Siglo XVIII Guerras Revolucionarias Francesas I (1.789-95) Operaciones en los Países Bajos 1.793

Situación a principios de 1.793

La reciente agresividad de la República Francesa estaba causando un cambio de actitud dentro de las cortes europeos. Las tensiones aumentan con la ejecución de Luis XVI el 21 de enero de 1.793. El Reino Unido había acogido con beneplácito los acontecimientos en Francia. Pero rápidamente, volvió a su política de equilibrio europeo cuando Francia multiplicó las anexiones. La integración de Bélgica y la apertura del Scheldt dieron argumentos a los partidarios de la guerra en Gran Bretaña. Londres no podía soportar que el centro financiero de Amberes estuviera en manos de los franceses. El 24 de enero de 1.793, el embajador francés en Londres, Chauvelin, recibió la orden de abandonar el país. También en Francia había muchos partidarios de la guerra contra Gran Bretaña. Temían la competencia económica, comercial y colonial británica.

El 1 de febrero de 1.793, la Convención declaró la guerra a Gran Bretaña y las Provinciaas Unidas. Francia vio un conflicto con este último como una forma de hacerse con el Banco de Amsterdam. Gran Bretaña rápidamente acordó con Rusia prohibir la importación de granos de Francia. Al no tener ejército, tratados firmados con los príncipes alemanes para que pudieran formar ejércitos. La política exterior británica siguió siendo idéntica durante el largo conflicto contra Francia: el pago de subsidios a las potencias continentales para que formasen ejércitos contra Francia mientras la Royal Navy intentaba asfixiar a Francia mediante el bloqueo y la toma de colonias.

Una vez que Gran Bretaña se integró al conflicto, las otras potenCías se apresuraron a seguir. España rompió relaciones diplomáticas con la República Francesa, que declaró la guerra el 7 de Marzo. Los Estados Papales, Nápoles, los ducados de Parma y Módena, la Toscana y Portugal pronto les siguieron. Sin embargo, estos estados no estaban vinculados dentro de una gran coalición, sino que estaban vinculados a Gran Bretaña mediante tratados bilaterales.

Francia se enfrentaba a una gran cantidad de amenazas en la primavera de 1.793: hacia el sur España podría montar un ataque a través de los Pirineos; los austriacos y las tropas italianas se preparaban para la campaña de primavera cerca de Niza; un ejército multinacional bajo mando británico estaba siendo preparado para operaciones en Flandes en conjunción con las fuerzas de los Habsburgo; y los aliados se jactaban de un ejército de 120.000 hombres a lo largo del Rin. Estas fuerzas combinadas alcanzaban los 350.000 hombres, mientras que en Francia inestabilidad civil y política, huelgas de trabajadores y el colapso administrativo dejaba a los ejércitos de la República sin suministros y sin paga, sufriendo de baja moral. En teoría los franceses disponían de unos 270.000 efectivos, pero la verdadera cifra debía ser considerablemente más baja y con la moral en su punto más baja, no se sabía lo que la siguiente campaña podía traer. Para empeorar las cosas, Francia tenía también para lidiar con la poderosa Royal Navy, que era considerada por todos como la flota más. Con Francia ya al borde de la bancarrota, la perspectiva de perder sus colonias y tener su comercio barrido de los mares debía parecer una pesadilla.

Primera Guerra de la Convención. Situación de los ejércitos franceses y aliados en agosto de 1793.

Batalla de Batalla de Neerwinden (18 de marzo de 1.793)

Movimientos previos

Charles François Dumouriez tuvo la oportunidad de conducir los austriacos de la orilla oeste del Rin en conjunto con el ejército del Centro. En vez de eso siguió un proyecto personal suyo, la invasión de la república Holandesa. Tenía la esperanza de ir a la guerra con los holandeses, manteniendo el reino de Gran Bretaña neutral. Sin embargo, el gobierno francés obligó a su lado, declarar la guerra a Gran Bretaña el 1 de febrero 1.793 y ordenándole a invadir la república Holandesa. Dumouriez emprendió la invasión con 15.000 soldados de infantería y 1.000 de caballería, pronto sería reforzado. Francisco de Miranda jefe del ejército Norte, dejo de sitiar Maastricht, cubierto por el ejército de Jean-Baptiste de Cyrus de Valence y el cuerpo de Harville, Dumouriez empujó hacia el norte. En este momento el ejército del Norte contaba 18.322 hombres, el ejército de Bélgica tenía 30.197, el ejército de las Ardenas constaba de 23.479 soldados, cuerpo de Harville era 12.051 fuerte, el ejército de Holanda tenía 23.244 tropas y había 15.000 hombres en guarniciones belgas. En total, la fuerza del ejército francés en los Países Bajos fue 122.293 hombres. El ejército francés en un exceso de confianza, se creía invencible. Mientras tanto, la Convención Nacional fue desgarrada por las luchas políticas amargas entre los moderados girondinos y los extremistas jacobinos . Durante este período el sistema de suministro del ejército se vino abajo por negligencia.

Dumouriez cruzó la frontera holandesa el 16 de febrero de 1.793. La fortaleza de Breda cayó después de un sitio rápido del 21 al 24 de febrero de 1.793. Los 3.000 defensores holandeses, que incluía 2.500 soldados de infantería y un regimiento de dragones, se rindió la ciudad con sus 250 cañones y se les permitió ir libres. También el día 21, Maastricht fue invertido por 10.000 soldados del ejército de Miranda. Había 8.000 defensores austriacos y holandeses bajo el mayor-general austriaco, príncipe Karl Wilhelm Georg de Hesse-Darmstadt. El trabajo de sitio en Maastricht en tiempo de invierno fue demasiado para los voluntarios franceses y muchos desertaron de sus unidades y se fueron a casa. La fortaleza de Geertruidenberg con 150 cañones capituló después de un sitio de 1 a 4 marzo. La guarnición holandesa de 2 BIs y 2 Escons quedó en libertad. Tanto Breda y Geertruidenberg habían sido engañados a renunciar por el ingeniero militar Jean Claude Le Michaud d’Arcon, que había diseñado las baterías flotantes en el Sitio de Gibraltar. Una pequeña fortaleza en Klundert fue capturada el 4 de marzo de 4.000 hombres bajo Berneron. La pequeña guarnición presentó una dura batalla y tuvieron 60 muertos antes de los 73 supervivientes se rindieran.

Asentado en la frontera de Holanda, Dumouriez tenía previsto cruzar y marchar a través de Rotterdam, Delft, La Haya y Leiden para apoderarse de Ámsterdam. Después de la captura de Maastricht, Miranda se le uniría para avanzar a través de Nimega (Nijmegen) y Utrecht. Preocupado por la república Holandesa, el comandante francés había dado a los austriacos demasiado tiempo para recuperarse. El príncipe Josias de Sajonia-Coburgo-Saalfeld congregó un ejército austriaco en la orilla oeste del Rin. Estaba asistido por un oficial de estado mayor prometedor llamado Karl Mack von Leiberich. El 1 de marzo, Coburgo con una fuerza de 39.000 hombres barrió al ejército de René Joseph de Lanoue que tenía 9.000 efectivos en la batalla de Aldenhoven, los franceses perdieron 2.300 hombres, 7 cañones frente a 50 bajas austriacas. Los franceses abandonaron el asedio de Maastricht el 3 de marzo. Coburgo siguió lentamente y las fuerzas francesas se reagruparon en Lovaina. Dumouriez tardó en renunciar a su proyecto holandés pero el gobierno francés insistió en que se hiciera cargo de Bélgica. Dejando Louis-Charles de Flers al mando del ejército de Holanda , Dumouriez llegó a Lovaina el 11 de marzo.

Dumouriez pensaba que la moral de sus soldados era demasiado inestable para una retirada por lo que avanzó hacia el ejército de Coburgo, en busca de batalla. En su prisa, el comandante francés no pudo llamar a los cuerpos de Harville o al ejército de Holanda como refuerzos. Anteriormente, François Joseph Drouot de Lamarche había sido expulsado de Tienen (Tirlemont), pero el 16 de marzo los franceses lo recapturaron después de un combate vigoroso. Los franceses atacaron Tienen con 10.000 soldados, mientras que el archiduque Carlos, duque de Teschen defendía la ciudad con 6.000 soldados, 6 cañones y 2 morteros. Bajas francesas fueron de 500, mientras que sus oponentes sufrieron pérdidas de 800 muertos, heridos y desaparecidos. Coburgo retiró su ejército de vuelta detrás del pequeño río Gete. Creyendo que superaban en número a sus enemigos, Dumouriez estaba muy seguro del éxito. Un siglo antes, los franceses habían ganado la batalla de Landen en el mismo lugar.

Despliegue de fuerzas

Las fuerzas dadas para los dos ejércitos varían según las fuentes. Los franceses tenían unos 40.000 infantes y 5.000 jinetes, mientras que la Coalición contaba con unos 30.000 infantes y 10.000 jinetes. Los franceses eran superiores en infantería e inferiores en caballería.

Los franceses desplegaron:

  • Vanguardia mandada por François Joseph Drouot de Lamarche con 4.000 infantes y 1.000 jinetes.
  • Ala derecha mandada por Auguste Marie Henri Picot de Dampierre con 2.000 infantes y 1.000 jinetes.
  • Centro-derecha mandado por Jean-Baptiste de Cyrus de Valence con 9.000 efectivos en 18 BIs y se dividía en 3 divisiones de Joachim Joseph Neuilly, Alexis Paul la Marche y Michel Le Veneur.
  • Centro bajo Louis-Charles de Flers, duque de Chartres Louis con 9.000 infantes en 18 BIs y 1.000 jinetes. Los generales subordinados eran Jacques Thouvenot y Dominique Dietmann.
  • Centro-izquierda bajo Francisco de Miranda con 7.000 infantes bajo Jean Alexandre Ihler, 5.000 infantes bajo Félix Marie Pierre Chesnon, y 1.000 de caballería bajo Champmorin.
  • Ala izquierda bajo Joseph Miaczinski con 2.000 infantes y 1.000 jinetes.
  • Reserva bajo Jean Nestor de Chancel mandó a los 4.000 infantes en 8 BIs
Batalla de Neerwinden (18 de de marzo de 1793). Plano de la batalla

Los aliados desplegaron:

  • Vanguardia bajo el el archiduque Carlos con 11 BIs y 11 Escons se divide en una serie de brigadas bajo el mando de los coroneles. Joseph von Gruber mandaba a 2 BIs del RI-33 de Sztáray. Stephan von Mihaljevich mandaba 3 BIs jägers de la Mahony, 1 BI del Freicorps de O’Donnell Freikorps, 1/3 del BI del Freicorps Branovaczky (serbio) y un EH del RH-32 de Esterhazy. Anton Ulrich von Joseph Mylius mandaba 1 BI del Freicorps de Grün-Laudon Freikorps, 1/3 del BI de tiradores del Tirol y 1 EH del RH-32 de Esterhazy. Karl Philipp, príncipe de Schwarzenberg dirigía 1,3 BIs de tiradores de Tirol, 1 BI del Freicorps de O’Donnell, 1/3 del BI Freicorps de Branovaczky y 3 ECs ulanos (lanceros) del RC ulan. Paul De Briey mandaba 3 BGs de Barthodeisky, Briey y Pückler y 6 EHs del RH-32 de Esterhazy.
  • Primera línea bajo Fernando Federico Augusto de Württemberg con 8 BIs y 16 Escons. RI-10 de Kheul (2 BIs), RI-28 de Wartensleben (2 BIs), R-I35 de Brentano (2 BIs), R-I3 del archiduque Carlos (1 BI) y R-I59 de Jordis (1 BI); 6 ECs del RC-12 de Kavanagh, 6 ECs del RC-14 de Nassau, 2 ECs de carabineros de del RC-1 Kaiser y RC-5 duque Albert.
  • Segunda línea bajo Wenzel Graf Colloredo-Waldsee con 6 BIs y 10 Escons. Con 2 BIs de los RI-25 de Brechainville y RI-54 de Callenberg, 1 BI de los RI-15 de Alton y RI-57 de Colloredo, 6 ECs de coraceros del RC-10 de Zeschwitz. 2 EDs de los RD-18 de Karaczay y RD-37 de Coburgo.
  • Reserva bajo François Sébastien Charles Joseph de Croix, conde de Clerfayt con 11 BIs y 14 Esons. RI-30 de Ligne (2 BIs), RI-34 de Esterhazy (2 BIs), RI-38 de Württemberg (2 BIs), RI-55 de Murray (1 BI) y RI-58 de Vierset (1 BI); 3 BGs de Lovaina, Morzin y Rousseau; 8 ECs caballos ligeros del RC-31 de Chevau-légers de la Latour y 6 EHs del RH-16 de Blankenstein. La república Holandesa aportó 6 BIs, RI Stokkar (2 BIs), RI Waldeck (2 BIs), RI Mayo (1 BI), y RI Welderen (1 BI).
Batalla de Neerwinden (18 de de marzo de 1793). Despliegue de fuerzas

Desarrollo de la batalla

La vanguardia de Coburgo bajo el archiduque Carlos se había desplegado en el flanco derecho, Graf Colloredo y el duque de Württemberg estaban en el centro y el conde de Clerfayt con la reserva defendía el flanco izquierdo. El pueblo de Halle estaba en el extremo derecho de la línea mientras el pueblo de Neerwinden estaba en el centro y Oberwinden en la izquierda. Una pantalla de tropas ligeras de la alianza estaban desplegadas en todas las aldeas a lo largo del río Pequeño Gete.

Dumouriez organizó ocho columnas de ataque. Valence en el centro-derecha llevó tres columnas de ataque contra Racour y Oberwinden, el duque de Chartres dirigió dos columnas en el centro a través de Laer y Miranda ordenó a tres columnas del centro-izquierda a lo largo de la carretera principal de Halle. La reserva francesa formó una columna final en el extremo izquierdo donde se iba a capturar primera Zoutleeuw (Leau) y luego girar al sur contra Halle. La vanguardia de Lamarche operaba con el ala derecha.

Dumouriez creía que pondría su principal fortaleza en el flanco derecho para proteger la línea austriaca de comunicaciones. Por lo tanto, planeó lanzar su golpe más fuerte contra el flanco izquierdo de Coburgo. La línea de Clerfayt se extendía desde Neerwinden, a través de la colina Mittelwinden al pueblo Oberwinden a la izquierda. Dumouriez ordenó a Valence flanquear Oberwinden con una columna, atacar Oberwinden frontalmente con la segunda y aprovechar la colina Mittelwinden con la tercera. A la izquierda de Valence, Chartres recibió la orden de atacar Neerwinden con sus columnas. A las 7 de la mañana, los franceses invadieron a través del río Pequeño Gete, pero Valence fue incapaz de capturar la colina Mittelwinden hasta el mediodía. Los franceses tomaron Racour, Oberwinden y finalmente Neerwinden.

Las fuerzas de la coalición lanzaron un ataque tras otro en los pueblos que fueron tenazmente defendidas por los franceses. Mientras tanto, las cargas de caballería austriaca fueron muy eficaces en el terreno abierto entre los asentamientos. Después de una amarga lucha en la que Oberwinden y Racour cambiaron de manos en varias ocasiones, los dos pueblos y Neerwinden fueron recapturados por las tropas de Clerfayt. Una carga de caballería austriaca se empujó los franceses aún más lejos. Dumouriez intentó un ataque más total con su derecha pero fracasó. La caballería francesa cubrió la retirada de la infantería, con Chartres y Valence manteniendo una posición lo largo del río Pequeño Gete.

Cuando Miranda atacó por la mañana, la primera reacción de Coburg mover sustanciales tropas de su centro para reforzar su flanco derecho. Inicialmente, los hombres archiduque Carlos fueron rechazados a Dorsmael pero luego se quedaron con el pueblo. La reserva francesa capturó Leau y amenazado Halle pero pronto fue empujada hacia atrás. La lucha principal se produjo de las 3 a las 6 de la tarde, cuando la columna de Miaczinski tomó Dorsmael pero los contraataques franceses rachazaron a sus soldados. Otros ataques fracasaron frente a las fuertes defensas de la alianza. Charles vio una oportunidad y lanzó su caballería sobre los cansados soldados franceses. El ala izquierda se volvió tan desmoralizada, que sus tropas fueron rechazadas de nuevo a Tienen antes de que Miranda pudiera reunirlos. Cuando Dumouriez conoció las noticias de la derrota del ala de Miranda en la mañana del día 19 se vio obligado a ordenar la retirada.

Batalla de Neerwinden (18 de de marzo de 1793). El príncipe Saboya-Coburgo después de la batalla con prisioneros franceses. Autor Johann Nepomuk Geiger

Secuelas

En el lado de la alianza, Mack se le dio gran parte del crédito por el triunfo de Coburgo. Culpado por la derrota, Miranda viajó a París para intrigar contra Dumouriez. Los austro-holandeses registraron pérdidas de 97 oficiales, 2.762 de tropa y 779 caballos. Los franceses perdieron 4.000 muertos y heridos, más de 1.000 hombres y 30 piezas de artillería capturadas. El general de brigada Georges Guiscardo de Bar murió y 4 generales fueron heridos. Inmediatamente después de la batalla, unos 6.000 voluntarios franceses abandonaron los colores y se fueron a casa. Tres días más tarde, el ejército de Dumouriez contaba solo con unos 20.000 soldados ya que los hombres abandonaron por cientos.

El 23 de marzo se produjo un enfrentamiento en el combate Pellenberg en el que Coburgo con 38.000 soldados derrotó a Dumouriez con 22.000. Los austriacos sufrieron 900 bajas, mientras que los franceses 2.000.

El 24 de marzo el ejército francés se retiró a través de Bruselas. Dumouriez comenzó a llamar en sus destacamentos, como el cuerpo de Harville. En este punto Dumouriez abrió negociaciones con los austriacos. Se ofreció a evacuar a Bélgica si a sus ejércitos se les permitía una retirada sin ser molestados. Los términos fueron aceptados y los ejércitos franceses se retiraron a los campos detrás de la frontera. El ejército de Holanda se le permitió marchar a través de las líneas enemigas y tomó posición cerca de Lille. El ejército de las Ardenas fue desplegado en Maulde, el ejército del Norte en Bruille-Saint-Amand, y el ejército de Bélgica en Condé-sur-l’Escaut y Valenciennes. Geertruidenberg se evacuó el 2 de abril y Breda el 3 de abril.

Dumouriez era un monárquico en el corazón y se desesperó cuando el rey Luis XVI fue guillotinado el 21 de enero de 1.793. Se encontró que la situación política en París era caótica. Estaba horrorizado ante la tendencia de los radicales para interferir en los comandantes del ejército. Después de haber negociado con el enemigo, Dumouriez se ofreció a tratar y los austriacos envió Mack el 25 de marzo. El comandante francés propuso tomar el ejército y marchar sobre París. Que derrocaría a la Convención Nacional, aplastarían a los jacobinos y restaurarían la Constitución de 1.791. Por su parte, los austriacos se comprometieron a detener su avance mientras lleva a cabo su golpe. Pero Dumouriez se movió demasiado lentamente. El 1 de abril, 4 comisionados y el ministro de guerra Pierre de Ruel, marqués de Beurnonville llegó a su cuartel general para exigir que el comandante se explicara en París. Los comisionados fueron detenidos y entregados a los austriacos.

Dumouriez trató de poner las fortalezas fronterizas en las manos de sus adherentes, pero fracasó. Miaczinski estropeó el intento de secuestro de Lille y más tarde fue ejecutado. Dumouriez creía que podía controlar los regimientos de infantería y caballería regulares. Por otra parte, los voluntarios y la artillería se mantenían a favor de la Convención Nacional.

En un incidente, Dumouriez fue destituido y casi detenido por Louis-Nicolas Davout con un batallón de voluntarios. A continuación, cometió el error de ser visto con una escolta de austriaca y los artilleros tomó la delantera en negarse a obedecerle. Al ver que su plan se había derrumbado, Dumouriez desertó a los austriacos el 5 de abril de 1.793. Fue acompañado por el duque de Chartres, Valence, varios más generales y algo de caballería. Al no estar sujeto al acuerdo anterior, Coburgo se preparó para invadir Francia.

Irónicamente, la traición y deserción de Dumouriez dieron los jacobinos el poder completo para tomar el control de los ejércitos. Antes de la batalla de Neerwinden, el ejército obedecía a sus comandantes. Después, los representantes en misión se les dio poderes extraordinarios sobre los comandantes del ejército. Los generales podrían pagar con sus vidas por la derrota, pero la verdadera autoridad lo ostentaban los operadores políticos.

Mientras tanto, el nuevo ministro de la guerra envió a sus agentes para espiar a los generales. Estos hombres se apresuraron a informar de cualquier queja en contra de los oficiales, lo que podría resultar en desgracia o ejecución. Elementos de este sistema se quedaron en vigor incluso después de Maximilien Robespierre fue derrocado y guillotinado.

Dumouriez recorrió Europa en busca de empleo, eventualmente acabó a sueldo de los británicos como asesor. Murió en Inglaterra en 1.823.

A principios de abril, las potencias aliadas celebraron una conferencia en Amberes para acordar su estrategia contra Francia. Coburgo fue un líder renuente y tenía la esperanza de poner fin a la guerra a través de la diplomacia con Dumouriez, que incluso emitió una proclama declarando que era el aliado de todos los amigos del orden, abjurando de todos los proyectos de conquista en nombre Emperadores, que se vio obligado inmediatamente a retractarse por sus amos políticos. Los británicos deseaban Dunkerque como una indemnización por los gastos de la guerra, y proponían apoyar la campaña militar de Coburgo, atacando primeramente Condé y Valenciennes, y a continuación, se dirigirían contra Dunkerque.

En el frente del Rin a los prusianos sitiaron Mainz, que se extendió del 14 de abril al 23 de julio de 1.793, y a la vez montaron una ofensiva que se extendió a través de la Renania, absorbiendo pequeños y desorganizados elementos del ejército francés. Mientras tanto, en Flandes Coburgo comenzó a invertir las fortificaciones francesas en Condé-sur-l’Escaut, estaba reforzado por el cuerpo anglo-hanoveriano del duque de York y el contingente prusiano de Alexander von Knobelsdorff. Frente a los aliados, aunque sus hombres necesitan desesperadamente descanso y reorganización, Dampierre fue obstaculizado y controlada por los representantes en misión. El 19 de abril atacó a los aliados a través de un amplio frente en Saint- Amand, pero fue rechazado. El 8 de mayo los franceses intentaron una vez más para aliviar Condé, pero, después de un combate feroz en Raismes, en el que Augustin-Marie Picot de Dampierre, comandante en jefe fue herido de muerte, y el intento fracasó.

Batalla de Lamars (23 de mayo de 1.793)

Antecedentes

La llegada de York y elevó la fuerza de Coburga a más de 90.000 hombres, lo que permitió a Coburgo su siguiente movimiento contra Valenciennes.

Los franceses desalentados después de la muerte de su comandante Dampierre, estaban cansados y desorganizados. Además, se había debilitado aún más por los destacamentos enviados servir en la guerra en la Vendée. Aunque se estaban asignando nuevos reclutas de leva una de 300.000, muchos de estos desertaron o no estaban aptos para el servicio. El nuevo comandante temporal François Lamarche se dio cuenta de que todo lo que podía hacerse por el momento era retirarse a un campamento atrincherado en Famars y a la fortaleza de Valenciennes.

Los aliados bajo Coburgo se movieron para asediar Valenciennes, pero primero deseaban expulsar a Lamarche de Famars para despejar el camino y evitar cualquier intervención de los franceses. Las fuerzas de Coburgo habían sido aumentadas recientemente hasta alcanzar los 90.000 efectivos por el recién llegado contingente anglo-hannoveriano comandado por Frederick, duque de York, y el prusiano Knobelsdorff. Se decidió que el duque de York de 26 años, encabezara el ataque principal. Esto es quizás sorprendente, ya que para muchas de las tropas británicas sería su primera acción contra la Francia republicana.

El campamento en Famars se encontraba en una cresta, a 5 km al sur de Valenciennes, y limitaba al este con el río Rhonelle, cuyos puentes habían sido destruidos y los vados defendidos. El planificador de personal austriaco Karl Mack von Leiberich elaboró un ataque que consistía en asaltos directos en el lado este del campo por dos columnas principales, apoyadas por ataques en ambos flancos desde dos cuerpos más pequeños. Al otro lado del Scheldt, Clerfayt lanzaría un ataque consecutivo contra el campamento atrincherado en el monte Anzin.

Desarrollo de la batalla

La primera columna principal de 16 BIs y 18 Escons fue dirigida por el duque de York e incluía a la brigada de la Guardia Británica bajo Gerard Lake, que ya había entrado en acción en Raismes el 8 de mayo. Las instrucciones de Mack fueron que York cruzara el río Rhonelle por puentes de caballetes en el vecindario de Artres y luego lanzara un ataque al campamento por su flanco derecho. En otras palabras, no se esperaba resistencia hasta el ataque al campo francés.

El austriaco Joseph de Ferraris mandaba la segunda columna principal (12 BIs y 12 Escons), que incluía la brigada británica de Abercromby con los RI-14 y RI-53. Debía atacar desde la aldea de Saultain contra atrincheramientos en la orilla este del río Rhonelle. Nikolaus Colloredo-Mels lideraba la primera pequeña columna contra el lado noreste de Valenciennes, mientras que el general Rudolf Ritter von Otto dirigía la segunda pequeña columna, amenazando a Le Quesnoy.

Batalla de Famars (23 de mayo de 1793). Despliegue de fuerzas

Poco después de las 2 de la mañana, la columna de York se alejó de su punto de reunión 5 km detrás de Artres, pero la espesa niebla desaceleró su progreso y el río Rhonelle fue alcanzó a las 7 de la malana. York estuvo acompañado tanto por Mack y por el jefe de EM Hohenlohe, designados por Coburgo para asegurar de que el duque de York no hiciera nada demasiado imprudente. Cuando la niebla se levantó, se reveló su punto de cruce previsto que estaba erizado de infantería y artillería enemigas, que inmediatamente abrieron fuego. Mack fue herido justo al comienzo de la acción, por lo que el duque de York tuvo que decidir su siguiente línea de acción. Su decisión fue girar y contramarchar su columna hacia Maresches a 3,5 km al sureste, dejando algunos cañones y tropas austriacas ya empeñadas para centrar la atención de los franceses. Haciendo frente al arroyo sin oposición, la caballería ligera de York ascendió por la cresta baja al sur de la aldea para sondear el flanco francés hacia Querenaing.

Desafortunadamente, hubo varios retrasos y congestión en Maresches, así que eran las 3 de la tarde, antes de que se alejara de la aldea, lo que le dio a los franceses un amplio margen de tiempo para dar vuelta y enfrentar la amenaza, y a las 5 de la tarde, antes de llegar a Querenaing por una ruta indirecta. Sin embargo, la caballería británica se movió detrás de la retaguardia desprotegida de los reductos franceses abiertos al sur, y su patrulla izquierda llegó casi hasta la abadía de Fontanelle en la retagurdia de la posición francesa. La caballería aliada tuvo cierto éxito cuando entraron en los reductos abiertos a través de gargantas y cortaron la retirada a los defensores. La caballería francesa intentó retomar los reductos, pero fueron derrotados.

Batalla de Famars (23 de mayo de 1793). Las tropas aliadas (1)

Mientras tanto, más al norte, la columna de Ferraris había asaltado el largo atrincheramiento en la cresta de la orilla este de la posición de Famars y había llevado a los franceses de regreso al oeste del Rhonelle. Más temprano en el día, varios escuadrones de caballería francesa habían sido vistos amenazando su flanco, por lo que fueron atacados por los Guardias hannoverianos y derrotados después de una dura lucha.

Finalmente, el duque de York estaba listo para lanzar su ataque, pero en ese momento el cauteloso Hohenlohe intervino y se opuso ya que los hombres estaban cansados, York se vio obligado a posponer el asalto hasta la mañana siguiente.

Aunque los franceses se mantuvieron firmes al norte, Lamarche se dio cuenta de que estaba en peligro de ser cortado. Dejando a Ferrand para defender a Valenciennes, durante la noche los republicanos se retiraron hacia Bouchain, al campamento de César y Paillencourt. A la mañana siguiente, York atacó, pero los franceses se habían ido. La columna de Colloredo desde el norte fue la primera en ingresar al campamento.

Batalla de Famars (23 de mayo de 1793). Las tropas aliadas británicas, hannoverianas y austriacas derrotan a los franceses. Grabado de Brown.

Secuelas

Clerfayt también tuvo éxito en su ataque, aunque experimentó una resistencia más dura en el monte Anzin.

De los 27.000 hombres comprometidos, los franceses perdieron en todos los campamentos 3.000 muertos y heridos. Los aliados capturaron 300 soldados, 17 piezas de artillería, 14 carros de municiones y tres colores. Las bajas aliadas totalizaron 1.100, en su mayoría austriacos, de las 53.000 tropas disponibles. Mack estaba entre los heridos. Las pérdidas hannoverianas fueron 22 muertos y 61 heridos.

Habiendo neutralizado el campamento de Famars, Coburgo ahora era libre de empezar el asedio de Valenciennes. Una vez más, al duque de York se le dio el papel principal al mando del asedio, con el apoyo de Ferraris.

Durante la batalla, el RI-14 de West Yorkshire, atacó a los franceses con la música de Ça Ira, una emblemática canción de la Revolución. El regimiento recibió luego la melodía como honor de batalla y marcha rápida del regimiento.

Asedio de Valenciannes (25 de mayo al 27 de julio de 1.793)

Muchos de los franceses que habían sido expulsados de Famars se refugiaron en la ciudad fortificada de Valenciennes, elevando considerablemente su guarnición con 11.463 hombres de los cuales unos 9.000 eran combatientes encuadrados el 19 BIs, 1 BG, 4 EDs (400) y 1.100 artilleros. De ellos de 2.400 a 3.000 estaban de guardia las 24 horas. El gobernador era el general Jean Becays Ferrand.

Coburgo seleccionó al recién llegado duque de York para liderar las operaciones de asedio con su propia fuerza y 14.000 austriacos, mientras que el general austriaco Joseph de Ferraris se encargó de supervisar los aspectos técnicos. El gobierno británico se sorprendió por esto, los británicos no tenían experiencia en una guerra de asedio y carecían de equipo, incluso se sospechaba que los austriacos tenían algunas razones siniestras para elegir al duque de York. El coronel James Moncrief, jefe de ingenieros de York, creía que el lugar podía ser tomado por un asalto sin la necesidad de una inversión prolongada, pero Ferraris no escuchó nada e insistió en un asedio formal de trincheras siguiendo los procedimientos completos.

Asedio de Valenciannes (25 de mayo al 27 de julio de 1793. Plano del asedio)

El 24 de mayo, el general Ferrand ordenó la inundación superior de Valenciennes cerrando las esclusas de Gros-Jean, Repentie y Porte Notre-Dame.

El 25 de mayo, el duque de York envió una trompeta a Valenciennes, con una citación para que entregara el suburbio y la posición avanzada de Marly, mandada por el general Beauregard, y el capitán del ingenieros Jean Dembarrère , quien se negaron a rendirse.

El domingo 26 de mayo, las tropas del general de Ferrari, apoyadas por 80 cañones, emergieron de Saultain en tres columnas y atacaron simultáneamente a la posición Marly en todos sus puntos. La única batería francesa que pudo hacer fuego, causó estragos en las filas enemigas. Después de 3 horas de lucha, posteriormente se asentaron 2 baterías de campaña cerca de la Porte de Cardon. Después de 3 horas de lucha, el coronel Lebrun, del RI-73, notó que el general Beauregard, quien dirigía la acción, ya no estaba en el campo de batalla. Éste había ido a Valenciennes para informar que el enemigo se acercaba fuertemente a los reductos de Marly, y que temía que uno no pudiera mantenerse en esta posición. Luego partió de nuevo, pero no fue más allá del glacis en la Porte de Cardon.

De hecho, las tropas francesas, agotadas por el cansancio y la fatiga, habían sufrido pérdidas considerables, estaban sin un líder y la artillería estaba casi completamente desmantelada. La izquierda de Marly, en el lado de Roleur, acababa de caer en el poder del enemigo y de los desmoralizados soldados franceses y sin punto de reunión, tras el impulso de los primeros fugitivos, comenzó la estampida y corrieron a refugiarse en el lado de Porte Cardon, donde se encuentran con el general Beauregard, quien se puso a la cabeza de ellos, y entraron en el lugar. El final del día dejó el suburbio de Marly en manos del ganador. Marly fue quemado hasta los cimientos, y muchos habitantes fueron quemados o enterrados bajo las ruinas de sus casas. De los 4.000 franceses, 190 murieron, 400 fueron heridos, y de las 25 piezas de artillería, 14 fueron tomadas y 11 estaban dañadas.

Asedio de Valenciannes (25 de mayo al 27 de julio de 1793). Gran ataque del duque de York el 25 de julio. Autor William Bromley

Los días 27, 28 y 29 de mayo fueron empleados para supervisar activamente la continuación de los trabajos necesarios para la seguridad del lugar. Las reparaciones realizadas a las esclusas y diques permitieron avanzar rápidamente en las inundaciones.

El capitán de Lauriston, ascendido a teniente-coronel, se hizo cargo de la artillería francesa.

El barón Leopold von Unterberger había recibido la orden, el 27 de mayo, del príncipe de Cobourgo como observador, para consultar con él el plan de asedio contra Valenciennes y comenzar los preparativos. Antes de comenzar un asedio en regla, los austriacos que habían asentado piezas de artillería en varios puntos del frente de Mons, que lanzaban sobre la ciudad algunas bolas a las que los artilleros franceses se apresuraron a responder.

Los sitiados imaginaban que, según los principios ordinarios de la guerra, el enemigo comenzaría con el asedio de la ciudadela; pero no recordaban que en septiembre del año anterior, el duque de Sajonia-Teschen había bombardeado sin piedad la ciudad de Lille y que varios distritos, en particular el de Saint-Sauveur, se convirtieron en escenario de un gran incendio. De hecho, el duque de York, al decidir bombardear la ciudad de la misma manera, contaba con individuos contrarios al partido de la Revolución. Esperaba que los habitantes, asustados por los horrores de un bombardeo, no se demorarían en obligar al general francés a exigir una capitulación.

Asedio de Valenciannes (25 de mayo al 27 de julio de 1.793). Trabajos de asedio

El domingo 9 de junio, las trincheras, su extensión y sus comunicaciones recíprocas, en particular de Marly a la orilla derecha del Bas-Escaut, estaban casi completamente terminadas. Indicaba la resolución de abrir brechas por la parte de Mons.

Como el mayor Unterberger sabía que Valenciennes contenía muchas tropas y una gran burguesía, y que no había casamatas a prueba de bombas, aconsejó al general Ferrari, durante el hacer fuego de contra-batería y durante la noche hacer fuego con las dos baterías de morteros, así como otras dos de seis piezas cada una con bolas rojas. De esta manera, esperaba incendiar la ciudad y consumir los alimentos, llevando a la población los extremos más duros, para verla obligada a capitular y rendirse. Al mismo tiempo, propuso disparar a las esclusas para romperlas y hacer que las aguas fluyan.

Los austriacos se establecieron en Anzin 2 baterías con 14 morteros, los ingleses instalaron 2 baterías de cañones y morteros en Briquette.

Durante la noche del 13 a 14 de junio, el los aliados renovaron el fuego de su gran artillería. Durante el día, el duque de York envió una nueva citación para la entrega de la plaza, pero fue rechazada.

En respuesta a este rechazo, a las 7 de la noche, abrió fuego junto con todas sus baterías, las de su primera paralela, las de los 14 morteros establecidos en Anzin y sus alrededores, y otros seis morteros colocados a la altura de La calzada de Famars. Una lluvia de proyectiles cayó de inmediato sobre las obras del puesto de Mons y arrojó terror en los distritos de Tournai, Notre-Dame, Béguinage, Cambrai y, en menos de diez minutos, 50 incendios se iniciaron en esos barrios Las posiciones de Anzin y la calzada de Famars, hicieron fuego cada, de cinco minutos durante toda la noche, provocando incendios por todos los lados.

Esta conducta indudablemente animó a los asediados, que resistió tanto como pudieron, pero, a pesar de su obstinación, era necesario ceder.
Valenciennes capituló en 28 de julio, logrando que los soldados que aún defendían la ciudad pudieran salir salir con los honores de guerra menos sus armas y municiones y con la promesa de no combatir contra los ejércitos aliados.

Los aliados tomaron el control de un montón de ruinas bajo las cuales era difícil reconocer a Valenciennes.

Asedio de Valenciannes (25 de mayo al 27 de julio de 1.793). Entrada de los aliados el 28 de julio. Autor Joseph Farington

Parte de las tropas supervivientes fueron enviadas para reforzar el asedio de Lyon.

Adan Custine, jefe del ejército norte, fue llamado de inmediato a París para responder por su tardanza en responder, y fue guillotinado.

Batalla de Hondschoote (6-8 de septiembre de 1.793)

Para agosto de 1.793, el ejército de la Coalición bajo el mando del austríaco del Príncipe de Coburgo había tomado Condé, Valenciennes, y Le Cateau en el norte de Francia. Los aliados planearon poner sitio a la ciudad de Cambrai como estaba previsto. Sin embargo, el gobierno británico, principalmente el primer ministro William Pitt y el ministro de guerra Henry Dundas, ordenaron al duque de York que con el ejército anglo-hannoveriano tomaran el puerto costero de Dunkerque, cuya posesión sería una buena base militar y una valiosa moneda de intercambio. Dunkerque estaba defendido por 8.000 hombres bajo el mando de José Souham, se pensaba que las defensas estaban en mal estado de conservación y eran vulnerables a la captura.

El duque de York concentró sus fuerzas en Menen y las dividió en dos cuerpos: 22.000 soldados británicos bajo sus mando, irían directamente a invertir la ciudad de Dunkerque, mientras que el 14.500 efectivos bajo el mariscal Freytag que constaba de tropas hannoverianas y 10 Escons de caballería británica tenía que proteger su flanco izquierdo.

El duque de York se dirigió a Dunkerque, y empujó a los hombres de Souham de nuevo a la ciudad, tomando el Rosendaël barrio el 24 de agosto, luego comenzó excavación de trincheras para asediar Dunkerque desde el lado oriental. El sitio parecía que podría ser un asunto prolongado, ya que York no tenía artillería de sitio ni mano de obra para rodear adecuadamente la ciudad.

Al llegar a Poperinge el 20 de agosto, las tropas hessianas bajo el mando de Freytag condujeron a los franceses de Oost-Cappel y Rexpoëde de nuevo a Bergues. Esta ciudad fortificada fue rodeada y tomaron Wormhout y Esquelbecq. A continuación, estableció un cordón de puestos militares en los pueblos, con su izquierda en Poperinge, su derecha en Houtkerque. La orden de Freytag se divide en una serie de pequeños puestos en los pueblos ocupados. Freytag era un comandante experimentado en las tropas ligeras, pero en Hondschoote su confianza en el sistema de cordón de puestos avanzados iba a resultar fatal.

El ejército francés del Norte bajo el mando de Jean Nicolas Houchard, fue sorprendido. Su plan era marchar hacia el sur para aliviar Le Quesnoy, asediada por Coburgo.

Mientras tanto, en París, la elección de Lazare Carnot y Pierre Louis Prieur en la Comisión de Seguridad Pública, iba a tener consecuencias beneficiosas de inmediato para los ejércitos de campaña republicanos. Carnot se dio cuenta de que una derrota de Gran Bretaña delante de Dunkerque sería un golpe humillante y, en consecuencia, 40.000 hombres de otros sectores recibieron la orden de concentrarse al sur de Dunkerque en apoyo de los 5.000 defensores de la ciudad bajo Souham. La mayor parte de estas fuerzas se concentraron cerca del campo atrincherado en Cassel para participar en ataque por el flanco previsto de Carnot, sin embargo el 23 de agosto una columna bajo el mando de Jean-Baptiste Jourdan había alcanzado Loon, habiendo sido desviada de Lille por el representante en misión, y fue capaz de reforzar la guarnición Dunkerque por 2.500 refuerzos elevando la guarnición a 8.000, mientras que el resto ocupó Bergues. A continuación, Jourdan fue transferido a mandar las tropas en el campo atrincherado Cassel y siendo reemplazado en Bergues por Leclaire. Con la ayuda capaz de su jefe de personal, el joven Lazare Hoche, Souham, y más tarde Jacques Ferrand fueron capaces de actuar enérgicamente para reforzar a los desmoralizados defensores.

Para el 24 de agosto de 20.000 hombres estaban en el campo atrincherado de Cassel, 4.000 en Lille, y entre 12 y 15.000 más se dirigían desde la parte frontal del Mosela.

Los anglo-hannoverianos eran conscientes de que los franceses estaban fortalecimiento su frente y pidieron refuerzos a Coburgo, pero los austriacos estaban empeñados en el asedio de Le Quesnoy. Las únicas concesiones que hicieron fue un cuerpo bajo Beaulieu se moviera a Bouvines y Orchies, mientras que las tropas holandesas del príncipe de Orange se asentaron entre Lannoy a Menin.

El 27 de agosto Houchard lanzó un ataque con 15.000 hombres en tres columnas contra las fuerzas de Orange y de Beaulieu hacia Tourcoing y Menin. Las fuerzas de Macdonald fueron rechazadas de Lannoy, y la misma suerte corrió las fuerzas de Dumas en Lincelles. En Tourcoing, enfrentado por la columna central de Houchard los holandeses abandonaron el pueblo después de una dura lucha, pero los franceses luego se dispersaron para saquear, sólo para huir a la vista de dos pequeños cuerpos de caballería aliada. Houchard tenía la intención de poner en peligro Menin, un ataque determinado por aquí casi seguro que habría cortado todo el cuerpo británico, pero la confusión reinaba en el campo francés, Houchard perdió 7 cañones debido a sus conductores de artillería civiles cortaron las riendas y huyeron, y se perdió la oportunidad.

Los cañones de asedio debían haber llegado a Nieuport el día 26 de agosto, pero los únicos buques a la vista eran barcos de guerra franceses que comenzaron a bombardear el flanco derecho de York con impunidad. El 27 de agosto, los transportes llegaron a desembarcar los equipos de los cañones, pero no los cañones. El 30 de agosto el Almirante John MacBride llegó a coordinar las operaciones navales, pero sin ningún tipo de flota.
York estaba en una posición difícil. Souham había abierto las compuertas de la ciudad, que poco a poco inundaron los campos de conexión York a Freytag y llenaron trincheras británicas de agua. Una epidemia llamada la fiebre de Dunkerque, pronto se desató entre las tropas. York no tenía hombres para poder invertir en Dunkerque más que por un lado, por lo que los franceses eran capaces de reforzar la ciudad en cualquier momento; su flanco derecho estaba constantemente bombardeada por barcos de guerra franceses, y no tenía equipo de asedio. Al final, el británico sólo fueron capaces de encontrar cañones desarmando una fragata en Furnes; estos cañones llegaron por el canal de Dunkerque.

Batalla el 6 de septiembre

Houchard planeó utilizar las fuerzas concentradas en el campamento de Cassel contra el duque de York y alejarlo de Dunkerque.

A principios de septiembre Houchard se enteró de la ejecución de Custine en París, que lo envió en una espiral de abatimiento y permitió que los representantes en misión tuvieran prácticamente las manos libres. El día 5 llegaron refuerzos desde el Rin que elevaron las fuerzas en Cassel a 45.800 hombres. El mismo día Freytag, temeroso de la acumulación de fuerzas francesas en su frente, envió dos destacamentos de aprovechar Arneke, la cual fue debidamente irrumpió, aunque un coronel británico fue hecho prisionero. Houchard era probablemente consciente de que un ataque envolvente contra de comunicaciones York sería la estrategia más eficaz, pero bajo la presión de los representantes, se resolvió en su lugar, lanzar un ataque directo sobre la delgada línea de Freytag.

El 6 de Septiembre, las fuerzas Houchard, que eran unas 51.000 efectivos, estaban listos en 7 brigadas y una división de derecha a izquierda:

  • Brigada de Hédouville (7.400), se reuniría en Steenvoorde, y envolvería Poperinghe, para cortar la retirada a Yprés.
  • Brigada de Dumesny (9.000 hombres) se reuniría en en Bailleul y atacaría Poperinghe de frente.
  • Brigada de Vandâmme (4.500) se reuniría en Godewaersvelde y se dirigiría a Proven.
  • Brigada Colaud (6.000) reunida en Steenvoorde secuestra a Watou, Houtkerque sigue a la brigada anterior y la encuentra en Oost-Cappel.
  • División de Jourdan (13.000) partiría de Cassel, atacaría Bambecke. Luego se dirigiría a Dunkerque para evitar que York apoyase a Freytag.
  • Brigada Mengaud (6.000) reunida en Cassel debe atacar a Herzeele.
  • Brigada de Landrin (6.000) reunida en Cassel, debía atacar Wormhoute
  • Brigada de Leclaire (6.000 hombres) reunida en Cassel debía atacar Wallmoden.

Finalmente la guarnición Dunkerque debería tener listos 6.000 en apoyo.

Batalla de Hondschoote (6-8 de septiembre de 1793). Mapa de la batalla

Al amanecer del día 6 de septiembre, 30.000 republicanos surgieron de estas posiciones. Hédouville condujo a los defensores de Poperinge, mientras que a su derecha Vandâmme avanzó con poca resistencia. A continuación llegaron a Rousbrugge, cruzaron el Yser y se detuvieron en Oost-Capel. En el flanco izquierdo Landrin se topó con la resistencia severa en Wormhoute. Aún más a la izquierda Leclaire (6.000) avanzado desde Bergues pero fue obligado a retroceder por el ala derecha de Freytag bajo Wallmoden.

Los hombres de Freytag resistieron el asalto con valentía a pesar de ser superados en número y la lucha llegó a ser muy prolongada, los que se enfrentaban a Houchard y Jourdan detrás del río Yser aguantaron en Bambecque todo el día, ayudados por una tormenta violenta. Cuando la munición de los franceses comenzó a agotarse Jourdan escribió a Houchard para preguntar si debía detenerse, a la que el jefe del Estado Mayor Berthelmy respondió “hay que vencer a cualquier precio; si faltan cartuchos, ¿no hay bayonetas?”. A las 6 de la tarde, el regimiento de Bernadotte había conseguido vadear el río y los hannoverianos se retiraron de Bambecque.

Con sus hombres agotados y conociendo que la columna de Hédouville también había cruzado el río en Oost-Capel Houchard, quería detenerse para pasar la noche, pero representante Hentz le sea revocada, diciendo “Los hombres libres no están demasiado cansados para luchar contra los esclavos de los tiranos; por lo tanto, el ejército debe continuará su movimiento”. Por lo siguió a Rexpoëde, que fue capturado por Jourdan con tres batallones y un regimiento de caballería.

A las 8 de la tarde, Freytag ordenó la retirada a Hondschoote, envío de órdenes a Wallmoden que estaba frente Bergues para unirse a él allí. Freytag llevó a sus hombres a lo largo de la ruta a través de Rexpoëde, sin saber que la ciudad ya había caído a los franceses, y la cabeza de la columna corrió directamente hacia los puestos avanzados franceses.

Después de una lucha confusa, Freytag fue herido y capturado, junto con el futuro duque de Cambridge. Este último pronto escapó, gracias a la ayuda de su joven ayudante de campo de Scharnhorst, pero Freytag permaneció prisionero en manos francesas hasta que Walmoden, que sospechaba que su comandante podría estar en peligro, llegó con su columna a Rexpoëde y volvió a tomar la ciudad, dispersando tres batallones de Jourdan y casi la captura Houchard a su vez. El pánico fue tan grave que algunos de los franceses, incluyendo el batallón de Bernadotte, corrió todo el camino de regreso a Cassel.

Batalla de Hondschoote (6-8 de septiembre de 1793). Vista de la batalla

Situación el 7 de septiembre

Walmoden continuación, tomó el mando de todo el cuerpo de ejército y cayó de nuevo a Hondschoote, llegar allí antes de las 6 de la mañana del 7 de septiembre. Él colocó su izquierda en el pueblo de Leysele, su centro frente a la ciudad, y su derecha en el canal Bergues. Su frente estaba cubierta por una masa de setos y zanjas, el único paso había terminado un dique que conduce a la localidad de Hondschoote, sin embargo a pesar de ser una gran posición defensiva, negaba a las hannoverianos el uso de su caballería, en la que se superaban en gran medida la francesa. Walmoden pidió urgentemente refuerzos de York, pero debido a la inundación de los campos alrededor de Dunkerque las únicas tropas manera podrían ser enviadas era vía Bergues.

Poco sucedió el 7 de septiembre, las tropas reabastecieron con municiones ya alimentos. El día fue empleado por el general en jefe para reconocer la posición de los aliados, atrincherados de manera formidable en Hondschoote. El ejército republicano volvió a ocupar los puestos abandonados el día anterior. La división Hédouville volvió a tomar Rexpoede. La brigada Vandâmme que fue relevada avanzó hacia Hondschoote, pero rehusó tomar Killem.

Houchard cometió el fallo de separar a la división Landrin para contener el ejército de asedio de Dunkerque, cuando el punto decisivo estaba Hondschoote.

Su precaución fue útil, ya que hubiera sido imprudente librar la batalla en Hondschoote sin observar a los 20.000 británicos bajo las órdenes del duque de York. Sin embargo, la posición de este ejército frente a Dunkerque no parecía amenazar la retaguardia del ejército de Houchard.

Batalla de Hondschoote (6-8 de septiembre de 1793). Vista de la batalla (1)

Batalla del 8 de septiembre

El 8 de septiembre de amaneció la situación estaba como: Walmoden estaba en Hondschoote con 13.000 hombres, que se enfrentan las tres columnas en gran medida frescas de Vandâmme, Leclaire y Hédouville, 17.800 en total. Detrás los restos gastados de columnas Jourdan y Houchard con unos 13.000 efectivos, junto con 6.000 tropas frescas de Landrin. Más lejos en Bailleul había 9.000 hombres bajo Dumesny. Por lo tanto la orden de Houchard se extendió de nuevo a lo largo de un amplio frente.

Houchard decidió lanzar un asalto de tres frentes sobre Hondschoote. La columna izquierda francesa de Leclaire debía atacar Hondschoote de la dirección de la Maison Blanche a lo largo del canal y la inundación. En el centro Houchard dirigió personalmente el ataque principal de la división de Jourdan desde Rexpoëde flanqueado a su izquierda por Vandâmme desde Killem y de la brigada de la Colaud a la derecha destacada desde Hédouville, en total, la columna tenía 20 BIs a lo largo del dique cubierto por la artillería. Hédouville se dirigió hacia el norte-oeste a Bergues luego girarría hacia el este para unirse a la batalla en Hondschoote. La columna de Landrin fue enviado a Dunkerque para ayudar a fijar el duque de York. Por lo tanto, del total de sus 43.000 hombres Houchard solamente utilizó unos 22.000 para el ataque a Walmoden, mientras que otros 12.000 fueron enviados a Dunkerque, y 9.000 hombres de Dumesny fueron dejados frente Yprés, lejos del lugar de la acción.

Batalla de Hondschoote (6-8 de septiembre de 1793). Vista de la batalla (2). Grabado coloreado de Boussod & Valadon según un dibujo de Eugène Lami

Esta dispersión de sus fuerzas fue un error que muestra los defectos de Houchard como comandante, si hubiera concentrado su ataque contra la izquierda hannoveriana en Leysele en lugar de situar el esfuerzo principal en el centro y Walmoden inevitablemente se habría visto obligado a retirarse para proteger su línea de retirada. Sin embargo, las tácticas estaban en el lado de los republicanos, el suelo irregular delante de Hondschoote se adapta perfectamente al uso francesa de tiradores dispersos, Jourdan y los hombres de Vandâmme mantienen un fuego constante bajo la protección de las coberturas de los setos, los hannoverianos tenían pocas respuestas. Después de cuatro horas de combate, sin embargo determinada, con combates a una distancia tan corta que podían llegar el cuerpo a cuerpo, los franceses en el centro estaban haciendo pocos progresos y poco a poco fueron obligados a retroceder. Con el centro vacilante, Houchard llevó la brigada de Colaud a la derecha, ordenando Jourdan para atacar de nuevo cuando oyó una descarga. A medida que la línea francesa comenzó desmoronarse, Jourdan adelantó su único restante batallón de reserva, con la esperanza de utilizarlo como un ancla para dirigir un ataque. Jourdan resultó levemente herido en el pecho, pero al oír la señal de Houchard fue oída y el ataque fue hacia delante. A la derecha Houchard dirigió la carga a la cabeza del RC-17.

Después de haber perdido un tercio de sus efectivos, con su izquierda seriamente amenazada por Hedouville y las municiones agotándose, las hannoverianos fueron finalmente expulsados de la ciudad. Después de haber luchado contra todos los pronósticos y soportado fuertes pérdidas Walmoden se retiró en dos columnas desordenadas a Furnes, cubiertos por un batallón hessiano y su caballería que impidió cualquier actividad francesa.

Batalla de Hondschoote (6-8 de septiembre de 1793). Horas finales de la batalla. Autor Joseph-Louis-Hippolyte Bellange

Retirada aliada

Con la noticia de su flanco izquierdo estaba expuesto, el duque de York dio órdenes para que su equipaje pesado fuera retirado a Furnes, mientras que en un consejo de guerra se decidió levantar el asedio de Dunkerque. Souham había dejado el canal inutilizable para el transporte, por lo que los cañones de asedio pesadas tuvieron que ser abandonados. A medianoche del cuerpo de York comenzó a retirarse a la ciudad costera de Furnes (actual Veurne en Flandes-Bélgica), donde al día siguiente se reunió con el resto de las tropas de Walmoden.

No hubo persecución por Houchard, así que York fue capaz de sacar a sus fuerzas sin la interferencia de los franceses. Parte de la razón era que los franceses estaban en completa confusión por el final de la acción, sin embargo las tropas de Hédouville, que habían estado reconociendo hacia Bergues y tomado parte en la acción estaban disponibles. Hédouville fue, de hecho, enviado en su persecución, pero se detuvo cuando llegó a un puente destruido. Vandâmme se le dieron tres regimientos de caballería para cruzar un pantano y perseguir a York, parte del equipaje fue capturado, pero nada más.

Walmoden había perdido 2.331 infantes de 9.000 en los últimos días luchando, incluyendo el grupo de acción general Cochenhausen, que fue capturado y más tarde murió de sus heridas. Jomini sugiere la pérdida francesa fue casi el mismo, pero testigo ocular Gay de Vernon calcula como 1.800.

En Hondschoote, 30.000 franceses habían derrotado a 14.500 soldados hessianos y hannoverianos, capturando 6 banderas y (como consecuencia de la posterior retirada), 32 cañones de asedio navales. A pesar de su triunfo sin embargo, Houchard fue visto sin compasión por los representantes. No sólo fueron testigos de sus vacilaciones, se negó a lanzar sus hombres cansados y desorganizados contra la retaguardia de York, diciéndole el representante sin rodeos que “no era un militar”.

Durante los siguientes siete años, el suelo impregnado de sal se volvió casi estéril y la gente se volvió muy infeliz. Por esta razón, se le concedió el privilegio de gobernarse a sí mismos. Propietarios de regadíos tienen, desde entonces, el derecho de reunirse, nombrar comisionados y mantenerlos con gran poder. Estos comisionados, o administradores, elegidos entre los propietarios más ilustrados, establecen impuestos, regulan su uso.

Batalla de Menen, de Menin o de Wervi (12 y 13 de septiembre de 1.793)

Movimientos previos

Tras la batalla de Hondschoote, en lugar de seguir en dirección a Veurne, giró bruscamente a la derecha el 10 de septiembre, siguiendo un plan que Lazare Carnot, el miembro del Comité de Seguridad Pública que tenía la responsabilidad especial de conducir la guerra, había establecido en una carta de 5 septiembre. El plan tenía como objetivo el alivio de Le Quesnoy, que todavía se mantenía en este momento. Houchard, por lo tanto, debía marchar hacia Tournai y tomar esa fortaleza. Pero para ese fin tenía que ocuparse de las tropas holandesas alrededor de Menen (ya que de lo contrario amenazarían su flanco izquierdo cerca de Tournai).

Las tropas holandesas se habían retirado de Yprés, ya que se consideraba indefendible por falta de provisiones, y hacia Menen y Halluin, donde se concentraron. Se contemplaba una nueva retirada hacia Kortijk y se puso en marcha el 10 de septiembre, pero en el camino se informó al Príncipe Hereditario Guillermo-Federico de Orange-Nassau, de que Coburgo había logrado forzar la capitulación de Le Quesnoy y, por lo tanto, podía destacar una fuerza de 14.000 austriacos bajo Beaulieu para reforzar a los holandeses a lo largo de Leie. Esto convenció al comandante holandés de permanecer en posición.

Houchard conocía las disposiciones holandesas, que eran las siguientes:

  • Flanco derecho, el príncipe de Hesse-Darmstadt ocupaba Wervik y Comines.
  • Centro, el Príncipe Hereditario defendía Menen con 6.000 hombres con 4 BIs bajo el mando de Wartensleben hacia Roncq y Halluin.
  • Flanco izquierdo, los prusianos de Von Geusau y Reitzenstein ocuparon Tourcoing y Lannoy.

Houchard ordenó a las columnas de Antoine Anne Lecourt de Béru a Bailleul que se encontrara con la columna de Joseph de Hédouville, quien marchó allí con sus tropas desde Houthem a través de Poperinge. Pierre Marie Joseph Salomon Dumesny ya estaba allí el 11 de septiembre.

Los tres generales franceses perdieron un tiempo valioso en Bailleul en preparación, pero su presencia permaneció oculta a los holandeses. En la mañana del 12 de septiembre, dos columnas de tropas francesas bajo Dumesny y Hédouville finalmente salieron de Bailleul hacia Menen, marchando a lo largo de la margen izquierda del río Leie.

En Bailleul, la división de Dumesny contaba con 10.000 soldados y la división de Hédouville contaba con 6.500 hombres, incluidos los cazadores a pie liderados por Claude-Sylvestre Colaud. Estas tropas avanzaron hacia el este a lo largo de la orilla norte del río Leie hacia Wervik, formando el ataque izquierdo francés. Mientras tanto, la división de Béru con 10.000 a 11.000 soldados se movió hacia el norte desde los campamentos cerca de Lille, formando el ataque derecho. La división de Lille se dividió en una columna izquierda bajo de Jacques MacDonald, una columna central dirigida por Béru y una columna derecha debajo de Pierre Dupont.

Además Coburgo sur mientras tanto había capturado Le Quesnoy el 11 de septiembre, lo que le permitió moverse fuerzas al norte para ayudar York, y ganar una victoria señal a través de una de las divisiones de Houchard en Avesnes-le-Sec . Como si estos desastres no fueron suficientes para los franceses, noticias llegaron a París que en Alsacia el Duque de Brunswick había derrotado a los franceses en Pirmasens . Los jacobinos se agitaron en un ferocidad de pánico. Leyes fueron impuestas que coloca todas las vidas y bienes a disposición del régimen. Para no dar seguimiento a su victoria en Hondschoote y la derrota en Menen, Houchard fue acusado de traición, detenido, y guillotinado.

Desarrollo de la batalla

La tarde del 12 de septiembre, fuertes destacamentos franceses ya habían llegado a los bosques alrededor de Bousbecque y Roncq (donde sorprendieron a un puesto avanzado del regimiento holandés: “Van Brakel”, con una pérdida de 40 hombres), mientras Beaulieu llegó al río Leie con 6 Escons y 6 BIs en total unos 8.000 hombres (no los 14.000 esperados). Allí el Príncipe Hereditario lo recibió personalmente y lo condujo a través del Leie a un campamento cerca de Wevelgem, donde los austriacos pasaron la noche. Mientras tanto, las tropas holandesas rechazaron a la vanguardia francesa, avanzando en dos columnas hacia Menen y Halluin, de vuelta cerca de Halluin. En estas escaramuzas, el Príncipe de Hesse-Darmstadt resultó gravemente herido.

Temprano a la mañana siguiente, el 13 de septiembre, Houchard comenzó un ataque de tres ejes al lanzar columnas bajo los generales Hédouville, Béru y Dumesny hacia las posiciones holandesas. Informado sobre el ataque, el Príncipe Hereditario le pidió personalmente a Beaulieu que enviara refuerzos a los holandeses, que ya estaban presionados por el asalto francés. Beaulieu se negó, alegando que sus tropas aún no habían desayunado y, por lo tanto, no podían estar listos para marchar antes de las 9 o 10 de la mañana. También informó al Príncipe que tenía órdenes de apoyar a los británicos y no a los holandeses. Sin embargo, destacó a 4 Escons (unos 400 jinetes) bajo el mando del general Kray para apoyar al Príncipe Federico en Wervik, quien con 5.000 tropas holandesas estaba frenando un ataque francés de la división Hédouville que había comenzado a las 5 de la mañana. El pueblo ya había cambiado de manos dos veces, antes de que los franceses lograran ocuparlo en fuerza, y expulsar a los holandeses con fuego de artillería sostenido.

Cuando el general Kray llegó a Wervik, le aseguró al Príncipe Federico que la fuerza principal de Beaulieu lo seguiría, y convenció al holandés inexperto de que era seguro comenzar un contraataque. El joven Príncipe se puso a la cabeza de los guardias holandeses y, apoyado por el regimiento suizo De Gumoëns (al servicio holandés) y dos batallones de granaderos, flanqueados por la caballería holandesa y austriaca, atacaron a una batería francesa. Las tropas de caballería austriacas fueron alcanzadas por un fuerte descarga de artillería con metralla, y confundidos cabalgaron sobre la infantería holandesa, que también se rompió. En ese momento crucial, el Príncipe Federico fue golpeado en el hombro por una bola de mosquete y cayó de su caballo inconsciente por la pérdida de sangre. Solo con dificultad fue evacuado a una ambulancia holandesa. Esta pérdida del comandante holandés provocó tanta confusión en el lado aliado que comenzó una retirada general, dirigida por el segundo general en jefe de Federico, el conde general Golowkin. La retirada fue valientemente cubierta por los suizos, que detuvieron a la caballería francesa en su persecución, pero en la acción de retaguardia el batallón del mayor Hohenlohe fue destruida con una gran pérdida de vidas.

Batalla de Menen, de Menin o de Wervi (12 y 13 de septiembre de 1793)

Mientras tanto, el Príncipe Hereditario lideró la defensa holandesa en Halluin con 6 BIs, bajo el mando del conde Wartensleben, contra dos fuertes columnas francesas de la división Béru, que superaron ampliamente a los holandeses, y tenían 17 piezas de artillería pesada, que hizo una gran carnicería entre los holandeses. Las tropas holandesas lucharon con la vana esperanza de que Beaulieu enviara refuerzos. Alrededor de las 11 de la mañana, los holandeses tuvieron que ceder, ya que una tercera columna francesa amenazó con flanquearlos. Las tropas francesas al mando del general Dumonceau lograron llegar a la ciudad fortificada, pero ligeramente defendida, de Menen, dividiendo así a las fuerzas holandesas.

Cuando se enteró de eso, el general Golowkin, que tenía la previsto ocupar la ciudad, decidió retirarse más en dirección a Roeselare. Esto obligó al Príncipe Hereditario, aún cerca de Menen, a renunciar también a su defensa y retirarse en dirección a Kortrijk (Courtrai). Por la noche ocuparon una buena posición cerca de Wevelgem. La caballería holandesa, y un cuerpo prusiano bajo Von Reitzenstein que había observado la batalla con interés cerca de Gheluvelt, pero que no estaban involucrados en ella, lograron romper las líneas francesas y retirarse a las proximidades de Yprés.

Al día siguiente, el Príncipe Hereditario comenzó con las tropas holandesas una retirada estratégica ordenada hacia Gante. En el camino se encontró con Beaulieu, quien tuvo la temeridad de pedir algunas tropas holandesas para cubrir Kortrijk (Courtrai). El príncipe se negó en acceso de cólera.

Secuelas

Las pérdidas holandesas fueron 19 oficiales y 131 de tropa muertos, 78 oficiales y 1.263 de tropa heridos o prisioneros, 164 caballos y 40 cañones. Los franceses tuvieron 600 bajas.

A finales de septiembre Coburgo comenzó a invertir Maubeuge, aunque las fuerzas aliadas estaban muy estiras. El duque de York fue incapaz de ofrecer todo el apoyo dado que sus fuerzas se habían debilitado en gran medida, no sólo por la campaña, sino también porque Dundas en Londres, había ordenado retirar las tropas para asignarlas a las Indias Occidentales.
Houchard más tarde fue detenido bajo la acusación de cobardía, juzgado y guillotinado en París el 17 de noviembre. Fue relevado en el mando por Jean-Baptiste Jourdan.

Batalla de Wattignies (15 y 16 de octubre de 1.793)

El 13 de septiembre, el ejército de Coburgo había aceptado la rendición de la fortaleza de Le Quesnoy, defendida por 4.000 franceses. El ejército austriaco recorrió 24 km hacia el este y sitió Maubeuge y su guarnición de 20.000 hombres, al mando del general de división Jacques Ferrand, el 30 de septiembre. Coburgo asignó un ejército austro-neerlandés de 20.000 hombres dirigidos por Guillermo V de Orange-Nassau para ejecutar el asedio, mientras que las tropas de François Sébastien de Croix de Clerfayt cubrían la operación.

Coburgo dispuso las tropas de Clerfayt en el camino de Avesnes-Maubeug, en el sur 5.000 soldados se apostaron a orillas del río Sambre y 9.000 soldados se situaron en el centro sobre una loma boscosa. Los 7.000 hombres restantes defendían la meseta de Wattignies en el flanco izquierdo.

El ejército revolucionario bajo Jean-Baptiste Jourdan, se reunió en Avesnes-sur-Helpe, a 18 km al norte de Maubeuge. El comité de Salvación Pública consideró el ataque una fuerte amenaza, por lo que envió al representante en misión Lazare Canot con refuerzos a las órdenes de Jourdan. La larga línea de bosque permitió al ejército francés camuflarse.

El 14 de octubre, Jourdan y Lazare Carnot, reconocieron el frente de de Maubeuge. Disponían de una fuerzade 37.906 infantes y 6.370 jinetes, en total de 44.276 efectivos distribuidas de la siguiente manera:

  • Ala izquierda bajo Jacques Pierre Fromentin con 14.000 efectivos: la división de Fromentin con 5.862 infantes y 1.495 jinetes; y la división de Carrión, entonces bajo Étienne Jean-François Cordellier-Delanoüe, contaba con 6.198 infantes y 668 jinetes.
  • Centro bajo Antoine Ballad con 11.854 infantes y 1.440 jinetes.
  • Ala derecha bajo Florent Joseph Duquesnoy con 17.000 efectivos: la división de Duquesnoy tenía 8.946 infantes y 1.960 jinetes; la división de Beauregard con 5.016 infantes y 837 jinetes.

El ataque se produciría inicialmente por las alas, después el centro de Balland atacaría.

Mientras tanto la guarnición de Maubeuge se ponía en marcha. Sin embargo, esta parte del plan fue abortado. Incluso sin la guarnición, los franceses tenían una superioridad numérica de dos hombres por cada uno austriaco. Pero los franceses eran los indisciplinados entusiastas de la batalla de Hondschoote (donde un mes antes habían vencido a ingleses y austriacos).

Batalla de Wattignies (15 y 16 de octubre de 1793). Autor Peter Dennis

Batalla del 15 de octubre

La fuerza de cobertura austriaca estaba atrincherada y aunque Clerfayt tenía el mando nominal, Coburgo estaba en la escena y en control de la batalla. Coburgo estaba tan seguro del éxito que se se le atribuye la frase de que si era derrotado, se convertiría en un sans-culotte . Esta historia recorrió el ejército francés e hizo que sus soldados estuvieran ansiosos por hacer que el comandante de la coalición usara pantalones.

En la mañana del 15 de octubre, Bellegarde mantuvo el flanco derecho de la Coalición con cerca de 5.000 soldados en 3 BIs y 16 Escons. La extrema derecha tocaba el Sambre en Berlaimont. Clerfayt defendió el centro con 9.200 soldados, desplegados a lo largo de una línea de pueblos de oeste a este. Con el apoyo de los comandantes de división fueron Francisco José, conde Kinsky y Joseph Karl von Lilien, Clerfayt controlaba 5 BGs, 5 BIs, 1/3 de batallón de los croatas, 4 Cías de infantería y 12 Escons. Terzi fue situado en el flanco izquierdo de Wattignies con 4.000 hombres en 3 BIs y 12 Escons. La extrema izquierda en Obrechies fue defendida por Karl Joseph Hadik von Futak y 2.100 soldados. Lejos al este, en Beaumont, Johann Andreas Benjowsky mandaba 4.000 tropas organizadas en 3 BIs y 12 Escons.
De derecha a izquierda, las divisiones francesas eran Beauregard en Solre-le-Château, Duquesnoy en la carretera principal de Avesnes-sur-Helpe, Balland en reserva en Avesnelles, Cordellier en La Capelle y Fromentin en Dompierre-sur-Helpe . Duquesnoy y Beauregard se movieron para atacar a Wattignies, mientras que Fromentin avanzó contra el flanco derecho austríaco. Jourdan disfrutaba de una superioridad de dos a uno y los generales de la Coalición tenían que estar ansiosos por los 20.000 soldados franceses en Maubeuge.

Batalla de Wattignies (15 y 16 de octubre de 1793). Despliegue de fuerzas

A la derecha, los hombres de Beauregard salieron de Solre-le-Château a las 7 de la mañana. Cerca de Obrechies, 4 Escons austríacos los cargaron y los expulsaron, con la pérdida de 3 cañones de campaña. La división de Duquesnoy partió de Flaumont a las 6 de la mañana y marchó a través de Beugnies, Dimont y Dimechaux. Apoyado por una abundante artillería, la infantería francesa expulsó a 2 BIs austríacos de Wattignies, pero cuando los franceses salieron del otro lado de la aldea se encontraron con un contraataque de infantería y caballería. Los soldados de Duquesnoy abandonaron Wattignies y se retiraron a Dimechaux y Dimont.

En el extremo izquierdo, la división de Cordellier avanzó hacia Leval y Monceau-Saint-Waast, mientras que más al este, la división de Fromentin atacó hacia Saint-Remy-Chaussée y Saint-Aubin . Los cañones de Bellegarde abrieron fuego a media mañana, iniciando un duelo artillero. La infantería francesa cruzó un barranco y luchó por la posesión de la aldea de Saint-Aubin contra un BI croata. Por la tarde, Bellegarde lanzó un contraataque liderado por la infantería regular austriaca, mientras dos regimientos de caballería barrieron el flanco izquierdo francés. Los austriacos capturaron 8 cañones franceses e hicieron que los franceses huyeran a la seguridad del barranco.

En el centro, Clerfayt desplegó 5 BGs en las aldeas de Dourlers, Mont-Dourlers, Floursies y a lo largo de la carretera de Monceau. Este camino hundido de este a oeste estaba ubicado en una pendiente inversa, justo al sur de Dourlers. Los realistas franceses y algunos croatas vigilaban el bosque hacia el este, mientras que el batallón croata luchaba hacia el oeste en Saint-Aubin. Los batallones restantes de infantería regular austriaco y todo la caballería ocupaban una cresta detrás de la línea de aldeas.

Jourdan, y los representantes Carnot y Duquesnoy acompañaban a la división de Balland en el centro. El comandante del ejército planeaba esperar a que los ataques de sus dos alas hicieran un progreso significativo antes de lanzar el ataque de la división de Balland. A media mañana, la división salió del bosque frente a Dourlers y abrió fuego con su artillería. Al ver el éxito inicial de las dos alas, Carnot quería que el ataque comenzara de inmediato. Jourdan quería ganar más terreno en los flancos, pero no se negaría al político. Finalmente, Jourdan se puso al frente de la división de Balland y ordenó el asalto. Cuando los soldados franceses llegaron a la cresta en frente de la carretera hundida, fueron atacados por los granaderos austriacos. A pesar de los heroicos intentos de hacer avanzar la artillería ligera, se desmontaron los cañones y se derribaron artilleros y caballos. En medio de las balas, Jourdan instó valientemente a sus tropas, pero una fuerza austriaca apareció desde la dirección de Saint-Aubin, amenazando el flanco izquierdo francés. Al anochecer, los representantes autorizaron la retirada después de que la división de Balland había perdido entre 1.200 y 1.500 bajas.

Batalla de Wattignies (15 y 16 de octubre de 1793). El representante Lazare Carnot durante la batalla. Autor Eugène Lami, palacio de Versalles

Batalla el 16 de octubre

Durante la noche, los desertores franceses informaron erróneamente a los austriacos que Jourdan había sido reforzado hasta tener 100.000 hombres. Creyendo que iba a ser atacado nuevamente, Coburgo reforzó su fuerza de cobertura con 5 BIs con unos 3.750 hombres y reorganizó sus defensas. A la izquierda, Terzi tenía 5.250 soldados de infantería en 7 BIs regulares y 2.100 jinetes en 14 Escons. El centro bajo Clerfayt contaba 6.650 infantes y 1.800 jinetes encuadrados en 5 BGs, 2 BIs, 1/3 de un BI croata, 4 Cías, 6 Escons realistas franceses y 6 ECs de coraceros. El ala derecha de Bellegarde estaba compuesta por 4.500 infantería en 7 BIs y 2.100 caballería ligera en 14 Escons. En total, la fuerza de cobertura ascendía a unos 16.400 infantería y 6.000 caballería.

Según Carnot, Wattignies en la izquierda austriaca era la clave de la posición, mientras que Jourdan quería atacar a la derecha austriaca.

Fromentin en la izquierda recibió instrucciones realizar un ataque simulado. A Cordellier se le ordenó actuar bajo las órdenes de Fromentin y también reforzar a Balland con 3 BIs y un regimiento de caballería. Balland recibió instrucciones de colocar 9 BIs más 2 RCs a disposición de Jourdan. El resto de la división de Balland debía formar una línea de batalla y usar sus tropas ligeras para reconocer las posiciones enemigas. Las divisiones de Beauregard y Duquesnoy sumaban unos 16.000 soldados, a estos, la fuerza especial de Jourdan agregó alrededor de 6.000 hombres.

El 16 de octubre, las dos divisiones de Fromentin en el flanco izquierdo y la división de Balland en el centro se libraron combates todo el día. Bellegarde y Clefayt mantuvieron la mayor parte de su fuerza en sus posiciones principales. Jourdan montó el asalto francés principal contra la altura de Wattignies en tres columnas de Dimont, Dimechaux y Choisies. El ataque principal también fue apoyado por artillería adicional. Cuando la neblina matutina se levantó a media mañana, la artillería francesa abrió una andanada sobre Wattignies. La división de Duquesnoy formó las dos columnas derechas mientras que el destacamento de Jourdan formó la columna izquierda.

Después de ser expulsadas dos veces por fuego pesado, las columnas francesas se abrieron paso a Wattignies a primera hora de la tarde. Un contraataque del noroeste hizo retroceder brevemente a los franceses, que fueron reunidos por Jourdan. Más tropas francesas llegaron y derrotaron el contraataque austríaco. Duquesnoy envió la brigada de Gratien hacia adelante, pero fue sorprendida por la caballería austríaca en campo abierto y rechazada. En este momento, los franceses habían arrastrado una batería hasta las alturas de Wattignies para apoyar a la infantería.

Bajo la presión de la infantería y la artillería, la división de Terzi retrocedió hacia el norte. A la derecha de Duquesnoy, la división de Beauregard atacó a Obrechies, que era defendido por Hadik con 2 BIs y 8 Escons. Cuando los franceses comenzaron a entrar en la aldea, Hadik lanzó ataques desde tres direcciones a la vez, derrotando a los hombres de Beauregard. Los franceses abandonaron 5 cañones y huyeron a Solrinnes. Según un observador, no se detuvieron hasta llegar a Solre-le-Château.

Batalla de Wattignies (15 y 16 de octubre de 1793). Vista de la batalla. Autor Eugène Lami, palacio de Versalles

Mas lejos al este, una columna de reclutas franceses bajo Jacob Job Élie, partió de Philippeville hacia Beaumont. En las primeras horas del 16 de octubre, fueron atacados por las tropas de la Coalición y huyeron. Élie logró reunir a sus soldados y organizarlos en dos líneas cerca de Boussu-lez-Walcourt. Al amanecer, cuando los austriacos atacaron de nuevo, la segunda línea disparó una descarga desde la parte de atrás de la primera línea y toda la infantería huyó. Louis Henri Loison cubrió la retirada con la caballería francesa, salvando a los soldados de infantería de ser masacrados. Así las cosas, Élie perdió 400 hombres y 12 piezas de artillería, mientras que solo 138 bajas tuvo la división de Benjowsky.

Preparado para una larga batalla, Jourdan reforzó la división de Duquesnoy en Wattignies y le ordenó atrincherarse. El duque de York llegó desde el noroeste con 3.500 hombres para reforzar Coburgo. El comandante en jefe austríaco tenía muchos soldados, pero el Príncipe de Orange negó la solicitud de enviar a cualquiera de sus soldados al sur de Sambre. Temeroso de una salida por la gran guarnición de Maubeuge, Coburgo levantó el asedio y se retiró a través del río en Hautmont y Buissière. Chancel recomendó un ataque contra el ejército en retirada, pero Ferrand se negó a intervenir. La guarnición de Maubeuge hizo una salida débil el 15 de octubre, pero permaneció inerte al día siguiente. El 17 de octubre, la guarnición envió una columna al sur para reunirse con Jourdan, en lugar de al norte tras las fuerzas de la Coalición en retirada.

Batalla de Wattignies (15 y 16 de octubre de 1793). El representante Lazare Carnot. Autor Georges Moreau de Tours

Secuelas

La Coalición reportó pérdidas de 365 muertos, 1.753 heridos y 369 capturados o desaparecidos, un total de 2.487 víctimas. Las pérdidas francesas se estimaron en 3.000. Por el pobre desempeño de la guarnición de Maubeuge, Chancel fue culpado, arrestado, condenado y guillotinado. Por la derrota de su brigada, Gratien fue arrestado pero finalmente absuelto. Claude Lecourbe se distinguió en el ataque a Wattignies el 16 de octubre. Édouard Mortier fue herido en Dourlers el 15 de octubre.

Jourdan no siguió su victoria; Después de reforzar la guarnición de Maubeuge, tenía alrededor de 60.000 soldados franceses, frente a 65.000 de la Coalición bien atrincheradas en la orilla norte del río Sambre, desde Solesmes en el oeste hasta Thuin en el este. Aunque había tiempo para más operaciones, Coburgo trasladó a su ejército a cuarteles de invierno. Mientras Jourdan se quedó en el ala derecha del ejército del Norte, las operaciones del ala izquierda bajo Davaine fallaron. Davaine fue juzgado y ejecutado al mismo tiempo que Chancel.

En París, Carnot exigió un avance sobre Charleroi y Jourdan intentó cumplir, pero descubrió que la Coalición mantenía todos los cruces de ríos y las fuertes lluvias habían arruinado las carreteras. Después de amenazar con renunciar el 4 de noviembre, el comandante del ejército fue llamado a París para hablar con el comité de Seguridad Pública. Este fue el preludio habitual de arresto y ejecución, pero a Jourdan se le permitió regresar al ejército y poner a sus soldados en los cuarteles de invierno. Después de reforzar el ejército del Oeste y el ejército del Mosela cada uno con 10.000 hombres, se perdió el tiempo en denunciar a los generales Duquesnoy, Meyer y Gudin. El 10 de enero de 1.794, Jourdan fue acusado de no proteger la frontera y convocado nuevamente a París. Fue defendido apasionadamente por el representante Duquesnoy ante el Comité de Seguridad Pública y solo fue despedido del ejército.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-10-23. Última modificacion 2020-10-23.
Valora esta entrada