Edad Moderna Primera Guerra Civil Inglesa (1642-46) Operaciones en Inglaterra 1642

Antecedentes

Londres se sublevó y Pym organizó un comité insurrecional ante la complicidad del Parlamento y del pueblo de Londres por lo que Carlos I abandonó la ciudad el 10 de enero de 1.642. La Primera Guerra Civil inglesa estalla en agosto de 1.642.

El Parlamento había comenzado a formar su ejército en junio de 1.642. Alrededor de 80 tropas de caballería se reunieron, con 2 regimientos de dragones y 20 regimientos de a pie, de las Midlands y el sudeste de Inglaterra.

El 15 de julio de 1.642, el Parlamento nombró a Robert Devereux, conde de Essex como su capitán general, para comandar su ejército de campaña.

El mismo día, la reina Henrietta María, que había huido a los Países Bajos, nombró al príncipe Ruperto del Rin, como el general de caballería del rey Carlos. El príncipe Ruperto y su hermano, el príncipe Mauricio, pasaron el resto del mes y gran parte de agosto evadiendo los buques de guerra del Parlamento y navegando hacia Newcastle, desde donde cabalgaron para unirse al rey Carlos.

El príncipe Ruperto fue un importante comandante realista durante toda la Guerra Civil, nació el 17 de diciembre de 1.619, y tenía 22 años en 1.642, cuando llegó a Inglaterra para luchar por su tío, el rey Carlos. Era hijo del elector Palatino y Elizabeth, hermana del rey Carlos. Había estado en servicio durante la Guerra de los Treinta Años en el Continente de Europa, antes de ser capturado por los imperialistas. El emperador pensó lo suficiente en Ruperto como para ofrecerle un gobierno general, si se convertía al catolicismo, una oferta que el príncipe Ruperto rechazó.

Las universidades de Oxford y Cambridge contribuyeron con su plata y su placa de oro a la causa realista, y posteriormente hicieron generosos pagos en efectivo al rey Carlos. La placa de Cambridge fue interceptada por Cromwell en camino hacia el Rey el 10 de agosto de 1.642.

Para el 22 de agosto de 1.642, el rey Carlos estaba en Nottingham, donde levantó su estándarte. El príncipe Ruperto se unió al Rey con ingenieros y oficiales de artillería del Continente. Los oficiales escoceses se unieron y el ejército creció. La dificultad se demoró en levantar y equipar a los costosos regimientos de caballería, aunque la llegada del Príncipe le dio un importante impulso.

El primer acto del rey fue intentar apoderarse del puerto de Kingston-upon-Hull, donde había reunidas gran cantidad de armas, para la campaña de Escocia, pero sus tropas fueron rechazadas. Entonces el Rey se trasladó al sur, a Lincoln y Leicester donde obtuvo gran cantidad de armas. El 22 de agosto el rey Carlos I declaró la guerra al Parlamento y se volvió a trasladar, esta vez a Chester y posteriormente a Shrewsbury.

Ambas partes pasaron el resto de agosto y principios de septiembre reclutando fuerzas y entrenándolas. El Rey se mudó al oeste de Shrewsbury, donde esperaba estar en el centro para recibir un gran número de reclutas de Gales y las Marchas. El ejército del Parlamento había sido puesto bajo el mando de Robert Devereux, conde de Essex, que ocupó Northampton antes de comenzar a moverse hacia el oeste, hacia los Cotswolds. En el transcurso de las próximas semanas, los dos ejércitos aumentaron de tamaño y, a medida que crecían sus esferas de influencia, el enfrentamiento entre ellos se hizo cada vez más probable.

En Nottingham, se consideró que el rey Carlos estaba en riesgo ante cualquier intento parlamentario determinado sobre su persona. El 13 de septiembre de 1.642, el rey Carlos marchó con su ejército a Derby, y luego, el 20 de septiembre, a Shrewsbury, para reunirse con las tropas reclutadas en Gales, y de allí a Chester para consolidar el control realista de esta importante ciudad en la frontera galesa, antes de regresar a Shrewsbury.

John Byron marchó a Worcester, el 19 de septiembre de 1642, para mantener la ciudad con su regimiento de caballería para el Rey. Llevaba consigo la placa donada por la Universidad de Oxford.

El 23 de septiembre de 1642, Essex marchó su ejército parlamentario a Worcester, para tomar la ciudad, y para interponer su ejército entre el Rey y el apoyo de Gales.

Batalla del Puente de Powick (23 de septiembre de 1.642)

El 16 de septiembre de 1.642, una fuerza realista bajo el mando de sir John Byron entró en Worcester. Viajaba de Oxford a Shrewsbury con una importante suma de dinero proporcionada por la universidad de Oxford para financiar el esfuerzo de guerra realista. Su fuerza era pequeña y el Parlamento vio una oportunidad para desalojar a los realistas. Essex comenzó un avance hacia la ciudad y envió una vanguardia, bajo el coronel John Brown, para capturarlo. Llegó a la puerta de Sidbury de Worcester al amanecer del 22 de septiembre, pero se le denegó la entrada. En lugar de irrumpir en la ciudad, se retiró y decidió esperar a la fuerza principal. Mientras tanto, calculó que cuando Essex intentara forzar la ciudad por el oeste, los realistas se irían por el puente Worcester y escaparían hacia el este. En consecuencia el coronel Brown marchó con sus hombres hacia el sur hasta el puente Upton, sobre el río Severn, y luego avanzó hasta el puente Powick sobre el río Teme.

Estaba solo dos millas de Worcester y cerca de la carretera principal fuera de la ciudad hacia el oeste, que también conducía a Shrewsbury. Brown detuvo a sus tropas y esperó a que llegara la fuerza principal.

La red de inteligencia realista había demostrado ser eficaz porque el Rey estaba al tanto de las maniobras parlamentarias y despachó al príncipe Ruperto de Shrewsbury con una fuerza de alrededor de 1.000 de caballería con la tarea de apoyar a Byron. Llegó a las proximidades de Worcester durante la tarde del 23 de septiembre de 1.642 y desplegó su caballería en Wick Field, al norte del puente de Powick .

Ambas fuerzas en Powick Bridge eran alrededor de 1.000 efectivos, las fuerzas parlamentarias estaba compuesta de jinetes y dragones, bajo el mando del coronel Brown, contaba con la presencia de tres miembros del Parlamento: Edward Wingate, Nathaniel Fiennes y John Fiennes. Wingate en particular quería que Brown retrasara el avance y esperara al ejército principal bajo el conde de Essex, que estaba aproximadamente a un día de marcha hacia el sur con una fuerza de 20.000 hombres, mientras que otros entre ellos su segundo el coronel Sandys deseaban avanzar hacia Worcester.

La batalla (aunque tal vez se la describir mejor como una escaramuza) se libró la tarde del 23 de septiembre de 1.642.

 

Despliegue inicial

Los parlamentarios llegaron cerca del puente Powick al amanecer del 23 de septiembre. Brown decidió quedarse en el puente, tal vez debido a la influencia de los miembros del Parlamento adjuntos, y se trasladó su caballería en Powick Hams para descansar. Sin embargo, a media tarde los parlamentarios recibieron una serie de informes falsos o inexactos que sugerían que Byron estaba a punto de abandonar Worcester y que el conde de Essex se acercaba a la ciudad desde el sudeste. En realidad, el conde todavía estaba a 30 kilómetros de distancia, Byron no estaba a punto de abandonar la ciudad y el príncipe Ruperto esperaba justo al norte del río Teme esperando que los parlamentarios cruzaran el puente Powick. Rupert desplegó dragones en los setos a lo largo del camino al puente.

Batalla del Puente de Powick (23 de septiembre de 1642). Despliegue inicial, fases 1 y 2

 

Fase 1: Cruce del puente Powick

El coronel Sandys comenzó a cruzar el puente de Powick e inmediatamente se vio encauzado hacia un camino estrecho flanqueado a ambos lados por altos setos. Casi de inmediato fue atacado por los dragones realistas desplegados por Ruperto. Brown envió a sus propios dragones para limpiar a los realistas, pero su avance se retrasó, ya que tuvieron que abrirse camino a través de los hombres de Sandys que atestaban el camino. Al escuchar a sus dragones comenzar el combate, los realistas se desplegaron en el campo de Wick.

 

Fase 2: Campo de Wick

A medida que los dragones parlamentarios avanzaron sobre sus oponentes realistas, Sandys siguió indudablemente debido a su preocupación de que su posición actual, efectivamente atrapada en un carril estrecho, era insostenible. Dirigió su fuerza de caballería hacia el campo de Wick y fue seguido por más destacamentos de caballería parlamentaria.

 

Fase 3: Ataque realista

Ruperto esperó hasta que alrededor de la mitad de la fuerza parlamentaria se hubiera desplegado en el campo abierto y luego atacó.

Batalla del Puente de Powick (23 de septiembre de 1642). Fases 3, 4 , 5 y 6.

Fase 4: Fiennes se mantiene

El propio ataque de Ruperto fue efectivo y rompió el regimiento liderado por Sandys, quien fue muerto en la acción, lo que provocó que sus hombres huyeran hacia el puente Powick. Sin embargo, el regimiento parlamentario de Nathaniel Fiennes se mantuvo firme y recibió una carga de caballería liderada por el realista sir Lewis Dives en una formación estática con las dos fuerzas intercambiando fuego de pistola a quemarropa y prácticamente inmóviles.

 

Fase 5: Retirada parlamentaria

Fiennes había detenido el ataque de los realistas, pero no decisivamente, ya que el resto de la fuerza parlamentaria se había roto y huía hacia el puente. Además, ahora había fuerzas realistas en su retaguardia. Fiennes giró en redondo y cargó contra los realistas entre él y el puente, lo que le permitió volver a unirse a sus propias líneas en la retirada general hacia el puente Powick.

Batalla de Powick Bridge 23 de septiembre de 1642. Los parlamentarios huyen a través del puente. Fuente Royal Mail Stamps

Fase 6: El puente Powick

Cuando los parlamentarios huyeron hacia el puente Powick, el coronel Brown desplegó sus dragones para sostenerlo y esta fuerza logró detener a la caballería realista. Ruperto pudo haber tenido la tentación de perseguirlo, pero su objetivo primordial era asegurarse de que Byron llegara a Shrewsbury y que ya había despejado con éxito el camino. Ruperto no intentó forzar el puente y los parlamentarios pudieron retirarse sin impedimentos. Sin embargo, esto de ninguna manera redujo su entusiasmo por la retirada. La vanguardia parlamentaria huyó a través del puente Upton hacia Pershore, a unas ocho millas al sudeste, donde la caballería unida al ejército principal estaba empezando a llegar. Los soldados en retirada de la vanguardia dispersaron el pánico entre estos hombres que se unieron a la retirada que se dirigía hacia el grueso de las tropas bajo Essex. Sin embargo, tales hechos no impidieron que el Parlamento publicara un folleto en el que declarara su victoria en la batalla.

Secuelas

La batalla del puente de Powick fue poco más que una escaramuza, aunque costó 150 vidas, pero las lecciones se sacaron en ambas partes. La estrategia de príncipe Ruperto había sido audaz y había comenzado a forjar su reputación como un gran comandante. Sin embargo, resolvió que nunca más disminuiría la velocidad de su caballería para enfrentarse a un ataque estacionario y en su lugar debería cargar al enemigo al galope con las espadas desenvainadas. Por su parte, Essex estaba consternado por la acción, particularmente la retirada de su propia caballería, que estaba a unos ocho millas de la lucha real, e instigó un programa de entrenamiento mejorado.

Ruperto escoltó a la fuerza de Byron desde Worcester hasta Shrewsbury, donde los fondos que llevaba fueron indudablemente recibidos con gratitud por el Rey. El 24 de septiembre, Essex avanzó en Worcester y ocupó la ciudad a la que saqueó.

Saqueo del ejército del conde de Essex en 1642. 1 mosquetero del regimiento de John Hampden; 2 mosquetero del regimiento de Thomas Ballards; 3 piquerodel regimiento de lord Robartes. Autor Angus McBride

 

Batalla de Edgehill (23 de octubre de 1.642)

Camino a Londres

El 12 de octubre de 1.642, el rey Carlos salió de Shrewsbury con su ejército, para iniciar la marcha a Londres. Tomó 10 regimientos de caballería, 13 regimientos de infantería, 3 regimientos de dragones y un tren de artillería de 20 cañones.

Essex estaba en Worcester. Las guarniciones parlamentarias del ejército de Essex se encontraban en Hereford, Coventry, Northampton, Banbury y Warwick. Si bien dicha dispersión de la fuerza fue desacertada desde un punto de vista militar, pero el Parlamento necesitaba mantener la mayor cantidad de terreno posible para garantizar su apoyo y sus finanzas.

Durante este tiempo hubo negociaciones entre el Parlamento y el Rey, para ver si la disputa podía resolverse sin una guerra total. La buena fe de ambos lados fue cuestionable, pero cada uno buscaba convencer al país de que la intransigencia del otro era la causa de las continuas hostilidades.

La marcha realista fue obstaculizada por el clima húmedo, y tuvo que viajar a lo largo de una red de pistas fangosas, con columnas de carros, coches, caballos de carga, armas pesadas, infantería y jinetes.

Essex dejó Worcester y fue en su persecución el 19 de octubre de 1.642, sufriendo los mismos problemas en su ejército.

El rey Carlos y el ejército realista llegaron a Edgecote, una aldea a las afueras de Banbury, el sábado 22 de octubre. Un consejo de guerra decidió que el ejército descansaría en el área al norte de Banbury, para el día siguiente, mientras la brigada de Nicholas Byron, con 4 de los cañones más grandes del ejército, asaltaba Banbury, donde la guarnición parlamentaria comprendía el regimiento de infantería del conde de Peterborough y una tropa a caballo.

El rey Carlos I de Inglaterra dispuso a su ejército de tal forma que cortaba las líneas de comunicación del conde de Essex con Londres y los parlamentarios se toparon con su ejército haciendo inevitable la batalla.

Batalla de Edgehill 1642. Planeamiento de la batalla. El rey Carlos I de pie en el centro llevando una banda azul, el príncipe Ruperto del Rín sentado, lord Lindsey de pie junto al Rey señalando el mapa. El príncipe de Gales (más tarde Carlos II) y el duque de York (más tarde Juan II) están detrás, el portaestandarte es Edmund Verney. Autor Charles Landseer

Despliegue de los ejércitos

La loma de Edgehill, que se extiende de oeste a este, estaba cruzada por la carretera desde Kineton a Banbury, y se elevaba abruptamente a 300 pies (100 m) sobre Kineton.

El príncipe Ruperto llegó a Edgehill al amanecer, sus regimientos de caballería llegaron durante la mañana, y la infantería comenzó a desfilar, hacia el mediodía.

El ejército realista fue visto por primera vez por las tropas del Parlamento alrededor de las 8 de la mañana, cuando se estaban reuniendo para la adoración del domingo. Adoniram Byfield, capellán del regimiento de infantería de Henry Cholmondeley, describió cómo observó a los realistas desde lo alto de una colina.

Se dio la alarma y el ejército de Essex comenzó a reunirse al sureste de Kineton.

El ejército parlamentario se retrasó de la misma manera que los realistas, había acampado en varios pueblos de la zona y se encontraba disperso. Algunos de los regimientos de Essex estaban demasiado lejos para llegar a tiempo para la batalla.

Essex desplegó su ejército a través del Kineton hasta la carretera de Banbury, a una milla de la base de Edgehill, ocupando parcialmente una colina del “Valle del Caballo Rojo” entre Edge y el pueblo de Kineton. Disponía de unos 15.000 efectivos, de los cuales 2.000 eran jinetes, 700 dragones y unos 12.000 infantes.

Como el conde de Essex había prestado servicio continental con el príncipe holandés Mauricio de Nessau, es probable que el ejército parlamentario adoptara el sistema de los holandeses.

  • Ala derecha mandada por lord Feilding, con su regimiento, cubierto por 2 regimientos de dragones mandados por John Browne y James Wardlawe. A continuación se situó el regimiento de infantería William Fairfax. Disponía de 4 cañones.
  • El centro parlamentario desplegó en dos líneas. En la primera línea estaba la brigada infantería de John Meldrum, que comprendía los regimientos de Robartes, Constable y Meldrum; y a continuación la brigada de infantería del coronel Charles Essex, que comprendía los regimientos de Essex, Wharton, Mandeville y Cholmondeley. En la segunda línea, estaban a la derecha los regimientos de caballería de Philip Stapleton y William Balfour, y después la brigada de infantería del coronel Thomas Ballard, que comprendía los regimientos del conde de Essex, Ballard, Brooke y Holles.
  • El ala derecha estaba mandada por James Ramsey al norte de la carretera, con 24 de caballería y 500 mosqueteros separados de la brigada de Ballard en segunda línea. Esos mosqueteros ocupaban los setos, y parte se colocaron entre las tropas de caballería, una práctica común en Europa, disponía de 3 cañones.

El tren de artillería de Essex comprendía unos 40 cañones. No está claro cuántos estuvieron presentes en el campo de batalla, posiblemente unos 30. Ninguna autoridad establece cómo se dispuso la artillería parlamentaria, pero es probable que los cañones estuvieran asentados entre los regimientos de infantería de primera línea.

Batalla de Edgehill 1642. Despliegue de fuerzas. Autor John Fawkes

Essex estaba restringido para avanzar y atacar por una serie de factores; la colina hasta la posición realista era demasiado empinada; su ejército estaba lejos de haber completado el deslegue, debido a la dispersión de sus regimientos en campamentos sobre una amplia área, con 3 regimientos de infantería, 11 de caballería y de 5 a 10 cañones aún para llegar a la zona de despliegue; finalmente había restricciones políticas.

Durante los frenéticos meses de reclutamiento de tropas para el ejército del Rey, se había dedicado poca planificación a las formaciones que se adoptarían en la batalla. El lord general designado por el rey, el conde de Lindsey, en la mañana de Edgehill, propuso adoptar la formación de infantería de 8 filas del príncipe holandés Mauricio, con quien había servido, junto con el conde de Essex.

El príncipe Ruperto propuso las tácticas suecas de menos filas y formaciones más flexibles. Ruperto fue apoyado por Patrick Ruthven, lord Forth, que había servido en el ejército sueco bajo el rey Gustavo Adolfo. Jacob Astley, sargento mayor general, con el mando de la infantería, que había prestado servicios a los holandeses, apoyó al príncipe Ruperto.

El Rey revocó a Lindsey y aceptó el consejo del príncipe Ruperto. Ofendido por haber dejado de lado su autoridad, Lindsey renunció a su cargo de lord general y regresó para mandar su regimiento, pidiendo que se colocara en una posición destacada en la línea.

Batalla de Edgehill 1642. Formación realista. La infantería realista había sido instruida inicialmente según el modelo holandés, pero el príncipe Ruperto persudió a su tío el rey Carlos para cambiarlo según el modelo sueco, desplegó la infantería en 5 brigadas, 3 en primera línea y 2 en la segunda, la caballería se situó en las alas en dos líneas (C). Autor Adam Hook

El ejército del Rey desplegó en colina conocida como Edge (Edgehill) en el lado noroeste de la aldea de Radway, frente al ejército parlamentario, disponía de unos 15.000 efectivos, de los cuales 3.000 eran jinetes, 1.000 dragones y 11.000 infantes, que formaban 5 brigadas de infantería de unos 2.000 hombres cada una, 10 regimientos de caballería de unos 300 jinetes cada una, y 3 regimientos de dragones de unos 3.300. Desplegó de la siguiente manera:

  • Ala izquierda mandada por Henry Wilmot, contaba 1.300 jinetes en 5 regimientos de caballería (Grandson, Wilmot y Carnabon en primera línea, y en segunda línea Digby y Thomas Aston) a su izquierda 600 dragones en 2 regimientos (Edwuard Grey y Edmond Duncombe).
  • En el centro desplegaron 5 brigadas de infantería en 2 líneas. La primera línea con 3 brigadas, la de la izquierda la del coronel Henry Wentworth (con los regimientos de Wentworth, Gilbert Gerard, Thomas Salisbury y lord Molieux), la del centro del coronel Richard Feilding (con los regimientos de Fielding, Thomas Lunsford, Richard Bolle, Edward Fitton, y Edward Stardling), la derecha la brigada del coronel Charles Gerard (con los regimientos Gerard, Lewis Dyve, y Ralph Dutton). La segunda línea comprendía 2 brigadas de infantería, que cubrían los huecos entre las brigadas de primera línea, a la izquierda la brigada del coronel Nicholas Byron (con los regimientos de Byron, guardias del Rey, y John Beaumont), a la derecha la brigada de John Belasyze (con los regimientos de Balasyze, Thomas Blagge, y William Penyman).
  • Ala derecha mandada por el príncipe Ruperto, contaba con 1.700 jinetes en 5 regimientos de caballería (Guardias del Rey, príncipe de Gales, y príncipe Ruperto en primera línea y príncipe Mauricio y John Byron en segunda línea), a su derecha 400 dragones del regimiento de James Huser.
  • La reserva William Howard estaba detrás de la brigada de la derecha y estaba compuesta por los “Gentlemen Pensioners”, y los mosqueteros del coronel artillero Legge, que habían estado proporcionando escolta a la artillería pesada.

La artillería real comprendía 20 cañones, estaba mandada por John Heydon, el teniente general del tren. Como la formación adoptada era al estilo sueco, los cañones ligeros se habrían distribuido entre los regimientos de infantería de primera línea, y los cañones pesados se habrían situado en el centro, en el hueco entre las brigadas.

Batalla de Edgehill 1642. Vista del campo de batalla. Autor John Fawkes

La batalla

Essex era reacio a comenzar la batalla por múltiples razones. En primer lugar, había claramente un beneficio político para garantizar que el Rey realizara el primer acto agresivo. Sin embargo, tal vez lo más importante es que los realistas ocuparon una posición fuerte en lo alto de Edgehill. Cualquier ataque a una posición tan obviamente superior habría sido costoso. Además, Essex también sabía que tenía refuerzos en camino que aumentaría significantemente sus fuerzas tanto en infantería como en caballería.

 

Fase 1: Intercambio de artillería

Essex permaneció reacio a iniciar el ataque, los realistas abrieron fuego de artillería que fue respondido por los parlamentarios, unas fuentes afirman que empezó a las 14,00 horas y duró una, a pesar de que el fuego de artillería fue ineficaz, uno de los artilleros del Parlamento disparó al rey Carlos y casi le alcanzó.

Batalla de Edgehill 1642. Artillería parlamentaria, al fondo las brigadas de infantería relistas. Autor Graham Turner

 

Fase 2: ataque de los dragones

Alrededor de las 15,00 horas, una vez que los realistas finalizaron de desplegar en el campo de batalla, el príncipe Ruperto envió a sus dragones para limpiar los setos de mosqueteros para asegurar que su caballería pudiera cargar sin obstáculos. Los dragones reales consiguieron desalojar a los mosqueteros y dragones parlamentarios de los setos.

 

Fase 3: Carga del príncipe Ruperto

Después de que los dragones despejaron el camino, príncipe Ruperto lanzó una carga a gran escala contra la izquierda parlamentaria bajo James Ramsey, que disponía alrededor de 1.200 hombres para contrarrestar los 1.700 del monárquico. Sir Richard Bulstrode, que participó en la carga cuenta que el príncipe Ruperto ordenó a la caballería que marchara lo más compacta posible, manteniendo las espadas en alto para recibir la carga del enemigo sin disparar pistola ni carabina hasta abrirse paso entre el enemigo y hacer uso de las armas cuando fuera menester. En grupos compuestos por filas de tres, el ala derecha avanzó.

Se trataba de un avance en marcha lenta hasta la distancia de fuego. Ramsey había escogido una buena posición defensiva y había dispuesto a sus hombres en una suave colina con un pequeño río a los pies de sus laderas y un bosque se extendía a izquierda y por delante. El paso de estos obstáculos retrasó la marcha de los realistas y se pudo disparar contra ellos. Los mosqueteros formaban en filas de seis de fondo, con lo que, disparando por líneas podían mantener un fuego constante.

Sin embargo, el príncipe Ruperto estaba a Ramsey por el flanco, y este se vio obligado a corregir su lado izquierdo reduciendo su ritmo de fuego, extendiendo su línea y debilitando su capacidad de resistencia. Los realistas estaban dispuestos a cargar colina arriba y saltaron sobre cinco o seis sotos y zanjas lo que desordeno la caballería.

Cuando el ataque de Ruperto se aproximaba la caballería parlamentaria respondió abriendo fuego con los cañones alineados entre sus caballos, con los mosquetes y las pistolas. Entonces la caballería realista cargo contra ellos sable en mano. A pesar de lo desordenada de la carga, los hombres de Ramsey abrieron fuego demasiado pronto y la mayoría de las balas no dieron en su objetivo. El reverendo Marshall, que luchó en la batalla por el lado de los parlamentarios escribió: Nuestra ala izquierda, tras la segunda carga, huyo despreciablemente.

Su fuerza se rompió de inmediato y huyó hacia Kineton llevándose consigo una porción de la infantería del coronel Essex. La fuerza de Ruperto, ahora desatada, persiguió a la caballería enemiga fuera del campo hacia Kineton.

Batalla de Edgehill 1642. Carga de la caballería del príncipe Ruperto, desplegaron en 3 filas sable en mano. Autor Graham Turner

Según Bulstrode: “El príncipe Ruperto, tan ansioso por obtener ventaja no estaba satisfecho con guardar la posición, por lo que persiguió con furia al enemigo que huyo hacia el otro lado de Keinton en dirección a Warwick”.

El regimiento de infantería de Charles Essex, a la izquierda del frente parlamentario, vio a la caballería a su izquierda arrastrada por la carga frontal del príncipe Ruperto, y al ver que los infantes realistas avanzaban sobre ellos, dieron media vuelta y huyeron, a pesar de los esfuerzos de sus oficiales por mantener las posiciones.

Afortunadamente para el lado parlamentario, los soldados de la brigada de Ballard en la segunda línea estaban hechos de material más duro, y avanzaron hacia la brecha dejada por el regimiento Essex en fuga. La brigada de Ballard llegó a tiempo para recibir la carga de los 10.500 infantes realistas, con el resto de la primera línea parlamentaria.

 

Fase 4: Lord Wilmot

Al otro lado del campo de batalla, lord Wilmot, al mando del ala izquierda realista, cruzó un terreno difícil y atacó y quebró la caballería parlamentaria frente a él. Sin embargo gran parte de sus jinetes se desviaron hacía la izquierda y no entablaron contacto con las tropas de Balfour, que se encontraban en segunda línea, detrás del regimiento de infantería de Meldrum, aun así parte de sus tropas cayeron sobre la segunda línea de Balfour que abrió fuego contra ellos para después esperarlos con las espadas en la mano. Esa unidad, bajo William Balfour, se mantuvo firme. Al mismo tiempo, los realistas comenzaron un avance general de infantería.

El regimiento de infantería Fairfax en la derecha de la segunda línea realista también huyó.

Batalla de Edgehill 1642. La caballería realista atacando. Autor Harry Payne

 

Etapa 5: Estancamiento

La infantería de los realistas tras una oración dirigida por el sargento mayor general, Jacob Astley, inició el avance, aunque a un ritmo más mesurado. Las brigadas realistas en la segunda línea se cerraron en las brechas entre las brigadas de primera línea, de modo que hicieron un frente casi continuo.

Batalla de Edgehill 1642. Oración de Jacob Astley, sargento mayor jefe de la infantería realista se prepara para la batalla. Graham Turner

Antes de la batalla el conde de Essex había creado un nutrido cuerpo de coraceros, hombres experimentados que habían participado en su mayor parte en la guerra de los Treinta Años y la hizo entrar en combate disponiéndolas en líneas de asalto que que aguantaron al centro realista, retrocediendo ordenadamente hacía la segunda línea para abrir grandes brechas entre la infantería realista y después avanzar hacía su posición inicial, produciéndose un estancamiento de ambas infanterías al llegar la segunda línea.

 

Fase 6: Ataque contra la artillería realista

La gran fuerza de los realistas había sido su caballería, pero ésta había abandonado completamente el campo persiguiendo a sus oponentes. Por el contrario, una parte de la caballería parlamentaria, los regimientos bajo William Balfour, jefe de la caballería, y Philip Stapleton, situados a la izquierda en la segunda línea, detrás de la brigada de Meldrum, todavía estaban en posición y listos para ser usados.

Estos dos regimientos de caballería se lanzaron contra el avance de la infantería realista. El regimiento de Stapleton atacó a la brigada realista de Nicolas Byron, que fue capaz de formar un muro de picas y rechazar la carga de Stapleton.

Batalla de Edgehill 1642. La brigada realista de Byron, es capaz de formar un muro de picas y rechazar la carga del regimiento de caballería parlamentario de Stapleton

Balfour atacóa la brigada de de infantería realista de Feilding, capturando a Feilding y dos de sus coroneles, Stradling y Lunsford, la brigada huyó hacia Hedgehill. Continuando a través de la infantería, los jinetes de Balfour llegaron a una batería de artillería realista de 6 cañones situada en a retaguardia, dio la orden de clavar (introducir un clavo en el oído del cañón para dejarlo inutilizado) los cañones, al menos los dos pesados, pero al no tener clavos ni martillos, no pudieron clavarlos, pero mataron y consiguieron hacer huir a los sirvientes.

Batalla de Edgehill 1642. Captura de la artillería realista de seis cañones por los jinetes de Balfour que dio la orden de clavarlos (clavar un clavo en el oido u orificio de disparo para dejarlos inutilizados), especialmente a los dos más grandes, pero al no disponer de clavos no pudieron hacerlo . Autor Graham Turner

Fase 7: Ataque de flanco de Balfour

El conde de Essex decidió explotar la iniciativa obtenida por sus dos regimientos de caballería, y dirigió un ataque contra la brigada realista de infantería de Nicholas Byron. Los regimientos parlamentarios de infantería de lord Robartes y William Constable, apoyados por los regimientos de caballería de Balfour y Stapleton, y los regimientos de infantería del lord general y lord Brooke, cargaron contra la brigada realista de Byron y lo obligaron a retroceder, rompiendo filas.

El segundo ataque de Balfour fue casi decisivo, cargó contra el flanco izquierdo de la brigada realista, causando un cambio del eje de la batalla cuando el ejército del Rey intentó compensarlo. Por un momento, la situación parecía peligrosa para el ejército del Rey, ya que la línea de infantería realista estaba a punto de colapsar.

Batalla de Edgehill 1642. Carga de Balfour

Fue en este punto cuando el conde de Lindsey, al frente de su regimiento, recibió un disparo en la pierna y resultó mortalmente herido. Su hijo, lord Willoughby d’Eresby, estaba de pie junto a él, defendiendo a su padre caído con su media pica, hasta que fue hecho prisionero.
Los guardias del Rey lucharon contra el regimiento parlamentario de infantería de Constable, y durante este combate, Edmund Verney, portaestandarte real fue muerto, y el estandarte real fue capturado. Además, Nicholas Byron resultó herido, el teniente coronel Monro del regimiento del lord general muerto, y el teniente coronel Vavasour de los guardias del rey fue hecho prisionero.

Batalla de Edgehill 1642. Captura del estandarte real de Carlos. Autor Graham Turner

Fase 8: Estabilización

Los realistas se replegaron a un arroyo que se extendía a lo largo del campo de batalla, cuyas orillas proporcionaban un obstáculo entre ellos y los atacantes parlamentarios.

Mientras la lucha se desarrollaba en el centro de la batalla, Charles Lucas atacó la retaguardia de la línea parlamentaria, con unos 250 jinetes que había conseguido reagrupar del ala izquierda de la caballería realista, cargó contra la brigada de Charles de Essex que huía. Si bien esta fuerza capturó varios estandartes y mató e hirió a un número de tropas parlamentarias, no llegaron a la línea principal, debido a la cantidad de fugitivos en su camino. Uno de los oficiales de Lucas, el capitán John Smith, del regimiento de caballería de lord Grandison, vio el estandarte real y algunos prisioneros escoltados desde el campo por un grupo de soldados parlamentarios. Smith y otro soldado les atacaron, consiguiendo recuperar el estandarte real y liberar al coronel Richard Feilding.

La caballería realista del ala derecha, después de perseguir a los jinetes parlamentarios hasta Kineton, saquearon el tren de bagajes que encontraron allí, apoderándose de un coche que pertenecía al conde de Essex. Fueron controlados en Kineton por la caballería parlamentaria y una brigada de infantería, comandada por el coronel John Hampden, que acudía al campo de batalla para ocupar, desde sus lejanos lugares.

Batalla de Edgehill 1642. La caballería realista asaltando el tren de bagajes. Tras de derrotar a la caballería parlamentaria la persiguió y se dedicó el tren de bagajes parlamentario en Roundhead. Autor Richard Beavis

La estabilidad luego fue restaurada con el apoyo de su artillería, los jinetes del príncipe Ruperto regresaron al campo de batalla debido a su persecución, y su llegada alentó a la infantería realista a oponerse firmemente a la línea parlamentaria que progresaba constantemente. Sin embargo, la caballería realista no pudo ser persuadida de atacar a la infantería parlamentaria, alegando que sus caballos estaban demasiado agotados. El príncipe Ruperto se negó a ordenar un nuevo ataque.

 

Fase 9: la retirada

Hacia las 16,30 horas y, con la oscuridad acercándose y ambos bandos ahora con poca munición, las dos fuerzas se desconectaron.

Al rey Carlos se le aconsejó que retirara su ejército del campo, pero se negó, apoyado por el consejo de John Culpeper, y pasó la noche con sus tropas en la base de la colina, listo para una nueva batalla a la mañana siguiente si era necesario. Hacía frío, y muchos de los infantes realistas dejaron sus puestos para buscar alojamientos más cómodos.

Durante la noche, aparecieron los regimientos parlamentarios desaparecidos; la brigada de infantería del coronel Hampden, compuesta por 2 regimientos, y el regimiento de caballería de lord Willoughby. Hampden instó a la reanudación de la batalla por la mañana, pero Essex se negó. Gran parte de la caballería parlamentaria había desaparecido, y varios de los regimientos de infantería habían sufrido muchas bajas.

Las bajas en cada lado parecían mucho peores de lo que realmente eran, debido a la cantidad de soldados dispersos, ya sea durante la batalla o bien al abandonar sus filas para buscar alojamiento durante la noche.

Al día siguiente, 24 de octubre de 1.642, Essex se fue con su ejército a Warwick, dejando el camino a Londres abierto, y los realistas regresaron a los barrios que ocupaban antes de la batalla, en las aldeas inmediatas al norte de Banbury. Durante la mañana, el rey Carlos envió a William de Neve al conde de Essex, con una oferta de perdón para todos los miembros del ejército de Essex que depondrían las armas y regresarían a su lealtad a la Corona.

 

Bajas en la batalla de Edgehill

Las bajas en la batalla son difíciles de cuantificar. Clarendon dice que el clérigo local, que se hizo responsable de enterrar a los muertos, dijo que había 3.000 cuerpos. Clarendon dice que, de estos, 1.000 eran tropas reales. Más tarde Clarendon enmienda su evaluación para decir que el ejército del Rey sufrió alrededor de 300 muertos.

Muchos de los rezagados y desertores parlamentarios no regresaron a su ejército en absoluto.

Parece probable que el ejército del Parlamento sufrió más bajas que el ejército del rey Carlos, por varias causas; muerte, heridas, captura, desorden y deserción.

Las estimaciones actuales bajas de la batalla son de alrededor de 1.500 muertos, heridos y capturados en el Parlamento y 1.000 para el Rey.

De los oficiales superiores, los realistas perdieron al lord general, lord Lindsey, que murió de su herida, Edmund Verney, el conde de Marshal y lord d’Aubigny fueron muertos. Varios altos oficiales fueron heridos o capturados. Patrick Ruthven, lord Forth, fue nombrado Lord General en lugar de Lindsey.

El lado parlamentario perdió al coronel lord Saint John y el coronel Charles Essex fueron muertos.

 

Anécdotas y tradiciones de la batalla de Edgehill

En las alas parlamentarias en la batalla de Edgehill, se adoptó la práctica europea de intercala grupos de jinetes con grupos de mosqueteros a pie. El resultado fue desafortunado. La caballería parlamentaria fue derrotada, dejando a los mosqueteros despedazados.

Antes de conducir al pie realista a la batalla en Edgehill, Jacob Astley, sargento mayor general del pie realista, se arrodilló y pronunció la memorable plegaria: “Señor, tú sabes cuán ocupado debo estar hoy. Si me olvido de ti, olvídate de mí“. Luego se puso de pie y gritó “En marcha muchachos“.

La tradición de la familia Verney dice que cuando se cortó la mano de Edmund Verney, portaestandarte real y se tomó el estandarte real en Edgehill, la mano de Edmund siguió sujetando el asta, aunque separada del resto de su brazo y cuerpo. Su cuerpo no fue recuperado después de la batalla.

El hijo mayor de Edmund Verney, Ralph, luchó por el Parlamento. Padre e hijo aparecen en un monumento conjunto con sus esposas, en la iglesia familiar de Middle Claydon.

El capitán John Smith fue nombrado caballero el día después de la batalla por el rey Carlos, por su hazaña al rescatar el estandarte real y liberar al coronel Feilding. En sus memorias, Edmund Ludlow dice que Smith para recuperar el estandarte real, se puso una bufanda anaranjada al estilo parlamentario y engañando al soldado parlamentario para que le entregase el estandarte. Esta narración parece ser inconsistente con la descripción dada por Clarendon de Smith al reducir al menos una de las escoltas del Parlamento, mientras recuperaba el estandarte. Ludlow luchó por el Parlamento.

Hay un monumento en la iglesia Radway erigido por su madre conmemorando al capitán realista Henry Kingsmill muerto en la batalla de Edgehill el 23 de octubre de 1642.

Los guardias del Rey contenía nobles de tal sustancia que Clarendon consideró que había más riqueza en esa formación que en ambas Cámaras del Parlamento.

La batalla de Edgehill contenía un buen ejemplo de los peligros asociados al uso de las mechas. Richard Bulstrode, en sus memorias, cuenta que un mosquetero fue a llenar su cantimplora de pólvora del barril del regimiento y metió la mano en el barril, sin recordar que tenía su mecha encendida en la mano. Se detonó una cantidad considerable de pólvora y muchos s oldados murieron.

Bulstrode afirma que el príncipe Ruperto formó la infantería en 6 filas de profundidad. Mientras mostraba que la disputa entre el método holandés y el sueco se resolvió a favor de los suecos, este episodio es una ilustración del alcance de la influencia del príncipe Ruperto en el ejército realista, el nombramiento del príncipe Ruperto fue como “general de caballería”. Lord Lindsey comandaba el ejército, y Jacob Astley ocupaba el cargo de sargento mayor general de la infantería, con la responsabilidad de llevar la infantería a la batalla. La caballería realista desplegó con 3 filas de profundidad, a la manera sueca.

Los ejércitos de la época no necesariamente usaban uniforme. Cada lado se identificará mediante alguna forma con una insignia o marca. En Edgehill, el ejército parlamentario llevaba bufandas naranjas. Unas 17 o 18 tropas de sir Faithful Fiennes no pudieron quitarse las bufandas al cambiar de bando y fueron abatidas por la caballería realista.

Edmund Ludlow luchó en Edgehill como guardaespaldas del conde de Essex. Llevaba armadura y, después de desmontar durante la batalla, le resultó extremadamente difícil volver a montar.

Muchos de los heridos, forzados a permanecer en el campo de batalla durante la noche, fueron salvados por el clima frío, que heló sus heridas y detuvo el sangrado.

Es una cuestión de registro que, después de la batalla, los cirujanos salvaron varias vidas mediante el uso de la trepanación de los cráneos de los soldados con heridas en la cabeza.

Una mujer local, Hester Whyte, presentó una petición al Parlamento para que se la recompensara por el cuidado de varios soldados heridos del ejército de Essex durante 3 meses después de la batalla, a menudo pasándose toda la noche con ellos y utilizando sus propios recursos para alimentarlos. Varios habitantes del área de Banbury recibieron sumas pagadas por el ejército de Essex por el cuidado de soldados heridos después de la batalla de Edgehill.

La mayoría, si no todos los regimientos parlamentarios, poseían capellanes en Edgehill. Después de la batalla, muchos de los capellanes se fueron a casa, aunque no está claro por qué. Dos capellanes, Adoniram Byfield y Thomas Case, publicaron relatos de la batalla. C.H Firth describe a los capellanes parlamentarios como “los primeros corresponsales de guerra”, muchos de ellos llevando un registro de las acciones de su regimiento.

 

Batalla de Turnham Green (13 de noviembre de 1.642)

El príncipe Ruperto propuso que con la caballería y dragones y unos 3.000 infantes dirigirse a toda prisa para tomar Londres, pero su idea fue rechazada por considerarse muy arriesgada.

El conde de Essex se dirigió de inmediato a Londres vía Daventry y San Albano, llegando a Londres el 7 de noviembre, donde fue aclamado. El Parlamento envió un mensaje al Rey para una reconciliación, sugiriendo el castllo de Widsor como lugar para llevar a cabo las negociaciones. El ejército de Essex ocupó un puente sobre el río Támesis en Kingston y la ciudad de Brentford para cerrar el paso a las fuerzas realistas.

Mientras tanto el Rey capturó la ciudad de Bambury, y el 29 de agosto entraba en Oxford, y el 9 de noviembre llegaban a las afueras de Londres.

El 11 de noviembre, los regimientos parlamentarios de infantería de lord Brokes y de Denzil Holles, apoyados con caballería llegaron a Brentford para reforzar las posiciones, se produjo un enfrentamiento con la vanguardia realista en el que los parlamentarios fueron derrotados, pero su sacrificio proporcionó tiempo al conde de Essex para reunir su ejército.

El 12 de noviembre el regimiento parlamentario de Hamden partió de Uxbridge para cubrir la retirada de Holles y Brokes, cuando éstos se retiraban de Brentford en desorden.

El 13 de noviembre el ejército de Essex y las bandas entrenadas de Londres presentaban batalla a los realistas en Turnham Bridge. Ese mismo día Essex ordenó un ataque de flanco con 2 regimientos de caballería y 4 regimientos de infantería para que desde Acton, cayeran sobre el flanco realista.

Marcha a Londres noviembre de 1642. Fuente Osprey

El Rey, que disponía de unos 12.000 efectivos, viendo que los parlamentarios casi le doblaban en número, y una vez más contrariamente a los consejos de Ruperto, retrocedió por el valle del Támesis hacia Oxford (perdiendo la posibilidad de un movimiento de flanqueo a través del leal Kent), donde estableció su cuartel general para el resto de la guerra. Nunca más durante la guerra civil los realistas estuvieron tan cerca de capturar Londres, y sin Londres no podían ganar la guerra.

Batalla de Turnham Green 13 de noviembre de 1642

 

Batalla de Piercebridge (1 de diciembre de 1.642)

William Cavendish, el primer duque de Newcastle-upon-Tyne, había sido nombrado por Carlos I como el gobernador a cargo de los cuatro condados más al norte: Northumbria, Durham, Westmorland y Cleveland. En Yorkshire, había dos comandantes parlamentarios, John Hotham, gobernador de Hull, estaba encerrado en la ciudad, y Ferdinando, lord Fairfax, que con su hijo Thomas Fairfax habían llegado a Bradford para comenzar a reclutar y entrenar a un ejército en esa zona. Muchos de Bradford y otros hombres de la zona respondieron con entusiasmo a la llamada.

Los realistas de Yorkshire le pidieron ayuda a Newcastle y se dirigió al sur con 8.000 hombres, conocidos como Casacas blancas (Whitecoats) o los Corderos de Newcastle (Newcastle’s Lambs). John Hotham se dirigió hacia el norte para encontrarse con ellos, y las dos partes colisionaron en el puente de Piercebridge.

Parece que no hubo una batalla a gran escala, sino una especie de escaramuza entre las partidas. Hotham con los cabezas redondas (roundheads, nombre con que se conocía a los parlamentarios por llevar el corto) que consistían en tres tropas (grupos) de jinetes y cuatro compañías de infantes, que marchaban de Richmond a Darlington, y se atrincheraron en el terreno elevado en Cliffe con dos cañones e inicialmente repelieron una embestida realista en el puente.

Movimientos de fuerzas diciembre de 1642. Batalla de Piercebridge y asedio de Bradford.  Fuente  www.bcw-project.org

Newcastle llevó sus cañones a la orilla opuesta de Carlbury y procedió a bombardear los cañones de los parlamentarios desde una altura mayor.

Con su mayor altura, derrotó a Hotman y cruzó a Yorkshire. En dos días estuvo en York, siendo recibido con alegría, por lo que Cumberland renunció al mando de los realistas de Yorkshire.

Newcastle descansó su ejército durante tres días y luego procedió contra lord Fairfax que se encontraba en Tadcaster.

A lo largo del día se produjo una dura contienda con los realistas realizando ataques decididos contra la ciudad pero siendo rechazados repetidamente. Lord Fairfax se vio obligado a retirarse de la ciudad durante la noche debido a la escasez de municiones y la falta de hombres. Los Fairfax se dirigieron al sureste para ocupar Selby. Newcastle luego se movió para aliviar a una pequeña guarnición realista en Pontefract.

Newcastle luego decidió avanzar a Riding del Oeste y atacar los centros de apoyo parlamentario en la región. Su objetivo principal era Bradford. Las fuerzas realistas bajo el mando de William Saville ocuparon Leeds y Wakefield que se rindieron tras una ligera resistencia y se dirigió a continuación a Bradford. Un destacamento de caballería realista comandado por John Henderson se dirigió hacia el sur a través de Nottinghamshire y aseguró Newark, que siguió siendo una importante guarnición realista durante la Primera Guerra Civil Inglesa.

 

Asedio de Bradford (diciembre de 1.642)

El 17 de diciembre de 1.642, William Savile envió mensajeros que exigían que la gente de Bradford contribuyera con grandes sumas al ejército realista y amenazaba con quemar la ciudad si no lo hacían. Los mensajeros fueron encarcelados y las demandas ignoradas. Este fue un valiente gesto de desafío ya que la ciudad no tenía soldados entrenados ni oficiales para defenderla. Bradford era una ciudad relativamente pobre y ciertamente no podía permitir el lujo de pagar soldados para defenderla durante un largo período.

Los otros pueblos y aldeas locales estaban al tanto de la situación, pero consideraban que la postura de la gente de Bradford era desesperada y condenada al fracaso. Al principio rechazaron todas las súplicas de ayuda. En la noche del 17 de diciembre, mucha gente local huyó de Bradford y la dejaron aún más vulnerable, pero los que se quedaron decidieron resistir. Durante la noche, el capitán John Hodgson, un oficial preparado, llegó desde Colley cerca de Halifax para tomar el mando. Al enterarse de la difícil situación de la ciudad, este hombre valiente y resuelto se movió de inmediato para ofrecer sus servicios y pudo organizar refuerzos.

En la mañana del sábado 18 de diciembre, alrededor de las 09,00 horas, Saville y su ejército avanzaron para tomar la ciudad. Los realistas desplegaron en dos cuerpos. Las unidades avanzadas estaban mandadas por el coronel Evers, el hijo mayor de lord Evers, y consistía en 3 tropas de caballería, 2 compañías de dragones, 100 de infantería, 20 zapadores para construir fortificaciones y trincheras, y 2 cañones. La artillería estaba comandada por el mayor Carew, un inglés de origen holandés. Las unidades posteriores estaban bajo el mando de Francis Howard y consistían en sus propias y las tropas de caballería del capitán Hilyard, 6 compañías de dragones del coronel Eddrington y 100 de infantería. Las fuentes señalan que el coronel Goring (más tarde lord Goring) acompañó a la fuerza y, además, estaba presente un familiar del conde de Newport.

Los defensores tenían hombres armados con 40 mosquetes y calivers (mosquetes pequeños) y alrededor de 30 piezas de caza armadas (mosquetes usados principalmente para cazar aves). Estos se colocaron en lugares estratégicos alrededor de la ciudad con una docena de los mejores tiradores en el campanario y en lavciglesia. También hubo un número similar de hombres con porras.

Los realistas instalaron sus cañones cerca de Barkerend a unos 300 metros de la iglesia, que era el punto fuerte clave en la defensa de la ciudad. La gente lo había asegurado lo mejor que podían y estaban decididos a defenderlo hasta el final, los cañones dispararon 17 veces.
Los realistas enviaron una tropa de caballería bajo el mando de John Goodricke para desviar la atención de los defensores mientras intentaban mover sus cañones a una mejor posición para disparar Kirkgate directamente a la ciudad.

La tropa de Goodricke rodeó el perímetro de la ciudad y, según los informes, secuestró a una mujer y mató a dos hombres desarmados. Los centinelas dispararon contra los realistas e hirieron a varios de sus caballos. La caballería se retiró cuando un grupo de hombres con porras se acercó.

Mientras tanto, los realistas habían movido sus cañones más cerca de la ciudad y el mayor Carew y algunos soldados de infantería ocuparon 2 casas dentro de 30 yardas de la iglesia sin oposición, excepto por el el fuego de mosquetes de la iglesia. Los defensores de la ciudad no eran lo suficientemente fuertes como para evitarlo.

Los tiradores del campanario apuntaban principalmente a los oficiales para causar desorden y desmoralizar a los soldados realistas.

Al mediodía, se necesitaba mucha ayuda y llegaron refuerzos con la forma de un gran número de hombres con porras y mosqueteros de Halifax y Bingley y las aldeas circundantes. Más mosqueteros se colocaron en la iglesia y los hombres porras en las calles que conducen a la ciudad.

Los mosqueteros en la iglesia y en las calles mantenían a los realistas en las dos casas bajo fuego constante y los que estaban en el campanario cortaban los refuerzos. Sin embargo, las grandes ventanas de las iglesias y la pequeñez de las casas dieron una clara ventaja a los realistas.

El cañón era claramente una amenaza seria y un peligro para la ciudad y sus defensores, y el capitán Hodgson decidió que se debía hacer algo para neutralizar esto. Un asalto fue hecho en las 2 casas por hombres con porras que derribaron las puertas y mataron a algunos de los realistas dentro. Otros huyeron al campo adyacente y fueron seguidos por los hombres porras y se desarrolló una feroz lucha cuerpo a cuerpo.
Se cree que el famoso coronel Goring fue derribado y atacado por algunos hombres con porras, pero fue rescatado por varios de sus soldados que saltaron sobre un seto para ayudarlo. Los mosqueteros realistas se reagruparon detrás de los setos y dispararon contra los hombres con porras y los hicieron retroceder de vuelta a la ciudad.

Los realistas comenzaron a retirarse a Leeds y fueron perseguidos por 50 hombres con porras y mosqueteros hasta Bradford Moor y luego se retiraron a la ciudad ya que tenían miedo de ser rodeados y atacados por la caballería realista. Toda la batalla duró aproximadamente 8 horas.
Al día siguiente, llegó un mensajero de los realistas para solicitar que se les devolviera el cuerpo de un oficial caído. El cuerpo fue entregado, puede haber sido John Harper.

Los oficiales realistas muertos fueron John Harper, el capitán Wray, y el capitán Binns, el número de soldados se desconoce.
John Goodricke recibió un bastonazo, y alrededor de 100 soldados resultaron heridos, según se informó desde Leeds, donde fueron alojados. Los parlamentarios tuvieron 12 heridos.

Se tomaron prisioneros, el sargento mayor Carew, 26 soldados, 10 caballos, 180 libras de pólvora y unos 40 mosquetes.

Con la excepción de los mosqueteros, los defensores estaban armados con armas groseras y no militares, como porras, palos, guadañas, azadas, mayales, alabardas y hoces en largos palos; y eran completamente indisciplinados. Sin embargo, su fervor puritano, espíritu de lucha y valentía parecen haberse cumplido ese día.

Los realistas, por su parte, también parecían carecer de experiencia y entrenamiento, y en particular en el manejo de su artillería. Se afirma que, aunque colocaron un cañón bastante cerca de la iglesia, pudieron hacer poco daño. Sin embargo, era un edificio robusto y estaba protegido por sacos de lana colgados de la torre para absorber parte del impacto del disparo.

Thomas Fairfax hizo una atrevida marcha nocturna a través del territorio controlado por los realistas con un destacamento de Selby para reforzar a Bradford el 23 de diciembre de 1.642.

Esta batalla fue la primera de cualquier tamaño en la Guerra Civil en Yorkshire y Thomas Fairfax se refirió a ella como tal.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-08-11. Última modificacion 2018-08-19.