Edad Moderna Primera Guerra Civil Inglesa (1642-46) Final de la guerra 1646

Campaña en el Sur

Conquista de Torrington (20 de octubre de 1.645)

Durante los últimos meses de 1.645, el general Fairfax y el Ejército Nuevo Modelo avanzaron lentamente hacia el sudoeste de Inglaterra. El príncipe de Gales, general en jefe del ejército realista de Occidente, se había retirado a Exeter después de la derrota de lord Goring en la batalla de Langport en julio. Cuando Fairfax comenzó su avance hacia Devon en octubre de 1.645, el Príncipe se trasladó al oeste de Truro, en el leal condado de Cornualles, donde el Consejo del Príncipe luchaba para mantener unido al desmoralizado ejército occidental. A principios de noviembre, lord Goering abandonó al Príncipe y huyó a Francia.

A mediados de octubre, Fairfax avanzó a Tiverton y rápidamente invadió la ciudad. La guarnición realista de 250 hombres se refugió en el castillo. Los cañones de asedio parlamentarios procedieron a bombardear el castillo hasta que, el 20 de octubre, un disparo afortunado rompió las cadenas que sostenían el puente levadizo y la guarnición se rindió rápidamente. Con las fuerzas bloqueando el bastión realista de Exeter, el ejército de Fairfax acuartelado alrededor de Tiverton y Crediton. El teniente general Cromwell llegó de su campaña en el sur de Inglaterra el 24 de octubre para devolver al ejército su máxima capacidad.

Conquista de Torrington 20 de octubre de 1.645. parlamentarios asaltan la ciudad después de que un disparo fortuito rompiera las cadenas del puente levadizo. Autor Paul Emile Leon Perboyre.

 

 

Batalla de Bovey Tracey, (enero de 1.646)

Después de la partida de lord Goring en noviembre de 1.645, el príncipe Carlos nombró a lord Wentworth comandante del ejército realista occidental.

Mientras el príncipe permanecía cerca de la frontera con Cornualles, Wentworth acuarteló su caballería durante el invierno alrededor de Bovey Tracey, a 23 kms al sudoeste de Exeter. Los realistas construyeron terraplenes para proteger su campamento en Bovey Heath, al sur de la ciudad.

Primera Guerra Civil Inglesa. Evolución de la contienda

A principios de enero de 1.646, los parlamentarios comenzaron la campaña final contra los realistas occidentales. En la tarde del 9 de enero, el general Cromwell encabezó un ataque sorpresa contra el campamento de Wentworth. Los parlamentarios llegaron a Bovey Tracey desde el norte. Al no encontrar oposición, atravesaron la ciudad y capturaron a un grupo de oficiales y soldados que se encontraban fuera de servicio y relajándose. Al caer la noche, Cromwell atacó el campamento principal. Los realistas no estaban preparados y opusieron una resistencia simbólica, pero sus terraplenes defensivos no cubrieron el ataque a la ciudad y se vieron rápidamente abrumados. Un gran número fueron muertos o hechos prisioneros, el resto se retiró a Tavistock.

Batalla de Bovey Heath 9 de enero de 1.646

La derrota de la caballería de Wentworth no dejó fuerzas realistas en las cercanías de Exeter. Sin embargo, en lugar de acercarse a la ciudad de inmediato, el general Fairfax aprovechó la oportunidad para avanzar más hacia el oeste en dirección a Plymouth, que había sido un bastión parlamentario desde el comienzo de la guerra y estaba regularmente bajo amenaza. Cuando los realistas abandonaron el asedio de Plymouth el 12 de enero, Fairfax se volvió hacia Exeter. El 18 de enero, Fairfax asaltó y capturó Dartmouth y sus puestos avanzados circundantes. La rendición del castillo de Powderham el 26 de enero completó el cerco de Exeter.

 

 

Batalla de Torrington, (16 de febrero de 1.646)

Después de la derrota de lord Wentworth en la batalla de Bovey Tracey, el príncipe de Gales nombró a lord Hopton comandante del ejército realista occidental y relegó a Wentworth a general jefe de la caballería. Richard Grenville fue nombrado mayor general de infantería pero Grenville, que una vez había comandado todo el ejército occidental del Rey, se negó a reconocer la autoridad de Hopton. Hopton ordenó el arresto de Grenville por insubordinación y fue encarcelado en el monte de San Michael hasta el final de la guerra.

El ejército occidental podría reunir solo 2.000 infantes de Cornualles y 3.000 jinetes mal disciplinados de Wentworth. A principios de febrero de 1.646, Hopton avanzó hacia el norte de Devon en un intento de sacar al Ejército Nuevo Modelo del asedio de Exeter. Ocupó Torrington el 10 de febrero y tomó una posición defensiva, construyendo una fortificación de movimientos de tierra alrededor de la ciudad y bloqueando las vías de acceso. El general Fairfax se enteró de la maniobra y marchó con 10.000 hombres hacia Torrington, dejando a Hardress Waller para cubrir el asedio de Exeter.

Los parlamentarios se acercaron a Torrington desde el este durante la noche del 16 de febrero de 1.646. Un cuerpo de dragones realistas apostados en el parque Stevenstone fue rechazado por la avanzada de Fairfax y hubo enfrentamientos al este de Torrington cuando jinetes e infantes monárquicos acudieron para apoyar la retirada de los dragones. Con una fuerte lluvia cayendo y empezando a oscurecer, Fairfax decidió esperar hasta la mañana siguiente para reconocer las defensas realistas antes de atacar. Sin embargo, cuando el general Cromwell llegó para inspeccionar los puestos avanzados parlamentarios, escuchó ruidos en la ciudad que sugerían que los realistas estaban intentando moverse. Cromwell envió una patrulla de dragones para probar las defensas. Fueron atacados por las barricadas realistas y se desarrolló un tiroteo general a medida que se ordenaban más tropas en apoyo. Fairfax decidió lanzar un ataque inmediato sin esperar la luz del día.

La lucha en las barricadas duró dos horas con el empuje de las picas y los culatazos de los mosquetes. Finalmente, la infantería de Cornualles se vio abrumada y se retiró a Torrington, perseguida por los parlamentarios. La caballería realista, mandada por el general John Digby, contraatacó y continuó la amarga lucha en las calles de Torrington. A medida que avanzaba la batalla, una chispa perdida encendió el almacén de pólvora de los realistas situado en la iglesia de Torrington. Ochenta barriles de pólvora explotaron, derribando el techo de la iglesia y matando a muchos soldados realistas y prisioneros parlamentarios en la iglesia y sus alrededores. Los escombros cayeron muy cerca del general Fairfax. La explosión terminó la batalla. En la confusión resultante, lord Hopton y los restos del ejército occidental realista se retiraron de Torrington y escaparon a Cornualles.

Unos días después de la batalla de Torrington, Fairfax reanudó su implacable avance hacia el oeste, ocupando Launceston en Cornualles el 25 de febrero. A principios de marzo de 1.646, el príncipe de Gales y sus principales asesores escaparon de Falmouth y navegaron hacia las Islas de Scilly, perseguidos por buques de guerra parlamentarios. Lord Hopton se rindió ante Fairfax en Truro el 14 de marzo de 1.646, aceptando disolver el ejército occidental e irse al exilio.

 

 

El tercer asedio de Newark (1.646)

El segundo sitio de Newark fue relevado por el príncipe Ruperto en marzo de 1.644. Después de la partida de Ruperto, la artillería dejada por los parlamentarios derrotados se incorporó a las defensas de Newark, que se ampliaron significativamente. El Spittal, que había servido como el cuartel general del parlamento durante el asedio de 1.644, fue completamente demolido y se construyó en su lugar un gran movimiento de tierra llamado el Aplique del Rey. El fortín tenía casi 100 metros de lado, era de planta cuadrangular con bastiones en cada esquina donde estaban montados los cañones, y estaba rodeado por un zanja de hasta 10 metros de ancho y 5 metros pies de profundidad. Un fuerte idéntico fue construido para proteger el acceso meridional a Newark. Se llamaba el Aplique de la Reina y a día de hoy aún se mantiene.

Las incursiones realistas de Newark para saquear e interrumpir las posiciones enemigas en las Midlands se reanudaron en 1.644. Sin embargo, Richard Byron fue reemplazado como gobernador por Richard Willys en mayo de 1.645, posiblemente porque Byron fue considerado responsable de las grandes pérdidas sufridas por los grupos de ataque.

En octubre de 1.645, el rey Carlos llegó a Newark después de la derrota del ejército realista en la batalla de Rowton Heath y su posterior retirada de Chester.

En un consejo de guerra en la abadía de Welbeck, al norte de Newark, el Rey finalmente se enteró de la decisiva derrota del marqués de Montrose y los realistas escoceses en la batalla de Philiphaugh. Nombró a lord Digby general del ejército del norte y lo envió al norte con la caballería de Langdale en un último intento desesperado de salvar la causa realista en Escocia.

Poco después de la partida de Digby, el príncipe Ruperto llegó a Newark, decidido a enfrentarse al Rey por su ignominiosa destitución del mando después de la rendición de Bristol. Aunque el consejo de guerra del Rey absolvió a Ruperto y reconoció que no era culpable de ninguna falta de coraje o de fidelidad, la brecha con Carlos empeoró después del conato de motín de Ruperto y sus seguidores por el despido de Richard Willys como gobernador de Newark, que se creía, era porque Willys había apoyado a Ruperto. Después de otra confrontación enojada con el Rey, Ruperto se fue con la mayoría de los oficiales de caballería realistas para el castillo de Belvoir en Leicestershire.

Al enterarse de que un ejército parlamentario se acercaba a Newark, el rey Carlos se fue a Oxford acompañado por guardia el 3 de noviembre de 1.645, después de haber nombrado gobernador de lord Belasyse en lugar de Willys. Anticipándose a un inminente ataque parlamentario, Belasyse ordenó el reabastecimiento de Newark y la construcción de un sistema adicional de defensas de movimiento de tierra con una zanja profunda que rodeara toda la ciudad. Los edificios fuera de las líneas defensivas fueron derribados para que no pudieran dar cobijo al enemigo que se aproximaba.

Después de haber seguido al Rey desde Chester con 2.000 hombres, general Sydenham Poyntz procedió a reducir las guarniciones realistas al sur de Newark.

El 1 de noviembre de 1.645, Poyntz se acercó al puesto de avanzada en Shelford House, donde su oferta de rendición fue rechazada con desprecio por Philip Stanhope. Poyntz declaró que no se daría cuartel y asaltó la guarnición el 3 de noviembre. Stanhope fue muerto y la mayoría de los defensores fueron masacrados; la propia Shelford House fue saqueada y quemada hasta los cimientos. Al día siguiente, Robert Thervill, temiendo un trato similar, entregó la guarnición en Wiverton Hall en términos. Poyntz luego avanzó a Newark, donde se le unieron el conde de Leven y el ejército covenante el 26 de noviembre.

Tercer asedio de Newark 1.646. Movimientos previos.  Fuente  www.bcw-project.org

Con la llegada de Leven, el asedio final de Newark comenzó en serio. Los escoceses asaltaron el puente Muskham, como Meldrum lo había hecho en 1.644, para asegurar el acceso a la isla: la franja rectangular de tierra creada por la división y el reencuentro del río Trent al oeste de Newark. Mientras los escoceses excavaban hacia el norte y el oeste, Poyntz ocupó la aldea de Farndon hacia el sur. Tropas adicionales de Yorkshire y Lincolnshire bajo el mando del coronel Rossiter y el coronel Gray ocuparon la línea de aldeas al este de Newark y llevaron la fuerza total del ejército sitiador a unos 16.000 hombres.

Aunque realistas eran menos de 2.000 hombres, lord Belasyse condujo una defensa vigorosa. Durante el duro invierno de 1.645-6, la guarnición de Newark montó salidas regulares contra las fuerzas sitiadoras, incluido un ataque contra el cuartel general del parlamento en el que Poyntz casi fue capturado, y otro en el puente Muskham que casi logró expulsar a los escoceses de la isla. Durante la primavera de 1.646, los parlamentarios construyeron líneas de circunvalación al sur y al este de Newark, que consistían en una cadena de fuertes de terraplenes unidos por una muralla y una zanja, mientras que los escoceses aseguraban su control sobre la isla hacia el oeste mediante la construcción de una gran campamento fortificado, nombrado nostálgicamente fuerte Edimburgo. A mediados de marzo, los sitiadores habían rodeado por completo a Newark y habían cortado todo acceso al exterior. Los ejércitos escocés y parlamentario mantuvieron la comunicación al construir puentes de barcos a través del río Trent al norte de la ciudad. El coronel general Poyntz trató de desviar el curso del río al represarlo; esperaba detener los molinos de la ciudad que producían maíz y pólvora y obligar a la gente de la ciudad a confiar en los pozos para obtener agua potable. Durante abril, las líneas de asedio de los sitiadores avanzaron hasta estar dentro del tiro de mosquete de las defensas. En la isla, los escoceses capturaron una obra realista llamada el bastión de Sandhills desde la cual montaron artillería para bombardear el castillo de Newark. Aunque los suministros se estaban agotando y la plaga había estallado en la ciudad, Belasyse se negó a rendirse.

Asedio de Newark 1.646. Mapa de las fortificaciones, a la derecha el bastión de la Reina.

Mientras los escoceses y los parlamentarios se preparaban para asaltar Newark, los acontecimientos en otros lugares se estaban moviendo para poner fin a la guerra civil. En julio de 1.645, el cardenal Mazarin de Francia designó a Jean de Montereul como su enviado para negociar con los comisionados escoceses residentes en Londres. Mazarin esperaba influir en una resolución de la guerra civil favorable a los intereses franceses. Alentados por Montereul, los escoceses discutieron la posibilidad de un tratado de paz por separado con el Rey. A principios de 1.646, Montereul actuó como intermediario en negociaciones secretas para preparar la rendición del Rey a los escoceses en lugar de al Parlamento. El 27 de abril, cuando el Ejército Nuevo Modelo se acercaba a Oxford, el rey Carlos huyó de la capital monárquica disfrazado y se dirigió al campamento del ejército escocés que estaba en Newark. Llegó al cuartel general escocés en Southwell el 5 de mayo de 1.646 y se entregó al general David Leslie, que era comandante en funciones del ejército covenante y lord Leven se había retirado a Newcastle.

Leslie estaba ansioso por llevar al Rey a Newcastle, que era una guarnición segura y más cerca de Escocia, pero no quería dejarse expuesto a las acusaciones de abandonar a sus aliados parlamentarios, por lo que instó al Rey a ordenar la rendición inmediata de Newark en términos razonables. Aunque se dice que lord Belasyse lloró cuando recibió la orden, no tuvo más remedio que obedecer. Newark se rindió el 6 de mayo de 1.646 y Belasyse marchó con su agotada guarnición. El 8 de mayo, los escoceses levantaron el campamento y marcharon hacia el norte, con el Rey en semicautiverio.

 

 

Campaña en Irlanda

 

Batalla de Benburb (4 de junio de 1.646)

Antecedentes

El nuncio papal, el arzobispo Rinuccini, que llegó a Irlanda en noviembre de 1.645, llevó suministros de armas, municiones y dinero proporcionados por los católicos en Europa para ayudar al esfuerzo de guerra confederada de los irlandeses contra los ingleses. Con respecto a los covenantes, el general Robert Monro en el Ulster era la principal amenaza, el Consejo Supremo otorgó fondos a Owen Roe O’Neill que le permitieron equipar a un ejército de campo completo por primera vez en la guerra. La fuerza del ejército de O’Neill era de aproximadamente 5.000 infantes, la mitad de los cuales eran piqueros y la otra mitad mosqueteros, y 500 jinetes, muchos de los cuales eran lanceros. Los irlandeses no disponían de artillería. O’Neill reunió sus fuerzas en la colina de Gallanagh, cerca de Lough Sheelin, en la frontera de Cavan-Westmeath, y marchó hacia el norte el 31 de mayo de 1.646.

Mientras O’Neill marchaba hacia Ulster, el general Monro avanzó hacia el oeste desde su cuartel de invierno en Down y Antrim. Tenía más de 6.000 hombres, compuesto por 6 regimientos escoceses y cuatro ingleses de infantería y unos 600 jinetes. La infantería de Monro era dos tercios de mosqueteros y un tercio de piqueros. Al igual que O’Neill, su caballería contenía una gran cantidad de lanceros, pero Monro poseía 6 piezas de artillería de campaña. El objetivo inmediato de Monro era unir fuerzas en Glaslough con otras dos unidades inglesas: una fuerza de alrededor de 240 mosqueteros y 100 jinetes mandados por su yerno el coronel George Monro que marchaba hacia el sur desde Coleraine en el condado de Londonderry, y 2.000 hombres del ejército de Lagan que avanza hacia el este desde el valle de Foyle. Monro probablemente estaba planeando avanzar al territorio realista en Leinster, mientras que el ejército de Lagan marchaba hacia el sudoeste en Connacht para unir fuerzas con otras unidades de Lagan que apoyaban a Charles Coote en el condado de Sligo.

El 4 de junio, Monro acampó en el paso de Poyntz, al norte de Newry, desde donde envió un destacamento de caballería para localizar la columna de Coleraine. El destacamento ingés se encontró con exploradores del ejército de O’Neill cerca de Armagh y tomó un prisionero que les informó de las fuerzas confederadas irlandesas que se aproximaban. Monro inmediatamente ordenó una marcha forzada a Armagh, con la esperanza de tomar a los irlandeses por sorpresa. Sin embargo, O’Neill estaba al tanto de las fuerzas británicas convergentes y ya había cruzado a la orilla norte del río Blackwater para ocupar una posición fuerte en Benburb con el río escudándole de la fuerza principal de Monro y el bastión confederado de Charlemont a retaguardia al que podía recurrir en caso necesario. O’Neill luego ordenó al teniente coronel Brien Roe O’Neill que tomara la mayor parte de la caballería irlandesa y un pequeño grupo de infantes y se dirigiera al norte hacia Dungannon para interceptar la columna de Coleraine.

Batalla de Benburb 4 de junio de 1.646. Movimientos previos.  Fuente  www.bcw-project.org

Con los cruces de Blackwater en Benburb y Charlemont fuertemente defendidos, Monro se vio obligado a caminar 8 kms río arriba hacia el vado de Caledon y luego a marchar a lo largo de la orilla norte del Blackwater para alcanzar la posición de O’Neill. Las tropas inglesas ya estaban cansadas después de sus marchas forzadas desde el paso Poyntz y Armagh, pero cruzaron el río a sobre las 15,00 horas del 5 de junio de 1.646. Aunque la fuerza de Lagan estaba demasiado lejos para participar en cualquier acción, Monro esperaba O’Neill se retira a Charlemont cuando la principal fuerza inglesa y la columna Coleraine convergieran en Benburb. Sin embargo, O’Neill estaba decidido a enfrentarse a los ingleses en una batalla campal. Envió hostigadores para interrumpir y retrasar el avance de Monro a lo largo de la orilla del río para que el destacamento de Brien Roe tuviera tiempo de ocuparse de la columna de Coleraine. Era temprano en la noche cuando las tropas agotadas de Monro finalmente se encontraron cara a cara con los irlandeses.

 

La batalla

El ejército de O’Neill fue desplegado en dos líneas, con 4 brigadas de infantería en la primera línea y tres en la segunda línea, formadas entre 6 y 9 filas de profundidad. Una pequeña reserva de mosqueteros estaba en la retaguardia y la caballería restante ocupaba las alas en escuadrones de 3 o 4 filas de profundidad. La posición irlandesa fue elegida para restringir el despliegue de Monro a una pequeña colina donde los británicos tenían poco espacio para maniobrar, con el río Blackwater en su flanco derecho y un terreno pantanoso a la izquierda. La infantería inglesa también se desplegó en dos líneas, con cinco brigadas en cada una. Debido a las limitaciones del terreno, la caballería británica se formó detrás de la infantería, lista para cargar a través de las brechas entre las brigadas. Los seis cañones de campaña de Monro fueron asentados delante de la infantería. Un pequeño arroyo corría entre los dos ejércitos hacia Blackwater.

Batalla de Benburb 4 de junio de 1.646. Despliegue de fuerzas

La batalla comenzó con un cañonazo de la artillería de Monro, luego el vizconde Montgomery condujo una fuerza de caballería y mosqueteros para tomar el control de un vado a través del arroyo que separaba a los dos ejércitos. Los escaramuzadores irlandeses avanzaron para disputar el cruce y los ingleses fueron rechazados por una carga de caballería desde el flanco izquierdo de O’Neill. Esto fue seguido por el bombardeo de los cañones ingleses contra las filas de los irlandeses. En este punto, la caballería de Brien Roe regresó. Habían sorprendido y derrotado a la columna de Coleraine cerca de Dungannon y se apresuraron a regresar para reunirse con el ejército irlandés principal. Con sus líneas ahora completas y sin peligro de que lleguen refuerzos británicos, O’Neill se preparó para atacar. El padre MacEgan, el general del ejército, pronunció una absolución general y O’Neill exhortó a sus hombres a vengarse de los ingleses, que los habían perseguido por su religión y los habían expulsado de sus tierras natales en el Ulster.

El avance general irlandés comenzó aproximadamente a las 20,00 horas. La caballería de Monro cargó en un intento de romper las brigadas irlandesas, pero sus caballos estaban agotados por las largas marchas de los dos días previos y el ataque fue ineficaz. Avanzando implacablemente, los irlandeses invadieron las posiciones de artillería británica y llegaron distancia de pica con la primera línea de infantería de Monro. Siguieron una hora o más de lucha siniestra. La apretada infantería inglesa estaba tan apiñada que se molestaban unos a otros. Una segunda carga de caballería inglesa no logró romper las líneas irlandesas, después O’Neill ordenó al coronel Farrell envolver y atacar el flanco izquierdo de Monro. Toda la línea inglesa cedió y fue obligada a retroceder hacia el río. La caballería huyó y, cuando la oscuridad comenzó a caer, la posición inglesa se colapsó en la confusión.

Batalla de Benburb 4 de junio de 1.646. Una unidad de caballería escocesa a punto de lanzar una carga contra la infantería confederado. Autor Seán Ó Brógáin.

 

Batalla de Benburb 4 de junio de 1.646. La fuerzas del general irlandés Owen Roe O’Neill derrotaron a las fuerzas anglo-escocesas del general Robert Monro que eran muy superiores

Hasta 3.000 ingleses fueron muertos en la batalla y la huida que siguió. El general Monro tuvo la suerte de escapar de la matanza. Los británicos perdieron su artillería, la mayoría de sus armas y su tren de bagajes. Las pérdidas irlandesas fueron alrededor de 300 muertos. La victoria fue celebrada por Rinuccini en Kilkenny y el Papa en Roma, quienes esperaban que conduciría a la liberación de la Irlanda Católica. Dos días más tarde, O’Neill siguió su victoria avanzando hacia Clones y persiguiendo al ejército de Lagan de regreso a sus fortalezas en los condados Derry, Donegal y Tyrone, dejando a los confederados con el único ejército de campaña en el Ulster.

 

Primera paz de Ormond 1.646

El verano de 1.646 fue el punto culminante del esfuerzo de guerra confederado. Tras la victoria de O’Neill en Benburb, el ejército de Leinster del general Preston capturó los castillos de Roscommon y Bunratty en julio. Estas victorias fortalecieron al arzobispo Rinuccini y al “partido clerical” de línea dura en el Consejo Supremo, pero al mismo tiempo llevaron al vizconde Muskerry y al “partido de la paz” a seguir adelante con las negociaciones para un tratado con el representante del Rey, el marqués de Ormond. El faccionalismo político del Consejo Supremo impidió que los confederados explotaran por completo el éxito militar de sus ejércitos. Mientras tanto, el rey Carlos renegó del tratado pro-católico de Glamorgan y devolvió la autoridad exclusiva en las negociaciones a Ormond.

Impulsado por lord Digby, quien llegó a Dublín a principios de julio, Ormond avanzó rápidamente para concluir un tratado con Muskerry y los señores anglo-irlandeses que permitiría a un ejército irlandés cruzar a Inglaterra para luchar por el Rey a cambio de la tolerancia limitada de la fe católica en Irlanda. El 30 de julio de 1.646, se proclamó públicamente la “paz de Ormond” en Dublín.

Aunque Muskerry y sus partidarios en el Consejo Supremo ratificaron la paz de Ormond, el arzobispo Rinuccini la rechazó porque no permitía la práctica abierta del catolicismo ni el regreso de iglesias y catedrales tomadas por los protestantes durante el curso de la guerra. Rinuccini convocó al clero irlandés a un sínodo en Waterford, donde, el 12 de agosto, se denunció la paz de Ormond. Los confederados que lo apoyaron fueron culpables de romper el juramento de asociación; las ciudades que permitieron su proclamación fueron amenazadas con la interdicción. El 1 de septiembre, Rinuccini pronunció una sentencia de excomunión sobre cualquier confederado que siguiera apoyando el tratado.

Ormond fue a Kilkenny e intentó reunir apoyo para el tratado entre los miembros del consejo supremo. Llamó a una reunión de la nobleza irlandesa en Cashel, pero se le negó la entrada a la ciudad. En medio de la creciente hostilidad de la población irlandesa y al enterarse de que los generales confederados O’Neill y Preston estaban reuniendo fuerzas en apoyo de Rinuccini, Ormond regresó a Dublín el 14 de septiembre. Unos días más tarde, Rinuccini llegó a Kilkenny al frente de una fuerza armada. Los partidarios de Ormond fueron encarcelados y la paz de Ormond fue declarada nula. El 26 de septiembre, el clero nombró un nuevo consejo supremo, con el arzobispo Rinuccini como su presidente.

Bajo la presidencia de Rinuccini, el nuevo consejo adoptó una posición agresiva e inmediatamente comenzó a prepararse para un ataque contra Dublín.

 

 

Marcha a Dublín 1.646

Tras el fracaso de la iniciativa de paz del marqués de Ormond en septiembre de 1.646, el clero irlandés nombró un nuevo consejo supremo confederado, con el arzobispo de línea dura Rinuccini como su presidente.

El nuevo consejo no perdió tiempo en planear un ataque inmediato contra Dublín utilizando los ejércitos de Ulster y Leinster. El ejército combinado de alrededor de 18.000 hombres fue el más grande que los confederados reunieron. Estaba mandado conjuntamente por los generales rivales O’Neill y Preston. Hacia el final de septiembre de 1.646, los dos ejércitos avanzaron por separado hacia Dublín, tomando posiciones avanzadas inglesas en sus líneas de marcha y uniendo fuerzas en Kilkea en el condado de Kildare sobre el 8 de octubre. Mientras tanto, el marqués de Ormond ordenó la destrucción de todos los cultivos, molinos y puentes dentro de un radio unos 13 kms de Dublín para obstaculizar el avance irlandés.

En lugar de exigir la rendición de Dublín, el arzobispo Rinuccini inició negociaciones con Ormond que se prolongaron cuando el marqués de Clanricarde comenzó negociaciones separadas con el general Preston en un intento de llevar el ejército de Leinster a los realistas. A principios de noviembre, el ejército confederado combinado estaba acampado alrededor de Leixlip y Lucan, a 13 kms al oeste de Dublín, pero estaba desesperadamente corto de provisiones. Con el comienzo del clima invernal, el asedio de Dublín se rompió por orden del consejo supremo a mediados de noviembre de 1.646.

La campaña contra Dublín fue completamente ineficaz y perdió a los confederados su única oportunidad de tomar la ciudad. Alarmado ante la perspectiva de un ejército católico en las puertas de Dublín, el marqués de Ormond entabló negociaciones con el parlamento inglés. Incapaz de concluir una paz vinculante con los confederados y desalentado por la derrota de los realistas en Inglaterra, Ormond ofreció entregar Dublín al parlamento inglés en lugar de permitir que la ciudad cayera en manos católicas.

Los comisionados del parlamento inglés llegaron a Dublín en noviembre de 1.646 para comenzar las negociaciones. En junio de 1.647, el coronel Michael Jones llegó con 2.000 tropas del Ejército Nuevo Modelo para guarnecer la ciudad. Ormond entregó formalmente su espada al Parlamento el 28 de julio de 1.647.

 

 

Asedio de Oxford 1.646

El 30 de abril, la Cámara de los Comunes, al enterarse de la huida del Rey el día anterior, emitió órdenes de que no se permitiera a ninguna persona, el 1 de mayo, Fairfax regresó a Oxford para poner la ciudad bajo asedio, como era de esperar. El 2 de mayo, soldados parlamentarios entraron en las aldeas cercanas a Oxford, como Headington y Marston, tras una reunión general del ejército en Bullingdon Green, el 3 de mayo los parlamentarios celebraron un consejo de guerra donde se decidió que un “barrio” en Headington Hill debe hacerse para contener a 3.000 hombres, también se decidió construir un puente sobre el río Cherwell en Marston. Los regimientos del General y el del coronel Pickering debían estar estacionados en Headington; los del Mayor General y del coronel Harley en Marston, los del coronel Thomas Herbert y del coronel Hardress Waller en Cowley, mientras que el tren de artillería se situaría en Elsfield, un cuarto grupo se asentó en el lado norte de Oxford, donde la mayoría de las tropas de infantería se reunieron para permitir acercamientos a través del suelo cerca de las murallas de la ciudad. Mientras tanto, las ciudades de Faringdon, Radcot, Wallingford y Boarstall House estaban completamente bloqueadas. Fuera del alcance de la artillería de la ciudad, los hombres de Fairfax comenzaron a construir una línea desde el “Gran Fuerte” en Headington Hill hacia San Clemente, a las afueras del puente de Magdalen, el 6 de mayo se abrió el almacén de provisiones en Oxford y desde entonces 4.700 hombres se alimentaron de él.

Asedio de Oxford 1.646. Autor Jan Wyck.

Esa misma tarde, el príncipe Ruperto fue herido por primera vez, recibió un disparo en la parte superior del brazo mientras realizaba una incursión en los campos al norte de Oxford. El 13 de mayo se realizó el primer disparo desde el “Gran Fuerte” en Headington Hill, el tiro cayó en la iglwesia de ChristMeadow. El gobernador, Thomas Glemham, y los oficiales de la guarnición de Oxford dieron la opinión al Consejo Privado de que la ciudad era defendible.
El 14 de mayo, el gobernador de Oxford, bajo la dirección del Consejo Privado, envió una carta a Fairfax ofreciéndose para tratar el lunes (18 de mayo), pidiendo que se reunieran sus comisionados. Fairfax, después de un consejo de guerra, envió una respuesta el mismo día, designando la casa de Unton Croke en Marston como el lugar de reunión.

Comenzaron las negociaciones que se alargaron en el tiempo, el 1 de junio Fairfax estaba preparado para tomar la ciudad por asalto si era necesario, el 3 de junio. Las fuerzas de Oxford hicieron una salida desde la puerta del este con unos 100 jinetes cerca de Cowley, pero los jinetes parlamentarios respondieron y en los enfrentamientos murió el capitán Richardson y dos más.

El 17 de junio se declaró un alto del fuego y una extensa confraternización entre los dos ejércitos, alcanzándose el primer preacuerdo.

El 21 de junio, se reunieron para concluir el tratado. El 22 de junio. El principe Ruperto y Fairfax llegaron a un acuerdo para que el príncipe Mauricio abandonase Oxford para ir a Oatlands.

El 24 de junio, el día fijado para la entrada en vigor del Tratado, comenzó la evacuación de Oxford por los realistas, no fue posible retirar toda la guarnición en un día, pero según el artículo 5, un gran cuerpo de la guarnición regular, de unos 2.000 a 3.000 hombres, marcharon fuera de la ciudad con todos los honores de la guerra. Los que estaban en el norte de Oxford salieron por la puerta norte, y unos 900 marcharon sobre el puente de Magdalen, en Headington Hill, entre las líneas parlamentarias. En Thame donde fueron desarmados y dispersados con sus pases, según la forma de pasar emitida por Fairfax.

Aunque se emitieron solo 2.000 pases en unos días, varias personas tuvieron que esperar su turno, el 25 de junio las llaves de la ciudad fueron entregadas formalmente a Fairfax; cuando la mayor parte de la guarnición de Oxford que había partido el día anterior, se envió tres regimientos de soldados de infantería a su interior para mantener el orden. La evacuación posteriormente continuó de manera ordenada, y la paz regresó a Oxford, considerándose el final de la guerra

Carlos semi-prisionero de los escoceses, intentó explotar las divisiones entre los parlamentarios y los escoceses, involucrándose continuamente en complots e intrigas con la exiliada Henrietta María con la vana esperanza de obtener ayuda militar de Irlanda y Francia. No reconoció el daño infligido por su causa en Inglaterra por su asociación con potencias extranjeras y católicos. Después de que Carlos se negara a aceptar los términos ofrecidos bajo las proposiciones de Newcastle, los escoceses lo entregaron al parlamento inglés en enero de 1.647.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-08-18. Última modificacion 2018-08-20.