Edad Moderna Primera Guerra Civil Inglesa (1642-46) Orígenes de la guerra

Cargando anuncio...

En 1.603 murió Isabel I de Inglaterra sin descendientes. Jacobo, hijo de María I de Escocia, sube al trono como el primer rey Estuardo de Inglaterra, de Escocia y de Irlanda. La situación política cambió: su falta de tacto con el Parlamento debido a su idea del derecho divino de los reyes desemboca en un largo conflicto que se agudizará con la sucesión en el trono de su hijo Carlos I.

El rey Carlos I se casó con Henrietta María, hija de Enrique IV de Francia en la iglesia de San Agustín, Canterbury, Kent. El matrimonio no fue popular porque ella era católica.

 

Petición de Derechos

Carlos I heredó de su padre el rey Jaime I de Inglaterra la Guerra de los Treinta Años y la consecuente crisis económica que supone una guerra tan larga para las arcas de un estado. Para financiar la guerra siguió como su padre pidiendo ayuda económica al Parlamento, lo que le acarreó la animadversión de la Cámara de los Comunes que esperaban que esto cambiara con el nuevo Rey. Estos además de negarse a proporcionar tal ayuda investigaron al primer ministro George Villiers, primer duque de Buckingham, principal aliado del Rey. En mayo de 1.626 Buckingham había encabezado una misión fallida a Cádiz y parecía que planeaba ayudar a los franceses a sofocar el levantamiento protestante hugonote. El Parlamento se movió para que Buckingham fuera destituido de su cargo.

Tras esto el Rey disolvió el Parlamento y decretó los “préstamos forzosos” , que obligaban, bajo pena de cárcel, a prestar dinero a la corona sin necesidad de autorización por el Parlamento. Muchos se negaron a pagar pero en la siguiente sesión parlamentaria en marzo de 1.627 la mayoría de parlamentarios así como la opinión pública eran opuestos al Rey y al duque de Buckingham ya que se llegó a encarcelar a alrededor de unos 70 nobles por este motivo.

El 13 de marzo, el Parlamento retiró de mala gana la noticia de que Carlos necesitaba dinero para financiar la guerra con Francia y España. En 1.628 volvió a publicar los Treinta y Nueve Artículos en la Iglesia de Inglaterra. Esto fue visto como un movimiento hacia Roma y evidencia de las inclinaciones católicas del rey.

El 7 de junio de 1.628 el Parlamento formó un comité de quejas y preparó una Petición de Derechos (Petition of Rights) que se presentó al Rey. La Petición fue diseñada para proteger a los súbditos de cualquier impuesto adicional no autorizado por el Parlamento.

Carlos firmó el documento a regañadientes. El 22 de agosto de 1.628 George Villiers, primer duque de Buckingham, fue apuñalado hasta la muerte por el teniente naval John Felton.

En marzo de 1.629 hubo explosiones en el Parlamento cuando se debatía la Petición de Derechos y se cerraron las puertas para mantener alejados a los guardias reales. El presidente, que quería suspender el procedimiento, se mantuvo en su silla. El Parlamento aprobó tres resoluciones:

  1. Declarar ilegal el encarcelamiento excepto en el caso de que se cometa un delito.
  2. Garantizar el habeas corpus para todo el mundo, que no se decrete la prisión preventiva para los acusados hasta que se demuestre el crimen que han cometido.
  3. Que los impuestos no aprobados por el parlamento como los préstamos forzosos sean declarados ilegales.

En marzo de 1.629, Carlos arrestó a nueve miembros de los Comunes por delitos contra el Estado, tres fueron encarcelados. Esta acción del Rey lo hizo más impopular. El Rey defendió su acción al declarar su creencia en su propio derecho divino, diciendo que “los príncipes no están obligados a dar cuenta de sus acciones, sino solo a Dios“.

Impulsado por su propia creencia en su derecho a gobernar sin restricciones, no pudo o no quiso negociar y en 1.629 simplemente disolvió el parlamento Inglés y gobernó durante los siguientes once años sin ellos. Esto se conoció como la “Tiranía de los Once Años” o la “Regla Personal“. Sin embargo, el papel del Parlamento consistía en otorgar impuestos para permitir al Rey mantener un gobierno que funcionara y, sin él, Charles se vio obligado a adoptar varios esquemas para recaudar ingresos.

 

Primera Guerra de los Obispos (1.639)

En 1.632 Tomás Wentworth, conocido como el “Tom Tomador Negro” por los irlandeses, lord diputado de Irlanda, gobernó Irlanda con mano firme. Sin embargo, su gobierno alienó a los plantadores del Ulster y antagonizó a los terratenientes de Connaught.

El 18 de junio 1.633, Carlos fue coronado rey de Escocia en la abadía de Holyrood en Edimburgo.

En agosto de 1.633 Carlos nombró a William Laud como arzobispo de Canterbury. Se sabía que Laud tenía inclinaciones católicas y Carlos esperaba que su nombramiento ayudaría a detener el ascenso de los puritanos.

En 1.635, Carlos I comenzó a nombrar obispos a su Consejo Privado escocés, órgano ejecutivo, las oportunidades de la nobleza disminuyeron todavía mucho más. John Spottiswood, arzobispo de Saint Andrews, fue nombrado canciller, el cargo político más alto del país. A muchos nobles se les dejó fuera del Consejo en impotente frustración, incluyendo a James Graham, primer marqués de Montrose.

De 1.634 a 1.636 Se impuso un impuesto a las ciudades costeras para pagar el mantenimiento de la Royal Navy. En un intento por recaudar más dinero, Carlos entonces extendió también el impuesto a las ciudades del interior.

Aunque la situación distaba de ser satisfactoria, las cosas continuaron más o menos igual, hasta una extraordinaria crisis que se desencadenó en 1.637, cuando William Laud, arzobispo de Canterbury, intentó imponer el Libro de Oraciones anglicano en la iglesia escocesa que era presbiteriana, apoyado por Carlos I, sin ningún tipo de consulta previa y en contra de la opinión de los principales obispos. En la crisis que siguió, la cólera de los presbiterianos encontró causa común con el resentimiento de la nobleza, y en febrero de 1.638 se adopta un manifiesto conjunto, el llamado Covenant o Convención Nacional. Aunque el documento no decía nada sobre el oficio del obispo como tal, rechazaba todas las innovaciones eclesiásticas de Carlos I. Los oponentes al rey tenían ahora un nuevo nombre: los covenantes. En noviembre del mismo año la Asamblea General de la iglesia reunida en Glasgow, a la cual asistieron tanto nobles como presbíteros, expulsó a los obispos instalados en Escocia por Jacobo I uno por uno. Escocia se convirtió en ese momento oficialmente en presbiteriana. Carlos I exigió la anulación de las decisiones de la Asamblea, pero los covenantes se negaron. La guerra le pareció al rey la única manera de resolver la situación.

Firma del Covenant o Convención Nacional en Greyfriars Kirkyard, Edimburdo en 1638

 

Firma del Covenant o Convención Nacional en Greyfriars Churchyard 1638. Autor William Brassey Hole

Convocar de nuevo al Parlamento era potencialmente peligroso debido a anteriores oposiciones y por la hostilidad a su política oficial. En su lugar, el Rey intentó formar una coalición de fuerzas contra los covenantes con los recursos existentes que tenía en Inglaterra y la oposición interna escocesa a los covenantes. Esta coalición se concentró en las Tierras Altas y en el territorio de los Gordons de Huntley en Aberdeen, incluyendo también tropas procedentes de Irlanda. Escocia iba a verse envuelta en ataques desde dentro y desde fuera.

La estrategia de Carlos I consistió en avanzar con el ejército real hasta las fronteras de Berwickshire, mientras que James Hamilton, conde de Arran, dirigía una fuerza anfibia por el fiordo de Forth, y Randal Macdonnell, el conde de Antrim, avanzó contra Archibald Campbell, conde de Argyll, un dirigente de los covenantes. A Hamilton se le encargó el objetivo suplementario de socorrer al marqués de Huntly.

Pero el montaje se vino abajo al estar los ejércitos enfrentadoss con los problemas logísticos usuales: hombres mal entrenados y equipados; problemas en los transportes; pocas bases seguras y almacenes insuficientes; y ausencia de un plan detallado de campaña. Thomas Wentworth, conde de Strafford y lord diputado de Irlanda, rehusó proporcionar el apoyo necesario para la invasión que se había planeado para Escocia. Los covenantes, aunque algo mejor preparados que el Rey, al menos contaban con la ventaja de tener la moral más alta por defender una causa que creían justa. La resistencia interna a los covenantes fue aniquilada en junio de 1.639 cuando los Gordons fueron derrotados por Montrose en la batalla por el puente sobre el río Dee, el único enfrentamiento serio en toda la guerra.

Carlos I de Inglaterra llegó a Berwick a finales de mayo, acampando con el resto de su ejército a pocos kilómetros al oeste de un lugar llamado Birks, en la orilla inglesa del río Tweed. La situación estaba lejos de ser buena: la mayoría de los soldados estaban mal preparados, la comida era escasa y se extendían las enfermedades. Todo el mundo estaba atormentado por los piojos, bautizado en el humor negro de los campamentos covenantes. Cuando el tiempo empeoraba, muy pocos encontraban refugio y no había árboles para construir chozas en los alrededores. La viruela era un peligro constante y las deserciones eran frecuentes.

En el otro lado del río, el ejército escocés al mando de Alexander Leslie soportaba condiciones apenas mejores que sus rivales ingleses. Según cuenta Archibald Johnston Warriston, Leslie tenía escasez de dinero, de caballos y de provisiones. Esta situación no podía continuar indefinidamente, y los escoceses no parecían querer cruzar la frontera. Incluso si vencían al Rey, su posición no estaría a salvo, ya que podría despertar la reacción de los ingleses. Como ninguna de las partes no podía ni avanzar ni retroceder, la única solución posible era negociar.

En Birks, Carlos I se encontraba en un aprieto. Su última esperanza desapareció cuando recibió una carta de Wentworth, lo que significa que no podía esperar ayuda de Irlanda, y le instaba a aplazar por un año la campaña. El conde de Bristol y otros nobles le explicaron que debía convocar el Parlamento si quería continuar la guerra contra los escoceses. Al darse cuenta de que toda su estrategia se derrumbaba, Carlos decidió aceptar las propuestas de negociaciones escocesas.

Las conversaciones comenzaron en la tienda del conde de Arundel el 11 de junio con la participación de seis escoceses, dirigidos por John Leslie Johnston de Warriston y el teólogo Alexander Henderson, ante el mismo número de ingleses. Poco después del inicio de la negociación, el Rey aparece en persona, primero frío, luego, gradualmente, relajado. Después de la promesa real de una nueva Asamblea y un nuevo Parlamento para arreglar la cuestión eclesiástica, Warriston le acusó de querer simplemente ganar tiempo. Aunque Carlos responde que “el diablo no podría haber hecho una interpretación menos caritativa“, presumiblemente nadie pensaba en una paz permanente. Sin embargo, ambas partes estuvieron de acuerdo en desmovilizar sus ejércitos, y Carlos, siempre rechazando las decisiones de la “supuesta” Asamblea de Glasgow, aceptó una nueva reunión en Edimburgo el 20 de agosto, seguida después por la convocatoria del parlamento de Escocia. El tratado de Berwick se firmó sobre estas bases el 18 de junio. Pero era sólo una pequeña pausa.

Como era de esperar, la Asamblea de Edimburgo confirmó todo lo decidido en la de Glasgow. Incluso fue más allá y descubió las verdaderas causas del conflicto con el Rey. La disputa por las diferencias religiosas y el gobierno de la Iglesia enmascaran una disputa mayor sobre el poder político tradicional. El Episcopado no sólo fue abolido, sino que se declaró que los hombres de la iglesia no podían ocupar cargos civiles. Peor aún para el punto de vista del rey, el nombramiento de los obispos por parte del rey no sólo fue una mala práctica, sino también contraria a la ley de Dios. Carlos aceptó el argumento de que el episcopado se debía dejar temporalmente a un lado de la Iglesia de Escocia, pero decir que era contrario a las Escrituras, significa que el rechazo no está limitado ni en el tiempo ni en el espacio. Y si el episcopado es universalmente ilegal, ¿cómo puede conservarse en Inglaterra e Irlanda? El Parlamento escocés, que se reunió poco después de la Asamblea, confirma de hecho la revolución en Escocia: el poder real absoluto estaba muerto.

Eso era inaceptable para Carlos, que podía gobernar como monarca absoluto en una parte de su reino, y como monarca constitucional en otra parte. En Inglaterra, esta situación era propicia para generar celos por la larga tradición inglesa de leyes constitucionales. Para Carlos, convocar un nuevo Parlamento de Westminster antes de la guerra de los Obispos era un asunto arriesgado, pero hacerlo después de la asamblea y el parlamento de Edimburgo sería un acto suicida.

 

Segunda guerra de los Obispos (1.640)

Desde que Carlos I regresó a Londres, preparaba una nueva campaña contra los escoceses. Hizo venir de Irlanda a Wentworth, nombrado conde de Strafford a principios de año y que, junto con el arzobispo William Laud, forman la columna vertebral del consejo real. Carlos creía estar entonces en posesión de un recurso de triunfo: una carta reciente de los escoceses pidiendo a Luis XIII su arbitraje en su conflicto con el Rey. Para Carlos y Strafford esta carta constituía un acto de traición, y el Parlamento debería compartir ese mismo punto de vista, por lo que decidió reunir al Parlamento.

El nuevo Parlamento se reunió en abril de 1.640, no prestó ninguna atención a esa carta y se centró sólo en sus propias demandas y sus problemas internos. Acordó no conceder ningún dinero para reanudar la guerra con Escocia, y la reunión se acabó tres semanas después, al ser disuelto por el Rey, por lo que fue conocido como “Parlamento Corto“. El Rey quedó en una peor situación política, económica y militar.

El fracaso de Carlos I ante el Parlamento Corto demostró que no tiene la aprobación de la nación inglesa y mejora enormemente la moral de los covenantes. Como Carlos hacía, o más bien intentaba hacer preparativos para una nueva guerra, los escoceses hicieron lo mismo. Se convoca una convención de estados, un parlamento sin autoridad real, que designó un comité ejecutivo para supervisar los preparativos para una “defensa justa y legítima de la religión, las leyes, la vida y la libertad del país”. Al igual que en 1.639, la oposición interna fue apartada mediante el ataque de los Gordon de Huntly y de los Ogilvie de Airlie.

Las semanas pasaban, comenzó el verano y el Rey permanecía en Londres reuniendo todos los recursos posibles. No está demasiado preocupado porque le habían dicho que el ejército escocés que se reunía en la frontera no daba señales de movimiento. Pero sus informaciones eran incorrectas.

Aparte de las guarniciones de Berwick-upon-Tweed y Carlisle, las únicas tropas inglesas cercanas a la frontera eran algunas unidades de caballería e infantería en Newcastle, que llegaron a partir de finales de abril de 1.640 con Edward, lord Conway.

En Escocia se reclutó un ejército, dirigido por oficiales profesionales, y que recibió armas por mar desde los Países Bajos. Alexander Leslie, un veterano de la Guerra de los Treinta Años, era un organizador muy capaz. Las tropas se reunieron cerca de Duns en Berwickshire.

Además de Conway en Newcastle, el principal ejército real estaba bastante lejos, en Selby en Yorkshire, y el Rey ni siquiera había abandonado Londres. En esta situación, el ejército de convenante escocés decidió actuar, para golpear el norte de Inglaterra, con el objetivo de tomar Newcastle, donde el carbón de Northumberland y Durham se embarcaba hacia Londres, proporcionando la principal fuente de energía de la capital.

El 17 de agosto una avanzadilla del ejército escocés cruzó el Tweed, seguido tres días más tarde por el grueso del ejército, guiado por Leslie. Era el ejército escocés con unos 24.000 efectivos, era más poderoso que había invadido Inglaterra desde 1.513.

Newcastle estaba mejor defendida al norte que al sur del Tyne, así que Wentworth escribió a Conway ordenándole que impidiera el paso del río a toda costa. El fuerte más cercano a la ciudad río arriba era el de la aldea de Newburn, cuatro millas al oeste. ASi los escoceses cruzaban el Tyne, no podría defenderse Newcastle; pero en lugar de concentrar todas sus fuerzas en Newburn, Conway intentó dos objetivos al mismo tiempo, dejando una buena parte de su ejército en la ciudad, mientras que con los otros 3.000 de infantería y 1.500 jinetes ocupó el fuerte. Ordenó construir trincheras y colocó 400 hombres y algunas piezas de artillería en ellas.

Leslie llegó a finales de la tarde del 27 de agosto, y ocupó Heddon Law, la altura sobre la aldea de Newburn. Colocó su artillería en una zona boscosa en la altura norte. Ocupó Newburn, y algunos de los cañones ligeros los puso en la torre de la iglesia para cubrir a las trincheras que había en el otro lado.

En la madrugada del 28 de agosto el río iba demasiado crecido para que lo pudieran cruzar los escoceses. Al comienzo de la tarde comenzó el intercambio de fuegos de artillería durante un tiempo, con ventaja para los escoceses, pues los ingleses apenas podían hacerles daños al tener los cañones en una zona baja.

Batalla de Newburn 28 de agosto de 1640. Cañones ingleses bombardean ineficazmente a los escoceses. Fuente Royal Stamps

Leslie cruzó el Tyne, con la infantería de la vanguardia, apoyada por la caballería. Ascendiendo a terreno más alto, los escoceses interceptaron el regimiento desorganizado de Wilmot. El pánico hizo presa de las tropas de Conway. El ejército inglés se batió en retirada. Leslie se detuvo para no perseguir al enemigo en retirada, pues el objetivo estaba logrado. La batalla de Newburn fue una escaramuza, sólo murieron 12 escoceses y 60 ingleses, pero dos días más tarde los escoceses entraron en Newcastle, abandonado por sus defensores, tomando posesión del puerto inglés más importante después de Londres y Bristol, cortando el suministro de carbón a Londres. La Segunda Guerra de los Obispos, apenas iniciada, está casi acabada.

Se abrieron conversaciones de paz en Ripon el 2 de octubre, que concluyó con el tratado de Ripon firmado el 21 de octubre. Carlos espera un tratado personal, como el de Berwick. Pero los escoceses ya no estaban dispuestos a aceptar solamente la buena fe del rey e insisten en que el tratado final implicase al parlamento inglés. Se concluyó un tratado provisional: los escoceses recibirían una suma abrumadora para el rey de 850 libras por día, y conservarían los territorios tomados del norte de Inglaterra hasta la conclusión de un tratado final en Londres. El traslado de las negociaciones a Londres es un movimiento particularmente peligroso para el Rey, porque permitía una estrecha cooperación entre los covenantes y el parlamento inglés.

El Rey y se vio obligado a convocar una nueva sesión del Parlamento, éste se reunió el 3 de noviembre en la primera reunión de lo que sería conocido como el Parlamento Largo. Oliver Cromwell fue elegido al Parlamento por segunda vez. Criticó abiertamente los impuestos de Carlos y el nivel de corrupción en la Iglesia de Inglaterra, y no se habló de la solicitud de financiación del Rey. Una vez más, el Rey y el Parlamento quedaron atrapados en un estancamiento político. El rey no pudo tener el dinero hasta que aceptó las demandas del Parlamento, que incluían una ley que establecía que el Parlamento debería reunirse una vez cada cinco años y el arresto por traición a Strafford. Carlos no tuvo más remedio que cumplir. El 20 de mayo de 1.641 Thomas Wentworth, conde de Strafford, sería ejecutado en Tower Hill.

En verano de 1.541 se firmó el acta Trienal. Este acto permitió que el Parlamento fuera convocado sin el mandato real y declarar el envío de dinero sin su consentimiento como ilegal.

Las negociaciones de paz culminan en la firma del tratado de Londres, ratificado por el Rey en agosto de 1.641. Carlos I se comprometió a retirar todas sus declaraciones en contra de los covenantes y a ratificar las decisiones tomadas por el parlamento de Edimburgo. Se otorgaron reparaciones por una cantidad de 300.000 libras, y los escoceses empezarán a retirar sus tropas del norte de Inglaterra cuando recibieron el primer pago. Parte del problema se resolvió aparentemente, pero otro, más serio, apareció.

 

La Gran Amonestación

A finales de verano de 1.641, estalló una revuelta en Irlanda que llevó las cosas a un punto crítico. Carlos necesitaba nuevamente un ejército, pero ahora las dos partes desconfiaban profundamente entre sí y el Parlamento temía que el Rey usara cualquier fuerza que se levantara contra ellos. En este momento, Inglaterra no tenía un ejército permanente, pero cada condado tenía bandas entrenadas, formadas por soldados a tiempo parcial que eran llamados a través del lord teniente de cada condado como el representante del Rey.

El Parlamento criticó el manejo del Rey de los asuntos en Irlanda y Escocia, aprobó propuestas de que el Parlamento y no el Rey debería ser responsable de la defensa del país.

El 22 de octubre de 1.641, estalló una rebelión católica en el Ulster y se extendió rápidamente por todo el país. Muchos colonos protestantes fueron expulsados de sus hogares y la rebelión se convirtió en una guerra.

En noviembre de 1.641 se redactó la Gran Amonestación, elaborado por Pym, enumeró las quejas del Parlamento contra el Rey desde que comenzó su reinado.

El 4 de enero de 1.642 Carlos instruyó a su fiscal general a emitir una acusación de traición contra un colega y cinco miembros de los Comunes, incluidos Pym y Hampden. Cuando el Parlamento se negó a admitir los cargos, Carlos envió una tropa de jinetes para realizar los arrestos. Sin embargo, el Parlamento había sido advertido y los cinco hombres habían huido. Ese movimiento de Carlos fue extremadamente impopular y en todo el país las personas se declararon por el Parlamento y contra el Papado. Carlos se retiró junto con su familia de Whitehall a Hampton Court.

El Speaker (portavoz del Parlamento) Lenthall responde a Carlos I el 4 de enero de 1642

En enero de 1.642 Carlos envió a su esposa Henrietta Maria al continente para conseguir el apoyo católico para su causa contra el Parlamento. También debía empeñar las joyas de la corona para comprar armas. Aunque ambas partes se estaban preparando para la guerra, las negociaciones continuaron.

Si el Parlamento concedía la financiación de Carlos I, habría tenido los medios y el mecanismo para reunir un gran ejército. Esto conduciría a una gran preocupación entre los miembros del Parlamento y aprobaron una Ordenanza de la Milicia en marzo de 1.642, lo que le permitía tomar el control de la milicia, prácticamente el único cuerpo armado del país.

Esto fue efectivamente una ley del Parlamento, pero sin el sello del Rey, y le dio al Parlamento el poder de reemplazar a los lord tenientes por otros partidarios

En abril de 1.642, Carlos intentó asegurar un arsenal de equipos que habían quedado en Hull de su campaña escocesa. Fue bloqueado por John Hotham, que había sido nombrado gobernador por el Rey el 11 de enero, y que posteriormente se declaró a favor del parlamento; con apoyo parlamentario y naval cerró las puertas de la ciudad al Rey, que se vio obligado a retirarse a York. Carlos hizo su cuartel general en York.

John Hotham gobernador de Hull niega la entrada a la plaza rey Carlos el 29 de abril de 1642, evitando que se hiciese con el armamento que había dentro

En mayo de 1.642, el Rey prohibió específicamente el cumplimiento de la Ordenanza de la Milicia y, a partir de entonces, comenzó a reunir al personal militar que lo rodeaba. La Ordenanza de la Milicia se puso en práctica a principios de junio y los principales parlamentarios comenzaron a reunir fuerzas: Henry Gray, conde de Stamford convocó a reclutadores locales en Leicestershire, mientras Lord Willoughby hizo lo mismo en Lincolnshire.

En respuesta, el Rey emitió Comisiones de Arreglos a la pequeña nobleza local (incluyendo a los lord tenientes depuestos) autorizándolos a convocar a las bandas entrenadas.

Huelga decir que las propias bandas reflejaban la población en general con lealtades divididas y por lo que ambas partes comenzaron a emitir comisiones para levantar regimientos de voluntarios. El 23 de agosto de 1.642, Charles elevó oficialmente su estandarte en Nottingham declarando la guerra al Parlamento.

El rey Carlos I de Inglaterra levanta el estandarte en Nottingham, dando comienzo la Primera Guerra Civil Inglesa. Autor Ernest Crofts

La guerra Civil Inglesa comenzó en 1.642 y finalizó en 1.651. Consistió en una serie de tres guerras en las que se enfrentaron militarmente y políticamente las fuerzas parlamentarias y los realistas. La Primera Guerra Civil Inglesa empezó en 1.642 y acabó en 1.646. Los otros dos episodios son la Segunda Guerra Civil Inglesa (1.648-49) y la Tercera Guerra Civil Inglesa (1.649-51).

 

Causas
Las principales razones que impulsaron a la guerra a favor del bando del Rey fueron:

  • La profunda lealtad hacia el Rey debido a la eficaz protección real proporcionada durante dos siglos.
  • La pureza de espíritu caballero, que presagiaba la era cortesana de Carlos II, pero que todavía estaba profundamente matizada con la antigua indisciplina feudal.
  • El militarismo de la nobleza de un experto soldado, que estuvo representado efectivamente por Ruperto del Rin, y finalmente una desconfianza generalizada hacia el puritanismo extremo, un sentimiento que según el vizconde de Falkland y otros estadistas era irrazonable y también intolerable para algunos realistas.
  • Todas estas razones motivaron a luchar a la infantería de la armada real. Según la percepción de los fuertes campesinos que fueron a la guerra siguiendo a sus terratenientes, los enemigos eran rebeldes y fanáticos. Para la caballería, compuesta mayoritariamente por la clase más noble, los rebeldes pertenecían a la burguesía. Mientras que los mercenarios de las guerras alemanas sentían desprecio por la milicia ciudadana.

La guerra civil dividió a las familias, mientras los estratos bajos reaccionaron con apatía. Fue una guerra de asedios y escaramuzas y no de grandes batallas. El Parlamento contaba con ventaja a largo plazo al disponer de los recursos humanos y económicos de Londres y de la ayuda de 20.000 escoceses. Por ello procuraron agotar a los realistas, cuyo principal general era el príncipe Ruperto, sobrino de Carlos.

El enfrentamiento entre el poder parlamentario y el poder real se saldó a favor del primero, moderando el Rey su política absolutista y viéndose controlado por el Parlamento. Fue entonces cuando éste aprobó numerosas leyes anti-absolutistas. Por ejemplo, se eliminó la Corte de la Cámara estrellada, se retiró el poder al rey de disolver el Parlamento y se condenó a muerte a William Laud, arzobispo de Canterbury y al conde de Strafford, gran aliado del rey.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-08-11. Última modificacion 2018-08-11.