de Balcarres fue arrojada de nuevo desde el terreno elevado que habían ganado.

La derrota de la caballería de Balcarres expuso el flanco derecho de la infantería covenante al ataque de la victoriosa caballería realista y animó a los montañeses de MacColla a renovar su ataque frontal. Bajo presión extrema, los regimientos covenantes regulares comenzaron a retirarse. Los inexpertos reclutas de Fifeshire, que habían quedado en reserva, huyeron presas del pánico al colapsarse la línea covenante. Los esfuerzos de Baillie para reunir a sus hombres fueron en vano y finalmente se retiró con sus oficiales a Stirling. La mayoría de los regulares covenantes escaparon del campo de batalla en buen orden, pero los reclutas en pánico fueron perseguidos durante kilómetros por los highlanders y cientos fueron muertos sin piedad.

Batalla de Kilshyth 1.645. Los highlanders realistas derrotando al ejército covenente en las laderas del valle Auchin. Fuente Royal Mail Stamps

Después de la derrota en la batalla de Kilsyth, el Comité de Estados huyó a través de la frontera a Berwick. El conde de Lanark abandonó sus nuevos reclutas y se unió a ellos allí. El general Baillie no pudo reunir a los sobrevivientes de la batalla. Sin ejército covenante para oponerse a él, Montrose era el amo de Escocia. Marchó triunfalmente a Glasgow el 18 de agosto de 1.645. Incapaz de avanzar a Edimburgo debido a la peste en la ciudad, emitió una proclama en Glasgow para convocar un nuevo parlamento en nombre del Rey, que se celebró en octubre.

Sin embargo, el control de Montrose era simplemente un espejismo. Por un lado, su ejército comenzaba a desintegrarse porque sus habitantes de las Tierras Altas estaban interesados en el saqueo en lugar de en la consolidación y en ganar “corazones y mentes“. En segundo lugar, su éxito había logrado el objetivo original del Rey de obligar al ejército escocés en Inglaterra a ser llamado.

 

 

Batalla de Philiphaugh (13 de septiembre de 1.645)

Cuando el triunfante marqués de Montrose ocupó Glasgow en agosto de 1.645 después de su cadena de espectaculares victorias contra los covenantes, parecía que había recuperado Escocia por la causa del Rey. Los líderes covenantes huyeron a Inglaterra. Se convocó una reunión del Parlamento escocés para octubre y los miembros de la nobleza escocesa declararon su apoyo a Montrose. Sin embargo, su poder en Escocia demostró ser ilusorio. Se desconfiaba de él en las Tierras Bajas por su dependencia de los salvajes highlanders y de los irlandeses católicos; las atrocidades perpetradas en Aberdeen el año anterior no habían sido olvidadas. Montrose intentó imponer disciplina militar a los montañeses. Les prohibió que saquearan Glasgow y los trasladó a un campamento en Bothwell. Algunos empezaron a merodear, muchos desertaron. Cuando Alasdair MacColla se fue para continuar la guerra entre clanes contra los Campbell en el oeste de Escocia, el último de los highlanders se marchó con él. Lord Aboyne se fue con su caballería cuando Montrose nombró al conde de Crawford su general de caballería.

Aunque abandonado por muchos de sus antiguos compañeros, Montrose todavía estaba decidido a marchar a Inglaterra para unir sus fuerzas con el rey Carlos. A principios de septiembre de 1.645, avanzó a Jedburgh, cerca de la frontera inglesa, acompañado de unoes 500 infantes irlandeses y 120 jinetes de los regimientos de Nathaniel Gordon y lord Airlie. Esperaba reclutar otro ejército en las fronteras. A él se unió el marqués de Douglas con 1.000 jinetes, pero no tenían entrenamiento ni experiencia. Las tropas prometidas por los condes de Roxburgh, Home y Traquair no se materializaron.

Batalla de Philiphaugh 13 de septiembre de 1.645. Movimientos previos.  Fuente  www.bcw-project.org

En Jedburgh, Montrose recibió la alarmante noticia de que elgeneral David Leslie había cruzado la frontera en Berwick el 6 de septiembre con al menos cuatro regimientos de infantería y seis regimientos de caballería y dragones del ejército del conde de Leven en Inglaterra. Con una fuerza covenante amenazando su retaguardia, Montrose abandonó su marcha hacia Inglaterra y giró hacia el noroeste, con la intención de escapar a las colinas y llevar a Leslie a la batalla en sus propios términos. Mientras tanto, Leslie avanzó hacia Edimburgo con la intención de asegurar la ciudad. En Gladsmuir el 11 de septiembre, se enteró de que Montrose estaba en las cercanías de Jedburgh y giró hacia el sur para interceptarlo, dejando atrás a la mayoría de su infantería para avanzar lo más rápido posible. La fuerza de Leslie comprendía alrededor de 3.000 jinetes, 400 dragones y 700 soldados de infantería montados.

Sin apercibirse del rápido acercamiento de Leslie, Montrose y la mayoría de sus oficiales fueron acuartelados en Selkirk la noche del 12 de septiembre. Su caballería acampó al oeste del burgo en la plana pradera de Philiphaugh, mientras que la infantería irlandesa ocupaba un bosque cercano. Los covenantes atacaron desde una densa niebla otoñal en la mañana del 13 de septiembre, tomando por sorpresa a los realistas. Según la leyenda, Montrose estaba desayunando en Selkirk cuando su jefe de exploradores irrumpió para advertirle de que un ataque era inminente. Montrose corrió hacia Philiphaugh, donde encontró a su caballería en desorden, con la mayoría de sus oficiales todavía en Selkirk. A pesar de la confusión, los coroneles Laghtnan y O’Cahan lograron desplegar a la mayoría de la infantería irlandesa en posiciones defensivas entre los setos y zanjas, con Philhope Burn en su flanco izquierdo y la veteranía de Nathaniel Gordon cubriendo la derecha.

Con una gran superioridad numérica, el general Leslie podía permitirse dividir sus fuerzas. Un destacamento bajo el mando del teniente coronel Agnew del regimiento lord Kirkcudbright fue enviado a asegurar Selkirk, donde los oficiales monárquicos que aún no habían salido del burgo fueron tomados prisioneros. Leslie condujo al resto de sus hombres alrededor de Linglie Hill en un asalto directo a la posición realista.

A medida que se acercaban los covenantes, Nathaniel Gordon avanzó con su caballería para enfrentarse a los hostigadores de Leslie, pero fue rápidamente rechazado. Las limitaciones del terreno significaba que Leslie solo podía enviar un regimiento hacia delante a la vez, y el primer ataque de covenante fue rechazado. Sin embargo, un contraataque realista también fue rechazado. Aunque Montrose y el conde de Crawford habían logrado formar una segunda línea con los reclutas desorganizados, Leslie concentró su ataque en la infantería irlandesa, encabezando una carga desesperada al frente de su propio regimiento.

La caballería covenante rompió la línea irlandesa justo cuando el destacamento del teniente coronel Agnew llegó desde Selkirk y se unió a la batalla con un ataque contra la caballería realista restante. Atacado por todos lados por un número abrumador, la posición realista se desplomó. Mientras la caballería huía, alrededor de 100 irlandeses se unieron e hicieron una parada en Philiphaugh Farm. Después de un tiroteo feroz, se rindieron en la promesa de cuartel. Sin embargo, cuando la lucha terminó, Leslie anunció que el cuartel solo se había otorgado a los oficiales. El resto de los prisioneros fueron asesinados a sangre fría, y todos los seguidores del campamento que pudieron ser encontrados fueron asesinados. Los coroneles Thomas Laghtnan y Manus O’Cahan fueron ahorcados en Edimburgo.

Batalla de Philiphaugh 1.645. Los irlandeses presentan la última resistencia en la granja Philiphaugh. Fuente Royal Mail Stamps

Montrose escapó del campo de batalla y reunió a los sobrevivientes en Peebles al día siguiente. La mayoría de su caballería y alrededor de 250 de la infantería irlandesa habían escapado. Montrose se mantuvo en libertad en Escocia por un año más. Aunque esperaba obtener más apoyo en las Tierras Altas, su primera derrota fue decisiva. No pudo volver a representar una amenaza seria para los covenantes. El poderoso marqués de Huntly tardíamente levantó el clan Gordon contra los covenantes pero se negó a cooperar con Montrose, por lo que su intervención fue ineficaz. Montrose amenazó Inverness durante la primavera de 1.646, pero las fuerzas de covenantes bajo el mando del general John Middleton, lo obligaron a regresar a las montañas. Después de la rendición del rey Carlos en Inglaterra, Montrose recibió órdenes de disolver las fuerzas restantes. Negoció los términos de la rendición con Middleton en julio de 1.646 y se embarcó en el exilio en Noruega el 3 de septiembre.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-08-17. Última modificacion 2018-08-19.